Ad

Martes 11 de Mayo, 2021🌞7ºC en Buenos Aires

Dólar Blue: $159

-0.63%

Dólar Solidario: $117,98

+0.28%

Riesgo país: 1456

+31

Dólar B. Nación: $90,75

+0.28%

Dólar Mayorista: $85,55

+0.09%

Bitcoin: $39590,03

+5.87%

Merval: $51174,77

+0.42%

Bovespa: $122520,99

+0.48%

Dow Jones: $31097,97

+0.18%

S&P 500: $3809,84

0%

Nasdaq: $13128,95

0%

Soja Chicago: $518,45

0%

Soja Rosario: $354

0%

Petróleo WTI: $52,66

-0.47%

Petróleo Brent: $55,56

-0.89%

Oro: $1839,8

-0.74%

21/12/2020

#ObamaGate: nuevos mensajes de un ex agente del FBI prueban que la persecución del gobierno de Obama a Trump se inició antes de julio de 2016

Los mensajes formaban parte de la investigación que llevaba a cabo el Partido Demócrata contra el Presidente Trump, que buscaban desestimar su figura presidencial en la causa del Russiagate en plena elección de 2016.

Portada
El pasado jueves 17 de diciembre, los senadores republicanos Ron Johnson y Chuck Grassley dieron a conocer nuevos mensajes desclasificados del ex agente del FBI, Peter Strzok, en los cuales se revela que el espionaje por parte del FBI y las agencias de inteligencia al Presidente Trump y sus colaboradores de campaña inició antes del 31 de julio del 2016, fecha donde se dio inicio oficial a la investigación denominada como Crossfire Hurricane.

La investigación "Crossfire Hurricane" fue el nombre en código de la pesquisa ejecutada por el FBI para probar una supuesta colusión entre el entonces candidato Donald Trump y el gobierno de Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y perjudicar a la candidata demócrata Hillary Clinton. 

El hecho de que la operación comenzará antes de esta fecha, implica que se llevó a cabo por algunos meses una investigación contra Trump de manera clandestina e ilegal, y que incluso empezó antes de los rumores de que el entonces candidato republicano tenga vínculos con Vladimir Putin.

La investigación había sido ordenada por entonces por el Director de FBI, el ultra-demócrata y aliado de Hillary Clinton, James Comey, el cual afirmó bajo juramento que la investigación se inició "a mediados de septiembre" y se ejecutó de manera independiente. Los mensajes revelados entre el agente Peter Strozk y la abogada del FBI, Lisa Page, prueban todo lo contrario.

Demuestran no sólo que la investigación comenzó antes de lo revelado, sino que además la misma fue motivada políticamente por el rechazo que los agentes federales de inteligencia le tenían a Trump. Si bien los agentes de campo del FBI, como todas las fuerzas de seguridad del país, simpatizan por el actual Presidente, la cúpula del FBI quería evitar a toda costa que el entonces candidato anti-establishment llegara al poder.

A esto se le suma que la investigación fue ordenada por el gobierno de Barack Obama, en un esfuerzo para perjudicar las chances electorales de Trump y de ocultar el escándalo en el que se veía envuelta la candidata Hillary Clinton, que involucraba cientos de miles de correos electrónicos de un servidor personal borrados durante su etapa como Secretaria de Estado. 


Ad

En ese sentido, el rechazo que las agencias federales de inteligencia le tenían a Trump era generalizado. En otra serie de mensajes de texto dados a conocer recientemente, Strzok le asegura a Page que "Trump no se va a convertir en Presidente ya que nosotros lo vamos a impedir". 

Según los documentos, desde abril de 2016, luego de que se usara el fabricado "Steele Dossier" (una serie de acusaaciones contra Trump por parte de fuentes anónimas que aseguraban haber visto la colusión del candidato con Rusia) para dar inicio a la fraudulenta investigación, el FBI vigiló y grabó una serie de conversaciones entre Trump y su asesor en políticas internacionales, George Papadoupoulos. 

Se terminó descubriendo que el Steele Dossier fue un reporte inteligencia financiado e impulsado por el Partido Demócrata y la campaña de Hillary Clinton que sirvió como el puntapié inicial para comenzar la investigación gubernamental inquisitoria contra Trump, su familia y sus colaboradores.

El autor de este reporte fue Christopher Steele, un ex-espía británico a quien los demócratas lo hicieron pasar como un "espía ruso con información valiosa". 

El abogado que estuvo detrás de este informe fue Marc Elias, por entonces abogado de Hillary Clinton y hoy el defensor oficial de Joe Biden y del Partido Demócrata en las denuncias de fraude electoral.


Ad

Además, los mensajes de Strzok revelan que hubo más personas involucradas en conspiración para perseguir a Trump, en particular Carl Bernstein y John McCain. 

Bernstein fue uno de los principales colaboradores en la causa del Watergate en los 70s y un habitual invitado de la CNN como periodista, quien en múltiples ocasiones expresó su desprecio por Trump. 
El periodista le indicó a la Oficina de Asuntos Públicos del FBI en 2016 que quien le había proveído el Steele Dossier fue nada más ni nada menos que el difunto senador republicano por Arizona, John McCain, conocido por sus enfrentamientos a Trump y su arduo trabajo por expulsarlo del Partido Republicano.

Como apoyo de esta declaración, también se dio a conocer el testimonio de David Kramer, un asociado cercano a John McCain, quien recientemente también dijo bajo juramento que otorgó una copia de dicho informe a múltiples reporteros entre diciembre de 2016 y enero del 2017, entre los que se incluía un reportero del medio progresista de chimentos BuzzFeed, que había publicado originalmente el informe de la causa Trump-Rusia, y también Carl Bernstein.

No sólo Kramer compartió el informe con periodistas que trataron de perjudicar a Trump durante su campaña de 2016 y a lo largo de su presidencia, sino que también entregó dicho informe a funcionarios de la administración Obama como Victoria Nuland, quien fue la portavoz del Departamento de Estado durante la gestión demócrata y a Celeste Wallander, que formaba parte del Consejo Nacional de Seguridad de Obama.

Ad

La cacería de brujas contra el Presidente Trump y sus colaboradores se extendió incluso hasta este año. Muchos oficiales de inteligencia sobrevivieron la limpieza que llevó a cabo Mike Pompeo, actual Secretario de Estado y ex director de la CIA, y continuaron operando en contra del Presidente, filtrando información a la prensa.

Sin ir más lejos, Strzok también es responsable de la persecución política al retirado General del Ejército y ex asesor del Presidente, Michael Flynn. La saga Flynn se cerró hace algunas semanas con el indulto que el presidente Trump le concedió al General luego de 3 años de persecución judicial y política.

Esta revelación completa la serie de evidencias que demuestran la enorme conspiración que se llevó a cabo en la Oficina Oval de Barack Obama, junto al entonces vicepresidente Joe Biden, la candidata Hillary Clinton, la ex asesora en seguridad Susan Rice y el ex director del FBI, James Comey, rotulada por los medios como #Obamagate, y que cubrimos extensamente en La Derecha Diario.




¡Suscribite a la Newsletter!

Todas las semanas, un resumen de lo más importante, con notas y reportajes exclusivos.

Imagen de la newsletter

Ad

Ad

Ad

Ad

Logo

Unite a nuestro equipo

Economía...
La Derecha Diario 2020 © Todos los derechos reservados
Diseño y desarrollo por