Seguinos en redes

Estados Unidos

Luego del desastre de las últimas elecciones, Georgia se convierte en el primer Estado en aprobar una reforma electoral para evitar el fraude en los votos por correo

A pesar de no haber permitido una auditoría de los votos en 2020, el gobernador republicano Brian Kemp busca recuperar el apoyo de sus votantes y aprobó una profunda reforma electoral para cortar de cuajo el fraude producto del voto por correo universal.

Publicado

en

El pasado jueves por la noche, la Legislatura de Georgia, con amplia mayoría republicana, aprobó un proyecto de ley que reforma el sistema electoral estatal, la primera en ser legislada desde las incontables denuncias de fraude e irregularidades ocurridas en la última elección presidencial. 

El proyecto de 95 páginas fue convertido en ley ese mismo jueves, cuando el gobernador republicano Brian Kemp puso su firma para que los cambios sean puestos en marcha tan temprano como en las elecciones legislativas a realizarse en 2022.

De esta forma, Georgia se convierte en el primer Estado del país en pasar una legislación de este tipo, y otorga a sus residentes una señal de confianza en el sistema electoral luego de que el territorio se haya convertido en el principal foco de denuncias de fraude electoral. El Estado, que hace décadas permanecía cómodo en manos republicanas, sorpresivamente fue ganado por Joe Biden y los demócratas se llevaron los 2 cargos a senadores.

Según el ex presidente Donald Trump, su equipo legal y miles de fiscales de mesa y veedores electorales, las elecciones en este Estado fueron robadas por el Partido Demócrata usando los votos por correo en la ciudad de Atlanta, donde punteros políticos se llevaban boletas vacías que la gente que votaba en persona había recibido en sus casas, las completaba y las enviaba como “voto tardío” en favor de Joe Biden.
La nueva ley aprobada busca justamente desbaratar esta metodología. El cambio más significativo que se implementa es que se modifica el proceso para votar por correo. Si bien la ley no elimina esta modalidad, los ciudadanos que ahora deseen votar por correo deberán presentar su identificación personal o su licencia de conducir en los lugares de votación para así verificar su identidad e iniciar el proceso para que las boletas le lleguen a su casa.
Para las personas que no tengan su identificación personal o la hayan perdido, el Estado proveerá gratuitamente un sistema para otorgar otras formas de identificación. 

Ad

Los principales cambios que introduce la ley son los siguientes: 

1) Se prohíbe el voto por correo universal

A partir de ahora, todos los que quieran votar por correo deben ir unas semanas antes con algún tipo de identificación y dejar asentado que su voto será emitido por el servicio postal.

2) Se acorta el ciclo electoral de nueve a cuatro semanas.

Esto reduce el tiempo en el que los centros electorales aceptarán la llegada de votos por correo y disminuirá el margen para el fraude electoral.
3) Se le quita poder de decisión al Secretario de Estado en los problemas que pueden surgir de una elección
Ahora, todas las decisiones serán tomadas por la Junta Electoral Estatal integrada por varios miembros. En 2020, el secretario Brad Raffensperger, un ferviente anti-Trump, tomó todas las decisiones para evitar una auditoría y nunca se pudieron poner a prueba las denuncias de fraude.
4) Se acorta el periodo de votación en las elecciones que van a una segunda vuelta.
5) Se prohíbe a las municipalidades locales aceptar cualquier tipo de préstamo por parte de empresas como “ayuda” para conducir sus elecciones.
En el condado ultra-demócrata de Fulton, Georgia, las autoridades demócratas habían contratado una camioneta móvil de una empresa privada para ir juntando todos los votos por correo de los ciudadanos. Esa práctica de ahora en más está prohibida y todo debe pasar por la agencia de correos del Estado.
6) Se prohíbe que los militantes partidarios ofrezcan comida o bebida a los ciudadanos que están esperando en la línea para emitir su voto. 
Está práctica era usualmente utilizada por los candidatos para tratar de influenciar el sufragio de los que aún se encontraban indecisos cuando llegaban a la urna.

Ad

Los demócratas, que saben que con esta ley tendrán severas dificultades para repetir el fraude del 2020, explotaron de furia contra la legislación de esta reforma.

La desesperación de los demócratas fue tal que los mismos legisladores demócratas en la Asamblea de Georgia estallaron en protesta dentro del recinto, arrojando objetos contundentes contra sus colegas republicanos y convocando a marchas afuera del edificio para presionar para que la ley no sea firmada por el Gobernador.

El nivel de locura llegó a tal punto que la representante demócrata Park Cannon quiso ingresar por la fuerza a la oficina del gobernador Kemp, algo que los demócratas tildaron de golpe de Estado cuando los simpatizantes de Trump lo hicieron el 6 de enero en el Congreso nacional. Cannon finalmente tuvo que ser detenida y luego arrestada por la Policía.

Sin embargo, de todas estas reacciones y descalificaciones, la de más bajo nivel provino del mismo presidente Joe Biden, quien en un acto repudiable e infame comparó esta reforma electoral con las leyes de segregación racial del siglo pasado.

Excediéndose de sus capacidades constitucionales y yendo en contra de la ley, Biden también amenazó con usar a su abogado e ideólogo del voto por correo, Marc Elias, y a su equipo de fiscales del Departamento de Justicia para iniciar un proceso que le permita revertir estas reformas.

Los Fiscales Generales de varios Estados demócratas también avisaron que están estudiando hacer una demanda colectiva para contrarrestar esta legislación. Lo cual es absurdo ya que cuando los Fiscales de los Estados republicanos se unieron para hacer una demanda contra el uso del voto por correo en 2020, estos mismos demócratas se unieron para pedir la inconstitucionalidad de esta acción, pedido que finalmente la Corte Suprema apoyó.

Lo más cómico es que Delaware, el Estado ultra-demócrata de donde es oriundo Biden, se sumó entre los que criticaron la ley y pedirán su inconstitucionalidad, pero ellos mismos tienen leyes electorales aún más duras de las que acaba de pasar Georgia

Por ejemplo, en Delaware, para poder votar por correo o en ausencia, es necesario que el ciudadano provea a las autoridades su número de seguro social y debe brindarles una razón valida que especifique por qué decidió votar por correo y no presencialmente. 

Ad

A pesar del enorme cambio que supone esta ley y que complicará mucho a los demócratas, muchos republicanos no están satisfechos y aseguran que se desaprovechó la oportunidad para sepultar para siempre el voto por correo.

Si bien es un avance para volver a recuperar la confianza del público en la integridad electoral, la legislación no brinda soluciones a diversos problemas que también se han denunciado en las última elecciones. 

Por ejemplo, para mitigar el impacto de limitar el voto por correo, la ley extiende el tiempo para votar de forma temprana, por lo que los ciudadanos que así lo quieran podrán votar incluso varias semanas antes del día de la elección de manera presencial. Una práctica que el ex presidente Trump criticó duramente ya que muchas veces las personas fijan su voto cuando todavía falta un mes de campaña.

Con esta ley, Georgia no prohíbe el voto por correo, y seguirá siendo uno de los pocos Estados republicanos en todo el país que permiten a sus residentes solicitar votos en ausencia sin tener que presentar una justificación válida para no ir a sufragar presencialmente.

Es irónico, porque el voto en ausencia sin una justificación válida es una modalidad que está hasta prohibida en muchos territorios demócratas, tal como explicamos en el caso de Delaware.

Cabe destacar también que la ley fue ideada por el gobernador Brian Kemp, quien si bien ha dicho ser un ferviente simpatizante de Trump, en 2020 no lo ayudó en absolutamente nada, e incluso respaldó al Secretario de Estado, Brad Raffensperger, a convalidar el fraude demócrata.

Sin lugar a dudas, el voto por correo seguirá siendo un problema en los Estados donde se continúe permitiendo votar en ausencia sin justificación, lo cual incluso superará la pandemia de coronavirus y continuará siendo una piedra en el zapato para todos los republicanos en el futuro.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El primer soldado transgénero en el Ejército de Estados Unidos imputado por brindar información confidencial a Rusia

Publicado

en

Jamie Lee Henry, un médico transgénero de 39 años que trabajaba como médico en la base militar de Ford Bragg fue imputado este jueves en Baltimore junto con su esposa.

El primer oficial del Ejército de los Estados Unidos que se declaró abiertamente como transgénero y su esposa fueron imputados por armar un plan para brindar información médica confidencial sobre miembros del ejército estadounidense al gobierno ruso.

El aclamado por la prensa en el pasado, Jamie Lee Henry, y su esposa, la anestesista Anna Gabrielian, fueron imputados por un jurado popular de Baltimore este jueves, acusados de divulgar ilícitamente información confidencial de los soldados del ejército para ayudar a Rusia en la guerra que está librando contra Ucrania.

Según los fiscales de la causa, la pareja se reunió el mes pasado con un diplomático ruso y le ofrecieron información médica de los soldados que se encuentran viviendo en Fort Bragg, el hogar de la unidad de élite del ejército conocida como Delta. Pero el diplomático era un agente encubierto del FBI que había interceptado sus conversaciones y en el momento en el que le mostraron la información confidencial, los arrestó.

La pareja transexual acordó reunirse con el agente encubierto en una habitación de hotel el pasado 17 de agosto, donde le confesaron su admiración por Rusia y su intención de unirse al bando ruso para combatir en la guerra, una decisión extraña dado que el Ejército ruso no permite que homosexuales que muestran públicamente su tendencia sexual (como los transgéneros) sean parte de sus filas.

Gracias a las políticas de género impulsadas por Biden, Henry tenía acceso a información confidencial sobre los soldados de Fort Bragg. Varios meses atrás, la Casa Blanca divulgó una circular que impide que se le nieguen pedidos de información sobre su base militar a los soldados homosexuales en el Ejército.

Según se lee en el expediente, en una segunda reunión, el militar transgénero le proporcionó al agente información sobre cinco pacientes que estaban siendo tratados en las instalaciones militares, mientras que su esposa reveló información médica de un veterano para que la inteligencia rusa la explote a su favor.

En total, la pareja brindó en la reunión el historial médico de un total de 5 personas, entre los que se encuentran un empleado del Departamento de Defensa, un veterano retirado del Ejército, el cónyuge de un veterano del Ejército y el cónyuge de dos veteranos ya fallecidos.

Por divulgar la información de salud confidencial de los soldados, la pareja se expone a un máximo de 10 años de prisión si son declarados culpables, más otros 5 años en prisión accesorios por la gravedad de los cargos que se les acusa.

En 2015, Henry se convirtió en el primer oficial del ejército en servicio activo en declararse como transgénero y el primero en cambiar legalmente su nombre, siendo rápidamente ungido por la izquierda demócrata y los medios como un héroe de las Fuerzas.

El caso de Henry sirvió para que la administración de Obama promueva políticas que permitían incorporar a personas transexuales a las filas del Ejército, otorgándoles la posibilidad de hacer el servicio mientras atravesaban terapias hormonales y cirugías de cambio de género.

En los primeros días al frente de la Casa Blanca, Trump firmó un decreto prohibiendo la decisión de Obama, e impidió que los soldados atraviesen este tipo de ingesta de hormonas y cirugías mientras estén en servicio, basándose en múltiples estudios que el tratamiento reduce su capacidad física.

Al asumir Biden, en el primer día en el cargo, el demócrata volvió a dar marcha atrás y reinstauró la política de Obama, permitiendo que los pocos soldados abiertamente transexuales puedan volver al servicio e incluso habilitó tratamientos médicos gratuitos para que realicen la transición de género.

Irónicamente, pese a que se autopercibe como mujer y que fue tratado como pionero del movimiento transgénero, en el expediente de la causa Henry es tratado por los fiscales como un hombre y su conducta es descrita utilizando los pronombres masculinos.

Seguir Leyendo

Economía

En medio de la recesión, el Gobierno de Biden anuncia un paquete de ayuda por US$ 12.300 millones para Ucrania

Publicado

en

La mayoría demócrata en el Senado impulsó la aprobación de un millonario programa de apoyo militar y económico para Ucrania, aunque el país se encuentra en recesión y enfrenta la necesidad de ajustar las finanzas públicas para derribar la inflación. 

El presidente Joe Biden, valiéndose de las mayorías legislativas del Partido Demócrata en el Senado, impulsó un nuevo paquete de rescate para Ucrania por un monto equivalente a los US$ 12.300 millones

Se incluyen 7.500 millones de dólares en asistencia militar, de los cuáles un total de US$ 3.000 millones serán destinados para la Iniciativa de Asistencia de Seguridad, lo cual dota de poderes al Pentágono para la adquisición de equipo militar para la provisión de Ucrania en la guerra

Dentro del gasto con fines militares, se aprobó un monto por US$ 2.800 millones para reforzar las posiciones estadounidenses en territorio europeo, y US$ 1.500 millones para reabastecer las reservas de armas, equipos y municiones estadounidenses que fueron enviados a Ucrania. 

Por otra parte, el programa total dispone de un rescate por US$ 4.500 millones destinados a la economía de Ucrania, y la financiación de las necesidades del sector público en ese país. Se busca evitar el colapso financiero y económico en tanto continúen las erogaciones extraordinarias a causa de la guerra. 

Es el tercer programa de financiamiento para Ucrania. El primero fue aprobado en marzo de 2022 a tan solo semanas de comenzado el conflicto, y representó un monto por US$ 13.600 millones. Más tarde, en mayo se aprobó otro programa más, esta vez por US$ 40.000 millones. Con las nuevas medidas anunciadas, Estados Unidos acumula un total de 65.900 millones de dólares en ayuda para Ucrania desde marzo

Estas disposiciones se toman en medio de una recesión sobre la economía estadounidense, y bajo la urgente necesidad de ajustar el déficit de las finanzas públicas para evitar la profundización de la inflación y las políticas monetarias contractivas. 

La economía más importante del mundo entró en recesión tras la caída consecutiva por dos trimestres en los primeros 6 meses del año, e incluso antes de que la Reserva Federal persiguiera un fuerte aumento de la tasa de interés de corto plazo. 

De perseverar los desequilibrios fiscales y con ello la inflación, el alza de tasas de la FED también podría perdurar en el tiempo en consecuencia, dando así inicio a un escenario de estanflación. 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Condenan por fraude electoral a un exdiputado demócrata: Se declaró culpable de cometer fraude en múltiples elecciones en los últimos 30 años

Publicado

en

Michael Ozzie Myers, un exdiputado que se desempeñaba como puntero demócrata, se declaró culpable de manejar un esquema de fraude electoral destinado a ayudar a sus candidatos. Irá a la cárcel.

Un exdiputado demócrata que actuaba como puntero en el estado de Pensilvania, más precisamente en el área de Filadelfia, se declaró culpable esta semana de cometer fraude electoral en favor del Partido Demócrata por los últimos 30 años y fue sentenciado a 2 años y medio de prisión por este delito.

De acuerdo al comunicado del FBI, Michael “Ozzie” Myers, de 79 años, se declaró culpable de conspirar para votar ilegalmente en una elección federal, falsificación de registros de votación, soborno, obstrucción de la justicia y de orquestar un esquema de fraude electoral para favorecer a candidatos de su partido en el estado de Pensilvania durante múltiples elecciones en las últimas tres décadas.

El expediente de la causa detalla que Myers sobornó al entonces juez electoral de Filadelfia, Domenick J. Demuro, para que arregle las votaciones favoreciendo a sus candidatos. Myers también confesó una conspiración para cometer fraude electoral con la ex juez electoral Marie Beren, quien ya se había declarado culpable en octubre de 2021 en la misma causa.

Aprovechándose de su estatus de magistrado, los jueces entraban a revisar el lugar de votación mientras se encontraba desocupado y se dedicaban a ingresar a las máquinas que cuentan los votos para así modificar los números en favor de los candidatos demócratas de Myers, en otra muestra de lo fácil que es arreglar las elecciones en los Estados Unidos, algo que viene denunciando Donald Trump hace años. 

Los favorecidos por este esquema eran candidatos patrocinados por el Partido Demócrata que se presentaban para cargos judiciales electos cuyos equipos de campañas habían contratado a Myers para que oficie como puntero y recolector de boletas electorales. Otros candidatos del Partido Demócrata que se presentaban a diversos cargos electivos federales, estatales y locales también fueron beneficiados bajo este esquema. 

El ahora condenado puntero político solicitaba pagos a sus clientes en forma de dinero en efectivo o cheques en concepto de “honorarios de consultoría” y luego utilizaba parte de estos fondos para pagar a los funcionarios electorales que se encargaban de manipular los resultados de las elecciones.

El prontuario de Myers es extenso y data de décadas atras. Ya en 1980, cuando era miembro de la Cámara de Representantes y era considerado como un referente demócrata en Pensilvania, fue uno de los funcionarios condenados en la operación Abscam del FBI, centrada en investigar la corrupción pública que ocurría en el Congreso.

El entonces diputado fue sentenciado a tres años de prisión y una multa pecuniaria por aceptar un soborno de 50.000 dólares, además de ser inhabilitado de por vida para volver a ejercer un cargo público. En ese momento, los diputados federales votaron para expulsarlo inmediatamente del Congreso Nacional, poniendo fin a su carrera política ese mismo año.

La causa fue investigada por el FBI, con la ayuda de la Policía Estatal de Pensilvania y fiscales federales nominados por el gobierno de Biden, que trabajaron para reducir su condena. Si bien Myers fue condenado por delitos que beneficiaban a funcionarios locales en años anteriores, curiosamente su participación en las elecciones presidenciales del 2020 como puntero demócrata para ayudar a Biden no fue investigada por el FBI.

Mientras se critica al expresidente Trump por denunciar este mismo tipo de fraude en las elecciones, la Casa Blanca de Biden admite tácitamente con esta condena que el fraude electoral está más vigente que nunca en el país, y que uno de los principales punteros políticos de su partido se encargó de perpetrarlo por décadas.


Seguir Leyendo

Tendencias