Conecte con nosotros

Estados Unidos

Todos los gobernadores republicanos se unen para demandar a Joe Biden por su decreto que hace a la vacuna obligatoria

Publicado

en

Los gobiernos de los Estados republicanos se han unido en una demanda colectiva sin precedentes para judicializar el decreto que obliga a millones de estadounidenses a vacunarse contra el coronavirus.

Image

Luego de que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunciara que la inoculación contra el coronavirus será obligatoria para 100 millones de trabajadores, los gobernadores de los Estados republicanos se unieron para tomar medidas legales contra la medida.

A través de sus fiscales generales, la mayoría de los Estados presididos por gobernadores pertenecientes al Partido Republicano comenzaron a moverse en torno a las acciones legales para impedir que entre en efecto la orden ejecutiva de Biden, que obligará a todas las empresas de más de 100 empleados, a los trabajadores de la salud y a los trabajadores federales a darse la vacuna contra el coronavirus, enfrentando multas de hasta 14.000 dólares si no lo hacen.

Los primeros gobernadores en unirse fueron los de Missouri, Arkansas, Georgia, y Arizona, quienes ya sumaron a prácticamente todos los mandatarios republicanos del país, además de Ron DeSantis, gobernador de Florida, que presentó su propia demanda que ya obtuvo victorias en las cortes inferiores, que está más enfocada en evitar el uso de barbijo obligatorio.

En un discurso que quedará en la historia como uno de los más autoritarios jamás dichos desde la Casa Blanca, Biden aseguró que utilizará todos los medios que fueran necesarios para “quitar del medio” a los gobernadores que no acaten su decreto.

A pesar de que los gobernadores republicanos no suelen estar muy unidos, especialmente entre los que siguen más al establishment republicano y los que siguen la nueva línea trumpista, esta vez han puesto de lado sus diferencias y lucharán todos juntos en una demanda colectiva presentada ante la Corte Suprema para frenar este avasallamiento a nivel federal de los derechos estatales.

El fiscal general de Arizona, Mark Brnovich, a la par del gobernador Doug Ducey, anunció que está evaluando todas las posibilidades legales a tomar para defender la soberanía del Estado y tomar las decisiones respectivas al sistema de salud por sus propios medios. A su vez, en la misma sintonía, el fiscal general de Montana, Austin Knudsen, ya emitió varias demandas en contra de la administración federal y continuará evaluando las opciones legales que posee.

Casi al unísono los fiscales generales de los Estados de Georgia y Arkansas, Chris Carr y Leslie Rutledge, respectivamente, anunciaron que se encontraban listos para defender la soberanía de su Estado y la de sus ciudadanos, mientras que el fiscal general del Estado de Indiana, Todd Rokita, se refirió a las acciones de Biden como aquellas tomadas por “un dictador de una república bananera”.

Desde el Estado de Missouri, el fiscal general Eric Schmitt tuiteó que el mandato emitido por Biden no será aplicado en su territorio y darán pelea frente a la medida, en sintonía con el gobernador del Estado Mike Parson y el senador Josh Hawley, quien además envió un petitorio al secretario de trabajo, Martin Walsh, para que ordene el cese de la medida.

Por su parte, la gobernadora del Estado de Dakota del Sur, Kristi Noem, una de las más vocales en contra del gobierno demócrata, anunció que están preparados para demandar personalmente al presidente Biden por su “medida dictatorial”. Noem cuenta con el apoyo de la mayoría del arco político del estado norteño, e incluso de algunos partidarios demócratas.

A su vez el gobernador Kevin Stitt de Oklahoma, anunció que la medida de Biden es una violación de los derechos individuales, así como también a los derechos de los Estados y también harán su caso judicial.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, estalló contra Biden señalando que el decreto representa un asalto a las empresas privadas, y a través del Fiscal General del Estado, Ken Paxton, ya se encuentran tomando acciones legales para frenar la dictatorial ordenanza del presidente.

Otros gobernadores que también anunciaron medidas legales contra Biden fueron Tate Reeves (Mississippi), Henry McMaster (Carolina del Sur), Kim Reynolds (Iowa), Kay Ivey (Alabama), Pete Ricketts (Nebraska), Mike Dunleavy (Alaska), Brad Little (Idaho), Mark Gordon (Wyoming), Doug Bargum (Dakota del Norte), Bill Lee (Tennessee), Spencer Cox (Utah), Chris Sununu (New Hampshire) y Mike DeWine (Ohio).

Además de los gobernadores, el Comité Nacional Republicano (RNC) también anunció que planea denunciar a Joe Biden y a la administración por el decreto inconstitucional, a través de su presidente, Ronna McDaniel, quien anunció que tan pronto el decreto autoritario se ponga en efecto se emitirá una demanda.

Una unión así de gobernadores en contra del presidente nunca había ocurrido en la historia del país, y marca un antes y un después en la historia democrática de Estados Unidos. Probablemente todos estos casos terminen en la Corte Suprema, y será el máximo tribunal del país, actualmente dominado por los republicanos, los que deberán decidir.

Estados Unidos

DeSantis creará una milicia civil en Florida luego de que Biden expulse a miles de soldados de la Guardia Nacional por no vacunarse

Publicado

en

Después de un tenso cruce con Biden por el mandato de vacunas, DeSantis no se arriesgará a perder fuerzas reservuistas y lanzará la Guardia Estatal.

El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, introdujo este jueves la idea de crear una fuerza cívico-militar propia del Estado para apoyar en tareas logísticias y de control ciudadano durante emergencias, como desastres naturales.

Este rol actualmente lo cumple la Guardia Nacional de Florida, que si bien responde a las necesidades del Estado, en última instancia es una fuerza federal que depende del Pentágono y la Casa Blanca.

Rara vez en la historia norteamericana hubo conflictos entre un gobernador y un Presidente a tal punto que la Guardia Nacional reciba un conjunto de ordenes de la Casa Blanca y otro de la Casa del Gobernador, pero exactamente esto pasó durante la pandemia este año.

DeSantis había movilizado a la Guardia Nacional para repartir respiradores en todos los hospitales de Florida, pero Joe Biden ordenó que solo se repartan en algunos lugares y el resto se deje de reserva, para una posible expropiación y federalización de los recursos de los floridenses.

En ese momento, DeSantis ya había confrontado con Biden, pero la gota que rebalsó el vaso se dio esta semana cuando la Casa Blanca publicó un decreto para obligar a todos los miembros de la Guardia Nacional en todo el país a vacunarse.

Por esta medida, miles de soldados voluntarios en Florida tendrán que dejar la fuerza reservista, y la Guardia Nacional sufrirá enormes bajas, que ponen en riesgo la capacidad de respuesta a emergencias como huracanes, algo muy común en el Estado sureño.

Es por esto que DeSantis buscará reflotar una ley reglamentada en la época de la Segunda Guerra Mundial para crear la Guardia Estatal, una milicia civil también de reserva que cumplirá las mismas funciones que la Guardia Nacional, pero sin injerencia alguna de Washington D.C.

Esta fuerza le dará la flexibilidad y la capacidad necesaria para responder a las emergencias en nuestro Estado de la manera más efectiva posible“, argumentó DeSantis, quien propone empezar con una fuerza voluntaria de 2.000 civiles, y está buscando US$ 3.5 millones de la legislatura estatal en costos iniciales para capacitarlos y equiparlos.

Sin embargo, no ocultó sus intenciones de con los años expandir esta fuerza y que llegue al mismo nivel que la Guardia Nacional, que previo al mandato de vacunación contaba con 12.000 miembros activos en el Estado de Florida.

Los medios tradicionales de izquierda como CNN están argumentando que DeSantis se está creando una “Gestapo” en Florida, algo absurdo considerando que no es el primer Estado en tomar esta medida.

De hecho, ya existen 22 estados en el país que tienen Guardias Estatales además de la Guardia Nacional, entre ellos California, Texas y Nueva York. Estas guardias son fuerzas auxiliares cuyos orígenes se remontan al advenimiento de las milicias estatales durante la concepción del Estado federal, y siempre fue extraño que un territorio tan importante como Florida no tuviera una milicia propia.

Si bien los estados y el Departamento de Defensa comparten el control de la Guardia Nacional, los guardias estatales están únicamente en el poder de un gobernador, y esto juega un rol fundamental en la autonomía de los estados en el sistema federal americano.

La propuesta de DeSantis llega inmediatamente después de la directiva del Secretario de Defensa nacional, Lloyd Austin, que advierte que a los miembros de la Guardia Nacional que se nieguen a vacunarse contra el coronavirus se les retendrá el pago y se les prohibirá el entrenamiento. Según el gobernador floridense, el Estado no puede arriesgarse a perder el 30% de los reservistas por una medida inconstitucional de la Casa Blanca.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

DeSantis en un histórico discurso: “Dejenme decirles, en Florida no dejeramos que te encierren”

Publicado

en

En un histórico discurso, el gobernador Ron DeSantis aseguró que no permitirá que Joe Biden imponga nuevas restricciones sanitarias en Florida.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Nuevo CEO de Twitter prohíbe en su pirmer día la difusión de imagenes y videos “filtrados” de activistas políticos

Publicado

en

Las nuevas reglas establecen específicamente que “activistas, disidentes y miembros de comunidades minoritarias” deben ser protegidos de la filtración de sus imagenes, incluso si cometen actos delictivos.

El lunes, el fundador de Twitter Jack Dorsey renunció como CEO y fue reemplazado inmediatamente por Parag Agrawal, ex director de tecnología de la empresa de redes sociales, y un militante de causas de extrema izquierda como Antifa y Black Lives Matter.

En el primer día a cargo de la compañía, Agrawal implementó una nueva “política de información privada”, diseñada para evitar que se publiquen en Twitter fotos y videos que se publican de “individuos privados” sin su consentimiento.

Existe una creciente preocupación por el uso indebido de los medios y la información que no está disponible en otros lugares en línea como una herramienta para acosar, intimidar y revelar las identidades de las personas”, escribió el área Twitter Safety en una publicación de blog

Compartir medios personales, como imágenes o videos, puede potencialmente violar la privacidad de una persona y puede provocar daños emocionales o físicos“, asegura.

Si bien a priori puede parecer una medida sensata para proteger la privacidad de los usuarios, lo que pasará a partir de esta medida es que no se podrán publicar más las investigaciones de “cámaras ocultas” que se hicieron tan populares en los últimos años, principalmente las de Project Veritas, donde se exponen los manejos políticos de las grandes empresas del país.

Tampoco se podrán publicar imagenes o videos de protestas donde se le vea el rostro a los manifestantes. Esta medida está diseñada para proteger a los militantes de Antifa y de Black Lives Matter, y es una clara respuesta a los videos que se viralizaron en redes sociales sobre la fatídica noche en agosto del año pasado en Kenosha, Wisconsin, cuando terroristas de izquierda atacaron a Kyle Rittenhouse. Con esta nueva medida, los videos que probaron que los disparos que efectuó Kyle fueron en legítima defensa, no podrían ser publicados en Twitter.

De hecho, el comunicado de Twitter Safety parece confirmar este sesgo en su agenda, escribiendo que “el uso indebido de los medios privados puede afectar a todos, pero puede tener un efecto desproporcionado en mujeres, activistas, disidentes y miembros de comunidades minoritarias”.

La medida además es retroactiva, por lo que muchas de las imagenes y videos que se viralizaron por años en Twitter escrachando a los terroristas de Antifa empezarán a desaparecer de la red social.

Aplica para la gente, no para los medios de comunicación

La nueva medida hace una excepción para los grandes medios de comunicación. “Esta política no se aplica a los medios que presentan figuras públicas o individuos cuando los medios y el texto del tweet que los acompaña se comparten en interés público o agregan valor al discurso público“, lee el texto.

Esto quiere decir que si Twitter decide que la divulgación de una imagen o video personal es de “interés público o agregan valor al discurso público” podrá permitirle a los medios de comunicación asociados, como CNN, MSNBC, CBS, etc, a publicar el contenido.

Esta doble vara tiene un objetivo político claro y apunta a inclinar la cancha en contra de una exitosa estrategia de escraches que había adoptado la derecha en redes sociales contra las personas que generaban destrosos en la vía pública durante protestas de la izquierda.

Seguir Leyendo

Trending