Conecte con nosotros

Estados Unidos

Un terrorista islámico atacó el Capitolio de los Estados Unidos y asesinó a un policía: ¿por qué ningún medio habla de esto?

Este viernes por la tarde, un terrorista musulmán seguidor de la Nación del Islam embistió contra una barricada en la puerta del Capitolio y asesinó a un policía con un machete.

Publicado

en

Este viernes 2 de abril, una violenta escena se produjo en la ciudad de Washington D.C., cuando un auto se incrustó contra las barricadas que custodian el Capitolio de los Estados Unidos y posteriormente un hombre armado con un cuchillo y un machete se bajó de vehículo y empezó a atacar brutalmente a la policía, dejando un saldo de 1 oficial muerto y 5 heridos. 

La capital del país norteamericano se encuentra completamente militarizada desde el 6 de enero, cuando los simpatizantes de Trump entraron al Congreso para reclamarle a los legisladores que no certifiquen la victoria de Joe Biden sin convocar una auditoría general del proceso electoral de 2020.
A pesar de estar bajo ley marcial, habiendo más de 5.000 efectivos militares y policiales patrullando las calles, y miles de barricadas por toda la ciudad, nadie pudo frenar a un terrorista arriba de un Sedán de color azul oscuro que evadió los puestos de control y llegó a estrellarse contra una de las barricadas en las puertas del Capitolio.

El terrorista se bajó del vehículo con un cuchillo e ignorando los avisos de la Policía Metropolitana de Washington se abalanzó sobre los oficiales de la zona y llegó a acuchillar a seis hasta que fue abatido a tiros por los demás efectivos.
De acuerdo a los primeros reportes que se dieron, el sospechoso fue llevado al hospital junto a otros dos oficiales de la Policía que fueron heridos de gravedad. Los otros cuatro sufrieron heridas leves. 
Finalmente se confirmó que el sospechoso murió en el hospital y minutos más tarde se supo la triste noticia que uno de los oficiales heridos también sucumbió a sus heridas.

Ad

La situación fue muy confusa ya que los primeros reportes se dieron en redes sociales por vecinos de la zona, que estando confinados en sus casas por la cuarentena grabaron muchas escenas del ataque terrorista.

Los medios demócratas salieron rápidamente a hablar de un ataque supremacista blanco, tratando de vincular el hecho con las protestas del 6 de enero. Esto resultaría totalmente falso.

Después de mucha confusión, la Jefa de la Policía de Washington, Yogananda Pittman, dio una conferencia de prensa donde confirmó la identidad tanto del terrorista como del oficial fallecido.

El policía asesinado se trataba de William ”Billy” Evans, un veterano de 18 años de ejercicio en la Policía Metropolitana. Muchos de sus compañeros lamentaron la perdida de Evans y señalaron que era una persona maravillosa y muy comprometida con su país. A partir de su muerte la ciudad de Washington amaneció con sus banderas a media asta para rendirle homenaje. 

El terrorista fue identificado como Noah Green, un afroamericano de 25 años de edad y oriundo de West Virginia, creyente del fundamentalismo islámico, radicalizado por ISIS en redes sociales, y seguidor del grupo extremista Nación del Islam y del supremacista negro Malcolm X.

Debido a la prohibición de armas que existe en Washington D.C., el yihadista utilizó una modalidad de ataque muy común entre los terroristas de ISIS en Europa, el cual consiste en estrellar un auto a toda velocidad contra un lugar y luego matar tantas personas como puedan con un cuchillo o un objeto contundente antes de ser abatido. 

Ad

La policía no quiso dar mayores detalles del terrorista, y los medios hegemónicos rápidamente cambiaron de tema luego de reportar inicialmente el ataque.

Quedó en manos de los periodistas independientes de investigar los vínculos del atacante, revisar sus redes sociales y entrevistar a sus conocidos.

El periodista Andy Ngo contó que logró sacar varias capturas a la página personal de Facebook de Noah Green, pero que 15 minutos después de que su nombre sea revelado a la prensa, su perfil fue eliminado de la red social que maneja Mark Zuckerberg.

Ngo mostró las capturas que revelan que Green le donó dinero a la Nación del Islam antes del ataque y que era un devoto seguidor de este movimiento, identificado por su odio al cristianismo y a la radicalización de sus militantes.
Noah X” como era llamado por sus compañeros dentro de la Nación del Islam, se había graduado en 2020 de la Universidad Christopher Newport, donde además jugaba al fútbol americano.
A pesar de sus claros mensajes radicales, escribiendo que “el Estado es el mayor enemigo de los negros” y que “todos los blancos deben morir“, nadie en su entorno había denunciado su peligroso comportamiento.

Ad

El medio USA Today entrevistó a sus antiguos compañeros universitarios. Andre Toran, un compañero suyo del equipo de fútbol americano que ambos compartían en la Universidad, describió a Green como una persona “extremadamente introvertida.

Toran además compartió una publicación de Green en Facebook (que la red social ya eliminó) en el cual el yihadista acusa a sus compañeros de dormitorio de haberlo drogarlo, lo cual le habrían provocado convulsiones, paranoia, depresión y una fuerte abstinencia que nunca pudo superar. Sin embargo, los demás compañeros afirman que Green siempre fue un adicto a las drogas.

Otra compañera de Green, de nombre KC Humphries, le dijo al noticiero que en los últimos años de en la facultad había notado extraños cambios en el tipo de contenido que publicaba en redes sociales. Humphries describió que de publicar contenido “inocuo” y “normal” pasó a subir contenido “raro, como si fuera parte de un culto, en referencia a su ingreso a la Nación del Islam. 
Humphries contó que en un momento empezó a pedirle a sus compañeros que lo llamen ”Noah X” y que vivía publicando discursos de Louis Farrakhan y de Elijah Muhammad, ambos lideres de la Nación del Islam.
Farrakhan es una reconocida y peligrosa figura de la comunidad islámica en Estados Unidos, con una importante influencia en el Congreso de Estados Unidos, en particular con la diputada musulmana Ilhan Omar y el senador demócrata Raphael Warnock.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

La embajada de Estados Unidos en Ucrania ordenó evacuar a las familias y personal no esencial

Publicado

en

En respuesta a la amenaza de invasión por parte de Rusia, el Departamento de Estado efectuó la medida que podría comenzar desde el próximo lunes.

Los familiares serán evacuados, posiblemente, desde el próximo lunes indicaron los funcionarios del Departamento de Estado a Fox News. Tambien animan a los estadounidenses que permanezcan en el país a irse en vuelos comerciales mientras estén disponibles.

Según un informe de la CNN, la embajada estadounidense en Ucrania ya realizó la solicitud a la Casa Blanca para retirar del país a todo el personal diplomático no esencial.

Fuentes cercanas al gobierno ucraniano indican que Estados Unidos notificó las medidas a efectuar en las próximas semanas. De hecho, el Presidente ucraniano Volodimir Zelenski, habló recientemente con el Secretario de Estado Antony Blinken, para informarle que le pareció una “reacción exagerada” que podría generar desconfianza en el Gobierno ucraniano.

No obstante, no fue la unica embajada evacuada. Desde el 5 de enero los rusos tomaron las mismas medidas de precaución en su embajada y los consulados. Esto puede significar propaganda o preparación para un conflicto inminente.

Por otro lado, el viernes pasado, la embajada estadounidense publicó en Twitter la ayuda enviada por el país norteamericano. Lo que sumo un malestar más para el conflicto.

Unas 90 toneladas de armamento letal y municiones para los defensores de Ucrania en el frente. Catalogado como “el primero de muchos envíos”. Esta partida había sido aprobada en diciembre, pero Blinken la dio a conocer la semana pasada.

Mientras tanto los asesores politicos de Francia y Alemania, entablaran conversaciones en “formato de Normandía” con Rusia y Ucrania, en París el 25 de enero para tratar la situación en el Este.

En paralelo, los ministros de defensa de Gran Bretaña y Rusia se reunirán en Moscú luego de que desde Downing Street dijeran que el país euroasiático seria “castigado” en caso de avanzar sobre la frontera ucraniana.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

En su primer día como gobernador, el trumpista Glenn Youngkin desarma décadas de leyes de izquierda en Virginia

Publicado

en

Firmó 11 decretos inmediatamente después de asumir y ordena investigar a los funcionarios del condado de Loudoun por irregularidades electorales, prohíbe cursos de adcotrinamiento educativo en las escuelas, y más.

El trumpista Glenn Youngkin juró como gobernador de Virginia el pasado 15 de enero. Ese mismo día cumplió con prácticamente todas sus promesas de campaña, firmando 11 órdenes ejecutivas que desarmaron décadas de leyes y regulaciones demócratas.

Youngkin había dado el batacazo en las elecciones especiales a gobernador el año pasado, ganando un Estado que hace muchos años que estaba en manos demócratas, e incluso Biden había ganado en 2020 por 10 puntos sobre Trump. El empresario apadrinado por Trump le ganó a Terry McAuliffe por 2 puntos y cementó la primera victoria republicana en el Estado en 15 años.

Entre otras cosas, firmó la eliminación de los cursos de la Teoría Crítica de la Raza de las escuelas, ordenó la investigación de irregularidades electorales en el condado de Loudoun de las elecciones del 2020 y eliminó el uso obligatorio del barbijo en las escuelas, habiendo sido éstas las principales propuestas de su campaña.

Los decretos ejecutivos, incluyeron:

  • Para restaurar la excelencia en la educación poniendo fin al uso de conceptos divisivos, incluida la Teoría Crítica de la Raza, en la educación pública.
  • Para empoderar a los padres de Virginia en la educación y crianza de sus hijos al permitirles tomar decisiones sobre si su hijo usa una barbijo en la escuela.
  • Para restaurar la integridad y la confianza en la Junta de Libertad Condicional del Estado de Virginia.
  • Para investigar irregularidades electorales en el condado de Loudoun.
  • Para hacer que el gobierno trabaje para los habitantes de Virginia mediante la creación del Oficial Principal de Transformación de la Commonwealth, una especie de defensor del pueblo.

  • Para declarar Virginia abierta al público, sin nuevas cuarentenas.
  • Para combatir y prevenir la trata de personas y brindar apoyo a los sobrevivientes.
  • Para establecer una comisión para combatir el antisemitismo.
  • Para retirarse de la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero (RGGI), que ponia impuestos sobre la emisión de carbón.

Además de las órdenes ejecutivas, Youngkin firmó dos directivas gubernamentales, una para eliminar cientos de regulaciones laborales —según el gobernador, el 25% de las leyes laborales serán eliminadas— y otra para rescindir el mandato de vacunación contra el coronavirus para los empleados estatales.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

A un año de Biden: Inflación galopante, fracasos legislativos y la pandemia en su peor momento

Publicado

en

El Partido Demócrata entra en crisis a tan solo un año de empezar su gobierno, con un lider que ostenta una desparobación histórica por parte de la población.

Este 20 de enero se cumple un año de la asunción del demócrata Joe Biden a la presidencia. A pesar de que había llegado a la Casa Blanca con mucho optimismo, habiendo sido el candidato a presidente opositor más votado de la historia y con amplio apoyo en ambos partidos, su gestión ha sido calificada como una de las peores de la historia.

Esto se traduce a números. Estados Unidos cerró su primer año con Biden a la cabeza con una masiva inflación del 7% anual, la suba de precios más alta desde el gobierno de Jimmy Carter, 40 años atrás.

En estos últimos 12 meses, el Congreso solo le aprobó una ley importante, el “American Rescue Plan Act” —una masiva ley de gasto público para “estimular” la economía— en marzo del 2021, y desde entonces ni siquiera se ha tratado en el recinto las otras decenas de mega-reformas que envió.

El mundo está en un nivel de conflicto que no se veía hace tiempo. Mientras que Trump había sido el presidente que más acuerdos de paz firmó desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, durante este último año se reanudaron las tensiones con Corea del Norte, Irán está cada vez más cerca de desarrollar una bomba atómica, y Rusia está a punto de invadir Ucrania.

Todo esto a parte del fracaso histórico de la retirada de tropas de Afganistán, en donde murieron 13 soldados estadounidenses; más que durante la retirada de Saigón de Vietnam, y donde por lo menos 200 civiles estadounidenses quedaron varados.

La pandemia a su vez está en el peor momento desde que salió de China a principios del 2020. Más estadounidenses murieron en 2021 durante la gestión de Biden que en 2020 con el gobierno de Trump, a pesar de que el demócrata disponía de la vacuna en toda su plenitud, de los hospitales preparados con respiradores y de novedosos tratamientos paliativos como anticuerpos monoclonales.

Ante este panorama, no sorprende que Biden ostente los peores números de aprobación de un presidente en la historia moderna del país. Solo un 33% de los estadounidenses aprueban o ven con imagen positiva su gobierno; una caída de 17 puntos en un año, ya que según las mismas encuestadoras, empezó su mandato con 50% de aprobación.

El presidente demócrata tiene un 67% de desaprobación por parte de la población, un número que es compartido por prácticamente todas las encuestadoras, incluso las ultra-demócratas Civiqs y Quinnipiac.

Estos números preocupan gravemente a los jerarcas del Partido Demócrata, puesto que este año hay elecciones de medio término, donde el Congreso deberá reelegir a todos sus diputados y a un tercio de los senadores.

Según el último distritaje en base al censo del 2020, los republicanos tienen una leve ventaja en cuanto a la cantidad de distritos seguros para su partido. Esto sumado a la pésima imagen que tiene Biden, ha llevado a la prensa norteamericana a hablar de una “Red Wave” (en relación a una ola de votos en favor de los republicanos), aunque siempre hay que considerar la posibilidad de un fraude electoral.

En 2021, hubo elecciones especiales en algunos Estados, y en ambos casos hubo una enorme “marea roja”. En Virginia, donde Biden había ganado tan solo meses atrás por más de 10 puntos, ganó para la gobernación el candidato trumpista Glenn Youngkin. En Nueva Jersey, donde Biden ganó por más de 20 puntos, el republicano Jack Ciattarelli, quedó a menos de 2 puntos de ganar el histórico Estado demócrata.

Biden es un fracaso por donde se lo mire, algo esperable para un presidente que llegó al poder sin legitimidad de origen tras haber ganado el voto del Colegio Electoral a través del fraude. Las denuncias de fraude en Georgia, Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Arizona y Nevada todavía están siendo bloqueadas por autoridades demócratas o republicanas anti-Trump, pero ya casi no quedan dudas del masivo atraco a la democracia que impulsó la izquierda norteamericana.

Seguir Leyendo

Trending