Seguinos en redes

Estados Unidos

Demócratas en caída libre: Joe Biden pierde terreno en todos los Estados claves

El candidato demócrata, Joe Biden, se ha desplomado en las encuestas en las últimas semanas en importantes Estados que necesita para ganar en noviembre, como Wisconsin, Michigan, Pennsylvania y Minnesota. Sin ellos, sus posibilidades de ganar son nulas.

Publicado

en

La fecha de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, el día 3 de noviembre, se acerca a gran velocidad. Y tras las muy opuestas y contrastantes convenciones partidarias Demócrata y Republicana, las encuestas comienzan a mostrar un sostenido descenso de Joe Biden en algunos de los principales Estados.
Los Estados en cuestión, considerados “swing States” por su tendencia a cambiar de partido con frecuencia, representaban hasta ahora en las encuestas del ciclo 2020 una victoria asegurada para el Partido Demócrata. Pero recientemente, han mostrado un plano más favorable hacia el Partido Republicano y su candidato, el presidente Donald Trump.
En Estados Unidos no gana el candidato con más votos, si no que gana aquel que se lleve más electores estatales. Esto quiere decir que, sacando los Estados que siempre votan republicano y los que siempre votan demócrata, la elección se termina definiendo en estos “swing States”.

Wisconsin

Uno de los casos más resonantes ha sido el de Wisconsin. En las últimas semanas, este Estado ha sufrido fuertes protestas en la ciudad de Kenosha a manos del grupo terrorista Antifa y el movimiento supremacista negro de Black Lives Matter
Y es debido a la violencia de estos grupos que las encuestas reflejan en Wisconsin una de las variaciones más significativas en el mapa electoral en favor de los republicanos, ya que es sabido que estos violentos manifestantes apoyan y controlan buena parte del Partido Demócrata.
En la última elección presidencial, las encuestas de agosto 2016 daban a la entonces candidata por el Partido Demócrata, Hillary Clinton, una ventaja de +11,5% por sobre Donald Trump en Wisconsin. Finalmente, el Estado terminaría siendo ganado por Trump por 47,2% contra 46,5% de Clinton. Considerando las encuestas de agosto 2016 y el resultado final, se evidencia una clara tendencia en aumento del electorado republicano.
Hoy en día, analizando el mismo período pero de 2020, el actual candidato Biden muestra una ventaja de tan solo +3,5% en las encuestas, mientras que algunas dan un empate técnico y otras, como la del Grupo Trafalgar, lo ponen a Trump con +1,2%, mostrando claramente que el candidato demócrata está en problemas en un Estado bastión de su Partido.
Sumándose a la perdida de terreno que acumula el Partido Demócrata en estas elecciones en Wisconsin, se suma el creciente apoyo al actual presidente Trump en sectores rurales del Estado, y un incremento del apoyo en grandes ciudades como Milwaukee, debido al descontento frente a las manifestaciones violentas en Kenosha.

Ad

Pennsylvania

Otro de los Estados en donde Joe Biden ha perdido una gran porción de su electorado ha sido en su Estado natal, Pennsylvania.
En el período de agosto 2016, Hillary Clinton poseía una ventaja de +9,2% por sobre el republicano Trump. Actualmente, el ex-vicepresidente y candidato demócrata solo aventaja el presidente por +5,5% en las intenciones. 
Trump terminó ganando Pennsylvania en 2016 por 48,2% contra 47,5%.
Pennsylvania además es uno de los Estados más importantes en el plano electoral, en los últimos 50 años, solo el ex presidente George Bush logró ganar la presidencia sin ganar en este territorio.
En la última semana se ha dado una “Guerra de Pizzas”: el 31 de agosto, al percatarse que estaba empezando a perder terreno en su Estado natal, Joe Biden trató de incrementar su imagen con los sectores trabajadores de clase media y clase rural, mediante una visita al cuartel de bomberos en Pittsburgh, donde realizó una entrega de pizzas
Pero ni bien se bajó del auto, recibió burlas de algunos transeúntes, quien lo felicitaron por finalmente salir del sótano, en referencia a que hace 4 meses que no salía de su casa, en una absurda intención de cumplir a rajatabla una cuarentena que en Estados Unidos ya fue levantada.
Este evento fue un muy forzado y fallido intento por imitar una visita que el presidente Trump había realizado 11 días antes a una histórica pizzería en Old Forge, Pennsylvania, conocida como una de las mejores del país. 
El republicano había dado un discurso en Scranton (pueblo natal de Biden), pocas horas antes, y decidió probar esta famosa pizza antes de volver a Washington D.C. donde una multitud aclamaba su nombre

El presidente Donald Trump probó la famosa pizza de Arcaro & Genell en Old Forge, PA, el pasado 20 de agosto de 2020.

Ad

Tanto el condado de Lackawanna (donde se encuentran Scranton y Old Forge) como su vecino, el condado de Luzerne, han mostrado en las pasadas elecciones un apoyo importante hacia Donald Trump, lo cual se vio en las calles cuando el Presidente llegó a estas pequeñas ciudades, y sus simpatizantes colmaron las avenidas.

Mientras tanto Trump apuesta por las poblaciones rurales y más alejadas de las grandes ciudades, donde los campos y las fabricas se han convertido en un verdadero bastión del republicano, Biden apunta a conseguir sus victorias mediante el voto de sectores de izquierda en las ciudades de Philadelphia y Pittsburgh.

En general, los sectores mas afines a la clase trabajadora y rural de Pennsylvania, a los cuales Biden necesitará seducir si desea ganar este Estado, han mostrado una fuerte tendencia para con el actual presidente Donald Trump, señalando que es la persona correcta para estar al mando del país, defendiendo su gestión económica, y remarcando la reducción de la tasa de desempleo en el país.

Para muchos consultores estratégicos, Pennsylvania representará en 2020 una batalla clave en el noreste del país, tal como fue en 2016, gracias a su alta densidad de población blanca de clase trabajadora. Además, observan entre aquellos con intención de votar por Joe Biden, un incremento proporcional de la clase media alta, un segmento que ha demostrado preocuparse menos por la economía y más por causas sociales progresistas, como la desfinanciación de los departamentos de policía.

Ad

Michigan

Otro de los casos en los que el candidato demócrata ha perdido apoyo ha sido en el Estado de Michigan, en el cual, según una encuesta realizada por la encuestadora Grupo Trafalgar, entre los días 14 y 23 de agosto, el presidente Trump lograba una ventaja sobre Biden de +1,4%.
En este Estado es evidente la perdida de apoyo a Joe Biden, explicada principalmente por el enorme aumento de popularidad que tuvo el presidente Trump en Michigan gracias a las medidas favorables al sector automotriz, que resulta de gran importancia en sus ciudades.
En la misma encuesta, se supo también que el republicano John James, quien es actualmente candidato para Senador por Michigan, podría quitarle el asiento a su contrincante demócrata Gary Peters, a quien le lleva una ventaja de +1,5%. 
Una victoria de James podría ser un gran triunfo republicano para asegurar el Senado de cara a un hipotético segundo mandato de Trump.
En agosto de 2016, la demócrata Hillary Clinton llevaba una ventaja sobre Trump de +8,5% en Michigan. Al igual que los anteriores Estados, Trump finalmente venció a Clinton en Michigan, esta vez por una ínfima de 0,2%, Trump 47,5% contra el 47,3% de Hillary.

Ad

Minnesota

Quizás la pérdida de apoyo que más preocupe a Joe Biden sería la del tradicional Estado demócrata de Minnesota, que luego de meses de violentas manifestaciones de sectores de extrema izquierda como Antifa, junto a la ineficiencia de los funcionarios estatales y de las principales ciudades para cuidar a sus habitantes, han achicado la brecha en las últimas encuestas.
El promedio de encuestas en los últimos días ha mostrado una diferencia de tan solo 3% en un Estado que habitualmente suele marcar una tendencia muy favorable a los demócratas. Tras victorias por +10% y +8% en 2008 y 2012, Clinton ganó este Estado en 2016 con tan solo +1,5% de ventaja sobre Trump.
Minnesota nunca fue considerado un “swing State” hasta 2016, cuando Trump empezó a tomar fuerza en los principales sectores rurales. Hoy, el campo minnesotano presenta un apoyo por Trump como nunca se vio por otro candidato, con algunas encuestas marcando que la población rural lo apoya en un 70% contra Biden. El demócrata, sin embargo, presenta la misma diferencia pero en su favor a la hora de hablar de las principales ciudades. Será uno de los Estados más disputados de esta elección.
Además de lo anteriormente mencionado, la explicación de por qué el Partido Demócrata viene perdiendo terreno en este Estado del norte tiene un componente demográfico.
Actualmente la demografía de Minnesota está compuesta principalmente por una población de gente mayor a 25 años, de características caucásicas no hispanas, con una alta tasa de descendencia histórica alemana y escandinava, y con bajos índices de graduados universitarios, combinados a una alta tasa de trabajadores de “cuello azul”, rurales y de clase media.
Ese público optó históricamente por el Partido Demócrata, pero hoy encuentra en él un desdén absoluto, en pos de favorecer a los habitantes de grandes centros urbanos, con propuestas sumamente progresistas cercanas al comunismo, incluyendo medidas energéticas ecologistas que destruyen empleos, posturas en contra de la Segunda Enmienda de la Constitución, y hasta la idea de desfinanciar e incluso abolir de la Policía, todas medidas que no le gustan al votante promedio minnesotano.
Es por ello que esta población ha abrazado otras opciones con propuestas y posturas más cercanas a sus intereses y sus tradiciones, principalmente el Partido Republicano, pero también otros partidos o candidatos independientes.

Ad

Trump cuenta con el apoyo de una “mayoría silenciosa” que, aunque no lo exprese públicamente y no acceda a contestar las encuestas, votará sin dudas al republicano Donald Trump. 

En Estados Unidos el voto no es obligatorio y los índices de participación siempre fueron muy bajos, inclusive más en los sectores rurales. Por lo tanto, existe un enorme apoyo por la reelección de Trump en la población norteamericana, pero todo dependerá de si el Presidente puede inspirar el entusiasmo en estas personas para incentivarlos a que vayan a votar el 3 de noviembre.

En un mapa electoral que se vuelve más reñido con cada elección, estos 4 Estados acumulan 56 invaluables votos electorales de los 270 requeridos para ganar la presidencia. Al igual que en 2016, quien logre conquistar la mayoría de ellos, pasará los próximos 4 años en la Casa Blanca.

En rojo los Estados donde actualmente predomina Donald Trump y en azul donde predomina Joe Biden. En gris, Minnesota, Wisconsin, Michigan y Pennsylvania, los “swing States” que terminarán definiendo la elección.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El primer transgénero en el ejército de Estados Unidos fue acusado de brindar información médica confidencial a Rusia

Publicado

en

Jamie Lee Henry, un médico transgénero de 39 años que trabajaba como médico en la base militar de Ford Bragg fue imputado este jueves en Baltimore junto con su pareja.

El primer oficial del ejército de los Estados Unidos que se declaró abiertamente como transgénero y su esposa fueron imputados por armar un plan para brindar información médica confidencial sobre miembros del ejército estadounidense al gobierno ruso.

El transgénero Jamie Lee Henry y su esposa, la anestesista Anna Gabrielian, fueron imputados por un jurado popular de Baltimore este jueves, acusados de divulgar ilícitamente información confidencial de los soldados del ejército para ayudar a Rusia en la guerra que está librando contra Ucrania.

Según los fiscales de la causa, la pareja se reunió el mes pasado con un agente encubierto del FBI que se hizo pasar por un diplomático ruso y le ofrecieron información médica de los soldados que se encuentran viviendo en Fort Bragg, el hogar de la unidad de élite del ejército conocida como Delta.

La pareja transexual acordó reunirse con el agente encubierto en una habitación de hotel el pasado 17 de agosto, donde le confesaron su admiración por Rusia y su intención de unirse al bando ruso para combatir en la guerra en los próximos meses tras ser rechazados en una primera instancia. 

Gracias a las políticas de género impulsadas por Biden, Henry inexplicablemente tenía acceso a información confidencial sobre los soldados ya que se desempeñaba como médico en la base militar de Ford Bragg.

Según se lee en el expediente, en una segunda reunión, el militar transgénero le proporcionó al agente información sobre cinco pacientes que estaban siendo tratados en las instalaciones militares, mientras que su esposa reveló información médica de un veterano para que Rusia la explote a su favor.

En total, la pareja brindó en la reunión el historial médico de un total de 5 personas, entre los que se encuentran un empleado del Departamento de Defensa, un veterano retirado del Ejército, el cónyuge de un veterano del Ejército y el cónyuge de dos veteranos ya fallecidos.

En 2015, Henry se convirtió en el primer oficial del ejército en servicio activo en declararse como transgénero y el primero en cambiar legalmente su nombre, siendo rápidamente martirizado por la izquierda demócrata como un pionero del movimiento.

El caso de Henry sirvió para que la administración de Obama promueva políticas que permitían incorporar a personas transexuales a las filas del Ejército, que luego fueron discontinuadas por el gobierno de Trump. Al asumir Biden, uno de los primeros decretos que firmó fue el volver a aceptar a estas personas y a incluso ofrecerles acceso a tratamientos médicos para que realicen la transición de género. 

Ahora, por divulgar información de salud confidencial de los soldados, la pareja recientemente imputada se expone a un máximo de 10 años de prisión si son declarados culpables, más otros 5 años en prisión accesorios por la gravedad de los cargos que se les acusa.

Irónicamente, pese a que se autopercibe como mujer y que fue tratado como pionero del movimiento transgénero, en el expediente de la causa Henry es tratado por los fiscales como un hombre y su conducta es descrita utilizando los pronombres masculinos.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Condenan por fraude electoral a un exdiputado demócrata: Se declaró culpable de cometer fraude en múltiples elecciones en los últimos 30 años

Publicado

en

Michael Ozzie Myers, un exdiputado que se desempeñaba como puntero demócrata, se declaró culpable de manejar un esquema de fraude electoral destinado a ayudar a sus candidatos. Irá a la cárcel.

Un exdiputado demócrata que actuaba como puntero en el estado de Pensilvania, más precisamente en el área de Filadelfia, se declaró culpable esta semana de cometer fraude electoral en favor del Partido Demócrata por los últimos 30 años y fue sentenciado a 2 años y medio de prisión por este delito.

De acuerdo al comunicado del FBI, Michael “Ozzie” Myers, de 79 años, se declaró culpable de conspirar para votar ilegalmente en una elección federal, falsificación de registros de votación, soborno, obstrucción de la justicia y de orquestar un esquema de fraude electoral para favorecer a candidatos de su partido en el estado de Pensilvania durante múltiples elecciones en las últimas tres décadas.

El expediente de la causa detalla que Myers sobornó al entonces juez electoral de Filadelfia, Domenick J. Demuro, para que arregle las votaciones favoreciendo a sus candidatos. Myers también confesó una conspiración para cometer fraude electoral con la ex juez electoral Marie Beren, quien ya se había declarado culpable en octubre de 2021 en la misma causa.

Aprovechándose de su estatus de magistrado, los jueces entraban a revisar el lugar de votación mientras se encontraba desocupado y se dedicaban a ingresar a las máquinas que cuentan los votos para así modificar los números en favor de los candidatos demócratas de Myers, en otra muestra de lo fácil que es arreglar las elecciones en los Estados Unidos, algo que viene denunciando Donald Trump hace años. 

Los favorecidos por este esquema eran candidatos patrocinados por el Partido Demócrata que se presentaban para cargos judiciales electos cuyos equipos de campañas habían contratado a Myers para que oficie como puntero y recolector de boletas electorales. Otros candidatos del Partido Demócrata que se presentaban a diversos cargos electivos federales, estatales y locales también fueron beneficiados bajo este esquema. 

El ahora condenado puntero político solicitaba pagos a sus clientes en forma de dinero en efectivo o cheques en concepto de “honorarios de consultoría” y luego utilizaba parte de estos fondos para pagar a los funcionarios electorales que se encargaban de manipular los resultados de las elecciones.

El prontuario de Myers es extenso y data de décadas atras. Ya en 1980, cuando era miembro de la Cámara de Representantes y era considerado como un referente demócrata en Pensilvania, fue uno de los funcionarios condenados en la operación Abscam del FBI, centrada en investigar la corrupción pública que ocurría en el Congreso.

El entonces diputado fue sentenciado a tres años de prisión y una multa pecuniaria por aceptar un soborno de 50.000 dólares, además de ser inhabilitado de por vida para volver a ejercer un cargo público. En ese momento, los diputados federales votaron para expulsarlo inmediatamente del Congreso Nacional, poniendo fin a su carrera política ese mismo año.

La causa fue investigada por el FBI, con la ayuda de la Policía Estatal de Pensilvania y fiscales federales nominados por el gobierno de Biden, que trabajaron para reducir su condena. Si bien Myers fue condenado por delitos que beneficiaban a funcionarios locales en años anteriores, curiosamente su participación en las elecciones presidenciales del 2020 como puntero demócrata para ayudar a Biden no fue investigada por el FBI.

Mientras se critica al expresidente Trump por denunciar este mismo tipo de fraude en las elecciones, la Casa Blanca de Biden admite tácitamente con esta condena que el fraude electoral está más vigente que nunca en el país, y que uno de los principales punteros políticos de su partido se encargó de perpetrarlo por décadas.


Seguir Leyendo

Economía

La economía de Estados Unidos cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año y se profundiza la recesión

Publicado

en

La más reciente revisión para la evolución del PBI de la economía más importante del mundo sugiere una segunda caída consecutiva en el segundo trimestre del año. La actividad mensual repuntó desde mayo, pero sigue por detrás del nivel que tenía en octubre de 2021. 

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos confirmó que la economía cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año, después de ajustar la revisión con respecto al 0,9% previsto anteriormente. 

El pequeño cambio en la revisión se produjo a partir de la persistencia en el gasto real del consumo privado, y a la mayor demanda final por bienes y servicios producidos dentro de Estados Unidos (excluyendo importaciones). 

En contraposición, la actividad económica se ve negativamente afectada por la caída de las exportaciones en términos reales y la desaceleración de la acumulación de stock de inventarios, que se traduce en última instancia en un menor nivel de inversión

Tras haber registrado una caída de la actividad económica por dos trimestres consecutivos, se entra así en el terreno de una recesión formal, ya que en los primeros 3 meses de 2022 se observó una reversión del 1,6%. La recesión es impulsada actualmente por la caída en la oferta agregada de la economía, y no por la demanda como ocurre habitualmente. 

Si bien los principales indicadores mensuales de alta frecuencia no evidencian caídas pronunciadas, se observó una fuerte desaceleración en el gasto real de los consumidores y una caída del ingreso disponible neto de impuestos y transferencias

La ligera expansión del consumo sólo pudo ser sostenida a partir de un mayor nivel de endeudamiento privado, compensando así la caída en el poder adquisitivo de los ingresos. El salario real en Estados Unidos acumuló una contracción del 4% desde que Joe Biden se hizo cargo de la presidencia

La actividad económica registró un leve repunte del 0,64% entre abril y julio, según las series estadísticas de la firma IHS Markit. Sin embargo, la economía estadounidense acumula una caída del 0,25% desde octubre del año pasado, por lo que lleva 9 meses sin registrar crecimiento genuino

Cabe destacar que la tasa de política monetaria sobre los bonos emitidos por la FED a corto plazo promedió sólo el 0,45% nominal anual entre enero y junio de 2022, y finalizó este último mes en el 1,21%. 

Para septiembre la tasa de la FED superó el 3% anual, y se estima que seguirá subiendo hasta fin de año. A diferencia de lo que ocurrió en el primer semestre, esta vez el endurecimiento de la política monetaria tendrá un fuerte impacto negativo sobre el nivel de actividad. 

PBI mensual de Estados Unidos entre 2017 y 2022.

Seguir Leyendo

Tendencias