Conecte con nosotros

Reino Unido

En medio de la pandemia, ¿en qué quedó el Brexit?

El 31 de enero de este año, el Reino Unido abandonó la Unión Europea. Ahora resta lo más difícil: el período de transición. La pandemia ha dificultado el proceso, pero no lo ha detenido. ¿Que pasó hasta ahora y qué sigue?

Publicado

en

¿En qué quedó el Brexit? ¿Qué está pasando actualmente? Estas preguntas siguen siendo
recurrentes en la comunidad internacional, en medio de la crisis por el
coronavirus, donde tanto países miembros de la Unión Europea como el Reino
Unido están siendo gravemente afectados.

A modo de repasar los hechos hasta el momento, y vislumbrar
el futuro de este acuerdo, va un repaso de los acontecimientos registrados hasta:

Llamamos “Brexit” al proceso de ruptura entre el Reino Unido
y la Unión Europea.
Podemos rastrear antecedentes en el año 1975, donde los
británicos votaron para permanecer en la entonces “Comunidad Económica Europea”
casi tres años luego de haber ingresado, y el 67% de los votos fueron para el remain (quedarse). Sin embargo, este proceso comienza en el año 2013, cuando el
entonces Primer Ministro, David Cameron, promete un referéndum nacional con el
propósito de enterrar el debate
.

Lejos de enterrar el debate, en el año 2016, se lleva a cabo
el referéndum, y el pronóstico de Cameron fue erróneo. En ese entonces, Europa
se encontraba convulsionada por lo que se conoció como la “crisis migratoria de
Europa”
, donde refugiados, principalmente de Siria, escaparon a los principales
países europeos, provocando grandes temores en las ciudadanías locales, por
cuestiones económicas, sanitarias, de vivienda, y de seguridad.

En la mañana del 25 de junio del 2016, el gobierno británico
difundía los números oficiales: por el 51,9% había ganado la opción de dejar la
Unión Europea
. Luego de esto, David Cameron anunció su renuncia informando que dejaría
de ser el líder de los Conservadores el próximo octubre. Europa, primer mercado
de exportación para el Reino Unido, y su principal inversor extranjero, sufría
una ruptura histórica
.

Ad

En medio de amenazas de muchas empresas con abandonar el
territorio británico
, incluyendo al gigante Airbus, Theresa May asumió el
liderazgo del partido Conservador, y en una ajustada negociación parlamentaria
consiguió continuar al mando de Downing Street. La fecha había sido definida:
el 29 de marzo de 2019 el Reino Unido abandonaría la Unión Europea, y había que
llegar a un acuerdo cuanto antes.

May negoció duramente durante meses, consiguiendo un acuerdo
agradable para Bruselas, pero que resultó no serlo para los parlamentarios
británicos, incluso de su propio partido. Este hecho llevó a dos aplazamientos:
primero al 12 de abril del 2019, y finalmente al 31 de octubre del mismo año.

En medio de estos aplazamientos, Theresa May sufre tres
reveses en la Cámara de los Comunes, llevando a un punto de no retorno sobre su
capacidad de liderazgo, y provocando su renuncia. Todo indicaba que los
conservadores querían a un líder menos blando para con la Unión Europea.

Boris Johnson asumió en julio, prometiendo salir de la Unión
Europea con o sin acuerdo. Sin embargo, la oposición y algunos conservadores
rebeldes eran conscientes de que salir de la Unión Europea sin haber acordado
podía llevar a un desastre sin escalas. Obligaron a Boris a hacer algo que no
quería: extender el plazo hasta el 31 de enero de 2020.

El Primer Ministro  estaba al tanto de que los números no le
eran favorables en el Parlamento Europeo, así que jugó una carta que le resultó
exitosa: llamó a elecciones anticipadas. Obtuvo la mayoría más amplia para el
partido Conservador desde Margaret Thatcher
, sacando una diferencia de 80
bancas contra el partido Laborista.

Como había prometido, el 30 de enero de 2020, a la noche,
una cuenta regresiva comenzó a iluminarse en varios edificios del Reino Unido.
Pasadas las 12, oficialmente habían abandonado la Unión Europea
, y no había
retorno, ni más extensiones. Empezaba un llamado “período de transición”, que
finaliza el 31 de diciembre de este año
.

Ad

Este recorrido nos lleva a la actualidad: ¿Dónde está hoy el
Brexit?

En el denominado período de transición, el Reino Unido y la
Unión Europea deberán definir cómo sigue su relación a partir del 2021. Este
proceso es el más difícil y clave para ambos lados de la mesa, ya que las
consecuencias económicas que sufran o no (sumadas a las del coronavirus)
dependerán del éxito y mutuo beneficio que ambas obtengan en la negociación.

Hasta ahora sólo una ronda pudo llevarse a cabo, luego de
que Michael Barnier, negociador de la Unión Europea, fuera dado positivo de
COVID-19 y David Frost, su contraparte del Reino Unido, presentara síntomas y
fuera puesto en aislamiento.

Durante esta ronda, aseguró Barnier, se plantearon “serias
diferencias”
. La negativa de Boris Johnson de adaptarse a la Convención Europea
de Derechos Humanos limitaría la cooperación en áreas fundamentales, como la
lucha contra el crimen, según el negociador europeo. Sin embargo, voceros del
Reino Unido aseguraron que “la determinación de recuperar soberanía no
compromete nuestro compromiso de altos estándares en todas las áreas,
incluyendo los derechos humanos”
.

Ante la pandemia, una de las dudas
planteadas era la de si extenderían el plazo de negociación. La respuesta de
David Frost esta semana fue muy clara y determinante:

“Mientras nos preparamos para la siguiente ronda de
negociaciones, quiero reiterar la posición del gobierno sobre el período de
transición creado para seguir el acuerdo con la Unión Europea. La transición
termina el 31 de diciembre de este año. No vamos a pedir extenderla. Si la
Unión Europea pide extenderla le diremos que no. 
Extenderla simplemente prolongaría las negociaciones,
creando más incertidumbre, dejándonos expuestos a pagar más a la Unión Europea
en el futuro, y manteniéndonos obligados a seguir las leyes de la Unión Europea
en tiempos que necesitamos controlar nuestros propios asuntos. En resumen, no
es de interés del Reino Unido extender el período”.

Ad

El nuevo plazo para que ambos equipos negocien comienza
hoy y se extiende hasta el 24 de abril. David Frost y Michel Barnier
mantendrán también espacios donde ambos compartirán sus inquietudes y
preferencias. El Reino Unido, por su parte, ya envió propuestas para energía,
cumplimiento de la ley, comercio, seguridad aérea, transporte aéreo y
cuestiones nucleares
que serán discutidas a partir de las distintas rondas de
la semana entrante.

En esta agitada agenda virtual, que incluye mesas de
negociación permanentes desde las 10 am hasta las 17 pm, mucho tendrá que ver
la dureza con la cual quiere encarar este período Boris Johnson, quien se
encuentra recuperándose luego de contraer coronavirus y permanecer
hospitalizado
.

El Brexit sigue siendo un incierto, pero sin dudas ambos
negociadores deberán ceder en busca de alcanzar un acuerdo que sea beneficioso
para ambas partes, y que comprometa lo menos posible lo que resulta fundamental
hoy en día ante la crisis actual: la economía.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Reino Unido

Terror en Reino Unido: Un musulmán somalí asesinó al diputado de derecha David Amess

Publicado

en

En un ataque terrorista sin precedentes, un refugiado somalí asesinó a un parlamentario del Partido Conservador en una iglesa en las afueras de Londres.

El diputado y miembro histórico del Partido Conservador inglés, David Amess, fue asesinado a puñaladas por un inmigrante de Somalía de religión musulmana.

Fue atacado alrededor del mediodía en una iglesia metodista en la ciudad de Leigh-on-Sea, en las afueras de Londres, en una reunión con vecinos que acostumbraba a hacer para contarles acerca de las leyes que estuvo debatiendo y votando en el Parlamento. Este tipo de eventos mensuales son muy comunes en el Reino Unido por parte de los diputados, y son coloquialmente llamados “cirugías parlamentarias”.

El terrorista de 25 años se le acercó en plena disertación y lo apuñaló hasta acabar con su vida. Los paramédicos intentaron sin éxito salvarlo. La policía arrestó al sospechoso pocos minutos después y pudieron recuperar el cuchillo del asesinato.

Amess, de 69 años, había sido miembro del Parlamento por Southend West, que incluye a Leigh-on-Sea, desde 1997, y había sido legislador desde 1983, lo que lo convertía en uno de los políticos con más años de servicio en la Cámara de los Comunes.

Pertenecía al ala más de derecha de los conservadores, y era una figura muy querida con reputación de trabajar duro para sus electores y hacer campaña incesantemente para que Southend fuera declarada una ciudad. Fue nombrado caballero por la reina Isabel II en 2015 por su servicio, convirtiéndose en Sir David.

Su agenda estaba marcada por el rechazo absoluto de la inmigración ilegal y de la aceptación de refugiados de Medio Oriente o África, diciendo en múltiples ocasiones que los cupos de inmigración musulmanes eran un peligro para la seguridad nacional.

El primer ministro Boris Johnson dijo que su gabinete y él estaban “profundamente conmocionados y desconsolados” por lo ocurrido. “David era un hombre que creía apasionadamente en este país y en su futuro, y hoy hemos perdido a un excelente servidor público y un amigo y colega muy querido“, dijo Johnson.

El primer ministro no dijo si el ataque significaba que los políticos están necesitando una seguridad más estricta, ni mencionó nada acerca de la crisis migratoria que vive el país: “Realmente debemos dejar que la policía continúe con su investigación”.

Esta no es la primera vez que un islamista ataca a un legislador británico, aunque sí la primera que resulta en la muerte. Otros dos legisladores británicos han sido atacados durante las últimas dos décadas durante sus “cirugías”, reuniones periódicas en las que los electores pueden presentar preocupaciones y quejas.

El legislador laborista Stephen Timms fue apuñalado en el estómago en 2010 por un estudiante musulmán radicalizado y vinculado a Al Qaeda. En el año 2000, el demócrata liberal Nigel Jones y su asistente Andrew Pennington fueron atacados por un hombre que empuñaba una espada durante una reunión de este tipo. Pennington murió y Jones resultó herido en el ataque en Cheltenham, Inglaterra.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Boris Johnson impuso regulaciones que provocaron una crisis de desabastecimiento y ahora culpa al Brexit

Publicado

en

La “Crisis de los Camioneros” está afectando las líneas de abastecimiento comercial en todo el país. La sobre-regulación del mercado de transportistas pone en jaque a la gestión de Boris Johnson, quien no tuvo mejor idea que acusar al Brexit.

El Reino Unido se ve envuelto en una crisis de desabastecimiento a raíz de una abrupta y repentina interrupción en las cadenas logísticas de suministros, ligadas al mercado de transportistas.

A pesar de que los medios culpan al Brexit, la verdadera razón se remonta a un cambio regulatorio que el primer ministro Boris Johsnon determinó en 2020. Antes de las nuevas regulaciones, cada conductor de camión para uso comercial estaba habilitado para negociar libremente la provisión de sus servicios con las empresas de comercio mayorista.

De esta forma, se determinaban libremente las tarifas a partir de una negociación justa entre partes. El sistema de precios internalizaba las preferencias entre las demandas de los transportistas y el precio final percibido por los consumidores, que en última instancia afectaba a las empresas de productoras.

Boris abolió este sistema, y los camioneros en el Reino Unido dejaron de tener la posibilidad de ofrecer directamente y de forma descentralizada sus servicios con las empresas productoras. En consecuencia, se produjo un masivo viraje hacia empresas de transporte.

Esta situación perjudicó a todos los camioneros del país, pues al perder su derecho para negociar tarifas y al verse obligados a solicitar empleo en empresas comerciales distribuidoras, ahora son éstas las únicas habilitadas y reguladas para negociar tarifas con las empresas mayoristas, mientras que los conductores perciben en la práctica solamente una tarifa fija y un salario mínimo establecido como base.

Las medidas poco ortodoxas del Primer Ministro británico provocaron una violenta caída en la oferta de trabajo de los conductores, que al ver derrumbados sus ingresos potenciales perdieron cualquier incentivo para seguir ofreciendo la misma cantidad de trabajo (servicios de transporte) como lo hacían antes.

Camiones frenados y conductores a los que les conviene no conducir. La crisis generada por una pésima intervención estatal.

Rápidamente, la canalización política de los efectos de las medidas de Johnson generó una oportunidad perfecta para culpar al Brexit por todos los problemas que actualmente está provocando el shock regulatorio, en particular, la aparición del desabastecimiento en todo el Reino Unido.

El desincentivo sobre la oferta laboral no fue un producto del Brexit ni de las rigideces sobre la inmigración, sino que responde a un cambio repentino de las reglas de juego de la economía en un sector fundamental para las cadenas de abastecimiento, encima luego del caos que fue la pandemia del 2020.

En efecto, el Reino Unido registró una contracción del 39% sobre la cantidad de efectivos europeos en el sector del transporte pero, contrario a la hipótesis que culpa al Brexit, la cantidad de trabajadores totales de la Unión Europea en el Reino Unido prácticamente se vio inalterada desde 2020, y bajó solo un 5% desde 2019 (antes de la salida del Brexit).

Queda en evidencia que fue el nuevo marco regulatorio el que generó una abrupta depresión en la oferta de trabajo para el mercado del transporte, y no la desvinculación del Reino Unido con la Unión Europea.

Seguir Leyendo

Reino Unido

British Airways no dirá más “damas y caballeros” y empezará a usar “términos neutrales de género”

Publicado

en

British Airways adoptará términos neutrales en cuanto al género para saludar a los pasajeros. Otras aerolíneas importantes como easyJet o Lufthansa ya han implementado estas frases.

La aerolínea British Airways ha ordenado a los pilotos y tripulantes de cabina que no se refieran más a los pasajeros como “damas y caballeros” en los anuncios del avión. ¿La justificación? “Estamos haciendo un esfuerzo por celebrar la diversidad e inclusión”.

La aerolínea insignia de Gran Bretaña ha abandonado el saludo histórico de cordialidad y respeto a favor de términos neutrales de género, lo que genera frases que solo dejan contentos a pequeños grupos politizados y lobbies.

Otras aerolíneas importantes, incluidas Lufthansa, easyJet y Air Canada, ya han adoptado este lenguaje neutral para referirse a sus pasajeros.

Un portavoz de British dijo: “Celebramos la diversidad y la inclusión y estamos comprometidos a garantizar que todos nuestros clientes se sientan bienvenidos cuando viajan con nosotros“.

También dijeron que la aerolínea estaba “comprometida con el uso de un lenguaje inclusivo que haga que todos nuestros clientes se sientan más bienvenidos” y que “han estado utilizando un lenguaje inclusivo en el aeropuerto durante más de un año“. 

En vez del famoso ‘ladies and gentlemen’, la aerolínea pedirá que usen frases como ‘folks’ (muchachos), ‘buddies’ (amigos), o ‘everyone’ (todos), que si bien tienen género masculino en su traducción al español, en inglés son neutrales en el género.

Seguir Leyendo

Trending