Seguinos en redes

Estados Unidos

Se “liberó el Kraken”: la prestigiosa abogada republicana Sidney Powell demandó a los gobernadores de Georgia y Michigan por fraude electoral

Basándose en múltiples investigaciones del sistema de cómputo de votos Dominion, que revelan vínculos con el chavismo, China e Irán, Powell presentó dos demandas en Georgia y Michigan, para dar vuelta los resultados.

Publicado

en

La prestigiosa abogada republicana Sidney Powell, presentó esta madrugada el “Kraken”, nombre coloquial que se le dio a las demandas que su equipo legal estaba preparando denunciando la interferencia de naciones foráneas, a través del software Dominion y las máquinas Smartmatic, para modificar los resultados de la elección del 3 de noviembre.

Mientras el equipo legal de Trump está realizando demandas en seis Estados todavía disputados, hablando de manipulación de votos por parte de los fiscales demócratas, boletas espurias que entraron en la madrugada del 4 de noviembre que curiosamente eran todas para Biden, y votos que fueron contados de manera ilegítima (sin observadores republicanos en escena); Powell apunta a otro tema: las máquinas y el software utilizado para contar los votos.
En los Estados de Georgia y Michigan se utilizó un sistema llamado Dominion para el procesamiento de votos, y según la abogada este software tiene vínculos con la empresa electoral chavista Smartmatic, que ya opera en Estados Unidos como uno de los principales vendedores de máquinas para voto electrónico.
El equipo legal de Powell presentó dos demandas distintas, una Georgia y otra en Michigan, que, si bien tienen pruebas y testigos diferentes, ambas se basan en el fraude a través de los sistemas de cómputos empleados por estos dos Estados; sistemas que otros Estados, como Florida o Texas, han prohibido por su propensión a ser hackeados o manipulados. 
En la demanda, se explica que China e Irán, utilizando esta tecnología venezolana, habrían cambiado cientos de miles de votos emitidos para Trump por votos para Biden: “El plan para robarse la elección tenía el propósito de manipular ilegal y fraudulentamente el conteo de votos para asegurar la elección de Joe Biden como Presidente de los Estados Unidos“, afirman los documentos judiciales.

Sistemas Dominion utilizado para emitir, procesar, contar y computar los votos en Georgia y Michigan.

Ad

Tanto en Georgia como en Michigan, Powell asegura que el fraude se cometió a través del rellenado de boletas; esto es, los operadores de las máquinas aprovechan cuando no hay observadores republicanos para manipular la base de datos y generar boletas nuevas para Biden. De esta manera, los votos quedan tanto en papel como en el sistema y un recuento de votos hace imposible detectar el fraude.

Tanto en Venezuela en 2017 como en Rusia en 2018 se utilizó este método para darle una contundente victoria a Maduro y Putin, respectivamente, según múltiples organizaciones mundiales que observan los procesos electorales en el mundo.

Smartmatic y Dominion fueron fundadas por oligarcas y dictadores extranjeros para garantizar el rellenado de boletas electrónicas y la manipulación de los votos al nivel que fuera necesario para asegurarse de que el dictador venezolano Hugo Chávez nunca perdiera otra elección“, afirma Powell, y completa: “Tras la muerte de Chávez este sistema de fraude se exportó a todo el mundo, a países con grupos que quisieran adueñarse de la elección, estén en el poder o no“.

La demanda aclara que estos votos creados por el sistema, además, son asignados a distintas personas, como personas que cambiaron su domicilio y ya no pueden votar más en ese Estado, o personas fallecidas.

Desde La Derecha Diario cubrimos en detalle el origen de Smartmatic, cómo adquirió la empresa estadounidense Seqouia Voting Systems en 2007 para entrar al mercado norteamericano, y cómo luego le cedió todos los activos a Dominion Voting Systems.

Ad

Georgia

En Georgia la demanda apunta directamente contra el el Gobernador del Estado, Brian Kemp; el Secretario de Estado, Brad Raffensperger; y cuatro altos funcionarios electorales. A pesar de que todos ellos son republicanos, han tenido un largo historial de desprecio por Trump y Sidney Powell asegura que sabían el tipo de fraude del que era capaz el Partido Demócrata de Georgia con estos sistemas, y que a propósito lo permitieron.

La demanda pide la imputación de todos los mencionados, y pide que se investiguen sus conexiones a empresas chinas que, según Powell, tienen vínculos con Smartmatic.

Específicamente en Georgia, la demanda menciona 96.600 votos de los cuales ellos pudieron identificar que habían sido creados por Dominion, ya que no tienen una trazabilidad en papel suficiente para probar su validez. La demanda pide explícitamente que se descarten.

En caso de que la Justicia de Georgia, o la Corte Suprema si llega a esta instancia, falle a favor de lo presentado en la demanda, el Estado sería ganado por Trump, ya que Biden tiene sólo 12.670 votos más que Trump. Sin embargo, esta resolución debería ocurrir antes del 8 de diciembre, ya que el Gobernador ya certificó la victoria de Biden y serán enviados al Colegio Electoral representantes demócratas.

Ocurre un hecho sin precedentes en el país con esta compleja demanda: si la Justicia falla a favor de Powell en unos meses, y Joe Biden ya asumió la presidencia y está gobernando, sería un Presidente ilegítimo, pero el Poder Judicial no tendría autoridad para removerlo del cargo, por lo que fácticamente nada cambiaría.

Demanda completa presentada ante la Corte del Distrito Norte de Georgia (las faltas de ortografía tienen que ver con el programa utilizado para traducir del tipo de archivo que acepta la justicia a pdf)

Un resumen preliminar de la demanda presentada en Georgia.

Ad

Michigan

Con los mismos argumentos, Powell y su bufé de abogados presentó una demanda en el Estado de Michigan, donde denuncia directamente a la gobernadora Gretchen Whitmer, a la Secretaria de Estado, Jocelyn Benson, y a seis miembros de la Junta de Auditoría Electoral estatal.

En Michigan, además, la demanda asegura que hubo directa complicidad en el fraude por parte de las autoridades gubernamentales y ataca de lleno al sistema Dominion.

Adjuntando declaraciones juradas de expertos en informática electoral, la demanda afirma que el software permite que se carguen múltiples veces los mismos votos. Según Powell, cuando se les denegó la entrada a los observadores republicanos al Centro de Cómputos de Detroit, los fiscales habrían estado repitiendo los votos emitidos para Biden, asignando los nuevos de vuelta a personas fallecidas o de otros Estados.

Demanda completa presentada ante la Corte del Distrito Este de Michigan (las faltas de ortografía tienen que ver con el programa utilizado para traducir del tipo de archivo que acepta la justicia a pdf)

  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El Director de la CIA de Biden empleó a más de 20 oficiales del Partido Comunista Chino mientras dirigía un think-tank en Washington

Publicado

en

William Burns, quien unas semanas anticipó públicamente que China invadirá Taiwán antes del fin de la década, trajo a Washington a decenas de dirigentes comunistas a trabajar en su fundación.

El actual director de la Oficina Central de Inteligencia (CIA) del gobierno de Biden, William Burns, empleó a más de 20 militantes comunistas chinos durante su estadía como director ejecutivo de un importante think-tank con sede en Washington.

La información fue dada a conocer esta semana mediante investigación periodística llevada a cabo por el medio Daily Caller, que desde que asumió se encuentra denunciando los diferentes lazos que unen al gobierno de Biden con oficiales del Partido Comunista Chino (PCCh). Dicho medio afirma que al menos 20 militantes del PCCh confesos desfilaron por las filas del think-tank en los últimos años.

Burns, que hace no mucho tiempo había pronosticado una invasión china a Taiwan, sirvió como presidente del Carnegie Endowment for International Peace desde febrero del 2015 hasta su nombramiento como director de la CIA a principios del 2021. Los trabajadores del PCCh trabajaron para Burns desde Beijing y algunos incluso viajaron a Estados Unidos y se ubicaron en la sede del mencionado think-tank, ubicada en Washington D.C.

Con la información develada por el Daily Caller se puede constatar que durante la dirigencia de Burns se contrataron al menos cuatro miembros del PCCh, incluido Yang Xiaoping, un experto de la región de Asia del Sur famoso por sus columnas en tabloides comunistas criticando a Occidente.

Carnegie también incorporó a Wang Chaoyong, vicepresidente del Centro para China y la Globalización (CCG), a su consejo de administración en junio de 2015, apenas unos meses después de que Burns asumiera la presidencia. El CCG es un grupo gubernamental pro-chino dirigido por un exmiembro del Consejo de Estado de China que ocupa puestos de liderazgo en múltiples operaciones de influencia e inteligencia a lo largo del mundo.

Durante la presidencia de Burns, otros militantes comunistas de alto perfil también pasaron por las oficinas del Carnegie. Entre ellos, se destacan Jia Quingguo, un miembro del Comité de Asuntos Internaciones del PCCh y Lyu Jinghua, un coronel retirado del Ejecito de Liberación Popular de China.

No es la primera vez que esto sale a la luz. De hecho, durante su audiencia de confirmación ante el Senado, al ser cuestionado por sus extensos lazos con el régimen de Xi Jinping, Burns respondió a una pregunta realizada por el senador republicano Marco Rubio afirmando que estos oficiales del PCCh fueron contratados antes que él asumiera la dirección del Carnegie, algo que los informes proveídos en las últimas horas desmienten completamente.

Por lo tanto, Burns no solo le otorgó acceso al Partido Comunista Chino a las altas esferas de la política de Washington en los últimos años, si no que mintió bajo juramento en una sesión oficial del Senado, lo cual constata el delito de perjurio.

Si algún miembro del Partido Comunista tuvo fácil acceso a cualquier tipo de información sensible durante su paso por Carnegie, es seguro que recibirá una visita de la inteligencia china“, señaló un ex asesor de seguridad nacional que le proveyó esta información al Daily Caller.

Estas revelaciones, que comprometen a Burns por sus lazos con el PCCh y lo descalifican para estar al frente de una agencia como la CIA, se da a conocer en un contexto de semanas de alta tensión militar y diplomática entre Washington y Beijing, producidas por la visita no programada de la Presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwan.

Recientemente, Pelosi intentó suavizar la escalada militar que ella ocasionó, asegurando que todavía apoya la política de “Una Sola China”, traicionando así la causa taiwanesa, que hace pocos días decía defender.

Además, se conoció la verdadera razón de por qué la dirigente demócrata decidió visitar la Isla contra la recomendación del Pentágono que no lo hiciera: para expandir los negocios de su hijo con empresas de litio del país.

Seguir Leyendo

Economía

Las pérdidas de las empresas estatales de Estados Unidos aumentaron en US$ 6.800 millones desde que Biden es presidente

Publicado

en

El resultado financiero de las empresas bajo la órbita del Estado federal registró el rojo más importante desde 2014. Los demócratas bloquearon la agenda privatista del presidente Trump y no presentan ninguna alternativa.

El desequilibrio fiscal de Estados Unidos a nivel federal continúa reduciéndose a partir de un importante aumento de la recaudación (un efecto que en parte se debe a la inflación), pero el resultado de las empresas patrocinadas por el Gobierno es cada vez peor.

El déficit financiero de las empresas estatales alcanzó los US$ 7.656 millones al término del segundo trimestre de 2022, cuando al inicio de la administración de Joe Biden había prácticamente equilibrio fiscal sobre este sector del Estado. El desequilibrio aumentó en 6.800 millones de dólares en 18 meses.

Este conglomerado de empresas estatales registró superávit por última vez en el primer trimestre del año 2018, y más tarde se convergió al equilibrio en la segunda mitad de 2019, durante la gestión del presidente Donald Trump.

Resultado financiero de las empresas estatales del Gobierno federal estadounidense.

Si bien Estado Unidos no se caracteriza, ni jamás se caracterizó, por una gran cantidad de empresas nacionalizadas, el Gobierno federal posee participación total o mayoritaria sobre empresas de transporte urbano, servicios de distribución eléctrica, bancos, servicio postal, aeropuertos y compañías destinadas a estimular el crédito, entre otras posesiones.

El desequilibrio registrado al término del primer semestre del año equivale a un modesto 0,03% del PBI, pero ya es la cifra más importante desde el segundo trimestre de 2015. Desde la década de 1980 los gobiernos federales se preocuparon por evitar, en la medida de lo posible, la ineficiencia y la pérdida de utilidades por parte de las empresas patrocinadas por el Gobierno, pero Biden promete ser una excepción.

Los demócratas bloquearon todas y cada una de las iniciativas del presidente Trump para privatizar un gran número de empresas estatales. Entre otras propuestas, Trump pretendía privatizar aeropuertos internacionales, el control del tráfico aéreo, el servicio postal más importante del país, la Autoridad del Valle de Tennessee, e incluso Fannie Mae y Freddie Mac.

A diferencia de lo que ocurrió en la presidencia de Barack Obama en 2009, cuando el Gobierno federal emprendía la estatización de bancos y empresas automotrices y solo de manera transitoria hasta 2012, el creciente déficit registrado en 2022 no se debe a estatizaciones temporales por la crisis económica, sino que obedece a las empresas ya existentes. 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Anne Heche: La actriz estaba grabando una película sobre redes de pedofilia cuando murió en extrañas circunstancias

Publicado

en

Si bien había sido grabada subiendo a la ambulancia completamente consciente tras un accidente automovilístico, llegó al hospital en coma y se intentó esconder que había estado despierta.

La actriz estadounidense Anne Heche murió este viernes a los 53 años por una herida cerebral severa a causa de un accidente de tránsito la semana pasada, según el comunicado oficial del Hospital donde estuvo internada luego del siniestro.

A priori, no hay nada destacable de su triste fallecimiento. Accidentes vehiculares ocurren todo el tiempo. Especialmente en la ciudad de Los Ángeles. Sin embargo, hay dos particularidades que despertaron la atención de millones de personas en redes sociales.

Por un lado, si bien los bomberos que la rescataron del auto en llamas informaron que estaba en coma y que nunca se despertó, en los videos del rescate se la ve levantándose de la camilla completamente consciente antes de ser subida a la ambulancia.

Pero acá es donde las mayores sospechas empiezan a aparecer: la actriz estaba grabando una película sobre el tráfico sexual de niñas en Estados Unidos, con varias referencias a casos reales, como por ejemplo la red de trata de menores de Jeffrey Epstein.

La vicepresidente de la productora que publicaría la película, Amy Winter, aseguró que Anne había estado entrevistando a víctimas de estas redes de pedofilia para meterse en el rol. “Este proyecto es importante para Anne, junto con todos y cada uno de nosotros. Todos buscamos hacer una película que llamara la atención sobre este terrible problema del tráfico sexual humano”, dijo ante la prensa luego del triste hecho.

Esperamos que esta película les haya llegado y que se sientan tan inspirados como lo estuvo Anne para ayudarnos en nuestra misión de detener la violencia contra las mujeres. Gracias por su apoyo y sus preguntas sobre la película”, concluyó.

Heche, ganadora del premio Emmy, originalmente tenía previsto aparecer en el panel de la película el 11 de agosto, durante la gira para promocionar el estreno. Sin embargo, una semana antes, el 5 de agosto, misteriosamente le fallaron los frenos y estrelló su Mini Cooper azul contra una casa de Mar Vista.

El círculo cercano de Heche esperaba que se recuperara pronto después de que uno de sus publicistas informara que se hallaba “estable” tras el accidente. Si bien las autoridades del Hospital afirmaron que llegó al establecimiento en coma, los bomberos afirmaron que la actriz había hablado con ellos mientras la sacaban de los escombros y la llevaban al hospital, lo cual se vio en las imagenes. 

Sin embargo, poco después Heche perdió el conocimiento y el 8 de agosto los representantes publicaron un comunicado donde decían que se encontraba en “estado extremadamente crítico” y que efectivamente estaba en coma. A los pocos días cayó en muerte cerebral y se mantuvo con vida con respirador artificial, hasta que sus familiares aceptaron desconectarla.

Los grandes medios estadounidenses entrevistaron a un oficial de la policía de Los Ángeles (LAPD) que dijo que había frenado a Heche a pocos metros de donde ocurrió el accidente porque estaba manejando “erráticamente” unos días antes.

Según este oficial, se le hizo un test de alcoholemia que le dio negativo y no se le quitó el registro. Sin embargo, esta vez los exámenes toxicológicos habrían revelado evidencia de consumo de drogas y alcohol previo al accidente, aunque se necesitan “pruebas adicionales para descartar que sean sustancias administradas en el hospital”.

En redes sociales las teorías conspirativas abundan. La más repetida asegura que fue asesinada por su investigación para el rol en la película, e incluso se sospecha que la actriz que fue pareja de la conductora Ellen DeGeneres iba a contar sus experiencias en la gira.

Todo indica que la película “Girl in Room 13” (La chica de la habitación 13) se estrenará el 17 de septiembre de todos modos, ya que estaba grabada en su totalidad, aunque oficialmente la entrega sigue en pos-producción y varios cambios podrían hacerse antes de que salga en cines.

Sea cual fuere la razón, su muerte se dio en extrañas circunstancias, justo en un momento donde estaba tratando un tema tan polémico. Cabe recordar que el propio Jeffrey Epstein y varios de sus secuaces también murieron en situaciones un tanto extrañas.

Por ejemplo, Mark Middleton, vicejefe de Gabinete del gobierno de Clinton en los 90s y quien le presentó al ex presidente a Jeffrey Epstein, murió colgado de un árbol con un tiro de escopeta en el pecho. La policía lo catalogó como un suicidio.

Otro caso destacable es el de Jean-Luc Brunel, quien se encargaba de procurar mujeres y niñas en Europa para la red de trata del magnate Jeffrey Epstein en Estados Unidos. Al igual que Esptein, Brunel murió ahorcado con las sábanas de su cama, y las autoridades de la prisión de La Santé, en el sur de París, tacharon el caso rápidamente como un suicidio.

De hecho, la única sobreviviente de la red de trata es Ghislaine Maxwell, quien fue condenada a 20 años de prisión, pero en ningún momento se le pidió que declare sobre los clientes que había tenido. En síntesis, se la condenó por traficar mujeres a nadie.

Seguir Leyendo

Tendencias