Seguinos en redes

Estados Unidos

El nuevo secretario de Biden para combatir la viruela del mono: Un médico gay que se viste como drag queen y rinde culto al satanismo

Publicado

en

Demetre Daskalakis, un militante de la Iglesia Satanica, fue designado como el nuevo encargado de la estrategia de la Casa Blanca para frenar el virus conocido como la viruela del mono.

Para afrontar el crecimiento de casos de la viruela del mono a lo largo del país, el gobierno de Joe Biden designó al doctor Demetre Daskalakis, actual encargado de la política contra el VIH de la Casa Blanca, como coordinador adjunto de la respuesta nacional a la viruela del mono.

Este miércoles, Daskalakis hizo su primera aparición pública dando una conferencia de prensa en la Casa Blanca, donde anuncio una nueva tanda de vacunas destinadas a frenar la epidemia del virus. Sin embargo, lo que trascendió en las últimas horas luego de su designación fue su adoración por el satanismo y la extravagante vida que lleva. 

El periodista Benny Johnson difundió imágenes tomadas de la red social Instagram donde se lo puede ver al nuevo funcionario de Biden orgullosamente vistiendo una prenda con un pentagrama, considerado como el símbolo oficial de la Iglesia de Satanás, de la cual Daskalakis es parte. 

El pentagrama de Baphomet es el símbolo oficial, con derechos de autor, de la llamada Iglesia de Satán, una corriente religiosa originada en los ’60 en los Estados Unidos que venera el satanismo y sostiene que el cristiano es una “plaga para la humanidad”.

A Daskalakis se lo puede ver en varias fotos de sus redes sociales usando este pentagrama que además tiene tatuado en su pecho, así como también en varias entrevistas para medios de televisión e incluso en su foto oficial como funcionario de la Casa Blanca.

Otras investigaciones más exhaustivas de la carrera del perverso funcionario de Biden hacen su designación aún más inaudita. Daskalakis se define a sí mismo en sus perfiles profesionales como “un médico gay progresista y radical” que trabaja en Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York.

El medio demócrata NBC News informó en 2018 que Daskalakis ayudó a combatir un brote de meningitis promocionando vacunas y apareciendo en hospitales “ocasionalmente vestido como una enfermera para dar la inyección.” Por su parte, otro medio demócrata lo calificó años atrás como el “guerrero de la salud gay” de la ciudad de Nueva York por haberse convertido en “una cara conocida en los clubes gays” para promover la concienciación sobre el VIH y el sida.

En 2016, en una nota brindada al NY Post, Daskalakis explicó que empezó a llamarse como “el guerrero queer de la salud” para ser más inclusivo con la comunidad transgénero, además de dar detalles sobre uno de sus proyectos personales: un gimnasio donde se le rinde culto al satanismo.

Joe Biden puede decir que ha cumplido una de sus promesas de campaña: nadie puede negar que su administración no es lo suficientemente “inclusiva”. La vocera de Biden explicó que es importante que un “miembro de la comunidad LGBT” sea la cara visible de la lucha contra el VIH, un virus cuyo principal vector de transmisión son las relaciones sexuales entre hombres.

Pero resulta extraño que, siguiendo esta misma línea, Daskalakis haya sido designado al frente de la lucha contra la viruela del mono, ya que a pesar de tener el mismo vector de transmisión que el VIH, los funcionarios demócratas repiten una y otra vez que “está mal hablar de esta viruela como una enfermedad exclusiva de la comunidad LGBT“.

Daskalakis es solamente una figura más del circo de activistas de izquierda con el que Biden llenó los pasillos de la Casa Blanca. Además de cientos de internos, pasantes y funcionarios de segunda línea que incorporó que son activistas “woke”, también ha designado a dos transgéneros para liderar la cartera de salud y de energía nuclear, junto con el mencionado Daskalakis a cargo de la prevención del Sida y la Viruela del mono.

Estados Unidos

Trump se ofrece a mediar para conseguir la paz entre Rusia y Ucrania luego del ataque a los gasoductos Nord Stream

Publicado

en

En su red social, Trump llamó a la paz para terminar con la guerra y se ofreció a mediar para conseguirla, mientras la Casa Blanca de Biden continua apuntando a la escalada militar.

Tras las fugas causadas en los gasoductos Nord Stream 1 y 2 a comienzos de la semana, que podría llegar a ser considerado por el gobierno de Putin como un acto de guerra, el expresidente Donald Trump se ofreció para negociar un acuerdo de paz que pondría fin a la guerra entre Rusia y Ucrania.

En su cuenta de Truth Social, el exmandatario escribió que este hecho puede conducir a una “gran escalada” en la guerra que Rusia mantiene con Ucrania, además de posibles conflictos militares con Estados Unidos y Europa, por lo que le aconsejó a los líderes estadounidenses permanecer “frescos, tranquilos y secos” en este momento.

“Este es un grave hecho que no debería implicar una gran solución, al menos no todavía”, escribió Trump. “La catástrofe de la guerra NUNCA debería haber ocurrido, y definitivamente no habría ocurrido si yo fuera presidente. No empeore las cosas con la explosión. Sé estratégico, sé inteligente, logre un acuerdo de paz AHORA MISMO”, le pidió a Biden el republicano.

Trump finalizó su comunicado afirmando lo necesario que es llegar a este acuerdo de paz, a tal punto que “todo el mundo está en riesgo” si no se logra uno señalando que “ambos lados lo necesitan y lo quieren”, ofreciéndose el mismo para dirigir las negociaciones.

Según Trump, las fugas ocurrieron por un acto de sabotaje ejecutado por los Estados Unidos con sus socios europeos, una hipótesis que viene cobrando fuerza en las últimas horas, especialmente luego de que videos de Biden en conferencia de prensa anunciando el fin de los gasoductos de una u otra manera se viralizaran en las redes sociales.

Ya en febrero, cuando Rusia se aprestaba a invadir Ucrania, el actual mandatario había prometido que su gobierno “acabaría con Nord Stream 2” y, al ser consultado por una periodista sobre como seria esto posible ya que el proyecto se encontraba bajo la dirección de Alemania, Biden solo se limitó a prometerle que “serían capaces de hacerlo”.

Las declaraciones de Biden fueron compartidas por su ideóloga en política exterior, la neoconservadora Victoria Nuland, conocida durante el gobierno de Obama como una “amante de la guerra” y una funcionaria obsesionada con las intervenciones militares en otros países.

Conociendo los funcionarios con los que Biden se rodea y su obsesión con la guerra, Trump advirtió de lo cerca que la humanidad se encuentra de una Tercera Guerra Mundial donde “podrían pasar todas las cosas horribles que están ocurriendo en Ucrania.” 

“Creo que estamos en el momento más peligroso quizás en, en muchos, muchos años, tal vez nunca, debido al poder de la energía nuclear”, comentó ayer Trump en el podcast de John Catsimatidis.

Al ser consultado por la prensa sobre la propuesta de mediación de Trump para alcanzar la paz entre ambas partes, la Casa Blanca desestimó la iniciativa, afirmando de que “no estaban tomando en este momento solicitudes de mediación de terceras partes.”

Expertos suecos y daneses que visitaron el lugar descartaron que las fugas se hayan producido de manera accidental, concluyendo de que las mismas fueron el resultado de explosiones causadas por un acto deliberado.

A pedido de Rusia, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunirá el jueves de esta semana para discutir los daños causados a los gasoductos Nord Stream. Hasta el momento, el Kremlin no ha descartado una contestación militar por parte de Rusia.

Seguir Leyendo

Economía

La Reserva Federal confirma que un eventual “dólar digital” no será anónimo como las criptomonedas convencionales

Publicado

en

Powell descartó el anonimato de los usuarios de una inevitable moneda digital patrocinada por Estados Unidos. Se recopilaría información y sería de curso forzoso.

En un evento organizado por el Banco de Francia el pasado día martes, el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell precisó algunas determinaciones sobre cuáles podrían ser las características para una eventual moneda digital lanzada por Estados Unidos en un futuro. 

Powell sintetizó cuatro aspectos principales: capacidad de intermediación eficiente, protección a la privacidad de los usuarios, interoperabilidad y verificación de identidad. Esto último supone eventualmente anular el anonimato, una característica presente en la mayor parte de las criptomonedas en la actualidad. 

Los activos digitales actuales son virtualmente “anónimos” porque no se necesita ni se recopila información de los usuarios que participan de las transacciones. Se garantiza que la identidad de cada usuario está completamente protegida. Al mismo tiempo, puede decirse que estas monedas digitales carecen de “privacidad” ya que los registros de las transacciones son usualmente transparentes. 

La hipotética moneda digital oficial, imaginada por Powell, dispone de las características opuestas. La privacidad de las transacciones quedaría garantizada y esa información no podría ser divulgada al público, pero el Estado tendría la potestad de monitorear la información de identidad de los usuarios involucrados en las transacciones

Aunque la creación de una moneda digital estatal cuenta con la oposición de una gran parte del Partido Republicano dentro del Congreso, el presidente de la FED instó al lanzamiento de una nueva moneda digital del banco central (CBDC). 

La presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, participó como interlocutora junto a Powell y mostró preocupación por el avance de las criptomonedas en detrimento del poder del Estado para emitir dinero fiduciario como un “ancla monetaria” basada en expectativas. 

Lagarde defendió el lanzamiento de las monedas digitales, no por representar algún tipo de ventaja para los usuarios, sino principalmente para preservar el poder intervencionista del Estado sobre la economía monetaria. 

Según precisó, la creación de monedas digitales por parte de Estados podría significar un freno al retorno de la “banca libre”, un modelo financiero que había sido utilizado por última vez durante el siglo XIX y que es abiertamente opuesto a la vocación regulatoria de los bancos centrales. 

Seguir Leyendo

Economía

¿Estalla nueva burbuja inmobiliaria en Estados Unidos? El precio de las propiedades registra la mayor caída desde 2011

Publicado

en

El precio de las propiedades se derrumbó un 0,6% en el mes de julio, cuando los analistas esperaban un ligero incremento de hasta 0,2% contra el mes anterior. Es el peor registro mensual desde marzo de 2011.

La Agencia Federal de Financiamiento a la Vivienda confirmó que el precio general de las propiedades inmuebles registró una fuerte caída del 0,6% al término del mes de julio, mientras que los mercados financieros esperaban un repunte de al menos 0,2%, por lo que la diferencia terminó siendo de casi un punto.

Si bien en magnitud puede parecer poco, es la segunda vez desde el año 2012, cuando terminó la crisis hipotecaria, que se registra una caída en los precios de las viviendas, solo después de la que hubo en abril de 2020 en consecuencia del shock recesivo por la pandemia.

El número sorprende ya que es además la contracción mensual más importante desde marzo del 2011, y a diferencia de aquél entonces, se da un contexto altamente inflacionario.

Los precios de las propiedades inmuebles acumularon un aumento del 13,9% interanual en comparación al mismo mes del año 2021. Sin embargo, la variación interanual se mantiene en constante caída desde el pasado mes de febrero

Antes de la pandemia, los precios de la vivienda aumentaron a razón del 5% interanual en 2019. La fuerte expansión monetaria producida desde 2020 elevó la tasa de inflación de propiedades hasta casi el 20% interanual, y este proceso muestra indicios de agotamiento y corrección bajista. 

Del mismo modo en que ocurrió en 2008, la Reserva Federal se ve obligada a subir la tasa de interés de corto plazo, persiguiendo un objetivo de inflación estable a costa de los otros indicadores económicos. Al igual que en 2008, la suba repentina de las tasas explotan una burbuja que llevaba años inflándose.

Actualmente, la tasa de la FED aumenta al ritmo más drástico desde la década de 1980, y ya oscila entre el 3% y 3,25% para los bonos a corto plazo. El ajuste sobre la política monetaria suele ser un hecho característico para el fin de los ciclos expansivos en Estados Unidos, y el comienzo de fuertes recesiones

El alza de la tasa de política monetaria encarece el costo del financiamiento para el mercado hipotecario. La tasa hipotecaria promedio alcanzó el 6,02% en el mes de septiembre, y es el valor más alto registrado desde la crisis de 2008

El mayor de los activos financieros generan una presión alcista en la cantidad de hipotecas ofrecidas a tasa ajustable, la oferta de contratos a tasa fija con valores cada vez más altos, y en la práctica se espera una fuerte desaceleración de la demanda de vivienda en Estados Unidos

Seguir Leyendo

Tendencias