Seguinos en redes

Estados Unidos

Se “liberó el Kraken”: la prestigiosa abogada republicana Sidney Powell demandó a los gobernadores de Georgia y Michigan por fraude electoral

Basándose en múltiples investigaciones del sistema de cómputo de votos Dominion, que revelan vínculos con el chavismo, China e Irán, Powell presentó dos demandas en Georgia y Michigan, para dar vuelta los resultados.

Publicado

en

La prestigiosa abogada republicana Sidney Powell, presentó esta madrugada el “Kraken”, nombre coloquial que se le dio a las demandas que su equipo legal estaba preparando denunciando la interferencia de naciones foráneas, a través del software Dominion y las máquinas Smartmatic, para modificar los resultados de la elección del 3 de noviembre.

Mientras el equipo legal de Trump está realizando demandas en seis Estados todavía disputados, hablando de manipulación de votos por parte de los fiscales demócratas, boletas espurias que entraron en la madrugada del 4 de noviembre que curiosamente eran todas para Biden, y votos que fueron contados de manera ilegítima (sin observadores republicanos en escena); Powell apunta a otro tema: las máquinas y el software utilizado para contar los votos.
En los Estados de Georgia y Michigan se utilizó un sistema llamado Dominion para el procesamiento de votos, y según la abogada este software tiene vínculos con la empresa electoral chavista Smartmatic, que ya opera en Estados Unidos como uno de los principales vendedores de máquinas para voto electrónico.
El equipo legal de Powell presentó dos demandas distintas, una Georgia y otra en Michigan, que, si bien tienen pruebas y testigos diferentes, ambas se basan en el fraude a través de los sistemas de cómputos empleados por estos dos Estados; sistemas que otros Estados, como Florida o Texas, han prohibido por su propensión a ser hackeados o manipulados. 
En la demanda, se explica que China e Irán, utilizando esta tecnología venezolana, habrían cambiado cientos de miles de votos emitidos para Trump por votos para Biden: “El plan para robarse la elección tenía el propósito de manipular ilegal y fraudulentamente el conteo de votos para asegurar la elección de Joe Biden como Presidente de los Estados Unidos“, afirman los documentos judiciales.

Sistemas Dominion utilizado para emitir, procesar, contar y computar los votos en Georgia y Michigan.

Ad

Tanto en Georgia como en Michigan, Powell asegura que el fraude se cometió a través del rellenado de boletas; esto es, los operadores de las máquinas aprovechan cuando no hay observadores republicanos para manipular la base de datos y generar boletas nuevas para Biden. De esta manera, los votos quedan tanto en papel como en el sistema y un recuento de votos hace imposible detectar el fraude.

Tanto en Venezuela en 2017 como en Rusia en 2018 se utilizó este método para darle una contundente victoria a Maduro y Putin, respectivamente, según múltiples organizaciones mundiales que observan los procesos electorales en el mundo.

Smartmatic y Dominion fueron fundadas por oligarcas y dictadores extranjeros para garantizar el rellenado de boletas electrónicas y la manipulación de los votos al nivel que fuera necesario para asegurarse de que el dictador venezolano Hugo Chávez nunca perdiera otra elección“, afirma Powell, y completa: “Tras la muerte de Chávez este sistema de fraude se exportó a todo el mundo, a países con grupos que quisieran adueñarse de la elección, estén en el poder o no“.

La demanda aclara que estos votos creados por el sistema, además, son asignados a distintas personas, como personas que cambiaron su domicilio y ya no pueden votar más en ese Estado, o personas fallecidas.

Desde La Derecha Diario cubrimos en detalle el origen de Smartmatic, cómo adquirió la empresa estadounidense Seqouia Voting Systems en 2007 para entrar al mercado norteamericano, y cómo luego le cedió todos los activos a Dominion Voting Systems.

Ad

Georgia

En Georgia la demanda apunta directamente contra el el Gobernador del Estado, Brian Kemp; el Secretario de Estado, Brad Raffensperger; y cuatro altos funcionarios electorales. A pesar de que todos ellos son republicanos, han tenido un largo historial de desprecio por Trump y Sidney Powell asegura que sabían el tipo de fraude del que era capaz el Partido Demócrata de Georgia con estos sistemas, y que a propósito lo permitieron.

La demanda pide la imputación de todos los mencionados, y pide que se investiguen sus conexiones a empresas chinas que, según Powell, tienen vínculos con Smartmatic.

Específicamente en Georgia, la demanda menciona 96.600 votos de los cuales ellos pudieron identificar que habían sido creados por Dominion, ya que no tienen una trazabilidad en papel suficiente para probar su validez. La demanda pide explícitamente que se descarten.

En caso de que la Justicia de Georgia, o la Corte Suprema si llega a esta instancia, falle a favor de lo presentado en la demanda, el Estado sería ganado por Trump, ya que Biden tiene sólo 12.670 votos más que Trump. Sin embargo, esta resolución debería ocurrir antes del 8 de diciembre, ya que el Gobernador ya certificó la victoria de Biden y serán enviados al Colegio Electoral representantes demócratas.

Ocurre un hecho sin precedentes en el país con esta compleja demanda: si la Justicia falla a favor de Powell en unos meses, y Joe Biden ya asumió la presidencia y está gobernando, sería un Presidente ilegítimo, pero el Poder Judicial no tendría autoridad para removerlo del cargo, por lo que fácticamente nada cambiaría.

Demanda completa presentada ante la Corte del Distrito Norte de Georgia (las faltas de ortografía tienen que ver con el programa utilizado para traducir del tipo de archivo que acepta la justicia a pdf)

Un resumen preliminar de la demanda presentada en Georgia.

Ad

Michigan

Con los mismos argumentos, Powell y su bufé de abogados presentó una demanda en el Estado de Michigan, donde denuncia directamente a la gobernadora Gretchen Whitmer, a la Secretaria de Estado, Jocelyn Benson, y a seis miembros de la Junta de Auditoría Electoral estatal.

En Michigan, además, la demanda asegura que hubo directa complicidad en el fraude por parte de las autoridades gubernamentales y ataca de lleno al sistema Dominion.

Adjuntando declaraciones juradas de expertos en informática electoral, la demanda afirma que el software permite que se carguen múltiples veces los mismos votos. Según Powell, cuando se les denegó la entrada a los observadores republicanos al Centro de Cómputos de Detroit, los fiscales habrían estado repitiendo los votos emitidos para Biden, asignando los nuevos de vuelta a personas fallecidas o de otros Estados.

Demanda completa presentada ante la Corte del Distrito Este de Michigan (las faltas de ortografía tienen que ver con el programa utilizado para traducir del tipo de archivo que acepta la justicia a pdf)

  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

JP Morgan contra Biden: La firma pronostica que se profundizará la recesión por la reversión del consumo

Publicado

en

La firma financiera más importante de Estados Unidos cuestionó el diagnóstico optimista del presidente Biden, y asegura que la fortaleza en el gasto de los consumidores no podrá sostenerse, y este era el único factor que hasta ahora limitaba la recesión en el país. 

El CEO de la firma JP Morgan & Chase, Jamie Dimon, advirtió por el deterioro de las condiciones macroeconómicas de Estados Unidos de cara a los primeros trimestres de 2023. El multimillonario hombre de negocios explicó que la actividad sufrirá un impacto recesivo aún más importante del que se registró hasta ahora

Se debe tener en cuenta que si bien la economía estadounidense cayó por dos trimestre consecutivos y entró formalmente en recesión, el presidente Joe Biden decidió negar la situación y se concentró en la evolución de los pocos datos que aún sortean el ambiente recesivo, entre ellos la expansión del consumo privado. 

El diagnóstico de JP Morgan advierte que, esta vez, ni siquiera el consumo logrará salvarse de la estampida recesiva. Pese al deterioro de los salarios reales desde mediados de 2021, el consumo privado real mantuvo un ligero crecimiento en base al endeudamiento (vía tarjetas de crédito) y la caída en la tasa de ahorro. 

De hecho, en noviembre la tasa de ahorro personal de Estados Unidos cayó al 2,3% sobre la base del ingreso disponible, la cifra más baja desde julio de 2005 y una de las más reducidas desde el comienzo de la serie histórica de datos en 1959. 

Para Jamie Dimon la drástica caída en la tasa de ahorro conforma una señal temprana de recesión, ya que la persistencia de la inflación y el alza en las tasas de interés de los bancos obligarán a los consumidores a agotar completamente todos los ahorros que obtuvieron por los cheques familiares adquiridos en pandemia. 

Cabe recordar que los cheques de estímulo fiscal lanzados entre marzo de 2020 y marzo de 2021 fueron mayormente ahorrados por los consumidores, y no consumidos como se esperaba para “estimular la economía”.

Son activos que los estadounidenses decidieron atesorar para suavizar su consumo en el futuro. Se estima que los ciudadanos de EE.UU tienen hasta 1,5 billones de dólares en sus cuentas bancarias, más del triple de la suma que tenían antes del comienzo de la pandemia. 

Una vez que los consumidores hayan agotado sus posibilidades de endeudamiento con tarjetas de crédito, y hayan hecho uso de sus ahorros por los cheques gubernamentales, la única opción posible será la retracción del consumo, que deberá alinearse con la caída de los salarios reales

“El menor gasto de los consumidores puede descarrilar la economía y causar una recesión leve o dura que preocupa a la gente”, explicó Dimon.

Este efecto es el que teme JP Morgan, y de producirse la economía perdería el último “motor” de crecimiento que hasta ahora mantenía. El consumo privado representa hasta el 60% de la economía estadounidense, por lo que adquiere una relevancia trascendental.

Seguir Leyendo

Economía

Las políticas proteccionistas de Biden comienzan a generar malestar entre sus socios europeos

Publicado

en

El programa “Made in America” y las cláusulas proteccionistas implícitas en el acta de reducción de la inflación despertaron el malestar de muchos de los principales socios comerciales de Estados Unidos en Europa y Asia. 

Las políticas comerciales impulsadas por el presidente Joe Biden en las últimas semanas finalmente despertaron malestar entre los países de la Unión Europea y las economías más importantes de Asia, entre otros socios.

Muy por el contrario de lo que estipulaba en la retórica de su campaña, donde criticó severamente el ligero proteccionismo que esbozó Trump contra el comercio chino, Biden demostró ser el presidente más proteccionista desde la Segunda Guerra Mundial.

Con subidas arancelarias que no se veían en décadas, mucho mayores que las impuestas por Trump contra China y dirigidas a todo el comercio, Biden ha re-lanzado la política “Made In America” del ex presidente republicano, incluso quedándose con el mismo logo que utilizó el neoyorquino.

También es importante destacar el cambio de retórica. Mientras Trump aseguraba que los aranceles estaban destinados a conseguir un comercio más justo contra un país como China que destina millones de dólares del Estado en subsidiar productos para que entren con precios más bajos en Estados Unidos, Biden adoptó el relato de que las empresas norteamericanas necesitan de la protección del gobierno para desarrollarse, indiscriminadamente de las políticas comerciales de otros países, a tono con el kirchnerismo en Argentina, por ejemplo.

La agenda proteccionista de los demócratas

Solamente desde su llegada al poder, la administración Biden endureció los requisitos para el establecimiento de barreras no arancelarias a las importaciones, lo cual incluye pero no se limita a la aplicación de licencias y cuotas legales.

Esta política tuvo un efecto particularmente dramático sobre el abastecimiento de leche de fórmula para bebés, como parte de un arsenal de regulaciones para favorecer el “compre nacional”. 

Asimismo, Biden ratificó la decisión de Estados Unidos para mantenerse fuera del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica a pesar de su reestructuración. Esto supone el cese de cualquier levantamiento de posiciones arancelarias para con los países asociados.

Fueron ratificados todos y cada uno de los aranceles de importación impuestos a China, impuestos que habían sido introducidos por la administración anterior en protesta por la manipulación del tipo de cambio efectuada por el Gobierno chino.

Sin embargo, y lisa y llanamente por motivos de proteccionismo comercial, Biden impulsó un fuerte incremento de los aranceles a la importación de madera canadiense, valiéndose de la flexibilidad legal que provee el acuerdo comercial vigente en el NAFTA. 

El malestar de los socios comerciales

El mandatario francés Emmanuel Macron llegó este martes a Washington en medio de una agenda marcada por las discrepancias con las erráticas políticas de la Casa Blanca, que amenazan con desestabilizar las históricas relaciones comerciales entre Estados Unidos y Europa.

El reclamo francés, que también encarna el desencanto de las economías asiáticas y europeas, reconoce como “competencia desleal” a la gran batería de subsidios a productos nacionales previstos como parte de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) aprobada este año. 

China favorece sus propios productos, Estados Unidos favorece sus propios productos. Podría ser hora de que Europa favorezca sus propios productos”, advirtió el ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, en alegación por el proteccionismo de Biden y Xi Jinping. 

Los subsidios indirectos a la producción constituyen una manera implícita para favorecer el proteccionismo y generan una distorsión con respecto a los productos extranjeros. De hecho, así lo había reconocido el expresidente Donald Trump al sugerir este mismo planteo sobre los subsidios agrícolas que aplicaba la UE. 

Seguir Leyendo

Economía

Otro disparate: Biden asegura que la economía “es dinámica y robusta” mientras la actividad se estanca y el déficit crece

Publicado

en

El Presidente se adjudica la economía más “dinámica y robusta” en toda la historia de los Estados Unidos, pero realmente las cifras parecen darle la espalda a su disparatado diagnóstico. La cancelación de deudas estudiantiles disparó el déficit fiscal y la actividad económica no repunta. 

Los resultados de las políticas nucleadas en lo que se denomina “Bidenomics” son cada vez menos satisfactorios, aunque la administración pretende mostrar lo contrario. El presidente Joe Biden se jacta de haber logrado la economía más “dinámica y robusta” en la historia del país, y tal logro se lo atribuye a su programa económico implementado desde febrero de 2021.

El Presidente postuló en sus redes sociales que su programa logró crear más puestos de trabajo mensuales que cualquier otra administración en la historia de Estados Unidos, adulandose a sí mismo por sobre la obra de otros expresidentes. Pero las comparaciones que pretende hacer Biden no tienen rigurosidad técnica y, de hecho, son insostenibles.

El oficialismo de los demócratas pretende comparar la recuperación cíclica de post-pandemia con la evolución normal de la economía estadounidense en otros períodos. El rebote luego de la recesión provocada por la pandemia no responde a la aplicación de ningún programa específico, simplemente constituye el comportamiento natural a la reapertura de la economía y el cese de las restricciones sanitarias

Su sola comparación con períodos anteriores, y lo que es aún peor, la completa adjudicación de la recuperación al programa de Biden, en realidad son acciones que pretenden esconder el progresivo deterioro de la economía estadounidense.

La mayor parte del rebote económico de post-pandemia tomó lugar entre febrero y noviembre de 2021 en comparación con los mismos meses del fatídico año 2020. La variación interanual promedio de 6 meses alcanzó el 9% a mediados del año pasado, y lo mismo ocurrió con la recuperación de los puestos de trabajo que fueron desplazados durante la pandemia. 

Pero desde noviembre del año pasado la actividad mensual de Estados Unidos se desaceleró y entró formalmente en recesión hasta septiembre de este año, según las estadísticas de la firma IHS Markit. 

La expansión interanual de la economía se desinfló hasta llegar al 1,2% en el pasado mes de octubre, una cifra mucho más baja a la que se observaba en cualquier momento de la administración Trump. El crecimiento actual de la actividad mensual está muy lejos de ser uno de los más rápidos de la historia, una vez terminado el “efecto rebote” de 2021. 

Crecimiento por habitante de la economía de Estados Unidos desde 2015.

Las condiciones macroeconómicas del país también se deterioran progresivamente. La cancelación de préstamos estudiantiles, aprobada por el presidente Biden en septiembre, impactó de lleno en las finanzas públicas del mismo modo en que lo habían hecho los paquetes de estímulo fiscal lanzados en la pandemia. 

En la práctica, el gasto federal se incrementó del 22,7% del PBI en agosto al 24,3% en septiembre, y el déficit fiscal financiero escaló del 3,89% al 5,33% del producto en el mismo período. De esta manera se abortó el sendero de equilibrio fiscal que se mantenía sin cambios desde abril de 2021. 

La cancelación irresponsable de préstamos estudiantiles se transformó en la segunda gran incursión fiscal que aprueba el presidente Biden en lo que va de su gestión, después de su programa Build Back Better que había desequilibrado las finanzas públicas en marzo de 2021. 

Impacto de los programas de estímulo y la cancelación de deudas estudiantiles en la finanzas públicas de Estados Unidos.

Seguir Leyendo

Tendencias