Seguinos en redes

Estados Unidos

Fanático de la guerra y discípulo de Hillary Clinton: Quién es Antony Blinken, el Secretario de Estado elegido por Biden

Artífice de las invasiones militares a Irak, Siria y Libia, defensor de las políticas belicistas de Obama y asesor de confianza de Biden, te contamos quien será uno de los hombres más poderosos del mundo si finalmente Biden termina convirtiéndose en Presidente.

Publicado

en

El autoproclamado Presidente-Electo de los Estados Unidos, Joe Biden, presentó este lunes una nueva ronda de funcionarios que ocuparían un lugar en su administración a comenzar el 20 de enero del año que viene, en vistas de que la Administración Federal comenzara el proceso de transición a un gobierno suyo. 

Entre estos funcionarios, se destaca el nombre de Anthony Blinken, a quien Biden eligió para que sea el nuevo Secretario de Estado de la Nación, el cargo más importante y poderoso del Poder Ejecutivo luego del cargo de Presidente y Vicepresidente, y quien se encarga de todas las relaciones exteriores del país.
Muchos esperaban que este puesto sea ocupado por Susan Rice, antigua Asesora de Seguridad Nacional de Obama, incluso siendo esto casi confirmado por el diario demócrata POLITICO. Sin embargo, temiendo que los errores de la antigua administración en la intervención en Libia le impidan una confirmación en el Senado, el equipo de Biden optó por Blinken, quien tiene un perfil mucho más bajo y que sería aprobado sin mayores inconvenientes.
De todos modos, se espera que Blinken sea simplemente un vocero y la cara de la cartera de Relaciones Exteriores, mientras que el verdadero poder lo manejará Susan Rice, Hillary Clinton y John Kerry, las tres figuras que lo apadrinaron durante sus antiguos cargos en la Casa Blanca.

De izquierda a derecha: Joe Biden, Antony Blinken, Susan Rice y John Kerry.

Ad

Graduado en derecho por la Universidad de Harvard, Blinken ocupó durante su temprana vida profesional cargos públicos menores, hasta que en el año 2001 Joe Biden, quien se desempeñaba como Senador por el Estado de Delaware en aquel entonces, lo nombró como su asesor principal en materia de política exterior.

Blinken ayudó a moldear la política exterior intervencionista agresiva de Biden, recomendándole al ex Senador ser uno de los políticos más entusiastas de la invasión militar estadounidense a Irak en el año 2003.

Cuando Biden accedió a la vicepresidencia del país en el año 2008, Blinken continuó escalando posiciones y fue nombrado como asistente de Seguridad Nacional del Vicepresidente

Allí, el veterano asesor de Biden fue uno de los ideólogos de la intervención militar estadounidense en Libia del 2011, y también apoyó el suministro de armas a los rebeldes sirios que intentaban derrocar al régimen de Bashar al Assad.

Pese a su desastroso asesoramiento, Blinken siguió escalando en la administración demócrata durante el segundo mandato de Obama, a tal punto que pasó de ser el asesor en política exterior de Biden a ser nombrado como el Subsecretario de Estado de la Nación en 2014, un cargo justo abajo del que ocupará hoy, por debajo en ese entonces de John Kerry, quien había recién asumido la cartera después de la abrupta salida de Hillary Clinton.

En este cargo, Blinken promovió en el 2015 la invasión militar de Arabia Saudita a Yemen, planificando la provisión de armas y de equipos de inteligencia a los saudíes. 

Aunque ahora mismo Blinken está siendo elogiado y alabado por los medios de comunicación, incluso la prensa ultrademócrata no oculta la verdadera cara del veterano asesor, sin ir más lejos, el pasquín demócrata The New York Times lo catalogó como “un centrista con vena intervencionista“, y repudió en parte su anterior gestión. 

Ad

Luego de la victoria del presidente Donald Trump en el año 2016, Blinken comenzó a trabajar en el sector privado, como panelista de la cadena de noticias ultrademócrata CNN y co-fundando la firma Westexec Advisors, donde el ex asesor ofrecía servicios de tráfico de influencias y usaba sus conexiones para ayudar a las grandes corporaciones a ganar contratos de trabajo con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. 

A pesar de su pasado beligerante y de ser un fanático de la guerra, Blinken no se arrepiente de ser uno de los artífices de la invasión a Irak e incluso asegura que la intervención militar en Siria no funcionó porque “Estados Unidos no envió los soldados suficientes para acabar con el conflicto”.

Todo indica que como Secretario de Estado impulsará una nueva intervención en Siria para derrocar el régimen de Bashar al Assad, uno de los pocos Presidentes de Medio Oriente que la gestión de Obama no llegó a derrumbar.

Muchos comparan las ideas en política exterior de Blinken con las del gobierno de los Bush, y aseguran que buscará tener su propio Sadam Hussein.

Ad

En otros aspectos internacionales, Blinken es crítico del Acuerdo de Paz que la administración del presidente Trump firmó con Corea del Norte, catalogando al dictador norcoreano Kim Jong-un como “irracional y compulsivo”.

Cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca en 2017,  aseguró que en su reunión con Obama, como es costumbre entre presidentes entrantes y salientes, el ex mandatario le dijo que “de seguro en los próximos meses entremos en guerra con Corea del Norte“. Trump, como hizo en toda su gestión, desactivó los conflictos que le habían dejado los demócratas.
Sin embargo, todo indica que una administración de Biden, con Blinken de Canciller, terminará cumpliendo la profecía de Obama, y las posibilidades de que Estados Unidos entre en guerra con Kim Jong-Un son realmente altas.
En materia de la relación diplomática con Rusia, el ex asesor demócrata desprecia al presidente Vladimir Putin, calificando la actitud de Trump para con Putin como “muy blanda”.
Durante su cargo como Subsecretario de Estado, Blinken fue el arquitecto de las sanciones impuestas a Rusia en el año 2014 durante su conflicto con Ucrania por la Península de Crimea. 

Cuando se le pregunta sobre los históricos Acuerdos de Paz entre los países de Medio Oriente e Israel que negociaron Trump y su Secretario de Estado, Mike Pompeo, Blinken reconoce a Jerusalén como la capital de Israel, pero mantiene una postura centrista en el conflicto con Palestina y todo indica que podría llegar a revocar esta decisión, no por convicción si no para cuidar la relación con los demás países de la región, especialmente si tratará de intervenir Siria.

Ad

La otra ronda de funcionarios que Biden nombró para su gabinete incluye a Alejandro Mayorkas como Secretario de Seguridad Nacional (DHS), Jake Sullivan como Asesor en Seguridad Nacional (NSA), Avril Haines como Director de Inteligencia (DNI) y al ex-candidato a Presidente y ex Secretario de Estado, John Kerry, como Asesor Especial en Cambio Climático, un puesto que creará Biden.

Todos estos nombres son afínes a las posturas de Blinken y trabajarán bajo los mismos objetivos. A diferencia de Trump, quien intentó armar un gabinete de Seguridad Nacional balanceado entre distintas posturas, combinando aislacionistas con intervencionistas, Biden nominó a un equipo fanático de la guerra y los conflictos armados.

Kerry, por su parte, será el designado para llevar a cabo la propuesta de Biden de intervenir el Amazonas, con vistas de crear una Zona Internacional administrada por la ONU para “salvar la destrucción de su ecosistema“.

Sin lugar a dudas, la designación de Blinken supone un retroceso de todos los logros de la administración Trump durante los últimos 4 años, una de las más exitosas en términos de paz en la historia del país, y un claro revival de los oscuros tiempos intervencionistas de la administración Obama.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Biden no llega y Kamala es impopular: El californiano Newsom sería el candidato demócrata a la presidencia en 2024

Publicado

en

El gobernante californiano ha mantenido reuniones con empresarios y consultores para recaudar fondos para su proyecto presidencial anticipando que Biden no buscará la reeleción en 2024.

Debido al cansancio físico y mental de Biden, el Partido Demócrata sabe que no podrá presentarse nuevamente en 2024 para la reelección y en su lugar están buscando alternativas.

Si bien el candidato natural sería Kamala Harris, la vicepresidente, ninguna encuesta la da ganando una elección presidencial, y la ex senadora californiana mantiene un nivel de imagen negativa sin precedentes. Por esto, el establishment demócrata está preparando la candidatura de otro californiano.

Todas las rutas conducen al actual gobernador de California, el ultra-izquierdista Gavin Newsom, y ya está armando un equipo de campaña y se está preparando para ser el próximo candidato presidencial en las elecciones generales de 2024 por el Partido Demócrata.

“Después de que terminen estas elecciones de mitad de período, absolutamente va a anunciar que se postula para la presidencia una vez que Biden anuncie que no se postula”, dijo al New York Post un destacado recaudador de fondos de California con estrechos vínculos con la familia Newsom.

La intención de Newsom de postularse también fue confirmada por otro filántropo cercano a la familia, que actúa como donante y puntero demócrata en el área de Los Ángeles y que está liderando la campaña del gobernante californiano buscando empresarios que financien la campaña.

Según el medio demócrata CNBC, Newsom se ha estado reuniendo con los mismos ejecutivos de Wall Street que apoyaron la campaña de Biden para pedirles que financien su proyecto presidencial y abandonen al actual presidente por sus visibles y serias limitaciones de salud.

A su vez, el gobernador también se ha contactado con Heather Podesta, una veterana puntera política del área de Washington D.C., para que lo conecte y programe reuniones con decenas de empresarios y consultores políticos para un evento de la Asociación de Gobernadores Demócratas que se realizará la próxima semana, donde buscará oficialmente informarle a los demás dirigentes de su partido sus intenciones.

La semana pasada, en un intento desesperado por ganar atención nacional y sin mencionar al expresidente Trump, Newsom desafió a un debate al actual gobernador de Florida, Ron DeSantis, para abordar dos temas: el aborto y la respuesta de Florida a la pandemia, a la que Newsom considera como “muy flexible” pese a que la estrategia de DeSantis fue la más exitosa y es considerada como un modelo a seguir en el país.

Desde julio, el gobernante demócrata está usando el dinero de los contribuyentes californianos para financiar sus aspiraciones políticas comprando anuncios publicitarios que se trasmiten en los canales locales de Florida, invadiendo así de propaganda política al estado sureño y dándose a conocer nacionalmente. El californiano cree que el principal objetivo de los demócratas debe ser ganar Florida.

Newsom es un defensor de las cuarentenas estrictas e impuso una de las políticas sanitarias más duras del país, lo que provoco un éxodo de ciudadanos californianos a estados republicanos nunca antes visto.

Miembro de una familia con larga trayectoria en el Poder Judicial, desde que llegó a la gobernación, Newsom abolió la pena de muerte, convirtió a California en un infierno fiscal y promovió el aborto sin limitaciones hasta el noveno mes.

Por su parte, pese a que es inusual que en Estados Unidos los presidentes no busquen un segundo término, Biden no ha dado ningún indicio de querer buscarlo.

En una entrevista que se transmitió el domingo, el mandatario dijo que su intención de postularse a un segundo mandato sigue vigente, pero que es “demasiado pronto” para tomar una decisión al respecto y que aún está por verse.

La idea de Newsom es preparar su campaña en las sombras hasta mediados del año que viene, cuando Biden blanqueará sus problemas de salud. En ese momento, algunas fuentes indican que podría dar un paso al costado o intentar seguir gobernando, pero en ambos escenarios no se presentará a la reelección, y el californiano quiere que Biden anuncie públicamente que apoyará su candidatura presidencial.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

FBI de Biden fuera de control: Arrestó a activista provida por defender a su hijo del ataque de un militante abortista

Publicado

en

El viernes pasado, más de 25 agentes del FBI fueron enviados por el Departamento de Justicia a la casa de un activista y consejero provida para arrestarlo por cargos de agresión a una militante proaborto.

Un reconocido activista y consejero provida se convirtió en la nueva víctima del Departamento de Justicia de Biden al ser arrestado en su casa en frente de sus hijos en una redada que involucró a más de 25 agentes del FBI armados.

Se trata de Mark Houck, un padre de 7 hijos y fundador de la organización The King’s Men, abocada a ayudar a madres solteras durante su embarazo para evitar que recurran al aborto y a fomentar los valores cristianos en los Estados Unidos y Europa.

Además de su trabajo con su organización, Houck también viaja semanalmente a Filadelfia para brindar charlas en las afueras de de dos centros gubernamentales donde se practican abortos para concientizar a las potenciales víctimas de este procedimiento.

En entrevista con el sitio LifeSiteNews, la esposa de Houck, Ryan-Marie, relató los escalofriantes momentos que vivió su familia por una redada del FBI, ejecutada por orden de la Casa Blanca, con un equipo SWAT integrado por más de 25 agentes en 15 diferentes vehículos.

El pasado viernes por la mañana, el equipo SWAT se presentó en la casa de la familia gritando para que abrieran la puerta. Cuando los Houck abrieron la puerta, los agentes ingresaron intempestivamente y apuntaron con sus rifles a los hijos y los obligaron a subir las escaleras mientras se llevaban detenido a su padre.

Ryan Marie relata que “todos los niños estaban gritando” y que “fue todo muy aterrador y traumático”. Como resultado del incidente, la madre afirma que los niños se encuentran “realmente tristes, estresados y traumatizados”.

Luego, los agentes del FBI procedieron a subir al activista provida a un vehículo y cuando su esposa les preguntó si tenían una orden de arresto, le respondieron que “se lo iban a llevar tuvieran una orden judicial o no”.

Foto tomada por la familia Houck durante la redada de su hogar por efectivos del FBI, con rifles y escudos.

Después de varias horas y la intermediación de un abogado de la familia, quien amenazó al FBI con presentar una denuncia por secuestro al no presentar una razón legal para llevarse a Houck, los agentes finalmente accedieron a mostrarle a Ryan-Marie la orden, donde se detallaba una imputación por una violación a una ley federal conocida como “FACE Act”.

El “Freedom of Access to Clinic Entrances Act“, que data del año 1994, hace ilegal agredir a una persona para evitar que ingresen a una clínca. De acuerdo al expediente de la causa, el fundador de The King’s Men está siendo acusado de “agredir” con un empujón a un activista pro aborto que intentó acosar a uno de sus 7 hijos y que no paraba de insultarlo a él y a su familia cuando se encontraban rezando frente a una clínica de abortos.

Si bien la denuncia de este activista fue desestimada en el verano al no haber pruebas de que Houck intentó impedir su ingreso a la clínica, y la policía en escena corroboró que solo actuó en defensa propia, el Departamento de Justicia de Biden decidió revivir la causa para transformarla en una acusación federal. De esta forma, Houck fue arrestado y será llevado a juicio por este hecho.

Con maniobras despreciables como estas, intensificadas luego del allanamiento en la residencia de Trump, la Casa Blanca de Biden entendió que tiene el total blindaje para operar con la policía federal y está demostrando que usará todo el poder de las agencias federales para silenciar y perseguir a las voces disidentes

Seguir Leyendo

Economía

La secretaria del Tesoro Janet Yellen admite que la inflación en Estados Unidos no bajará hasta 2023

Publicado

en

La máxima dirigente de las finanzas públicas en el Gobierno de Biden admite que la inflación no empezará a bajar en lo que resta del año. La Reserva Federal volvió a subir la tasa de interés de corto plazo en 75 puntos básicos. 

La Casa Blanca admite que su diagnóstico inicial acerca de la inflación fue completamente obliterado por la realidad. La secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, la demócrata Janet Yellen, admitió que la inflación difícilmente podrá bajarse en lo que resta del 2022, y pretende concretar los primeros resultados positivos para el año próximo. 

La inflación interanual alcanzó el 8,25% al término del mes de agosto, y registró un pico de hasta el 9% en junio. La inflación subyacente aumentó al 6,32% interanual en agosto y se aceleró con respecto a los dos meses previos. 

Creo que ciertamente va a bajar el próximo año, aunque, seamos claros, hay riesgos. La invasión rusa de Ucrania no ha llegado a su fin, estamos viendo que Putin usa el petróleo y el gas como armas para luchar en esta guerra, por lo que seguimos siendo vulnerables a las crisis de suministro. Pero creo que la FED está claramente comprometida con reducir la inflación, y espero que tenga éxito”, declaró Yellen. 

Bajo la dirección del presidente Joe Biden, el Gobierno de los demócratas aprobó un masivo programa de estímulo fiscal entre febrero y marzo de 2021, que llegó el déficit primario del Estado del 14,2% del PBI a casi 17%, y el déficit total aumentó del 15,8% al 18,2% del producto. 

Las medidas irresponsables del Gobierno se tornaron imposibles de financiar en los mercados de deuda convencionales, por lo que la Reserva Federal debió comprar la deuda del Tesoro y permitir un nuevo incremento de la oferta monetaria en consecuencia. Este hecho significó el golpe de gracia para que la inflación dejara de ser percibida como transitoria, y se enquistara en la economía estadounidense.

La Reserva Federal dirigida por Jerome Powell determinó un nuevo aumento de la tasa de interés para los bonos a corto plazo, por una cuantía de 75 puntos básicos. De esta manera, el umbral de la tasa de corto plazo oscila entre el 3% y el 3,25%

La tasa de política monetaria persiste en un nivel holgadamente por debajo de la inflación interanual, y por debajo de las recomendaciones sugeridas por la Regla de Taylor u otras normativas convencionales para la determinación de la política monetaria. 

Seguir Leyendo

Tendencias