Seguinos en redes

Estados Unidos

Guerra civil en el Partido Demócrata: Cada vez más dirigentes demócratas piden que Biden se baje de la candidatura

Publicado

en

Los bidenistas resisten y tratan de evitar que la abrumadora mayoría de dirigentes demócratas impulsen una convención abierta en agosto para bajar la candidatura de Joe Biden.

El presidente Joe Biden atraviesa el peor momento de su gobierno en medio de un fuerte impulso por parte de un grupo de demócratas que lo presionan para que decline su candidatura, luego de que quedara en evidencia su demencia senil en el debate presidencial con Donald Trump.

La actuación de Biden en el debate provocó una reacción inmediata de aliados de los medios, donantes, votantes y funcionarios electos demócratas. Sin embargo, su respuesta al debate puede haber sido aún más dañina para su reputación que el propio cruce con Trump.

Biden no pareció dispuesto a intentar un control de daños básico y optó por reunirse con sus asesores cercanos y su familia, incluido su hijo Hunter Biden, un delincuente convicto, en lugar de contactar a aliados clave.

Sus asesores cercanos y familiares le recomendaron no declinar la candidatura, y por el contrario, lo llevaron a hacer una gira mediática para mostrarse sólido y tenaz. Pero no logró nada de ello. Por el contrario, sus entrevistas cuidadosamente controladas, no inspiran ninguna confianza.

El equipo de Biden esperaba que su entrevista con el ex asesor de Bill Clinton convertido en periodista, George Stephanopoulos, para la cadena ABC News, calmara las aguas. Durante la entrevista, Stephanopoulos hizo preguntas fuertes aunque pactadas previamente, pero Biden desilusionó.

Durante la entrevista, Stephanopoulos le dijo a Biden que “nunca había visto a un presidente que tuviera un índice de aprobación del 36 por ciento y que fuera reelecto”. Stephanopoulos presionó a Biden sobre cómo se sentiría si permaneciera en la carrera y Trump terminara siendo elegido. Biden respondió afirmando que no creía que ese fuera su índice de aprobación.

Y si sigues como candidato y pierdes y Trump es elegido y todo lo que están advirtiendo se cumple, ¿cómo te sentirás en enero?”, cuestionó Stephanopoulos a Biden. “Sentiré que, siempre que haya dado todo lo que tenía y haya hecho el mejor trabajo que sé que puedo hacer, de eso se trata”, respondió Biden murmurando y con dificultad.

En su alocución, biden utilizó la palabra “goodest” en lugar de “best”, lo cual es incorrecto en gramática. Si bien muchos angloparlantes la usan irónicamente para generar un efecto humorístico, Biden no pareció darse cuenta de que estaba cometiendo un error.

La diputada demócrata de Minnesota, Angie Craig, una feroz bidenista, le pidió oficialmente a Biden que se hiciera a un lado el sábado por la mañana temprano, diciendo: "Como líder electa, siento la responsabilidad de ser honesta sobre lo que creo, incluso cuando es difícil de escuchar, creo que se tiene que bajar".

Craig se convierte en la quinta miembro del Congreso que exige que Biden se haga a un lado desde su desastroso debate del 27 de junio. Pero es la primera que proviene de un estado clave como Minnesota. A pesar de que Biden ganó el estado por más de siete puntos porcentuales en 2020, las encuestas ahora muestran que Trump derrota a Biden por hasta cuatro puntos.

“No es una decisión que haya tomado a la ligera, pero hay demasiado en juego como para arriesgarse a una segunda presidencia de Donald Trump”, continuó. “Por eso, pido respetuosamente al presidente Biden que se haga a un lado como candidato demócrata para un segundo mandato presidencial y permita que una nueva generación de líderes dé un paso al frente”.

Estados Unidos

El equipo de Biden se enteró por Twitter que el presidente se bajaba de la reelección y en la Casa Blanca denuncian "presiones externas"

Publicado

en

Reportes aseguran que los empleados de Biden en la Casa Blanca quedaron sorprendidos después de que el presidente abandonara la carrera de 2024 sin avisarles: "Todos nos enteramos por Twitter".

El anuncio del presidente Joe Biden sorprendió a la Casa Blanca y a los asesores de campaña, que hasta esta tarde insistían en que seguiría en la contienda. Muchos de ellos, incluidos algunos de sus principales asesores, le dijeron al medio POLITICO que se enteraron por X (ex Twitter) que Biden declinaba la candidatura.

Todos nos enteramos por Twitter”, dijo un alto funcionario demócrata de la Casa Blanca que también trabajaba en el equipo de campaña de Biden. “Ninguno de nosotros entiende lo que está sucediendo”, agregó.

Biden ha estado recluido en su casa en Delaware con su familia, por un supuesto diagnóstico positivo de COVID-19, donde se tomó la decisión de bajar su nombre de la fórmula presidencia. En este contexto, los miembros del equipo de la campaña y los funcionarios de la Casa Blanca seguían trabajando como siempre hasta que vieron en Twitter el anuncio.

Un claro ejemplo de este desastre comunicacional es que el equipo de la campaña de Biden envió un correo electrónico de recaudación de fondos para "Joe y Kamala" a la 1:54 pm, ocho minutos después de que Biden hiciera el anuncio en Twitter. Los miembros del equipo aseguran que ya estaba programado y que nadie les avisó que tenían que cancelarlo.

La decisión de bajarse fue tomada tras largas conversaciones de la mujer de Biden, Jill Biden, con la propia Kamala Harris, la ex primera dama y ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, el expresidente Barack Obama y su esposa, Michelle Obama, hoy la máxima cúpula política del Partido.

Debido a esto, la comunicación de la carta que se subió a Twitter, y luego la publicación donde se le brinda el apoyo a Kamala, no fue diseñado por los usuales responsables de las redes del presidente, sino que intervino directamente el equipo más cercano de la familia Biden.

Fue este mismo equipo reducido que envió un mail interno a todos en la Casa Blanca, advirtiéndoles que miren el tweet que había publicado el presidente en su cuenta personal unos 15 minutos antes. “Equipo, comparto con ustedes la carta del presidente Biden que se acaba de publicar. Tendremos más información esta tarde”, escribieron las directoras de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon y Julie Chávez Rodríguez.

Queden atentos a una invitación a una videollamada de todo el personal. Estamos muy agradecidos de haber sido parte de este equipo con todos ustedes. Hasta pronto", concluía el correo electrónico que se envió a todos los correos @whitehouse.gov del Gobierno federal.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Kamala Harris reemplaza a Biden como la candidata a presidente del Partido Demócrata, siendo la más de izquierda de la historia

Publicado

en

La vicepresidente desplazó a Biden como candidata, y encabezará a los demócratas en la contienda contra Donald Trump.

Ahora que el presidente Joe Biden ha puesto fin a su campaña de reelección y ha respaldado a la vicepresidente Kamala Harris para que lo reemplace como candidato, los demócratas deben afrontar un cambio sin precedentes a estas alturas de un año electoral.

Los demócratas ahora deberán afrontar un cambio sin precedentes a estas alturas de un año electoral. El Partido celebrará su convención en Chicago del 19 al 22 de agosto, en donde la candidatura a presidente se debe formalizar.

Lo que se suponía que iba a ser una coronación para Biden, tras haber ganado su interna con el 81% de los votos, se convierte ahora en una contienda abierta en la que casi 4.700 delegados serán responsables de elegir a un nuevo abanderado para competir en las elecciones generales de noviembre.

Pero aunque parezca una tarea simple, Harris todavía no tiene garantizada la candidatura. Los delegados que se asignaron a Biden tras ganar las elecciones primarias de su partido, no fueron asignados a la fórmula presidencial, sino que tienen el compromiso de elegir a Joe Biden.

Biden como persona ganó todas las primarias y asambleas estatales a principios de este año y solo perdió el territorio de Samoa Americana. Al menos 3.896 delegados se habían comprometido a apoyarlo.

Las reglas actuales del partido no permiten que Biden se las pase a otro candidato. Sin embargo, políticamente, su apoyo probablemente sea influyente, pero los delegados no tienen ninguna obligación de elegir a Kamala Harris.

La carga inmediata recae sobre Harris, que debe consolidar el apoyo de los casi 4.000 delegados de los estados, territorios y el Distrito de Columbia, además de los más de 700 superdelegados, que incluyen a líderes del partido, ciertos funcionarios electos y ex presidentes y vicepresidentes.

Los próximos pasos para que Kamala Harris confirme su candidatura. Fuente: AP noticias.

Según las fuentes que habían predecido que Biden se bajaría de la candidatura, Kamala no sería la candidata, si no que se había propuesto al gobernador de California, Gavin Newsom, a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, o al gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, como posibles candidatos además de Harris.

Sin embargo, algunos demócratas argumentaron en privado, e incluso públicamente, que solamente Kamala Harris podría acceder a los más de 300 millones de dólares que actualmente tiene el Partido Demócrata como fondos de donaciones.

En Estados Unidos, las donaciones no se hacen a los partidos políticos, sino que se hacen a los Comités de Acción Política (PACs, por sus siglas en inglés). Estas organizaciones están fuertemente reguladas y solamente pueden usar ese dinero en acciones políticas concretas, como comprar publicidad o hacer timbreos.

En la documentación que se firma cuando se realizan estas donaciones, se ponen muchas condiciones, entre ellas que el dinero deberá ser usado para una campaña en específico. Algunas fueron dirigidas a "Biden", por lo que ese dinero no podrá ser tocado, pero la gran mayoría fueron dirigidas a "Biden-Harris", por lo que si no es Biden, solo Kamala podría disponer de esas donaciones.

Actualmente, la campaña de Biden tiene 91 millones de dólares en efectivo, mientras que los comités de campaña de los demócratas aliados disponen de 240 millones de dólares, de los cuales el 90% está dirigido a la fórmula "Biden-Harris".

A esta altura del año electoral, ningún otro candidato podría recaudar los fondos necesarios para competirle a Trump en pago de publicidades, acciones políticas como timbreos o llamados telefónicos, o hasta las tareas de fiscalización para la elección.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden se baja de la candidatura a presidente: La inocultable demencia senil y la crisis pusieron fin a su intento de reelección

Publicado

en

El presidente Joe Biden se convierte en el primer presidente de la historia en declinar su candidatura a la reelección, abriendo paso a su vicepresidente.

El presidente Joe Biden publicó un comunicado en su cuenta de Twitter oficialmente bajándose de la candidatura a presidente, poniendo fin a su intento de reelección tras el desastroso debate con Donald Trump, que hizo inocultable su demencia senil y su incapacidad para el cargo, a cuatro meses de las elecciones.

La decisión llega después de la creciente presión de los dirigentes del Partido Demócrata, principalmente los Clinton y los Obama, para que se haga a un lado tras el debate del 27 de junio, en el que el presidente de 81 años se desvaneció, a menudo dio respuestas sin sentido y no pudo debatir de igual a igual con Trump.

Ha sido el mayor honor de mi vida servir como su presidente”, decía la declaración de Biden publicada en X. “Y si bien ha sido mi intención buscar la reelección, creo que lo mejor para mi partido y el país es que me retire y me concentre únicamente en cumplir con mis deberes como presidente durante el resto de mi mandato”.

Hoy quiero ofrecer todo mi apoyo y respaldo para que Kamala sea la candidata de nuestro partido este año”, escribió Biden luego de la carta en sus redes sociales. En una declaración posterior publicada en X, Biden ofreció “mi total apoyo y respaldo para que Kamala sea la candidata de nuestro partido este año”, y pidió a los demócratas que se unieran y escribió “es hora de unirnos y vencer a Trump”.

Los demócratas ahora deberán afrontar un cambio sin precedentes a estas alturas de un año electoral. El Partido celebrará su convención en Chicago del 19 al 22 de agosto, en donde la candidatura a presidente se debe formalizar.

Lo que se suponía que iba a ser una coronación para Biden, tras haber ganado su interna con el 81% de los votos, se convierte ahora en una contienda abierta en la que casi 4.700 delegados serán responsables de elegir a un nuevo abanderado para competir en las elecciones generales de noviembre.

Seguir Leyendo

Tendencias