Seguinos en redes

Estados Unidos

Se desclasificaron miles de documentos del asesinato de Kennedy: No hay más dudas, la CIA conspiró para asesinarlo

Publicado

en

Los documentos liberados por el Archivo Nacional revelan que la CIA seguía e interactuaba con Lee Harvey Oswald, el asesino de Kennedy, previo a los eventos del 22 de noviembre de 1963.

El pasado jueves 15 de diciembre, el Archivo Nacional de los Estados Unidos liberó un total de 13.173 documentos relacionados al asesinato del ex-presidente John Fitzgerald Kennedy. A pesar de ser material extremadamente sensible, bajo la ley estadounidense, se decidió que después de cierta cantidad de años, éste deba ser desclasificado.

A pesar de esta ley, la decisión final de desclasificar el material es potestad del presidente de turno cuando llega el momento de hacerlo. Durante la presidencia de Trump hubo récord de desclasificación de casos, un cambio rotundo a los años de Obama, donde muy poco material fue permitido que llegue a la esfera pública.

A pesar de los rumores de que el presidente Joe Biden prevendría la liberación de estos documentos, finalmente y ante la presión de distintos grupos, firmó la orden ejecutiva, y secretos que por casi 60 años se mantuvieron clasificados han sido revelados, la mayoría relacionados con Harvey Lee Oswald, quien fuera el principal sospechoso del asesinato, y el rol que tuvo la CIA.

Biden mencionó en la orden ejecutiva que todavía hay una serie de documentos que "no puede en buena fe desclasificar", con el fin de "proteger la integridad y la estabilidad de las operaciones de inteligencia y legales, así como también resguardar el bienestar de las fuerzas armadas". Según la propia Casa Blanca, estos documentos que todavía seguirán siendo un misterio comprenden un 3% de todo lo que tiene el Estado acerca de asesinato de más alto perfil de la historia.

Pero los documentos que sí fueron desclasificados ya permiten entender un poco mejor lo que ocurrió aquél fatídico 22 de noviembre de 1963, cuando el entonces presidente demócrata fue impactado por tres balas cuando desfilaba arriba del auto presidencial por las calles de Dallas, Texas.

Faltaría ese 3% para tener una confirmación definitiva, pero el panorama es muy claro: la CIA entrenó y "activó" a Lee Harvey Oswald para que asesine a John F. Kennedy. Así lo dijo Robert F. Kennedy Jr., sobrino del asesinado presidente e hijo de Bob Kennedy, el hermano del ex presidente, también asesinado en extrañas circunstancias en 1968.

"El asesinato de mi tío por parte de la CIA fue un exitoso golpe de Estado del que nuestra democracia nunca se ha recuperado", escribió en una publicación en Twitter, donde compartió un fragmento del programa de Tucker Carlson del pasado 17 de diciembre donde ahonda en estos asuntos y muestra toda la evidencia recientemente desclasificada.

Entre los archivos, se evidencia que la CIA seguía todos los movimientos de Lee Harvey Oswald desde mucho antes del asesinato. Inspeccionaba toda su correspondencia y tenía una serie de agentes asignados para seguirlo a todos lados.

De lo que fue desclasificado, se destaca información relativa a la intercepción de comunicaciones con embajada de la Unión Soviética (actual Rusia) en México, en las semanas previas al magnicidio, en la cual se descubrió una serie de conversaciones que habían mantenido Oswald con agentes soviéticos, preguntándoles si le podrían dar asilo político después de lo que iba a hacer.

Las mencionadas conversaciones, datadas de octubre de 1963, las pudo obtener la CIA ya que fueron grabadas por un cable que instaló el asistente personal del entonces presidente mexicano Adolfo López Mateos, sin el conocimiento del resto del gobierno latinoamericano, que en aquél entonces estaba altamente infiltrado por los soviéticos.

El material desclasificado también revela que todo el seguimiento de inteligencia a Oswald fue quitado "días" antes del asesinato, lo que abre la pregunta: ¿Por qué? La principal teoría de muchos investigadores y fuentes consultadas es que la CIA entrenó a Oswald como un operativo descartable, probablemente sin su conocimiento, y seguramente extorsionado o amenazado para que cumpla su objetivo.

Sin confiar en la agencia de inteligencia, Oswald habría intentado a último minuto acordar con los soviéticos para escaparse del país, pero la CIA sabía perfectamente todos sus movimientos y algo habrá hecho para evitar que se dé a la fuga. Capaz esas acciones permanezcan en ese 3% de documentos que Biden decidió mantener clasificados.

Lo que sí sabemos es que dos días después del asesinato, Oswald fue asesinado cuando era trasladado de la comisaría al juzgado por Jack Ruby, un prominente miembro de la mafia de Chicago de aquella época. El asesinato de Oswald quedó grabado en cámaras, y a partir de ese momento el caso pasó a estar frío.

Cabe destacar que Ruby fue declarado insano por el Dr. Louis Jolyoun West, un médico que después se supo era miembro de la CIA y había liderado en esos años uno de los subproyectos de MKUltra, una serie de experimentos que condujo la agencia de inteligencia donde intentaba probar que se podía forzar una confesión a partiro del uso de drogas ilegales como el LSD.

En junio del año que viene, otro conjunto de documentos deberían ser liberados bajo la ley firmada en 1992, pero no se tiene certeza si Biden volverá a encubrir el caso que lleva casi 60 años sin resolverse.

La administración Biden ha sido demandada por la Fundación Mary Ferrell, la cual alega que la gestión ha pospuesto ilegalmente el plazo de revelación de los archivos e instó al actual gobierno a entregar pruebas fehacientes de que las postergaciones sean por la protección de operativos de las Fuerzas Armadas, una declaración bastante delirante dado que todas las personas involucradas llevan años muertos.

El asesinato de JFK

John F. Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre del año 1963 durante una visita en Dallas, Texas, donde fue interceptado por tres disparos en el auto presidencial (que en aquella época no estaba blindado ni era convertible). Las balas impactaron en su cabeza, para su posterior traslado al hospital Parkland donde fallecería a la 1 de la tarde.

Inmediatamente se arrestó a Lee Harvey Oswald y fue determinado como el único sosechoso y autor material del atentado, lo cual ya fue sospechoso porque no había suficiente evidencia para vincularlo con el asesinato. Oswald disparó y mató a Kennedy desde el sexto piso del Texas School Book Depository mientras el presidente viajaba en una caravana por Dealey Plaza, en Dallas.

Unos 45 minutos después de asesinar a Kennedy, Oswald disparó y mató al oficial de policía de Dallas J.D. Tippit en una calle local, otro caso que hasta la fecha nunca fue resuelto ni se sabe por qué ocurrió. Oswald ingresó en una sala de cine, donde fue arrestado minutos después por otros agentes que vieron el asesinato de Tippit. Oswald finalmente fue acusado del asesinato del presidente Kennedy, aunque negó completamente las acusaciones, afirmando que "era solo un idiota".

Oswald era un ex-infante de marina, quien desertó a la Unión Soviética en el año 1959 tras ser apercibido por problemas conductuales en las Fuerzas Armadas. Se mudó a Minsk y vivió allí por 3 años con una mujer rusa con la que se llegó a casar. Nunca se supo por qué o cómo logró hacerlo, pero en junio 1962, menos de un año antes del asesinato más impactante de la historia, regresó a Estados Unidos y se estableció en Dallas.

Los investigadores del asesinato tienen múltiples teorías sobre lo que ocurrió, pero todas coinciden en algo: Oswald era más de lo que aparentaba ser. Se teoriza con que en realidad había sido enviado a Minsk como un agente encubierto de la CIA, y que en 1962 fue repatriado para llevar a cabo el asesinato de Kennedy.

Las fechas coinciden con el fiasco de la Bahía de los Cochinos, un intento del Pentágono por invadir la isla de Cuba después del golpe de Estado comunista de Fidel Castro, pero que fue frustrado por el propio Kennedy. La CIA tenía un interés estratégico en recuperar Cuba, que luego se evidenció en la Crisis de los Misiles, mientras que la mafia estadounidense perdió miles de millones de dólares que tenía invertidos en casinos y hoteles cubanos, que fueron expropiados por los Castro.

Es altamente probable que la comunidad de inteligencia haya decidido, después de esos fatídicos tres días de abril de 1961, asesinar a Kennedy para nunca más tener que pasar por la situación de tener un presidente que vaya directamente en contra de los deseos de la CIA.

En el año 1963, el presidente interino Lyndon B. Johnson, quien asumió como vicepresidente de Kennedy, estableció la "Comisión Warren" con el objetivo de investigar el asesinato de Kennedy y sus implicados. La comitiva se encontraba presidida por el presidente de la Corte Suprema Earl Warren y conformada por los senadores Richard Russell Jr y John Sherman Cooper, los diputados Hale Boggs y Gerald Ford, además del director de la CIA Allen Dulles y el presidente del Banco Mundial John McCloy, todos los cabecillas que sin dudas formaban parte de la conspiración.

Obviamente la Comisión de Warren determinó que Oswald actuó por su propia voluntad sin ayuda de nadie más. Pero 10 años después del asesinato, y ante la presión popular, el Congreso decidió abrir una nueva investigación tanto del asesinato como de la Comisión de Warren.

Su conclusión final fue que la comisión trabajó para encubrir el caso, no esclarecerlo, y Oswald definitivamente no trabajó solo, y aunque aquél panel investigador no señaló nombres, quedó claro para todos los americanos que hubo una conspiración para asesinar al presidente.

El grueso de la opinión pública cree que Oswald no actuó en soledad y que la CIA o algún otro cabal de personas poderosas tuvieron una participación en el asesinato del primer presidente en la historia que abrió una guerra sin cuartel contra las agencias de inteligencia, tan solo unos años después de que el saliente presidente Dwight Eisenhower, dijera en su último discurso como presidente, que había un "complejo militar industrial" que gobernaba Estados Unidos, incluso por encima de él, como una advertencia para el entrante Kennedy.

Estados Unidos

Gran victoria provida en Arizona: La Corte Suprema del estado avaló una ley para criminalizar el aborto

Publicado

en

En una decisión mayoritaria, el organismo supremo de justicia del estado sureño declaró constitucional una ley que otorga penas efectivas a aquellos que faciliten el aborto en casi todos sus casos.

Tras una votación por 4 votos a favor frente a 2 votos en contra, este martes 9 de abril la Corte Suprema de Arizona declaró constitucional y puso en efecto una ley que data del año 1864 para criminalizar el aborto en todo el estado, penalizando a aquellos que lo faciliten.

Esta ley que ya existía pero que había quedado sin efecto en 1973 tras el ahora revocado fallo Roe v. Wade, se convierte en una de las más restrictivas de todo el país, y solo establece excepciones en casos en los cuales la vida de la madre corra peligro.

El 24 de junio del 2022, la Corte Suprema de los Estados Unidos revirtió el caso Roe V. Wade, por lo que todas las leyes previas a esta decisión que habían sido suspendidas podían volver a entrar en efecto sí la Corte Suprema de cada estado así lo decidía.

La Ley 13-3603 del estado de Arizona que fue restituida el día de ayer, complementa las potestades otorgadas por el proyecto legislativo 36-2322 promulgada unos meses antes que la Corte Suprema del país revierta el fallo Roe V. Wade. El proyecto aprobado recientemente por el estado de Arizona, permitía a las mujeres a practicar abortos con una bisagra de tiempo de 15 semanas, lo cual significa que a partir de ese plazo, podían practicar libremente el asesinato de su hijo.

Si bien algunos conceptos de la ley promulgada en 2022 se mantienen, como lo es el caso de los plazos, la Ley 13-3603 dictamina que cualquier persona que administre, provea o venda drogas a una mujer con el objetivo de causar el fin de su embarazo, así como también realice la práctica de un aborto de modo quirúrgico, será penado con penas de entre 2 y 5 años. Dentro de la ley elaborada en el pasado siglo, se establecen de igual manera excepciones a la regla como lo es el caso de que la vida de la madre corra peligro, por lo cual el procedimiento no será penado.

De acuerdo a la Corte Suprema del estado sureño, el fallo Roe v. Wade no había legislado el derecho al aborto, ya que solo el Congreso tiene esa potestad, por lo que no hay razones para que la ley que cuenta con 160 años de antigüedad no sea reincorporada y entre en vigencia formalmente en un plazo de 14 días contados desde el dictamen de la corte.

Si bien la decisión tomada por la Corte Suprema de Arizona no será bien vista por un gran porcentaje de la población, principalmente por aquellos sectores progresistas cada vez más populares en el estado, esta ley se presenta como una gran victoria moral para la sociedad arizonense, en la cual la tasa de natalidad en las últimas décadas ha decrecido sustancialmente.

Es probable que el Partido Demócrata en el estado buscará hacer la reversión de esta ley como una bandera de campaña, siendo Arizona un estado clave para las elecciones de noviembre, donde Donald Trump y Joe Biden pelean por una diferencia marginal y cualquiera puede ganar por un puñado de votos.

Es por esto que incluso Trump, el presidente más provida de la historia, se expresó con cautela ante la decisión, aunque celebró que los estados tengan la potestad de decidir sus propias leyes con respecto al aborto y señaló que está a favor de algunas excepciones muy puntuales que permiten interrumpir el embarazo como el caso en el que la vida de la madre corra grave peligro, lo cual está contemplado en esta legislación.

Desde el entorno político varios referentes conservadores reaccionaron con alegría ante la decisión. Kari Lake, la principal referente de Trump en el estado, excandidata a gobernadora y actual candidata a senadora, se expresó a favor de la medida y aseguró que en caso de ser electa senadora, buscará seguir oponiéndose a prácticas ilegales relacionadas al aborto.

En contraposición a ella, la gobernadora demócrata del estado Katie Hobbs, quien venció a Lake en 2022 en una elección plagada de fraude, expresó su rechazo por la decisión de la Corte y aseguró que si este año reelige Biden, buscará la reversión del dictamen.

Quien también se expresó en contra de la medida fue la vicepresidente de los Estados Unidos, Kamala Harris, quien criticó la autoridad independiente del estado sureño, mediante el precepto de que la ley que fue reinstaurada en el día de ayer fue promulgada antes de que Arizona se convierta en un estado, en 1912.

En complemento con sus declaraciones, Harris aseguró que los Estados Unidos deben restituir los derechos otorgados por el fallo de Roe V. Wade y en el caso de que eso suceda, el presidente actual Joe Biden lo firmará como ley.

Por su parte, la gobernadora del estado de Michigan, Gretchen Whitmer, aprovechó la ocasión para llamar a votar por Biden y Harris, ya que "es el único que puede garantizar los derechos de las mujeres a abortar".

Seguir Leyendo

Brasil

Lula amenazó con suspender los contratos de Starlink que Elon Musk firmó con Bolsonaro y el magnate retruca: "Tendré que dar Internet gratis"

Publicado

en

El presidente devenido en dictador de Brasil ahora amenaza con rescindir los contratos con Starlink, poniendo en riesgo el acceso a internet cientos de miles de personas en el norte del país.

En un nuevo capítulo de la guerra entre el empresario Elon Musk y las autoridades de Brasil, devenidos en dictadores que buscan censurar las redes sociales para quitarle la difusión de las ideas a la oposición, Lula amenazó con rescindir los contratos que su antecesor, Jair Bolsonaro, firmó con Starlink para proveer internet en todo el país.

El actual Secretario de Comunicación Social (Secom) de Lula, Paulo Pimenta, aseguró este lunes que el Gobierno brasileño puso en revisión todos los contratos firmados con la empresa Starlink. Si estos contratos fueran anulados, se bloquearía el internet satelital y millones de brasileños perderían acceso a internet.

Parece que la idea de Lula es que si su alfil en la Justicia, el juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, no puede limitar la libertad de expresión en las redes sociales, la segunda mejor opción es quitarles el acceso a internet a los brasileños de clases más bajas.

Starlink, una empresa de tecnología espacial fundada por Musk, brinda acceso a Internet de alta velocidad a un bajo precio a través de una constelación de satélites en órbita terrestre, que llega a todas las zonas del país, incluso las más remotas que por décadas estuvieron sin acceso a la web.

En enero de 2022, durante el gobierno de Jair Bolsonaro, el presidente, a través de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Brasil (Anatel), autorizó las operaciones del sistema satelital, generando un boom masivo en el país.

En tan solo dos años, Starlink se ha hecho con un 44,4 % de la cuota de mercado en la Amazonía y el Norte de Brasil. La empresa tecnológica ha conseguido hacer llegar internet a regiones aisladas como la selva amazónica por primera vez en la historia del país.

Si hoy se rescindieran los contratos con Starlink, casi una de cada dos personas en el norte del país perdería acceso a Internet, y debería recurrir a Hughes, su principal competidor, para volver a tener acceso a la web; aunque éste tiene un precio mayor y menor disponibilidad.

Si bien Lula había puesto en duda al principio de su mandato el acuerdo de Bolsonaro con Elon Musk, no lo ha tocado en su primer año de mandato, y tan solo en 2023 los usuarios de Starlink crecieron en un 1.046%, llegando a casi 150.000 clientes.

En su declaración, Pimenta ha insistido en que el Gobierno brasileño "no puede permitir injerencias externas que busquen anular la Constitución del país", en una referencia directa al anuncio de Elon Musk que no cumpliría con el fallo de Moraes que obliga a censurar a miles de usuarios en X (ex Twitter).

"Tomaremos todas las medidas legales aplicables para proteger los intereses nacionales y garantizar el cumplimiento de la legislación", aseguró Pimenta. "El gobierno considerará revisar los contratos que tiene con Starlink en relación con el acceso a Internet en todo el país", concluyó.

Al enterarse de esto, Elon retrucó en Twitter que seguiría otorgando Internet sin licencia de manera gratuita para todas las escuelas de Brasil. En concreto, el gobierno de Brasil no tiene la tecnología para bloquear la señal satelital que manda Starlink desde el espacio, por lo que dicha amenaza simplemente implacaría que el gobierno dejaría de pagarle a la proveedora de internet en edificios públicos.

Pero perder esta fuente de ingresos parece no importarle a Musk. "Starlink proporcionará internet gratis a todas las escuelas de Brasil si el gobierno se niega a cumplir con su contrato", aseveró.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Enloqueció Blinken: El Secretario de Estado de Biden dijo que "Israel se está convirtiendo en un grupo terrorista como Hamás"

Publicado

en

Desde Bruselas, el secretario de Relaciones Exteriores del gobierno de los Estados Unidos comparó a Israel con Hamás y dijo que están perdiendo el aprecio por la vida humana.

Anthony Blinken, el secretario de Estado de Biden, encargado de las Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, y una de las personas más poderosas de la Casa Blanca, advirtió el jueves que Israel se estaba volviendo similar a la organización terrorista Hamás, particularmente en su trato con los civiles.

"Israel corre el riesgo de volverse indistinguible de Hamás si sigue sin proteger a los civiles en medio de la guerra de Gaza", aseguró desde la sede de la OTAN en Bruselas. Y agregó: “Lo que ocurrió después del 7 de octubre podría haber terminado inmediatamente si Hamás hubiera dejado de esconderse detrás de los civiles, hubiera liberado a los rehenes y hubiera depuesto las armas, pero Israel no es Hamás".

"Israel es una democracia; Hamás, una organización terrorista. Las democracias otorgan el mayor valor a la vida humana, a cada vida humana. Como se ha dicho, quien salva una vida, salva al mundo entero”, dijo citando un proverbio judío.

Esa es nuestra fuerza. Es lo que nos distingue de terroristas como Hamás. Si perdemos esa reverencia por la vida humana, corremos el riesgo de volvernos indistinguibles de aquellos a quienes enfrentamos”, completó.

Sin embargo, Blinken no proporcionó pruebas de que Israel no estuviera protegiendo a los civiles. Encima, hizo estos comentarios días después de la mayor operación de precisión de la historia de los conflictos armados mundiales.

A principios de esta semana, Israel concluyó una batalla de dos semanas en la que mató a 200 terroristas que se habían refugiado en el Hospital Shifa. La destreza y precisión para llevar a cabo la operación militar fue coronada como la más segura para la población civil de la historia: No hubo víctimas civiles.

El mes pasado, el profesor de West Point, John Spencerescribió que Israel ha establecido un nuevo estándar para la guerra urbana, donde se minimizan las muertes civiles en un contexto donde el enemigo se resguarda detrás de ciudadanos no armados. La proporción de civiles muertos y terroristas muertos en el contraataque de Israel en Gaza es menos de dos a uno, un mínimo histórico.

Toda la evidencia disponible muestra que Israel ha seguido las leyes de la guerra, las obligaciones legales, las mejores prácticas en la mitigación de daños civiles y aun así encontró una manera de reducir las víctimas civiles a niveles históricamente bajos”, concluyó Spencer.

Seguir Leyendo

Tendencias