Conecte con nosotros

Estados Unidos

Punto por punto, el plan de Trump para reabrir Estados Unidos

La Casa Blanca publicó una guía detallada para que los estados puedan definir su proceso de reapertura económica, en base a resultados y en 3 frases escalonadas. La difícil tarea de “abrir nuevamente los Estados Unidos”.

Publicado

en

La pandemia de COVID-19 que azota al mundo no sólo debe ser analizada desde el punto de vista sanitario, sino también y, quizá más importante aún, el económico
El impacto de las prolongadas cuarentenas en cada país ha sido devastador, generando históricas caídas en las bolsas y un incremento en el desempleo sin precedentes. Particularmente, en los Estados Unidos, esta crisis ha logrado deshacer muchos de los logros de la gestión del Presidente, Donald Trump, en materia económica, incluyendo un índice de desempleo históricamente bajo y valores récord en las bolsas norteamericanas.
Para aplacar los efectos de la crisis, el gobierno de Trump propuso un plan de rescate y estímulo de 2,2 billones de dólares, que fue aprobado por el Congreso y se encuentra actualmente en ejecución. Pero no es la intención del mandatario estadounidense sostener la economía de su país en base a rescates estatales y, tanto él como su equipo económico, tienen claro que la solución comenzará a verse cuando finalicen las cuarentenas y el país vuelva a operar comercialmente.
Es por eso que, el pasado jueves 16 de abril, Trump presentó junto a su vicepresidente, Mike Pence, y a miembros de la Comisión Especial de la Casa Blanca sobre el Coronavirus, el plan para volver al trabajo, titulado “Opening Up America Again”, o “Abriendo Nuevamente a los Estados Unidos”, elaborado por dicha Comisión Especial en conjunto con el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. 

Ad

Este plan no solo pone sobre la mesa la prioridad de retomar las actividades normales que componen la principal economía del mundo lo antes posible, si no que resuelve una cuestión que había generado muchas discusiones en el nivel federal: la autonomía de los estados. 

Trump había considerado una estrategia unificada a nivel nacional para reabrir el país, pero había recibido críticas de gobernadores que buscaban asegurarse el legítimo derecho de tomar sus propias decisiones sobre sus propios estados, uno de los principales sostenes del federalismo estadounidense desde el fin de la Guerra Civil en 1865. 
En respuesta, Trump afirmó su autoridad para proceder unilateralmente en casos de emergencia y de crisis nacional (como, por ejemplo, en una guerra), pero finalmente decidió ceder a cada gobernador la ejecución de la reapertura económica en su propio estado.
En consecuencia, el plan presentado no es un conjunto de órdenes o medidas federales impuestas desde la presidencia hacia los gobernadores; en cambio, el plan está formulado como una guía de criterios y pasos a seguir, dispuestos a lo largo de 3 fases, que trazan un camino desde la situación actual de cada estado hasta su reapertura completa. 
El avance (o retroceso) entre fases estará basado en los resultados observados en base a ciertos “criterios de entrada” que la misma guía define.
Según la Casa Blanca, los beneficios de este diseño basado en fases incluyen: la capacidad de responder a la información actualizada diariamente sobre los casos de coronavirus, un reducido riesgo de rebrotes y un enfoque en proteger a los grupos de riesgo y aquellos determinados como “vulnerables”. Entiéndase por vulnerables a las personas pertenecientes a los grupos de riesgo, es decir, aquellas de avanzada edad, o que cuenten con condiciones médicas severas pre-existentes, principalmente de índole respiratoria e inmunológica.

Ad

A continuación, el detalle punto a punto del plan de Trump para “abrir nuevamente los Estados Unidos” en el futuro inmediato:

Criterios: ¿quiénes pueden reabrir su economía?

El inicio del plan determina, ante todo, los “criterios de entrada” que los estados deben utilizar para determinar si pueden comenzar su reapertura. 
Estos criterios están agrupados en 3 grandes grupos: síntomas, casos y hospitales. Aunque cada estado tiene la potestad de ajustar las mediciones según su circunstancia local, la guía presentada por Trump y Pence propone que sólo los estados que cumplan los criterios a continuación comiencen a reabrir sus economías:
  • Sobre los síntomas, la guía recomienda que un estado que se disponga a reabrir debe presentar una trayectoria descendiente de enfermedades similares a gripe (“influenza-like illnesses”) y de cualquier otro diagnóstico similar al COVID-19 en los últimos 14 días.
  • Similarmente y en ese mismo período de tiempo, debe presentar una trayectoria descendiente de casos confirmados de coronavirus, así como también del porcentaje de tests realizados que resultan positivos, más allá de que la cantidad de tests aumente o se mantenga estable.
  • Finalmente, sobre los hospitales, la guía indica que sólo pueden comenzar a reabrir los estados cuya capacidad hospitalaria permita que todos los pacientes sean tratados mediante la infraestructura tradicional, sin “cuidados de crisis” como puedan ser carpas ambulatorias u hospitales temporales. Y sobre el testeo de casos, la guía exige un “robusto programa de testeo” para los especialistas de salud en mayor riesgo.

Ad

Preparación: ¿Qué se necesita para reabrir la economía?

El segundo punto del plan para reabrir los Estados Unidos plantea los requisitos logísticos y de infraestructura que los estados deben asegurarse de tener a disposición antes de decidir emprender una reapertura de sus economías. Estos requisitos también están agrupados en 3 secciones: testeo y seguimiento de contactos, capacidad del sistema de salud, y planificación.
  • Respecto al testeo de casos y el seguimiento del contacto de las personas afectadas, la guía federal establece que un estado dispuesto a reabrir debe contar con la habilidad de organizar de forma segura y eficiente sitios dedicados al testeo para casos sintomáticos, incluyendo un seguimiento de los contactos de dichos individuos. De la misma forma, sobre los casos asintomáticos, deben contar con la capacidad de detectarlos de manera temprana, particularmente en la población vulnerable.
  • En lo que corresponde a la capacidad del sistema de salud de cada estado dispuesto a reabrir, se recomienda que cuenten con suficiente equipamiento protector (máscaras, barbijos, batas médicas, guantes, etc.) y el equipamiento médico necesario para el tratamiento de los pacientes, incluyendo camas y respiradores. Asimismo, deben contar con la capacidad de aumentar su oferta de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) si la circunstancia lo requiriese.
  • Y finalmente, en lo que corresponde a planificación, se requiere que los estados candidatos a la reapertura comprendan y prevean la necesidad de proteger a los trabajadores de las industrias clave, las primeras que buscarán reabrir. Asimismo, deben velar por la salud de los trabajadores de mayor riesgo, incluyendo los de salud y los de cuidado de ancianos. Otros grupos a tener en cuenta son los empleados y usuarios de los sistemas de transporte masivo (buses, trenes, subterráneos.) Para todos estos grupos, y para todos los demás trabajadores, deben preverse lineamientos de distanciamiento social y de cobertura facial mediante barbijos o máscaras.
Los planes de cada estado ante una reapertura de su economía deben también prever la posibilidad no solo de avanzar de una fase a otra, sino de retroceder de una fase hacia otra, si la situación así lo requiriese. 

Ad

Fases: ¿Cómo reabrir la economía?

El plan para volver a abrir la economía de los EE.UU. prevé 3 fases principales de evolución en el proceso de devolverle la normalidad a las distintas industrias y actividades sociales afectadas. La guía propone lineamientos generales que deben ser respetados a lo largo de las 3 fases, pero también plantea lineamientos específicos para cada fase, orientados a 3 grupos: individuos, empleadores en general, y empleadores de actividades específicas.
Los lineamientos generales que deben ser respetados a lo largo de todo el proceso de reapertura tienen como base principal la importancia de las indicaciones a nivel nacional (via el CDC), estatal y local respecto a salud pública en esta pandemia, “particularmente respecto a coberturas faciales.” 
Además, para los individuos, el plan de reapertura diseñado por los expertos médicos de la Casa Blanca y el CDC recalca la importancia de la buena higiene, incluyendo el lavado de manos con agua y jabón, o en su defecto alcohol desinfectante. 
También recomienda “desinfectar frecuentemente” los objetos y las superficies más utilizadas. Otra recomendación es la de evitar tocarse la cara, y asegurarse de contener los estornudos en pañuelos, servilletas o el codo propio. Y aunque no plantea la obligatoriedad del uso de máscaras o barbijos en la vía pública, sí recomienda “considerar seriamente” utilizarlas, especialmente en medios de transporte masivos. 
Otro importante punto que destaca la guía es que, sin importar la fase en la que se encuentre cada estado, todos aquellos que se sientan enfermos deben quedarse en casa, evitar ir al trabajo o a la escuela, contactar a su proveedor médico de confianza y seguir sus instrucciones.
La guía insta a los empleadores a implementar políticas dentro de sus ambientes laborales que tengan en cuenta puntos clave como el distanciamiento social, el equipamiento protector (barbijos, máscaras, guantes), higiene adecuada, y desinfección frecuente de áreas comunes o de uso frecuente. 
También recomienda prever la toma frecuente de temperatura de los empleados y el monitoreo constante de síntomas, y emplear precaución a la hora de organizar viajes laborales de cualquier tipo. Y en el caso de la detección de un caso positivo de COVID-19, se urge a los empleadores contar con un sistema de rastreo de los contactos de la persona infectada en el ambiente laboral.

Ad

A continuación se detallan los lineamientos específicos para cada una de las 3 fases principales de la reapertura económica:

Fase 1

Aquellos estados que cumplan con los criterios de entrada detallados anteriormente, pueden implementar los lineamientos de la fase 1.
Para los individuos, esta fase prevé que aquellos determinados “vulnerables” continúen en cuarentena en sus casas o donde se encuentren, y recomienda a los familiares de dichos individuos tomar las precauciones necesarias para evitar contagiarlos. 
Para aquellos que retomen sus actividades, tanto laborales como sociales, se recomienda maximizar la distancia física entre personas, y evitar conglomeraciones de más de 10 personas donde no pueda ser practicada la distancia social mínima, excepto que se prevean precauciones específicas al respecto. Asimismo, se sugiere evitar todos los viajes no esenciales.
Para los empleadores en general, esta fase prevé continuar priorizando el “teletrabajo” o trabajo a distancia, siempre que fuera posible. Sin embargo, también se prevé la posibilidad de comenzar a regresar a los puestos de trabajo, de forma ordenada
Se recomienda cerrar todo tipo de áreas comunes y continuar implementando el distanciamiento social dentro de los espacios de trabajo, y minimizar todos los viajes no esenciales. En el caso de que un empleado pertenezca al grupo de riesgo, y el mismo se presente a trabajar, la guía sugiere disponer de espacios especiales para él o ella.
Para los empleadores de actividades específicas, esta fase incluye los siguientes lineamientos:
  • Las escuelas y otras actividades infantiles o juveniles deben permanecer cerradas.
  • Los hogares de ancianos y hospitales deben continuar prohibiendo las visitas, y aquellos que trabajen en dichos ambientes deben continuar adhiriendo a los lineamientos generales respecto a la prevención e higiene.
  • Los grandes establecimientos como restaurantes, cines, estadios deportivos y lugares de culto pueden comenzar a operar bajo reglas estrictas de distanciamiento social e higiene.
  • Las cirugías electivas pueden resumir para los pacientes ambulatorios según sea “clínicamente apropiado.”
  • Los gimnasios pueden abrir bajo reglas estrictas de distanciamiento social e higiene.
  • Los bares deben permanecer cerrados.

Fase 2

Aquellos estados que, tras la fase 1, no vean evidencias de un rebote en los casos y que, tras un determinado período de tiempo, vuelvan a satisfacer los criterios de entrada, pueden comenzar a implementar los lineamientos de la fase 2.
Para los individuos, esta fase prevé que los considerados “vulnerables” continúen sin salir de sus casas, y recomienda las mismas precauciones que en la fase 1 para aquellos con individuos vulnerables en sus familias. Para el resto de la población, se plantea ampliar a 50 el número de personas máximas para un contexto laboral o social, respetando la mayor distancia que sea practicable de forma realista. Asimismo, esta fase plantea que puedan resumirse los viajes no esenciales.
Para los empleadores en general, se recomienda en esta fase continuar enfatizando el trabajo a distancia donde sea posible, pero continuar regresando a los lugares de trabajo en forma ordenada, respetando los lineamientos generales respecto a distancia e higiene. El resto de los lineamientos de la fase 1 continúan en pie.
Para los empleadores de actividades específicas, se sugieren los siguientes lineamientos:
  • Las escuelas y otras actividades infantiles o juveniles pueden comenzar a reabrir.
  • Los hogares de ancianos y hospitales deben continuar prohibiendo las visitas, respetando los mismos lineamientos que en la fase 1.
  • Los grandes establecimientos como restaurantes, cines, estadios deportivos y lugares de culto pueden relajar moderadamente sus reglas de distanciamiento e higiene.
  • Las cirugías electivas pueden resumir para tanto pacientes ambulatorios como internados.
  • Los gimnasios pueden relajar moderadamente sus reglas de distanciamiento e higiene.
  • Los bares pueden comenzar a operar, con capacidad reducida para clientes de a pie en los casos donde aplique.

Fase 3

Aquellos estados que tras la fase 2 no vean evidencias de un rebote y que satisfagan los criterios de entrada una tercera vez, pueden comenzar a implementar los lineamientos de la tercera y última fase.
Para los individuos, esta fase prevé que aquellos considerados vulnerables vuelvan a las actividades públicas, practicando inicialmente los lineamientos generales de distanciamiento social e higiene. El resto de la población puede retomar las actividades de forma normal, intentando minimizar las interacciones que involucren a un número elevado de personas en un espacio reducido.
Para los empleadores en general, esta frase prevé que los lugares de trabajo puedan volver a ser ocupados en su totalidad, respetando los lineamientos generales de distancia e higiene.
Para los empleadores de actividades específicas, se proponen los siguientes lineamientos en esta fase final:
  • Los hogares de ancianos y hospitales pueden volver a permitir las visitas. Se recomienda que aquellos que realicen esas visitas continúen observando estándares elevados de higiene.
  • Los grandes establecimientos como restaurantes, cines, estadios deportivos y lugares de culto pueden operar con las reglas tradicionales de distanciamiento e higiene.
  • Los gimnasios pueden operar con sus reglas tradicionales de distanciamiento e higiene.
  • Los bares pueden aumentar su capacidad para clientes de a pie en los casos donde aplique.

Ad

Tras el cumplimiento de las 3 fases, el siguiente paso es el regreso a la normalidad. A través de este enfoque escalonado y basado en resultados, el gobierno de Donald Trump plantea lograr el preciado equilibrio entre salud y economía que tanta discusión ha generado últimamente en torno a esta pandemia.
Sin embargo, como se detalló al inicio de esta nota, la puesta en escena de este plan no depende de la administración federal liderada por Trump, sino de cada estado. Restará por verse cuáles serán los estados que tomarán la iniciativa y comenzarán su proceso de reapertura. 
Sin dudas, una ejecución exitosa de este plan en los primeros estados que lo implementen generará un importante incentivo para imitar este accionar en otros estados. 
El presidente Trump dirigió múltiples mensajes en Twitter a los estados que su gobierno considera más aptos para comenzar su reapertura, Minnesota, Michigan y Virginia, bajo la consigna de su “liberación.”
De la misma manera, pero a escala global, el potencial éxito de esta forma de encarar la pandemia por parte de los Estados Unidos podría generar una decisión de imitar la decisión de Trump en muchos otros países del mundo, especialmente aquellos cuya economía no puede continuar sobreviviendo bajo la premisa de “cuarentenas permanentes.” En esa situación, hasta los gobiernos menos afines a Trump, entre ellos el de Nicolás Maduro en Venezuela y el de Alberto Fernández en Argentina, no tendrían otra opción que seguir los pasos del presidente norteamericano, ante su incapacidad propia para solucionar esta crisis.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Spotify decidió defender a Joe Rogan frente al últimatum de Neil Young y removerá sus canciones de la plataforma

Publicado

en

“Pueden tener a Neil Young o Rogan. No ambos”, había dicho el cantante hace unos días criticando que Spotify le dé un espacio en su plataforma al programa donde se critica la vacuna contra el Covid.

El legendario cantante de folk Neil Young le dio un ultimátum a Spotify a principios de esta semana, diciendo que se negaba a permitir que su música estuviera en la misma plataforma que Joe Rogan

El cantante de “Heart of Gold” acusó a Rogan y su podcast de difundir información falsa sobre las vacunas contra el COVID-19, de ser “anti-gobierno” y de “defender a los conspiranoicos”.

Hace un año, Spotify le pagó más de US$ 100 millones a Rogan para un contrato de exclusividad y poder ser el hogar exclusivo de su programa de podcasts. Young criticó duramente este arreglo, y dijo que su música no puede estar en ningún lugar que le dé un espacio a “gente como Rogan”.

Quiero que le avisen inmediatamente a Spotify HOY que quiero toda mi música fuera de su plataforma”, escribió el ícono del rock de 76 años el pasado lunes. “Estoy haciendo esto porque Spotify está difundiendo información falsa sobre las vacunas, lo que podría causar la muerte de aquellos que creen que la desinformación está siendo difundida por ellos”.

La nota termina con un últimatum formal: “Pueden tener a Neil Young o Rogan. No ambos”. Finalmente, la empresa tecnológica decidió priorizar su contrato con Rogan, que tiene el podcast más escuchado del mundo, y rescindirá su acuerdo con Neil Young a fin de mes.

Young actualmente percibe el 60% de sus ingresos por transmisión de su música en Spotify, según contó en un comunicado en su sitio web, por lo que esta decisión le costará muy caro.

Queremos que todo el contenido de música y audio del mundo esté disponible para los usuarios de Spotify”, dijo un portavoz de la compañía al Wall Street Journal justificando la defensa de Rogan. “Con eso viene una gran responsabilidad de equilibrar la seguridad de los oyentes y la libertad de los creadores”.

A pesar de haber defendido al popular conductor, Spotify le ha censurado episodios en por lo menos seis ocasiones, algo que la empresa destaca con orgullo. “Desde el comienzo de la pandemia“, señaló el portavoz, “Spotify ha eliminado más de 20.000 episodios de podcasts relacionados con COVID de diferentes conductores, entre ellos Joe Rogan“. 

Recientemente, Spotify eliminó el programa más escuchado de todos los tiempos en su plataforma, la entrevista que le hizo Rogan al Dr. Robert Malone, co-creador de la vacuna ARNm que se utiliza actualmente en las vacunas de Pfizer y Moderna.

Malone es un férreo crítico de estas vacunas, y asegura que solo deberían estar aplicándose en pacientes de máximo riesgo, ya que tienen demasiados efectos adversos para dárselas a personas jóvenes y sanas. Además, criticó duramente las restricciones sanitarias y dijo que las medidas gubernamentales de hoy en día le hace acordar a lo que leyó en los libros de historia acerca de la Alemania Nazi.

Aún así, las protestas de Young no fueron suficientes para que la compñía de streaming abandone a su lucrativo conversador estrella. “Lamentamos la decisión de Neil de eliminar su música de Spotify, pero esperamos poder darle la bienvenida de nuevo pronto”, agregó el portavoz. 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Estados Unidos: Quitaron a un hombre del primer puesto de la lista de transplante de corazón por no estar vacunado

Publicado

en

Un hospital de Boston impide que una persona sin estar vacunada reciba un órgano porque “tiene riesgo de contraer COVID-19 en el posoperatorio”.

Un padre de dos hijos de 31 años que estaba gravemente enfermo fue eliminado del primer puesto de la lista de donantes para un trasplante de corazón en un hospital de Boston, Massachusetts, porque no tenía ninguna dosis de la vacuna contra el COVID. 

DJ Ferguson tiene una afección cardíaca hereditaria que hace que sus pulmones y su corazón se llenen de sangre y fluidos, y su médico ordenó un transplante de corazón de urgencia para salvarle la vida, por lo que fue puesto en el primer lugar de la lista de su Estado.

Sin embargo, cuando sus datos llegaron al Brigham and Women’s Hospital, un hospital docente de la Facultad de Medicina de Harvard, se le negó el trasplante de órganos por figurar como no vacunado.

El hospital dijo que eliminó a Ferguson de la lista porque todos los receptores de trasplantes “tienen que estar vacunados” para “crear tanto la mejor oportunidad para una operación exitosa como también la supervivencia del paciente después del trasplante”. En otras palabras, como se puede agarrar Covid-19 en el hospital en el pos-operatorio, el instituto de salud decidió dejarlo sin el transplante y su vida pende de un hilo.

El padre de Ferguson, David, dijo que su hijo “no cree” en esta vacuna, y sus médicos personales le dijeron que dados sus problemas cardíacos, al menos antes del transplante, no le recomiendan darse la vacuna contra el Covid.

Creo que mi hijo está peleando con mucho coraje y tiene integridad y principios en los que realmente cree y eso me hace respetarlo aún más… Es su cuerpo“, aseguró.

“Es una política que están aplicando y, como no recibirá la inyección, lo sacaron de la lista de trasplantes de corazón”, dijo el padre de Ferguson, David, a CBS Boston.
“Es una política que están aplicando y, como no recibirá la inyección, lo sacaron de la lista de trasplantes de corazón”, dijo el padre de Ferguson, a CBS Boston.

El hospital tiene una lista de protocolos para candidatos a trasplante que incluye la prohibición personas que fuman y beben alcohol de manera abusiva, pero por ahora no exije vacuna COVID, pero desde las autoridades de la institución aseguran que están en proceso de incluirla oficialmente.

La familia de Ferguson quiere trasladarlo a otro hospital, pero su esposa dijo que está demasiado débil para moverse, y el mismo hospital no recomienda hacer el viaje, por lo que prácticamente está destinado a morir.

El Dr. Arthur Caplan, director de Ética Médica de la Facultad de Medicina Grossman de la NYU, le dijo a CBS Boston, el medio que publicó originalmente la noticia, que la vacunación se ha convertido en un requisito para los receptores de trasplantes porque, después de recibir un nuevo órgano, el sistema inmunitario de los pacientes se deteriora por varias semanas.

“La gripe podría matarte, un resfriado podría matarte, el COVID podría matarte. Los órganos son escasos, no los vamos a distribuir a alguien que tiene pocas posibilidades de vivir cuando otros que están vacunados tienen más posibilidades de sobrevivir después de la cirugía“, explicó.

Otros casos

Ferguson no es el primer paciente que necesita un trasplante al que se le ha negado debido a no estar vacunado. En octubre, Leilani Lutali de Colorado, de 56 años, fue eliminada de la lista de trasplantes en un hospital de la Universidad de Colorado porque tanto ella como su donante de riñón Jaimee Fougner, de 45 años, no habían recibido la vacuna contra el COVID-19. 

Sin embargo, en su caso, el Estado de Colorado le permitió a la pareja colocarse en una lista para aquellos que “no cumplen el requisito de estar vacunados contra el COVID-19”, aunque todavía no se concretó el transplante.

Otro caso paradigmático fue el de Mike Ganin, un hombre de Ohio que sí está vacunado contra el COVID, pero se le negó un trasplante de riñón en octubre pasado porque su donante no había recibido la vacuna. Ganin pidió que se le permita recibir el órgano de todas maneras, pero por ahora no el pedido fue denegado.

No quiero ponerme la vacuna. Tengo razones: médicas, religiosas y también de libertad”, dijo la donante, Sue George, a WKYC. Por lo tanto, Ganin sigue hasta el día de hoy esperando otro donante.

Hay más casos de este estilo. En Nueva York, se está cambiando el orden de prioridades de trasplantes no por urgencia médica si no por estado de vacunación y raza. El gobierno de la demócrata Kathy Hochul determinó que las personas afroamericanas vacunadas contra el COVID tengan prioridad a la hora de recibir trasplantes.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

La embajada de Estados Unidos en Ucrania ordenó evacuar a las familias y personal no esencial

Publicado

en

En respuesta a la amenaza de invasión por parte de Rusia, el Departamento de Estado efectuó la medida que podría comenzar desde el próximo lunes.

Los familiares serán evacuados, posiblemente, desde el próximo lunes indicaron los funcionarios del Departamento de Estado a Fox News. Tambien animan a los estadounidenses que permanezcan en el país a irse en vuelos comerciales mientras estén disponibles.

Según un informe de la CNN, la embajada estadounidense en Ucrania ya realizó la solicitud a la Casa Blanca para retirar del país a todo el personal diplomático no esencial.

Fuentes cercanas al gobierno ucraniano indican que Estados Unidos notificó las medidas a efectuar en las próximas semanas. De hecho, el Presidente ucraniano Volodimir Zelenski, habló recientemente con el Secretario de Estado Antony Blinken, para informarle que le pareció una “reacción exagerada” que podría generar desconfianza en el Gobierno ucraniano.

No obstante, no fue la unica embajada evacuada. Desde el 5 de enero los rusos tomaron las mismas medidas de precaución en su embajada y los consulados. Esto puede significar propaganda o preparación para un conflicto inminente.

Por otro lado, el viernes pasado, la embajada estadounidense publicó en Twitter la ayuda enviada por el país norteamericano. Lo que sumo un malestar más para el conflicto.

Unas 90 toneladas de armamento letal y municiones para los defensores de Ucrania en el frente. Catalogado como “el primero de muchos envíos”. Esta partida había sido aprobada en diciembre, pero Blinken la dio a conocer la semana pasada.

Mientras tanto los asesores politicos de Francia y Alemania, entablaran conversaciones en “formato de Normandía” con Rusia y Ucrania, en París el 25 de enero para tratar la situación en el Este.

En paralelo, los ministros de defensa de Gran Bretaña y Rusia se reunirán en Moscú luego de que desde Downing Street dijeran que el país euroasiático seria “castigado” en caso de avanzar sobre la frontera ucraniana.

Seguir Leyendo

Trending