Seguinos en redes

Estados Unidos

Masivo acto de Trump en Florida: “Vamos a salvar a América”

Publicado

en

Luego del evento en Ohio, el 45° presidente de los Estados Unidos llevó a cabo otro mitin por el Día de la Independencia y oficialmente lanzó la campaña del Partido Republicano para las elecciones de medio término del 2022.

En un regreso a los mítines al estilo campaña, Donald Trump celebró un masivo acto en la ciudad de Sarasota, en el Estado de Florida, en el que asistieron más de 10.000 simpatizantes.

En el “rally”, instó a sus seguidores a luchar por la agenda trumpista en todos los niveles de la política, con foco a las elecciones legislativas del 2022. El evento brindó a los partidarios más fervientes de Trump la oportunidad de celebrar el fin de semana festivo del 4th of July con el 45° presidente.

Juntos recuperaremos la Cámara, recuperaremos el Senado y salvaremos a Estados Unidos“, abrió Trump después de varios minutos de aplausos y cánticos. 

Solo hay una forma de salvar a nuestra nación”, advirtió: “Tenemos que trabajar por una victoria a mitad de período el próximo año. Tenemos que seguir luchando como lo estamos ahora“.

Mientras se dirigía a la multitud, Trump miró hacia atrás en su historial como presidente. Destacó sus éxitos en la economía, la seguridad en la frontera y su apoyo a las Fuerzas Armadas.

La diferencia desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca ha sido notoria. Desde que dejó el cargo, el estatus del país como líder mundial ha disminuidola economía no arranca, y estalló una crisis migratoria sin precedentes

Lo que hemos hecho será cada vez mejor. Lo hermoso es que la gente verá lo mal que puede salir y lo rápido que le pueden quitar todo lo ganado”, dijo Trump.

Con pruebas, Trump continuó diciendo la verdad sobre las elecciones presidenciales de 2020, calificándolas de “elecciones totalmente manipuladas y deshonestas“. El fraude electoral generalizado que afectó el resultado de las elecciones es cada vez más evidente.

Cada abuso y ataque que me lanzan es únicamente porque he estado luchando por ustedes contra el sistema corrupto”, aseguró Trump. “Lo que están haciendo es una atrocidad y el pueblo estadounidense no lo tolerará“.

Por último, exigió que se sepa el nombre del agente del Servicio Secreto del Congreso que disparó a quemarropa contra Ashli Babbitt, una simpatizante de Trump que estaba manifestándose el pasado 6 de enero en el Capitolio, desarmada y de manera pacífica.

Además, aseguró que los casi 500 simpatizantes que están todavía presos por haberse manifestado en contra de la fraudulenta certificación de Joe Biden son “presos políticos del gobierno demócrata“.

Después del acalorado discurso de Trump, el evento patrocinado por el grupo “Save America“, el nuevo motto de campaña de Trump para reemplazar el ya utilizado “Make America Great Again“, iluminó el cielo con un extenso espectáculo de fuegos artificiales mientras la audiencia avanzaba hacia la salida.

El evento marcó un récord de asistencia al predio de Sarasota Fairgrounds, y vale doble teniendo en cuenta que durante las 3 horas previas al discurso de Trump llovió violentamente pero ningún asistente dejó su lugar.


Trump en Sarasota, FL.

Estados Unidos

Fin de la odisea: Elon Musk aceptó comprar Twitter por US$ 44.000 millones y la acción se disparó un 22%

Publicado

en

El próximo 17 de octubre comenzaría el juicio de Twitter a Musk para forzarlo a comprar la compañía. Los grandes accionistas de la empresa pasaron de rechazar la compra a pedir por favor que ocurriera.

El hombre más rico del mundo, Elon Musk, renovó este martes su propuesta para comprar la red social Twitter al precio de oferta original de 54,20 dolares por acción, equivalente a unos US$ 44.000 millones de dólares.

Esta decisión evita que se inicie un juicio producto de una demanda de los directores de la empresa, que denunciaron a Elon Musk que no podía no ejercer la opción de compra después de haber presentado la oferta en abril.

El CEO de Tesla y SpaceX había frenado la adquisición de Twitter cuando su equipo técnico descubrió que mucho más del 5% de los usuarios son bots, cuentas generadas automáticamente para elevar financieramente las cuentas de la empresa. Elon Musk argumentó que por lo menos el 15% de las cuentas son bots, tres veces más de lo que admite Twitter.

Musk no había retirado la oferta, solo la había suspendido hasta que “Twitter pudiera demostrar fehacientemente que solo el 5% de sus usuarios son robots”. Sin embargo, la empresa lo denunció diciendo que ya lo habían demostrado y que debía ejercer la opción de compra.

En un principio, la Junta de Directores de Twitter había resistido la compra, pero luego de que Elon amenazara con retirarla, decidieron hacerle juicio y obligarlo a que la compre. Una situación sin precedentes.

Las acciones de Twitter habían alcanzado un pico de 48,2 dólares en abril cuando Elon Musk hizo la oferta original. Sin embargo, durante los idas y vueltas, la acción volvió a caer a hasta un mínimo de 36,8 dólares. Pero este martes, tras el anuncio, las acciones volaron por los aires. Cerraron la jornada de hoy con una suba del 22,2%, a 52 dólares.

Durante las discusiones legales, el pasado 13 de septiembre, los accionistas de Twitter votaron para aceptar la oferta de compra tal como la presentó Musk en abril, a pesar de que el magnate en ese momento estaba intentando retirar la oferta. El 98,6% de los votos emitidos apoyó la compra.

Algunos creen que Elon Musk quería retirarse de la compra debido a que la oferta inicial fue extremadamente elevada para el verdadero valor de la compañía, que sin el poder de censura que actualmente ejerce en la política perdería gran parte del interés de sus clientes.

Pero otros, especialmente allegadas al propio empresario, aseguran que inicialmente la oferta fue muy resistido por los accionistas, especialmente grandes conglomerados como BlackRock o Vanguard, fuertemente alineados al Partido Demócrata, y que de esta manera terminó forzándolos a que lo obliguen a hacer la compra.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

California prohíbe ejercer a los médicos que cuestionen la dictadura sanitaria y se opongan a los pases de vacunas

Publicado

en

La ley define como “desinformación” a todo pensamiento contrario al oficial, castigando a los médicos que propaguen información diferente a la del Gobierno a sus pacientes.

Con la firma del gobernador demócrata Gavin Newsom el pasado viernes haciendo efectivo el proyecto de ley, California se convirtió en el primer estado que castigará a los profesionales médicos que se atrevan a cuestionar la dictadura sanitaria y brinden “desinformación y mentiras sobre el COVID-19” a sus pacientes.

La ley, denominada como AB2098 y propuesta por el legislador demócrata Evan Low, establece que cualquier médico que difunda con sus pacientes “información errónea o desinformación” sobre la naturaleza y los riesgos del COVID-19 y sobre la “seguridad y eficacia de las vacunas” incurrirá en una falta ética y será denunciado al colegio de profesionales para que le quiten su matrícula.

La legislación designa la difusión de información médica falsa o engañosa a los pacientes como una “conducta no profesional” sujeta a sanciones por parte de la Junta Médica de California, que abrirá rápidamente un sumario frente al profesional que incurrió en esa falta tras recibir la denuncia y evaluará su castigo.

La legislación define a la “desinformación” como las “falsedades difundidas deliberadamente con intención maliciosa o de engañar y que se contradicen con el consenso científico contemporáneo contrario al estándar de atención“, básicamente determinando lo que es científico y lo que no, única ley en el mundo que hace esta definición.

“Los médicos tienen el deber de proporcionar a sus pacientes información precisa y con base científica, incluyendo el uso de las vacunas aprobadas por el gobierno de los Estados Unidos”, reza otro extracto de la ley que impone a los doctores no hablar con sus pacientes sobre la inoculación.

Si bien la ley no decreta cuál debe ser la sanción y lo deja a discreción de la Junta Médica, la misma aconseja que el castigo adecuado para punir este comportamiento es la suspensión por tiempo indeterminado de la licencia del médico o directamente revocarla para que el profesional no pueda volver a ejercer la medicina en el estado.

Ante esta invasión a la privacidad de la labor de los profesionales de la medicina, un grupo local llamado Médicos por el Consentimiento Informado que nuclea a miles de profesionales en el estado se movilizó para oponerse a la legislación, argumentando que silenciaría la opinión personal del médico y destrozaría la confidencialidad con sus pacientes.

El grupo además presentó una demanda para solicitar una orden judicial que impida a la Junta Médica de California disciplinar a los médicos basándose en acusaciones de desinformación. En la demanda, se califica a la definición de desinformación por parte de la Legislatura como “fascista” e “irremediablemente vaga”.

En California, uno de los bastiones del Partido Demócrata, una tracalada de leyes destinadas a imponer una sola opinión sobre el coronavirus, y la pandemia fueron aprobadas pero aún no han sido firmadas por Newsom, temiendo una posible retalía legal por parte de grupos que aglutinan a padres, médicos y opositores a la vacunación forzada.

En agosto, el legislador ultraizquierdista Scott Wiener presentó un proyecto que permitía a los menores de 15 años dirigirse voluntariamente a un centro de vacunación e inocularse sin el consentimiento de sus padres, mientras que otra ley presentada por dos diputados demócratas obligaba a todos los trabajadores del sector privado a inocularse.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

Trump acelera la campaña en Michigan: Criticas a los republicanos pro-Biden, burlas a Kamala Harris y el deseo de volver a ser candidato

Publicado

en

Cada vez faltando menos para las elecciones de medio término, Trump animó a sus votantes en Michigan, donde coqueteó con volverse a presentar como candidato si los resultados en noviembre son históricos para el Partido Republicano.

A 38 días de las elecciones de medio término, el expresidente Donald Trump desembarcó en Michigan para reencontrarse nuevamente con sus seguidores en un masivo evento y visitar a sus candidatos en uno de los estados que serán claves para determinar si los republicanos recuperan el control del Senado y de las gobernaciones estatales.

Ante una multitud y durante las casi 2 horas de discurso, Trump arengó a su base de votantes para que se dirijan en masa a los comicios en noviembre, remarcando los cuatro mayores problemas que está sufriendo el país en este momento gracias a las políticas de Biden: la inflación, el precio de la nafta, el aumento del crimen y la poca seguridad en la frontera que está atrayendo a millones de inmigrantes.

El exmandatario se llevó la mayor ovación de la noche al hablar de Gretchen Whitmer, la actual gobernadora ultra-demócrata del estado que impuso una de las cuarentenas más estrictas en todo el país similar a la de California, a la que Trump calificó como una “abortista radical” y una de las gobernadoras “más radicales y siniestras”.

La rival de Whitmer es la trumpista Tudor Dixon, una empresaria local que fue invitada por Trump a subir al escenario en medio del discurso a dar algunas palabras.

“No vamos a dejar que nuestros hijos se radicalicen, no vamos a dejar que nuestros hijos se sexualicen, no vamos a dejar que se demonice a nuestras fuerzas de seguridad y no vamos a decir a nuestros negocios que no pueden expandirse”, expresó Dixon.

Otro de los momentos de gran ovación de la noche vino cuando Trump mencionó su victoria ante Hillary Clinton en la elección del 2016 y volvió a denunciar el fraude ocurrido en la del 2020: “Fue una elección arreglada y robada, ¿quién podría haber pensado nuestras elecciones serían tan tercermundistas? Francamente, no creo que volvamos a tener unas elecciones justas de nuevo”.

En otro pasaje de su discurso, para denunciar la persecución judicial demócrata que él y sus aliados están sufriendo por directiva de la Casa Blanca de Biden, Trump agradeció a Ginni Thomas, la esposa del juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, que testificó voluntariamente ante el comité extrajudicial demócrata del 6 de enero esta semana y reafirmó su pensamiento de que la elección fue robada por el Partido Demócrata.

“Ella no se achicó ante la presión como tantos otros. Dijo lo que pensaba, dijo lo que creía. Demasiados republicanos son débiles y tienen miedo y así no podemos tener un país”, denunció Trump, arremetiendo contra el ala moderada de su partido que decidió hacerle el juego a los demócratas en la última elección.

El exmandatario aprovechó una parte de su discurso para burlarse de otro papelón que pasó en su visita a la Zona desmilitarizada de Corea la actual vicepresidenta Kamala Harris, donde, en uno de sus constantes furcios, calificó a la comunista Corea del Norte liderada por el dictador Kim Jong-un como una aliada de los Estados Unidos en lugar de la capitalista Corea del Sur, amiga de los Estados Unidos desde hace décadas.

“Creo que fue uno de los peores errores de todos. ¿Se imaginan? Están en la frontera, Corea del Norte está disparando misiles mientras ella habla y estás diciendo que Corea del Norte es nuestro aliado y nuestro amigo. Es una gran incompetencia”, reflexionó Trump durante una parte del discurso.

Para finalizar, el empresario republicano cerró su mitín coqueteando una vez más con presentarse como candidato en las presidenciales del 2024, algo que viene haciendo de forma continua en sus eventos y que cada vez es más solicitado por sus seguidores.

“Puede que tengamos que hacerlo de nuevo, volver a presentarnos y ganar. Creo que van a ser felices cuando lo confirme, pero primero tenemos que conseguir una victoria histórica para el Partido Republicano este noviembre”, concluyó el expresidente para cerrar una noche cargada de entusiasmo para sus votantes en Michigan. 

Seguir Leyendo

Tendencias