Seguinos en redes

Estados Unidos

#CNNTapes: La nueva investigación de Project Veritas revela los audios de cómo los ejecutivos de la CNN construyen noticias falsas en contra de Trump

En una nueva labor investigativa del grupo Project Veritas, publicaron una serie de filtraciones de llamadas telefónicas entre periodistas y ejecutivos de la cadena de noticias CNN evidenciando cómo planifican noticias falsas en contra de Trump.

Publicado

en

En los últimos 4 años, el presidente Donald Trump fue víctima de todo tipo de ataques y operaciones por parte de los grandes medios de comunicación, que detestan su figura y todo lo que representa. 

En los últimos meses y con la elección presidencial a la vuelta de la esquina, estos medios de comunicación masivos incrementaron su espiral de noticias falsas con la esperanza de que éstas le otorguen la victoria al candidato demócrata Joe Bideny, fraude de por medio o no, fueron efectivas.

Sospechando que muchas de estas operaciones venían de arriba y que no eran ataques casuales por parte de periodistas menores, el grupo de investigación periodística Project Veritas se metió en CNN para llegar al fondo del asunto.

ha demostrado cómo los medios de comunicación operan y  falsifican historias para perjudicar al presidente Trump y al Partido Republicano.

A través de uno o más empleados de la CNN, cansados de los abusos de sus superiores, Project Veritas obtuvo acceso durante 2 meses a las conferencias matutinas donde los directivos del conglomerado le bajan línea a sus editores, que a su vez recibían órdenes del Partido Demócrata.
En las conferencias se puede escuchar a todo el equipo de la cadena de noticias, desde su presidente Jeff Zucker hasta los periodistas que se encargan de seleccionar las noticias.
Estas escuchas fueron grabadas a lo largo de los meses de octubre y noviembre y publicadas a partir del 1ro de diciembre. En la conferencia matutina de ese día, el presidente y fundador de Veritas, James O’Keefe, aprovechó su acceso y habló en la conferencia, contándole al mismo Zucker que su grupo tiene grabadas todas las conversaciones del equipo de trabajo de la CNN y que empezarían a exponerlas a partir de ahora.

Ad

Veritas publicó horas y horas de audios de las reuniones, donde se escucha muy claro cómo los ejecutivos le ordenan a los periodistas de la cadena cubrir el hecho de que el presidente Trump no iba a conceder la victoria a Joe Biden por la cantidad de irregularidades y denuncias de fraude.

En la misma se puede observar a la corresponsal de la cadena y directora Jamie Gangel, remarcando que no deben darle ni el mínimo espacio en televisión ni a Trump ni a su equipo legal para denunciar estos actos fraudulentos. 

Los audios muestran que lo comentado por Gangel anteriormente fue acordado y consentido por Jeff Zucker, quien luego además coordinó una lamentable acción periodística con su productora de campo, Stephanie Becker. En ese movimiento, Zucker ordenó que la CNN comparara las alegaciones de fraude que el Presidente estaba haciendo con los atentados terroristas a las torres gemelas del año 2001. Según Zucker, las denuncias de fraude de Trump “dañaban la integridad del país” de igual o peor manera que los atentados del 9/11 en su momento. 

En otra conversación filtrada, se escucha a Zucker manteniendo una conversación con el Vicepresidente ejecutivo de la cadena, David Vigilante, y la Vicepresidente de selección noticias, Virginia Mosley. En ella, Zucker y Vigilante aseguran que las noticias de la cadena deben representar a Trump como una amenaza a la seguridad nacional del país para así poder ocultar las denuncias de fraude electoral.

Siguiendo la línea de las conversaciones anteriores, Zucker, en concordancia con otras dos personas que no se identifican en el video, se refieren al abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani, quien encabeza las demandas judiciales por el fraude electoral llevado a cabo en las elecciones presidenciales, como un ”idiota útil”.

Ad

Semanas antes de la elección, los audios también muestran cómo Zucker también operó para intentar hacer creer a la gente que el estado de salud del Presidente Trump se había agravado mientras cursaba el coronavirus. En diversas conversaciones que tuvo con su equipo de edición, Zucker le pide a los periodistas que adjudiquen el comportamiento “errático y desesperado” de Trump al cóctel de medicamentos que el doctor de la Casa Blanca le había prescrito mientras se encontraba en el hospital.  

Las conferencias no sólo se centraban en Trump, si no que atacan a múltiples republicanos aliados suyos: en conversaciones mantenidas entre Zucker y su staff de edición, él mismo sugirió que debían criticar de manera mucho más agresiva al senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, ya que ‘‘cometieron el error” de ser demasiado educados en sus segmentos de entrevistas cuando tuvieron al Senador al aire.
En otra grabación presentada por Veritas, David Vigilante mantiene una charla con Zucker en la que aseguran que la cadena debe actuar rápidamente para acusar a Trump y al presentador de noticias de Fox News, Tucker Carson, de racistas, y también catalogando el espacio informativo que se le da a Tucker en las noches por Fox News como la hora de la supremacía blanca”. 

Ad

En otra de las filtraciones, se da una conversación entre Jeff Zucker y David Vigilante en la cual deciden proteger al candidato Joe Biden y no darle relevancia alguna a los correos electrónicos filtrados por el New York Post pertenecientes a su hijo, Hunter Biden.

Recordemos que en esos mails que el New York Post publicó se prueba la participación tanto de Hunter como de Joe Biden en un esquema de corrupción internacional y lavado de dinero ligado al Partido Comunista Chino. 

Desde La Derecha Diario publicamos esta noticia ni bien se reveló, pero no fue levantada por los grandes medios, probablemente en una acción coordinada no sólo de la CNN si no que de todos los medios anti-Trump para proteger al candidato demócrata antes de la elección.

Ahora esta semana, el FBI confirmó que está “hace meses” investigando a Hunter Biden por corrupción internacional, lavado de dinero y evasión fiscal, y todos los medios empezaron a hablar de esto. Parecería que como ya terminó la elección, no hay más intención de blindarlo a Biden.

CNN no tuvo siquiera la ética de defender a sus colegas que trabajan en el New York Post cuando el diario y sus trabajadores fueron censurados por Twitter por el mero hecho de publicar la noticia que hablaba de los mails de Hunter. 


Otra de las ejecutivas que ha demostrado su falta de profesionalidad en la labor periodística fue la Vicepresidente Senior de CNN, Cynthia Hudson, quien indicó a sus empleados que construyeran un relato sobre cómo Trump había engañado a la comunidad cubana del Estado de Florida al comparar la prédica del actual Partido Demócrata con la del régimen de Fidel Castro. 

Pese a las criticas y al constante trabajo de fact-check de CNN, la lógica de Trump sobre este tema aún no ha podido ser desmentida. 

Ad

La CNN acusó a Veritas de haber editado los audios en videos de 1 o 2 minutos, asegurando que en realidad si se agrega el contexto de toda la conferencia en ningún momento ellos construyen relatos con sus periodistas. Acto seguido, O’Keefe decidió publicar el video en crudo de todas las conferencias, donde se escucha exactamente lo que se había mostrado en los videos cortos: los ejecutivos de la CNN conspiraron con el Partido Demócrata y sus propios editores para manipular la información.

Veritas está hace ya 10 días publicando estos audios y promete que seguirá publicando todo el mes, con importantes filtraciones para Navidad y Fin de Año. Esto representa un golpe letal a la poca credibilidad que le quedaba a la cadena de noticias fuera de su audiencia de confort

Perplejos por esto, el equipo de comunicaciones de la CNN le respondió un tweet a Veritas indicando que “Nuestros expertos nos dicen que esto podría ser un delito. Hemos remitido estas acciones a las fuerzas policiales”.

Ante la denuncia, James O’Keefe se encargó de explicar que Project Veritas ha sido demanda múltiples veces por los objetivos de sus investigaciones y hasta el momento no ha perdido nunca ni una sola demanda judicial, y que la filtración de estas llamadas son totalmente legales.

Además, la CNN filtró una semana antes de la elección una serie de llamadas entre Melania Trump y su asesora personal, que la Primera Dama realizó desde el teléfono fijo de la Casa Blanca. Una acción que tampoco es ilegal, pero es éticamente mucho peor que cualquier cosa que haya hecho Veritas, ya que no se metió con los asuntos privados de ninguno de los ejecutivos o periodistas investigados.  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El primer transgénero en el ejército de Estados Unidos fue acusado de brindar información médica confidencial a Rusia

Publicado

en

Jamie Lee Henry, un médico transgénero de 39 años que trabajaba como médico en la base militar de Ford Bragg fue imputado este jueves en Baltimore junto con su pareja.

El primer oficial del ejército de los Estados Unidos que se declaró abiertamente como transgénero y su esposa fueron imputados por armar un plan para brindar información médica confidencial sobre miembros del ejército estadounidense al gobierno ruso.

El transgénero Jamie Lee Henry y su esposa, la anestesista Anna Gabrielian, fueron imputados por un jurado popular de Baltimore este jueves, acusados de divulgar ilícitamente información confidencial de los soldados del ejército para ayudar a Rusia en la guerra que está librando contra Ucrania.

Según los fiscales de la causa, la pareja se reunió el mes pasado con un agente encubierto del FBI que se hizo pasar por un diplomático ruso y le ofrecieron información médica de los soldados que se encuentran viviendo en Fort Bragg, el hogar de la unidad de élite del ejército conocida como Delta.

La pareja transexual acordó reunirse con el agente encubierto en una habitación de hotel el pasado 17 de agosto, donde le confesaron su admiración por Rusia y su intención de unirse al bando ruso para combatir en la guerra en los próximos meses tras ser rechazados en una primera instancia. 

Gracias a las políticas de género impulsadas por Biden, Henry inexplicablemente tenía acceso a información confidencial sobre los soldados ya que se desempeñaba como médico en la base militar de Ford Bragg.

Según se lee en el expediente, en una segunda reunión, el militar transgénero le proporcionó al agente información sobre cinco pacientes que estaban siendo tratados en las instalaciones militares, mientras que su esposa reveló información médica de un veterano para que Rusia la explote a su favor.

En total, la pareja brindó en la reunión el historial médico de un total de 5 personas, entre los que se encuentran un empleado del Departamento de Defensa, un veterano retirado del Ejército, el cónyuge de un veterano del Ejército y el cónyuge de dos veteranos ya fallecidos.

En 2015, Henry se convirtió en el primer oficial del ejército en servicio activo en declararse como transgénero y el primero en cambiar legalmente su nombre, siendo rápidamente martirizado por la izquierda demócrata como un pionero del movimiento.

El caso de Henry sirvió para que la administración de Obama promueva políticas que permitían incorporar a personas transexuales a las filas del Ejército, que luego fueron discontinuadas por el gobierno de Trump. Al asumir Biden, uno de los primeros decretos que firmó fue el volver a aceptar a estas personas y a incluso ofrecerles acceso a tratamientos médicos para que realicen la transición de género. 

Ahora, por divulgar información de salud confidencial de los soldados, la pareja recientemente imputada se expone a un máximo de 10 años de prisión si son declarados culpables, más otros 5 años en prisión accesorios por la gravedad de los cargos que se les acusa.

Irónicamente, pese a que se autopercibe como mujer y que fue tratado como pionero del movimiento transgénero, en el expediente de la causa Henry es tratado por los fiscales como un hombre y su conducta es descrita utilizando los pronombres masculinos.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Condenan por fraude electoral a un exdiputado demócrata: Se declaró culpable de cometer fraude en múltiples elecciones en los últimos 30 años

Publicado

en

Michael Ozzie Myers, un exdiputado que se desempeñaba como puntero demócrata, se declaró culpable de manejar un esquema de fraude electoral destinado a ayudar a sus candidatos. Irá a la cárcel.

Un exdiputado demócrata que actuaba como puntero en el estado de Pensilvania, más precisamente en el área de Filadelfia, se declaró culpable esta semana de cometer fraude electoral en favor del Partido Demócrata por los últimos 30 años y fue sentenciado a 2 años y medio de prisión por este delito.

De acuerdo al comunicado del FBI, Michael “Ozzie” Myers, de 79 años, se declaró culpable de conspirar para votar ilegalmente en una elección federal, falsificación de registros de votación, soborno, obstrucción de la justicia y de orquestar un esquema de fraude electoral para favorecer a candidatos de su partido en el estado de Pensilvania durante múltiples elecciones en las últimas tres décadas.

El expediente de la causa detalla que Myers sobornó al entonces juez electoral de Filadelfia, Domenick J. Demuro, para que arregle las votaciones favoreciendo a sus candidatos. Myers también confesó una conspiración para cometer fraude electoral con la ex juez electoral Marie Beren, quien ya se había declarado culpable en octubre de 2021 en la misma causa.

Aprovechándose de su estatus de magistrado, los jueces entraban a revisar el lugar de votación mientras se encontraba desocupado y se dedicaban a ingresar a las máquinas que cuentan los votos para así modificar los números en favor de los candidatos demócratas de Myers, en otra muestra de lo fácil que es arreglar las elecciones en los Estados Unidos, algo que viene denunciando Donald Trump hace años. 

Los favorecidos por este esquema eran candidatos patrocinados por el Partido Demócrata que se presentaban para cargos judiciales electos cuyos equipos de campañas habían contratado a Myers para que oficie como puntero y recolector de boletas electorales. Otros candidatos del Partido Demócrata que se presentaban a diversos cargos electivos federales, estatales y locales también fueron beneficiados bajo este esquema. 

El ahora condenado puntero político solicitaba pagos a sus clientes en forma de dinero en efectivo o cheques en concepto de “honorarios de consultoría” y luego utilizaba parte de estos fondos para pagar a los funcionarios electorales que se encargaban de manipular los resultados de las elecciones.

El prontuario de Myers es extenso y data de décadas atras. Ya en 1980, cuando era miembro de la Cámara de Representantes y era considerado como un referente demócrata en Pensilvania, fue uno de los funcionarios condenados en la operación Abscam del FBI, centrada en investigar la corrupción pública que ocurría en el Congreso.

El entonces diputado fue sentenciado a tres años de prisión y una multa pecuniaria por aceptar un soborno de 50.000 dólares, además de ser inhabilitado de por vida para volver a ejercer un cargo público. En ese momento, los diputados federales votaron para expulsarlo inmediatamente del Congreso Nacional, poniendo fin a su carrera política ese mismo año.

La causa fue investigada por el FBI, con la ayuda de la Policía Estatal de Pensilvania y fiscales federales nominados por el gobierno de Biden, que trabajaron para reducir su condena. Si bien Myers fue condenado por delitos que beneficiaban a funcionarios locales en años anteriores, curiosamente su participación en las elecciones presidenciales del 2020 como puntero demócrata para ayudar a Biden no fue investigada por el FBI.

Mientras se critica al expresidente Trump por denunciar este mismo tipo de fraude en las elecciones, la Casa Blanca de Biden admite tácitamente con esta condena que el fraude electoral está más vigente que nunca en el país, y que uno de los principales punteros políticos de su partido se encargó de perpetrarlo por décadas.


Seguir Leyendo

Economía

La economía de Estados Unidos cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año y se profundiza la recesión

Publicado

en

La más reciente revisión para la evolución del PBI de la economía más importante del mundo sugiere una segunda caída consecutiva en el segundo trimestre del año. La actividad mensual repuntó desde mayo, pero sigue por detrás del nivel que tenía en octubre de 2021. 

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos confirmó que la economía cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año, después de ajustar la revisión con respecto al 0,9% previsto anteriormente. 

El pequeño cambio en la revisión se produjo a partir de la persistencia en el gasto real del consumo privado, y a la mayor demanda final por bienes y servicios producidos dentro de Estados Unidos (excluyendo importaciones). 

En contraposición, la actividad económica se ve negativamente afectada por la caída de las exportaciones en términos reales y la desaceleración de la acumulación de stock de inventarios, que se traduce en última instancia en un menor nivel de inversión

Tras haber registrado una caída de la actividad económica por dos trimestres consecutivos, se entra así en el terreno de una recesión formal, ya que en los primeros 3 meses de 2022 se observó una reversión del 1,6%. La recesión es impulsada actualmente por la caída en la oferta agregada de la economía, y no por la demanda como ocurre habitualmente. 

Si bien los principales indicadores mensuales de alta frecuencia no evidencian caídas pronunciadas, se observó una fuerte desaceleración en el gasto real de los consumidores y una caída del ingreso disponible neto de impuestos y transferencias

La ligera expansión del consumo sólo pudo ser sostenida a partir de un mayor nivel de endeudamiento privado, compensando así la caída en el poder adquisitivo de los ingresos. El salario real en Estados Unidos acumuló una contracción del 4% desde que Joe Biden se hizo cargo de la presidencia

La actividad económica registró un leve repunte del 0,64% entre abril y julio, según las series estadísticas de la firma IHS Markit. Sin embargo, la economía estadounidense acumula una caída del 0,25% desde octubre del año pasado, por lo que lleva 9 meses sin registrar crecimiento genuino

Cabe destacar que la tasa de política monetaria sobre los bonos emitidos por la FED a corto plazo promedió sólo el 0,45% nominal anual entre enero y junio de 2022, y finalizó este último mes en el 1,21%. 

Para septiembre la tasa de la FED superó el 3% anual, y se estima que seguirá subiendo hasta fin de año. A diferencia de lo que ocurrió en el primer semestre, esta vez el endurecimiento de la política monetaria tendrá un fuerte impacto negativo sobre el nivel de actividad. 

PBI mensual de Estados Unidos entre 2017 y 2022.

Seguir Leyendo

Tendencias