Conecte con nosotros

Estados Unidos

Hillary Clinton volvió a las Cortes y Twitter apaga las redes para evitar viralización

El martes 2 de junio Hillary Clinton debía testificar ante la Corte de Washington D.C. por la causa de los e-mails. A pesar de un enorme blindaje en las redes, la ex-candidata demócrata eligió no presentarse y en su lugar envió a su equipo legal.

Publicado

en

Los crímenes de la ex-candidata demócrata Hillary Clinton siguen siendo investigados hasta el día de hoy, por más que exista un blindaje mediático que oculta la información más importante.


A pesar de que el presidente Trump incumplió su promesa de campaña, cuando prometió en el último debate que designaría a un fiscal especial para investigar sus crímenes, distintos grupos anti-corrupción siguen impulsando las investigaciones de uno de los mayores casos de abuso de autoridad y encubrimiento de la historia de Estados Unidos.
El pasado martes 2 de junio, Hillary Clinton estaba citada a declarar frente a la Corte de Apelaciones para el Circuito de Washington D.C., por una denuncia realizada por el grupo Judicial Watch, por la famosa “causa de los e-mails”.
Hillary debía conectarse por videollamada ante una nómina de jueces de esta prestigiosa corte -considerada la más importante de Estado Unidos después de la Corte Suprema- pero en su lugar envió a su equipo legal a argumentar por qué la acusada no debería estar dando testimonio, bajo la justificación que toda la información sobre el caso ya fue expuesta ante el Comité Selecto de la Cámara de Diputados por la tragedia en Benghazi.
En los días previos, Twitter suspendió a cientos de cuentas de derecha con el objetivo de evitar que se forme una tendencia en las redes para que viralice esta incursión judicial de Hillary Clinton. Además, durante el 2 de junio por la mañana las tendencias en Twitter estuvieron deshabilitadas.
Por su parte, Judicial Watch es un grupo anti-corrupción predominantemente conservador que se dedica a investigar y denunciar legalmente a funcionarios públicos que se excedan de la ley. Esta organización sin fines de lucro es dirigida por el prestigioso abogado Tom Fitton y ha tenido una serie de triunfos legales contra las administraciones de Bill Clinton y Barack Obama, y ahora es uno de los pocos litigantes que queda en la denuncia contra la mega-corrupción de la gestión de Hillary Clinton al frente de la Secretaría de Estado del país.

Ad

La famosa “causa de los e-mails”


La historia de corrupción de Hillary Clinton es extensa. Tiene múltiples denuncias a lo largo de toda su larga carrera en la política, que empezó como la primera dama del presidente Bill Clinton, pero después avanzó en un doble periodo como senadora por Nueva York, secretaria de Estado de Obama, considerado el tercer puesto más importante del gobierno luego del presidente y vicepresidente, y por último, un fallido intento por la presidencia en 2016.

Pero el caso más aberrante, que más alarmas sonó en toda su carrera política y tal vez en toda la historia de su país es el que comenzó con la intervención en Libia.

Como secretaria de Estado, Hillary Clinton inició rápidamente sus terroríficas ideas intervencionistas en África y Medio Oriente. Con tan solo 2 años al frente de la Cancillería, inició en 2011 un golpe de Estado en Libia que terminó no solo con el tiranicidio del dictador Muamar Gaddafi, si no que impulsó la creación de la organización terrorista Ansar Al-Sharia, que evolucionaría en uno de los principales grupos del Estado Islámico (ISIS).

Se cree que Clinton desvió fondos del presupuesto militar para incitar las protestas de estos grupos islámicos para sacar del poder a Gaddafi. Sea como haya sido, la realidad es que luego de 2011, Libia se convirtió en uno de los países más inestables y peligrosos del mundo, pero Hillary Clinton no pareció enterarse. El 22 de mayo de 2012, su gobierno envió al embajador Christopher Stevens a la ciudad de Benghazi en Libia para coordinar la importante Embajada de los Estados Unidos.

El 11 de septiembre de 2012, vigorizados por las celebraciones del ataque del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas, miembros de este grupo islamista marcharon a la Embajada estadounidense, la incendiaron, tomaron a Stevens, lo asesinaron, y pasearon su cuerpo desnudo por las calles de Benghazi para luego descuartizarlo y publicarlo en internet.

Embajador Stevens en su poco protegido Consulado en Benghazi, Libia.

Ad

Este fue uno de los momentos más bochornosos de la historia de las relaciones internacionales de Estados Unidos, y bajo los ojos de la mayoría republicana en el Congreso en ese entonces, un enorme acto de negligencia por parte de Hillary Clinton. La Embajada no tenía bajo ningún punto de vista las defensas y el personal militar que debía tener para la ciudad de alto riesgo donde se encontraba. Stevens se encontraba en una mansión con una enorme pileta, jardines y cancha de fútbol en vez de muros y armas.

Además, un destacamento militar de soldados altamente entrenados de la Fuerza Delta estadounidense se encontraba a menos de 2 kilómetros de la Embajada en un anexo de la CIA, pero las órdenes de Hillary Clinton fueron las de no intervenir.

Por esta razón de “grosera negligencia”, se decidió abrir un Comité Selecto de diputados que investigaron, llamaron a testificar y luego debatieron si presentarían cargos contra los altos oficiales del gobierno de Obama, Hillary Clinton, Susan Rice, la asesora de Seguridad Nacional de Obama y John Brennan, el entonces director de la CIA.

Una de las principales denuncias del caso es que la CIA, con el consentimiento de Hillary, estaban traficando armas desde Libia a Siria para ayudar a los rebeldes tirar abajo el gobierno de Assad, así como un año antes habían tirado el gobierno de Gaddafi. 

Estos grupos rebeldes en Siria terminaron conformando ISIS, por lo que esto, de ser correcto, habría implicado que el gobierno de Obama fue responsable directo de la creación de uno de los grupos terroristas más sanguinarios de los últimos tiempos. Además, implicaría que Hillary Clinton tuvo una razón muy certera para no enviar ayuda de la CIA y salvar la vida del Embajador; no quería comprometer la operación ilegal de tráfico de armas.

Ad

Durante las audiencias, se investigó a fondo a Hillary Clinton y se descubrió que durante su gestión había abierto un servidor y una casilla de e-mails paralelo por fuera de la auditoría del Estado. Cuando fue acusada de esto, atinó a decir que la había creado para “coordinar el casamiento de mi hija”.

Cuando el Congreso emitió una orden para que se revele el contenido de estos e-mails enviados desde esta casilla, Hillary Clinton eliminó más de 33.000 mails enviados durante los años 2009 y 2013. Esto violó todas las regulaciones federales sobre la comunicación permitida de funcionarios públicos. Sin embargo, cuando se le ordenó al FBI que interceda para investigar este claro acto criminal, la agencia dio una conclusión aún más severa: el contenido de los mails era irrecuperable, pero su contenido había sido hackeado por ataques anónimos, posiblemente procedentes de Rusia.

Esto quiere decir que el gobierno de los Estados Unidos no sabía que la tercer funcionaria más importante del país tenía una casilla de e-mails privados pero Rusia sí, y que además coordinó efectivamente su hackeo.

A pesar de que Hillary Clinton negó haber utilizado esta casilla de mails ilegal para tratar temas de Estado, la organización Wikileaks logró obtener copia de muchos de estos mails, no se sabe si por hackeo directo o si fueron adquiridos luego, y los publicó en 2016. 

En estos mails se reveló, entre muchísimas otras cosas, que Hillary sí uso este servidor para tratar temas de Estado, en específico la red de tráfico de armas a Siria.

Lamentablemente, la veracidad de estos e-mails nunca pudo ser verificada y según Hillary “están todos editados”, por lo que no pueden ser utilizados como evidencia.

-> Buscador de e-mails en la plataforma de Wikileaks.

Este bochornoso escándalo fue uno de los puntos más bajos del gobierno de Obama, que terminó despidiendo a Hillary Clinton y reemplazándola por el aún más corrupto John Kerry. Pero a pesar de todo, el FBI, de la mano del obamista James Comey, recomendó “no presentar cargos contra la secretaria Clinton ya que ella no hubo dolo en su crimen”.

Bajo esta conclusión y con la candidatura de Clinton a la presidencia, el Comité Selecto de Benghazi decidió no presentar cargos, aunque muchos miembros declararon que el caso debía ser investigado a fondo. 

A partir de ese momento, decenas de grupos anti-corrupción iniciaron denuncias legales contra Hillary Clinton, entre los cuales el más sustancial fue el de Judicial Watch.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Los Ángeles anuncia el pasaporte de vacunación un día después que el gobernador demócrata sobreviva la elección

Publicado

en

Rompiendo una promesa de campaña en tan solo 24 horas, las autoridades demócratas del condado de Los Ángeles anuncia un Pase Covid para salir a la calle.

A pesar de que el Partido Demócrata había prometido en la campaña de la elección de revocatoria que no promovería el pasaporte de vacunación en el Estado, este jueves el condado de Los Ángeles emitió una orden de salud que requerirá que los residentes muestren prueba de la vacunación Covid-19 en bares, bodegas, cervecerías, clubes nocturnos y cines bajo techo a partir de octubre, según la directora de salud del condado, la Dr. Barbara Ferrer.

Los funcionarios hicieron el anuncio un día después de que el gobernador de California, Gavin Newsom, sobreviviera a las elecciones revocatorias en su contra, rompiendo su promesa de campaña en tiempo récord.

Se requerirá que los usuarios y empleados tengan al menos una dosis de la vacuna antes del 7 de octubre y su segunda dosis antes del 4 de noviembre.

En California, los patrocinadores de eventos bajo techo con más de 1.000 asistentes ya debían mostrar prueba de vacunación o prueba de una prueba de Covid-19 negativa. La nueva orden sanitaria también se aplicará a los eventos al aire libre.

Todos los participantes, incluidos los empleados, de grandes eventos al aire libre con multitudes de más de 10.000 personas deberán mostrar prueba de vacunación o prueba de una prueba de Covid-19 negativa dentro de las 72 horas. El requisito también se aplicará a los parques temáticos como Disney.

Los legisladores demócratas de California archivaron los proyectos de ley que emitían más restricciones de Covid-19 días antes de la elección revocatoria, para demostrar que ellos no estaban a favor de restringir las libertades de los californianos. Sin embargo, la legislatura ha indicado luego de ganar que es probable que vuelva a examinar esos proyectos de ley en enero de 2022.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

SpaceX realiza la primera misión espacial con civiles y la cápsula ya orbita la Tierra

Publicado

en

La empresa de Elon Musk vuelve a ponerse al frente del sector con un viaje de cuatro tripulantes, lanzada desde Cabo Cañaveral, que logró separarse con éxito del cohete y ya puso a 4 civiles en el lugar más lejos de la Tierra de la historia.

La segunda etapa del cohete Falcon 9 de SpaceX se separó como estaba previsto unos 12 minutos después del despegue, dejando la cápsula Dragon con cuatro turistas espaciales a bordo orbitando la Tierra, anunció la compañía de Elon Musk.

Una primera etapa arrancó primero la nave de la gravedad terrestre, antes de separarse y volver sana y salva a un navío en el mar para su reutilización. La segunda etapa terminó de impulsar la cápsula hasta la órbita, donde por primera vez en la historia cuatro novatos fueron enviados sin ningún astronauta profesional a bordo.

Está previsto que la misión Inspiration4 dure tres días y viaje más allá de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Se trata de la primera misión espacial compuesta completamente por civiles, sin astronautas profesionales, que despegó este miércoles desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida).

El histórico lanzamiento de la misión ocurrió a las 20.02 horas del miércoles (00.02 GMT del jueves 16 de septiembre), como estaba previsto.

En medio de gritos y aplausos desde el centro de control se cumplieron todas las etapas del lanzamiento de la misión, gracias a unas condiciones meteorológicas favorables.

¿Quiénes son los cuatro tripulantes?

Esta vez los tripulantes no son astronautas ni gente que haya sido entrenada para manipular una nave espacial, si no civiles con mucho dinero que pagaron para vivir esta experiencia. Uno de ellos es el multimillonario Jared Isaacman, el dueño de Draken y Shift4, quien pagó más de 200 millones de dólares por estar en este vuelo.

El resto de los tripulantes son el ingeniero aeronáutico Chris Sembroski, quien ganó un sorteo para participar del viaje, la asistente médica Hayley Arceneaux, sobreviviente de cáncer que fue donada el lugar en el Dragon, y la científica, piloto y educadora Sian Proctor, quien también ganó un sorteo para estar allí.

Los cuatro civiles, que recibieron entrenamiento durante seis meses sobre maniobras en gravedad cero, entre otras materias, surcarán la Tierra a una velocidad de unos 28.160 kilómetros por hora y darán una vuelta a este planeta cada 90 minutos.

Alcanzarán un altura de unos 575 kilómetros de la Tierra, unos 160 kilómetros más que la Estación Espacial Internacional (EEI), “más lejos que cualquier otro vuelo espacial humano desde las misiones del Hubble”, según SpaceX.

También es una distancia superior a la de los viajes suborbitales que realizaron este año los millonarios Jeff Bezos y Richard Branson a bordo de sendas naves de sus respectivas compañías espaciales privadas, dejando nuevamente a SpaceX como líder en el sector y pionero de los viajes espaciales civiles.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

El máximo general del Pentágono traicionó al país y vendió secretos a China durante el gobierno de Trump

Publicado

en

El general Mark Milley cometió traición a la Patria, trató de socavar la figura presidencial y organizó un grupo subversivo en el Pentágono. Los detalles del Jefe de Estado Mayor que cometió el máximo crimen y que saldrá ileso.

En el nuevo libro PERIL de los periodistas Bob Woodward y Robert Costa del Washington Post, que saldrá la semana que viene pero su información ya se hizo pública, se reveló que el Jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, le dijo al general chino Li Zuocheng que si Estados Unidos atacara a China, él le avisaría de antemano para que pudieran estar preparados y contrarrestar el ataque.

Según el reporte, que viene del seno demócrata y contribuye a la enorme interna que hay en el gobierno de Biden entre el establishment demócrata, al que Milley sin dudas pertenece, y al sector más radicalizado del partido, este general temía que el presidente Trump tomará el poder por la fuerza e iniciara hostilidades con China. 

Milley le aseguró al máximo general chino que Estados Unidos no participaría en hostilidades armadas contra la nación comunista, mientras él fuera Jefe del Estado Mayor.

La investigación descubrió dos llamadas. La primera fue realizada por Milley el 30 de octubre de 2020 y la segunda fue realizada el 8 de enero de 2021. En octubre, Milley creyó que Estados Unidos estaba considerando y preparándose para un ataque militar contra el territorio chino, especialmente en la antesala de la elección del 3 de noviembre y mientras China mentía con el coronavirus, invadía ilegalmente Hong Kong, echaba diplomáticos de Estados Unidos e incluso se descubrió que una famosa espía china se encontraba de novia con un importante diputado demócrata miembro del Comité de Inteligencia del Congreso.

En ese contexto, según los registros de la llamada, Milley dijo: “General Li, quiero asegurarle que el gobierno estadounidense es estable y que todo va a estar bien. No vamos a atacar ni realizar ninguna operación cinética en su contra”.

Esto constituye un delito federal, y es considerado la máxima traición a la Patria. Sin embargo, esta tarde Joe Biden salió a decir que defendería a Milley de cualquier acción judicial o militar en su contra, y que confía que actuó con el mejor de los intereses.

Según los periodistas del Post, Milley se apoyó en su relación personal con Li y dijo: “General Li, usted y yo nos conocemos desde hace cinco años. Si vamos a atacar, lo llamaré antes de tiempo. No va a tener ninguna sorpresa”.

Luego, en otra llamada el 8 de enero, dos días después del fatídico día en el que se convalidó el fraude electoral de Joe Biden y los simpatizantes de Trump ingresaron al Congreso en protesta, el libro explica que Milley “estaba seguro de que Trump había sufrido un grave deterioro mental después de las elecciones”.

Según los informes, Milley dijo que Trump estaba “casi maníaco, gritando a los funcionarios y construyendo su propia realidad alternativa sobre interminables conspiraciones electorales” .

Como tal, afirman los autores, “Milley estaba supervisando la movilización del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos sin el conocimiento de Trump, del pueblo estadounidense o del resto del mundo”.

Se informa que Milley convocó una “reunión secreta” en el Pentágono ese 8 de enero, a raíz de los disturbios en el Capitolio y les dijo a los demás generales que no debían recibir más órdenes de Trump.

“No importa lo que te diga”, dijo Milley, socavando directamente la autoridad presidencial, “Tú haces el procedimiento. Tú haces el proceso. Y yo soy parte de ese procedimiento”. Buscó la confirmación visual de cada persona en esa reunión antes de continuar y preguntó “¿Entendido?”.

Al enterarse de esto, hoy Trump publicó un comunicado diciendo que se entera por primera vez de los llamados a China y sus conversaciones con los otros generales. “Milley está completamente loco!”.

Milley también tuvo una llamada telefónica privada con la Presidente de la Cámara de Representantes, la líder del Partido Demócrata Nancy Pelosi, durante la cual los dos coincidieron en que Trump estaba “loco”. Este recuento se basa en una transcripción de la convocatoria.

Según esa transcripción, Milley usó esa llamada para asegurarle a Pelosi sobre la seguridad del arsenal nuclear de Estados Unidos.

“Lo que les estoy diciendo es que si ni siquiera pudieron detenerlo de un asalto al Capitolio, ¿Quién sabe qué más puede hacer? ¿Y hay alguien a cargo en la Casa Blanca que estuviera haciendo algo más que besar su trasero gordo por todo esto?”, dijo Pelosi según figura en el registro, y continuó diciendo: “Sabes que está loco. Ha estado loco durante mucho tiempo”.

Milley le dijo que estaba totalmente de acuerdo y respondió: “Señora presidenta, estoy de acuerdo con usted en todo”.

Fue después de esta llamada telefónica que Milley comenzó a tomar el poder en sus propias manos. Le dijo a su personal, así como al director de la Agencia de Seguridad Nacional Paul Nakasone y a la directora de la CIA, Gina Haspel, que “vigilaran todo todo el tiempo y no le hicieran más caso a Trump”.

Milley creía, según los autores, que estaba actuando en el mejor interés del pueblo estadounidense al quitarle este poder a la presidencia, en secreto, y ejercerlo para sus propios fines. Pero lo que estaba haciendo era un delito, subversión a la presidencia y debería obtener la pena capital por lo que hizo.

Seguir Leyendo

Trending