Seguinos en redes

Estados Unidos

En medio del fracaso del gobierno de Biden, Estados Unidos asesina al actual líder de ISIS en Siria

Publicado

en

Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi fue abatido por las fuerzas especiales estadounidenses, en un momento donde el gobierno demócrata necesitaba una victoria, aunque sea simbólica, para levantar la imagen de Biden.

El líder del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi, fue asesinado en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses, horas antes del amanecer del jueves, en la localidad de Atmeh, provincia de Idlib, Siria.

“Gracias a la habilidad y valentía de nuestras Fuerzas Armadas, hemos sacado del campo de batalla a Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi, el líder del Estado Islámico. Todos los estadounidenses han regresado sanos y salvos de la operación”, dijo Biden en un comunicado el jueves. El objetivo perseguido por el mandatario fue “proteger al pueblo estadounidense y a nuestros aliados, y hacer del mundo un lugar más seguro”.

“Las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos bajo el control del Comando Central de Estados Unidos llevaron a cabo una misión antiterrorista esta noche en el noroeste de Siria”, dijo John Kirby, secretario de prensa del Pentágono. “La misión fue exitosa… No hubo bajas estadounidenses”, aseguró.

Si bien es cierto que Al-Qurayshi era hasta la fecha el jefe máximo del ISIS, la agrupación terrorista ya no presenta el mismo nivel de peligrosidad que hace unos años atrás, por lo que su muerte no tiene el mismo impacto que cuando Trump asesinó a Abu Bakr al-Baghdadi en 2019.

El Estado Islámico permanece muy fragmentado y sin un liderazgo claro. De hecho, algunos consideran que, por ejemplo, el líder de ISIS-K, la rama del grupo terrorista en Afganistán, Shahab al-Muhajir, es hoy un objetivo más importante para la seguridad nacional de Estados Unidos que Al-Qurayshi.

Además, Al-Qurayshi es tercera generación de liderazgo en el Estado Islámico. El primero fue Abu Omar al-Baghdadi, asesinado en 2010 por el gobierno de Obama. Su muerte fue perjudicial para el mundo, ya que su sucesor, Abu Bakr, impulsó la mayor insurgencia del ISIS de la historia y reinó a través del terror grandes porciones de territorio en Siria, Irak y Afganistán.

Finalmente, Abu Bakr fue asesinado en una operación militar ordenada por Trump, y su muerte significó el fin del Estado Islámico en Medio Oriente. Fue reemplazado por Al-Qurayshi, pero su poder fue solo una fracción de la que llegaron a tener los Al-Baghdadi.

Su muerte llega en un momento de conveniencia para Biden. El demócrata ostenta los peores niveles de aprobación de la historia moderna para un presidente en funciones, alrededor del 30% de imagen positiva, y una victoria militar en Estados Unidos siempre ayuda a mejorar la imagen.

Según algunos periodistas norteamericanos, el Pentágono ya tenía localizado a Al-Qurayshi hace algunos meses, pero esperaron hasta este momento para levantarle la imagen a Biden en un año electoral.

La operación militar

Según un alto funcionario de la Casa Blanca, Al-Qurayshi se inmoló y se llevó consigo a miembros de su propia familia. “Al comienzo de la operación, el objetivo terrorista detonó una bomba que lo mató a él y a miembros de su propia familia, incluidas mujeres y niños”, anunciaron desde la Casa Blanca.

Biden consideró el accionar de Al-Qurayshi como un “acto de desesperada cobardía”, usando las mismas palabras que usó Trump cuando describió la muerte de Al-Baghdadi, quien también se inmoló asesinando a su propia familia.

El objetivo era un edificio de 2 pisos en el que se encontraba el líder terrorista con su familia viviendo hacía tiempo. Abu Ahmad, el propietario de la casa atacada, aseguró que Al-Qurayshi había vivido allí durante 11 meses. “No vi nada sospechoso. Solo vino a verme para pagar el alquiler. Vivía con sus tres hijos y su esposa. Su hermana, una viuda, y su hija vivían arriba", agregó.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña, una serie de helicópteros, que habían despegado de la base de la ciudad norteña de Kobane, controlada por los kurdos, aterrizaron en la localidad de Atmeh en la noche del miércoles al jueves y se enfrentaron con los yihadistas de la región. Según los vecinos que presenciaron el combate, los helicópteros sobrevolaron la casa durante 2 horas antes de lanzar 5 misiles sobre la misma. Luego de eso, las fuerzas especiales atacaron el lugar por tierra.

La Defensa Civil Siria, un grupo de rescate voluntario, dijo en un comunicado que al menos 13 sirios murieron, incluidos 6 niños y 4 mujeres, entre los bombardeos y los enfrentamientos posteriores.

Estados Unidos elimina en Siria al líder del Estado Islámico
Así quedó el complejo donde Al-Qurayshi se estaba escondiendo.

Previo a los ataques, las fuerzas estadounidenses advirtieron a los vecinos que evacuaran las casas cercanas a donde iba a realizarse el ataque. Abu Fahed al-Homsi, un sirio desplazado producto de la guerra civil, quien vive a una cuadra del lugar del ataque, sostuvo en una entrevista para medios locales que despertaron a su familia en la madrugada. “Nos despertamos a la 1 a. m. con el sonido de los helicópteros… y luego, alrededor de las 3 a. m., escuchamos un aluvión de ataques”, dijo.

La provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, cercana a la frontera con Turquía, es el último bastión de grupos yihadistas en el país. La provincia es controlada, principalmente, por Hay’et Tahrir al-Sham (HTS), una rama de Al-Qaeda en Siria que se separó recientemente.

No obstante, también controlan algunas zonas otros grupos yihadistas, como Hurras Al Din, "Guardianes de la Religión, y el mismo Estado Islámico.

La localidad de Atmeh, que constituye una ciudad densamente poblada, alberga decenas de miles de personas desplazadas por la guerra civil. El peligro de estos campos de desplazados es que han servido y hoy en día siguen sirviendo, como escondites para los líderes yihadistas hace años.

La última operación de esta escala realizada por Estados Unidos en la provincia de Idlib fue en octubre de 2019, cuando las fuerzas especiales estadounidenses asesinaron al antiguo líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi. En consecuencia, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi se convertiría en el nuevo líder de la organización el 31 de octubre de ese mismo año.

Al-Qurayshi había mantenido perfil bajo desde que asumió el liderazgo del ISIS. No se lo había visto en público y no frecuentaba publicar vídeos o grabaciones de voz, como si han hecho líderes anteriores. Es por esto que no se tenía certeza sobre su influencia efectiva en las operaciones del grupo, por lo que es difícil evaluar cómo su muerte afectará a la organización.

No obstante, su asesinato ha de ser un duro golpe ya que llega en un momento clave para el ISIS, que estaba tratando de retomar el control en Irak y Siria, como lo muestran los ataques contra una base militar iraquí en Diyala, provincia norteña de Irak, y el asalto a la prisión de Ghwayran, ubicada en la ciudad de Hasaka, al noreste de Siria.


Por Santiago Vera, para La Derecha Diario.

Argentina

El encuentro más esperado: Milei y Trump se saludaron en el CPAC, la cumbre de derecha más importante del mundo

Publicado

en

El presidente argentino se cruzó con el ex jefe de Estado republicano, quien en su discurso le dijo que “es uno de los pocos que puede hacer a Argentina grande de nuevo”.

El presidente argentino Javier Milei y el expresidente y actual candidato Donald Trump se cruzaron en la trastienda del evento de la derecha más importante del mundo, la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), que tiene lugar este año en Washington D.C.

Los dos máximos referentes de la derecha del mundo y líderes del mundo libre se fundieron en un cálido abrazo al verse, en el primer encuentro personal que tienen, a pesar de que ya han hablado por teléfono en el pasado.

En su exposición, el ex presidente estadounidense, había elogiado de manera contundente al argentino: “Quiero agradecer al presidente de la Argentina, que tuvo mucha publicidad. Es un gran señor, es MAGA, Make Argentina Great Again. Es el único que puede hacerlo bien. Javier Milei. Gracias Milei, muchas gracias, es un gran honor tenerte aquí”.

¡Presidente! Qué lindo conocerlo. Es un gran placer conocerlo, Presidente. Es un gran honor para mí. Gracias por sus palabras hacia mí. Estoy muy contento, es muy generoso. Muchas gracias, es un gran placer”, expresó Milei tras el abrazo.

Trump, por su parte, retrucó con palabras similares a las que utilizó en su discurso: “Muchas gracias, está haciendo un gran trabajo. MAGA, Make Argentina Great Again, saquémonos unas fotos”.

Muchas gracias, lo digo en serio. Usted fue un gran presidente y espero que gane. Espero verlo otra vez. La próxima vez, como presidente”, le deseó el jefe de Estado argentino al republicano, que buscará este año volver al poder en su país tras ser expulsado mediante fraude electoral. Trump cerró con el mismo deseo: “Yo también lo espero”.

El encuentro se da en un momento de máxima tensión entre Trump y el actual presidente, Joe Biden, quienes se enfrentarán en noviembre en lo que parecería ser una repetición de la elección del 2020, pero esta vez sin voto por correo ni crisis de la pandemia de coronavirus.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

CPAC 2024: Trump, Bukele, Bolsonaro, Milei hablan en Washington DC en el evento de derecha más importante del mundo

Publicado

en

El presidente argentino, presidente salvadoreño, el hijo del expresidente brasileño, y el expresidente estadounidense coinciden en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC).

Día 2 – CPAC

Hablaron Santiago Abascal, Jim Jordan, Matt Gaetz, Kristi Noem, Elise Stefanik y más.

Día 1 – CPAC

Hablaron Liz Truss, Tulsi Gabbard, Richard Grenell y Nayib Bukele.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Milei recibió en la Casa Rosada a Antony Blinken, la persona con más poder en el gobierno de los Estados Unidos

Publicado

en

El Presidente y su Gabinete mantuvieron un encuentro de algo más de una hora con el jefe de la diplomacia estadounidense y su comitiva. “Argentina decidió volver al lado de Occidente, el progreso y la democracia”.

El presidente Javier Milei recibió en la Casa Rosada al secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, quien no solo oficia como canciller de Joe Biden, sino que también es la persona más poderosa de la Casa Blanca, dado el deterioro cognitivo del actual mandatario y la influencia que perdió últimamente la vice, Kamala Harris.

El representante estadounidense llegó al país rodeado de una nutrida comitiva para afianzar las relaciones bilaterales y discutir la letra chica de la renegociación del acuerdo con el FMI, el funcionario llega interesado en el vínculo geopolítico de los países de la región con China y Rusia, y su posicionamiento frente a la guerra en Israel.

Antes de iniciar el encuentro y al ser consultado por la prensa cuál era el mensaje que quería enviar hacia Estados Unidos, el primer mandatario respondió: “Argentina ha decidido volver al lado de Occidente, al lado del progreso, al lado de la democracia y, sobre todas las cosas, al lado de la libertad”.

Blinken llegó acompañado por el embajador ante la Argentina, Marc Stanley; el secretario asistente para el Hemisferio Oeste, Brian Nichols; el vicejefe de Gabinete del Secretario, Thomas Sullivan; al vocero Adjunto del Secretario, Vedant Patel; y al consejero político, Robert Allison.

El presidente estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, los ministros Luis Caputo (Economía); Guillermo Francos (Interior); la Secretaria General de la Presidencia, Karina Milei; y el embajador designado de Argentina en Washington, Gerardo Werthein.

La encargada de darle la bienvenida a los funcionarios en el Salón de los Bustos de la Casa de Gobierno, a las 11, fue la canciller, Diana Mondino, y luego se dirigieron al Salón Eva Perón, donde fueron recibidos por el primer mandatario. Antes, Blinken había realizado una “recorrida cultural” por el Cabildo, que incluyó una caminata al aire libre por la Plaza de Mayo.

Seguir Leyendo

Tendencias