Seguinos en redes

Estados Unidos

Medios de izquierda presionaron a Google para que censure a los diarios de derecha The Federalist y ZeroHedge

Una fuerte campaña de desinformación de NBC y otros medios de izquierda presionó a Google para que amenace con desmonetizar los sitios web de los diarios de derecha The Federalist y ZeroHedge.

Publicado

en

Los diarios ZeroHedge The Federalist, reconocidos mundialmente por sus noticias anti-establishment y en el caso del segundo, por su expreso apoyo al presidente Trump y a movimientos de derecha, fueron el objetivo de una feroz campaña de fake news de la agencia de noticias NBC y de un ataque censurador de Google.


Estos diarios fueron mencionados en una nota escrita por Adele-Momoko Fraser, una periodista de NBC News, donde revelaba que supuestamente Google le había confirmado en una conversación privada que en los próximos días la mega-empresa tecnológica les suspendería la monetización a sus sitios web.
Rápidamente Google salió a aclarar que ZeroHedge y The Federalist son dos casos muy distintos; dejando en claro que particularmente The Federalist no fue desmonetizado.

Aparentemente lo que ocurrió es que ambos sitios web tienen una sección de comentarios muy popular en la que distintos lectores dejan sus mensajes. Como es costumbre, estos comentarios no son moderados por ningún administrador y hay veces que quedan fuertes insultos luego de las notas.

Google le avisó a estos diarios que si no eliminaban la sección de comentarios les sacarían la opción de monetizar sus páginas web. The Federalist ya borró la sección de comentarios y la monetización fue reanudada. Sin embargo, el medio ZeroHedge se negó a tomar tal acción y a partir de las 00:00 horas del día de hoy ha perdido la monetización total de su página web.
Esta información que fue publicada de manera errónea por NBC fue utilizada como el puntapié de una campaña de desinformación con el objetivo de presionar a Google a que tome acción definitiva contra The Federalist, a pesar de que “el problema” ya había sido resuelto. Además, las redes sociales hicieron eco de la noticia y pidieron que se censure también la página de Fox News, Breitbart, National Review, y otros diarios estadounidenses de derecha.

Ad

Para colmo, NBC tiene un sistema de verificación de la información muy complejo y bastante absurdo. Tienen una organización aparte, la orwelliana NBC Verification Unit (“Unidad de Verificación de NBC”) donde “expertos” analizan noticias propias y de otros diarios y le ponen un puntaje a su veracidad. 

Ni siquiera la Unidad de Verificación de NBC fue capaz de clarificar lo que estaba ocurriendo y explicar correctamente los hechos. Y lo que es peor, la periodista que escribió la nota, al recibir el “tick” de aprobación, publicó un tweet en donde le agradeció a la organización de extrema izquierda vinculada a Antifa Europa y a China, la CCCDH.

Tal papelón tuvo que ser corregido por la misma periodista, que hasta salió a aclarar unas horas más tarde que en realidad no colaboraron con esta organización, a pesar de que en el tweet mismo escribió “Gracias a @SFFakeNews y @CCDHate por su gran trabajo y colaboración!”

Nada de esto impidió que la izquierda en las redes sociales salieran a celebrar esta decisión de censura, destacando la lucha de Google en combatir el “discurso de odio en los medios”.

Ad

El co-fundador de The Federalist, Sean Davis, fue entrevistado ayer a la noche por Tucker Carlson, y arremetió contra NBC:

“NBC es el medio que defendió a Harvey Weinstein y a Matt Lauer, y ahora se asocian con grupos de extrema izquierda en Europa y deciden manipular la información para tratar de convencer a Google que nos censure”

Davis aseguró que si Google los terminaba desmonetizando, ellos tienen ya una estructura de negocios lo suficientemente grande como para sobrevivir el aluvión económico, pero que muchísimos otros medios de derecha en el mundo no tienen este privilegio.
La Derecha Diario, por ejemplo, no podría sobrevivir un ataque censurador así, ya que depende tanto de las donaciones como de las monetizaciones de Google para subsistir.

Ad

Inclusive, el hijo del presidente, Donald Trump Jr., se involucró con esta polémica, asegurando que si no hubiera sido por la nota de NBC, a Google nunca se le hubiera ocurrido avanzar sobre la monetización de ZeroHedge y The Federalist, dos diarios que nunca habían tenido ningún problema con la empresa.

En el fondo, este problema es un problema de libertad de expresión. Google asegura que las empresas que pagan para poner publicidades no quieren que sus campañas de marketing aparezcan en páginas que “promueven el odio”.

De todos modos, no hay registros de estas empresas quejándose de las notas o los comentarios de páginas de extrema izquierda, donde constantemente se escribe sobre violencia contra la policía, contra los simpatizantes de movimientos de derecha y sobre la realización de protestas.

Parece que en realidad lo que se quiere es evitar que los medios de derecha puedan tener acceso a las plataformas de acceso público como lo son Google y las redes sociales, dejando un terreno totalmente pavimentado para que las grandes organizaciones de izquierda, en los medios, en el entretenimiento y en la política no tengan competidores del otro lado del espectro ideológico.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El primer soldado transgénero en el Ejército de Estados Unidos imputado por brindar información confidencial a Rusia

Publicado

en

Jamie Lee Henry, un médico transgénero de 39 años que trabajaba como médico en la base militar de Ford Bragg fue imputado este jueves en Baltimore junto con su esposa.

El primer oficial del Ejército de los Estados Unidos que se declaró abiertamente como transgénero y su esposa fueron imputados por armar un plan para brindar información médica confidencial sobre miembros del ejército estadounidense al gobierno ruso.

El aclamado por la prensa en el pasado, Jamie Lee Henry, y su esposa, la anestesista Anna Gabrielian, fueron imputados por un jurado popular de Baltimore este jueves, acusados de divulgar ilícitamente información confidencial de los soldados del ejército para ayudar a Rusia en la guerra que está librando contra Ucrania.

Según los fiscales de la causa, la pareja se reunió el mes pasado con un diplomático ruso y le ofrecieron información médica de los soldados que se encuentran viviendo en Fort Bragg, el hogar de la unidad de élite del ejército conocida como Delta. Pero el diplomático era un agente encubierto del FBI que había interceptado sus conversaciones y en el momento en el que le mostraron la información confidencial, los arrestó.

La pareja transexual acordó reunirse con el agente encubierto en una habitación de hotel el pasado 17 de agosto, donde le confesaron su admiración por Rusia y su intención de unirse al bando ruso para combatir en la guerra, una decisión extraña dado que el Ejército ruso no permite que homosexuales que muestran públicamente su tendencia sexual (como los transgéneros) sean parte de sus filas.

Gracias a las políticas de género impulsadas por Biden, Henry tenía acceso a información confidencial sobre los soldados de Fort Bragg. Varios meses atrás, la Casa Blanca divulgó una circular que impide que se le nieguen pedidos de información sobre su base militar a los soldados homosexuales en el Ejército.

Según se lee en el expediente, en una segunda reunión, el militar transgénero le proporcionó al agente información sobre cinco pacientes que estaban siendo tratados en las instalaciones militares, mientras que su esposa reveló información médica de un veterano para que la inteligencia rusa la explote a su favor.

En total, la pareja brindó en la reunión el historial médico de un total de 5 personas, entre los que se encuentran un empleado del Departamento de Defensa, un veterano retirado del Ejército, el cónyuge de un veterano del Ejército y el cónyuge de dos veteranos ya fallecidos.

Por divulgar la información de salud confidencial de los soldados, la pareja se expone a un máximo de 10 años de prisión si son declarados culpables, más otros 5 años en prisión accesorios por la gravedad de los cargos que se les acusa.

En 2015, Henry se convirtió en el primer oficial del ejército en servicio activo en declararse como transgénero y el primero en cambiar legalmente su nombre, siendo rápidamente ungido por la izquierda demócrata y los medios como un héroe de las Fuerzas.

El caso de Henry sirvió para que la administración de Obama promueva políticas que permitían incorporar a personas transexuales a las filas del Ejército, otorgándoles la posibilidad de hacer el servicio mientras atravesaban terapias hormonales y cirugías de cambio de género.

En los primeros días al frente de la Casa Blanca, Trump firmó un decreto prohibiendo la decisión de Obama, e impidió que los soldados atraviesen este tipo de ingesta de hormonas y cirugías mientras estén en servicio, basándose en múltiples estudios que el tratamiento reduce su capacidad física.

Al asumir Biden, en el primer día en el cargo, el demócrata volvió a dar marcha atrás y reinstauró la política de Obama, permitiendo que los pocos soldados abiertamente transexuales puedan volver al servicio e incluso habilitó tratamientos médicos gratuitos para que realicen la transición de género.

Irónicamente, pese a que se autopercibe como mujer y que fue tratado como pionero del movimiento transgénero, en el expediente de la causa Henry es tratado por los fiscales como un hombre y su conducta es descrita utilizando los pronombres masculinos.

Seguir Leyendo

Economía

En medio de la recesión, el Gobierno de Biden anuncia un paquete de ayuda por US$ 12.300 millones para Ucrania

Publicado

en

La mayoría demócrata en el Senado impulsó la aprobación de un millonario programa de apoyo militar y económico para Ucrania, aunque el país se encuentra en recesión y enfrenta la necesidad de ajustar las finanzas públicas para derribar la inflación. 

El presidente Joe Biden, valiéndose de las mayorías legislativas del Partido Demócrata en el Senado, impulsó un nuevo paquete de rescate para Ucrania por un monto equivalente a los US$ 12.300 millones

Se incluyen 7.500 millones de dólares en asistencia militar, de los cuáles un total de US$ 3.000 millones serán destinados para la Iniciativa de Asistencia de Seguridad, lo cual dota de poderes al Pentágono para la adquisición de equipo militar para la provisión de Ucrania en la guerra

Dentro del gasto con fines militares, se aprobó un monto por US$ 2.800 millones para reforzar las posiciones estadounidenses en territorio europeo, y US$ 1.500 millones para reabastecer las reservas de armas, equipos y municiones estadounidenses que fueron enviados a Ucrania. 

Por otra parte, el programa total dispone de un rescate por US$ 4.500 millones destinados a la economía de Ucrania, y la financiación de las necesidades del sector público en ese país. Se busca evitar el colapso financiero y económico en tanto continúen las erogaciones extraordinarias a causa de la guerra. 

Es el tercer programa de financiamiento para Ucrania. El primero fue aprobado en marzo de 2022 a tan solo semanas de comenzado el conflicto, y representó un monto por US$ 13.600 millones. Más tarde, en mayo se aprobó otro programa más, esta vez por US$ 40.000 millones. Con las nuevas medidas anunciadas, Estados Unidos acumula un total de 65.900 millones de dólares en ayuda para Ucrania desde marzo

Estas disposiciones se toman en medio de una recesión sobre la economía estadounidense, y bajo la urgente necesidad de ajustar el déficit de las finanzas públicas para evitar la profundización de la inflación y las políticas monetarias contractivas. 

La economía más importante del mundo entró en recesión tras la caída consecutiva por dos trimestres en los primeros 6 meses del año, e incluso antes de que la Reserva Federal persiguiera un fuerte aumento de la tasa de interés de corto plazo. 

De perseverar los desequilibrios fiscales y con ello la inflación, el alza de tasas de la FED también podría perdurar en el tiempo en consecuencia, dando así inicio a un escenario de estanflación. 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Condenan por fraude electoral a un exdiputado demócrata: Se declaró culpable de cometer fraude en múltiples elecciones en los últimos 30 años

Publicado

en

Michael Ozzie Myers, un exdiputado que se desempeñaba como puntero demócrata, se declaró culpable de manejar un esquema de fraude electoral destinado a ayudar a sus candidatos. Irá a la cárcel.

Un exdiputado demócrata que actuaba como puntero en el estado de Pensilvania, más precisamente en el área de Filadelfia, se declaró culpable esta semana de cometer fraude electoral en favor del Partido Demócrata por los últimos 30 años y fue sentenciado a 2 años y medio de prisión por este delito.

De acuerdo al comunicado del FBI, Michael “Ozzie” Myers, de 79 años, se declaró culpable de conspirar para votar ilegalmente en una elección federal, falsificación de registros de votación, soborno, obstrucción de la justicia y de orquestar un esquema de fraude electoral para favorecer a candidatos de su partido en el estado de Pensilvania durante múltiples elecciones en las últimas tres décadas.

El expediente de la causa detalla que Myers sobornó al entonces juez electoral de Filadelfia, Domenick J. Demuro, para que arregle las votaciones favoreciendo a sus candidatos. Myers también confesó una conspiración para cometer fraude electoral con la ex juez electoral Marie Beren, quien ya se había declarado culpable en octubre de 2021 en la misma causa.

Aprovechándose de su estatus de magistrado, los jueces entraban a revisar el lugar de votación mientras se encontraba desocupado y se dedicaban a ingresar a las máquinas que cuentan los votos para así modificar los números en favor de los candidatos demócratas de Myers, en otra muestra de lo fácil que es arreglar las elecciones en los Estados Unidos, algo que viene denunciando Donald Trump hace años. 

Los favorecidos por este esquema eran candidatos patrocinados por el Partido Demócrata que se presentaban para cargos judiciales electos cuyos equipos de campañas habían contratado a Myers para que oficie como puntero y recolector de boletas electorales. Otros candidatos del Partido Demócrata que se presentaban a diversos cargos electivos federales, estatales y locales también fueron beneficiados bajo este esquema. 

El ahora condenado puntero político solicitaba pagos a sus clientes en forma de dinero en efectivo o cheques en concepto de “honorarios de consultoría” y luego utilizaba parte de estos fondos para pagar a los funcionarios electorales que se encargaban de manipular los resultados de las elecciones.

El prontuario de Myers es extenso y data de décadas atras. Ya en 1980, cuando era miembro de la Cámara de Representantes y era considerado como un referente demócrata en Pensilvania, fue uno de los funcionarios condenados en la operación Abscam del FBI, centrada en investigar la corrupción pública que ocurría en el Congreso.

El entonces diputado fue sentenciado a tres años de prisión y una multa pecuniaria por aceptar un soborno de 50.000 dólares, además de ser inhabilitado de por vida para volver a ejercer un cargo público. En ese momento, los diputados federales votaron para expulsarlo inmediatamente del Congreso Nacional, poniendo fin a su carrera política ese mismo año.

La causa fue investigada por el FBI, con la ayuda de la Policía Estatal de Pensilvania y fiscales federales nominados por el gobierno de Biden, que trabajaron para reducir su condena. Si bien Myers fue condenado por delitos que beneficiaban a funcionarios locales en años anteriores, curiosamente su participación en las elecciones presidenciales del 2020 como puntero demócrata para ayudar a Biden no fue investigada por el FBI.

Mientras se critica al expresidente Trump por denunciar este mismo tipo de fraude en las elecciones, la Casa Blanca de Biden admite tácitamente con esta condena que el fraude electoral está más vigente que nunca en el país, y que uno de los principales punteros políticos de su partido se encargó de perpetrarlo por décadas.


Seguir Leyendo

Tendencias