Seguinos en redes

Estados Unidos

La alcalde de Chicago “no está preocupada” por la ola de crímenes

Publicado

en

La alcalde demócrata de Chicago, Mari Lightfoot, dijo en conferencia de prensa que “no cree que la delincuencia esté subiendo” en la ciudad y que no es algo que le preocupe en estos momentos. “De hecho, yo creo que la delincuencia está bajando“.

Según el Departamento de Policia de Chicago, los robos aumentaron un 64%, los asaltos sexuales un 55% y los homicidios un 28% respecto al año pasado.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El día que Biden ordenó perseguir a su principal opositor como Stalin en 1927

Publicado

en

Así como La Nación compara libremente a Trump con Hitler, desde La Derecha Diario nos parece necesario trazar una similitud entre las acciones de Biden con las de Stalin hace casi 100 años.

El medio La Nación publicó esta tarde una lamentable nota con información de la agencia alemana de noticias DPA, comparando a Donald Trump con Adolf Hitler.

En la nota, mencionan un artículo del New York Times que asegura sin ninguna prueba que el ex presidente republicano les pedió “lealtad” a los generales del Estado Conjunto Mayor “así como Hitler le pidió a los generales nazis en la Segunda Guerra Mundial“.

Desde La Derecha Diario no queremos hacer eco de este repudiable artículo, y lamentamos que esa misma línea editorial no sea utilizada para describir los más recientes hechos vinculados a la persecución política a conservadores en Estados Unidos. Por lo tanto, tomamos en nuestras propias manos la tarea de hacerlo. Tomen nota, redactores de La Nación, a ver si aprenden algo.

En sintonía con el título que eligió La Nación, la redada del FBI a Mar-A-Lago, el masivo complejo de hoteles del expresidente Donald Trump en Florida, que fue ordenado por el Fiscal General de la Casa Blanca, Merrick Garland y aprobado por el juez Bruce Reinhart, será recordado como el día que Biden ordenó perseguir a su principal opositor como Stalin en 1937.

La “Gran Purga” ocurrió entre agosto de 1936 y marzo de 1938. En ese período, el jerarca soviético asesinó a más de 800.000 opositores políticos, incluidos dirigentes, sindicalistas, periodistas, activistas, militares.

Pero ese genocidio no ocurrió de un día para el otro. Casi una década antes, Stalin tomó control del Partido Comunista Soviético y lanzó la persecución de su principal opositor, León Trotski.

Trotski dirigía la Oposición Unida, un partido también comunista y bolchevique pero que no adhería a la política de Stalin conocida como “Socialismo en un solo país“. Tras la muerte de Lenin en 1924, Trotski fue mandatario de la Unión Soviética en el rol de Comisario del Pueblo para Asuntos Militares y Navales hasta 1925, cuando el comunismo soviético se partió en dos, y la Unión tuvo su primer debate político: Stalin o Trotski.

Tras perder una pulseada geopolítica en China, la dirigencia del Partido Comunista decidió respaldar a Stalin y el georgiano ordenó perseguir y apretar a Trotski para forzar su rendición. En noviembre de 1927, la OGPU allanó la casa de Trotski, rompió sus puertas, sus ventanas, y le incautó todas sus pertenencias, entre ellas sus escritos y correspondencia con otros dirigentes opositores.

El 31 de enero de 1928, pocos meses después de esta apretada política, el XV Congreso del Partido Comunista hizo que las opiniones de la Oposición Unida fueran incompatibles con la autoridad soviética, y a Trotski no le quedó más remedio que exiliarse a Kazajistán, en los confines de la Unión.

En 1929 sería expulsado de la Unión completamente y se mudaría a Turquía, luego en Francia, Noruega, y finalmente en México, donde espías soviéticos lo asesinaron un 21 de agosto de 1940.

Esta comparación parecía una locura hace tan solo una semana, pero la redada a Trump por parte del FBI sin tener una causa abierta en la Justicia que permita semejante ataque abre la puerta a cualquier cosa.

Como a Trotski en 1927, la policía federal le entró por la fuerza a la propiedad de un ex mandatario, le incautó computadoras, le forzó y le vació la caja fuerte y se llevó miles de documentos. Esto fue realizado sin ningún tipo de aviso previo y con una clara motivación política.

También fue realizado fuera del estricto marco legal, ya que la orden de allanamiento a Trump dice que la redada era necesaria para proteger cierta evidencia de que sea destruida por el ex presidente, pero para que un conjunto de documentos sea considerado como evidencia para la justicia, debe ser presentado previamente ante un juez en el contexto de una causa abierta. Hoy por hoy no existe ninguna causa abierta en contra de Trump en la justicia.

Así como La Nación comparó a Trump con Hitler, desde La Derecha Diario, siguiendo su misma línea editorial, creemos que deberían haber comparado a Biden con Stalin. Solo esperamos que la situación política de Estados Unidos no termine en una “Gran Purga” de conservadores de acá a 10 años.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Juez federal que aprobó la orden de allanamiento de Biden contra Trump fue abogado de Jeffrey Epstein

Publicado

en

Este lunes por la noche el FBI ejecutó una orden de allanamiento pedida por el Secretario de Justicia de Biden, Merrick Garland, que fue firmada por un juez amigo.

El juez federal que firmó la orden de allanamiento pedida por Biden para redar Mar-A-Lago, propiedad del ex presidente Donald Trump, fue abogado del delincuente sexual infantil internacional Jeffrey Epstein.

Se trata del juez Bruce Reinhart, quien renunció a su trabajo como fiscal federal en 2008 y se fue a trabajar para EpsteinReinhart pasó diez años como el principal abogado de Epstein, mientras lideraba la red de pedofilia más grande del mundo. En 2018, vuelve a la actividad pública y asume como magistrado federal en 2018, según señala su biografía oficial del gobierno.

Durante su década de trabajo para Epstein, Reinhart participó de múltiples controversias. Fue nombrado en una demanda de la Ley de Derechos de las Víctimas del Crimen en 2011 como cómplice de Epstein. Además, fue acusado de violar la política del Departamento de Justicia y potencialmente filtrar información confidencial sobre el caso de Epstein para ganarse el trabajo.

En 2011, se lo denunció a Reinhart en su labor como abogado de Epstein por incompatibilidad, ya que en su paso como asistente del fiscal federal habría obenido información privilegiada para salvar al pedofilo multimillonario. “Mientras Bruce E. Reinhart era asistente del fiscal federal, se enteró de información confidencial y no pública sobre el caso de Epstein, y pocos días después se unió a la nómina de abogados de Epstein“, alegaron los demandantes en el caso Jane Does #1 y #2 v. Estados Unidos .

Según los informes, Reinhart dejó de trabajar para la oficina del fiscal de los Estados Unidos el día de Año Nuevo de 2008 y comenzó a trabajar para Epstein el 2 de enero de 2008informó el New York Post

Debió jurar bajo pena de perjurio que no tenía nada que ver con la investigación federal de Epstein y que no tenía información confidencial sobre su caso, pero sus supervisores presentaron un documento judicial contradiciendo el reclamo, y Epstein debió apartarlo del caso, aunque lo retuvo en su nómina y lo ayudó con otras causas judiciales.

En sus 10 años, Reinhart representó en varios casos a los pilotos del avión privado de Epstein, que utilizaba para transportar a sus clientes a su isla privada en el caribe donde sucedían los encuentros sexuales con menores.

También brindó asistencia legal al programador de Epstein, que lo acompañaba a todos lados y a una mujer llamada Nadia Marcinkova, a quien el propio Epstein describió como su “esclava sexual yugoslava” en grabaciones que fueron entregadas a la justicia durante su juicio.

Las acusaciones contra Epstein surgieron públicamente por primera vez en 2005. Se declaró culpable de cargos sexuales en Florida y cumplió solamente 13 meses en la cárcel, luego de que sus abogados negociaran un acuerdo con el fiscal. Se cree que este resultado tan positivo fue gracias a la información que trajo Reinhart al equipo legal.

En los años siguientes, su red de pedofilia continuó y muchas mujeres demandaron a Epstein por los abusos. Una mujer, de las más famosas denunciantes, de nombre Virginia Giuffre, afirmó que Epstein y Ghislaine Maxwell, su mujer, la habían prostituido contra su voluntad para que tuviera citas sexuales con hombres poderosos, incluido el príncipe Andrew del Reino Unido, con quien tiene una demanda abierta.

Los fiscales federales en Nueva York revivieron el caso contra Epstein por orden de la Casa Blanca de Trump, después de que las historias del Miami Herald en 2018 atrajeran nueva atención a sus crímenes. Fue arrestado en 2019, pero apareció suicidado un mes después.

Once meses después de su muerte, Maxwell fue arrestada en una finca de New Hampshire, y fue llevada a juicio, donde se la declaró culpable y fue condenada a 20 años de prisión, aunque nunca se le pidió la lista de clientes de la red de pedofilia.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Enloqueció Biden: Envió al FBI a allanar a Trump en Mar-A-Lago, rompió sus cajas fuertes y se llevó sus computadoras

Publicado

en

Como Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua o Evo Morales en Bolivia, el gobierno federal utiliza como un arma política a las agencias de seguridad para apretar opositores.

El FBI allanó Mar-a-Lago, el masivo complejo de hoteles del expresidente Donald Trump en Palm Beach, Florida, que también funciona como base de operaciones del equipo político del líder republicano.

En una larga declaración, Trump anunció que su residencia estaba “sitiada, siendo allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”. Según el ex mandatario, la redada fue “sin previo aviso”, le forzaron la caja fuerte y se llevaron todas sus pertenencias, incluidas computadoras.

Según fuentes republicanas, el ataque del FBI de Biden a la propiedad del ex presidente tiene que ver con la investigación del Comité del 6 de Enero, una comisión legislativa, sin poder judicial, que se arrogó las facultades de investigar a Trump por su participación en la organización de la marcha en Washington DC que concluyó con el ingreso al Capitolio durante la Sesión Conjunta del Congreso.

Según la orden judicial, que todavía no fue publicada pero se la habrían mostrado al abogado del ex presidente luego de ingresar por la fuerza a su propiedad, el Comité cree que Trump puede destruir evidencia y por lo tanto le pidieron a un juez que habilitara el allanamiento.

Es importante aclarar que esto no tiene asidero legal, y que cualquier juez que no esté alineado con la persecución política del Partido Demócrata hubiera descartado el pedido inmediatamente. Trump no está siendo investigado por ninguna causa en la Justicia, por lo que una redada para que no destruya evidencia no tiene sentido legal: la evidencia solo es considerada como tal en el contexto de un juicio en un tribunal.

Según informa NBC, Trump no se encontraba en Mar-A-Lago en el momento del ataque, si no que está pasando el verano estadounidense en su su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey, desde donde mantiene reuniones de alto perfil con sus candidatos para las elecciones de noviembre.

El Departamento de Justicia, conducido por el operador judicial demócrata Merrick Garland, informó que la orden judicial fue procurada por la Casa Blanca, en el contexto de una investigación paralela que encabeza el Fiscal General, que se mantuvo oculta hasta hoy sobre las acciones del ex presidente en su última semana en el poder.

Así, Joe Biden, como Nicolás Maduro de Venezuela, Daniel Ortega de Nicaragua, Raúl Castro de Cuba, o Evo Morales en Bolivia, utilizó a la agencia federal de seguridad para atacar a su principal opositor político y está preparando todo para enjuiciarlo y evitar que se presente en 2024.

En un comunicado que subió a su red social Truth, Trump contó lo sucedido:

“Estos son tiempos oscuros para nuestra nación, ya que mi hermosa casa, Mar-A-Lago en Palm Beach, Florida, se encuentra actualmente sitiada, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI. Nunca antes le había pasado algo así a un presidente de los Estados Unidos. Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, esta redada no anunciada en mi casa no fue necesaria ni apropiada. Es la mala conducta de los fiscales, el armamento del sistema de justicia y un ataque de los demócratas radicales de izquierda que desesperadamente no quieren que me postule para presidente en 2024, especialmente según las encuestas recientes, y que también harán cualquier cosa para detener a los republicanos y conservadores. en las próximas Elecciones de Medio Término. Tal asalto solo podría tener lugar en países del Tercer Mundo quebrantados. Tristemente, Estados Unidos se ha convertido ahora en uno de esos países, corrupto a un nivel nunca antes visto. ¡Incluso entraron en mi caja fuerte! ¿Cuál es la diferencia entre esto y Watergate, donde los operativos republicanos irrumpieron en el Comité Nacional Demócrata? Aquí, a la inversa, los demócratas irrumpieron en la casa del 45º presidente de los Estados Unidos.

La persecución política del presidente Donald J. Trump ha estado ocurriendo durante años, con la ahora completamente desacreditada Rusia, Rusia, la estafa de Rusia, el engaño de juicio político #1, el engaño de juicio político #2 y mucho más, simplemente nunca termina. ¡Es un objetivo político al más alto nivel!

A Hillary Clinton se le permitió borrar y lavar con ácido 33.000 correos electrónicos DESPUÉS de que fueran citados por el Congreso. No ha pasado absolutamente nada que la haga responsable. Incluso se llevó muebles antiguos y otros artículos de la Casa Blanca.

Me enfrenté a la corrupción burocrática de Estados Unidos, restauré el poder a la gente y realmente entregué por nuestro país, como nunca antes lo habíamos visto. El establecimiento lo odiaba. Ahora, mientras ven a mis candidatos respaldados obtener grandes victorias y ven mi dominio en todas las encuestas, están tratando de detenerme a mí y al Partido Republicano una vez más. La anarquía, la persecución política y la caza de brujas deben ser expuestas y detenidas.

¡Seguiré luchando por el Gran Pueblo Americano!”

Seguir Leyendo

Tendencias