Seguinos en redes

Estados Unidos

Trump termina con la censura en las redes sociales

Luego de años de discusiones, el presidente Trump finalmente firmó un decreto que soluciona un vacío legal que permitía a las redes sociales beneficiarse de inmunidad legal por su contenido mientras censuraba a sus usuarios.

Publicado

en

Después de muchos años de tratar de combatir la censura en las redes sociales a través de negociaciones con los “gigántes tecnológicos” como Google, Facebook y Twitter, el presidente Trump finalmente firmó el decreto llamado “Orden Ejecutiva para Prevenir Censura Online” este jueves 28 de mayo.


El decreto de ninguna manera busca agregar nuevas regulaciones al sector privado o interviene en su normal funcionamiento. Lo que esta Orden Ejecutiva busca es terminar con un vacío legal que se había generado desde 1996 por la Sección 230 de la Ley de la Decencia en la Comunicación.

Este artículo legislado hace más de 20 años le otorga inmunidad legal a cualquier empresa que preste un servicio de interacción social, como lo hace Facebook Inc. con su red social Facebook e Instagram, Google con YouTube, y Twitter Inc. con Twitter, ante cualquier publicación, video, o imagen publicada en sus sitios.

Sección 230: “Ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será tratado como el editor o el orador de cualquier información proporcionada por otro proveedor de contenido de información”.

Esta categoría legal diferencia a estas empresas de cualquier diario o blog, cuyo contenido si tiene responsabilidad legal y se le pueden iniciar causas legales contra el redactor y editor del mismo.
En otras palabras, la ley avala que ninguna red social sea responsable por su contenido porque entiende que el servicio que proveen es lo que se conoce como “Foro Público Neutral”, donde la empresa solo ofrece el espacio y la gente interactúa con plena libertad de expresión en el mismo. Esto es equivalente a ser el dueño de una parque que abre sus puertas al público, pero no es responsable legalmente de lo que las personas digan o hagan en ese espacio.
Pero a diferencia del parque, cuando uno se registra en Twitter, Facebook o YouTube, la empresa obliga a sus usuarios a firmar “Términos y Condiciones”, donde estipula todas las acciones que generarían la expulsión de este espacio. Las empresas pueden hacer esto amparados en los derechos de propiedad que garantiza la Constitución de Estados Unidos, pero al mismo tiempo, al hacer esto están entrando en un contrato con cada usuario que se registra en sus sitios web. Estos contratos deben ser respetados.
El problema surge a partir de que estas empresas han censurado contenido en sus redes por fuera de los “Términos y Condiciones” por mucho tiempo, lo cual debería ser ilegal si están disfrutando de los beneficios legales de la Sección 230, pero a su vez aquella ley es ambigua y en el pasado ha quedado a interpretación de la Justicia en cada caso.
La gota que rebalsó el vaso fue cuando, el 26 de mayo, Twitter decidió agregar una nueva funcionalidad a la plataforma, que en ningún momento se menciona en sus “Términos y Condiciones”, y censurar un tweet del presidente Trump donde habla de la potencialidad de fraude electoral que existe si se realiza la votación de noviembre por correo. Twitter agregó una barra abajo del tweet de Trump, advirtiendo que lo mencionado en el mensaje es falso (aunque no lo es), y linkea a una página de chequeado de CNN.

Con esto le dieron a Trump lo que estuvo esperando desde el momento que ingresó a la Casa Blanca; agarró a los “gigantes tecnológicos” cometiendo un enorme acto de censura que debería ser ilegal bajo la Sección 230 y le dio la excusa perfecta para publicar un decreto que lo clarifique.

Trump denunció en la conferencia de prensa a Yoel Roth, el Director de Ética e Integridad de la empresa Twitter, quien se hizo responsable de haber censurado el tweet del presidente.

Ad

A partir de ahora, con la nueva Orden Ejecutiva, las empresas que estén bajo inmunidad por la Sección 230 y censuren contenido de su plataforma perderán automáticamente esta inmunidad. Lo que implica que se convertirán en entes legalmente responsables por una y cada una de las publicaciones de cada usuario en todas las redes sociales. 

Obviamente esto haría imposible el normal desempeño de cualquier red social, lo que quiere decir es que este decreto obliga a estas empresas a no censurar más el contenido de sus redes.

En Estados Unidos, los decretos presidenciales son ratificados o revocados por la Corte Suprema cuando denuncias de su aplicación llegan a aquella instancia. Por lo que es esperable que el primer paso que den Facebook, Twitter y Google sea denunciar este decreto como inconstitucional, lo cual escalará en las distintas jerarquías judiciales hasta llegar a la Corte Suprema, que actualmente controlan los republicanos con 5 jueces contra 4.
Este proceso será largo y en el medio la Orden Ejecutiva tendrá vigencia pero su aplicación estará sujeta la decisión final de la Justicia, lo que quiere decir que su efecto verdadero lo veremos quizás recién en 2021. Si Trump no gana las elecciones, el nuevo presidente podrá revocar con tan solo una firma este decreto.

Los dueños de redes sociales no aceptarán este decreto tan fácilmente. La razón principal por la que censuran contenido en sus plataformas es porque quieren captar las inversiones en publicidad de muchas empresas cooptadas por el progresismo que dicen que se niegan a publicitar su marca en “redes que estén llenas de odio”. Sin embargo esto no se sostiene por ningún lado, ninguna empresa se va a perder de publicitarse en las redes sociales por diferencias ideológicas con algunos usuarios de esa plataforma.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ya salió a decir que su empresa no fue responsable de ninguna censura contra las publicaciones del presidente, “esto fue algo que hizo Twitter, no nosotros” y que el decreto no debería afectarlos a ellos.

Ad

Además, la Orden Ejecutiva estipula claramente que cualquier empresa que siendo un “Foro Público Neutral” infrinja la Sección 230 no podrá nunca más recibir financiación del Estado, sea en forma de subisidios, contratos gubernamentales, etc.

El presidente Trump también anunció que todas las publicidades del Estado que se promuevan a través de redes sociales que infrinjan este decreto entrarán “bajo revisión”, cortando una de las principales fuentes de financiación que tienen hoy en día tanto Facebook como Twitter.

Otro anuncio del presidente en la rueda de prensa de hoy es que le indicó al Departamento de Justicia que inicie inmediatamente una investigación en el por qué las redes sociales han censurado a sus usuarios. 

Principalmente, el Fiscal General William Barr se fijará si hubo una censura desproporcionada contra usuarios negros, conservadores, religiosos, o simpatizantes de Trump o de algún otro político.

La Ley de Derechos Civiles de 1964 prohíbe a las empresas a denegar un servicio por excusas raciales o religiosas, y se sospecha que Twitter particularmente ha estado suspendiendo cuentas de conservadores afroamericanos católicos por mostrarse utilizando parafernalia como por ejemplo la gorra roja MAGA de Trump, lo cual podría desembocar en un enorme juicio contra la empresa por discriminación racial y religiosa.

Por último, Trump convocó a todos los diputados y senadores republicanos a llevar esta Orden Ejecutiva al Congreso, para poder plasmar todo esto en una ley que perdure en el tiempo.

Orden Ejecutiva para Prevenir Censura Online – documento completo

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Fin de la odisea: Elon Musk aceptó comprar Twitter por US$ 44.000 millones y la acción se disparó un 22%

Publicado

en

El próximo 17 de octubre comenzaría el juicio de Twitter a Musk para forzarlo a comprar la compañía. Los grandes accionistas de la empresa pasaron de rechazar la compra a pedir por favor que ocurriera.

El hombre más rico del mundo, Elon Musk, renovó este martes su propuesta para comprar la red social Twitter al precio de oferta original de 54,20 dolares por acción, equivalente a unos US$ 44.000 millones de dólares.

Esta decisión evita que se inicie un juicio producto de una demanda de los directores de la empresa, que denunciaron a Elon Musk que no podía no ejercer la opción de compra después de haber presentado la oferta en abril.

El CEO de Tesla y SpaceX había frenado la adquisición de Twitter cuando su equipo técnico descubrió que mucho más del 5% de los usuarios son bots, cuentas generadas automáticamente para elevar financieramente las cuentas de la empresa. Elon Musk argumentó que por lo menos el 15% de las cuentas son bots, tres veces más de lo que admite Twitter.

Musk no había retirado la oferta, solo la había suspendido hasta que “Twitter pudiera demostrar fehacientemente que solo el 5% de sus usuarios son robots”. Sin embargo, la empresa lo denunció diciendo que ya lo habían demostrado y que debía ejercer la opción de compra.

En un principio, la Junta de Directores de Twitter había resistido la compra, pero luego de que Elon amenazara con retirarla, decidieron hacerle juicio y obligarlo a que la compre. Una situación sin precedentes.

Las acciones de Twitter habían alcanzado un pico de 48,2 dólares en abril cuando Elon Musk hizo la oferta original. Sin embargo, durante los idas y vueltas, la acción volvió a caer a hasta un mínimo de 36,8 dólares. Pero este martes, tras el anuncio, las acciones volaron por los aires. Cerraron la jornada de hoy con una suba del 22,2%, a 52 dólares.

Durante las discusiones legales, el pasado 13 de septiembre, los accionistas de Twitter votaron para aceptar la oferta de compra tal como la presentó Musk en abril, a pesar de que el magnate en ese momento estaba intentando retirar la oferta. El 98,6% de los votos emitidos apoyó la compra.

Algunos creen que Elon Musk quería retirarse de la compra debido a que la oferta inicial fue extremadamente elevada para el verdadero valor de la compañía, que sin el poder de censura que actualmente ejerce en la política perdería gran parte del interés de sus clientes.

Pero otros, especialmente allegadas al propio empresario, aseguran que inicialmente la oferta fue muy resistido por los accionistas, especialmente grandes conglomerados como BlackRock o Vanguard, fuertemente alineados al Partido Demócrata, y que de esta manera terminó forzándolos a que lo obliguen a hacer la compra.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

California prohíbe ejercer a los médicos que cuestionen la dictadura sanitaria y se opongan a los pases de vacunas

Publicado

en

La ley define como “desinformación” a todo pensamiento contrario al oficial, castigando a los médicos que propaguen información diferente a la del Gobierno a sus pacientes.

Con la firma del gobernador demócrata Gavin Newsom el pasado viernes haciendo efectivo el proyecto de ley, California se convirtió en el primer estado que castigará a los profesionales médicos que se atrevan a cuestionar la dictadura sanitaria y brinden “desinformación y mentiras sobre el COVID-19” a sus pacientes.

La ley, denominada como AB2098 y propuesta por el legislador demócrata Evan Low, establece que cualquier médico que difunda con sus pacientes “información errónea o desinformación” sobre la naturaleza y los riesgos del COVID-19 y sobre la “seguridad y eficacia de las vacunas” incurrirá en una falta ética y será denunciado al colegio de profesionales para que le quiten su matrícula.

La legislación designa la difusión de información médica falsa o engañosa a los pacientes como una “conducta no profesional” sujeta a sanciones por parte de la Junta Médica de California, que abrirá rápidamente un sumario frente al profesional que incurrió en esa falta tras recibir la denuncia y evaluará su castigo.

La legislación define a la “desinformación” como las “falsedades difundidas deliberadamente con intención maliciosa o de engañar y que se contradicen con el consenso científico contemporáneo contrario al estándar de atención“, básicamente determinando lo que es científico y lo que no, única ley en el mundo que hace esta definición.

“Los médicos tienen el deber de proporcionar a sus pacientes información precisa y con base científica, incluyendo el uso de las vacunas aprobadas por el gobierno de los Estados Unidos”, reza otro extracto de la ley que impone a los doctores no hablar con sus pacientes sobre la inoculación.

Si bien la ley no decreta cuál debe ser la sanción y lo deja a discreción de la Junta Médica, la misma aconseja que el castigo adecuado para punir este comportamiento es la suspensión por tiempo indeterminado de la licencia del médico o directamente revocarla para que el profesional no pueda volver a ejercer la medicina en el estado.

Ante esta invasión a la privacidad de la labor de los profesionales de la medicina, un grupo local llamado Médicos por el Consentimiento Informado que nuclea a miles de profesionales en el estado se movilizó para oponerse a la legislación, argumentando que silenciaría la opinión personal del médico y destrozaría la confidencialidad con sus pacientes.

El grupo además presentó una demanda para solicitar una orden judicial que impida a la Junta Médica de California disciplinar a los médicos basándose en acusaciones de desinformación. En la demanda, se califica a la definición de desinformación por parte de la Legislatura como “fascista” e “irremediablemente vaga”.

En California, uno de los bastiones del Partido Demócrata, una tracalada de leyes destinadas a imponer una sola opinión sobre el coronavirus, y la pandemia fueron aprobadas pero aún no han sido firmadas por Newsom, temiendo una posible retalía legal por parte de grupos que aglutinan a padres, médicos y opositores a la vacunación forzada.

En agosto, el legislador ultraizquierdista Scott Wiener presentó un proyecto que permitía a los menores de 15 años dirigirse voluntariamente a un centro de vacunación e inocularse sin el consentimiento de sus padres, mientras que otra ley presentada por dos diputados demócratas obligaba a todos los trabajadores del sector privado a inocularse.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

Trump acelera la campaña en Michigan: Criticas a los republicanos pro-Biden, burlas a Kamala Harris y el deseo de volver a ser candidato

Publicado

en

Cada vez faltando menos para las elecciones de medio término, Trump animó a sus votantes en Michigan, donde coqueteó con volverse a presentar como candidato si los resultados en noviembre son históricos para el Partido Republicano.

A 38 días de las elecciones de medio término, el expresidente Donald Trump desembarcó en Michigan para reencontrarse nuevamente con sus seguidores en un masivo evento y visitar a sus candidatos en uno de los estados que serán claves para determinar si los republicanos recuperan el control del Senado y de las gobernaciones estatales.

Ante una multitud y durante las casi 2 horas de discurso, Trump arengó a su base de votantes para que se dirijan en masa a los comicios en noviembre, remarcando los cuatro mayores problemas que está sufriendo el país en este momento gracias a las políticas de Biden: la inflación, el precio de la nafta, el aumento del crimen y la poca seguridad en la frontera que está atrayendo a millones de inmigrantes.

El exmandatario se llevó la mayor ovación de la noche al hablar de Gretchen Whitmer, la actual gobernadora ultra-demócrata del estado que impuso una de las cuarentenas más estrictas en todo el país similar a la de California, a la que Trump calificó como una “abortista radical” y una de las gobernadoras “más radicales y siniestras”.

La rival de Whitmer es la trumpista Tudor Dixon, una empresaria local que fue invitada por Trump a subir al escenario en medio del discurso a dar algunas palabras.

“No vamos a dejar que nuestros hijos se radicalicen, no vamos a dejar que nuestros hijos se sexualicen, no vamos a dejar que se demonice a nuestras fuerzas de seguridad y no vamos a decir a nuestros negocios que no pueden expandirse”, expresó Dixon.

Otro de los momentos de gran ovación de la noche vino cuando Trump mencionó su victoria ante Hillary Clinton en la elección del 2016 y volvió a denunciar el fraude ocurrido en la del 2020: “Fue una elección arreglada y robada, ¿quién podría haber pensado nuestras elecciones serían tan tercermundistas? Francamente, no creo que volvamos a tener unas elecciones justas de nuevo”.

En otro pasaje de su discurso, para denunciar la persecución judicial demócrata que él y sus aliados están sufriendo por directiva de la Casa Blanca de Biden, Trump agradeció a Ginni Thomas, la esposa del juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, que testificó voluntariamente ante el comité extrajudicial demócrata del 6 de enero esta semana y reafirmó su pensamiento de que la elección fue robada por el Partido Demócrata.

“Ella no se achicó ante la presión como tantos otros. Dijo lo que pensaba, dijo lo que creía. Demasiados republicanos son débiles y tienen miedo y así no podemos tener un país”, denunció Trump, arremetiendo contra el ala moderada de su partido que decidió hacerle el juego a los demócratas en la última elección.

El exmandatario aprovechó una parte de su discurso para burlarse de otro papelón que pasó en su visita a la Zona desmilitarizada de Corea la actual vicepresidenta Kamala Harris, donde, en uno de sus constantes furcios, calificó a la comunista Corea del Norte liderada por el dictador Kim Jong-un como una aliada de los Estados Unidos en lugar de la capitalista Corea del Sur, amiga de los Estados Unidos desde hace décadas.

“Creo que fue uno de los peores errores de todos. ¿Se imaginan? Están en la frontera, Corea del Norte está disparando misiles mientras ella habla y estás diciendo que Corea del Norte es nuestro aliado y nuestro amigo. Es una gran incompetencia”, reflexionó Trump durante una parte del discurso.

Para finalizar, el empresario republicano cerró su mitín coqueteando una vez más con presentarse como candidato en las presidenciales del 2024, algo que viene haciendo de forma continua en sus eventos y que cada vez es más solicitado por sus seguidores.

“Puede que tengamos que hacerlo de nuevo, volver a presentarnos y ganar. Creo que van a ser felices cuando lo confirme, pero primero tenemos que conseguir una victoria histórica para el Partido Republicano este noviembre”, concluyó el expresidente para cerrar una noche cargada de entusiasmo para sus votantes en Michigan. 

Seguir Leyendo

Tendencias