Conecte con nosotros

Reino Unido

Escocia decide su propio plan contra el coronavirus y vuelve a proponer un referéndum independentista

Luego del fracasado referéndum independentista de 2014, el gobierno plantea una nueva votación luego de la pandemia, tras armar un plan de contención del coronavirus distinto al del Reino Unido y con la imagen positiva de la premier escocesa al alza.

Publicado

en

La gestión de la pandemia por parte de la primer ministra escocesa, Nicola Sturgeon, se vio reflejada en sus índices de popularidad. Sin embargo, se advierte que la crisis resultante podría socavar la independencia de
esta nación de 5 millones de habitantes que ella defiende.

Tras adoptar al principio un enfoque común en todo el territorio del Reino
Unido, al poco tiempo empezaron a surgir diferencias sobre la “mejor estrategia” para
frenar la propagación del virus y los gobiernos de Escocia e Irlanda decidieron tomar medidas distintas a las del gobierno de Boris Johnson.

Luego de casi un mes de cuarentena, el primer ministro Johnson anunció un plan para comenzar a flexibilizar el confinamiento gradualmente, y pidió a los británicos que, de ser posible, “vuelvan a trabajar esta semana”. Sturgeon, más tarde, advirtió que estas consignas no se aplican a Escocia.

“Permítanme ser franca sobre las consecuencias si hacemos esto. La gente morirá innecesariamente”, señaló la mandataria escocesa.

Ad

Nicola Sturgeon, la primer ministro de Escocia, que se ve favorecida en las encuestas por su gestión de la pandemia

La líder
independentista siente que estas relajaciones son prematuras en su
región, donde se cree que la tasa de transmisión sigue siendo demasiado
alta.

Muy dócil a los eslóganes, Boris Johnson cambió su hashtag de “quedarse en casa” por el de “permanecer alerta” y Sturgeon lo insultó considerando esto como un mensaje “vago e imprecis” y sigue
llamando a los escoceses a no abandonar sus hogares a excepción de lo
imprescindible.

Sumados a la líder escocesa, las autoridades de Gales e Irlanda del Norte (otras dos
naciones semiautónomas del Reino Unido) se encuentran en la misma línea
de cautela, lo que hace temer un desconfinamiento dispar dentro del
país.

Según una encuesta de YouGov publicada la semana pasada, el 71%
de los escoceses creen que Sturgeon está tomando las decisiones correctas,
en
comparación con el número que arroja solo un 40% para Johnson, que ha sido muy criticado en las últimas semanas. A su vez, el Partido Nacionalista Escocés (SNP) obtendría 51% de los votos si se celebraran ahora elecciones en
Escocia, según el sondeo, lo que refleja la popularidad de la mandataria independentista.

De todos modos, si hay algo que aprendimos de los últimos años es que a las encuestas no hay que hacerle mucho caso. En Argentina, recientes encuestas le daban un nivel de aprobación del 70% al impopular presidente Alberto Fernández y un delirante 93% de imagen positiva.

Sturgeon hace tiempo que está preparando un nuevo referéndum sobre la independencia escocesa, tras perder 55% contra 45% en la última pesquisa y tras una fuerte campaña en favor del Brexit en su región.

Habrá que ver cómo votan los escoceses hoy en día por una independencia, luego de que se haya concretado el tan ansiado Brexit, siendo el país predominantemente eurófilo. Tal vez esta vez la diferencia contra los “YES” sea aún mayor. El enorme impacto económico de la
pandemia, con muchas pérdidas de empleos, podría influir en el voto de
los indecisos.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Reino Unido

Por las denuncias de abuso sexual y sus vínculos con Epstein, la Reina le quitó sus títulos al Príncipe Andrew

Publicado

en

Sin la protección de la realeza inglesa, será juzgado como un ciudadano inglés más en los tribunales federales de los Estados Unidos en el caso de la red de pedofilia de Jeffrey Epstein.

El príncipe Andrew, hijo de la reina Isabel II, se enfrenta a una causa civil en Estados Unidos por agresión sexual, abuso sexual y participación en una red de trata de menores. A pesar de que tenía inmunidad por pertenecer a la realeza, su madre lo despojó de todos sus cargos honoríficos reales a la cabeza de regimientos militares y asociaciones benéficas.

“El duque de York seguirá sin desempeñar ninguna función pública y se defenderá en este caso en calidad de ciudadano privado”, precisó el palacio en un breve comunicado. Según una fuente del Palacio de Buckingham, citada por la BBC, no recibirá más el tratamiento de alteza real a título oficial.

La Casa Real agregó que “con la aprobación de la reina y su acuerdo, los títulos militares del duque de York y sus patrocinios reales han sido devueltos a la reina”.

La decisión se produjo luego de que más de 150 veteranos militares le escribieran una carta abierta a la Reina pidiéndole que despojara a Andrew de sus títulos militares, en medio de lo que describieron como un sentimiento de “malestar e ira” en las Fuerzas Armadas por su participación en esta red de pedofilia.

Apelando a la reina en su calidad de jefa de Estado y comandante en jefe del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, los ex miembros de cada uno de los servicios dijeron que resultaba “insostenible” que el duque de York retuviera su posición.

“Si se tratara de cualquier otro oficial militar de alto rango, sería inconcebible que permaneciera en el cargo”, argumentan en la misiva. Y agregan: “Los oficiales de las fuerzas armadas británicas deben adherirse a los más altos estándares de probidad, honestidad y conducta honorable”.

Prince Andrew is stripped of his royal patronages and military titles : NPR
El príncipe Andrew perderá sus titulos reales.

El caso en Nueva York

El miércoles, un juez federal de Nueva York rechazó la petición del príncipe de desestimar la denuncia de agresiones sexuales que interpuso una mujer estadounidense contra él por haber abusado de ella en 2001, cuando tenía 17 años, quedando a un paso de quedar procesado en la causa.

La presunta víctima, Virginia Giuffre, asegura que el príncipe Andrew la asaltó sexualmente en varias oportunidades, algo por lo que le pagaba a Jeffrey Epstein, quien la tenía secuestrada.

Denunció una violación en la casa de Epstein en Nueva York, otra en su isla privada de Islas Vírgenes, y otra en la casa en Londres de Ghislaine Maxwell, pareja del magnate norteamericano, y condenada recientemente a cadena perpetua por su rol en el tráfico de menores con fines sexuales para la red de trata de Epstein.

Giuffre dio su primera declaración pública en marzo de 2011, cuando contó al diario británico Daily Mail que había sido explotada sexualmente por la pareja Epstein-Maxwell, y mencionó también por primera vez al duque de York, que entonces era representante especial para el comercio internacional de Gran Bretaña.

Desde la familia real le dijeron informalmente a los medios que el príncipe Andrew tenía una relación con consentimiento con Giuffre, y que no sabía que era parte de una red de trata. Aunque no dieron explicación al hecho que el príncipe estaba presuntamente teniendo una relación sentimental con una menor de edad.

Virginia Giuffre: Una víctima de Epstein demanda al príncipe Andrés de  Inglaterra por agresión sexual | Internacional | EL PAÍS
Andrew, Giuffre, y atrás, Ghislaine Maxwell, condenada por trata de menores.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Médicos británicos ofrecen “no resucitar” a discapacitados y ancianos internados por Covid

Publicado

en

Por lo menos 500 personas fueron ofrecidas la opción de no resucitar a sus seres queridos internados en el sistema público de salud por tener discapacidades o una avanzada edad durante la pandemia.

Un escándalo estalló en el Reino Unido esta semana, que marca una nueva bajeza de un grupo de la sociedad frente a la pandemia. Según publicó el diario The Times, los médicos británicos del sistema público de salud, la NHS, están ofreciendo a sus pacientes ancianos o dispacitados la opción de no resucitarlos si están enfermos e internados con Covid.

El primer caso denunciado fue el de Toby Woollard, un chico de 15 años con síndrome de Down, internado en Londres por Covid, quien le comentó a su madre que los médicos le habían hecho llenar un formulario digital donde estaba la opción de “no resucitar” en caso de sufrir un agraviamiento de su cuadro.

Su madre Karen Woollard, no le prestó atención pero luego se le preguntó a ella también en el consultorio si quería que su hijo sea resucitado, como parte de un interrogatorio de rutina, durante una revisión médica. En ese momento, horrorizada, acudió a los medios para denunciar.

Woollard dijo a The Times: “¡Fue tan perturbador! Algunas personas necesitan un poco de ayuda para guiarlas a lo largo de la vida: no significa que deba imponerles una sentencia de muerte o que no sean dignas de vivir“.

Las autoridades del Hospital aseguraron que esa opción fue preguntada “por error”, y negaron categóricamente estar ofreciendo “no resucitar” a pacientes con discapacidades. Pero este no fue el único caso.

South West NHS Trust's digital innovation goes national - Torbay and South  Devon NHS Foundation Trust
La órden de “no resucitar” apareció en un formulario digital “que no debería ofrecer esa opción”, según la NHS.

500 casos similares durante la pandemia

La denuncia llevó a que el Comité Conjunto de Derechos Humanos investigara la situación, y encontrara por lo menos 500 casos entre 2020 y 2021 de pacientes mayores de edad o con discapacidades que fueron ofrecidos “no resucitar” cuando ingresaron al hospital.

Los jefes del NHS respondieron que a nadie se deben dar las órdenes de “no resucitar”, conocidas como DNACPR (no intentar reanimación cardiopulmonar), a pacientes simplemente porque pertenecen a un grupo en particular, como aquellos con discapacidades cognitivas, ya que violaría sus derechos humanos.

Sin embargo, las denuncias siguen apilándose y no se sabe de dónde vino la órden para que ocurra esto, si fue algo interno de los hospitales o una bajada de línea del gobierno nacional.

El Comité Conjunto de Derechos Humanos también encontró “pruebas preocupantes” de que las órdenes se estaban escribiendo ilegalmente en los registros de pacientes de grupos vulnerables particulares, como los ancianos, las personas con autismo y problemas de aprendizaje.

El NHS England respondió esta semana a la polémica y dijo que había instruido repetidamente a los servicios, médicos y gerentes locales que la aplicación de DNARS para pacientes de Covid era “totalmente inaceptable”.

Por su parte, el gobierno se lavó las manos y dijo que informaría al ente de salud nacional sobre cualquier médico o proveedor de atención que lleve a los residentes de edad avanzada a firmar los formularios con esta pregunta para que sean sancionados.

También se ha alentado al personal del centro de cuidados, que sospecha que se está presionando a los residentes para que firmen dichos formularios, a que utilicen procedimientos de denuncia de irregularidades para denunciarlo.

El gobierno también aseguró que va a investigar cuántos ancianos murieron en geriátricos bajo órdenes de no reanimar. A pesar de que estas personas de avanzada edad hayan firmado el formulario, no se sabe si pudieron haber sido engañados o coercionados a que lo hagan.

Además, está la creciente preocupación de que durante el confinamiento inicial del coronavirus, muchos de estos casos se dieron cuando los geriátricos estaban cerrados a los visitantes y era prácticamente imposible buscar el consejo de los familiares, que por ley debe hacerse de manera presencial y no remota.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Momento crítico para Boris Johnson: Pierde apoyo en el Partido Conservador y dirigentes piden reemplazarlo

Publicado

en

Envuelto en escándalos y tras imponer una impopular cuarentena que ni él respetó, Boris Johnson cae en las encuestas y los dirigentes de su partido piden que dé un paso al costado para no ser derrotados por el Laborismo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, atraviesa un momento crítico de su gobierno. Lejos quedó el 45% de apoyo popular que consiguió en 2019, y luego de 2 años de pandemia, la imagen del líder conservador está por el piso.

Esta semana, el Partido Conservador perdió la banca en el Parlamento en el distrito de North Shropshire, que había sido de los tories en 188 de los últimos 190 años. La banca la ganó Helen Morgan, una feminista del Partido Liberaldemócrata, rompiendo con siglos de bipartidismo en el distrito entre los conservadores y los laboristas.

La derrota en North Shropshire fue la gota que rebalsó el vaso, y varios dirigentes conservadores salieron a pedir un cambio de rumbo total en el gobierno o la dimisión de Boris.

Las encuestas indican una estrepitosa caída del Partido Conservador a nivel nacional. La intención de voto de los tories cayó al 35% mientras que la de los laboristas, que hace poco expulsaron al comunsita Jeremy Corbyn de la dirigencia del partido y lo reemplazaron por el centrista Keir Starmer, sondea en 40%.

La caída del liderazgo de Boris es tan fuerte, que muchos diputados conservadores ya no apoyan más las leyes que presenta. Esta semana, presentó una ley para fortalecer las restricciones sanitarias por la variante Ómicron, y 98 diputados conservadores votaron en contra. Finalmente fue aprobada porque contó con el apoyo de los laboristas.

Escándalos en el seno del gobierno

Los malos resultados electorales tienen un correlato directo con las brutales cuarentenas que ha impuesto el premier durante la pandemia y los múltiples casos de corrupción que ciernen sobre su gobierno.

La Junta Electoral británica ha abierto una investigación por indicios de irregularidades en la reciente reforma edilicia del Número 10 de Downing Street, la residencia oficial de Boris. Se investiga si se utilizaron fondos públicos excesivos para la reforma de la casa de gobierno.

Los primeros ministros en el Reino Unido están autorizados a utilizar 30.000 libras de fondos públicos para reforma su vivienda oficial cada año, sin embargo varios medios británicos especulan que la suma que Johnson podría haberse gastado este año alcanzaría las 200.000 libras. Johnson asegura que ha pagado la reforma de su bolsillo, pero no ha precisado cuánto se ha gastado ni como ha conseguido dicho dinero, y la investigación sigue en curso desde abril.

Pero el más grande escándalo estalló esta semana, cuando se filtró que Boris Johnson celebró varios festejos navideños en Downing Street el año pasado, por lo menos 7, mientras imponía duras cuarentenas para los británicos.

En concreto, los medios ingleses hablan de una serie de fiestas de fin de año que violaron todas las restricciones sanitarias que él mismo había impuesto. El 13 de noviembre del 2020 habrían celebrado con un brindis la salida de Dominic Cummings y Lee Cain del gobierno, dos funcionarios de derecha que Boris expulsó del gabinete.

El 27 de noviembre, otro funcionario de derecha, Cleo Watson, abandona el gobierno. Nuevamente, Boris da un brindis en las oficinas gubernamentales, sin respetar el límite de personas en lugares cerrados ni el distanciamiento social.

El 10 de diciembre, el Departamento de Educación, ubicado a una cuadra de la casa de gobierno, lleva a cabo un brindis de fin de año, de vuelta, sin respetar las normas sanitarias. El 14 de diciembre, lo mismo ocurre en la sede del Partido Conservador, en la que Boris Johnson habría concurrido, aunque no está confirmado.

El 18 de diciembre ocurre la fiesta más polémica de todas. Boris Johnson celebra una “Navidad anticipada” en Número 10 de Downing Street con más de 50 invitados, donde juegan juegos de mesa, toman tragos y se dan regalos por las fiestas. En ese momento, por misma orden ejecutiva del primer ministro, solo 10 personas podían juntarse en un lugar cerrado.

Por último el 20 de diciembre, según se registró en fotos, Boris Johnson hace otra fiesta en la casa de gobierno, esta vez por videollamada con los demás ministerios del gobierno. Pero según reveló la prensa, en cada edificio gubernamental se reunieron todos los funcionarios del departamento, a pesar de que en ese momento se pedía que los empleados trabajen desde sus casas.

Seguir Leyendo

Trending