Seguinos en redes

Afganistán

Biden eliminó al líder de Al-Qaeda, Ayman Al-Zawahiri, sucesor de Bin Laden al frente de la organización terrorista

Publicado

en

Fue la mano derecha de Bin Laden por más de una década y luego tomó su lugar cuando fue abatido en 2011. Lo asesinaron con un ataque con drones, cuando salía de una casa en Kabul, Afganistán.

El Pentágono confirmó este lunes que en un ataque con drones llevado a cabo por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) este sábado en Afganistán, se eliminó a Ayman al-Zawahiri, el egipcio que lideraba Al-Qaeda desde la muerte de Osama Bin Laden en 2011.

El presidente Joe Biden estaba listo para anunciar la noticia este lunes, pero por circunstancias no reveladas, se pospuso la conferencia de prensa y la noticia se filtró a la prensa, siendo confirmada por el Pentágono más tarde. Biden habló a última hora del lunes, aislado ya que sigue con Covid, en un mensaje sin periodistas.

El ataque sorprendió a todos, dado que Estados Unidos había anunciado el cese de actividades militares en Afganistán. Sin embargo, parece que la inteligencia norteamericana sigue operando en el país dominado por los Talibanes, ya que el ataque fue realizado en plena capital, Kabul.

La pérdida de Al-Zawahiri debería ser el punto de quiebre de la organización terrorista responsable del ataque a las Torres Gemelas. El líder terrorista egipcio venía de una familia adinerada de El Cairo, y escaló en las filas del grupo terrorista Al-Jihad, que asesinó al presidente Anwar Sadat en 1981.

Tras un paso por Pakistán, ofició como la mano derecha de Bin Laden desde 1998 a 2011 en Al-Qaeda, para luego sucederlo como el líder de la agrupación terrorista sunita. En 2001, bajo el cargo de “emir adjunto” fue una pieza clave en la organización del ataque a las Torres Gemelas, encargándose principalmente de la estrategia para llevar a los yihadistas a Estados Unidos.

Durante los 20 años de guerra en Afganistán, luego de la tragedia del 11 de septiembre, Estados Unidos persiguió a Al-Qaeda en todo el mundo, obligando a los líderes a la clandestinidad. El propio Al-Zawahiri permaneció por años escondido sin dar señales de vida.

A la izquierda, Osama Bin Laden, con su mano derecha, Ayman Al-Zawahiri.

El teniente general Mark Milley, Jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo a AP que Al-Qaeda se estaba tratando de reconstituir en Afganistán desde la salida de las tropas estadounidenses del país, y que por eso se autorizó una misión de reconocimiento y luego, de eliminación.

La casa en la que se encontraba Al-Zawahiri cuando fue asesinado era propiedad de un alto asesor del líder talibán Sirajuddin Haqqani, y supuestamente estaba visitando a sus familiares que residen allí. Normalmente, el líder terrorista vive en las montañas del interior del país.

Según los reportes, un equipo terrestre de la CIA confirmaron su presencia en Kabul, y luego del ataque, este mismo equipo identificó el cuerpo sin vida de Al-Zawahiri. La planificación de la operación comenzó hace seis meses.

Actualmente Joe Biden ostenta una de las peores imágenes presidenciales de la historia de Estados Unidos, con solo 1 de cada 3 norteamericanos aprobando su gestión, por lo que muchos creen que esta operación fue sancionada con el objetivo de subir la imagen del mandatario antes de las elecciones de noviembre.

Muchos recordarán cuando Obama asesinó a Bin Laden el 2 de mayo del 2011, lo cual le dio un importante impulso en las encuestas y facilitó su victoria en noviembre de ese mismo año contra el republicano Mitt Romney.

Trump también tuvo su momento de gloria, cuando abatió al líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, el 27 de octubre del 2019, aunque fue lejos de cualquier ciclo electoral y es imposible determinar cuánto apoyo le generó la medida.

La población estadounidense mantiene un fuerte enojo con el presidente Biden por el monumental fracaso en la evacuación de tropas de Afganistán durante agosto del año pasado, a 11 días del 20° aniversario del ataque a las Torres Gemelas.

Afganistán

Atentado contra la Embajada rusa en Afganistán: ISIS se adjudicó el ataque

Publicado

en

En la mañana del lunes, un terrorista de ISIS se detonó frente a la Embajada de Rusia en Kabul en un atentado que acabó con la vida de al menos ocho personas, incluidos dos funcionarios rusos.

Al menos ocho personas fueron asesinadas y otras once resultaron heridas en un atentado perpetrado por un miembro de ISIS-K (Estado Islámico en el Gran Khorasan), la célula activa de la agrupación yihadista en Afganistán, en la Embajada de Rusia en Kabul.

El grupo salafista se adjudicó la responsabilidad del ataque en la noche del mismo lunes mediante un comunicado difundido por Telegram. El atentado fue llevado a cabo mediante la detonación de explosivos en la entrada de la sección consular de la Embajada rusa. Cuatro de los ocho fallecidos eran civiles afganos que esperaban ser atendidos por el consulado, dos eran guardias afganos y los otrosdos eran funcionarios rusos.

Este ataque pone duda la respuesta al pedido realizado por el gobierno talibán al resto de los países para que reabran sus sedes diplomáticas y consulares luego de que la mayoría de ellos decidiera cerrarlas tras la caída de Kabul en agosto del 2021.

Como resultado del ataque, dos empleados de la misión diplomática murieron, y también hay víctimas entre los ciudadanos afganos“, dijo Sérguei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia. Las bajas rusas fueron el segundo secretario de la delegación y el guardia principal de la Embajada.

“Se adoptó inmediatamente un conjunto de medidas para reforzar la protección del perímetro exterior. Se encargaron fuerzas adicionales de las autoridades talibanes y se utilizaron las capacidades de la inteligencia y la contrainteligencia de Afganistán. Esperemos que los organizadores y autores de este acto terrorista sean castigados lo antes posible“, dijo el canciller, y agregó que esperaba que los perpetradores fueran “castigados lo antes posible“.

Malavi Saber, jefe policial de la zona en la que ocurrió el atentado, explicó que “el suicida intentó atacar al jefe de seguridad de la Embajada rusa, cerca del área para visitantes, pero la carga que llevaba detonó en la calle después de que fuera descubierto por las autoridades y antes de que llegara a su objetivo”.

Por su parte, el portavoz de la policía afgana, Khalid Zadran, confirmó que los disparos de las fuerzas de seguridad produjeron la explosión cuando intentaban detener al yihadista.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Afganistán condenó “enérgicamente” el ataque y envió sus condolencias al gobierno ruso, al pueblo afgano y a las familias de las víctimas en un comunicado vía Twitter. En dicho comunicado, el portavoz de la diplomacia talibán, Abdul Qahar Balkhi, agregó que “las relaciones que ha forjado el régimen de los talibán con Rusia no deberían verse negativamente afectadas por este atentado“.

Si bien ningún país ha reconocido a los Talibán como el gobierno legítimo de Afganistán, Rusia ha sido uno de los pocos que ha mantenido su Embajada abierta luego de la caída de Kabul. Ello ha permitido que ambos países entablen conversaciones y firmen acuerdos, fundamentalmente, para asegurar la provisión de gasolina del país de Asia menor.¿

Ante los hechos, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, condenó “firmemente” el atentado y transmitió su pésame a las familias de las víctimas. Además, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) dijo vía Twitter que el atentado enfatizaba “la necesidad de que las autoridades de facto tomen medidas para garantizar la seguridad de las personas y las misiones diplomáticas”.

Desde que el país cayó en manos de los talibán, además de la crisis económica que enfrenta el país producto del congelamiento de activos, la inflación galopante y las numerosas sanciones que se le han impuesto al régimen, la seguridad interna se ha convertido en uno de los desafíos más importantes.

El viernes pasado, 18 personas murieron y otras 23 resultaron heridas en un atentado en la mezquita de Guzargah, provincia de Herat, durante las oraciones del mediodía. Entre los fallecidos se encontraba el clérigo pro talibán Mujib Rahman Ansari.

Este sería el segundo clérigo que apoya al régimen en ser asesinado en las últimas semanas por ISIS, luego de que Rahimullah Haqqani muriera en un ataque suicida en la capital.

Entre los grupos activos, el Estado Islámico ha sido el responsable de la mayor cantidad de atentados en el país, convirtiéndose así en la principal amenaza a la seguridad afgana. Los salafistas practican una versión del Islam incluso más radical que los talibanes, y desde su llegada al poder están intentando hacerse del control de algún territorio para poder lanzar una insurgencia. Una estrategia que aprendieron de los mismos talibanes.


Por Santiago Vera, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Afganistán

Los talibanes llegaron a un acuerdo con Rusia para importar gas y petróleo a Afganistán

Publicado

en

Los yihadistas que gobiernan Afganistán tras la victoria en la guerra civil y la retirada estadounidense del país, lograron un acuerdo con Rusia para importar gas y petróleo barato.

Las autoridades de Rusia y el recientemente formado Emirato de Afganistán comunicaron que llegaron a un acuerdo para la compra por parte de los talibanes de gas y petróleo ruso a precio preferencial, luego de que ambos países reciban fuertes sanciones de Occidente y sean cortados del comercio internacional.

El Ministro de Comercio e Industria talibán, Nooruddin Azizi, viajó a Rusia este mes para ultimar los detalles técnicos del acuerdo, sobre todo considerando la complejidad de la transferencia a causa de las sanciones internacionales que recaen en buena parte de los bancos y las entidades financieras tanto rusas como afganas.

Según el periódico afgano Tolo News, a causa de estas sanciones, las transferencias probablemente serán hechas a través de un tercer país implicado, pero éste aún no ha sido confirmado oficialmente.

Desde la toma de control de Kabul por parte de los yihadistas, Afganistán ha visto sus vías comerciales con China y Rusia florecer, después de dos décadas insertándose al comercio con Occidente.

Si bien los mercados chinos y rusos son fundamentales para la economía afgana, éstos piden condiciones bastante desfavorables para el comercio. Si bien China no pone aranceles, si pide para abrir el comercio que Afganistán ingresara a la Nueva Ruta de la Seda, con masivos préstamos del Banco Popular Chino, que si los talibanes no logran pagar perderán infraestructura clave como aeropuertos y ferrovías.

Por su parte, Rusia no pone condiciones para el comercio pero impone altísimos niveles de aranceles, que los afganos simplemente no pueden pagar luego de que quebraran la economía con medidas cavernícolas tras llegar al poder.

En la actualidad, el país islámico ya importa gran parte de su petróleo, y también de sus alimentos, desde Rusia, siendo así que entre ambos países hay un importante comercio bilateral que asciende a los 200 millones de dólares al año, según las estadísticas oficiales.

Sin embargo, ahora Afganistán logró comprar miles de millones de dólares de petróleo y gas a un precio preferencial, no solo sin aranceles si no que con descuento. Esto se debe a las sanciones impuestas por Estados Unidos, que impiden el comercio de Rusia con sus clientes de siempre, como Alemania o Francia, por lo que necesita expandir sus alcance.

El comercio al exterior de Rusia viene reduciéndose en los últimos meses tras la invasión a Ucrania. Varios bancos rusos fueron sacados del sistema financiero internacional, lo cual ha llevado al Kremlin a buscar socios en la marginalidad, como los talibanes, Corea del Norte e Irán.

Seguir Leyendo

Afganistán

China se adueña de Afganistán: Reunión clave del canciller comunista con los Talibanes

Publicado

en

En medio de críticas y sin reconocimiento de la comunidad internacional, el gobierno talibán del Emirato Islámico de Afganistán recibió al canciller del PCCh en una reunión de alta relevancia simbólica y comercial.

Imagen

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, fue recibido este jueves en Kabul por altos cargos del régimen talibán. Este encuentro es de alta carga simbólica puesto que el grupo islamista todavía no logró el reconocimiento de la comunidad internacional y apela a que China los rescate de la grave crisis económica y humanitaria que atraviesan.

La visita del canciller comunista fue de sorpresa y no estaba en su agenda, y sorprendió al resto del mundo que tiene los ojos puestos en Ucrania. China ya dio el primer paso para adueñarse política y económicamente de Afganistán.

Esta visita no anunciada de Wang Yi se da un día después de su participación como invitado especial en el 48° Consejo de Ministros de Exteriores de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) celebrado en Pakistán.

Tras reunirse con los ministros y altos funcionarios presentes en el OCI, Wang aseguró que se intensificará la coordinación de esfuerzos para fortalecer los asuntos regionales e internacionales, dando un guiño que apelarán por el reconocimiento del Gobierno talibán.

48° OIC Council of Foreign Ministers

La caída de Afganistán

Afganistán fue tomada por los terroristas en agosto de 2021 tras sólo 90 días de combates en los que un país destrozado por medio siglo de conflictos desanduvo los avances conseguidos desde 2001, por las malas políticas de un Biden que no supo cómo manejar la retirada de tropas y civiles de un país que Estados Unidos ocupaba hace 20 años.

Las medidas que adoptó el grupo fundamentalista han demostrado que las promesas de “moderación” que le hicieron a Estados Unidos tras la conquista relámpago del país eran meramente una estrategia para blanquear un régimen que ahoga a su población a través del miedo y el hambre.

A pesar de que el país asiático no gozaba de la mejor salud antes de la llegada de los talibanes, hoy se han vuelto a aplicar normas de segregación por sexos, genocidio de minorías étnicas, aumento de la represión contra periodistas y activistas, asesinatos en plazas públicas, palizas a las mujeres, violación en manada, y entrenamiento militar a niños.

Las mujeres afganas volvieron a la escuela, pero los talibanes las mandaron  de regreso a sus casas – Noticias y Protagonistas
El gobierno talibán prohibió la educación secundaria a las mujeres

Importancia de la visita del Canciller chino

En esta reunión encontramos una enorme carga simbólica y diplomática. El encuentro oficial de distintos intereses compartidos que involucran a ambos gobiernos, donde la dependencia de los talibanes ante los chinos marca tanto el tono del diálogo como el futuro alineamiento de Afganistán en el sistema internacional.

China comparte con el Emirato Islámico de Afganistán una frontera de 76 kilómetros de difícil acceso, donde Beijing tiene un enorme interés geopolítico, puesto que quiere evitar que funcione como una base de apoyo para los separatistas de la minoría musulmana uigur. Los uigures son perseguidos, desaparecidos y masacrados por el régimen comunista chino en el llamado “genocidio silencioso del siglo XXI“.

Además de esto, China tiene enormes intereses económicos en la región. El Corredor Económico chino-pakistaní o CPEC (por sus siglas en ingles) es un eje clave en la Belt and Road Iniciative, mediáticamente conocida como la Nueva Ruta de la Seda.

Esta fue presentada por el dictador chino Xi Jinping en 2013 con la intención de renovar y amplificar viejos caminos comerciales e invertir en infraestructura a lo largo del mundo para interconectar de manera naval, aérea y terrestre al gigante asiático con el resto de las naciones y así generar una interdependencia global para con China.

Afganistán entró dentro del esquema de la nueva ruta de la seda en 2016, pero por la inestabilidad política y la injerencia estadounidense nunca había podido concretar sus ambiciones comerciales. Con un régimen alineado a su política exterior, el Partido Comunista Chino tendrá la certeza de que sus inversiones en Pakistán estarán seguras y podrá proyectar su influencia en el nuevo Emirato Islámico.

Por su parte, el régimen talibán encuentra a su país hundido en una grave crisis financiera y humanitaria provocada por la congelación de la totalidad de los bienes en el extranjero y la suspensión de la ayuda internacional que sostenía al país desde hace 20 años. La necesidad de tener buenas relaciones con China como fuente vital de inversiones y apoyo económico ponen al Gobierno afgano de rodillas ante el Partido Comunista.

Afganistán posee importantes reservas de litio que atraen enormemente a la superpotencia comunista, que lidera la producción mundial de vehículos eléctricos, y que además tiene la concesión de la gran mina de Aynak, el segundo yacimiento mundial de cobre más grande del mundo.


Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo

Tendencias