Seguinos en redes

Estados Unidos

Trump termina con la censura en las redes sociales

Luego de años de discusiones, el presidente Trump finalmente firmó un decreto que soluciona un vacío legal que permitía a las redes sociales beneficiarse de inmunidad legal por su contenido mientras censuraba a sus usuarios.

Publicado

en

Después de muchos años de tratar de combatir la censura en las redes sociales a través de negociaciones con los "gigántes tecnológicos" como Google, Facebook y Twitter, el presidente Trump finalmente firmó el decreto llamado "Orden Ejecutiva para Prevenir Censura Online" este jueves 28 de mayo.


El decreto de ninguna manera busca agregar nuevas regulaciones al sector privado o interviene en su normal funcionamiento. Lo que esta Orden Ejecutiva busca es terminar con un vacío legal que se había generado desde 1996 por la Sección 230 de la Ley de la Decencia en la Comunicación.

Este artículo legislado hace más de 20 años le otorga inmunidad legal a cualquier empresa que preste un servicio de interacción social, como lo hace Facebook Inc. con su red social Facebook e Instagram, Google con YouTube, y Twitter Inc. con Twitter, ante cualquier publicación, video, o imagen publicada en sus sitios.

Sección 230: "Ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será tratado como el editor o el orador de cualquier información proporcionada por otro proveedor de contenido de información".

Esta categoría legal diferencia a estas empresas de cualquier diario o blog, cuyo contenido si tiene responsabilidad legal y se le pueden iniciar causas legales contra el redactor y editor del mismo.
En otras palabras, la ley avala que ninguna red social sea responsable por su contenido porque entiende que el servicio que proveen es lo que se conoce como "Foro Público Neutral", donde la empresa solo ofrece el espacio y la gente interactúa con plena libertad de expresión en el mismo. Esto es equivalente a ser el dueño de una parque que abre sus puertas al público, pero no es responsable legalmente de lo que las personas digan o hagan en ese espacio.
Pero a diferencia del parque, cuando uno se registra en Twitter, Facebook o YouTube, la empresa obliga a sus usuarios a firmar "Términos y Condiciones", donde estipula todas las acciones que generarían la expulsión de este espacio. Las empresas pueden hacer esto amparados en los derechos de propiedad que garantiza la Constitución de Estados Unidos, pero al mismo tiempo, al hacer esto están entrando en un contrato con cada usuario que se registra en sus sitios web. Estos contratos deben ser respetados.
El problema surge a partir de que estas empresas han censurado contenido en sus redes por fuera de los "Términos y Condiciones" por mucho tiempo, lo cual debería ser ilegal si están disfrutando de los beneficios legales de la Sección 230, pero a su vez aquella ley es ambigua y en el pasado ha quedado a interpretación de la Justicia en cada caso.
La gota que rebalsó el vaso fue cuando, el 26 de mayo, Twitter decidió agregar una nueva funcionalidad a la plataforma, que en ningún momento se menciona en sus "Términos y Condiciones", y censurar un tweet del presidente Trump donde habla de la potencialidad de fraude electoral que existe si se realiza la votación de noviembre por correo. Twitter agregó una barra abajo del tweet de Trump, advirtiendo que lo mencionado en el mensaje es falso (aunque no lo es), y linkea a una página de chequeado de CNN.

Con esto le dieron a Trump lo que estuvo esperando desde el momento que ingresó a la Casa Blanca; agarró a los "gigantes tecnológicos" cometiendo un enorme acto de censura que debería ser ilegal bajo la Sección 230 y le dio la excusa perfecta para publicar un decreto que lo clarifique.

Trump denunció en la conferencia de prensa a Yoel Roth, el Director de Ética e Integridad de la empresa Twitter, quien se hizo responsable de haber censurado el tweet del presidente.

Ad

A partir de ahora, con la nueva Orden Ejecutiva, las empresas que estén bajo inmunidad por la Sección 230 y censuren contenido de su plataforma perderán automáticamente esta inmunidad. Lo que implica que se convertirán en entes legalmente responsables por una y cada una de las publicaciones de cada usuario en todas las redes sociales. 

Obviamente esto haría imposible el normal desempeño de cualquier red social, lo que quiere decir es que este decreto obliga a estas empresas a no censurar más el contenido de sus redes.

En Estados Unidos, los decretos presidenciales son ratificados o revocados por la Corte Suprema cuando denuncias de su aplicación llegan a aquella instancia. Por lo que es esperable que el primer paso que den Facebook, Twitter y Google sea denunciar este decreto como inconstitucional, lo cual escalará en las distintas jerarquías judiciales hasta llegar a la Corte Suprema, que actualmente controlan los republicanos con 5 jueces contra 4.
Este proceso será largo y en el medio la Orden Ejecutiva tendrá vigencia pero su aplicación estará sujeta la decisión final de la Justicia, lo que quiere decir que su efecto verdadero lo veremos quizás recién en 2021. Si Trump no gana las elecciones, el nuevo presidente podrá revocar con tan solo una firma este decreto.

Los dueños de redes sociales no aceptarán este decreto tan fácilmente. La razón principal por la que censuran contenido en sus plataformas es porque quieren captar las inversiones en publicidad de muchas empresas cooptadas por el progresismo que dicen que se niegan a publicitar su marca en "redes que estén llenas de odio". Sin embargo esto no se sostiene por ningún lado, ninguna empresa se va a perder de publicitarse en las redes sociales por diferencias ideológicas con algunos usuarios de esa plataforma.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ya salió a decir que su empresa no fue responsable de ninguna censura contra las publicaciones del presidente, "esto fue algo que hizo Twitter, no nosotros" y que el decreto no debería afectarlos a ellos.

Ad

Además, la Orden Ejecutiva estipula claramente que cualquier empresa que siendo un "Foro Público Neutral" infrinja la Sección 230 no podrá nunca más recibir financiación del Estado, sea en forma de subisidios, contratos gubernamentales, etc.

El presidente Trump también anunció que todas las publicidades del Estado que se promuevan a través de redes sociales que infrinjan este decreto entrarán "bajo revisión", cortando una de las principales fuentes de financiación que tienen hoy en día tanto Facebook como Twitter.

Otro anuncio del presidente en la rueda de prensa de hoy es que le indicó al Departamento de Justicia que inicie inmediatamente una investigación en el por qué las redes sociales han censurado a sus usuarios. 

Principalmente, el Fiscal General William Barr se fijará si hubo una censura desproporcionada contra usuarios negros, conservadores, religiosos, o simpatizantes de Trump o de algún otro político.

La Ley de Derechos Civiles de 1964 prohíbe a las empresas a denegar un servicio por excusas raciales o religiosas, y se sospecha que Twitter particularmente ha estado suspendiendo cuentas de conservadores afroamericanos católicos por mostrarse utilizando parafernalia como por ejemplo la gorra roja MAGA de Trump, lo cual podría desembocar en un enorme juicio contra la empresa por discriminación racial y religiosa.

Por último, Trump convocó a todos los diputados y senadores republicanos a llevar esta Orden Ejecutiva al Congreso, para poder plasmar todo esto en una ley que perdure en el tiempo.

Orden Ejecutiva para Prevenir Censura Online – documento completo

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

La directora del Servicio Secreto, Kimberly Cheatle, renunció por su incompetencia en prevenir el atentado a Trump

Publicado

en

La directora del Servicio Secreto de Estados Unidos, Kimberly Cheatle, renunció en medio de la indignación por el fracaso de su agencia en evitar el intento de asesinato del expresidente Donald Trump durante un acto de campaña.

La directora del Servicio Secreto de Estados Unidos, Kimberly Cheatle, renunció el martes en medio de la indignación generalizada por el fracaso de su agencia en evitar el intento de asesinato del expresidente Donald Trump en un acto de campaña en Pensilvania, a principios de este mes.

La renuncia de Cheatle se produjo un día después de que fuera criticada por miembros de un comité de la Cámara de Representantes durante una audiencia sobre las acciones del Servicio Secreto previas al mitin de Trump, el 13 de julio, en Butler Township.

Cheatle rechazó los pedidos de renuncia en esa audiencia, afirmando que ella era "la persona mejor calificada para dirigir el Servicio Secreto", responsable de proteger al presidente, al vicepresidente, a sus familiares y a los principales candidatos presidenciales.

La directora enfureció a los miembros del Comité de Supervisión y Responsabilidad de la Cámara de Representantes al negarse a responder muchas preguntas sobre las acciones del Servicio Secreto en torno al mitin de Trump, donde el candidato presidencial republicano estuvo a punto de ser asesinado por el atacante de 20 años, Thomas Crooks. Un hombre murió en el tiroteo y otros dos resultaron gravemente heridos.

El martes, Cheatle escribió una carta al personal del Servicio Secreto: “A la luz de los recientes acontecimientos, con gran pesar he tomado la difícil decisión de renunciar como su directora”.

La solemne misión del Servicio Secreto es proteger a los líderes y la infraestructura financiera de nuestra nación. El 13 de julio no cumplimos con esa misión”, dijo Cheatle, quien sirvió en la agencia durante casi 30 años.

El escrutinio durante la última semana ha sido intenso y continuará siéndolo a medida que aumente nuestro ritmo operativo”, escribió. “Como su directora, asumo toda la responsabilidad por la falla de seguridad”.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, nombró al subdirector del Servicio Secreto, Ronald Rowe, como director interino de la agencia hasta que el presidente Joe Biden seleccione un director permanente.

En un comunicado, el presidente Biden agradeció a Kimberly Cheatle por "sus décadas de servicio público" y expresó: "Como líder, se necesita honor, coraje e increíble integridad para asumir la plena responsabilidad de una organización encargada de uno de los trabajos más desafiantes en el servicio público".

La presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, en una declaración sobre su renuncia, enfatizó que esto no detendría la demanda del panel de "más responsabilidad" del Servicio Secreto.

"El Servicio Secreto tiene una misión infalible, pero fracasó históricamente bajo la supervisión de la directora Cheatle", dijo el representante James Comer, republicano por Kentucky, quien había exigido su renuncia junto con el demócrata de mayor rango del panel, el representante Jamie Raskin de Maryland, y otros miembros del comité.

"En la audiencia del Comité de Supervisión de ayer, la directora Cheatle no infundió confianza en que tenga la capacidad de garantizar que el Servicio Secreto pueda cumplir con su misión de protección", agregó Comer.

"Si bien la renuncia de la directora Cheatle es un paso hacia la rendición de cuentas, necesitamos una revisión completa de cómo ocurrieron estas fallas de seguridad para que podamos evitar que sigan ocurriendo".

Las críticas a Cheatle se centran en el fracaso del Servicio Secreto en asegurar un techo que Crooks utilizó como puesto de francotirador para disparar a Trump y a los militantes republicanos, entre otros errores.

El edificio desde cuyo techo disparó Crooks está a unos 150 metros del escenario donde Trump estaba hablando, y tenía una línea de visión y fuego clara hacia ese escenario.

El Servicio Secreto no amplió su perímetro de seguridad para el mitin de Trump para incluir el complejo que contenía el edificio desde el cual Crooks disparó, sino que dejó la tarea de asegurar esa zona en manos de los funcionarios locales encargados de hacer cumplir la ley.

Además, los agentes del Servicio Secreto permitieron que Trump subiera al escenario y comenzara a hablar después de recibir un informe de la policía local sobre la presencia de una persona sospechosa en el evento. Esa persona resultó ser Crooks, quien fue abatido por un francotirador del Servicio Secreto después de haber disparado varias veces contra Trump y tras haber sido avistado en el techo.

Cheatle enfrentó fuertes críticas después del tiroteo por justificar la decisión de no colocar a un francotirador de las fuerzas de seguridad en el techo que Crooks había ocupado, a pesar de que los asistentes a la manifestación habían alertado a la policía sobre la actividad sospechosa. En una entrevista con ABC News, Cheatle explicó que el techo era inclinado en su punto más alto.

Hay un factor de seguridad que se debe tener en cuenta: no queremos poner a alguien sobre un techo inclinado”, dijo Cheatle a ABC News. “Y por eso se tomó la decisión de asegurar el edificio desde adentro”.

El tiroteo, el intento de asesinato más grave contra un presidente estadounidense en más de 40 años, ocurrió después de que el Servicio Secreto fuera informado de un complot iraní para asesinar a Trump. Sin embargo, Crooks no ha sido vinculado con Irán. En los últimos años, el Servicio Secreto ha sido objeto de críticas por una serie de escándalos y errores.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden no aparece en público hace una semana y crecen los rumores de que lo obligaron a bajarse: Cronología del fin de un Presidente

Publicado

en

La rápida sucesión de eventos y las acciones coordinadas por varios líderes demócratas sugieren un alto grado de planificación y ejecución. En caso de que las sospechas sean ciertas, se realizó una campaña estratégica para "bajar" a Biden bajo la excusa de "preocupaciones de salud".

Los eventos ocurridos dentro del Partido Demócrata durante los últimos días sugieren una secuencia dramática de acciones que dieron como resultado la "caída" de Joe Biden.

Cada día aumentan los rumores de un presunto "golpe de Estado" dentro de su partido, que tuvo como objetivo su apartamiento de la carrera por la reelección, y el establecimiento de la nueva candidata, Kamala Harris, su actual vicepresidente.

A continuación, un análisis paso a paso de la situación:

Atentado a Donald Trump: El intento de asesinato del expresidente Trump sin duda generó una crisis política y de seguridad en el país norteamericano. Este incidente aumentó tanto las tensiones, como su imagen positiva, beneficiando al Partido Republicano y perjudicando al ya débil Partido Demócrata.

Joe Biden "positivo" en Covid: El actual presidente estadounidense se encuentra actualmente en "aislamiento", después de que el 17 de julio diera supuestamente "positivo de covid-19" (en pleno 2024) mientras hacía campaña política en Nevada. La falta de apariciones públicas desde entonces aumenta la especulación.

Trump en la Convención Nacional Republicana: El expresidente apareció en la Convención Nacional Republicana y aceptó la nominación del Partido Republicano a pesar del reciente intento de asesinato, lo cual demuestra su resistencia y creciente apoyo por parte de la gente.

Presión de los líderes demócratas: Las acciones de Nancy Pelosi, Chuck Schumer y Hakeem Jeffries para presionar a Biden para que renuncie, combinadas con los mensajes que indicaban la insatisfacción de Obama con las posibilidades electorales de Biden, demuestran un esfuerzo coordinado dentro del Partido Demócrata para abordar el "problema" de la reelección de Biden.

Operación "Sacar a Joe, a la fuerza": Esta operación iniciada Nancy Pelosi, que consistió en desacreditar al presidente, indicó una estrategia deliberada para sacar a Biden del poder. Asesores como Ricchetti y Donilon participaron de este plan, lo cual muestra una implicación y planificación de alto nivel.

Disputa familiar: La pelea a gritos entre Hunter y Jill Biden evidenció un gran nerviosismo interno dentro de la familia Biden, probablemente exacerbado por la presión política y los problemas de salud del presidente.

Carta de renuncia: La publicación de una carta de renuncia con una firma digital sospechosa y sin membrete oficial planteó preguntas sobre su autenticidad y el proceso por el cual se comunicó la renuncia de Biden.

Respuesta del personal de la Casa Blanca y del gabinete: El jefe de gabinete norteamericano asumió el manejo de las comunicaciones internas del gabinete, indicando una transición repentina y posiblemente no planeada del poder.

Cambios políticos: Los apoyos de figuras prominentes como Hillary Clinton, Bill Clinton y Gavin Newsom, seguidos por la declaración pública de Obama, mostraron una rápida consolidación de apoyo detrás de Kamala Harris.

Kamala Harris asumiendo el cargo: Harris asumió el rol de presidente y busca la "reelección", recaudando en tan solo 24 horas $81 millones de dólares en "donaciones", asegurándose también de los delegados necesarios para ser la candidata demócrata, y mostrando una campaña bien organizada para la transición del liderazgo.

Ausencia de Joe Biden: La completa ausencia de Biden de la vista pública durante todo este proceso agrega misterio y sospecha en torno a su salida.

La rápida sucesión de eventos y las acciones coordinadas por varios líderes demócratas mostraron un alto grado de planificación y ejecución. Esto indicaría un esfuerzo concertado para reemplazar a Biden bajo la excusa de "preocupaciones de salud" y "estrategia política".

Si estas acciones se tomaron en contra de la voluntad del actual presidente estadounidense, Joe Biden, podría argumentarse que esto constituye una forma de golpe de Estado político.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

El equipo de Biden se enteró por Twitter que el presidente se bajaba de la reelección y en la Casa Blanca denuncian "presiones externas"

Publicado

en

Reportes aseguran que los empleados de Biden en la Casa Blanca quedaron sorprendidos después de que el presidente abandonara la carrera de 2024 sin avisarles: "Todos nos enteramos por Twitter".

El anuncio del presidente Joe Biden sorprendió a la Casa Blanca y a los asesores de campaña, que hasta esta tarde insistían en que seguiría en la contienda. Muchos de ellos, incluidos algunos de sus principales asesores, le dijeron al medio POLITICO que se enteraron por X (ex Twitter) que Biden declinaba la candidatura.

Todos nos enteramos por Twitter”, dijo un alto funcionario demócrata de la Casa Blanca que también trabajaba en el equipo de campaña de Biden. “Ninguno de nosotros entiende lo que está sucediendo”, agregó.

Biden ha estado recluido en su casa en Delaware con su familia, por un supuesto diagnóstico positivo de COVID-19, donde se tomó la decisión de bajar su nombre de la fórmula presidencia. En este contexto, los miembros del equipo de la campaña y los funcionarios de la Casa Blanca seguían trabajando como siempre hasta que vieron en Twitter el anuncio.

Un claro ejemplo de este desastre comunicacional es que el equipo de la campaña de Biden envió un correo electrónico de recaudación de fondos para "Joe y Kamala" a la 1:54 pm, ocho minutos después de que Biden hiciera el anuncio en Twitter. Los miembros del equipo aseguran que ya estaba programado y que nadie les avisó que tenían que cancelarlo.

La decisión de bajarse fue tomada tras largas conversaciones de la mujer de Biden, Jill Biden, con la propia Kamala Harris, la ex primera dama y ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, el expresidente Barack Obama y su esposa, Michelle Obama, hoy la máxima cúpula política del Partido.

Debido a esto, la comunicación de la carta que se subió a Twitter, y luego la publicación donde se le brinda el apoyo a Kamala, no fue diseñado por los usuales responsables de las redes del presidente, sino que intervino directamente el equipo más cercano de la familia Biden.

Fue este mismo equipo reducido que envió un mail interno a todos en la Casa Blanca, advirtiéndoles que miren el tweet que había publicado el presidente en su cuenta personal unos 15 minutos antes. “Equipo, comparto con ustedes la carta del presidente Biden que se acaba de publicar. Tendremos más información esta tarde”, escribieron las directoras de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon y Julie Chávez Rodríguez.

Queden atentos a una invitación a una videollamada de todo el personal. Estamos muy agradecidos de haber sido parte de este equipo con todos ustedes. Hasta pronto", concluía el correo electrónico que se envió a todos los correos @whitehouse.gov del Gobierno federal.

Seguir Leyendo

Tendencias