Conecte con nosotros

Reino Unido

Cummings sale a destruir a Boris Johnson por la pandemia: ¿Amigo convertido en enemigo o estrategia para recuperar el apoyo de los anti-cuarentena?

El ex asesor de Boris Johnson declaró ante el Parlamento que el Primer Ministro “nunca quiso imponer una cuarentena” en el Reino Unido y que siempre minimizó la pandemia como “una gripecita”.

Publicado

en

El ex asesor de campaña y de gobierno de Boris Johnson, Dominic Cummings, volvió con fuerza a los medios británicos apuntando directamente contra su antiguo jefe: “El primer ministro no está apto para el trabajo“.

Cummings, quien llegó a ser el cerebro de la campaña del Brexit, y luego fue contratado por Boris en su campaña para ganar las internas del Partido Conservador inglés, había gozado de un enorme poder en los primeros meses del gobierno de Johnson, llegando a ser la persona más influyente de su gabinete.
Comparado en múltiples ocasiones con el estratega de campaña estadounidense Steve Bannon, Cummings impulsó una agenda populista de derecha conservadora en el Reino Unido, y de la mano de Boris Johnson logró uno de los mejores resultados electorales de la historia para los conservadores en diciembre del año 2019.
Pero esa luna de miel se terminó. A fines del año pasado, Cummings y Boris tuvieron una serie de fuertes peleas que terminaron desembocando en su despido. Junto al ex secretario de Comunicaciones Lee Cain, Cummings representaba el sector más de derecha dentro del gobierno conservador, y habían estado tratando de limpiar de la administración a muchos funcionarios históricos del Partido que hace tiempo que pactaron con la izquierda. 
Esta puja de poder terminó en una derrota de Cummings, ya que fue reemplazado por la secretaria de Prensa Allegra Stratton, y la novia de Boris, Carrie Symonds, quien ha ganado una fuerte influencia en Downing Street en los últimos meses, tratando de correr al mandatario hacia el progresismo.

Dominic Cummings salió abruptamente de Downing Street el pasado 13 de noviembre por la madrugada.

Ad

Pero esta vuelta de Cummings recuerda a muchos a la vuelta de Steve Bannon luego de ser echado de la Casa Blanca por Trump. En aquél entonces, el ex director de Breitbart volvió a los medios con una serie de entrevistas que dio al operador demócrata Michael Wolff, que terminó utilizando para el libro “Fuego y Furia en la Casa Blanca“, que fue potenciado por todos los sectores de la prensa y trató de deslegitimar al gobierno republicano.

Esta vez, Cummings testificó contra Boris Johnson en el Comité de Salud del Parlamento, utilizando noticias de la BBC y otros medios izquierdistas para criticar al actual gobierno.

A pesar de que en su momento trascendió que él era uno de los que más resistían la cuarentena en las reuniones de gabinete, ahora reveló un panorama completamente distinto. En el Parlamento, dijo que la relación de la pareja había caído en un “picado terrible” después de la decisión de Johnson de retrasar la orden de un segundo cierre en octubre del 2020.

Para el 31 de octubre nuestras relaciones esencialmente ya estaban terminadas, el hecho de que su novia también quisiera deshacerse de mí era relevante, pero ese no fue el núcleo del problema“, aseguró. “El núcleo del problema era fundamentalmente que yo lo consideraba inadecuado para el cargo y estaba tratando de crear una estructura a su alrededor para tratar de detener lo que pensaba que eran decisiones extremadamente malas y empujar otras cosas en contra de sus deseos“.

En la andanada contra su ex jefe, Cummings dijo que el hecho de que el Primer Ministro no asistiera a las primeras reuniones de emergencia sobre el coronavirus a principios de 2020 podría haber sido lo mejor, ya que “Johnson considera que el virus es una historia de miedo creada por los medios“, y así entre los ministros podían trabajar sin su boicot.

Boris Johnson en campaña.

Ad

En febrero, el primer ministro consideró esto como una simple historia de miedo, lo describió como la nueva gripe porcina“, dijo Cummings a los parlamentarios.

Cuando se le preguntó si en algún momento le había asesorado al Primer Ministro que el virus era “muy peligroso”, Cummings respondió: “Ciertamente, pero la opinión de varios funcionarios dentro del gobierno era que si tenemos al Primer Ministro presidiendo las reuniones y llega y les dice a todos ‘es gripe porcina, no se preocupen, voy a pedirle al director médico Chris Whitty que me inyecte en vivo por televisión con el coronavirus para que todos se den cuenta de que no hay nada de qué temer‘, eso en realidad no ayudaría a una planificación seria“.

Cummings incluso llegó a disculparse por no haber renunciado en ese momento para intentar “hacer volar esta cosa por las nubes” en un intento por salvar vidas.

El hombre de 49 años dijo que el hecho de no actuar rápidamente significó que “decenas de miles de personas murieron que no necesitaban morir” por el coronavirus.

Las tensiones eran tan altas en el momento de la eventual decisión que el Primer Ministro le dijo que preferiría ver “cuerpos apilados” que imponer una tercer cuarentena, según Cummings, quien aseguró además que los polémicos informes con fuentes anónimas que publicaba la BBC en ese momento eran “precisos.

Cummings agregó: “Le dije que toda la lección que aprendimos de lo que sucedió antes es que al retrasar el cierre para más tarde, éste terminaba siendo más severo, durando más, y la interrupción económica es aún peor de todos modos“. Y agregó: “Sin llamar a cuarentena habremos matado a Dios sabe cuántos miles de personas, ya que se han contagiado de Covid y no se los habrían contagiado si actuábamos en ese momento; seguramente tienes que aprender las lecciones del pasado“.

Ad

Algunos analistas aseguran que este rotundo giro en la historia de los hechos se puede deber a un intento de Cummings por volver a la política representando a algún candidato de la oposición a Boris Johnson dentro del partido

Con estas declaraciones, la cúpula del Partido Conservador podría decidir remover a Boris del cargo y llamar a una nueva elección interna para determinar a su sucesor, quien debería completar su mandato hasta 2023.

Sin embargo, hay quienes dicen que en realidad Cummings habría vuelto a trabajar con Boris Johnson, y estas declaraciones que parecen una enorme traición solamente buscan enaltecer la imagen del Primer Ministro entre su base, quien actualmente sufre una caída de la imagen por haber impuesto cuarentenas que destruyeron la economía del país.

Johnson obtuvo enormes triunfos en las elecciones regionales a principios de mes, pero todavía le faltaría recuperar el apoyo de la clase media trabajadora que quedó desempleada por los cierres que él impuso.

Con estas declaraciones, Cummings se sacrifica en los sectores de derecha pero Boris vuelve a quedar como una figura anti-cuarentena y pro-libertad.

Boris Johnson en uno de los anuncios de la cuarentena.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Reino Unido

Tras el escándalo por fiestas clandestinas, Boris Johnson levantó todas las restricciones del COVID

Publicado

en

La medida incluye el fin del uso obligatorio del barbijo, del teletrabajo obligatorio y del pasaporte sanitario.

Mientras los parlamentarios de la oposición, y su propio partido, piden su dimisión como Primer Ministro tras una serie de fiestas clandestinas que llevó a cabo durante la cuarentena, Boris Johnson anunció este miércoles que el Reino Unido levantara todo tipo de restricciones contra el coronavirus a partir del 26 de enero.

La medida incluye el fin del uso obligatorio del barbijo, del teletrabajo obligatorio y del pasaporte sanitario. En otras palabras, las islas británicas se convierten en uno de los países más libres en cuanto a las restricciones sanitarias de todo el mundo.

“A medida que el COVID se vuelve endémico, tendremos que sustituir los requisitos legales por consejos y orientaciones que insten a las personas con el virus a tener cuidado y consideración con los demás”, dijo Boris Johnson.

Para no reconocer que las medidas son implementadas tras el escandalo en el que se vio envuelto, el mandatario se justificó en “las pruebas generalizadas junto con el descenso de los casos de coronavirus”, a pesar de que los casos no están bajando. Además, lanzará un “plan para vacunación de refuerzo”.

Johnson pasó de ser el líder de la derecha pro Brexit, desplazando a Theresa May y arrasando en las elecciones del 2019 contra el laborismo, a un marginado por los miembros de su propio partido por la inmoralidad con la que manejó la pandemia.

Ni bien comenzó la crisis sanitaria en el mundo, Boris decidió afrontar la pandemia manteniendo un enorme nivel de libertad, resistiéndose a las cuarentenas obligatorias que estaban implementándose en el resto de Europa.

Sin embargo, tras contraer el virus personalmente y echar del gobierno a un grupo de asesores de derecha, el premier cambió completamente su política sanitaria e instauró una de las cuarentenas más estrictas del mundo.

La polémica no terminó, y a fines del año pasado estalló la noticia que durante las fiestas de fin de año del 2020, en plena cuarentena, había celebrado por lo menos 14 encuentros clandestinos con el staff de Downing Street y otros funcionarios, entre noviembre y enero. Lo que podría llevar a una inminente derrota de los Conservadores en las próximas elecciones.

A pesar del pedido de disculpas tras las fiestas clandestinas en la casa de gobierno y el levantamiento de las medidas sanitarias, la oposición liderada por los laboristas presiona con la impugnación, un voto de no confianza que forzará a Boris a salir del gobierno.

Para que eso ocurra, además de sus propios votos, necesitarán 54 de los 360 parlamentarios conservadores. Según The Telegraph, por ahora son 20 los legisladores conservadores dispuestos a apoyar una moción de censura, pero el número podría subir con el pasar de los días.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Por las denuncias de abuso sexual y sus vínculos con Epstein, la Reina le quitó sus títulos al Príncipe Andrew

Publicado

en

Sin la protección de la realeza inglesa, será juzgado como un ciudadano inglés más en los tribunales federales de los Estados Unidos en el caso de la red de pedofilia de Jeffrey Epstein.

El príncipe Andrew, hijo de la reina Isabel II, se enfrenta a una causa civil en Estados Unidos por agresión sexual, abuso sexual y participación en una red de trata de menores. A pesar de que tenía inmunidad por pertenecer a la realeza, su madre lo despojó de todos sus cargos honoríficos reales a la cabeza de regimientos militares y asociaciones benéficas.

“El duque de York seguirá sin desempeñar ninguna función pública y se defenderá en este caso en calidad de ciudadano privado”, precisó el palacio en un breve comunicado. Según una fuente del Palacio de Buckingham, citada por la BBC, no recibirá más el tratamiento de alteza real a título oficial.

La Casa Real agregó que “con la aprobación de la reina y su acuerdo, los títulos militares del duque de York y sus patrocinios reales han sido devueltos a la reina”.

La decisión se produjo luego de que más de 150 veteranos militares le escribieran una carta abierta a la Reina pidiéndole que despojara a Andrew de sus títulos militares, en medio de lo que describieron como un sentimiento de “malestar e ira” en las Fuerzas Armadas por su participación en esta red de pedofilia.

Apelando a la reina en su calidad de jefa de Estado y comandante en jefe del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, los ex miembros de cada uno de los servicios dijeron que resultaba “insostenible” que el duque de York retuviera su posición.

“Si se tratara de cualquier otro oficial militar de alto rango, sería inconcebible que permaneciera en el cargo”, argumentan en la misiva. Y agregan: “Los oficiales de las fuerzas armadas británicas deben adherirse a los más altos estándares de probidad, honestidad y conducta honorable”.

Prince Andrew is stripped of his royal patronages and military titles : NPR
El príncipe Andrew perderá sus titulos reales.

El caso en Nueva York

El miércoles, un juez federal de Nueva York rechazó la petición del príncipe de desestimar la denuncia de agresiones sexuales que interpuso una mujer estadounidense contra él por haber abusado de ella en 2001, cuando tenía 17 años, quedando a un paso de quedar procesado en la causa.

La presunta víctima, Virginia Giuffre, asegura que el príncipe Andrew la asaltó sexualmente en varias oportunidades, algo por lo que le pagaba a Jeffrey Epstein, quien la tenía secuestrada.

Denunció una violación en la casa de Epstein en Nueva York, otra en su isla privada de Islas Vírgenes, y otra en la casa en Londres de Ghislaine Maxwell, pareja del magnate norteamericano, y condenada recientemente a cadena perpetua por su rol en el tráfico de menores con fines sexuales para la red de trata de Epstein.

Giuffre dio su primera declaración pública en marzo de 2011, cuando contó al diario británico Daily Mail que había sido explotada sexualmente por la pareja Epstein-Maxwell, y mencionó también por primera vez al duque de York, que entonces era representante especial para el comercio internacional de Gran Bretaña.

Desde la familia real le dijeron informalmente a los medios que el príncipe Andrew tenía una relación con consentimiento con Giuffre, y que no sabía que era parte de una red de trata. Aunque no dieron explicación al hecho que el príncipe estaba presuntamente teniendo una relación sentimental con una menor de edad.

Virginia Giuffre: Una víctima de Epstein demanda al príncipe Andrés de  Inglaterra por agresión sexual | Internacional | EL PAÍS
Andrew, Giuffre, y atrás, Ghislaine Maxwell, condenada por trata de menores.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Médicos británicos ofrecen “no resucitar” a discapacitados y ancianos internados por Covid

Publicado

en

Por lo menos 500 personas fueron ofrecidas la opción de no resucitar a sus seres queridos internados en el sistema público de salud por tener discapacidades o una avanzada edad durante la pandemia.

Un escándalo estalló en el Reino Unido esta semana, que marca una nueva bajeza de un grupo de la sociedad frente a la pandemia. Según publicó el diario The Times, los médicos británicos del sistema público de salud, la NHS, están ofreciendo a sus pacientes ancianos o dispacitados la opción de no resucitarlos si están enfermos e internados con Covid.

El primer caso denunciado fue el de Toby Woollard, un chico de 15 años con síndrome de Down, internado en Londres por Covid, quien le comentó a su madre que los médicos le habían hecho llenar un formulario digital donde estaba la opción de “no resucitar” en caso de sufrir un agraviamiento de su cuadro.

Su madre Karen Woollard, no le prestó atención pero luego se le preguntó a ella también en el consultorio si quería que su hijo sea resucitado, como parte de un interrogatorio de rutina, durante una revisión médica. En ese momento, horrorizada, acudió a los medios para denunciar.

Woollard dijo a The Times: “¡Fue tan perturbador! Algunas personas necesitan un poco de ayuda para guiarlas a lo largo de la vida: no significa que deba imponerles una sentencia de muerte o que no sean dignas de vivir“.

Las autoridades del Hospital aseguraron que esa opción fue preguntada “por error”, y negaron categóricamente estar ofreciendo “no resucitar” a pacientes con discapacidades. Pero este no fue el único caso.

South West NHS Trust's digital innovation goes national - Torbay and South  Devon NHS Foundation Trust
La órden de “no resucitar” apareció en un formulario digital “que no debería ofrecer esa opción”, según la NHS.

500 casos similares durante la pandemia

La denuncia llevó a que el Comité Conjunto de Derechos Humanos investigara la situación, y encontrara por lo menos 500 casos entre 2020 y 2021 de pacientes mayores de edad o con discapacidades que fueron ofrecidos “no resucitar” cuando ingresaron al hospital.

Los jefes del NHS respondieron que a nadie se deben dar las órdenes de “no resucitar”, conocidas como DNACPR (no intentar reanimación cardiopulmonar), a pacientes simplemente porque pertenecen a un grupo en particular, como aquellos con discapacidades cognitivas, ya que violaría sus derechos humanos.

Sin embargo, las denuncias siguen apilándose y no se sabe de dónde vino la órden para que ocurra esto, si fue algo interno de los hospitales o una bajada de línea del gobierno nacional.

El Comité Conjunto de Derechos Humanos también encontró “pruebas preocupantes” de que las órdenes se estaban escribiendo ilegalmente en los registros de pacientes de grupos vulnerables particulares, como los ancianos, las personas con autismo y problemas de aprendizaje.

El NHS England respondió esta semana a la polémica y dijo que había instruido repetidamente a los servicios, médicos y gerentes locales que la aplicación de DNARS para pacientes de Covid era “totalmente inaceptable”.

Por su parte, el gobierno se lavó las manos y dijo que informaría al ente de salud nacional sobre cualquier médico o proveedor de atención que lleve a los residentes de edad avanzada a firmar los formularios con esta pregunta para que sean sancionados.

También se ha alentado al personal del centro de cuidados, que sospecha que se está presionando a los residentes para que firmen dichos formularios, a que utilicen procedimientos de denuncia de irregularidades para denunciarlo.

El gobierno también aseguró que va a investigar cuántos ancianos murieron en geriátricos bajo órdenes de no reanimar. A pesar de que estas personas de avanzada edad hayan firmado el formulario, no se sabe si pudieron haber sido engañados o coercionados a que lo hagan.

Además, está la creciente preocupación de que durante el confinamiento inicial del coronavirus, muchos de estos casos se dieron cuando los geriátricos estaban cerrados a los visitantes y era prácticamente imposible buscar el consejo de los familiares, que por ley debe hacerse de manera presencial y no remota.

Seguir Leyendo

Trending