Conecte con nosotros

Estados Unidos

El nuevo Vicesecretario de Salud transgénero de Joe Biden puso pacientes de COVID en geriátricos y fue responsable de miles de muertos en Pensilvania

Joe Biden, quién asumió el pasado miércoles, designó al pediatra transgénero Rachel Levine como segundo al mando de la Secretaría de Salud, a pesar de su terrible historial como Ministro de Salud en Pensilvania.

Publicado

en

El nuevo Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció el pasado 20 de enero que nominó a Rachel Levine como su nuevo Vicesecretario de Salud. 

Levine, además de ser una persona transexual, es conocido por ser actualmente el Secretario de Salud del Estado de Pensilvania, nombrado por el gobernador ultra-demócrata Tom Wolf a mediados del 2019. 

Al enterarse de la noticia, los partidarios demócratas junto con sus medios de comunicación cómplices salieron a aplaudir la designación de Levine y remarcaron que es algo histórico que sea el primer transexual en ocupar tan alto cargo en la Casa Blanca

Sin embargo —independientemente de cómo Levine se autoperciba— la designación del actual Secretario de Salud de Pensilvania constituye una de las peores decisiones hasta ahora de Biden, debido al desastroso desempeño del funcionario de salud en su Estado.

Con la llegada del primer caso de coronavirus a Pennsylvania, Levine impuso una cuarentena excesivamente restrictiva, el uso del barbijo obligatorio y el cierre de total de la economía, destruyendo así la actividad productiva del Estado y llevando a miles de pensilvanos a la ruina.

Pero esto no es todo, ya que sus medidas no frenaron ahí, y en marzo del año pasado —ni bien comenzó la pandemia— ordenó colocar a los primeros pacientes de COVID-19 en geriátricos, “para no colapsar a los hospitales”. Esto llevó a una altísima tasa de mortalidad en Pensilvania debido al alto grado de contagios de adultos mayores en geriátricos.

Ad

Según Levine, los pacientes que se trasladaron a los geriátricos son los que ya habían superado el COVID y se encontraban “totalmente recuperados” esperando el alta médica. Sin embargo, como ya habían avisado países como Japón o Corea del Sur, las personas con coronavirus pueden contagiar hasta 14 días después de haber tenido la enfermedad.  

Esta política —también aplicada por el gobernador ultra-demócrata Andrew Cuomo en Nueva York— hizo que el virus comience a circular en estos lugares que albergan a pacientes de riesgo y provocara una espiral de muertes en todo el Estado. Como se descubrió después, casi la totalidad de estos pacientes ingresados todavía contagiaba, infectando a las enfermeras que luego atendían las necesidades de los ancianos en el mismo geriátrico, transmitiéndoles el virus que en personas de 70, 80 o 90 años resulta ser letal.

La política sanitaria de Levine fue catalogada de criminal por los legisladores republicanos en Pensilvania y en múltiples ocasiones pidieron su renuncia.
Tal fue el estrago que causó esta medida, que la madre de Levine de 95 años edad e internada en el geriátrico más caro del Estado, también se contagió de coronavirus.
Al enterarse del contagio, Levine retiró inmediatamente a su progenitora del establecimiento y la movió a una residencia privada con médicos privados. Sin embargo, siguió firme en su postura de que los geriátricos debían aceptar a los pacientes contagiados argumentando de que “el virus ya estaba circulando por esos lugares anteriormente” y en algunas ocasiones incluso bloqueó a las familias que querían sacar a los ancianos de los geriátricos para que “no se siga esparciendo el virus”. Esa misma hipocresía hoy estará en el Departamento de Salud nacional.

La senadora republicana por el Estado de Pennsylvania, Judy Ward —quien además es una enfermera profesional— expresó la pobre capacidad que Levine mostró en el manejo de la situación: ”Levine ha demostrado equilibrio durante las conferencias de prensa, pero las políticas tomadas dejan a los ciudadanos de Pennsylvania con muchas dudas acerca de sus habilidades y un desconcierto sobre si se podrían haber salvado muchas vidas”.  

El éxito demócrata: las políticas de Levine con los geriátricos fueron replicadas exactamente por Nueva Jersey, Nueva York, Massachusetts y Rhode Island, los 4 Estados con mayor tasa de mortalidad cada 100,000 habitantes. Fuente: Statista. 

Ad

Por otra parte, Levine ha sido a lo largo de estos años un gran promotor de la “medicina LGTB” y de los temas relacionados a sus coberturas médicas para operaciones de genitales y tratamientos de hormonas.

Las acciones de Levine hacia la medicina están enfocadas en el adoctrinamiento de los estudiantes en políticas de salud beneficiarias a la comunidad LGTB, así como también al facilitamiento de las cirugías de cambio de género y la promoción de cursos de género en hospitales y escuelas públicas. 
Además de militar diversas causas relacionadas con la identidad de género, Levine es un fiel defensor del aborto e impulsó una ley en su Estado que establece la interrupción del embarazo hasta la semana 24. 

Levine será la cara más visible de la agenda LGBT que Joe Biden impulsará desde el gobierno. Uno de los primeros decretos que firmó al pisar la Casa Blanca fue una orden que prohíbe a las entidades no contratar a alguien por su género.

Como destacaron varios analistas políticos, esto automáticamente eliminó las prohibiciones que tienen las ligas femeninas de que haya hombres que compitan en esas divisiones. De ahora en más, los hombres que sean trans podrán jugar en la liga femenina de fútbol, béisbol, básquet y demás.

 

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

CNN asegura que Trump está llevando a cabo un “gobierno paralelo en las sombras”

Publicado

en

Un extraño artículo de análisis de CNN expone una serie de medidas que el ex presidente está tomando para mantener una línea ejecutiva paralela a la Casa Blanca.

En una extraña nota de análisis, el periodista de CNN Chris Cillizza publicó un artículo “revelando” una “presidencia en las sombras” de Donald Trump.

“Un beneficio de no haber admitido nunca que perdiste una elección presidencial —aunque, por supuesto, la perdiste— es que puedes seguir actuando como el presidente, escribe Cillizza. “Eso es exactamente lo que Donald Trump está tratando de hacer en estos días, supervisando una especie de presidencia en las sombras para la base del Partido Republicano en la que el Covid-19 no es un problema tan grande, le robaron las elecciones de 2020 y él tenía razón sobre, bueno, todo lo demás”.

Trump se ha estado haciendo cargo de muchas cosas que Joe Biden, por su propia ideología de izquierda o por su galopante demencia senil, no ha querido o no ha podido hacer.

“El último ejemplo de la presidencia desde las sombras de Trump se produjo el miércoles, cuando The Washington Post informó que Trump había hablado con varios de los familiares de los soldados estadounidenses que fueron asesinados por un terrorista suicida  en Afganistán, explica CNN. Hasta la fecha Biden no ha hablado con ellos, e incluso les faltó el respeto cuando miró su reloj mientras estaba impacientemente esperando que terminara el funeral de los 13 soldados caídos.

Varias de estas familias se negaron a reunirse o hablar con Biden, pero sí aceptaron el llamado de Donald Trump. Mientras otras directamente confrontaron al presidente demócrata por su desastrosa retirada luego de que el republicano pusiera fin a la guerra en Afganistán después de 20 años de ocupación estadounidense.

Trump también se hizo cargo de hablar con los policías y bomberos de la Comisaría 17° de Manhattan, que pusieron su cuerpo para rescatar a los estadounidenses tras el ataque a las Torres Gemelas. Joe Biden solo asistió al evento en Ground Zero, en el que no pronunció palabra y se fue sin saludar a los veteranos del atentado.

Otro de los indicios de esta “presidencia en las sombras” es el rol activo que está teniendo Trump con los gobernadores republicanos, como Ron DeSantis en Florida o Greg Abbott en Texas. El ex mandatario está prácticamente trabajando con ellos en lo que en Estados Unidos se conoce como “policy making”, determinando cómo proteger la frontera, bajar los impuestos, conseguir financiación y rechazar las cuarentenas de Biden.

Además Trump está teniendo un rol importante en la selección de candidatos a diputados y senadores para las elecciones de medio término en 2022. Está eligiendo todos candidatos propios, trumpistas, que puedan desplazar en las internas a los candidatos del establishment republicano.

La oficina de Trump en Mar-a-Lago

“La regla general para los expresidentes es mantenerse al margen de los asuntos nacionales, sabiendo quizás mejor que nadie en el planeta que no están al tanto del espectro completo de un tema de la misma manera que el presidente en turno”, trata de justificar CNN sobre por qué Trump debería minimizar su rol político.

“Una pospresidencia es su propio tipo de cargo, con un mandato limitado solo por la muerte, y ocupado en un momento dado por unos pocos hombres, cada uno con sus propias ideas sobre cómo ejercer un tipo de poder más abstracto”, asegura el artículo, y lo compara con Bush: “George W. Bush regresó a Texas, se dedicó a la pintura y casi nunca ofreció comentarios —positivos o negativos— sobre Barack Obama”.

Sin embargo, la pospresidencia de Trump es una casi sin precedente histórico. El 95% de los votantes republicanos cree que la elección fue robada y sigue viendo a Trump como el líder del Partido Republicano, algo que nunca había pasado con un presidente de un solo término.

Además, es la primera vez que un presidente pierde la reelección con un índice de imagen positiva entorno al 50%. De hecho, es el primer mandatario en dejar la Casa Blanca con un nivel de aprobación así desde Ronald Reagan en 1988.

El hecho de que Trump dice continuamente que quiere volver a candidatearse en 2024, y que logró que su base entienda que hubo fraude electoral en 2020, convierten a la pospresidencia de Trump en una sin comparación en la historia del país. Algo que CNN interpreta como un “gobierno paralelo en las sombras”.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden obligará a los extranjeros a estar vacunados contra el coronavirus para poder ingresar al país

Publicado

en

Luego de decir durante cuatro años que Trump era racista por pedir documentación a los inmigrantes, Biden decretó que nadie puede entrar al país sin estar previamente vacunado.

A pesar de haber tenido un discurso tajante en contra de limitar la inmigración, habiendo acusado a Trump de racista y xenófobo por pedir documentación a los inmigrantes, ahora Joe Biden decretó que todos los extranjeros adultos deben estar vacunados contra el coronavirus si quieren ingresar al país, sea con VISA de trabajo o de turista.

Hasta el momento, las restricciones eran incluso más duras. Estados Unidos había prohibido a la mayoría de los ciudadanos no estadounidenses que en los últimos 14 días hayan estado en el Reino Unido, los 26 países Schengen de Europa sin controles fronterizos, además de Irlanda, China, India, Sudáfrica, Irán y Brasil, de ingresar al país, sea cual sea su situación vacunatoria.

Ahora los pasajeros totalmente vacunados podrán viajar una vez que se levante la prohibición dentro de unas semanas, y también se permitirá la entrada de personas que participen en ensayos clínicos de fórmulas aún no aprobadas en Estados Unidos, como la canadiense. No obstante, deberán presentar una prueba de PCR negativa hecha 72 horas previas al viaje, sin necesidad de realizar una cuarentena al llegar.

En síntesis, las vacunas aprobadas para el ingreso a Estados Unidos son Pfizer, Moderna, J&J, AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac. Vacunas como la Sputnik rusa y la Abdala cubana no permitirán el ingreso al país.

Por su parte, los ciudadanos estadounidenses que viajen al exterior también deberán someterse a una prueba un día antes y un día después de regresar al país. Por ahora, no se le exigirá a los propios que estén vacunados para salir y entrar al país.

El sector turístico temía que el gobierno de Biden no levante las restricciones a los viajes durante meses o potencialmente hasta 2022. El premier británico, Boris Johnson, tenía en su agenda pedirle al presidente estadounidense que permita la entrada de viajeros británicos, en el marco de la reunión que sostendrán en la Casa Blanca en los próximos días.

Las restricciones de viaje, que estaban en pie desde marzo de 2020, habían sido muy criticadas por los socios europeos, donde el porcentaje de vacunación es mayor que el de Estados Unidos, y la situación epidemiológica está más controlada.

La curva de casos en Estados Unidos ha permanecido en una meseta en los últimos días, con un promedio de casi 150 mil contagios por jornada, aunque la cantidad de muertes se mantiene en alza, superando las 2.000 por día. Esto con casi el 55% de la población vacunada, con uso de barbijo obligatorio en casi todos los Estados y con todavía restricciones severas en muchos distritos del país.

Biden ha culpado de estos números a los no vacunados, a pesar de que la gran mayoría de los pacientes de Covid son los vacunados, que se agarran la variante Delta. La Casa Blanca ha elevado la presión sobre los no vacunados y la medida sobre los pasajeros podría enfatizar su deseo de alcanzar un 90% de inmunización en todo el país.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden le pidió al presidente afgano que mintiera ante la prensa en la última llamada antes de la toma de poder talibán

Publicado

en

En una filtración de una llamada entre Biden y Ghani, el estadounidense le pidió al afgano que cambiara la percepción de lo que estaba ocurriendo en el país y ocultara la inminente victoria de los terroristas talibanes.

El medio Reuters reveló una transcripción de una llamada del presidente Joe Biden al ahora ex presidente afgano Ashraf Ghani, del pasado 23 de julio, tres semanas antes de que los talibanes tomaran el poder.

En la llamada, Biden le pedía a Ghani que mintiera ante la prensa internacional y que dijera que la situación estaba controlada. “Biden presionó a Ghani para crear la percepción de que los talibanes no estaban ganando, aunque sea mentira”, reportó Reuters.

Los hombres hablaron durante aproximadamente 14 minutos, en los que Ghani le explicó que la situación era terminal. Le informó que Pakistán estaba intercediendo en favor de los talibanes y que la pelea en el interior del país era básicamente una guerra entre el Ejército afgano y unidades especiales paquistaníes, no talibanes locales.

En la llamada también le asegura que la asistencia aérea de Estados Unidos había estado decreciendo desde que él llegó a la Casa Blanca, y le recuerda que la paga a los soldados afganos no se aumentaba hace una década, lo cual estaba llevando a defecciones masivas al Talibán.

La llamada, que fue la última vez que hablaron ambos mandatarios, ocurrió 22 días antes del 15 de agosto, cuando Ghani huyó del palacio presidencial y los talibanes entraron en Kabul. Desde entonces, decenas de miles de afganos desesperados han huido del país y 13 soldados estadounidenses además decenas de civiles afganos murieron en un atentado suicida en el aeropuerto de Kabul durante la frenética evacuación militar estadounidense, que dejó a miles de norteamericanos varados en el nuevo Emirato.

Las cosas que dijo Biden en la llamada constituyen claramente el delito de abuso de poder. Esta semana, los republicanos presentaron artículos de impeachment contra el máximo mandatario, pero es altamente probable que este juicio político no pasará ni siquiera la votación en comisión, donde los demócratas tienen amplia mayoría.

Cabe recordar que el primer impeachment de Trump bajo la misma excusa: una llamada del mandatario republicano con el presidente de Ucrania, donde, según los demócratas, cometió abuso de poder al pedirle que investigara al hijo de Joe Biden por sus crimenes en el país, en plena campaña.

Si bien el impeachment prosperó en la Cámara de Diputados, la transcripción de la llamada de Trump con Volodímir Zelenski fue publicada y se demostró que el presidente republicano no había pedido nada de lo que se lo acusaba, y finalmente fue absuelto en el Senado.

La última visita de Ghani a Washington D.C.

Trancripto de la llamada Joe Biden – Ashraf Ghani

La transcripción fue filtrada por los periodistas de Reuters, Aram Roston y Nandita Bose, ambos militantes demócratas.

BIDEN: Señor presidente. Joe Biden.

GHANI: Por supuesto, señor presidente, es un placer escuchar su voz.

BIDEN: Sabes, llego un momento tarde. Pero lo digo en serio. Oye, mira, quiero dejar en claro que no soy un militar más que tú, pero me he estado reuniendo con nuestra gente del Pentágono y nuestra gente de seguridad nacional, como tú lo has hecho con el nuestro y el tuyo, y como sabes. y no necesito decirles que la percepción alrededor del mundo y en partes de Afganistán, creo, es que las cosas no van bien en términos de la lucha contra los talibanes.

Y hay una necesidad, sea cierto o no, hay una necesidad de proyectar una imagen diferente.

– Silencio –

BIDEN: Si autorizás a Bismillah [el ministro de Defensa afgano] para que ejecute una estrategia centrada en partes clave de los centros de población, y yo no soy un militar, por lo que no te voy a decir cómo debería ser exactamente ese plan, vas a recibir no solo más ayuda, sino que vas a tener una percepción que va a cambiar en términos de cómo, um… nuestros aliados y gente aquí en los Estados Unidos y otros lugares piensan que estás haciendo.

Claramente tenés el mejor Ejército, tenés 300.000 soldados bien armados contra 70 u 80.000 y claramente son capaces de luchar bien, continuaremos brindando apoyo aéreo cercano, si sabemos cuál es el plan y lo que estamos haciendo. Y hasta finales de agosto, y quién sabe qué después de eso.

También continuaremos asegurándonos de que su fuerza aérea sea capaz de continuar volando y brindar apoyo aéreo. Además de eso, vamos a seguir luchando duro, diplomática, política y económicamente, para asegurarnos de que su gobierno no solo sobreviva, sino que se sostenga y crezca porque claramente redunda en el interés del pueblo de Afganistán, que tenga éxito y usted lidera. Y aunque sé que, por un lado, es presuntuoso por mi parte decirte esas cosas tan directamente, te conozco desde hace mucho tiempo, te encuentro un hombre brillante y honorable.

Pero realmente creo, no sé si estás consciente, hasta qué punto la percepción en todo el mundo es que esto parece una propuesta perdedora, pero no lo es, no es que necesariamente sea eso, pero lo que les estoy pidiendo es que consideren reunir a todos, desde el [ex vicepresidente Abdul Rashid] Dostum hasta el [ex presidente Hamid] Karzai, y en el medio, si se quedan ahí y dicen que respaldan la estrategia que usted elaboró, y poner un guerrero a cargo, conoces a un militar, [el ministro de Defensa Bismillah] Khan a cargo de ejecutar esa estrategia, y eso cambiará la percepción, y eso cambiará muchísimo, creo.

– Silencio –

GHANI: Señor Presidente, nos enfrentamos a una invasión a gran escala, compuesta por los talibanes, la planificación y el apoyo logístico totales de Pakistán, y al menos 10 o 15.000 terroristas internacionales, predominantemente paquistaníes arrojados a esto, por lo que esa dimensión debe tenerse en cuenta también.

En segundo lugar, lo que es crucial es el apoyo aéreo cercano, y si pudiera hacer una solicitud, usted ha sido muy generoso, si su asistencia, en particular a nuestra fuerza aérea, se carga al frente, porque lo que necesitamos en este momento, y es muy importante, es la dependencia en gran medida del poder aéreo, y hemos priorizado que, si pudiera ser de carga frontal, lo apreciaremos enormemente.

Y tercero, en cuanto al procedimiento para el resto de la asistencia, por ejemplo, la paga militar no se incrementa durante más de una década. Necesitamos hacer algunos gestos para reunir a todos, de modo que si pudieran asignar al asesor de seguridad nacional o al Pentágono, a cualquiera que desee, trabaje con nosotros en los detalles, por lo que nuestras expectativas en particular con respecto a su apoyo aéreo cercano. Hay acuerdos con los talibanes de los que nosotros [o “usted” esto no está claro] no conocemos previamente, y debido a que su fuerza aérea fue extremadamente cautelosa al atacarlos.

Y el último punto, acabo de hablar de nuevo con el Dr. Abdullah, él fue hoy a negociar con los talibanes, los talibanes no mostraron ninguna inclinación. Solo podremos llegar a la paz si reequilibramos la situación militar.

Biden interrumpe pero rápidamente se calla cuando escucha que Ghani no ha terminado de hablar

GHANI: Y puedo asegurarles que he estado en cuatro de nuestras ciudades clave, viajo constantemente con el vicepresidente y otros, podemos dar pelea, pero necesitamos más ayuda. Su garantía de apoyo es muy importante para permitirnos movilizarnos realmente en serio.

La resistencia urbana, señor presidente, ha sido extraordinaria, hay ciudades que han asediado por 55 días y que no se han rendido. Una vez más, les agradezco y siempre estoy a solo una llamada de distancia. Esto es lo que un amigo le dice a un amigo, así que por favor no sienta que me está imponiendo.

BIDEN: No, bueno, mira, yo, gracias. Mire, el apoyo aéreo cercano funciona solo si hay una estrategia militar en tierra para apoyar. Podemos revisar el acuerdo de cooperación pero necesitamos cambiar la percepción de la situación en Afganistán.

Los mandatarios hablaron unos minutos más pero no quedaron transcripciones del resto de la conversación.

Seguir Leyendo

Trending