Conecte con nosotros

Estados Unidos

¿Ganó alguna guerra Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial? Un caso de estudio

Publicado

en

Tras la caída de Kabul, y con la caída de Saigón y de Teherán en mente, muchos se han preguntado en los últimos días si la gran potencia estadounidense, que tiene el poderío militar más grande de la historia, realmente logró cumplir sus objetivos bélicos en los últimos 70 años.

Es muy común escuchar a quienes opinan que Estados Unidos luego de la Segunda Guerra Mundial no ha obtenido ninguna victoria militar. La idea de lo que leerán a continuación es poner esa percepción en un contexto más amplio, y posteriormente, observar cómo aplica esa mirada a otras dos naciones como Rusia y China, y lo que pasó a significar ganar una guerra luego de las dos grandes guerras.

Posterior a la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos llevó adelante diferentes acciones militares, de distinta envergadura que me atrevo a colocar en dos categorías diferentes, las que se llevaron a cabo durante la Guerra Fría y las que se iniciaron luego de la Caída del Muro de Berlín.

En el primer caso, hay dos que resaltan claramente, y que seguramente los lectores tienen en mente Corea (1950-1953) y Vietnam (1955-1975).  Analicemos un poco ambas.

En Corea, Estados Unidos y buena parte de la ONU, enfrentaron una guerra de tipo convencional en la península coreana, es decir combates que por sus características eran similares a los que se llevaban a cabo en Europa durante la Segunda Guerra. Fuerzas militares regulares combatiendo contra otras en un espacio geográfico tridimensional, y donde la población civil no era el objeto directo de las acciones.

En Corea, tras la intervención China, la única solución realista de alcanzar era la que se obtuvo: una línea de separación entre dos Coreas y un statu quo que se ha mantenido hasta hoy. La alternativa a ello hubiera sido una hecatombe nuclear, un umbral que sabemos, razonablemente, no quiso cruzarse.

Vietnam por su parte, es una larga guerra, que Estados Unidos con otras naciones aliadas, lleva adelante pero de características completamente diferentes a Corea. No era una guerra donde primaran las operaciones entre fuerzas regulares, sino una donde se combatía a una guerrilla que en modo sostenido, buscaba empeñarse de manera no sostenida y evitaba toda retención de terrenos.

Los planificadores de Estados Unidos mayormente equivocaron la comprensión del tipo de guerra que enfrentaban (hubo excepciones a esto, pero no llegaron a tener tiempo para implementar sus miradas o el apoyo sostenido para ellas) y ello llevó a la debacle que conocemos con el abandono del país y casi dos años después la caída de Saigón en 1975 en manos comunistas.

Vietnamitas aliados de Estados Unidos y diplomáticos norteamericanos subiéndose al último helicóptero que abandonaba Saigón.

Simultáneamente, siempre en ese período de la Guerra Fría, se llevaba adelante la confrontación directa con la Unión Soviética en todo lo relativo a las armas nucleares en sus distintas plataformas (terrestres, submarinas, aéreas) y alcances (tácticas y estratégicas); y otra más encubierta en las guerras revolucionarias y contra revolucionarias en África y América Latina; todas en el marco del creciente desarrollo económico de Estados Unidos y Occidente en general respecto a una Unión Soviética que claramente mostraba la inviabilidad del sistema comunista que se hizo del poder en la Rusia de los zares en 1917.

A pesar de los traspiés en Vietnam y en América Latina, la Guerra Fría tuvo un claro ganador: Estados Unidos. Pero a pesar de lo que han dicho muchos historiados de la época, la historia no terminó allí. Luego de la Guerra Fría, comienzan intervenciones de Estados Unidos sin un objetivo claro ni una guerra geopolítica contra un imperio del mal, lo cual generó diversos resultados que, a pesar de una clara supremacía en el campo de batalla, parece haber dejado al país norteamericano en una situación de clara debilidad.

En la Primera Guerra del Golfo, en 1991, Estados Unidos muestra, junto a una gigantesca coalición, una capacidad de movilización de tropas impresionante y una fuerza militar profesional muy diferente a la que había salido de Vietnam. La campaña enfrenta un enemigo convencional, bien pertrechado, pero pésimamente conducido. Esto fue una victoria fulminante de Estados Unidos, pero no se logra el consenso para llevar a cabo un cambio de gobierno en Irak y Saddam Hussein se mantiene al frente del beligerante país.

La Intervención de Somalia en 1993, en el marco de una operación de la ONU, y a pedido del Secretario General de la misma, tropas de Estados Unidos intervienen para asegurar cierto marco de estabilidad en el caos de la guerra civil somalí. En ese ámbito, y mientras las fuerzas estadounidenses tratan de capturar a un jefe de uno de los clanes locales, mueren 18 militares y casi 80 resultan heridos. Ello en un medio no convencional, con fuerzas que se mimetizaban entre la población civil. La reacción de Washington fue retirar sus fuerzas de la misión, lo cual fue un preludio del tipo de guerra que Estados Unidos tendría problemas para ganar en las próximas décadas.

La Invasión de Afganistán en 2001, que duró hasta 2021, fue una guerra contra un enemigo irregular; que se entendió así desde el principio; pero que se vio condenada al fracaso por la tolerancia a Pakistán mientras le daba santuario al Talibán, además del empecinamiento en una política de nation building inviable para una cultura tan atravesada por el islamismo. Somos testigos hoy del desenlace de esta intervención.

La Invasión a Irak en 2003, llamada también como la Segunda Guerra del Golfo, comenzó como una campaña regular de Estados Unidos y aliados, contra el mismo enemigo que operó de una manera más inteligente que en 1991, pero que fue aplastado por la capacidad de combinar maniobra y poder de fuego de Estados Unidos. Posteriormente, la campaña se transformó en operaciones contrainsurgentes y derivó en una guerra civil de diferentes intensidades que se mantiene en buena medida hasta hoy, aunque desde 2011, la invasión se convirtió en otro intento de nation building como el que se intentó y fracasó en Afganistán. Estados Unidos evidenció una capacidad militar abrumadora pero serias limitaciones en la fase contrainsurgente.

Tropas norteamericanas derriban las estatuas del dictador Saddam Hussein.

Pero no se puede hablar de éxito/fracaso sin mencionar a la competencia. Veamos ahora a Rusia. Este país, fue claramente uno de los más victoriosos en la Segunda Guerra Mundial.

La Unión Soviética en mí mirada al menos era una “construcción” con mando absoluto en Moscú, por lo cual usaré la palabra Rusia de aquí en más para referirme a la nación rusa. Desde el fin de la Segunda Guerra, y como Estados Unids, tuvo diferentes intervenciones directas para impedir levantamientos en Europa Oriental o soportando con asesores en Corea y Vietnam.

Sin embargo, guerras con un empañamiento relevante fueron:

La Guerra Fronteriza con China en 1969, donde Rusia demostró mayor capacidad para enfrentar a un enemigo convencional.

Su propia Invasión de Afganistán entre 1979 y 1989, donde Rusia ingresó al territorio afgano con un despliegue militar convencional abrumador, muy basado en blindados y su fuerza aérea táctica. Pero ese poder militar fue completamente inadecuado para enfrentar una fuerza irregular que elude acciones decisivas y no busca retener terrenos. Sus planificadores militares estuvieron 10 años evaluando opciones capaces de imponerse a sus enemigos pero fracasaron y finalmente abandonan el país.

La Guerra en Chechenia y Dagestan, que duró desde 1994 al 2009, contó con operaciones militares rusas que buscaban eliminar fuerzas separatistas, y en ellas se puede notar el estado caótico de las tropas rusas luego de la caída de la URSS y la evolución de las mismas fundamentalmente bajo el período de gobierno de Putin, convirtiéndose en fuerzas más profesionales y sofisticadas.

La Campaña en Georgia 2008 y la ocupación de Crimea de 2014: En ambas situaciones, Rusia enfrenta fuerzas convencionales. Su capacidad de despliegue abruma a lo que pueden oponerle tanto Georgia como Ucrania, y logra sin contratiempos sus objetivos en ambas ocasiones.

Podemos mencionar el a mi juicio muy eficiente empleo de las fuerzas aéreas tácticas rusas en Siria, que permitieron al régimen de Al Bashar sostenerse sobre bases mucho más firmes en su guerra civil, al tiempo que los rusos limitaron su involucramiento en esa guerra sin comprometerse decisivamente.

Veamos el caso de China. Luego de la guerra civil que finaliza con la toma del poder en 1949 de Mao y el partido Comunista, las fuerzas militares chinas intervienen en una guerra regular en Corea, logrando que su aliado Corea del Norte pueda evitar una derrota en manos de Estados Unidos y la ONU. Es de remarcar que las fuerzas chinas mostraran esa capacidad de combate a poco tiempo de haber finalizado su lucha civil y frente a un enemigo muy superior en poder de fuego.

Luego debió enfrentar la Guerra Fronteriza con India 1962, que fue otra de carácter regular en la que China se mostró superior a las fuerzas indias en esta breve confrontación fronteriza, en un terreno complicado.

En la Guerra Fronteriza con Rusia 1969, el Ejército chino no estaba en capacidad de enfrentar a un enemigo como Rusia. La guerra, muy breve, fue de carácter regular y resultó en una devastadora derrota en manos de China.

La Guerra con Vietnam en 1979, cuando China invade Vietnam y es repelida de manera muy eficiente por parte del Ejército vietnamita. Se da una guerra de carácter regular en el marco de un territorio muy poco apto para el empleo de medios blindados. Sin embargo, a través de la política logra instalar un gobierno aliado en Vietnam, y logra unificar el país tras la retirada de Estados Unidos.

Posteriormente a estas guerras, China no ha tenido experiencia de combate reciente.

Voy a dar mí mirada general sobre todo lo que hasta aquí he detallado. Tanto Estados Unidos como Rusia, han evidenciado posteriormente a la Segunda Guerra Mundial capacidades relevantes para llevar adelante guerras de tipo convencional, es decir contra enemigos constituidos por fuerzas regulares. Y la limitación a obtener una victoria ha sido como en el caso coreano, cuando lograrla significaba el riesgo de una confrontación nuclear contra otro actor con similares capacidades en ese campo.

Al mismo tiempo, ambas naciones demostraron su ineptitud para enfrentar las complejidades que la guerra no convencional o bien en un ambiente híbrido, es decir, donde actúan de manera simultánea fuerzas oponentes regulares e irregulares. No es que no hayan desarrollado doctrinas y manuales para ese tipo de guerras, pero en los hechos han fracasado.

¿Y qué podemos decir de China? Como dijo Kissinger, China es una manera de ver el mundo… Tiene una historia de miles de años. Sin embargo desde hace 42 años no desarrolla operaciones militares que le demanden un esfuerzo considerable, y eso es deliberado.

En ese lapso sus Fuerzas Armadas han asistido a una transformación copernicana. Dejaron atrás, muy atrás, el concepto de fuerza de masas, para optar por el de una fuerza más reducida, profesionalizada, con capacidades tecnológicas de primer orden, muy bien adiestradas; pero hasta el momento sin experiencia de combate…

Para ir cerrando y volviendo al título del trabajo. Estados Unidos sigue siendo a mi juicio, la potencia militar capaz de enfrentar cualquier enemigo regular del planeta con chances ciertas de poder salir victorioso de ese choque. El empleo de ese recurso, es una decisión política y la credibilidad de la apelación es de ese ámbito, no del militar. 

Rusia y China poseen fuerzas militares relevantes, y creo que con criterio, buscarán evitar políticas que las pongan en la situación de enfrentar fuerzas irregulares, pues tendrían las mismas dificultades que Washington para atender las demandas de ese tipo de guerras sin apelar a un uso indiscriminado del poder militar.

Las guerras del Siglo XXI, donde la hibridez se haga presente, impondrá severas limitaciones a la obtención de una victoria militar del tipo de las que era observable en la Segunda Guerra Mundial. Comprender esa situación es la tarea primordial de los políticos, de manera de no exigir al instrumento militar cosas que no puede brindar. Gigantesco desafío, que no tiene todavía una salida.


Por Guillermo Lafferriere, para La Derecha Diario.

Estados Unidos

DeSantis nombró al Dr. Ladapo a cargo de la Salud en Florida: la principal voz detractora de la cuarentena

Publicado

en

El médico nigeriano Joseph Ladapo fue nombrado por el gobernador Ron DeSantis como la máxima autoridad sanitaria del Estado. Con amplias credenciales académicas, cobró notoriedad nacional por rechazar la cuarentena y la vacunación obligatoria.

El gobernador trumpista de Florida, Ron DeSantis, nombró este 22 de septiembre al doctor Joseph Ladapo como nuevo Cirujano General del Departamento de Salud del Estado, un cargo equivalente al de Ministro de Salud en otros países.

Florida va a rechazar completamente el miedo como el vehículo para crear políticas públicas. El miedo, lamentablemente, ha sido la pieza central en la salud pública”, dijo Ladapo, quien pasará a hacerse cargo de la política de reacción contra la pandemia en Florida

Ladapo nació en Nigeria y se mudó a los Estados Unidos a los cinco años. Es hijo de un experto en microbiología y él siguió los pasos de su padre como médico y especialista en ese tema. Graduado de medicina de la Universidad de Harvard, con posgrados en universidades de Israel y Europa, trabajó durante años como investigador para la UCLA en California, donde recibió múltiples reconocimientos por su labor científica.

Sin embargo, en los últimos años salió a la luz que Ladapo era un simpatizante de Trump, lo que llevó a que sea cancelado de muchos de los círculos académicos que antes lo tenían de ídolo. Esa censura política tuvo su contracara, y ahora trabajará codo a codo con el gobernador DeSantis para combatir la pandemia en el Estado de Florida, uno de los más abiertos de todo el país.

Ladapo no cree que la vacuna sea la solución a todos los problemas causados por el COVID 19, y rechaza la vacunación obligatoria que quiere introducir Joe Biden a nivel federal. DeSantis ya anticipó que Florida no acatará la orden presidencial y Ladapo se hará cargo de que no se implemente esta orden en la población floridense.

El estado promoverá la buena salud, y la vacunación no es el único camino para lograrlo. Esto se ha tratado como una religión, y no tiene sentido. La vacunación, tener un peso saludable, ejercitar más y comer más frutas y verduras, todo es importante”, agregaba Ladapo.

En un artículo de opinión publicado en el periódico Wall Street Journal, Ladapo había asegurado en junio que los riesgos de la vacuna sobrepasan los beneficios en casos de personas que no son vulnerables ante el COVID 19, como los niños o los adolescentes.

También argumenta que las personas que se hayan recuperado ya del virus generando anticuerpos, no deberían vacunarse, al menos no en el corto plazo. Por último, afirma que la inmunidad de rebaño como consecuencia del contagio natural será la única manera cierta de salir de la pandemia.

La visión de Ladapo se alinea con la del gobernador DeSantis, quien desde comienzos de la pandemia ha tomado un rol más pasivo que muchos de sus colegas, oponiéndose a los cierres y dejando que la población se cuide sin demasiadas imposiciones gubernamentales.

Ambos son grandes defensores de los derechos individuales y su postura con respecto a los barbijos se reduce a que es una opción personal utilizarla, o una decisión de los padres en el caso de los menores de edad.

Ladapo tendrá un rol fundamental en la disputa llevada adelante por el Estado en contra de la obligatoriedad de uso de tapabocas en escuelas que pidió Joe Biden. Si bien a nivel estatal DeSantis anunció que no se respetaría la orden, 13 de los 67 distritos escolares de Florida se unieron para exigir que se implemente y anunciaron que obligarían a los niños a usar barbijo durante toda la jornada, lo que llevó al gobernador a quitarle fondos a los distritos que adoptaran tal medida.

La idea de que las personas no puedan tomar sus propias decisiones en temas de salud está mal y no es algo que vamos a apoyar desde aquí, concluyó su discurso de aceptación Ladapo.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Un desertor chino asegura que el virus fue creado y propagado intencionalmente por China

Publicado

en

Wei Jingsheng dice que le intentó avisar a las autoridades de Estados Unidos en octubre del 2019 que tenía información directamente desde China sobre la pandemia pero que no fue escuchado por el gobierno hasta muy tarde.

El desertor chino Wei Jingsheng dijo en una reciente entrevista que el coronavirus (SARS-CoV-2) fue creado en un laboratorio militar y que fue deliberadamente propagado por primera vez en los Juegos Militares Mundiales en Wuhan, en octubre de 2019.

Jingsheng es parte de un grupo de fuentes consultadas por la autora australiana Sharri Markson, en la redacción de su libro “Qué Pasó Realmente en Wuhan”, que saldrá el próximo 29 de septiembre, junto a un documental del mismo nombre, que saldrá en Fox News. En el testimonio que dio para la investigación del libro, reveló información crucial sobre el verdadero origen de la pandemia

El ex miembro del Partido Comunista Chino que pasó 18 años en un campo de concentración por hablar en contra del régimen, hasta que logró escaparse y exiliarse a Estados Unidos, asegura que compartió esta información en noviembre del 2019 con las agencias de inteligencia norteamericanas, incluso llegando a hablar con un político estadounidense muy cercano a Trump (que en aquel entonces era presidente) y con el activista chino de derechos humanos, Dimon Liu. Pero nadie le hizo caso.

“Sentí que las agencias de inteligencia no estaban tan preocupadas como yo, así que hice todo lo posible para brindar información más detallada. Les dije que China tenía en sus planes crear una pandemia para perjudicar a Occidente dos meses antes de que pasara, dijo Wei Jingsheng.

En octubre del 2019, salieron reportes en varios medios que los atletas estadounidenses y de otros países en el evento se enfermaron con una infección misteriosa, que a la fecha no se ha podido identificar qué fue. Ninguno tuvo problemas graves y lo atravesaron como una gripe fuerte.

El ex asesor de Trump en asuntos chinos, Miles Yu, declaró esta semana que hubo un número de atletas franceses, canadienses, alemanes y estadounidenses que se enfermaron con síntomas similares a los de Covid, pero nunca fueron diagnosticados porque en ese entonces no se sabía de la existencia del virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el primer informe de China de una “neumonía de etiología desconocida” data del 31 de diciembre. Sin embargo, según este testimonio, el virus ya estaba en Norteamérica y Europa desde fines de octubre.

La ceremonia de apertura de los Juegos Militares tuvo lugar el 18 de octubre de 2019 y los más de 9.000 participantes comenzaron a regresar a aproximadamente 100 países dos semanas después. Según un estudio publicado en 2020 del Instituto Nacional de la Salud, hubo casos de Covid-19 en Estados Unidos tan temprano como diciembre del 2019, contrario a lo que dice la OMS, que los primeros casos llegaron en enero.

Si la comunidad de inteligencia hubiera comenzado a verificarlo en ese entonces, quizás Occidente se habría dado cuenta a tiempo que el COVID-19 era una amenaza seria. Después de las alarmas que sonó Wei Jingsheng en octubre de 2019, a Beijing le llevaría dos meses más, el 31 de diciembre, incluso notificar a la Organización Mundial de la Salud sobre los peligros y otros 19 días para admitir la evidencia de transmisión de persona a persona.

En la imagen: La ceremonia de apertura de los 7° Juegos Mundiales Militares del CISM en Wuhan en octubre de 2019.

La fuga de laboratorio 

Todavía falta una semana para que salga el documental completo, pero según los primeros reportes de la investigación más importante del siglo, no hay dudas de que el virus se fabricó en un laboratorio en Wuhan.

El 12 de septiembre de 2019, la base de datos de virus del Instituto de Virología de Wuhan se desconectó y, con ella, desaparecieron 22.000 muestras de coronavirus. El documental asegura tener evidencia de esto y lo mostrará cuando salga al aire.

Ese mismo día se reforzó la seguridad en la instalación y se emitió una licitación para reemplazar el sistema de aire acondicionado. Posteriormente hubo un apagón de comunicaciones, sin actividad de teléfonos celulares o señales.

El instituto también hizo una batería de gastos, comprando un incinerador de desechos médicos aéreos y un equipo de PCR para detectar coronavirus en general.

Las personas que tuvieron más acceso a la mayor cantidad de inteligencia, le están diciendo que el origen más probable del COVID-19, del virus de Wuhan, fue una fuga de laboratorio en el Instituto de Virología de Wuhan, dijo John Ratcliffe, ex director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos durante el mandato de Trump. 

“Es muy probable que esto sea lo que sucedió y es más que una posibilidad, es ciertamente una probabilidad y probablemente una certeza, aseguró.

“A fines de 2019, tenemos inteligencia de fuentes de inteligencia humana y fuentes de inteligencia de señales y otras fuentes de inteligencia que nos decían que había algún tipo de problema en Wuhan, dijo. 

Ratcliffe dijo que el Partido Comunista de China no habría silenciado a médicos, científicos y periodistas si sólo hubiera un virus natural de alguien que “se comió un murciélago”.

La entrevista con Ratcliffe y con el mismo Donald Trump ya está publicada en el canal de streaming Fox Nation

 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Estados Unidos no permitirá el ingreso de extranjeros vacunados con Sputnik V

Publicado

en

Si bien aún no especificaron cómo aplicarán la medida, quedarían afuera aquellos que tengan vacunas no aprobadas en el país.

El gobierno de Joe Biden está implementando un sistema de requerimientos para ingresar al país basados en el esquema de vacunación del aplicante, a pesar de las aperturas y medidas que vienen surgiendo en todo el mundo. Sin embargo, ni la CDC norteamericana ni la Organización Mundial de la Salud aprobó todas las vacunas que se están aplicando, entre ellas la Sputnik V, una de las más usadas en Argentina.

Estados Unidos anunció el último lunes que solo dejaría entrar extranjeros totalmente vacunados, aunque esta decisión aún no deja en claro qué sucederá con el ingreso de quienes no tengan las vacunas aprobadas por la OMS, lo que dejaría afuera a la marca rusa que produce el Instituto Gamaleya.

La OMS está en proceso de aprobar la Gamaleya-Sputnik VBharat Biotech y una versión light de Sinopharm. En Estados Unidos, por su parte, fueron aprobadas solo las vacunas desarrolladas localmente.

Además de presentar una prueba de vacunación contra el Covid, quienes viajen a Estados Unidos deberán hacerse un test en los tres días previos a embarcar y portar mascarilla durante el viaje, dijo Jeff Zients, coordinador de la lucha contra la pandemia en la Casa Blanca.

En una entrevista con la AFP, Thierry Breton, comisario europeo para el mercado interno, dijo que la nueva orden abarca a las vacunas reconocidas por la agencia farmacéutica estadounidense (FDA). Esa vacunas son las Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson (Janssen).

La FDA no ha aprobado la vacuna de AstraZeneca, utilizada por muchas naciones europeas, pero Breton dijo que habló con Zients y percibió señales esperanzadoras, y que será aprobada en las próximas semanas. Lo mismo ocurre con la Sinopharm y Sinovac china, pero no así con la rusa o la india.

Cuáles son las vacunas contra el coronavirus aprobadas por la OMS

  • Pfizer-Biontech
  • AstraZeneca (en todas sus variantes y sedes de fabricación)
  • Johnson & Johnson-Janssen
  • Moderna
  • Sinopharm
  • Sinovac

Seguir Leyendo

Trending