Seguinos en redes

Estados Unidos

Con un Estados Unidos quebrado, el Congreso puso un límite a la ayuda a Ucrania pero Biden reclama más dinero

Publicado

en

El Departamento de Defensa le advirtió al Congreso que los fondos destinados a reemplazar las armas suministradas a Ucrania se encuentran en un nivel crítico y pidió por una expansión del gasto.

La sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos lanzó en las últimas horas una dura advertencia al Congreso acerca de la velocidad con la que los fondos destinados a reabastecer a las Fuerzas Armadas norteamericanas se agotan y cómo el traspaso de dinero y material bélico a Ucrania contribuyen a que las arcas del gobierno se vacíen con mucha facilidad.

Mediante una carta enviado a los líderes del Congreso, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, ha pedido que el fondo común destinado para el suplemento de armas a Ucrania sea reabastecido, pero una leyq que aprobó el Partido Republicano hace unas semanas que impide la asistencia brindada al país europeo, ha provocado que dicho apoyo se vea interrumpido.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, había dicho en el mes de octubre poco después de que la medida haya sido aprobada, que el suministro de armas a Ucrania bajo ninguna circunstancia podía verse interrumpido e instó al Congreso a discutir la posibilidad de renegociar la medida y reiniciar el apoyo.

Respaldado por un reporte elaborado por el Instituto Americano de la Empresa (AEI), los fondos que se destinan para el suministro de material armamentístico a Ucrania podrían llegar a su fin antes de que culmine el presente año, sumado a que de acuerdo al reporte el 90% de la asistencia que se le otorgó al país europeo nunca abandonó territorio estadounidense.

De acuerdo al estudio realizado por el AEI, alrededor de $60 mil millones de dólares de los $68 mil millones aprobados a lo largo de los últimos 2 años para brindar asistencia a Ucrania, se han destinado a la producción y reabastecimiento de armas para las fuerzas armadas estadounidenses enviando aquellos equipos militares y armamentísticos obsoletos al país europeo en su lugar.

Según el reporte, el grueso de las armas y equipamientos militares que se encuentran teóricamente destinados al suministro a Kiev, se fabrican en estados con fuertes líderes republicanos como Florida, Ohio y Missouri, además de también otros como Texas, California, Carolina del Norte y Wisconsin.

Los principales referentes de los mencionados estados como Jim Jordan, J.D. Vance, Matt Gaetz y Josh Hawley, han sido los cerebros detrás de frenar los paquetes de ayuda y han mostrado su enojo con los hallazgos del AEI, rechazando cualquier posibilidad de negociar cambiar la legislación.

Ante los grandes caudales de fondos volcados en la producción de armamento en teoría para suministrar a Ucrania en su guerra contra Rusia, la directora de la Oficina de Administración del Presupuesto de la Casa Blanca Shalanda Young, envió una carta al recientemente electo presidente de la Cámara de Representantes Mike Johnson instándolo a convencer a sus pares republicanos a continuar con el apoyo económico y militar.

Young argumenta que la aprobación de leyes para el suministro militar a Ucrania es esencial para las economías regionales estadounidenses y para la preparación en materia de defensa para un conflicto a gran escala en el futuro a mediano plazo.

Dentro de esos argumentos, Young llama a aprobar dentro de esas leyes un paquete por un total de $105 mil millones de dólares, el cual asegura optimizará las capacidades militares estadounidenses, mientras que podrá a su vez asistir a regiones como Ucrania e Israel.

Russia y Ucrania llevan casi 2 años en guerra y los Estados Unidos es uno de los principales proveedores, junto a la Unión Europea, de equipamiento militar a Kiev.

Mientras que casi la totalidad del dinero entregado al Pentágono se ha consumido, el presidente Joe Biden sigue insistiendo con la aprobación de envíos de dinero a Kiev, mientras que los principales legisladores y senadores pertenecientes al Partido Republicano buscan una respuesta más eficiente frente a la creciente crisis en la frontera sur estadounidense, donde miles de migrantes ilegales cruzan a diario, lo cual es un riesgo mayor para la seguridad del país que lo que ocurre en Ucrania.

Así es como durante el mes de noviembre, el jefe de la Cámara Baja, Mike Johnson, aprobó un paquete único de asistencia militar por $14,3 mil millones de dólares a Israel, bajo la promesa de que la siguiente ley sería una ayuda para la frontera y no para Ucrania.

Pero la legislación para Israel todavía no fue elevada al Senado, y el líder de la minoría de la Cámara Alta, Mitch McConnell aseguró que hará todo lo que se encuentre a su alcance con el fin de convencer a aquellos legisladores republicanos que se manifiesten escépticos a apoyar futuros envíos de dinero a Ucrania.

En concordancia con el senador republicano, el líder de la mayoría demócrata en el senado, Chuck Shumer, buscó también conseguir apoyo con el fin de una mayor financiación para con Zelenski, pero lo hizo atacando a aquellos legisladores republicanos que se niegan a seguir gastando dinero de los contribuyentes en materias extranjeras.

Quien también se expresó a favor de continuar el flujo militar al país europeo fue la Secretaria del Tesoro de la administración Biden, Janet Yellen, buscando que se apruebe el paquete de ayuda económica a través de la utilización del miedo ya que mencionó que sería responsabilidad absoluta de los Estados Unidos si Ucrania perdía la guerra.

Con el fin de aprobar este último paquete de ayuda de $175 millones de dólares, el presidente Joe Biden utilizó una estrategia al asegurar que las tropas norteamericanas deberían pelear en un frente europeo contra Rusia si Ucrania sale derrotado.

Si bien la mayor parte de Washington apoya la financiación a Kiev, el ala dura del Partido Republicano que incluye a diputados Matt Gaetz y Jim Jordan, a senadores como J.D. Vance y Josh Hawley, y a gobernadores como Greg Abbott, han expresado su total rechazoa estas erogaciones de dinero y han reiterado que es necesario que el foco de la administración actual sea puesto en la crisis de la frontera sur.

Estados Unidos

Una fiscal demócrata de Nueva York ordenó que Trump tiene que pagar US$ 350 millones o se le confiscarán todos sus hoteles

Publicado

en

"Si no tiene fondos para pagar la sentencia, buscaremos mecanismos de ejecución de la sentencia en los tribunales y pediremos al juez que embargue sus bienes", aseguró Letitia James.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, anunció esta semana que está dispuesta a confiscar los bienes del candidato republicano a la presidencia de 2024, Donald Trump, incluidos edificios, si no paga los US$ 354 millones de dólares ordenados por el juez Arthur Engoron en el caso civil que James presentó contra él.

"Si no tiene fondos para pagar la sentencia, buscaremos mecanismos de ejecución de la sentencia en los tribunales y pediremos al juez que embargue sus bienes", declaró James, quien busca confiscar los hoteles de Trump si no realiza el pago.

Además de los US$ 354 millones de dólares, se le prohibió realizar negocios en Nueva York durante tres años en un fallo del viernes de Engoron. Trump ha prometido apelar el fallo.

James dijo que tenía "mucha confianza" en la solidez de su caso en la apelación y reiteró que su oficina no dudaría en confiscar los hoteles de Trump si no puede pagar. James dijo que buscaría empezar por el rascacielos 40 de Wall Street de Trump, que pasó a llamarse Edificio Trump en la década de 1990.

"Estamos preparados para asegurarnos de que se pague el juicio a los neoyorquinos, y sí, recibiré 40 Wall Street todos los días", dijo James.

Trump fue acusado de inflar su patrimonio neto para obtener condiciones de préstamo más favorables, pero eso nunca fue probado y los bancos también hicieron sus propias evaluaciones al momento de distribuir los préstamos, quienes coincidieron con el análisis del ex mandatario.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

La Cámara de Diputados votó por destituir al Secretario de Seguridad Interna de Biden por la crisis migratoria

Publicado

en

La Cámara Baja le dio media sanción el pasado martes por remover a Alejandro Mayorkas de su puesto tras su fracaso en el manejo de la crisis fronteriza.

El pasado martes 13 de febrero, el Congreso estadounidense le dio media sanción a la destitución del Secretario de Seguridad Interna de Biden, Alejandro Mayorkas, por su mala gestión de la crisis fronteriza, habiendo generado la peor crisis migratoria de la historia de Estados Unidos.

El impeachment lo presentó el ala trumpista del Partido Republicano, pero no tuvo el apoyo total de la bloque. Tres republicanos votaron en contra, y el juicio político se aprobó por la mínima, tan solo por 214 votos contra 213.

No obstante, el caso ahora será trasladado al Senado, donde la acusación deberá alcanzar dos tercios de los votos positivos para proceder con su destitución. El antecedente más cercano a esta situación se produjo en el año 1876 cuando William Belknap fue acusado formalmente pero absuelto en la Cámara Alta.

Mientras que todo el bloque del Partido Demócrata se mantuvo unido en la decisión de no apoyar la acusación, tres legisladores pertenecientes al Partido Republicano se alinearon con sus colegas demócratas y votaron en contra de destituir al funcionario.

Al igual que en una anterior votación, los diputados republicanos Mike Gallagher (Wisconsin), Ken Buck (Colorado), y Tom McClintock (California) decidieron votar en contra de la moción.

En la semana anterior, hubo un primer intento de impeachment, donde los tres representantes republicanos volvieron a votar en contra de la destitución, oero se les sumó el diputado Blake Moore, de Utah, quien había cambiado su voto a último minuto y en esta ocasión sí voto en concordancia con sus compañeros de bloque.

Además de la situación, en la pasada sesión que finalizó 216-214 en favor de Mayorkas, todo el bloque demócrata se encontraba en el recinto, incluyendo al representante demócrata de Texas Al Green, quien egresó de manera anticipada del hospital tras recuperarse de una cirugía para efectuar el voto.

Desde la oficina del líder de la mayoría en el senado, Chuck Schumer, señalaron que el juicio al funcionario perteneciente al gabinete de Biden comenzaría a fines de febrero o incluso a principios del mes de marzo en donde los senadores actuarán como jurados y la sesión será presidida por la presidente pro tempore de la cámara alta Patty Murray.

Los oficiales de acusación, tratándose de miembros de la cámara de representantes que actúan como fiscales, ahora deberán llevar los argumentos al senado. Este proceso que se suele realizar en el primer día del juicio, además podría acompañar a la jura de los senadores como jurados debido a esquemas temporales de la cámara.

Luego de especulaciones acerca de si el Presidente de la Corte Suprema, el juez John Roberts, sería el encargado de presidir el juicio, las mismas se disiparon debido a que de acuerdo a las normas del juicio al mismo le correspondería en caso de que se trate del presidente o vicepresidente del país, pero en este caso será Patty Murray quién deberá llevarlo a cabo.

Los senadores ahora tendrán la decisión de llevar a cabo un juicio completo, desestimar el caso, o pasar directamente a la votación de los artículos de destitución. De igual manera, los senadores que actúan como jurados tienen a su vez la opción de enviar los artículos tratados a una comisión para realizar una revisión.

Eventualmente, la decisión será la de desestimar los cargos o bien votar por sí o por no los artículos que tienen por objetivo destituir a Mayorkas. Desde el sector del Partido Republicano deberán estar especialmente atentos a las maniobras que puedan desarrollar los senadores demócratas con el objetivo de sabotear el juicio, por lo cual podrían tomar acciones de represalia contra los mismos.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Un ilegal venezolano de 15 años abrió fuego en Times Square y se abre la polémica por la política de fronteras abiertas de Biden

Publicado

en

Un adolescente que ingresó al país ilegalmente en septiembre de este año fue detenido después de un caótico tiroteo en Times Square que dejó a un turista herido.

El jueves por la noche, un inmigrante ilegal venezolano de nombre Jesús Alejandro Rivas-Figueroa, y de tan solo 15 años, abrió fuego en medio de Times Square, hiriendo a una turista brasileña, a un guardia de seguridad de un edificio y a policías de Nueva York.

El joven criminal venezolano huyó a través de la estación de subte y se refugió en lo de su madre, también una inmigrante ilegal que ingresó recientemente al país, aprovechándose de las fronteras abiertas del gobierno de Joe Biden.

En un video publicado en X, se confirmó que este viernes la policía dio con su paradero y lo fue a arrestar, donde se lo vio llorando mientras era arrestado por agentes de la NYPD. De fondo, su madre también lloraba y gritaba desconsoladamente mientras lo acompañaban hasta los autos de policía.

La mujer que recibió el disparo fue transportada al Hospital Bellevue, donde recibió 13 puntos en la pierna y se esperaba que regresara a su casa en Brasil el sábado

Rivas-Figueroa fue procesado y detenido sin derecho a fianza porque los fiscales dijeron que era probable que intentara huir. "Recogieron todas sus pertenencias y a las 6 de la mañana del día siguiente abandonaron su casa y huyeron de la ciudad", contaron los fiscales que describieron que ya estaban intentando darse a la fuga.

El arresto ocurrió en una casa en Yonkers, en las afueras de la Ciudad de Nueva York, "donde se escondía detrás de un armario en un nuevo intento de evadir a la policía", asistido por familiares que estaban en el país desde hacía más tiempo.

"Con base en todo esto, está claro que se enfrenta a una importante sentencia de prisión por este grave caso y no se puede confiar en que regrese a los tribunales", añade la denuncia.

A pesar de su joven edad, Rivas-Figueroa fue acusado en el incidente como adulto y se lo procesó por dos cargos de intento de asesinato, uno de agresión, otro de intento de agresión y dos cargos de posesión criminal de un arma

La policía agregó que el joven que solo ha estado en Estados Unidos desde septiembre también era sospechoso de un tiroteo el 25 de enero en Midtown y de un robo a mano armada el 27 de enero en el Bronx

Su caso es parte de una situación de crisis total que azota al país, desde que Biden deshizo las políticas migratorias de la era Trump y abrió completamente las fronteras. En una serie de circulares que firmó en sus primeros días al frente de la Casa Blanca en 2021, Biden ordenó a la Policía Fronteriza que no haga más deportaciones, y que nunca separe a padres de hijos, aunque esto implica dejar que se queden inmigrantes ilegales en el país.

Seguir Leyendo

Tendencias