Seguinos en redes

Estados Unidos

El nuevo secretario de Biden para combatir la viruela del mono: Un médico gay que se viste como drag queen y rinde culto al satanismo

Publicado

en

Demetre Daskalakis, un militante de la Iglesia Satanica, fue designado como el nuevo encargado de la estrategia de la Casa Blanca para frenar el virus conocido como la viruela del mono.

Para afrontar el crecimiento de casos de la viruela del mono a lo largo del país, el gobierno de Joe Biden designó al doctor Demetre Daskalakis, actual encargado de la política contra el VIH de la Casa Blanca, como coordinador adjunto de la respuesta nacional a la viruela del mono.

Este miércoles, Daskalakis hizo su primera aparición pública dando una conferencia de prensa en la Casa Blanca, donde anuncio una nueva tanda de vacunas destinadas a frenar la epidemia del virus. Sin embargo, lo que trascendió en las últimas horas luego de su designación fue su adoración por el satanismo y la extravagante vida que lleva. 

El periodista Benny Johnson difundió imágenes tomadas de la red social Instagram donde se lo puede ver al nuevo funcionario de Biden orgullosamente vistiendo una prenda con un pentagrama, considerado como el símbolo oficial de la Iglesia de Satanás, de la cual Daskalakis es parte. 

El pentagrama de Baphomet es el símbolo oficial, con derechos de autor, de la llamada Iglesia de Satán, una corriente religiosa originada en los ’60 en los Estados Unidos que venera el satanismo y sostiene que el cristiano es una “plaga para la humanidad”.

A Daskalakis se lo puede ver en varias fotos de sus redes sociales usando este pentagrama que además tiene tatuado en su pecho, así como también en varias entrevistas para medios de televisión e incluso en su foto oficial como funcionario de la Casa Blanca.

Otras investigaciones más exhaustivas de la carrera del perverso funcionario de Biden hacen su designación aún más inaudita. Daskalakis se define a sí mismo en sus perfiles profesionales como "un médico gay progresista y radical" que trabaja en Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York.

El medio demócrata NBC News informó en 2018 que Daskalakis ayudó a combatir un brote de meningitis promocionando vacunas y apareciendo en hospitales "ocasionalmente vestido como una enfermera para dar la inyección." Por su parte, otro medio demócrata lo calificó años atrás como el "guerrero de la salud gay" de la ciudad de Nueva York por haberse convertido en "una cara conocida en los clubes gays" para promover la concienciación sobre el VIH y el sida.

En 2016, en una nota brindada al NY Post, Daskalakis explicó que empezó a llamarse como “el guerrero queer de la salud” para ser más inclusivo con la comunidad transgénero, además de dar detalles sobre uno de sus proyectos personales: un gimnasio donde se le rinde culto al satanismo.

Joe Biden puede decir que ha cumplido una de sus promesas de campaña: nadie puede negar que su administración no es lo suficientemente “inclusiva”. La vocera de Biden explicó que es importante que un "miembro de la comunidad LGBT" sea la cara visible de la lucha contra el VIH, un virus cuyo principal vector de transmisión son las relaciones sexuales entre hombres.

Pero resulta extraño que, siguiendo esta misma línea, Daskalakis haya sido designado al frente de la lucha contra la viruela del mono, ya que a pesar de tener el mismo vector de transmisión que el VIH, los funcionarios demócratas repiten una y otra vez que "está mal hablar de esta viruela como una enfermedad exclusiva de la comunidad LGBT".

Daskalakis es solamente una figura más del circo de activistas de izquierda con el que Biden llenó los pasillos de la Casa Blanca. Además de cientos de internos, pasantes y funcionarios de segunda línea que incorporó que son activistas "woke", también ha designado a dos transgéneros para liderar la cartera de salud y de energía nuclear, junto con el mencionado Daskalakis a cargo de la prevención del Sida y la Viruela del mono.

Estados Unidos

Biden vs Trump: A cinco días del primer debate presidencial, que promete dar inicio a una durísima campaña en Estados Unidos

Publicado

en

Crecen las expectativas por el debate entre los dos líderes que marcaron una generación. El actual presidente lo atacará por su reciente condena, mientras que el candidato republicano se prepara para matar.

En tan solo cinco días, el próximo 27 de junio, el presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump se encontrarán cara a cara en Atlanta (Georgia) para protagonizar el primer debate presidencial de este ciclo rumbo a los comicios del 5 de noviembre.

No hay antecedente en la historia de debates en los Estados Unidos, desde Kennedy-Nixon a Bush-Clinton, que pueda equiparar la tensión política y la expectativa que genera este cruce: se trata de la primera vez que debaten el actual Presidente de los Estados y su inmediato antecesor.

Además, Trump va a debatir a terreno enemigo. Se hará en los estudios de la CNN, el medio más demócrata del país, y moderarán dos de los periodistas más oficialistas de la prensa, Dana Bash y Jake Tapper. Además, los moderadores podrán apagar los micrófonos cuando quieran. Definitivamente, Trump va a enfrentar un panorama muy adverso.

Pero nada le importa a Trump, quien tiene los ojos en "destruir" a Biden en los debates. En 2020 no estuvo agresivo, la imagen de "abuelito perdido" de Biden llevó a que que el entonces mandatario evitara lanzar duros ataques como los que le tiró a Hillary Clinton en 2016.

Esta vez, con la imagen de Biden por el piso, luego de cortar cualquier tipo de posibilidad de recuperación económica pos-pandemia, con sucesivos furcios propios de la edad, la guerra en Ucraniala crisis en Medio Oriente, la masiva ola de inmigración ilegal que llega de Méxicola ofensiva global de China, Trump se siente más cómodo para salir al ataque.

Biden, por su parte, tratará de repetir el cansado discurso sobre que el regreso de Trump a la Casa Blanca podría llevar a una crisis de la democracia, como si no fuera él quien tiene actualmente 400 presos políticos, simples manifestantes que arrestó por protestar en contra de su asunción en enero del 2020.

En este marco discursivo, Biden también aprovechará su tiempo para enviar mensajes directos al electorado afroamericano y a los votantes hispanos, cuyos votos las encuestas indican que está perdiendo masivamente. 

En los comicios de 2020, Trump había obtenido el 12% de los votos afroamericanos y el 32% de los latinos, un récord histórico para un candidato republicano. Sin embargo, ahora las encuestas indican que el voto negro creció hasta el 20 por ciento a favor de los republicanos y el latino en torno al 50%.

Si esta tendencia se confirmara, Biden achicaría sus márgenes electorales en Pensilvania, Michigan y Wisconsin, los tres estados claves de los cuales si pierde uno solo, no tendría manera de compensar la ventaja que exhibe Trump en los distritos rurales.

Por último, será central en el debate el hecho de que Trump viene de ser condenado por un Tribunal de Nueva York por un caso de persecución política impulsado por el fiscal Alvin Bragg, ejecutor del régimen demócrata, que mantuvo al republicano atrapado en la ciudad neoyorquina por casi un mes mientras se desarrollaba el juicio.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Por fin un poco de cordura: El TAS falló en contra del nadador trans Lia Thomas y no podrá competir en los Juegos Olímpicos

Publicado

en

El atleta estadounidense de 25 años había presentado en enero un recurso en busca de anular la prohibición de la World Aquatics, la federación internacional de la natación, que prohibió a hombres competir en ligas femeninas.

En un revés muy esperado en la comunidad de atletas, el nadador transgénero Lia Thomas no podrá participar en la categoría femenina de los Juegos Olímpicos de París 2024, gracias a una fallo del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Esta decisión marca un nuevo capítulo en la controvertida saga que ha envuelto al nadador estadounidense de 25 años desde que World Aquatics, la federación internacional de natación, restringió la participación de atletas transgénero en eventos femeninos de alto nivel.

En enero de este año, Thomas presentó un recurso ante el TAS con el objetivo de anular la prohibición impuesta por World Aquatics. El atleta argumentó que las restricciones son "inválidas e ilegales", además de "discriminatorias", y que "violan la carta olímpica", y las "normas internacionales de derechos humanos y protección contra la discriminación hacia las mujeres", a pesar de que él no es una mujer.

Sin embargo, el tribunal con sede en Suiza desestimó la apelación de Thomas. En su fallo emitido el 10 de junio, el panel de arbitraje citó la falta de legitimación, señalando que el atleta no tenía fundamentos para demandar la política transgénero de World Aquatics debido a que ya no era miembro de USA Swimming y no estaba registrado para participar en ninguna competición internacional de la entidad, dado que fue desvinculado por no ser mujer.

World Aquatics dio la bienvenida a la decisión del TAS mediante un comunicado: "World Aquatics está dedicada a fomentar un entorno que promueva la equidad, el respeto y las oportunidades iguales para atletas de todos los géneros, y reafirmamos este compromiso", expresó el organismo que tomó la decisión luego de una carta con más de 200 firmantes, principalmente nadadoras mujeres que se sentían en desventaja competitiva contra un hombre biológico.

"Nuestras políticas y prácticas se evalúan continuamente para garantizar que se alineen con estos valores fundamentales, lo que llevó a la introducción de nuestra categoría abierta", completaron.

Riley Gaines, exnadadora universitaria quien compitió contra Thomas, firmó la carta y ha sido una crítica vocal de las personas transgénero que compiten en deportes femeninos, acudió a la plataforma X para elogiar el fallo del panel de arbitraje.

"¡Grandes noticias! Lia Thomas no podrá competir en la categoría femenina en los Olímpicos ni en ninguna otra competición de élite. Acaba de perder su batalla legal en el fallo del Tribunal de Arbitraje Deportivo. Esta es una victoria para las mujeres y niñas en todas partes", escribió Gaines.

Por su parte, Hudson Taylor, fundador y director ejecutivo de Athlete Ally, una organización que aboga por el "acceso igualitario" a los deportes, que en el fondo se dedica a representar a atletas transgénero para que puedan competir en ligas femeninas, calificó la decisión del TAS como "un día triste" para el deporte.

El ascenso de Lia Thomas a la fama se produjo en marzo de 2022, cuando conquistó el título universitario de las 500 yardas (457 metros) bajo la Asociación Nacional de Atletas Colegiados (NCAA). Posteriormente, World Aquatics, entonces conocida como FINA, votó a favor de limitar la participación de nadadores transgénero en competiciones femeninas de élite, debido a la masiva ventaja física que tienen los hombres por sobre las mujeres en competencias de este estilo.

La nueva política establece que cualquier persona que haya pasado parte de la pubertad masculina no puede competir en la categoría femenina de élite. Sumado a esto, una serie de estados y localidades de los Estados Unidos han adoptado leyes que prohíben a los atletas transgénero participar en deportes escolares, principalmente en los niveles K-12.

Según Gallup, una abrumadora mayoría de los estadounidenses (69%) opina que los atletas solo deberían poder competir en equipos deportivos que se ajusten a su sexo biológico y no a su "identidad de género" que eligen arbitrariamente.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

El G7 acordó un nuevo paquete de ayuda económica y militar por 50.000 millones de dólares para Ucrania

Publicado

en

Esto sigue a 61 mil millones de dólares en ayuda militar que enviará por su parte los Estados Unidos luego de que se apruebe el paquete en Washington.

En la cumbre del G7, en la ciudad italiana de Fasano, los siete jefes de Estado más importantes de Occidente acordaron una nueva financiación militar para el gobierno de Ucrania. La moción fue impulsada por el presidente estadounidense Joe Biden, quien propuso enviar unos 50.000 millones de dólares.

La ayuda será entregada por los recursos propios del G7 (principalmente de Estados Unidos y la Unión Europea) y el Banco Central Europeo, los cuales recibirán activos rusos confiscados tras la invasión de Ucrania, en concepto de pago de intereses.

En total, se han congelado activos por valor de alrededor de 325 mil millones de dólares desde 2022, generando alrededor de 3 mil millones de dólares al año en intereses. Según el nuevo plan, ese dinero se utilizará para pagar los intereses anuales del préstamo de 50 mil millones de dólares al gobierno ucraniano.

Al vincular la financiación de Ucrania a los activos rusos congelados, el G7 ha señalado que se aplican límites de gasto nominal a este paquete de ayuda en particular, en contraposición a un cheque en blanco de asistencia militar como ocurrió el año pasado.

Este cambio en la manera de entregar ayuda a Volodimir Zelenski, limitada a un tope de gastos anuales, indica una fuerte victoria en los intereses de Donald Trump, quien viene pidiendo este tipo de clausulas en las ayudas que se entregan desde que comenzó el conflicto.

Acuerdo militar entre Ucrania y los Estados Unidos

A pesar de ceder ante las presiones de Trump, quien lidera en todas las encuestas y los demás líderes del mundo ya lo consideran un fuerte actor político incluso siendo opositor en Washington, Biden logró firmar un acuerdo de seguridad bilateral con Zelenski por los próximos 10 años.

La Casa Blanca describe el acuerdo como uno diseñado para construir y mantener las capacidades defensivas de Ucrania, actuar como elemento disuasivo, fortalecer sus industrias de defensa y, con cierta "desviación de la misión" de los objetivos formales de seguridad, impulsar la recuperación económica y la seguridad energética.

Este acuerdo es considerado por muchos una "pendiente resbaladiza" hacia una mayor escalada, ya que ahora pone a Rusia en una guerra con un país que tiene un acuerdo militar con los Estados Unidos, algo que no pasó ni siquiera durante la Guerra Fría.

El pacto entre Estados Unidos y Ucrania pone en letras una medición de la agresión rusa, con la promesa de consultas (énfasis agregado) “en los niveles más altos para determinar las medidas apropiadas y necesarias para apoyar a Ucrania e imponer costos a Rusia.

Seguir Leyendo

Tendencias