Seguinos en redes

Estados Unidos

Una escuela de Florida fue denunciada porque estaba ayudando a un niño a cambiar de género sin el conocimiento de los padres

Publicado

en

Se trata de una niña de 13 años a la que la escuela le puso un nombre en masculino y la trataba de “él”, además la ayudaron a llenar un formulario para hacerse una operación de cambio de género.

Maestras y profesores de la Deer Lake Middle School, denunciados por la familia.

Padres indignados porque funcionarios de la escuela secundario Deer Lake en Tallahassee estaban ayudando a su hija de 13 años a cambiar de género en un instituto médico de la zona.

January Littlejohn, la madre, dijo que estaba “indignada” al enterarse lo que estaban haciendo las maestras y demás personal de la escuela. “Esto está sucediendo en todo el país”, dijo Littlejohn durante una entrevista con Fox & Friends

“Este mismo protocolo está vigente en muchas, muchas escuelas en los distritos de todas partes, e incluso las guías que se utilizan para dictar estos planes de apoyo transgénero dicen explícitamente que no es necesario consultar con los padres”, explicó.

Littlejohn dijo que su hija era amiga de un grupo de estudiantes que hicieron la transición al sexo opuesto “por diversión o porque estaba de moda”. Según contó, su hija también expresó su propia confusión sobre su género cuando vio que sus amigos todos lo hacían.

La madre no le prestó mucha atención al tema, además justo se cancelaron las clases por el inicio de la pandemia, pero descubrió más tarde que la escuela había estado desarrollando un “plan de apoyo transgénero” con los estudiantes que quisieran hacer el cambio de género, que rápidamente la niña retomó en agosto de 2020, cuando volvió a la escuela.

“Eventualmente vimos el plan de apoyo transgénero, que era un documento de seis páginas desarrollado por la clínica que completaron con mi hija, quien tenía 13 años en ese momento, a puerta cerrada, donde le hicieron preguntas que habrían impactado absolutamente su salud“, dijo Littlejohn.

El documento que le hicieron “firmar” incluye preguntas sobre la preferencia de baño de su hija y con qué sexo le gustaría compartir la habitación en las excursiones escolares nocturnas.

“Esta es una forma muy sistemática en la que los padres están siendo excluidos de las decisiones importantes que ocurren con sus hijos y, además, la transición de género es una intervención médica en la que las escuelas no están calificadas para tomar estos pasos sin la participación de los padres”, agregó.

Littlejohn se encargó de exponer estas preocupaciones ante el Florida Family Policy Council en noviembre, donde la madre de tres hijos dijo que “la ideología de género casi destruyó a mi familia”.

Child & Parental Rights Campaign Inc. presentó una demanda a la Junta Escolar del Condado de Leon (LCSB) a fines del 2021 en nombre de Littlejohn y su esposo. La demanda sostiene que la acción de la escuela violó el derecho de los padres bajo las constituciones de Florida y Estados Unidos.

El caso de esta familia es uno de los que inspiraron la Ley de Protección Infantil que firmó el gobernador Ron DeSantis en marzo, la cual prohíbe explícitamente que se hable en las escuelas de temas relacionados a la sexualidad, a la ideología de género o al travestismo hasta tercer grado.

El propio DeSantis así lo reconoció después de aprobar la ley. “El proyecto de ley que firmé hoy protege a los padres de Florida como January Littlejohn. Los funcionarios escolares manipularon a su hija para que hiciera “la transición”, llamándola con un nombre y pronombres masculinos sin el conocimiento o consentimiento de January. Esto está mal y la legislación actual garantizará que no vuelva a suceder“, tuiteó.

Es importante aclarar que la niña tenía 13 años, y la ley de DeSantis protege a los niños hasta 8 años. Dado la malicia clara de este caso, donde se intentó forzar el cambio de género a un menor de edad sin que se enteren sus padres, cabe preguntarse si el gobernador de Florida no se habrá quedado corto, y no habría que elevar la vara de la legislación hasta los 18 años.

Estados Unidos

Biden compró 13 millones de vacunas contra la “viruela del mono” el mismo día que se conoció un caso en Massachusetts

Publicado

en

La Casa Blanca está exagerando la gravedad de los casos de viruela del mono con fines políticos. Se gastó 113 millones de dólares en la vacuna de Jynneos por un solo caso.

Desde hace días se conoció un pequeño rebrote de casos a nivel mundial de pacientes confirmados o sospechosos de tener la “viruela del mono“. La enfermedad es endémica en las regiones selváticas de África, en países como Nigeria, hace varias décadas, pero ahora por primera vez en muhco tiempo se han detectado brotes esporádicos en otras naciones como España, Portugal e Inglaterra.

Es un virus muy parecido a la varicela, pero con la diferencia que presenta inflamaciones de los ganglios en muchas partes del cuerpo. Estos tipos de virus son catalogados de tipo POX, y esta cepa habría sido transmitida por un mono, por eso en inglés se la conoce como “Monkey Pox“.

Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores corporales, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos, agotamiento y, en algunos casos, erupciones cutáneas. Rara vez causa la muerte, y el fallecimiento suele estar vinculado a casos de extrema pobreza en África, donde se han reportado tasas de mortalidad entre 1 y 5%.

El primer caso de rebrote de la viruela del mono afuera de África se presentó el pasado 7 de mayo en el Reino Unido. Con el correr de los días, las autoridades aseguran que la enfermedad comenzó a propagarse en la comunidad y ya se identificaron hasta la fecha 9 infectados en ese país, un número bajo y lejos de ser una preocupación como lo fue el coronavirus.

Pero eso no frenó a Joe Biden de ordenar una revisión nacional de casos, y luego de encontrar uno en Massachusetts, ejecutó ese mismo día la compra de 13 millones de estas vacunas.

La compra se hizo a los laboratorios Jynneos, por un monto total de 113 millones de dólares. El vocero de asuntos de salud pública de la Casa Blanca, Vivek Murphy, aseguró que no es una enfermedad para preocuparse pero anticipó que si no se “actúa rápido” podría convertirse en la “próxima gran pandemia”.

jynneos
Vacuna de Jynneos, aprobada por la FDA en 2015.

Lejos de ser una enfermedad de transmisión por aire como el coronavirus, la viruela del mono se transmite por el contacto de piel. Pero suele tener que haber frotamiento, no un pequeño contacto.

Por eso, las relaciones sexuales, especialmente anales sin protección, suelen ser el principal vector de contagio de esta viruela. De los 9 casos en el Reino Unido, 6 han reportado ser gays.

La transmisión en Occidente suele ser minúscula. En 2021, hubo solo tres casos en todo el año, y en 2020, uno solo. En Estados Unidos, el año pasado solo se registraron dos casos; y el anterior, ninguno.

Para el Instituto Nacional de Salud (INS) de Colombia, “es muy raro que se inicie el contagio entre personas, pero se puede dar y luego generar cadenas de transmisión”. La aparición del primer caso de la viruela del mono se presentó el pasado 7 de mayo en el Reino Unido.
El primer caso humano de viruela del simio se informó en 1970.

Es claro que hay una estrategia de comunicación, entre la Casa Blanca y los medios, para hacer de este tema la siguiente gran cosa, esperando que distraiga de la profunda crisis económica que afecta a Estados Unidos, causada por las políticas de Biden.

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, los demócratas necesitan desviar la atención y ya están hablando de una nueva ola de casos de coronavirus, de la viruela del mono, la guerra en Ucrania y el aborto.

Lo que sea para no hablar de la inflación, del desabastecimiento de leche para bebés, de la escasez de combustibles y demás problemas que aquejan a la población y los estadounidenses saben que la única persona para culpar es Joe Biden.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Tras la lluvia de críticas, la “Ministra de la Verdad” renuncia y Biden suspende la creación de la Secretaría de Desinformación

Publicado

en

Nina Jankowicz ni siquiera llegó a asumir y renunció por las “críticas de grupos de derecha en las redes sociales”.

Nina Jankowicz, la funcionaria desginada para encabezar la “Secretaría de Desinformación” que Joe Biden ordenó crear en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), renunció este miércoles antes de asumir asegurando que fue objeto de una “lluvia de críticas” que “pusieron en riesgo su salud mental”.

La decisión es la consecuencias de semanas de acoso dirigido por parte de usuarios de derecha en las redes sociales, así como amplias críticas de dirigentes republicanos a la iniciativa de luchar contra la desinformación“, le dijo al Insider.

“Después de seis años dedicados al estudio de la desinformación y las mejores prácticas para responder a ella, me uní al DHS para ser la directora ejecutiva de la Junta de Gobernanza de la Desinformación con la intención de apoyar el importante trabajo del Departamento para abordar la desinformación que afecta al territorio nacional“, aseguró.

Pero he decidido dejar el DHS para volver a mi trabajo en el sector privado”, dijo Jankowicz en un comunicado enviado por correo electrónico al diario demócrata. “Es profundamente decepcionante que las caracterizaciones erróneas de la Secretaría se convirtieran en una distracción del trabajo vital del Departamento“.

Según fuentes consultadas por el Insider, Biden ordenó “poner en pausa” la creación de la Secretaría de Desinformación que hubiera tenido la potestad de intervenir en redes sociales y otras paginas de internet para “agregar contexto” a las publicaciones y “combatir la desinformación en línea“.

La Secretaría permanecerá en pausa mientras el Consejo Asesor de Seguridad Nacional lleva a cabo una “revisión y evaluación exhaustiva” para mejorar la transparencia, la confianza pública y la capacidad del Departamento para combatir la desinformación, aseguró el secretario Alejandro Mayorkas.

Los usuarios de Twitter comenzaron a llamar a la Secretaría como el “Ministerio de la Verdad”, una referencia a la novela 1984, de George Orwell, donde el gobierno comunista de Oceania opera un ministerio dedicado a reescribir la historia y cualquier noticia para decir la “verdad”.

Los usuarios de Twitter celebraron la renuncia de Jankowicz, y el candidato a representante de Carolina del Sur, Tim Swaine, la calificó como “una victoria para la libertad y el pueblo estadounidense“.

El analista Richard Hanania, se preguntó con tono irónico: “¿Qué podría darle tanta vergüenza a los demócratas que no se animen a hacer?”. A lo que responde: “Gracias a Nina Jankowicz, tenemos una respuesta“.

El diputada de Luisiana, Mike Johnson, anunció en Twitter que él y otros republicanos habían presentado un proyecto de ley para disolver la Secretaría de Desinformación.

Hoy lideré a 50 miembros de @HouseGOP en la presentación de un proyecto de ley para desfinanciar el ‘Ministerio de la Verdad’ de Biden. El gobierno no tiene ningún papel en la determinación de lo que constituye la verdad o el discurso aceptable, y esta junta distópica e inconstitucional debe ser disuelta. Si Biden no lo hace, lo haremos nosotros”, dijo.

“La decisión de la Administración Biden de crear un ‘Ministerio de la Verdad’ tiene un diseño distópico, es casi seguro que es inconstitucional y está claramente condenada al fracaso desde el principio”, dijo en un comunicado de prensa en su sitio web. “El gobierno no tiene ningún papel en determinar qué constituye la verdad o un discurso aceptable. El presidente Biden debería disolver esta junta de inmediato y por completo. Si no lo hace, lo harán los republicanos”.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

La fundadora de Black Lives Matter desvió fondos de las donaciones para darle contratos millonarios a sus familiares

Publicado

en

Patrisse Cullors le pagó a su ex marido US$ 970.000 por “servicios creativos”, a su hermano US$ 840.000 por “seguridad”, y US$ 2,1 millones a su mejor amiga por “servicios operativos”.

Las autoridades del grupo Black Lives Matter han caído en desgracia. Luego de que se revelara que utilizaron el dinero de las donaciones para comprarse una mega-mansión en California, la fundadora Patrisse Cullors fue denunciada por desviar fondos para pagarle a sus familiares.

La agrupación con fines “activistas” que se convirtió en los últimos años en el brazo armado del Partido Demócrata para convocar violentas protestas y marcar agenda de izquierda, está asociada como una fundación y ha recolectado millones de dólares desde 2017.

Según las declaraciones de impuestos obtenidas por la Associated Press (AP), Cullors ha desviado fondos de las donaciones en contratos a su ex marido, a su hermano, a sus amigos e incluso a ella misma por servicios falsos.

Por ejemplo, le pagó en 2020 a Trap Heals LLC, una empresa cuyo director y único empleado es Damon Turner, el ex marido de Cullors y padre de su hijo, unos 970.000 dólares por “servicios creativos” y para ayudar a “producir eventos en vivo”.

Instituida como una fundación manejando plata que fue donada por otras personas con fines muy específicos, Cullors debería haber hecho una licitación para adjudicar estos contratos, que deberían ser revisados por un directorio de ética. Nada de esto fue hecho.

También le pagó 840.000 dólares a su hermano, Paul Cullors, para que trabaje de seguridad en la Fundación. Un trabajo que nunca llegó a ejercer, ya que ese año todo el país estaba en cuarentena por la pandemia.

Para poder justificar ese dinero, el hermano de la fundadora de Black Lives Matter instituyó la empresa Cullors Protection LLC. Nuevamente, el director y único empleado es el propio Paul Cullors, quien tiene cero experiencia en el rubro y trabaja de “artista callejero”.

BLM paid Patrisse Cullors' graffiti artist brother $800K for 'security'

Patrice Cullors, quien ha renunciado a la dirección de la fundación de Black Lives Matter desde que estalló este escándalo, trató de justificar la contratación de su hermano con que la protección de la fundación no se puede confiar a la policía porque son “racistas”.

Pero no solamente los familiares directos se beneficiaron de los 66 millones de dólares que consiguió en donaciones Black Lives Matter en 2020. La amiga de Patrice, Shalomyah Bowers, quien también se desempeñaba como secretaria de la junta de la fundación, recibió un contrato por 2,1 millones de dólares por brindar a la organización “apoyo operativo“, incluidos “servicios de contratación de personal, recaudación de fondos y logística“.

Incluso la misma Patrice Cullors fue beneficiaria por los desvíos de fondos. Se otorgó un contrato a ella misma por “honorarios de asesoría” a la fundación, valuados en 120.000 dólares. Sí, ella misma se asesoró a ella misma, y cobró una fortuna por ello.

Además, se auto-reembolsó 73.000 dólares en viáticos, aunque los únicos viajes registrados son algunos uber y un vuelo en avión privado a Nueva York a principios del 2021, justificado bajo la categoría de “viajes relacionados con la fundación“.

Todos estos datos surjen de una revisión de las declaraciones de impuestos para el año fiscal del 2020, que fue la primera contabilidad pública de las finanzas de la fundación Black Lives Matter desde su incorporación en 2017.

Como una organización sin fines de lucro incipiente, había estado bajo el patrocinio fiscal de una organización benéfica y no estaba obligada a divulgar públicamente sus finanzas. Pero en 2020 se convirtió en una organización independiente, incorporada bajo la categoría 501(c)(3), y debió empezar a presentar sus declaraciones de impuestos.

Por lo que esta práctica puede venir ocurriendo por lo menos desde 2017. A fines de este año, podremos analizar las declaraciones de impuestos del 2021, y ver si fue un desvío de fondos ocasional o si es una práctica que los líderes del movimiento supremacista negro suelen hacer normalmente.

Seguir Leyendo

Tendencias