Seguinos en redes

Estados Unidos

Demócratas en caída libre: Joe Biden pierde terreno en todos los Estados claves

El candidato demócrata, Joe Biden, se ha desplomado en las encuestas en las últimas semanas en importantes Estados que necesita para ganar en noviembre, como Wisconsin, Michigan, Pennsylvania y Minnesota. Sin ellos, sus posibilidades de ganar son nulas.

Publicado

en

La fecha de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, el día 3 de noviembre, se acerca a gran velocidad. Y tras las muy opuestas y contrastantes convenciones partidarias Demócrata y Republicana, las encuestas comienzan a mostrar un sostenido descenso de Joe Biden en algunos de los principales Estados.
Los Estados en cuestión, considerados “swing States” por su tendencia a cambiar de partido con frecuencia, representaban hasta ahora en las encuestas del ciclo 2020 una victoria asegurada para el Partido Demócrata. Pero recientemente, han mostrado un plano más favorable hacia el Partido Republicano y su candidato, el presidente Donald Trump.
En Estados Unidos no gana el candidato con más votos, si no que gana aquel que se lleve más electores estatales. Esto quiere decir que, sacando los Estados que siempre votan republicano y los que siempre votan demócrata, la elección se termina definiendo en estos “swing States”.

Wisconsin

Uno de los casos más resonantes ha sido el de Wisconsin. En las últimas semanas, este Estado ha sufrido fuertes protestas en la ciudad de Kenosha a manos del grupo terrorista Antifa y el movimiento supremacista negro de Black Lives Matter
Y es debido a la violencia de estos grupos que las encuestas reflejan en Wisconsin una de las variaciones más significativas en el mapa electoral en favor de los republicanos, ya que es sabido que estos violentos manifestantes apoyan y controlan buena parte del Partido Demócrata.
En la última elección presidencial, las encuestas de agosto 2016 daban a la entonces candidata por el Partido Demócrata, Hillary Clinton, una ventaja de +11,5% por sobre Donald Trump en Wisconsin. Finalmente, el Estado terminaría siendo ganado por Trump por 47,2% contra 46,5% de Clinton. Considerando las encuestas de agosto 2016 y el resultado final, se evidencia una clara tendencia en aumento del electorado republicano.
Hoy en día, analizando el mismo período pero de 2020, el actual candidato Biden muestra una ventaja de tan solo +3,5% en las encuestas, mientras que algunas dan un empate técnico y otras, como la del Grupo Trafalgar, lo ponen a Trump con +1,2%, mostrando claramente que el candidato demócrata está en problemas en un Estado bastión de su Partido.
Sumándose a la perdida de terreno que acumula el Partido Demócrata en estas elecciones en Wisconsin, se suma el creciente apoyo al actual presidente Trump en sectores rurales del Estado, y un incremento del apoyo en grandes ciudades como Milwaukee, debido al descontento frente a las manifestaciones violentas en Kenosha.

Ad

Pennsylvania

Otro de los Estados en donde Joe Biden ha perdido una gran porción de su electorado ha sido en su Estado natal, Pennsylvania.
En el período de agosto 2016, Hillary Clinton poseía una ventaja de +9,2% por sobre el republicano Trump. Actualmente, el ex-vicepresidente y candidato demócrata solo aventaja el presidente por +5,5% en las intenciones. 
Trump terminó ganando Pennsylvania en 2016 por 48,2% contra 47,5%.
Pennsylvania además es uno de los Estados más importantes en el plano electoral, en los últimos 50 años, solo el ex presidente George Bush logró ganar la presidencia sin ganar en este territorio.
En la última semana se ha dado una “Guerra de Pizzas”: el 31 de agosto, al percatarse que estaba empezando a perder terreno en su Estado natal, Joe Biden trató de incrementar su imagen con los sectores trabajadores de clase media y clase rural, mediante una visita al cuartel de bomberos en Pittsburgh, donde realizó una entrega de pizzas
Pero ni bien se bajó del auto, recibió burlas de algunos transeúntes, quien lo felicitaron por finalmente salir del sótano, en referencia a que hace 4 meses que no salía de su casa, en una absurda intención de cumplir a rajatabla una cuarentena que en Estados Unidos ya fue levantada.
Este evento fue un muy forzado y fallido intento por imitar una visita que el presidente Trump había realizado 11 días antes a una histórica pizzería en Old Forge, Pennsylvania, conocida como una de las mejores del país. 
El republicano había dado un discurso en Scranton (pueblo natal de Biden), pocas horas antes, y decidió probar esta famosa pizza antes de volver a Washington D.C. donde una multitud aclamaba su nombre

El presidente Donald Trump probó la famosa pizza de Arcaro & Genell en Old Forge, PA, el pasado 20 de agosto de 2020.

Ad

Tanto el condado de Lackawanna (donde se encuentran Scranton y Old Forge) como su vecino, el condado de Luzerne, han mostrado en las pasadas elecciones un apoyo importante hacia Donald Trump, lo cual se vio en las calles cuando el Presidente llegó a estas pequeñas ciudades, y sus simpatizantes colmaron las avenidas.

Mientras tanto Trump apuesta por las poblaciones rurales y más alejadas de las grandes ciudades, donde los campos y las fabricas se han convertido en un verdadero bastión del republicano, Biden apunta a conseguir sus victorias mediante el voto de sectores de izquierda en las ciudades de Philadelphia y Pittsburgh.

En general, los sectores mas afines a la clase trabajadora y rural de Pennsylvania, a los cuales Biden necesitará seducir si desea ganar este Estado, han mostrado una fuerte tendencia para con el actual presidente Donald Trump, señalando que es la persona correcta para estar al mando del país, defendiendo su gestión económica, y remarcando la reducción de la tasa de desempleo en el país.

Para muchos consultores estratégicos, Pennsylvania representará en 2020 una batalla clave en el noreste del país, tal como fue en 2016, gracias a su alta densidad de población blanca de clase trabajadora. Además, observan entre aquellos con intención de votar por Joe Biden, un incremento proporcional de la clase media alta, un segmento que ha demostrado preocuparse menos por la economía y más por causas sociales progresistas, como la desfinanciación de los departamentos de policía.

Ad

Michigan

Otro de los casos en los que el candidato demócrata ha perdido apoyo ha sido en el Estado de Michigan, en el cual, según una encuesta realizada por la encuestadora Grupo Trafalgar, entre los días 14 y 23 de agosto, el presidente Trump lograba una ventaja sobre Biden de +1,4%.
En este Estado es evidente la perdida de apoyo a Joe Biden, explicada principalmente por el enorme aumento de popularidad que tuvo el presidente Trump en Michigan gracias a las medidas favorables al sector automotriz, que resulta de gran importancia en sus ciudades.
En la misma encuesta, se supo también que el republicano John James, quien es actualmente candidato para Senador por Michigan, podría quitarle el asiento a su contrincante demócrata Gary Peters, a quien le lleva una ventaja de +1,5%. 
Una victoria de James podría ser un gran triunfo republicano para asegurar el Senado de cara a un hipotético segundo mandato de Trump.
En agosto de 2016, la demócrata Hillary Clinton llevaba una ventaja sobre Trump de +8,5% en Michigan. Al igual que los anteriores Estados, Trump finalmente venció a Clinton en Michigan, esta vez por una ínfima de 0,2%, Trump 47,5% contra el 47,3% de Hillary.

Ad

Minnesota

Quizás la pérdida de apoyo que más preocupe a Joe Biden sería la del tradicional Estado demócrata de Minnesota, que luego de meses de violentas manifestaciones de sectores de extrema izquierda como Antifa, junto a la ineficiencia de los funcionarios estatales y de las principales ciudades para cuidar a sus habitantes, han achicado la brecha en las últimas encuestas.
El promedio de encuestas en los últimos días ha mostrado una diferencia de tan solo 3% en un Estado que habitualmente suele marcar una tendencia muy favorable a los demócratas. Tras victorias por +10% y +8% en 2008 y 2012, Clinton ganó este Estado en 2016 con tan solo +1,5% de ventaja sobre Trump.
Minnesota nunca fue considerado un “swing State” hasta 2016, cuando Trump empezó a tomar fuerza en los principales sectores rurales. Hoy, el campo minnesotano presenta un apoyo por Trump como nunca se vio por otro candidato, con algunas encuestas marcando que la población rural lo apoya en un 70% contra Biden. El demócrata, sin embargo, presenta la misma diferencia pero en su favor a la hora de hablar de las principales ciudades. Será uno de los Estados más disputados de esta elección.
Además de lo anteriormente mencionado, la explicación de por qué el Partido Demócrata viene perdiendo terreno en este Estado del norte tiene un componente demográfico.
Actualmente la demografía de Minnesota está compuesta principalmente por una población de gente mayor a 25 años, de características caucásicas no hispanas, con una alta tasa de descendencia histórica alemana y escandinava, y con bajos índices de graduados universitarios, combinados a una alta tasa de trabajadores de “cuello azul”, rurales y de clase media.
Ese público optó históricamente por el Partido Demócrata, pero hoy encuentra en él un desdén absoluto, en pos de favorecer a los habitantes de grandes centros urbanos, con propuestas sumamente progresistas cercanas al comunismo, incluyendo medidas energéticas ecologistas que destruyen empleos, posturas en contra de la Segunda Enmienda de la Constitución, y hasta la idea de desfinanciar e incluso abolir de la Policía, todas medidas que no le gustan al votante promedio minnesotano.
Es por ello que esta población ha abrazado otras opciones con propuestas y posturas más cercanas a sus intereses y sus tradiciones, principalmente el Partido Republicano, pero también otros partidos o candidatos independientes.

Ad

Trump cuenta con el apoyo de una “mayoría silenciosa” que, aunque no lo exprese públicamente y no acceda a contestar las encuestas, votará sin dudas al republicano Donald Trump. 

En Estados Unidos el voto no es obligatorio y los índices de participación siempre fueron muy bajos, inclusive más en los sectores rurales. Por lo tanto, existe un enorme apoyo por la reelección de Trump en la población norteamericana, pero todo dependerá de si el Presidente puede inspirar el entusiasmo en estas personas para incentivarlos a que vayan a votar el 3 de noviembre.

En un mapa electoral que se vuelve más reñido con cada elección, estos 4 Estados acumulan 56 invaluables votos electorales de los 270 requeridos para ganar la presidencia. Al igual que en 2016, quien logre conquistar la mayoría de ellos, pasará los próximos 4 años en la Casa Blanca.

En rojo los Estados donde actualmente predomina Donald Trump y en azul donde predomina Joe Biden. En gris, Minnesota, Wisconsin, Michigan y Pennsylvania, los “swing States” que terminarán definiendo la elección.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Trump va ganando 81 a 3 las primarias del Partido Republicano, demostrando su hegemonía en la derecha

Publicado

en

Con solo tres derrotas en las 84 elecciones primarias a lo largo de varios estados, Trump demuestra que es el líder indiscutido del Partido Republicano.

Mientras se define la elección primaria para el Senado en Pensilvania, donde el candidato apoyado por Trump, Dr. Mehmet Oz, se mantiene empatado con el candidato del establishment republicano David McCormick mientras se terminan de contar los infames votos por correo, el ex presidente mantiene una holgada delantera de 81-3 entre las 84 elecciones internas que hubo hasta el momento en las primarias en Estados Unidos.

Esto quiere decir que 81 de los 84 candidatos que viene apoyando Trump para la Cámara de Diputados, Senado y gobernaciones han triunfado frente a los candidatos anti-Trump, que a pesar de su afiliación republicana se han mostrado más cercanos a Bien que al ex presidente en el último año.

Las victorias más importantes las obtuvo en Pensilvania, donde se impuso Doug Mastriano, un senador estatal trumpista que peleó hasta el último momento por auditar el fraude electoral del 2020, ganándole la candidatura a la gobernación a Lou Barletta.

Otras victorias importantes las obtuvo en Carolina del Norte, con el diputado Ted Budd para el Senado; en Kentucky con el senador Rand Paul, quien busca la reelección; al igual que en West Virginia, Nebraska, Indiana, Ohio, y Texas.

Las únicas tres derrotas tuvieron que ver con casos particulares, donde el otro candidato no era anti-Trump si no que defendía al ex presidente pero no consiguió su apoyo directo.

El primer derrotado fue Charles Herbster, quien buscaba la nominación para la gobernación de Nebraska, pero cayó por un estrecho margen contra Jim Pillen, un conservador clásico perteneciente a la dinastía de políticos republicanos que domina el Estado desde 1999.

Herbster llevaba la delantera en las encuestas pero unos días antes de la elección una mujer lo denunció por acoso sexual. El electorado rápidamente cambió su voto a Pillen, quien si bien no tenía el apoyo de Trump, es un leal político de derecha que defendió todas sus políticas. El candidato anti-Trump era Brett Lindstorm, quien quedó tercero.

La derrota en Carolina del Norte, fue tal vez la más lamentable. El recientemente electo diputado Madison Cawthorn, una estrella del partido republicano y de tan solo 26 años, trumpista hasta la médula y quien tenía una enorme carrera por delante, cayó en la interna por el 11° Distrito contra Chuck Edwards.

Si bien las primeras encuestas lo daban ganando a Cawthorn por una amplia mayoría, días antes de las elecciones empezó a denunciar que otros diputados republicanos en el Congreso lo habían invitado a fiestas sexuales, donde sugirió que habría actos de pedofilia.

Tras revelar esto, muchos lo trataron de loco, y a los pocos días, fotos suyas de joven completamente enfiestado empezaron a aparecer en todos los medios. Algunas lo mostraban vestido de mujer, y en otras completamente borracho. El electorado huyó de su boleta y eligió a un candidato menos polémico, quien a su vez tenía el apoyo del influyente senador Rick Perry.

Si bien Edwards hizo una campaña defendiendo la agenda de Trump, se lo considera un candidato más cercano al establishment, incluso habiendo trabajado en el sector financiero.

Por último, la derrota más abultada pero más esperada fue la de Janice McGeachin, la actual vicegobernadora de Idaho, quien intentó ganarle la interna al actual gobernador, Brad Little, sin éxito.

La interna fue brutal, y a pesar de que Little era muy cercano a Trump, se alejó durante la pandemia, cuando defendió las restricciones sanitarias. En mayo del 2021, McGeachin aprovechó que Little tuvo que viajar afuera del Estado, y en el día que quedó a cargo del gobierno, firmó un decreto prohibiendo las cuarentenas, el pase sanitario y el uso de barbijos obligatorios.

Little había dejado que los alcaldes de cada ciudad decidieran qué restricciones poner, pero McGeachin se cortó sola e impuso los derechos civiles de los ciudadanos por sobre la politiquería estatal. Little anuló el decreto, pero unos meses después, cuando el gobernador tuvo que volver a salir del Estado, McGeachin volvió a firmar el mismo decreto.

McGeachin se convirtió en un ícono del trumpismo y de la derecha anti restricciones sanitarias, pero sus posiciones controversiales en otros temas, como su apoyo al grupo paramilitar de derecha Three Percenters y su participación en la conferencia de los groypers, generó el rechazo en una parte de la sociedad y no pudo derribar al gobernador Little.

Más allá de estas tres derrotas, Trump ganó otras 81 carreras clave. Las primarias del Partido Republicano parecerían ser incluso más importantes que las elecciones de fin de año, ya que el ex mandatario necesita que los diputados y senadores que llegan al Congreso no solo sean republicanos si no que sean afines al trumpismo.

Durante su gobierno, el Partido Republicano tuvo el control de ambas cámaras del Congreso pero falló en pasar legislación clave, como una segunda baja de impuestos y una reforma de salud que derogaría el Obamacare.

La falta de diputados y senadores republicanos leales a su sector le impidió a Trump pasar muchas de las reformas más de derecha que quería, y no solo está pensando en crear una fuerte oposición a Biden en los 2 años que le quedan de gobierno si no que está pensando en qué composición tendrá el Poder Legislativo en 2024 cuando intente volver a la presidencia.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

El Arzobispo de San Francisco le prohíbe la eucaristía a Nancy Pelosi por presentar una ley para legalizar el aborto

Publicado

en

Pelosi asegura ser una católica ‘devota’ a pesar de su defensa del aborto. Ya no porá recibir la Sagrada Comunión en misa.

El Arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, anunció el viernes que la presidente de la Cámara de Diputados, Nancy Pelosi, tiene prohibido recibir la Sagrada Comunión debido a su postura a favor del aborto, lo que marca una escalada en una tensión de décadas entre la Iglesia Católica y los políticos demócratas pro-aborto.

A pesar de ser supuestamente una “devota católica“, la líder congresista toda su vida defendió el aborto, pero la gota que rebalsó el vaso fue la presentación de una ley junto al senador Chuck Schumer para legalizar el aborto hasta el día antes del parto.

Cordileone le envió un escrito a la diputada de California, informándole que no debe presentarse para recibir la Sagrada Comunión en las misas de San Francisco, y que los sacerdotes no le distribuirán la eucaristía si se presenta.

Un legislador católico que apoya el aborto, después de conocer la enseñanza de la Iglesia, comete un pecado manifiestamente grave que es causa del más grave escándalo para los demás. Por lo tanto, la ley de la Iglesia universal establece que tales personas ‘no deben ser admitidas a los santos Comunión’“, dice en la carta. 

El Catecismo de la Iglesia Católica es inequívoco sobre la cuestión del aborto, tanto en procurarlo como en ayudar en la práctica: “Desde el primer siglo, la Iglesia ha afirmado el mal moral de todo aborto procurado“, dice el catecismo . “Esta enseñanza no ha cambiado y permanece inmutable“.

El aborto directo, es decir, el aborto querido como fin o como medio, es gravemente contrario a la ley moral“, dice, antes de calificar el aborto y el infanticidio de “crímenes abominables“.

En la carta, también declara que “la cooperación formal en un aborto constituye una falta grave. La Iglesia atribuye la pena canónica de excomunión a este crimen contra la vida humana“.

Sin embargo, a pesar de esa claridad, los políticos católicos demócratas han intentado consistentemente tratar de alinear sus creencias católicas con su apoyo al derecho al aborto

Por ejemplo, el entonces gobernador de Nueva York, Mario Cuomo, se declaró personalmente opuesto al aborto en 1984, pero dijo que no podía imponer ese punto de vista en el país, cuando firmó una ley de la Legislatura neoyorquina aprobandoló. Desde entonces, muchos demócratas católicos han adoptado esa misma postura, como la propia Pelosi.

Incluso el propio Biden, también católico, en el pasado apoyó la Enmienda Hyde, que impedía que fondos estadounidenses paguen abortos en el extranjero. Eso quedó en el pasado. En su campaña presidencial del 2020, dijo que se repentía de haber apoyado la Enmienda, recientemente describió “el derecho de una mujer a elegir” hacerse un aborto como “fundamental”.

Luego de que la carta se hiciera pública, el Arzobispo publicó en Twitter que antes de anunciar la prohibición, intentó “en numerosas ocasiones” hablar con Pelosi para “ayudarla a entender el grave mal que está perpetuando, el escándalo que está causando y el peligro que corre su alma“. Pero que tras ser rechazado, determinó que no será admitida para la Sagrada Comunión.

En una entrevista de 2008, Pelosi afirmó que “como católica devota y practicante”, la Iglesia “no ha sido capaz de hacer esa definición” de cuándo comienza la vida, un comentario que provocó una gran cantidad de críticas de varios de los principales obispos de Estados Unidos, quienes le explicaron que el catolicismo ya resolvió hace siglos que la vida empieza en la concepción.

Pelosi se reunió con el papa Francisco el año pasado en el Vaticano, donde tuvieron una larga charla a puertas cerradas. Ninguna de las dos partes confirmó si se trató el tema del aborto

El Papa Francisco comparó abortar con contratar a un asesino a sueldo, pero también defendió el derecho de los políticos a defender el aborto. “Nunca le he negado la Eucaristía a nadie“, sentenció.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Un solo día después de que Elon Musk dijera que votará por Trump, lo denunciaron por “acoso sexual”

Publicado

en

Elon Musk llama a las acusaciones de conducta sexual inapropiada “totalmente falsas” y “motivadas políticamente”. Prometió crear un nuevo equipo de abogados para denunciar casos de difamación.

El magnate Elon Musk fue denunciado este jueves por “acoso sexual“, en un caso insólito donde una azafata dice que la manoseó y luego la obligó a verle sus genitales en un avión privado de una de sus empresas, SpaceX, en 2016.

Esas acusaciones descabelladas son completamente falsas“, publicó Elon Musk en Twitter luego de que se haga pública la denuncia. “Si estuviera inclinado a involucrarme en acoso sexual, es poco probable que esta sea la primera vez en toda mi carrera de 30 años que sale a la luz”, aseguró, y agregó: “Esto es un ataque contra mí persona motivado políticamente”.

La mujer, que decidió mantener el anonimato, fue supuestamente entrevistada por el medio Business Insider, donde acusó a Musk de “exponerle su pene erecto, frotarle la pierna sin consentimiento y ofreciéndole comprarle un caballo a cambio de un masaje erótico“.

La única evidencia mostrada por Business Insider es el pago de 250.000 dólares por mala conducta para resolver el reclamo y que no llegue a la justicia. El pago, sin embargo, no fue realizado por Elon Musk si no que por el equipo de abogados de SpaceX.

Según Elon, la mujer inventó todo porque sabía que podría sacarle dinero a los abogados de SpaceX, cuya “única misión en la compañía es no llegar a juicio en ningún caso”.

Business Insider dice que la mujer era miembro de la tripulación de cabina por contrato para la flota de aviones corporativos de SpaceX, y que solo presentó una testigo, otra azafata, que según el mismo reporte, no vio la situación (el reporte aclara que estaban solos cuando ocurrió el hecho).

El empresario nacido en Sudáfrica, que tiene ciudadanía estadounidense, canadiense y sudafricana, dijo tan solo el día antes que esta denuncia se haga pública, que este año cambiaría su histórico apoyo del Partido Demócrata a los Republicanos.

“Comenzaron a generar ataques de todo tipo tan pronto como se anunció mí compra de Twitter. En mi carrera de 30 años, incluida toda la era MeToo, no hubo nada que informar, pero, tan pronto como digo que tengo la intención de restaurar la libertad de expresión en Twitter y votar por los republicanos, de repente aparecen las denuncias“, tuiteó.

Como era de esperarse, Twitter empezó a censurar las cuentas que salieron a apoyarlo a Elon Musk. La empresa todavía no pasó al control de Musk, quien está a la espera de que Twitter pueda demostrar fehacientemente ante la justicia que solo el 5% de sus usuarios son bots.

El tweet de Tara Bull, analista de Fox Business, fue completamente censurado luego de que escribiera: “¿Dónde estaban todas estas denuncias antes de que Elon Musk decidiera plantarse contra el establishment?“. El tweet tomó relevancia porque fue respondido por el propio Musk, quien negró todas las acusaciones.

Luego de que se haga pública la denuncia, Elon Musk anunció que va a crear un “nuevo equipo de abogados” para su otra empresa, Tesla, que se encargará específicamente de “iniciar y ejecutar denuncias” a quienes lo difamen, y que no arreglen nunca un caso para no llegar a la justicia.

Me comprometo a nunca buscar la victoria en un caso justo contra nosotros, incluso si ganaríamos, y a nunca pagar para resolver un caso injusto contra nosotros, incluso si perderíamos“, puso en Twitter acompañando una publicación donde pide a “abogados de excepcional habilidad” que le manden su CV con “3 o 5 punteos describiendo excepcional habilidad”.

Seguir Leyendo

Tendencias