Seguinos en redes

Estados Unidos

El agente del FBI acusado de encubrir los crímenes de Hunter Biden fue expulsado de la agencia tras una investigación del Senado

Publicado

en

El senador republicano Chuck Grassley presentó un informe que identifica a un agente del FBI como el responsable de cajonear la investigación de Hunter Biden y suprimir la información antes de las elecciones del 2020.

Un agente de alto rango del FBI renunció a su cargo la semana pasada luego de que políticos republicanos que integran el Comité Judicial del Congreso presentaran pruebas donde se lo acusa de haber sido el encargado de ocultar información sobre los crímenes del hijo mayor de Joe Biden, Hunter Biden.

Se trata del ex agente Timothy Thibault, un veterano de 25 años en la agencia que se desempeñaba en las oficinas de Washington, quien fue visto abandonando el edificio con sus pertenencias el último viernes.

La pasada semana, el senador Chuck Grassley y el diputado Jim Jordan presentaron informes que lo señalaban a Thibault como el hombre que estuvo detrás de encubrir los hechos de corrupción internacional, especialmente en Ucrania, en los que estaba involucrado Hunter Biden.

El informe desarrollado por el Senado contiene testimonios de informantes anónimos que trabajan para el FBI y que atestiguaron un esfuerzo generalizado dentro de la agencia previo a las elecciones presidenciales de 2020 para intentar enterrar cualquier información o inteligencia que llegara sobre los crímenes del hijo del actual mandatario, clasificándola como “desinformación rusa”.

Según los testigos que cita Grassley, el FBI tenía conocimiento de la computadora abandonada donde Hunter Biden almacenaba toda su actividad criminal y se inició una investigación en su contra en agosto de 2020, algo que no se hizo público hasta después de las elecciones.

Pero en octubre de ese mismo año, un mes antes de la elección presidencial, dicha pesquisa fue cerrada por orden de Thibault y por el actual jefe del FBI, Christopher Wray, un confeso anti-trumpista que llegó al cargo por pedido del senador Mitch McConnell tras la salida del obamista James Comey.

Thibualt también había sido designado como responsable del equipo del FBI que estaba encargado de investigar el fraude electoral, y como era de esperar, su división no encontró ninguna irregularidad.

En ese mismo mes, el diario New York Post fue el primer medio que comenzó a reportar sobre este tema, incluyendo los correos electrónicos que probaban los negocios ilícitos que ejecutaba Hunter con la anuencia de su padre. Por hacer periodismo, como parte de un esfuerzo coordinado para blindar mediáticamente al clan Biden, las redes sociales del tabloide neoyorquino fueron eliminadas y la historia censurada de los buscadores.

Recientemente, el creador y CEO de Meta, Mark Zuckerberg, reconoció en el popular podcast de Joe Rogan que Facebook censuró la noticia de la computadora de Hunter Biden luego de que el FBI les comunicara que la misma era “desinformación rusa” y que debían disminuir su divulgación.

Tan solo días después de este escándalo, el diario conservador National File publicó extractos del diario íntimo de Ashley, la otra hija de Joe Biden, donde narraba una vida similar a la de su hermano y acusaba a su padre de haberla abusado sexualmente. El FBI arrestó a las personas que divulgaron el contenido del diario, confirmando que el material es verídico.

Aunque Thibault fue forzosamente obligado a renunciar, preguntas sobre el rol que cumplía el FBI aún persisten. El ahora ex-agente no ocultaba su desprecio por Trump en las redes sociales y el informe de Grassley lo acusa de ser quien, por orden de sus superiores, se encargaba de identificar a los agentes que apoyaban a Trump o no se encontraban vacunados para ser expulsados.

Esto no representa ninguna novedad, ya que varios periodistas vienen reportando la purga ideológica que hace años tiene lugar en el FBI. La agencia policial había sido una de los últimos bastiones republicanos en el gobierno federal a lo largo de los años y a pesar que cambiaran los presidentes.

Sin embargo, desde la llegada de Obama y Biden a la Casa Blanca en 2008, los demócratas iniciaron una purga de agentes adeptos al Partido Republicano de la mano de Robert Muller, un republicano que fue cooptado por los demócratas. En 2013, con la llegada de James Comey al FBI, la purga pisó el acelerador y fuentes consultadas aseguran que se inició una verdadera caza de brujas de agentes republicanos.

Si bien esta purga fue frenada durante el mandato de Trump, el ex presidente no pudo expulsar a Comey de la dirigencia de la agencia por presión del Congreso, y cuando lo pudo reemplazar, los republicanos anti-Trump negociaron la designación de Christopher Wray, quien se comportó durante el gobierno trumpista, pero desde la llegada de Biden reanudó la persecución política de los republicanos.

Estados Unidos

El primer transgénero en el ejército de Estados Unidos fue acusado de brindar información médica confidencial a Rusia

Publicado

en

Jamie Lee Henry, un médico transgénero de 39 años que trabajaba como médico en la base militar de Ford Bragg fue imputado este jueves en Baltimore junto con su pareja.

El primer oficial del ejército de los Estados Unidos que se declaró abiertamente como transgénero y su esposa fueron imputados por armar un plan para brindar información médica confidencial sobre miembros del ejército estadounidense al gobierno ruso.

El transgénero Jamie Lee Henry y su esposa, la anestesista Anna Gabrielian, fueron imputados por un jurado popular de Baltimore este jueves, acusados de divulgar ilícitamente información confidencial de los soldados del ejército para ayudar a Rusia en la guerra que está librando contra Ucrania.

Según los fiscales de la causa, la pareja se reunió el mes pasado con un agente encubierto del FBI que se hizo pasar por un diplomático ruso y le ofrecieron información médica de los soldados que se encuentran viviendo en Fort Bragg, el hogar de la unidad de élite del ejército conocida como Delta.

La pareja transexual acordó reunirse con el agente encubierto en una habitación de hotel el pasado 17 de agosto, donde le confesaron su admiración por Rusia y su intención de unirse al bando ruso para combatir en la guerra en los próximos meses tras ser rechazados en una primera instancia. 

Gracias a las políticas de género impulsadas por Biden, Henry inexplicablemente tenía acceso a información confidencial sobre los soldados ya que se desempeñaba como médico en la base militar de Ford Bragg.

Según se lee en el expediente, en una segunda reunión, el militar transgénero le proporcionó al agente información sobre cinco pacientes que estaban siendo tratados en las instalaciones militares, mientras que su esposa reveló información médica de un veterano para que Rusia la explote a su favor.

En total, la pareja brindó en la reunión el historial médico de un total de 5 personas, entre los que se encuentran un empleado del Departamento de Defensa, un veterano retirado del Ejército, el cónyuge de un veterano del Ejército y el cónyuge de dos veteranos ya fallecidos.

En 2015, Henry se convirtió en el primer oficial del ejército en servicio activo en declararse como transgénero y el primero en cambiar legalmente su nombre, siendo rápidamente martirizado por la izquierda demócrata como un pionero del movimiento.

El caso de Henry sirvió para que la administración de Obama promueva políticas que permitían incorporar a personas transexuales a las filas del Ejército, que luego fueron discontinuadas por el gobierno de Trump. Al asumir Biden, uno de los primeros decretos que firmó fue el volver a aceptar a estas personas y a incluso ofrecerles acceso a tratamientos médicos para que realicen la transición de género. 

Ahora, por divulgar información de salud confidencial de los soldados, la pareja recientemente imputada se expone a un máximo de 10 años de prisión si son declarados culpables, más otros 5 años en prisión accesorios por la gravedad de los cargos que se les acusa.

Irónicamente, pese a que se autopercibe como mujer y que fue tratado como pionero del movimiento transgénero, en el expediente de la causa Henry es tratado por los fiscales como un hombre y su conducta es descrita utilizando los pronombres masculinos.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Condenan por fraude electoral a un exdiputado demócrata: Se declaró culpable de cometer fraude en múltiples elecciones en los últimos 30 años

Publicado

en

Michael Ozzie Myers, un exdiputado que se desempeñaba como puntero demócrata, se declaró culpable de manejar un esquema de fraude electoral destinado a ayudar a sus candidatos. Irá a la cárcel.

Un exdiputado demócrata que actuaba como puntero en el estado de Pensilvania, más precisamente en el área de Filadelfia, se declaró culpable esta semana de cometer fraude electoral en favor del Partido Demócrata por los últimos 30 años y fue sentenciado a 2 años y medio de prisión por este delito.

De acuerdo al comunicado del FBI, Michael “Ozzie” Myers, de 79 años, se declaró culpable de conspirar para votar ilegalmente en una elección federal, falsificación de registros de votación, soborno, obstrucción de la justicia y de orquestar un esquema de fraude electoral para favorecer a candidatos de su partido en el estado de Pensilvania durante múltiples elecciones en las últimas tres décadas.

El expediente de la causa detalla que Myers sobornó al entonces juez electoral de Filadelfia, Domenick J. Demuro, para que arregle las votaciones favoreciendo a sus candidatos. Myers también confesó una conspiración para cometer fraude electoral con la ex juez electoral Marie Beren, quien ya se había declarado culpable en octubre de 2021 en la misma causa.

Aprovechándose de su estatus de magistrado, los jueces entraban a revisar el lugar de votación mientras se encontraba desocupado y se dedicaban a ingresar a las máquinas que cuentan los votos para así modificar los números en favor de los candidatos demócratas de Myers, en otra muestra de lo fácil que es arreglar las elecciones en los Estados Unidos, algo que viene denunciando Donald Trump hace años. 

Los favorecidos por este esquema eran candidatos patrocinados por el Partido Demócrata que se presentaban para cargos judiciales electos cuyos equipos de campañas habían contratado a Myers para que oficie como puntero y recolector de boletas electorales. Otros candidatos del Partido Demócrata que se presentaban a diversos cargos electivos federales, estatales y locales también fueron beneficiados bajo este esquema. 

El ahora condenado puntero político solicitaba pagos a sus clientes en forma de dinero en efectivo o cheques en concepto de “honorarios de consultoría” y luego utilizaba parte de estos fondos para pagar a los funcionarios electorales que se encargaban de manipular los resultados de las elecciones.

El prontuario de Myers es extenso y data de décadas atras. Ya en 1980, cuando era miembro de la Cámara de Representantes y era considerado como un referente demócrata en Pensilvania, fue uno de los funcionarios condenados en la operación Abscam del FBI, centrada en investigar la corrupción pública que ocurría en el Congreso.

El entonces diputado fue sentenciado a tres años de prisión y una multa pecuniaria por aceptar un soborno de 50.000 dólares, además de ser inhabilitado de por vida para volver a ejercer un cargo público. En ese momento, los diputados federales votaron para expulsarlo inmediatamente del Congreso Nacional, poniendo fin a su carrera política ese mismo año.

La causa fue investigada por el FBI, con la ayuda de la Policía Estatal de Pensilvania y fiscales federales nominados por el gobierno de Biden, que trabajaron para reducir su condena. Si bien Myers fue condenado por delitos que beneficiaban a funcionarios locales en años anteriores, curiosamente su participación en las elecciones presidenciales del 2020 como puntero demócrata para ayudar a Biden no fue investigada por el FBI.

Mientras se critica al expresidente Trump por denunciar este mismo tipo de fraude en las elecciones, la Casa Blanca de Biden admite tácitamente con esta condena que el fraude electoral está más vigente que nunca en el país, y que uno de los principales punteros políticos de su partido se encargó de perpetrarlo por décadas.


Seguir Leyendo

Economía

La economía de Estados Unidos cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año y se profundiza la recesión

Publicado

en

La más reciente revisión para la evolución del PBI de la economía más importante del mundo sugiere una segunda caída consecutiva en el segundo trimestre del año. La actividad mensual repuntó desde mayo, pero sigue por detrás del nivel que tenía en octubre de 2021. 

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos confirmó que la economía cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año, después de ajustar la revisión con respecto al 0,9% previsto anteriormente. 

El pequeño cambio en la revisión se produjo a partir de la persistencia en el gasto real del consumo privado, y a la mayor demanda final por bienes y servicios producidos dentro de Estados Unidos (excluyendo importaciones). 

En contraposición, la actividad económica se ve negativamente afectada por la caída de las exportaciones en términos reales y la desaceleración de la acumulación de stock de inventarios, que se traduce en última instancia en un menor nivel de inversión

Tras haber registrado una caída de la actividad económica por dos trimestres consecutivos, se entra así en el terreno de una recesión formal, ya que en los primeros 3 meses de 2022 se observó una reversión del 1,6%. La recesión es impulsada actualmente por la caída en la oferta agregada de la economía, y no por la demanda como ocurre habitualmente. 

Si bien los principales indicadores mensuales de alta frecuencia no evidencian caídas pronunciadas, se observó una fuerte desaceleración en el gasto real de los consumidores y una caída del ingreso disponible neto de impuestos y transferencias

La ligera expansión del consumo sólo pudo ser sostenida a partir de un mayor nivel de endeudamiento privado, compensando así la caída en el poder adquisitivo de los ingresos. El salario real en Estados Unidos acumuló una contracción del 4% desde que Joe Biden se hizo cargo de la presidencia

La actividad económica registró un leve repunte del 0,64% entre abril y julio, según las series estadísticas de la firma IHS Markit. Sin embargo, la economía estadounidense acumula una caída del 0,25% desde octubre del año pasado, por lo que lleva 9 meses sin registrar crecimiento genuino

Cabe destacar que la tasa de política monetaria sobre los bonos emitidos por la FED a corto plazo promedió sólo el 0,45% nominal anual entre enero y junio de 2022, y finalizó este último mes en el 1,21%. 

Para septiembre la tasa de la FED superó el 3% anual, y se estima que seguirá subiendo hasta fin de año. A diferencia de lo que ocurrió en el primer semestre, esta vez el endurecimiento de la política monetaria tendrá un fuerte impacto negativo sobre el nivel de actividad. 

PBI mensual de Estados Unidos entre 2017 y 2022.

Seguir Leyendo

Tendencias