Seguinos en redes

Opinión

Ah, pero el patriarcado… El feminismo de cartón que te saca plata para no defender a la mujer

Publicado

en

Maia Ocampo da su opinión sobre el feminismo que impera en Occidente en el siglo XXI, y la decadencia a la que ha caído.

Las sufragistas europeas y americanas se manifestaban para que las mujeres pudiéramos votar y participar de la política. Las africanas vienen combatiendo prácticas aberrantes, como la mutilación genital femenina y la lapidación, hace ya muchísimos años. Ni hablar de las heroínas de Medio Oriente, que vienen sufriendo toda clase de violaciones a sus derechos humanos y deben enfrentarse a terroristas que las asesinan sin piedad. Y ahora, se suman las ucranianas que toman las armas para defender a su Nación de la invasión rusa. Mientras tanto, las supuestas feministas actuales de Occidente se sienten oprimidas por la letra “O”, por la temperatura del aire acondicionado y porque generalmente los hombres pagan en la primera cita. Simplemente decadente.

Si bien es cierto que tenemos problemas reales persistentes, como las violaciones y la violencia doméstica, lo paradójico es que las supuestas feministas están en contra de sancionar severamente a los causantes de los mismos, es decir, los victimarios. Cómo olvidar cuando Ofelia Fernández justificó la liberación de violadores y asesinos “debido a la pandemia”, así como el voto negativo hacia la prisión preventiva para violadores por parte de varias diputadas kirchneristas y de izquierda.

Para ellas la solución está en derrochar millones de pesos en un Ministerio de la Mujer que mira para el otro lado ante atrocidades como la persecución de las embarazadas del monte en Formosa y en llenar las escuelas y las universidades con cursos de género. Medidas que no salvan a las mujeres que denuncian múltiples veces la violencia de sus parejas y que, encima de todo, no son solamente ignoradas, sino utilizadas políticamente tras sus trágicos finales.

Además, no podemos dejar de mencionar el sesgo partidario en todo este relato supuestamente feminista, puesto que existe una doble moral acorde a la ideología política de las personas en cuestión. Por eso, Darthés "es un violador", pero lo de Alperovich “es más complicado”. Está claro que las mujeres no les interesan en lo más mínimo.

Por otro lado, es inevitable destacar la cantidad de incongruencias de este relato supuestamente feminista, donde se intenta vender la imagen de una mujer fuerte y empoderada, cuando al mismo tiempo se victimiza por absolutamente todo, incluso por situaciones que nos benefician, como que el hombre nos pase a buscar o nos lleve a nuestra casa tras una cita porque eso es “machista”.

Eso sí, después se viven quejando de que “es peligroso ser mujer y caminar sola de noche”. Chicas, ¿en qué quedamos entonces? El nivel de absurdo es tan grande que, tristemente, la causa feminista que sigue siendo extremadamente necesaria en otras partes del mundo, ha perdido prácticamente toda su validez.

Debido a dicha razón, me niego rotundamente a denominar de la misma manera a una mujer que lucha contra una sociedad absolutamente machista y arriesgando su vida por ello, como nuestras heroínas de Medio Oriente, que a una militante de izquierda que orina el Cabildo y rompe monumentos porque utilizamos la letra “o”. No cabe ninguna duda de que llamar a las militantes occidentales “feministas” debería ser considerado como una ofensa a las verdaderas feministas, puesto que ellas no merecen dicha comparación.

Además, no nos dejemos engañar. El único objetivo de todo este movimiento es adoctrinar, especialmente a las más jóvenes, haciéndoles creer que están perteneciendo y defendiendo la causa feminista – aunque no tengan la menor idea de qué se trata la misma, ni cuando comenzó, ni nada acerca de su historia – cuando en realidad, las están convirtiendo en fanáticas – o idiotas útiles – de la ideología de izquierda.

¿Por qué creen que el pañuelo verde por el aborto contiene el símbolo de las Madres de Plaza de Mayo, cuando ambas causas no tienen la más mínima relación? O que dicen que Evita era feminista, mientras en su libro “La razón de mi vida” calificaba a las feministas de aquella época – las sufragistas, las de verdad – como "feas, solteronas, fracasadas y viejas". Ni hablar de su lucha contra el capital, mientras uno de los fines del feminismo siempre ha sido, justamente, que las mujeres pudiéramos poseer nuestro propio patrimonio, o que, en vez de potenciar nuestra educación, tomen sus escuelas y pierdan varios días de clases. Esto entre tantos otros ejemplos. Y la única razón por la cual todo esto sigue ocurriendo, es debido a nuestro silencio. Hasta que no demos esta batalla cultural, la izquierda seguirá apropiándose y tergiversando al feminismo con el único motivo de adoctrinar, mas jamás de proteger a las mujeres.

Ofenderse por estupideces, emitir reclamos sin sentido constantemente, practicar la sororidad selectiva (porque todo depende del partido político de la persona en cuestión, claro) y culpar de todo a un patriarcado, que en nuestros países occidentales ha dejado de existir hace décadas, no remite al comportamiento de una mujer realmente independiente y que se siente igual a los hombres.

Pedir tratos especiales debido a que somos mujeres, significa admitir que somos inferiores a los hombres, lo cual además de ser una falacia, es una completa contradicción al concepto de la igualdad de género. Las mujeres capaces no necesitamos cupos de género subjetivos, debido a que sólo exigen su aplicación en la política y en la dirección de empresas, pero nunca en profesiones que involucren la guerra, la minería, la construcción y el trabajo de campo, con salarios más bajos. Qué casualidad, ¿no?

Lo mismo ocurre para obtener y defender privilegios que poseemos, como jubilarnos 5 años antes o tener ventajas sobre el hombre en los divorcios y en las batallas legales por las custodias de los hijos. Si queremos igualdad, tengamos igualdad en serio. Es imperativo remarcar que ninguna víctima vale más o menos debido a su sexo, ni ningún victimario es más o menos culpable en relación a los genitales que posea. La cuestión jamás debería ser hombres contra mujeres, sino personas que hacen el bien contra personas que hacen el mal. Esa es la única igualdad que necesitamos.

Ante todo, este movimiento que lo único que provoca es la división de la sociedad, así como infundir el odio entre sus individuos, mientras ciertos sectores políticos se benefician de esta situación, debe ser detenido cuanto antes. No podemos permitir que sigan robándonos nuestro dinero y atacando al sentido común, ignorando a las víctimas reales e incluso discriminando a los hombres y a las mujeres que no formamos parte de este colectivo. A las militantes de esta perjudicial corriente, solamente puedo decirles una cosa: mucho feminismo, pero de cartón.


Por Maia Ocampo, para La Derecha Diario.

Opinión

Los argentinos votaron para salir de la esclavitud el 19 de noviembre, pero algunos todavía tienen la esclavitud dentro suyo

Publicado

en

"Si bien los hebreos habían salido de Egipto, Egipto aún no había salido de ellos".

Si bien los argentinos elegimos a Javier Milei el 19 de noviembre del año pasado, para liberarnos de las garras de la esclavitud kirchnerista, vemos hoy en día muy claramente, que abandonar la esclavitud en la cual nos sumergió durante años la casta política, no es tan fácil.

Si exploramos en la historia universal, sobre el tema de la esclavitud, tenemos sobrados casos que nos sirven como ejemplo para analizar en profundidad esta cuestión. Podemos tomar el ejemplo de Moises y Egipto, como ya lo citó varias veces el propio Milei.

Encontramos en el libro de Éxodo que al principio, los hebreos no querían ni escuchar la opinión de Moises cuando les hablaba sobre la posibilidad de ser liberados. Luego de que Moises diera una gran batalla cultural y religiosa contra el faraón, logró liberar de manera milagrosa al pueblo hebreo.

De todas maneras, apenas tuvieron algunos inconvenientes en el desierto empezaron a reclamarle a Moises, su liberador, arrepentiedose de haber salido y exigiendo retornar a Egipto. Esto nos demuestra que si bien uno puede liberarse de las garras físicas de la esclavitud, no es tan fácil luego liberarse de la misma psicológicamente y culturalmente.

Si bien los hebreos habían salido de Egipto, Egipto aún no había salido de ellos. Y por más que recorrían muchos kilómetros en el desierto, no lograban alejarse de Egipto, ya que lo llevaban dentro de sí mismos. Es más si pensamos en profundidad, podemos observar que no solo que no lograron dejar atrás a Egipto, sino que lo expandían cada vez más, llevando con ellos mismos a Egipto a cada lugar que ellos viajaban.

Parece que los pueblos olvidan de manera fácil. Solamente transcurrió medio año de que salimos de nuestra propia esclavitud en Argentina. Sin embargo, muchos se comportan de manera ambigüa. Por un lado, le exigen a Javier Milei cambios inmediatos y mágicos, como si las últimas elecciones hubiesen ocurrido hace años. Pero por otro lado, son estas mismas personas que siguen con la esclavitud dentro de ellos mismos. Siguen pensando y comportándose como esclavos.

Y obviamente que un punto está ligado al otro. Como aún no logran desprenderse de su esclavitud interna, eso les produce una distorsión cognitiva y exigen soluciones mágicas y falsas, las cuales son erróneas y los hunden más en su esclavitud interna.

Retornando al pueblo hebreo es interesante recalcar el momento en el cual, se quejan con Moises por comer todos los días el maná en el desierto. El versículo dice: "recordamos los pescados que comíamos en Egipto GRATUITAMENTE, los pepinos, los melones, el puerro las cebollas y los ajos. Pero ahora nuestra alma está seca, pues no hay nada excepto el maná ante nuestros ojos" (números, cap. 11, versículos 5 y 6).

Ellos querian seguir comiendo GRATIS la comida de Egipto. No querian esforzarse en ir a recolectar el maná. El maná caía del cielo pero ellos mismos debian esforzarse en recolectarlo. Este es el punto. Tener beneficio gratuito por medio de alguna ayuda gubernamental, eso significa ser esclavo. Exigir soluciones fáciles y gratuitas a un gobierno, es un pensamiento completamente de esclavo.

Exigir que los politicos nos solucionen la vida, es de esclavos. Reclamar ayuda y exigir intervenciones estatales, es de esclavo. Y por más que los hebreos físicamente estaban libres, el versículo puntualiza: "sus almas estaban secas", sus almas aún no se habían liberado por completo.

La solución para poder liberarnos por completo de las garras de la esclavitud, no está únicamente en lo que haga Javier Milei o cualquier otro político. Si seguimos exigiendo que los políticos solucionen nuestras vidas, no entendimos en profundidad el cambio radical que vino a hacer Javier Milei.

La solución está principalmente dentro de cada uno de nosotros. Trabajando con esfuerzo, con constancia, con fe en Dios y en nosotros, actuando e interactuando con nuestros semejantes, de manera digna, respetuosa y correcta. Trabajando dentro del marco de la ley, "dentro de la ley todo, fuera de la ley nada". Repito. No hay nada GRATIS en esta vida.

Hay sobrados casos de ejemplos en el mundo, de personas que aparentemente amasaron una gran fortuna de manera rápida y fácil, y luego la pierden por completo, o terminan usando la fortuna que obtuvieron de manera dudosa, para pagar los problemas que la misma obtención de su fortuna les provoco.

El 19 de noviembre salimos de Egipto. Logramos en las urnas liberarnos de la casta política, logramos liberarnos de años y años de romanticismo de la probeza nacional y popular. No olvidemos esta gran hazaña. Fue la campaña más sucia de la historia contra Javier Milei, pero a su vez también fue la campaña más heroica, más épica, emotiva, mística y milagrosa de la historia.

Los gerentes de la pobreza y los econochantas fracasados, y los micrófonos ensobrados están desesperados, porque saben que estamos en el desierto camino hacia la tierra prometida. Saben que estas son las últimas oportunidades que tienen, porque ya estamos cada día más cerca de llegar a la libertad suprema.

Pero debemos tener presente,el camino hacia la tierra prometida duró 40 años. No es fácil ni rapido ni automático. Debemos seguir luchando día a día, debemos seguir dando la batalla cultural constantemente. Los obstáculos y dificultades van a seguir apareciendo.Pero tengamos la seguridad que estamos en el camino correcto.

Estamos cada vez más cerca de llegar a esa Argentina que tanto anhelamos. Sigamos con esfuerzo y lo vamos a conseguir. Y recordemos siempre que: "La victoria en la batalla, no depende del número de soldados, sino de las fuerzas que vienen del cielo".


El fenómeno barrial (@mileibarrial, Twitter, X).

Seguir Leyendo

Opinión

El fenómeno Milei en el mundo: Entendiendo la ideología liberal libertaria de Javier Milei que ganó las elecciones en Argentina

Publicado

en

Todos hablan del fenómeno que significa Javier Milei en la política del mundo, pero muy pocos entienden realmente el alcance de su ideología. Es clave entender que la libertad que propone, viene acompañada de responsabilidades ineludibles.

El presidente Javier Milei no solo ha llegado a la cima del conocimiento popular en su país, Argentina, sino que el fenómeno que él representa se ha extendido por todo el mundo. En Estados Unidos, en Europa, en los países hermanos latinoamericanos y hasta en Japón hablan del "fenómeno Milei".

Pero ni acá ni en el resto del mundo terminan de entender exactamente la ideología de Javier Milei, que es liberal en serio, doctrinaria y ligada a la praxis libertaria. Muchos creen que es una nueva versión de lo mismo, pero es algo completamente nuevo en política.

El liberalismo pone el principal énfasis en la libertad de los individuos. Esto significa que cada quien es libre en su accionar, y por ende es responsable de manera total por su accionar. Esto significa que un presidente no debe ni tampoco puede solucionar todos los problemas de los ciudadanos.

La mayoría de los argentinos elegimos un cambio verdadero. Elegimos a Milei entendiendo que cada uno de nosotros debemos hacer lo máximo que podamos para solucionar nuestros propios problemas y para sacar el país adelante. Nosotros tenemos la responsabilidad de hacer el cambio.

Repito. El presidente NO debe solucionar ni dirigir todo. Solo tiene que trabajar en pos de que el Estado no oprima a los individuos y otorgar seguridad física y jurídica para que cada ciudadano pueda actuar de la manera más libre posible y que cada quien disfrute del producto de su esfuerzo.

Si bien un presidente obviamente debe dirigir y gobernar un país, en el liberalismo gobernar implica que el mandatario quita las regulaciones del Estado y le otorga cada vez más libertad a la población; y por ende, más responsabilidad a todos los ciudadanos por igual.

El que las hace, las paga”, decía Milei en campaña sobre la inseguridad, pero aplica a todos los aspectos de la vida en sociedad. Cuando tenés libertad de elegir, también tenés la responsabilidad de responder por tus actos.

Si bien hay libertad de expresión y cada quien puede emitir su opinión, los argentinos deben dejar de quejarse, y deben hacerse cargo de aquello que votaron, en el buen sentido. Es decir, que hay que empezar a entender que ningún líder político le puede solucionar la vida a un ciudadano de manera directa.

Ya lo dijo Javier Milei en su primer acto de campaña: “yo no vine a guiar corderos, vine a despertar leones“. Si queremos ser leones, debemos dejar de quejarnos con el presidente si los mercados financieros bajan o si sube el dólar. Debemos dejar de quejarnos con el presidente si suben o los precios o si hay menos ventas. Si la economía es completamente libre, no es su responsabilidad, es la tuya.

El león es el "rey de la selva". No se queja de aquello que sucede en la selva, sino que intenta cambiar y modificar todo aquello que él cree que debe mejorar para su propio bienestar y para el bienestar de los demás. Los leones no lloran si todo no sale como ellos desean.

El león no le exige a otro león que no viaje a ningún otro sitio y que se quede en la selva para cuidarlo. El león se ve a sí mismo como un rey. Él es líder de su propia vida, es responsable de todo lo que le sucede y sabe que posee todas las herramientas para alcanzar lo que desea.

Los ciudadanos argentinos elegimos el pasado 19 de noviembre ser leones y no corderos. Por lo que llegó el momento de empezar a actuar y pensar con madurez y entender de una vez por todas que los políticos no pueden ni deben solucionar nuestras vidas.

En diciembre del año pasado, comenzó una nueva Argentina. Una Argentina en el camino correcto. Y aunque Javier Milei nos advirtió que el camino no iba a ser fácil, debemos luchar hasta el final por conseguir y materializar aquello que ya elegimos.

“La victoria en la batalla no depende de la cantidad de soldados, sino de las fuerzas que vienen del cielo. Viva la Libertad Carajo!"


El Fenómeno Barrial. @mileibarrial (Twitter, X)

Seguir Leyendo

Argentina

Marcha universitaria: La crónica de una sociedad transigente y cómplice, que deja que la política tome sus banderas

Publicado

en

La manifestación del martes pasado expuso la compleja trama que permanece en la sociedad sobre la naturaleza y la necesidad de una educación superior que sea pública como herramienta de movilidad social.

El pasado martes 23 de abril se llevó a cabo en Argentina una marcha en “defensa de la educación pública”. Entre las pancartas de los manifestantes se pudo apreciar consignas tales como “Educación libre y gratuita”, “La universidad es de todos”, o “La educación es la base de la movilidad social”.

Lo más probable y siendo justo con muchos de los que marcharon, es que las mencionadas consignas hayan sido levantadas con las mejores intenciones, tal vez movilizadas por una sentido de pertenencia, agradecimiento para con la universidad pública o bien por una cuestión de pensamiento filosófico.

Sin embargo, un amplio espectro de quienes vemos este reclamo desde una óptica diferente, percibimos que hubo otra gran parte de manifestantes cuya única intención era la de defender sus intereses económicos y personales, que no necesariamente se correspondían con el funcionamiento o la existencia de la educación pública.

Ejemplo de ello lo podemos encontrar con la presencia de agrupaciones sindicales enemistadas con el Gobierno, agrupaciones políticas opositoras y hasta ex ministros de economía que ajustaron el presupuesto de las defendidas universidades en años anteriores, incluso, ajuste de mayores dimensiones que el que se reclama actualmente.

Soy graduado de una universidad pública, tuve excelentes docentes, y la volvería a elegir, pero jamás diría que mí paso por la educación pública fue "gratuita", ya que la pagué con mis impuestos, todavía la sigo pagando y y pagaré la de próximos alumnos.

Es por eso que, analizando la temática de las “consignas levantadas”, he descubierto que Argentina es un país donde la mayor parte de sus habitantes “romantiza la épica” por encima de la razón y, por sobre todo, ignora los hechos concretos que la realidad impone.

Sospecho que es por ignorancia o simplemente como menciono en el título de esta nota, por una arraigada, crónica y cómplice transigencia hacia un sistema que nos devora como seres libres y racionales.

¿Es necesario acaso analizar si la “educación pública gratuita” es un herramienta de “movilidad social ascendente” cuando estamos sumidos en la más profunda decadencia económica, moral, cultural y con niveles de pobreza como no se veían en décadas?

Con esto no quiero decir que la educación no sea importante, solo digo que existen otras herramientas para la prosperidad de una sociedad, especialmente en tiempos de crisis, donde no se piensa en la movilidad de una generación a otra, sino en salir de la pobreza ahora mismo a través del trabajo.

Vale aclarar también que la universidad no es “de todos”, ni mucho menos es “gratuita”. Para ilustrar esta situación basta con mirar cuántas personas estudian una carrera, qué porcentaje de la sociedad. Si bien todos los argentinos contribuyen al funcionamiento de las unversidades públicas, en un año aproximadamente entre 3 y 5% de la población estudia una carrera universitaria.

Habría que preguntarle al otro 95% de la población, quienes “no consumen” la universidad pública (por los motivos que fuere) si piensan que la universidad “es de ellos” y si están contentos pagando impuestos de forma directa (por ejemplo, Ganancias o Bienes Personales) o por vía indirecta (IVA, impuesto a los combustibles, o ingresos brutos), para financiarla.

Es decir, una parte de la sociedad paga la cuenta que no consume en favor de quienes sí la consumen. Además, como nota de color, la educación pública se paga de por vida ya que una vez producida la graduación y hasta tanto no se produzca la derogación de los impuestos que la financian, los egresados pagarán la cuenta hasta el fin de sus días. Esto es una gran diferencia con una universidad privada cuya financiación es limitada en el tiempo.

En libertad, sin un conjunto de burócratas estatales defendiendo la diatriba mentirosa de que la educación es “un derecho universal” con la única finalidad de aumentar el poder de dominación sobre una sociedad, las universidades privadas podrían ofrecer múltiples alternativas de financiación de contenidos educativos para aquellas personas que no puedan acceder a ella.

Brevemente, cito algunos ejemplos: becas que cubran la totalidad o parte de la carrera; convenios multi empresas que permitan a los trabajadores obtener beneficios para educar a sus hijos en diversas instituciones; convenios entre bancos y clientes para financiar las cuotas, como ocurre en Estados Unidos; o empresas que cubran la educación de “potenciales talentos” como ocurre en Europa.

Un mercado actuando en verdadera libertad, sin ningún tipo de intervención estatal, es capaz de lograr una amplia inclusión de las personas que por cuestiones económicas no pueden acceder a la educación universitaria. Y si hay intervenciones del Estado, que estén dirigidas a estos grupos, como ocurre con los vouchers que se entregan a las personas de bajos recursos, terminando con la falacia de la universalidad.

Sin lugar a dudas, la marcha del martes sirvió para ilustrar que muchos conciudadanos viven en una nebulosa levantando consignas de la década del ’40, tales como que “el hijo del obrero puede educarse”, cuando en plena era del internet, la inteligencia artificial, la globalización y la tecnificación, el acceso a la educación se hizo mucho mas accesible y diverso haciendo que una cuota universitaria obligatoria, tenga cada vez menor validez.

Tampoco pueden ver que la pobreza crónica de Argentina tiene que ver con la matriz de intervencionismo estatal salvaje a la que estuvo sometida durante décadas y que el problema es el Estado y no los “empresarios codiciosos”.

Si la mayor parte de la sociedad pudiera darse cuenta que el mensaje de fondo no es “educación gratuita para todos” sino más bien “ustedes son tan inútiles e incapaces de poder autofinanciarse la educación que por ello van a necesitar que nosotros, los políticos iluminados y seres superiores a ustedes, se lo tengamos que conceder”.

Dentro de este “paquete de mentiras” también se nos habló de educación en términos que solo ellos (los burócratas del Estado y sus cómplices morales) pueden hablar o mencionar. Cómo si esta fuera una especie de contenido indisoluble, de valor y significado único y que solo quienes la defienden tienen el “derecho moral” de dictaminar que debe ser un “contenido educativo” y que no.

La Educación no se limita en los contenidos obligatorios impuestos por un Ministerio, sino que también es provista a través de las diversas vivencias y/o contextos sociales de cada individuo. Un viaje, una película, una función de cine o teatro, un deporte, la cultura familiar, un oficio, comercio, profesión, entre tantos otros, pueden ser grandes fuentes de educación a lo que no necesariamente toda la población puede acceder en la misma forma y cantidad.

La educación no es monopolio del Estado, sino más bien un patrimonio difuso y divisible de la subjetividad de cada individuo y su contexto. Nos han mentido, nos han empobrecido, nos han dominado y, por si fuera poco. nos dicen que sin ellos “seremos brutos”.

Mí obligación ética y moral no se debe al levantamiento hueco y pasivo de consignas transigentes que solo contribuyen a mantener viva esta dominación estatal, sino más bien a la intransigencia de la razón liderada por las ideas correctas.

Seguir Leyendo

Tendencias