Conecte con nosotros

Estados Unidos

Trump termina con la censura en las redes sociales

Luego de años de discusiones, el presidente Trump finalmente firmó un decreto que soluciona un vacío legal que permitía a las redes sociales beneficiarse de inmunidad legal por su contenido mientras censuraba a sus usuarios.

Publicado

en

Después de muchos años de tratar de combatir la censura en las redes sociales a través de negociaciones con los “gigántes tecnológicos” como Google, Facebook y Twitter, el presidente Trump finalmente firmó el decreto llamado “Orden Ejecutiva para Prevenir Censura Online” este jueves 28 de mayo.


El decreto de ninguna manera busca agregar nuevas regulaciones al sector privado o interviene en su normal funcionamiento. Lo que esta Orden Ejecutiva busca es terminar con un vacío legal que se había generado desde 1996 por la Sección 230 de la Ley de la Decencia en la Comunicación.

Este artículo legislado hace más de 20 años le otorga inmunidad legal a cualquier empresa que preste un servicio de interacción social, como lo hace Facebook Inc. con su red social Facebook e Instagram, Google con YouTube, y Twitter Inc. con Twitter, ante cualquier publicación, video, o imagen publicada en sus sitios.

Sección 230: “Ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será tratado como el editor o el orador de cualquier información proporcionada por otro proveedor de contenido de información”.

Esta categoría legal diferencia a estas empresas de cualquier diario o blog, cuyo contenido si tiene responsabilidad legal y se le pueden iniciar causas legales contra el redactor y editor del mismo.
En otras palabras, la ley avala que ninguna red social sea responsable por su contenido porque entiende que el servicio que proveen es lo que se conoce como “Foro Público Neutral”, donde la empresa solo ofrece el espacio y la gente interactúa con plena libertad de expresión en el mismo. Esto es equivalente a ser el dueño de una parque que abre sus puertas al público, pero no es responsable legalmente de lo que las personas digan o hagan en ese espacio.
Pero a diferencia del parque, cuando uno se registra en Twitter, Facebook o YouTube, la empresa obliga a sus usuarios a firmar “Términos y Condiciones”, donde estipula todas las acciones que generarían la expulsión de este espacio. Las empresas pueden hacer esto amparados en los derechos de propiedad que garantiza la Constitución de Estados Unidos, pero al mismo tiempo, al hacer esto están entrando en un contrato con cada usuario que se registra en sus sitios web. Estos contratos deben ser respetados.
El problema surge a partir de que estas empresas han censurado contenido en sus redes por fuera de los “Términos y Condiciones” por mucho tiempo, lo cual debería ser ilegal si están disfrutando de los beneficios legales de la Sección 230, pero a su vez aquella ley es ambigua y en el pasado ha quedado a interpretación de la Justicia en cada caso.
La gota que rebalsó el vaso fue cuando, el 26 de mayo, Twitter decidió agregar una nueva funcionalidad a la plataforma, que en ningún momento se menciona en sus “Términos y Condiciones”, y censurar un tweet del presidente Trump donde habla de la potencialidad de fraude electoral que existe si se realiza la votación de noviembre por correo. Twitter agregó una barra abajo del tweet de Trump, advirtiendo que lo mencionado en el mensaje es falso (aunque no lo es), y linkea a una página de chequeado de CNN.

Con esto le dieron a Trump lo que estuvo esperando desde el momento que ingresó a la Casa Blanca; agarró a los “gigantes tecnológicos” cometiendo un enorme acto de censura que debería ser ilegal bajo la Sección 230 y le dio la excusa perfecta para publicar un decreto que lo clarifique.

Trump denunció en la conferencia de prensa a Yoel Roth, el Director de Ética e Integridad de la empresa Twitter, quien se hizo responsable de haber censurado el tweet del presidente.

Ad

A partir de ahora, con la nueva Orden Ejecutiva, las empresas que estén bajo inmunidad por la Sección 230 y censuren contenido de su plataforma perderán automáticamente esta inmunidad. Lo que implica que se convertirán en entes legalmente responsables por una y cada una de las publicaciones de cada usuario en todas las redes sociales. 

Obviamente esto haría imposible el normal desempeño de cualquier red social, lo que quiere decir es que este decreto obliga a estas empresas a no censurar más el contenido de sus redes.

En Estados Unidos, los decretos presidenciales son ratificados o revocados por la Corte Suprema cuando denuncias de su aplicación llegan a aquella instancia. Por lo que es esperable que el primer paso que den Facebook, Twitter y Google sea denunciar este decreto como inconstitucional, lo cual escalará en las distintas jerarquías judiciales hasta llegar a la Corte Suprema, que actualmente controlan los republicanos con 5 jueces contra 4.
Este proceso será largo y en el medio la Orden Ejecutiva tendrá vigencia pero su aplicación estará sujeta la decisión final de la Justicia, lo que quiere decir que su efecto verdadero lo veremos quizás recién en 2021. Si Trump no gana las elecciones, el nuevo presidente podrá revocar con tan solo una firma este decreto.

Los dueños de redes sociales no aceptarán este decreto tan fácilmente. La razón principal por la que censuran contenido en sus plataformas es porque quieren captar las inversiones en publicidad de muchas empresas cooptadas por el progresismo que dicen que se niegan a publicitar su marca en “redes que estén llenas de odio”. Sin embargo esto no se sostiene por ningún lado, ninguna empresa se va a perder de publicitarse en las redes sociales por diferencias ideológicas con algunos usuarios de esa plataforma.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ya salió a decir que su empresa no fue responsable de ninguna censura contra las publicaciones del presidente, “esto fue algo que hizo Twitter, no nosotros” y que el decreto no debería afectarlos a ellos.

Ad

Además, la Orden Ejecutiva estipula claramente que cualquier empresa que siendo un “Foro Público Neutral” infrinja la Sección 230 no podrá nunca más recibir financiación del Estado, sea en forma de subisidios, contratos gubernamentales, etc.

El presidente Trump también anunció que todas las publicidades del Estado que se promuevan a través de redes sociales que infrinjan este decreto entrarán “bajo revisión”, cortando una de las principales fuentes de financiación que tienen hoy en día tanto Facebook como Twitter.

Otro anuncio del presidente en la rueda de prensa de hoy es que le indicó al Departamento de Justicia que inicie inmediatamente una investigación en el por qué las redes sociales han censurado a sus usuarios. 

Principalmente, el Fiscal General William Barr se fijará si hubo una censura desproporcionada contra usuarios negros, conservadores, religiosos, o simpatizantes de Trump o de algún otro político.

La Ley de Derechos Civiles de 1964 prohíbe a las empresas a denegar un servicio por excusas raciales o religiosas, y se sospecha que Twitter particularmente ha estado suspendiendo cuentas de conservadores afroamericanos católicos por mostrarse utilizando parafernalia como por ejemplo la gorra roja MAGA de Trump, lo cual podría desembocar en un enorme juicio contra la empresa por discriminación racial y religiosa.

Por último, Trump convocó a todos los diputados y senadores republicanos a llevar esta Orden Ejecutiva al Congreso, para poder plasmar todo esto en una ley que perdure en el tiempo.

Orden Ejecutiva para Prevenir Censura Online – documento completo

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Biden llamó “desesperado” al presidente de Ucrania para advertirle de una invasión inminente y tuvo que ser calmado

Publicado

en

Los republicanos piden que se haga público el transcripto de la conversación que podría dejar en ridículo al presidente Joe Biden.

Según reportaron varios medios, el presidente Joe Biden llamó “desesperado” a su par de Ucrania para advertirle que tenía inteligencia de un ataque inminente por parte de Rusia y que debía enviar a sus tropas a la frontera.

Sin embargo, Volodomir Zelensky rechazó la advertencia y le pidió “por favor” que se “calmara”. Según fuentes oficiales que escucharon la llamada, Zelensky tuvo que corregir varias afirmaciones falsas de Biden en la llamada que duró aproximadamente dos horas.

Aparentemente, Biden no estaba enterado o no se acordaba que este viernes habrá una cumbre en París entre las autoridades de Alemania, Francia, Ucrania y Rusia para tratar de poner fin al conflicto“, contó el periodista Jack Posobiec, cercano al gobierno ucraniano.

“Biden le dijo a Zelensky que una invasión es prácticamente segura y que se prepare para el impacto. También le dijo que Kiev podría ser ‘saqueada’ por las fuerzas rusas, y que debía de actuar de inmediato“.

Zelensky le pidió a Biden que frene el mensaje belicista, ya que la inteligencia ucraniana tiene controlada la situación y no ve un ataque de Rusia en las próximas semanas. Además, la retórica de una guerra inminente está desplomando la economía de Ucrania y según el mandatario es todo culpa del mensaje que está saliendo de la prensa norteamericana.

La noticia fue primero publicada por la periodista de la CNN, Natasha Bertrand, quien luego debió borrar su tweet cuando en el medio empezaron a cambiar la historia de lo que había ocurrido para blindar la imagen del presidente demócrata.

Un funcionario ucraniano le dijo a CNN que la llamada entre los dos líderes “no salió bien”, y que Zelensky le terminó colgando el telefono a Biden. Además, la comunicación telefónica no estaba programada y se cree que fue improvisada por el demócrata.

Usualmente Biden mantiene cortas conversaciones con los mandatarios extranjeras, y generalmente le deja a la vicepresidente Kamala Harris o a su secretario de Estado, Anthony Blinken, este tipo de comunicaciones. Pero por alguna razón desconocida, esta vez decidió llevar a cabo la llamada personalmente.

Posterior a la debacle de la llamada, el bloque de diputados del Partido Republicano exigió a la Casa Blanca que publique el transcripto de la conversación entre Biden y Zelensky.

Cabe recordar que en 2020, los diputados demócratas le hicieron un impeachment al entonces presidente Donald Trump por una llamada con el mandatario ucraniano, donde se decía que le había pedido que investigara la corrupción de Biden, por entonces su oponente en las elecciones. La publicación del transcripto refutó esta noticia, y Trump finalmente fue absuelto por el Senado.

Image
Tweet eliminado de la periodista Natasha Bertrand.

Rápidamente el Departamento de Defensa debió hacer control de daños de la situación, y el portavoz John Kirby tomó el escenario un rato después de que estallara la noticia este jueves por la noche.

Kirby no minimizó el mensaje como pidieron los funcionarios rusos y confirmó que Estados Unidos anticipa un ataque contra Ucrania lanzado por el Kremlin tan pronto como mediados de febrero.

Cuando se le preguntó sobre el cronograma del Departamento de Defensa, Kirby dijo: “Siempre hemos dicho y dicho durante bastante tiempo que otra incursión de Rusia podría ser inminente, e inminente significa inminente“.

Seguimos viendo, incluso en las últimas 24 horas, una mayor acumulación de fuerzas de combate creíbles desplegadas por los rusos, nuevamente, en la parte occidental de su país y en Bielorrusia“, aseguró en conferencia de prensa.

Kirby también reveló que las tropas de Fort Bragg, Fort Carson y Fort Campbell se han puesto en alerta máxima para desplegarse en Europa del Este a medida que aumentan las tensiones en la región, pero confirmó que Estados Unidos no se involucraría en el conflicto, más que con sanciones económicas a Rusia si decide invadir.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

La estatua de Teddy Roosevelt del Museo de Historia Natural de Nueva York fue removida por “racista”

Publicado

en

La íconica figura que se inmortalizó en la película “Una Noche en el Museo” ya no es más aceptada por la progresía, y ahora fue retirada de Nueva York por el gobierno.

Image

Desde hace varios años los sectores progresistas dentro de los gobiernos locales, estatales e incluso el federal, han intentado editar la historia estadounidense a su gusto, ya sea eliminando personajes históricos, modificando o demonizando hechos claves en la historia y, como lo es en este caso, removiendo estatuas u otras simbologías de personajes de la historia que no resulten del agrado de la izquierda.

El más reciente caso se dió el pasado miércoles 19 de enero cuando la icónica estatua del vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos, Teddy Roosevelt, fue removida de su lugar en el Museo de Historia Natural de Nueva York y será reelocada en el Estado norteño de Dakota del Norte.

La nueva excusa utilizada por los sectores demócratas del gobierno de Nueva York apunta a que la mítica estatua, que ha estado por más de 80 años y en la cual se ve a un Roosevelt montando a caballo escoltado por un hombre afroamericano y un hombre indigena, simboliza al racismo y la supremacía blanca del siglo XX.

Otro de los pretextos utilizados, es que según los sectores radicalizados por el progresismo, la estatua simboliza el coloñalismo, concepto que estos sectores demonizan constantemente, pero que es de crucial importancia para la historia de la humanidad, ya que sin la llegada del hombre a América, no existirían los países occidentales tal como los conocemos en la actualidad.

La remoción, llevada a cabo tras un acuerdo entre el Museo y el gobierno de la ciudad de Nueva York, costó aproximadamente 2 millones de dólares y será relocalizada en la Biblioteca Presidencial Theodore Roosevelt en la ciudad de Medora, Dakota del Norte.

Uno de los descendientes del ex-presidente Roosevelt, Theodore Roosevelt V, celebró la relocalización de la estatua señalando que podrá tener una mejor contextualización y será más respetada allí que en la ciudad de Nueva York.

La estatua del presidente Roosevelt siempre fue vista con orgullo por los neoyorquinos y por el progresismo, incluso inmortalizándolo como uno de los personajes principales de las dos películas de “Una Noche en el Museo”, interpretado por el icónico actor Robin Williams y celebrado por todo Hollywood.

Pero su figura comenzó a ser mal vista luego de la muerte del delincuente afroamericano George Floyd en 2020 en el estado de Minnesota, cuando Black Lives Matter empezó una revisión histórica de todos los presidentes previo a la Ley de Derechos Civiles de 1964, tildándolos a todos de racistas y supremacistas blancos.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Spotify decidió defender a Joe Rogan frente al últimatum de Neil Young y removerá sus canciones de la plataforma

Publicado

en

“Pueden tener a Neil Young o Rogan. No ambos”, había dicho el cantante hace unos días criticando que Spotify le dé un espacio en su plataforma al programa donde se critica la vacuna contra el Covid.

El legendario cantante de folk Neil Young le dio un ultimátum a Spotify a principios de esta semana, diciendo que se negaba a permitir que su música estuviera en la misma plataforma que Joe Rogan

El cantante de “Heart of Gold” acusó a Rogan y su podcast de difundir información falsa sobre las vacunas contra el COVID-19, de ser “anti-gobierno” y de “defender a los conspiranoicos”.

Hace un año, Spotify le pagó más de US$ 100 millones a Rogan para un contrato de exclusividad y poder ser el hogar exclusivo de su programa de podcasts. Young criticó duramente este arreglo, y dijo que su música no puede estar en ningún lugar que le dé un espacio a “gente como Rogan”.

Quiero que le avisen inmediatamente a Spotify HOY que quiero toda mi música fuera de su plataforma”, escribió el ícono del rock de 76 años el pasado lunes. “Estoy haciendo esto porque Spotify está difundiendo información falsa sobre las vacunas, lo que podría causar la muerte de aquellos que creen que la desinformación está siendo difundida por ellos”.

La nota termina con un últimatum formal: “Pueden tener a Neil Young o Rogan. No ambos”. Finalmente, la empresa tecnológica decidió priorizar su contrato con Rogan, que tiene el podcast más escuchado del mundo, y rescindirá su acuerdo con Neil Young a fin de mes.

Young actualmente percibe el 60% de sus ingresos por transmisión de su música en Spotify, según contó en un comunicado en su sitio web, por lo que esta decisión le costará muy caro.

Queremos que todo el contenido de música y audio del mundo esté disponible para los usuarios de Spotify”, dijo un portavoz de la compañía al Wall Street Journal justificando la defensa de Rogan. “Con eso viene una gran responsabilidad de equilibrar la seguridad de los oyentes y la libertad de los creadores”.

A pesar de haber defendido al popular conductor, Spotify le ha censurado episodios en por lo menos seis ocasiones, algo que la empresa destaca con orgullo. “Desde el comienzo de la pandemia“, señaló el portavoz, “Spotify ha eliminado más de 20.000 episodios de podcasts relacionados con COVID de diferentes conductores, entre ellos Joe Rogan“. 

Recientemente, Spotify eliminó el programa más escuchado de todos los tiempos en su plataforma, la entrevista que le hizo Rogan al Dr. Robert Malone, co-creador de la vacuna ARNm que se utiliza actualmente en las vacunas de Pfizer y Moderna.

Malone es un férreo crítico de estas vacunas, y asegura que solo deberían estar aplicándose en pacientes de máximo riesgo, ya que tienen demasiados efectos adversos para dárselas a personas jóvenes y sanas. Además, criticó duramente las restricciones sanitarias y dijo que las medidas gubernamentales de hoy en día le hace acordar a lo que leyó en los libros de historia acerca de la Alemania Nazi.

Aún así, las protestas de Young no fueron suficientes para que la compñía de streaming abandone a su lucrativo conversador estrella. “Lamentamos la decisión de Neil de eliminar su música de Spotify, pero esperamos poder darle la bienvenida de nuevo pronto”, agregó el portavoz. 

Seguir Leyendo

Trending