Seguinos en redes

Estados Unidos

“Elección de contingencia”: cómo se resolvería la elección entre Trump y Biden si la Corte Suprema no lo hace

La Constitución de los Estados Unidos prevee mecanismos para situaciones donde no haya un claro ganador de la elección, debido a irregularidades o fraude tal como el que está siendo destapado tras la elección del 3 de noviembre.

Publicado

en

Como todos sabemos a esta altura, el día 3 de noviembre de 2020 se llevó a cabo otra histórica elección en los Estados Unidos, donde el Presidente Donald J. Trump se impuso en una mayoría de Estados.

Sin embargo, ningún ganador fue declarado oficialmente y desde el 4 de noviembre se han ido modificando los resultados en cada Estado. Ahora, el candidato demócrata Joe Biden se auto-proclama ganador con la complicidad de los medios, en medio de incontables irregularidades y pruebas de fraude electoral.

Mientras el equipo legal del Presidente ha solicitado recuentos, ha judicializado las elecciones en múltiples Estados, y se encuentra recolectando evidencias del fraude, surge una pregunta: ¿Qué sucede si la Justicia no se expide a tiempo, y no hay un ganador definido antes de los plazos estipulados legalmente?

Para responder esta interrogante, lo primero que se debe tener en cuenta es que, como afirmó el ex asesor presidencial y ex jefe de campaña de Trump, Steve Bannon, el tiempo está del lado del Presidente Trump

Bannon afirma que la bomba de tiempo la tienen ellos, en referencia al Partido Demócrata. Y es que, si los casos de fraude son suficientes y no están totalmente resueltos en el plazo de un mes, Donald Trump va a ser reelecto.

Esto ocurre porque en los Estados Unidos la elección es indirecta, lo que se llevó a cabo el pasado 3 de noviembre es tan solo la votación para, además de elegir a los integrantes del Congreso, definir quiénes serán los 538 electores del Colegio Electoral, divididos por Estados. Será este Colegio Electoral el que finalmente vote para elegir al Presidente y al Vice-Presidente el 14 de diciembre.

Steve Bannon, en su programa radial War Room, censurado por YouTube y por Twitter.

Ad

Tras la votación del 3 de noviembre, son cuatro los plazos legales a tener en cuenta hasta la asunción de quien gobierne durante el período 2021-2025: 6 de diciembre de 2020, 8 de diciembre de 2020, 14 de diciembre de 2020, y el día previsto de manera obligatoria en la Constitución para la asunción del nuevo mandato, el 20 de enero de 2021.

El día 6 de diciembre de 2020 es la fecha límite para que se certifiquen los resultados electorales de cada Estado. Es decir, antes del día 7 de diciembre, la Justicia de cada Estado debe contar con resultados definitivos, finales y oficiales de la elección presidencial en su territorio. En base a esos resultados, con métodos variados según el Estado, cada uno determina la asignación de Electores del partido ganador para conformar el Colegio Electoral. Es decir que, si los resultados certificados afirman por ejemplo que el Partido Republicano ganó Texas, entonces el Partido Republicano de Texas seleccionará 38 electores entre sus miembros, para enviar al Colegio Electoral y que voten por Donald Trump (aunque no todos los Estados obligan a votar a quien ganó el voto popular en dicho Estado)

La última fecha para seleccionar a esos electores es el 8 de diciembre de 2020, conocida como la fecha “safe harbor”, o “puerto seguro“.

Si el día 6 de diciembre, los resultados de la votación de un Estado no han podido ser certificados, sea por la existencia de denuncias de fraude no resueltas o cualquier otro factor, entonces será la legislatura de dicho Estado quien tendrá la potestad de elegir los Electores antes del 8 de diciembre

Esta elección será a discreción, ya que, al no haber resultado oficial de la elección para ese Estado, no hay un punto de partida para determinar el partido ganador.

De los 50 Estados más el Distrito de Columbia (Washington D.C.), 7 podrían considerarse disputados tras la noche del 3 de noviembre: Pennsylvania, Georgia, Michigan, Carolina del Norte, Arizona, Wisconsin y Nevada.

En 6 de estos 7 Estados (todos menos Nevada), las legislaturas estatales son controladas por el Partido Republicano. En resumen, esto significa que, si no hay resultados finales y oficiales en algunos o todos estos Estados antes de finalizado el día 6 de diciembre de 2020, sea a causa de juicios o de cualquier otro factor, esos Estados elegirán electores republicanos, que ciertamente votarán a Donald Trump en el Colegio Electoral, permitiéndole ser reelecto.

Ad

Otra alternativa que se presenta, menos extrema, en caso de que estos Estados no puedan certificar sus resultados, es que dichos Estados seleccionen electores “neutrales”, es decir que, en vez de votar por cualquiera de los 2 candidatos, se abstengan, a modo de representación de la falta de resultados oficiales.

En ese caso, cuando el Colegio Electoral vote el 14 de diciembre de 2020, ni Trump ni Biden llegarían a 270 votos electorales para ser electos Presidente. Y muy probablemente, a la hora de elegir al Vicepresidente, ni Mike Pence ni Kamala Harris obtendrían dicha cantidad tampoco.

¿Qué pasaría, entonces, si ni Trump/Pence ni Biden/Harris obtiene 270 votos electorales el día 14 de diciembre de 2020?

En tal caso, se inicia un proceso denominado informalmente como “contingent election”, o elección de contingencia. Este procedimiento está previsto, aunque no nombrado de tal forma, en la 12va enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Una “elección de contingencia” consiste en una votación en el Congreso de los Estados Unidos, mediante sus integrantes electos por el pueblo norteamericano. Es decir, es otra forma de voto indirecto, con la institución del Congreso tomando el lugar del Colegio Electoral. Pero además, la metodología de elección es distinta.

En este escenario, no deseado por ninguna de las dos partes y considerado una última instancia, corresponde a la Cámara de Representantes elegir al Presidente, mientras que corresponde al Senado votar por el Vicepresidente. Una situación que se popularizó en la serie de Netflix, House of Cards.

Los Senadores cuentan con 1 voto cada uno, igual que en cualquier otro procedimiento normal del Senado. Pero en la Cámara Baja, funciona muy distinto: los Representantes votan en bloque, según el Estado al cual pertenecen. Todos los Representantes de un mismo Estado se agrupan en “Delegaciones Estatales“, y entre ellos deciden 1 único voto en nombre de su Estado. Es decir, por ejemplo, que California, el Estado más poderoso del país, tiene 1 solo voto, al igual que Wyoming, el Estado más pequeño.

De ocurrir esta votación, tanto Trump como Pence serían re-electos cómodamente en sus cargos. Esto se debe a que el Partido Republicano controla el Senado, y a pesar de que no controla la Cámara de Representantes, sí controlaría la mayoría de las “Delegaciones Estatales” que se conformarían, ya que en una mayoría de Estados (26 del total de 50) cuentan con más diputados que el Partido Demócrata.

Este voto lo llevaría a cabo el nuevo Congreso, es decir, aquel que fue electo el pasado 3 de noviembre y que asumirá en enero de 2021. Esta provisión está estipulada en la 20va enmienda de la Constitución, desde el año 1933.

Ad

¿Hay precedentes? Sí. En la historia de los Estados Unidos, se han llevado a cabo 3 elecciones de contingencia: en 1800 (por la presidencia y la vicepresidencia), 1824 (solo por la presidencia), y 1836 (solo por la vicepresidencia).

En 1824, la última vez que se realizó este procedimiento para elegir al Presidente, resultó en que John Quincy Adams fuera electo como el 6to Presidente de los Estados Unidos, derrotando a Andrew Jackson, a William Crawford y a Henry Clay. Un recorrido por lo acontecido entonces trae a colación interesantes paralelismos con la situación actual.

En la elección de 1824, el candidato más votado a nivel nacional había sido Andrew Jackson, en aquel entonces Senador por Tennessee, obteniendo 151.271 votos de un total de 365.833, es decir, el 41,4%. Segundo terminó John Quincy Adams, oriundo de Massachusetts y por entonces Secretario de Estado del Presidente James Monroe, quien obtuvo 113.122 votos, un 30,9%.

Tercero resultó Clay, Presidente de la Cámara de Representantes y proveniente de Kentucky, con 47.531 (13,0%), y cuarto finalizó Crawford, oriundo de Georgia y Secretario del Tesoro de los Presidentes James Madison y James Monroe, con 40.856 votos (11,2%). En esa época todavía no estaba popularizado el sistema bipartidario y muchas elecciones tenían múltiples participantes con alta popularidad.

El problema: en términos de votos electorales, ninguno de los 4 candidatos llegó a la mayoría necesaria.

Jackson obtuvo 99, Adams 84, Crawford 41 y Clay 37. Habiendo en ese entonces un total de 261 electores, ninguno llegó a la mayoría necesaria, es decir, 131 electores. Por ende, cuando el Colegio Electoral votó, ninguno de los cuatro hombres fue electo Presidente. No fue así el caso del Vicepresidente: John C. Calhoun obtuvo 182 electores, ya que contaba con el apoyo de tanto Jackson como Adams, y por tanto fue electo Vicepresidente… Pero sin Presidente aún.

Retratos de Andrew Jackson (izquierda) y John Quincy Adams (derecha), rivales políticos que protagonizaron las elecciones presidenciales de 1824 y 1828.

Ad

Según la Constitución, solo los 3 candidatos con más electores a su nombre pasan a la elección de contingencia, por lo cual Henry Clay fue descalificado, quedando solo Jackson, Adams y Crawford. 

En la votación de la Cámara de Representantes, los 24 Estados que conformaban la Unión en ese entonces votaron de la siguiente forma: 13 por Adams, 7 por Jackson, 4 por Crawford. De esta manera, John Quincy Adams fue electo Presidente, con John C. Calhoun como su Vicepresidente.

El apoyo del descalificado Clay fue determinante para la victoria de Adams, quien terminó siendo Presidente a pesar de resultar segundo en términos tanto de voto total como de Electores del Colegio Electoral. A cambio de su apoyo, Adams designó a Clay como su Secretario de Estado durante sus 4 años de presidencia.

Anecdóticamente, Adams buscaría su re-elección en 1828, y sería el mismísimo Jackson quien lo derrotaría en esa ocasión, esta vez sin necesidad de una elección de contingencia: con 178 votos electorales contra 83.

Volviendo, entonces, al presente, quedan claros los escenarios alternativos que podrían llevarse a cabo en caso de que la Justicia no se expida de forma suficientemente veloz y satisfactoria. Una elección de contingencia, como se mencionó, no es deseable para ninguno de los dos bandos, ya que reduciría la legitimidad del ganador.

Sin embargo, la política no es el arte de lo deseable, sino, en palabras de Otto von Bismarck, de lo posible. Y una elección de contingencia es una posibilidad real, que puede darse en los próximos meses tras casi 200 años, y por ende amerita atención y análisis.

Y dicho análisis da como resultado, tal como se ha expuesto, que todos estos escenarios alternativos terminarían favoreciendo a Donald Trump y a Mike Pence. Es por eso que el ya mencionado Bannon afirmó: los que tienen el tiempo en contra son los Demócratas. El tiempo (y la ley) están del lado del Presidente Trump.


Por Iván Ramos, para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

California prohíbe ejercer a los médicos que cuestionen la dictadura sanitaria y se opongan a los pases de vacunas

Publicado

en

La ley define como “desinformación” a todo pensamiento contrario al oficial, castigando a los médicos que propaguen información diferente a la del Gobierno a sus pacientes.

Con la firma del gobernador demócrata Gavin Newsom el pasado viernes haciendo efectivo el proyecto de ley, California se convirtió en el primer estado que castigará a los profesionales médicos que se atrevan a cuestionar la dictadura sanitaria y brinden “desinformación y mentiras sobre el COVID-19” a sus pacientes.

La ley, denominada como AB2098 y propuesta por el legislador demócrata Evan Low, establece que cualquier médico que difunda con sus pacientes “información errónea o desinformación” sobre la naturaleza y los riesgos del COVID-19 y sobre la “seguridad y eficacia de las vacunas” incurrirá en una falta ética y será denunciado al colegio de profesionales para que le quiten su matrícula.

La legislación designa la difusión de información médica falsa o engañosa a los pacientes como una “conducta no profesional” sujeta a sanciones por parte de la Junta Médica de California, que abrirá rápidamente un sumario frente al profesional que incurrió en esa falta tras recibir la denuncia y evaluará su castigo.

La legislación define a la “desinformación” como las “falsedades difundidas deliberadamente con intención maliciosa o de engañar y que se contradicen con el consenso científico contemporáneo contrario al estándar de atención“, básicamente determinando lo que es científico y lo que no, única ley en el mundo que hace esta definición.

“Los médicos tienen el deber de proporcionar a sus pacientes información precisa y con base científica, incluyendo el uso de las vacunas aprobadas por el gobierno de los Estados Unidos”, reza otro extracto de la ley que impone a los doctores no hablar con sus pacientes sobre la inoculación.

Si bien la ley no decreta cuál debe ser la sanción y lo deja a discreción de la Junta Médica, la misma aconseja que el castigo adecuado para punir este comportamiento es la suspensión por tiempo indeterminado de la licencia del médico o directamente revocarla para que el profesional no pueda volver a ejercer la medicina en el estado.

Ante esta invasión a la privacidad de la labor de los profesionales de la medicina, un grupo local llamado Médicos por el Consentimiento Informado que nuclea a miles de profesionales en el estado se movilizó para oponerse a la legislación, argumentando que silenciaría la opinión personal del médico y destrozaría la confidencialidad con sus pacientes.

El grupo además presentó una demanda para solicitar una orden judicial que impida a la Junta Médica de California disciplinar a los médicos basándose en acusaciones de desinformación. En la demanda, se califica a la definición de desinformación por parte de la Legislatura como “fascista” e “irremediablemente vaga”.

En California, uno de los bastiones del Partido Demócrata, una tracalada de leyes destinadas a imponer una sola opinión sobre el coronavirus, y la pandemia fueron aprobadas pero aún no han sido firmadas por Newsom, temiendo una posible retalía legal por parte de grupos que aglutinan a padres, médicos y opositores a la vacunación forzada.

En agosto, el legislador ultraizquierdista Scott Wiener presentó un proyecto que permitía a los menores de 15 años dirigirse voluntariamente a un centro de vacunación e inocularse sin el consentimiento de sus padres, mientras que otra ley presentada por dos diputados demócratas obligaba a todos los trabajadores del sector privado a inocularse.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

Trump acelera la campaña en Michigan: Criticas a los republicanos pro-Biden, burlas a Kamala Harris y el deseo de volver a ser candidato

Publicado

en

Cada vez faltando menos para las elecciones de medio término, Trump animó a sus votantes en Michigan, donde coqueteó con volverse a presentar como candidato si los resultados en noviembre son históricos para el Partido Republicano.

A 38 días de las elecciones de medio término, el expresidente Donald Trump desembarcó en Michigan para reencontrarse nuevamente con sus seguidores en un masivo evento y visitar a sus candidatos en uno de los estados que serán claves para determinar si los republicanos recuperan el control del Senado y de las gobernaciones estatales.

Ante una multitud y durante las casi 2 horas de discurso, Trump arengó a su base de votantes para que se dirijan en masa a los comicios en noviembre, remarcando los cuatro mayores problemas que está sufriendo el país en este momento gracias a las políticas de Biden: la inflación, el precio de la nafta, el aumento del crimen y la poca seguridad en la frontera que está atrayendo a millones de inmigrantes.

El exmandatario se llevó la mayor ovación de la noche al hablar de Gretchen Whitmer, la actual gobernadora ultra-demócrata del estado que impuso una de las cuarentenas más estrictas en todo el país similar a la de California, a la que Trump calificó como una “abortista radical” y una de las gobernadoras “más radicales y siniestras”.

La rival de Whitmer es la trumpista Tudor Dixon, una empresaria local que fue invitada por Trump a subir al escenario en medio del discurso a dar algunas palabras.

“No vamos a dejar que nuestros hijos se radicalicen, no vamos a dejar que nuestros hijos se sexualicen, no vamos a dejar que se demonice a nuestras fuerzas de seguridad y no vamos a decir a nuestros negocios que no pueden expandirse”, expresó Dixon.

Otro de los momentos de gran ovación de la noche vino cuando Trump mencionó su victoria ante Hillary Clinton en la elección del 2016 y volvió a denunciar el fraude ocurrido en la del 2020: “Fue una elección arreglada y robada, ¿quién podría haber pensado nuestras elecciones serían tan tercermundistas? Francamente, no creo que volvamos a tener unas elecciones justas de nuevo”.

En otro pasaje de su discurso, para denunciar la persecución judicial demócrata que él y sus aliados están sufriendo por directiva de la Casa Blanca de Biden, Trump agradeció a Ginni Thomas, la esposa del juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, que testificó voluntariamente ante el comité extrajudicial demócrata del 6 de enero esta semana y reafirmó su pensamiento de que la elección fue robada por el Partido Demócrata.

“Ella no se achicó ante la presión como tantos otros. Dijo lo que pensaba, dijo lo que creía. Demasiados republicanos son débiles y tienen miedo y así no podemos tener un país”, denunció Trump, arremetiendo contra el ala moderada de su partido que decidió hacerle el juego a los demócratas en la última elección.

El exmandatario aprovechó una parte de su discurso para burlarse de otro papelón que pasó en su visita a la Zona desmilitarizada de Corea la actual vicepresidenta Kamala Harris, donde, en uno de sus constantes furcios, calificó a la comunista Corea del Norte liderada por el dictador Kim Jong-un como una aliada de los Estados Unidos en lugar de la capitalista Corea del Sur, amiga de los Estados Unidos desde hace décadas.

“Creo que fue uno de los peores errores de todos. ¿Se imaginan? Están en la frontera, Corea del Norte está disparando misiles mientras ella habla y estás diciendo que Corea del Norte es nuestro aliado y nuestro amigo. Es una gran incompetencia”, reflexionó Trump durante una parte del discurso.

Para finalizar, el empresario republicano cerró su mitín coqueteando una vez más con presentarse como candidato en las presidenciales del 2024, algo que viene haciendo de forma continua en sus eventos y que cada vez es más solicitado por sus seguidores.

“Puede que tengamos que hacerlo de nuevo, volver a presentarnos y ganar. Creo que van a ser felices cuando lo confirme, pero primero tenemos que conseguir una victoria histórica para el Partido Republicano este noviembre”, concluyó el expresidente para cerrar una noche cargada de entusiasmo para sus votantes en Michigan. 

Seguir Leyendo

Economía

La economía de Biden a la deriva: Los salarios cayeron un 4% desde que los demócratas volvieron al poder

Publicado

en

La actividad económica se encuentra en estancamiento mientras que la inflación es la más alta en cuatro décadas. Los salarios reales cayeron un 4% desde que Biden es presidente y el consumo por habitante no crece desde junio. 

Aunque la economía de Estados Unidos atraviesa formalmente una recesión tras caer por dos trimestres consecutivos, el Gobierno de Joe Biden niega la situación y asegura ser testigo del “crecimiento más rápido de la historia”. 

El indicador de la actividad económica mensual elaborado por la firma IHS Markit estima que el crecimiento fue completamente abortado desde octubre del año 2021. El ingreso real por habitante acumula una caída del 1% entre octubre del año pasado y agosto de 2022, lo cual es evidencia de una incipiente recesión

Al mismo tiempo, la inflación interanual registró un pico de hasta 9% en el mes de junio, y trepó del 1,36% al 8,25% desde que Biden se hizo cargo de la presidencia del país. La situación de estancamiento en un contexto de elevada inflación da comienzo a la primera estanflación formal registrada oficialmente desde 1982

PBI per cápita e inflación en Estados Unidos desde 2015.

El Gobierno niega la recesión y estipula que variables mensuales como la actividad industrial o el consumo privado real aún no registran ninguna contracción, aunque se encuentran estancados. 

La Reserva Federal de St. Louis estima que el gasto real per cápita de los consumidores dejó de crecer a partir de junio, y la actividad industrial se anotó una pequeña reversión a partir de julio. 

Esta situación se produjo incluso a costa de una fuerte erosión real de las remuneraciones en la economía. Los salarios perdieron sistemáticamente contra la inflación desde enero de 2021, y acumulan una fuerte caída del 4%

El ingreso disponible real en la economía, una vez sustraídos los impuestos y las transferencias del Gobierno, se derrumbó un 11,7% en lo que va de la administración Biden

Ingreso disponible y salario real en Estados Unidos, entre 2017 y 2022.

Con la disminución del poder adquisitivo de los ingresos privados, el constante endeudamiento se transformó en la única vía para sostener el consumo, así como la utilización de ahorros pasados obtenidos por los cheques familiares entregados entre 2020 y 2021. 

El endeudamiento se torna una opción cada vez más encarecida debido a la fuerte alza de la tasa de política monetaria de la Reserva Federal, que ya superó el 3% nominal anual en septiembre. 

Sin la posibilidad de sostener indefinidamente el endeudamiento privado, y ante la pérdida del poder adquisitivo de los salarios por la inflación, la dinámica expansiva sobre el consumo tiende a agotarse progresivamente

Algunos analistas de los mercados financieros, entre ellos Michael Burry, estiman que el endurecimiento de la política monetaria no podrá garantizar un “aterrizaje suave” sobre la actividad como pretende la FED de Jerome Powell. 

Seguir Leyendo

Tendencias