Seguinos en redes

Estados Unidos

Senado aprueba ley fiscal, climática y tributaria de Biden: Nuevos impuestos, más inflación y persecución impositiva

Publicado

en

El gobierno aumentará el gasto público en 800 millones de dólares en los próximos 10 años. La mitad del gasto irá en “reactivar la economía” y la otra mitad en estimular la “transición verde”.

En una votación muy ajustada, y tras algunos retoques de última hora, el Senado aprobó el mega proyecto fiscal, climático y sanitario con el que Joe Biden pretende “combatir la inflación”, que ahora debe ser votada por la Cámara de Representantes, donde ya tiene los votos y será aprobado fácilmente.

La “Ley para Terminar con la Inflación“, como se la apodó oficialmente aunque no contempla ningún control monetario, elevará el gasto público, habilita a Biden a tomar más deuda, sube impuestos, y hasta incluso habilita a la IRS a utilizar armas de fuego en la recolección de impuestos, en un intento por reducir la evasión.

Entre bostezos y caras de sueño, luego de 30 horas de sesión, la vicepresidente Kamala Harris utilizó su poder de desempate para aprobar la ley luego de una votación dividida en el Senado con 50 republicanos en contra y 50 demócratas a favor.

Esta es la primera ley importante que Biden aprueba en meses, dado que existe una regla en el Senado conocida como “filibuster“, que requiere el apoyo de 60 senadores para empezar a debatir cualquier proyecto. De esta manera, generalmente si los demócratas no consiguen el apoyo de 10 senadores republicanos, no pueden votar ninguna ley.

Sin embargo, Kamala Harris ideó un plan para poder eludir el filibuster. El Partido Demócrata presentó el proyecto de ley como una reconciliación presupuestaria de una ley del año pasado, lo cual no necesita del filibuster.

El gobierno solo puede hacer una reconciliación presupuestaria por año, por lo que esta es la última bala que tiene Biden para salir de la crisis antes de las elecciones legislativas de noviembre, donde por el momento todas las encuestas coinciden que los republicanos recuperarán el control de ambas cámaras del Congreso.

La norma habilita un aumento del gasto público en unos 430.000 millones de dólares en los próximos 10 años, un aumento del 2,15% del PBI anual. Según el texto, este enorme agujero fiscal se financiará en el corto plazo con deuda y emisión, pero se espera generar ingresos al Estado por unos 740.000 millones de dólares a traves de nuevos impuestos y un mejor combate a la evasión fiscal.

Analistas privados están de acuerdo que la estimación de recaudación de 740.000 millones de dólares es irreal, y las previsiones más conservadores coinciden en que no van a poder aumentar la recaudación en más de 200.000 millones, por lo que esto generará un mayor déficit, que deberá ser financiado con emisión (o deuda, que es emisión futura), lo que llevará a mayor inflación.

Cabe aclarar que el plan original, que había sido ya aprobado en la Cámara Baja, suponía un aumento de gasto de 3,5 billones (3.500.000 millones) de dólares, pero naufragó en la Cámara Alta luego de que el senador demócrata de West Virginia, el conservador Joe Manchin, rechazara dar su voto para el 50-50.

La mega-ley también abarca cuestiones climáticas. La norma también apunta a movilizar unos 369.000 millones de dólares adicionales en subsidios e incentivos fiscales para impulsar las energías renovables con el objetivo de reducir en un 40% para 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero.

Todo esto se espera pagar con un nuevo “impuesto a la riqueza” del 15% para las compañías que declaren ganancias por más de 1.000 millones de dólares, un tributo que se deberá pagar antes de las deducciones, créditos fiscales y otras maniobras de ingeniería fiscal que reducen ante el fisco las ganancias imponibles.

Por último, la ley permite a la IRS, la agencia federal de recolección de impuestos, a armar a su personal al mismo nivel que el FBI o la ATF, por lo que ahora los agentes fiscales de Estados Unidos también estarán armados.

Con esta decisión se espera poder combatir la evasión fiscal “de manera más efectiva”, y se creará un grupo de trabajo para realizar “operaciones de campo” de inteligencia, espionaje, escuchas y grupos de asalto sobre personas sospechadas de evadir impuestos, algo para lo que previamente debían obtener una orden de un juez y pasarle el caso al FBI.

Economía

La Reserva Federal confirma que un eventual “dólar digital” no será anónimo como las criptomonedas convencionales

Publicado

en

Powell descartó el anonimato de los usuarios de una inevitable moneda digital patrocinada por Estados Unidos. Se recopilaría información y sería de curso forzoso.

En un evento organizado por el Banco de Francia el pasado día martes, el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell precisó algunas determinaciones sobre cuáles podrían ser las características para una eventual moneda digital lanzada por Estados Unidos en un futuro. 

Powell sintetizó cuatro aspectos principales: capacidad de intermediación eficiente, protección a la privacidad de los usuarios, interoperabilidad y verificación de identidad. Esto último supone eventualmente anular el anonimato, una característica presente en la mayor parte de las criptomonedas en la actualidad. 

Los activos digitales actuales son virtualmente “anónimos” porque no se necesita ni se recopila información de los usuarios que participan de las transacciones. Se garantiza que la identidad de cada usuario está completamente protegida. Al mismo tiempo, puede decirse que estas monedas digitales carecen de “privacidad” ya que los registros de las transacciones son usualmente transparentes. 

La hipotética moneda digital oficial, imaginada por Powell, dispone de las características opuestas. La privacidad de las transacciones quedaría garantizada y esa información no podría ser divulgada al público, pero el Estado tendría la potestad de monitorear la información de identidad de los usuarios involucrados en las transacciones

Aunque la creación de una moneda digital estatal cuenta con la oposición de una gran parte del Partido Republicano dentro del Congreso, el presidente de la FED instó al lanzamiento de una nueva moneda digital del banco central (CBDC). 

La presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, participó como interlocutora junto a Powell y mostró preocupación por el avance de las criptomonedas en detrimento del poder del Estado para emitir dinero fiduciario como un “ancla monetaria” basada en expectativas. 

Lagarde defendió el lanzamiento de las monedas digitales, no por representar algún tipo de ventaja para los usuarios, sino principalmente para preservar el poder intervencionista del Estado sobre la economía monetaria. 

Según precisó, la creación de monedas digitales por parte de Estados podría significar un freno al retorno de la “banca libre”, un modelo financiero que había sido utilizado por última vez durante el siglo XIX y que es abiertamente opuesto a la vocación regulatoria de los bancos centrales. 

Seguir Leyendo

Economía

¿Estalla nueva burbuja inmobiliaria en Estados Unidos? El precio de las propiedades registra la mayor caída desde 2011

Publicado

en

El precio de las propiedades se derrumbó un 0,6% en el mes de julio, cuando los analistas esperaban un ligero incremento de hasta 0,2% contra el mes anterior. Es el peor registro mensual desde marzo de 2011.

La Agencia Federal de Financiamiento a la Vivienda confirmó que el precio general de las propiedades inmuebles registró una fuerte caída del 0,6% al término del mes de julio, mientras que los mercados financieros esperaban un repunte de al menos 0,2%, por lo que la diferencia terminó siendo de casi un punto.

Si bien en magnitud puede parecer poco, es la segunda vez desde el año 2012, cuando terminó la crisis hipotecaria, que se registra una caída en los precios de las viviendas, solo después de la que hubo en abril de 2020 en consecuencia del shock recesivo por la pandemia.

El número sorprende ya que es además la contracción mensual más importante desde marzo del 2011, y a diferencia de aquél entonces, se da un contexto altamente inflacionario.

Los precios de las propiedades inmuebles acumularon un aumento del 13,9% interanual en comparación al mismo mes del año 2021. Sin embargo, la variación interanual se mantiene en constante caída desde el pasado mes de febrero

Antes de la pandemia, los precios de la vivienda aumentaron a razón del 5% interanual en 2019. La fuerte expansión monetaria producida desde 2020 elevó la tasa de inflación de propiedades hasta casi el 20% interanual, y este proceso muestra indicios de agotamiento y corrección bajista. 

Del mismo modo en que ocurrió en 2008, la Reserva Federal se ve obligada a subir la tasa de interés de corto plazo, persiguiendo un objetivo de inflación estable a costa de los otros indicadores económicos. Al igual que en 2008, la suba repentina de las tasas explotan una burbuja que llevaba años inflándose.

Actualmente, la tasa de la FED aumenta al ritmo más drástico desde la década de 1980, y ya oscila entre el 3% y 3,25% para los bonos a corto plazo. El ajuste sobre la política monetaria suele ser un hecho característico para el fin de los ciclos expansivos en Estados Unidos, y el comienzo de fuertes recesiones

El alza de la tasa de política monetaria encarece el costo del financiamiento para el mercado hipotecario. La tasa hipotecaria promedio alcanzó el 6,02% en el mes de septiembre, y es el valor más alto registrado desde la crisis de 2008

El mayor de los activos financieros generan una presión alcista en la cantidad de hipotecas ofrecidas a tasa ajustable, la oferta de contratos a tasa fija con valores cada vez más altos, y en la práctica se espera una fuerte desaceleración de la demanda de vivienda en Estados Unidos

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden avanza sobre el BID y remueve al trumpista Mauricio Claver-Carone con una operación mediática

Publicado

en

El ahora ex presidente de la entidad bancaria asegura que Biden le inventó un amorío falso con una secretaria y ahora le devolverá el control del BID a China.

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, fue destituido de su cargo por votación de los gobernadores de la entidad este lunes. Su salida se da a raíz de una denuncia anónima que lo vincula amorosamente con una colaboradora directa de su oficina, una situación que no es aceptada por el código de conducta de la institución.

Claver-Carone negó rotundamente la relación con una secretaria y aseguró que es una operación mediática creada por Washington D.C. Cabe recordar que el norteamericano había sido designado por el entonces presidente Donald Trump, quien impulsó su candidatura al frente del BID a pesar de que era costumbre que la máxima autoridad del Banco fuera un latinoamericano.

Claver-Carone aseguró que la operación mediática fue creada por el gobierno de Biden para removerlo y entregarle el control del Banco nuevamente a China. “Está más allá de la sátira que China haya encontrado su camino en el BID durante la administración de Obama y que ahora los funcionarios de Biden se lo devuelvan en bandeja de plata, días después de que se demostrara que la campaña anónima maliciosa contra mí no tiene fundamento”, aseguró.

Es vergonzoso que los Estados Unidos hayan comentado a la prensa que buscarían mi remoción antes de notificarme y que el Tesoro no defienda a los estadounidenses contra lo que es claramente información fabricada por intereses extranjeros“, concluyó.

Su secretaria privada, quien a su vez ejerce como jefa de personal de su oficina, negó las acusaciones de la denuncia anónima y dijo a los investigadores que nunca había violado el código ético del BID, según el informe.

En un escrito presentado a los investigadores, la mujer dijo que se le había negado el debido proceso. “Ni yo ni ningún otro miembro del personal del BID hemos tenido la oportunidad de revisar el informe final de la investigación, responder a sus conclusiones o corregir las inexactitudes”, dijo Claver-Carone en un comunicado el martes.

Según los investigadores, no hay pruebas conclusivas que indiquen que Claver-Carone y su secretaria mantuvieron una relación íntima, ni ahora ni en el pasado, pero “tampoco se puede descartar la hipótesis”. Esto fue suficiente para que primero los 14 directores ejecutivos votaran a favor de su remoción, y luego los 45 gobernadores que responden a los distintos países del continente americano.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es el mayor prestamista multilateral para América Latina, y desembolsa hasta 23.000 millones de dólares cada año en esfuerzos por aliviar la pobreza en la región.

Estados Unidos es el mayor accionista del banco con sede en Washington y, si bien se hecho protocolar que un latinoamericano ocupe la presidencia, Norteamérica mantiene en todo momento especial control de la entidad.

Durante la presidencia de Obama, el presidente Luis Alberto Moreno, un colombiano que había sido designado en un acuerdo entre George Bush y Álvaro Uribe, empezó a aprobar una serie de préstamos a países envueltos en brutales dictaduras, a sabiendas que ese dinero terminaría en manos de los regímenes totalitarios.

Según trascendió, la Argentina voto a favor de la salida de Claver-Carone, con quien el gobierno de Alberto Fernández tuvo una relación conflictiva. El ahora ex presidente del BID había sido muy crítico de la política económica que se implementaba en la Argentina, y se encargó de neutralizar el intento de Gustavo Beliz por tomar control del Banco en 2020.

Antes de la asunción de Sergio Massa, se había negado a entregar nuevos créditos a la Argentina, y había mencionado que cualquier préstamo al gobierno argentino no regresaría nunca más. De hecho, tenía frenada una serie de líneas crediticias que debían haber llegado al país durante el primer semestre del año.

Su posición giró completamente cuando hace dos semanas fue visitado por Massa. Tras ese encuentro destacó la nueva orientación económica que estaba encarando la Argentina tras el cambio en la jefatura del Palacio de Hacienda, y ese mismo día se conoció la aprobación de un préstamo por US$ 1200 millones para fortalecer las reservas del Banco Central, y en las semanas subsiguientes se destrabaron fondos para obras de infraestructura por los US$ 1.000 millones.

Se desconoce por qué Argentina votó a favor de su destitución luego de la recomposición de las relaciones, pero en Washington se dice que Biden ya tiene un sucesor, y sería un latinoamericano que cuenta con el apoyo explícito de Sergio Massa.

Seguir Leyendo

Tendencias