Seguinos en redes

Estados Unidos

La revista TIME admite con orgullo que los demócratas y los empresarios de Wall Street conspiraron para robarle la elección a Donald Trump

En un polémico artículo, TIME revela cómo fue la trama para robarle la reelección a Donald Trump, que coordinó empresarios de Wall Street, autoridades demócratas y activistas de la extrema izquierda.

Publicado

en

En un artículo escrito por la corresponsal Molly Ball, la más alta autoridad en la revista TIME, el diario ultra-demócrata admitió una compleja trama de conspiración entre los grupos radicales de extrema izquierda como Antifa, las autoridades del Partido Demócrata y un grupo selecto de empresarios de Wall Street, para derrotar por medios espurios al entonces Presidente Trump.

Para los lectores de La Derecha Diario no hay nada nuevo: los empresarios usaron sus amplios recursos económicos para sobornar a los gobernadores de los Estados clave para que introduzcan el voto por correo, el Partido Demócrata utilizó sus conexiones en la Justicia para evitar que se declare inconstitucional esta maniobra y la extrema izquierda prestó su militancia para fiscalizar las elecciones en favor de Joe Biden. 
El resultado estuvo a la vista desde el mismo 3 de noviembre. Esa noche el Presidente Trump se iba a dormir con la reelección casi en el bolsillo, con amplios márgenes en todos los Estados más importantes, incluso algunos que había perdido en 2016. Al despertarse a la mañana siguiente, una cantidad absurda y estadísticamente imposible de votos por correo habían ido para Biden y el candidato demócrata había quedado por encima suyo por solo algunos miles de votos.
Desde entonces, toda la maquinaria mediática trató de tapar cualquier noticia que se animara a publicar sobre este tema. En La Derecha Diario, a varios miles de kilómetros de Washington, fuimos censurados por Twitter y Facebook en múltiples ocasiones por reportar distintas instancias de potencial fraude.
Ahora, con la elección en el pasado y los demócratas ansiosos de contar todo lo que hicieron para poner a Joe Biden en la Casa Blanca, empiezan a relatar lo ocurrido.

Cientos de importantes líderes empresariales, muchos de los cuales habían respaldado la candidatura de Trump y apoyado sus políticas, le pidieron que cediera la elección. Para el presidente, algo andaba mal. ‘Todo fue muy, muy extraño’, dijo Trump el 2 de diciembre. ‘A los pocos días de las elecciones, fuimos testigos de un esfuerzo orquestado para ungir al ganador, incluso cuando todavía se estaban contando muchos estados clave’.

En cierto modo, Trump tenía razón“, admite el polémico artículo de la revista TIME.

Se estaba desarrollando una conspiración detrás de escena, una que redujo las protestas y coordinó la resistencia de los directores ejecutivos. Ambas sorpresas fueron el resultado de una alianza informal entre activistas de izquierda y titanes empresariales. El pacto se formalizó en una declaración conjunta concisa y poco notoria de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la AFL-CIO, publicada el día de las elecciones“, explica la periodista demócrata. 

Y agrega: “Ambas partes llegarían a verlo como una especie de negociación implícita, inspirada por las masivas, a veces destructivas protestas por la justicia racial del verano, en la que las fuerzas laborales se unieron con las fuerzas del capital para mantener la paz y oponerse al asalto de Trump a la democracia“.

Ad

El artículo da enormes pasos para justificar este “fraude patriótico“, y asegura que fue lo correcto porque en frente Trump tenía inclinaciones dictatoriales.

El núcleo de la maniobra contra Trump fueron los miles de trabajadores electorales que pusieron las autoridades demócratas en los centros de cómputos. Como la evidencia probó, estas personas fueron fundamentales en descartar miles de boletas con el voto a Trump mientras traían valijas llenas de votos por correo para Biden.

Así lo explica la nota de la TIME: “Su trabajo tocó todos los aspectos de la elección. Consiguieron que los Estados cambiaran los sistemas de votación y las leyes y ayudaron a asegurar cientos de millones en fondos públicos y privados. Se defendieron de las demandas por supresión de votantes, reclutaron ejércitos de trabajadores electorales y consiguieron que millones de personas votaran por correo por primera vez

Luego, la pata empresarial dirigida por figuras como Michael Bloomberg, Larry Fink, Tom Steyer, Donald Sussman, entre otros, puso el dinero para presionar a las redes sociales para que censuren a los republicanos, a los gobernadores para que introduzcan el voto por correo (que terminaría siendo la herramienta del fraude) y se encargó de todos los cientos de miles de sueldos de los operadores políticos y trabajadores electorales.

Según la TIME: “Presionaron con éxito a las empresas de redes sociales para que adoptaran una línea más dura contra la desinformación y utilizaron estrategias basadas en datos para combatir las difamaciones virales. Ejecutaron campañas nacionales de concienciación pública que ayudaron a los estadounidenses a comprender cómo se desarrollaría el recuento de votos durante días o semanas, evitando que las teorías de conspiración de Trump y las falsas afirmaciones de victoria obtengan más tracción. Después del día de las elecciones, monitorearon cada punto de presión para asegurarse de que Trump no pudiera anular el resultado“.

Y la nota aclara que hubo múltiples republicanos involucrados en esta conspiración, los que Trump llamó “RINOs” (Republicanos Solo En Nombre). “Durante más de un año, una coalición de operativos poco organizada se apresuró a apuntalar las instituciones estadounidenses mientras eran atacadas simultáneamente por una pandemia implacable y un presidente inclinado a la autocracia. Aunque gran parte de esta actividad tuvo lugar en la izquierda, estuvo separada de la campaña de Biden y cruzó líneas ideológicas, con contribuciones cruciales de actores conservadores y no partidistas, explican.

Ad

La nota incluso da nombre y apellido de los conspiradores que idearon todo el plan y trajeron a bordo a los distintos grupos. Presenta pruebas de lo que dice y entrevista a los ideólogos, quienes con mucha honra admiten que “salvaron las elecciones del 2020”.

Esta es la historia interna de la conspiración para salvar las elecciones de 2020, basada en el acceso al funcionamiento interno del grupo, documentos nunca antes vistos y entrevistas con docenas de personas involucradas de todo el espectro político. Es la historia de una campaña creativa, decidida y sin precedentes cuyo éxito también revela lo cerca que estuvo la nación del desastre“.

Las figuras responsables del mayor fraude de la historia del país son, según la revista TIME:

  • Ian Bassin, co-fundador de Protect Democracy, un grupo de acción política que se encargó de ser el nexo entre la pata empresarial y partidaria;
  • Mike Podhorzer, director político de AFL-CIO, el sindicato más grande de trabajadores de Estados Unidos, que se encargó de unir la pata empresarial con la militancia de extrema izquierda;
  • Laura Quinn, co-fundadora de Catalist, un fact-checker que trabajó de cerca con Twitter, Facebook y Google para censurar miles de millones de publicaciones sobre el fraude electoral y los escándalos de la familia Biden;
  • Dick Gephardt, ex-diputado demócrata que sirvió de nexo entre todos estos grupos y las autoridades del Partido Demócrata;
  • Maurice Mitchell, director del Partido Nacional de las Familias, una agrupación que representa a distintas figuras de Black Lives Matter y otros extremistas de izquierda;
  • Amber McReynolds, CEO del Instituto “Voto en Casa”, un grupo de acción política que gastó millones en publicar propaganda destinada a convencer a la gente que vote por correo.
  • Neil Bradley, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, quien ayudó a coordinar muchos de los pasos de este plan macabro.

Algunas de las caras que idearon el fraude electoral. De izquierda a derecha: Mike Podhorzer, Maurice Mitchell y Ian Bassin.

Ad

Si bien el artículo no los nombra, a esta lista podemos agregar a los empresarios previamente mencionados como Bloomberg y Steyer, quienes pusieron la plata para que todo funcione, y a dirigentes políticos locales como Stacey Abrams, quien fue fundamental para organizar el fraude en el Estado de Georgia.

También se revela una masiva campaña online que la revista TIME llama “de concientización electoral” pero no fue más que propaganda política descentralizada apuntada a crear un relato de que no había manera de que la elección pueda ser robada, y que las largas semanas para contar unos pocos miles de votos no eran señal de fraude.

El grupo de trabajo electoral de Protect Democracy emitió informes y celebró reuniones informativas con los medios de comunicación, lo que resultó en una cobertura generalizada de posibles problemas electorales y la verificación de los hechos falsos de Trump. Las encuestas de seguimiento de la organización encontraron que se estaba escuchando el mensaje: el porcentaje de público que no esperaba conocer al ganador en la noche de las elecciones aumentó gradualmente hasta que a fines de octubre superaba el 70%. La mayoría terminó creyendo que un recuento prolongado no era señal de problemas“.

Y agrega: “Voting Rights Lab y IntoAction crearon memes y gráficos específicos para cada Estado, difundidos por correo electrónico, texto, Twitter, Facebook, Instagram y TikTok, instando a que se cuente cada voto. Juntos, fueron vistos más de mil millones de veces.

Finalmente, el artículo explica por qué ahora estas personas desean salir a la luz: “Los involucrados quieren que se cuente la historia secreta de las elecciones de 2020, aunque suene como un sueño febril paranoico: una camarilla bien financiada de personas poderosas, que abarcan industrias e ideologías, que trabajan juntas detrás de escena para influir en las percepciones y cambiar las reglas y las leyes, dirigen la cobertura de los medios y controlan el flujo de información

Según TIME: “No estaban manipulando las elecciones; las estaban fortaleciendo. Y creen que el público debe comprender la fragilidad del sistema para garantizar que la democracia en Estados Unidos perdure“.

Ad

Para leer la nota de la revista TIME: “La Historia Secreta de la Campaña en las Sombras que Salvó las Elecciones de 2020”

En caso de que la nota original sea eliminada por la revista TIME, dejamos un link directo al archivo web que guarda una copia del artículo: web.archive.org/https://time.com/5936036

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Trump recupera el control del Partido Republicano de Arizona: Kari Lake y Blake Masters ganan las primarias

Publicado

en

Los candidatos de ultra-derecha apoyados por el ex presidente vencieron a los candidatos anti-Trump que responden a Liz Cheney a lo largo de todo el país.

Kari Lake junto al ex presidente Donald Trump.

Este martes se llevaron a cabo las elecciones primarias en cinco estados, y el ex presidente Donald Trump marcó una fundamental victoria para recuperar el control del Partido Republicano en los Estados donde le fue mal en 2020.

De cara a las elecciones legislativas de este año, Trump está intentando que candidatos que responden directamente a él se queden con la nominación del Partido Republicano. En 2020, en estados conservadores como Arizona o Georgia, a pesar de tener republicanos en el poder, se aliaron con Biden y lo traicionaron.

Hasta el momento, Trump lleva ganando una amplia mayoría y se ha quedado con más del 90% de las contiendas, especialmente después de esta ronda electoral. La única derrota que lleva en el hombro es en el estado de Georgia, donde ganaron para la reelección tanto el gobernador Brain Kemp como el secretario de Estado Brad Raffensperger, quienes sabotearon la auditoría que Trump quiso hacer de las elecciones del 2020.

Arizona

Arizona es el otro gran estado republicano que había abandonado a Trump durante la pandemia, pero hoy quedó confirmado que fue una cuestión transitoria, y los prinicipales candidatos que apoyó el ex presidente se quedaron con la nominación.

En las elecciones primarias de Arizona, la candidata trumpista de derecha Kari Lake se alzó victoriosa para la gobernación luego de imponerse sobre la anti-Trump Karrin Taylor Robson, en una muy reñida elección donde los votos por correo volvieron a jugar un papel fundamental perjudicando al candidato de Trump, pero esta vez sin éxito.

Después de 4 días de conteo de votos, donde constantemente aparecían nuevos lotes con cajas llenas de boletas enviadas por correo, finalmente Kari Lake consolidó su posición en el condado de Maricopa, y terminó ganando el distrito electoral más grande del país, lo que le permitió conseguir los votos que necesitaba para imponerse sobre Robson.

Entrada la noche del jueves, Lake sacó una considerable ventaja de 4 puntos (47,7% a 43,4%), liderando el estado por alrededor de 40.000 votos. Aunque parecía que iba a entrar otro bache de votos este viernes, finalmente se declaró victoriosa a la candidata trumpista. Lake también tuvo el desafío de ganarle a Robson con el voto dividido, ya que había otro candidato trumpista, Matt Salmon, quien obtuvo el 3,9% de los votos.

Karrin Robson, actual secretaria de estado de Arizona, fue la responsable de rechazar una auditoría de las elecciones en 2020 y fue respaldada por el ex vicepresidente Mike Pence, quien estaba mirando de cerca este ciclo electoral ya que en caso de que Trump no consiga suficiente apoyo interno en el partido, planea disputarle las primarias al ex presidente en 2024

En las elecciones generales que definirán quien ocupará el cargo de gobernador de Arizona, a celebrarse en noviembre, Lake deberá enfrentarse a la demócrata Katie Hobbs, quien resultó victoriosa por un enorme margen ante sus contrincantes Marco López (22,5%) y Aaron Lieberman (4,9%), habiendo obtenido Hobbs el 72,6% del total de los votos en las elecciones primarias del Partido Demócrata.

Otra gran victoria de Trump se dio para la nominación a candidato a senador. Blake Masters, fácilmente el candidato más de derecha de la historia del Partido Republicano, arrasó al anti-trumpista Jim Lamon, por 39,4% contra el 28,5% respectivamente. Esta victoria encima se dio con Mark Brnovich, Mick McGuire y Justin Olson, otros tres candidatos trumpistas, obteniendo 18,1%, 8,8% y 5,1% respectivamente.

Masters es bastante conocido en el mundo de la tecnología debido a sus vínculos de años con el mega-empresario Peter Thiel, cofundador de PayPal y aliado de Trump. El ahora candidato a senador era director de operaciones de Thiel Capital y presidente de la fundación personal de Thiel. Renunció a esos cargos en febrero para hacer campaña.

Ahora Masters deberá enfrentar al demócrata Mark Kelly, actual senador por Arizona, quien tiene una agenda conservador y se logró colar como un senador demócrata en un estado extremadamente republicano en las irregulares elecciones del 2020.

A la izquierda, Blake Masters y Kari Lake.

Michigan

Una de las contiendas más destacadas en la semana para los candidatos trumpistas fue la victoria para diputado de John Gibbs en el 3er distrito del estado de Michigan.

Gibbs, un afroamericano ferviente admirador de Trump, consiguió derrotar a Peter Mejier, actual diputado por el distrito, y uno de los diez republicanos que votó a favor del impeachment para destituir al presidente Trump luego de los incidentes del Capitolio el 6 de Enero de 2021.

A su vez, en el estado de Michigan, en las primarias para la gobernación, un sorpresivo respaldo de Donald Trump a Tudor Dixon una semana antes de las elecciones dió sus resultados, y la conductora radial de derecha resultó victoriosa en las primarias republicanas y se enfrentará para destronar la hegemonía de la actual gobernadora comunista Gretchen Whitmer.

Missouri

En las elecciones primarias del estado de Missouri, el procurador general del estado, Eric Schmitt, quien contaba con el apoyo de Trump, consiguió la victoria, y se enfrentará en noviembre a Trudy Busch Valentine, en lo que será la contienda para reemplazar al saliente senador republicano Roy Blunt.

Schmitt se impuso con un total del 44,8% por sobre Vicky Hartzler (23,1%), el ex-gobernador del estado Eric Greitens (19,5%), el representante Billy Long (3,9%) y por sobre Mark McCloskey (3,1%), el famoso abogado que defendió su propiedad privada con un rifle luego de que una manifestación de Black Lives Matter (BLM) trataran de ingresar a su hogar.

El procurador general, ha respaldado a Trump en la causa por el fraude en las elecciones presidenciales del 2020, así como también ha apoyado causas contra la administración Biden por el cierre del gasoducto Keystone y una causa contra China por los daños causados por la pandemia del Covid-19.

Kansas

En las elecciones que definirán quien peleará las elecciones que elegirán gobernador en Kansas, el procurador general del estado Derek Schmidt resultó victorioso tras superar por un amplio margen a su contrincante anti-Trump Arlyn Briggs con un resultado aplastante de 80,61% a 19,39%.

Schmidt, quien cuenta con el apoyo tanto del presidente Trump como de Mike Pompeo, deberá enfrentarse en Noviembre a la actual gobernadora de Kansas Laura Kelly, quien gobierna una estado que votó masivamente por Trump en 2020 pero optó por una gobernadora demócrata en 2018.

Washington

En el estado de Washington (no confundir con el distrito federal Washington DC), el candidato respaldado por Trump, Joe Kent, por lejos la apuesta más arriesgada del ex presidente por apoyar un veterano desconocido con una ideología radical de derecha, no estaría rindiendo sus frutos.

Kent está en camino de perder la nominación para diputado por el 3er distrito por un margen minúsculo contra la diputada anti-Trump Jaime Herrera Beutler. La legisladora tiene 23,3% al 99,9% escrutado y Kent se ubica en 22,4%.

Nuevamente, los votos por correo jugaron un papel fundamental en darle la victoria al candidato anti-Trump, y la inexperiencia política de Kent le jugó en contra. Además, no quiso negociar con Heidi St. John y Vicki Kraft, otras dos candidatas de derecha trumpista, que sacaron 16% y 4% respectivamente y fácilmente podrían haberle dado la victoria a Trump si se juntaban en una única candidatura.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

ONU: La élite global que controla el mundo dice que no existe tal cosa como una élite global que controla el mundo

Publicado

en

La UNESCO le declara la guerra a las teorías conspirativas y lanza una masiva campaña para concientizar sobre que el mundo “NO” es manipulado en secreto por una élite global.

Tras una votación interna en los salones de las Naciones Unidas, la organización internacional controlada por las élites globales anunció el lanzamiento de una campaña masiva en medios de comunicación para desmentir que las élites globles controlan la política internacional.

A través de la UNESCO, en asociación con FacebookTwitterla Comisión Europea y el Congreso Judío Mundial se lanzará la campaña denominada #ThinkBeforeSharing, cuyo principal objetivo será detener la propagación de teorías conspirativas sobre ellos mismos.

En la página web, la ONU quiere convencer a la que que los eventos mundiales NO son “manipulados en secreto tras bambalinas por fuerzas poderosas con intenciones negativas” e incluso preparó un manual de reaccionas para las personas que se encuentren con publicaciones en redes que hablan de teorías conspirativas.

Como si fuera un virus, en el pie de la primer infografía publicada, lee: “Los primeros pasos para prevenir las teorías conspirativas es saber que existen. Estate atento. Ayudá a frenar el contagio“.

Según la UNESCO, “si usted está seguro de haber encontrado una teoría de la conspiración” en Internet, debe “reaccionar” inmediatamente y publicar un enlace relevante a un “sitio web de verificación de hechos” en los comentarios que desmienta la teoría. Para esto, brinda una serie de sitios de fact-checkers (o “verificadores de hechos”) para buscar información.

Esto resulta un argumento circular, ya que los fact-checkers son financiados por ellos mismos y en muchas ocasiones mienten para “desmentir” la información que analizan. Snopes, Politifact y Chequeado son algunas de las empresas verificadoras que utilizan las redes sociales y protegen a sus clientes en vez de abogar por la máxima veracidad de la información.

Por último, la guía brinda una serie de consejos para cualquier persona que se encuentre con una teoría conspirativa en redes. Según la agencia de la ONU, bajo ninguna circunstancia una persona debe caer en una discusión con los que publican esta información tabú. “Cualquier argumento puede tomarse como prueba de que eres parte de la conspiración y reforzar esa creencia”, aseguran, y advierten que el conspirativo probablemente “argumentará mucho para defender sus creencias” y “puede intentar convencerte“.

Nuevamente, en el pie de la infografía, un mensaje digno del Ministerio de la Verdad del libro 1984 de George Orwell: “DEBES BASARTE EN INFORMACIÓN VERIFICADA. DEBES CONTRADECIR INFORMACIÓN FALSA. FRENA EL CONTAGIO“.

Sorprendentemente, escondido en la letra pequeña al final de la página, la UNESCO admite que existen teorías de conspiración que resultaron ser reales. Bajo el título “¿Qué es una conspiración real?”, los burócratas de las Naciones Unidas explican que “existen verdaderas conspiraciones grandes y pequeñas”.

En una infografía, explican que una conspiración solo puede ser creída cuando es publicada por los medios, usando “hechos verificables” y “evidencia”. Como ejemplo, citan un artículo del LA Times del 2006 que reveló una conspiración de las tabacaleras para suprimir información de los riesgos a la salud que presentaban los fumadores.

No se dieron cuenta en la UNESCO, pero hubo publicaciones de medios respetados sobre los riesgos a la salud de las apuradas vacunas contra el COVID-19. Estas son constantemente eliminadas de las redes sociales y las páginas web que mencionan este tema son desmonetizadas. Probablemente esta nota pierda su monetización y resulte en un reporte de violación en Google AdSense, solamente por este párrafo.

Tampoco se dieron cuenta que esta definición no previene teorías conspirativas peligrosas como el Russiagate, la famosa teoría conspirativa falsa que divulgaron medios como CNN o MSNBC que decía que Trump era un espía ruso trabajando para Putin, o que el Kremlin había hackeado la elección del 2016 para hacer ganar al republicano.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Ron DeSantis desalojó al Fiscal de Tampa que liberaba delincuentes y tenía financiación ilegal de Soros

Publicado

en

El fiscal Andrew Warren, electo en el condado de Hillsborough, se negaba a imputar médicos que brindan abortos o cirugía transgénero, además de liberar arbitrariamente criminales afroamericanos.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, anunció la suspensión del fiscal electo de Tampa, Andrew Warren, por defraudación a su cargo público y por severas denuncias de financiación ilegal.

Recientemente, Warren había hecho pública su intención de no perseguir legalmente a los médicos acusados de brindar abortos clandestinos o de brindar cirugías de cambio de género, dos prácticas que fueron prohibidas recientemente por la Legislatura en Florida.

DeSantis también presentó pruebas de que Warren liberaba delincuentes o daba sentencias laxas a criminales afroamericanos, lo cual justificaba con teorías legales vinculadas a la “justicia social y racial“, un precepto que no existe en las leyes estadounidenses.

Warren, un fiscal demócrata re-electo recientemente por el condado de Hillsborough, también fue acusado de recibir donaciones de organizaciones respaldadas por el magnate europeo George Soros, que en algunos casos “habrían superado los limites permitidos por ley“.

Este dinero fue utilizado en la campaña de 2020, cuando venció a su contrincante republicano con una masiva campaña publicitaria que despertó las alarmas en los investigadores estatales.

En su campaña, mostró como logros de su previa gestión haber reducido el número de encarcelaciones (como si eso estuviera relacionado a una menor criminalidad), haber liberado más de 100 criminales convictos que según él estaban “erróneamente sentenciados” y haber prohibido la cárcel efectiva para delincuentes menores e infractores no-violentos, que incluye narcotraficantes.

En una conferencia de prensa rodeado por policías de Tampa Bay, Ron DeSantis dijo que Warren “se ha puesto públicamente por encima de la ley” y que convirtió la oficina del Fiscal Estatal de Hillsborough en un cargo político en vez de judicial.

Mientras hablaba el gobernador, policías desalojaron por la fuerza al fiscal de sus oficinas, e incautaron varias cajas de documentos para la investigación de sus vínculos potencialmente ilegales con Soros.

DeSantis se basó en una cláusula de la constitución estatal de Florida, que señala que el gobernador puede remover de su cargo a cualquier fiscal, incluso aquellos que hayan sido electos por voto popular, si encuentra pruebas de malversación, mala conducta, negligencia en el cumplimiento del deber, embriaguez, incompetencia, incapacidad permanente para realizar funciones oficiales o comisión de un delito grave.

En el mismo anuncio, el gobernador trumpista nombró a Susan López para que se desempeñara como fiscal estatal interina para completar el mandato de Warren, quien tendrá una posibilidad de apelar la decisión de DeSantis ante el Senado estatal, el cual podría votar para reinstiuirlo. Algo muy difícil que ocurra, ya que los republicanos mantienen mayoría en la Cámara Alta de la Legislatura estatal.

Warren fue elegido por primera vez para fiscal estatal en 2016, derrotando por tan solo 4.700 votos (menos del 0,5%) al republicano Mark Ober, quien había estado en el cargo por varias décadas, en una elección reñida que predijo el giro a la izquierda del segundo condado más importante de Florida

Fue reelegido en 2020, bajo varias denuncias de fraude electoral. En aquél momento, ganó un mayor porcentaje de votos en el condado de Hillsborough que el propio presidente Joe Biden, un hecho sin precedentes no solo en Florida si no que en el resto del país.

En el cargo, Warren lanzó una unidad de revisión de condenas para investigar a los convictos que todavía aclamaban su inocencia. En unos pocos años, la unidad liberó a cientos de personas, por ejemplo a Robert Duboise, quien había pasado 37 años en prisión por una violación y un asesinato que según el flamante fiscal no cometió. 

Warren también se asoció con investigadores académicos para crear un tablero de datos en el sitio web de su oficina que mostraba las “disparidades raciales” y las “tendencias sociales” en los casos. También impulsó reformas en los pagos de fianza, habilitando que personas queden libres sin la necesidad de pagar el monto establecido para la excarcelación, diciendo que las personas no deberían languidecer en la cárcel solo porque no pueden pagar la fianza.

Seguir Leyendo

Tendencias