Seguinos en redes

Reino Unido

Farage evalúa volver a la política si Boris Johnson y los conservadores no controlan la crisis migratoria

Publicado

en

Después de su pacto de no agresión en 2019 con Boris Johnson, y la firma del Brexit, Farage abandonó la vida política para dedicarse a la actividad privada, pero las constantes derrotas del gobierno conservador pueden propiciar su vuelta.

Nigel Farage, el líder del Brexit y uno de los más importantes referentes de la derecha británica, amenazó esta semana con volver a la política si Boris Johnson no toma medidas para frenar la profunda crisis migratoria con foco en el Canal de la Mancha.

Apartado de la escena política luego de que el Reino Unido finalmente saliera de la Unión Europea a fines de enero de este año, Nigel Farage decidió volver a la vida privada con un trabajo en el sector privado. El fundador del Partido del Brexit trabaja hace casi un año como conductor y presentador de noticias en el canal de noticias GB News, en uno de los horarios con mayor audiencia de la televisión inglesa.

Es preciso destacar que en 2019, el Partido del Brexit (hoy renombrado Reform UK) había logrado superar a los conservadores en las elecciones para el Parlamento europeo, logrando así 29 escaños y propiciando la peor derrota de los conservadores en su historia y una fuerte crisis interna que resultó en la renuncia de Theresa May como premier.

Luego del ascenso de Boris Johnson a Downing Street y las elecciones del 2019 que convocó de manera anticipada para legitimar su gobierno, Farage decidió bajar las candidaturas de los parlamentarios de su partido en aquellas circunscripciones en las que las elecciones estuvieran más disputadas, para no dividir el voto de la derecha y permitir que los conservadores se impongan ante los laboristas.

Esa estrategia fue clave: los candidatos del Partido del Brexit no lograron ningún escaño, pero los conservadores lograron el mejor resultado en 40 años en esas elecciones del 12 de diciembre del 2019. Boris, por su parte, le prometió a Farage que haría todo para aprobar el Brexit, objetivo que cumplió a fines del año pasado.

Sin embargo, la idea de salir de la Unión Europea era independizarse de las políticas migratorias de Bruselas, poniendo un fuerte control a la inmigración ilegal, especialmente la proveniente de países árabes y africanos. Pero Boris Johnson, hasta el momento, ha fallado estrepitosamente en este último paso.

Farage eligió elo diario The Telegraph para expresarse. “Desde marzo de 2020, he pasado mucho tiempo monitoreando los inmigrantes ilegales cruzando el Canal inglés”, sostuvo.

“El mayor problema que enfrenta Boris Johnson no es el gasto que generan estos inmigrantes ilegales, sino la seguridad de Gran Bretaña y la de sus ciudadanos”, agregó con preocupación. Y remató: “El actual ocupante del número 10 de Downing Street parece haber abandonado su puesto”.

Farage advirtió que estaría dispuesto a volver a la política si el primer ministro Boris Johnson no logra frenar la crisis que produjo la inmigración ilegal en los próximos meses. “Durante las últimas semanas, varios empresarios y funcionarios de alto rango me consultaron si consideraba volver a la política. Mi instinto es no hacerlo, pero tendré que pensarlo seriamente”, aseguró.

El derechista recordó uno de los últimos atentados terroristas cometidos por un inmigrante iraquí hace tan solo dos semanas, cuando intentó suicidarse con un coche bomba en el Hospital de Mujeres de Liverpool.

“Era otro solicitante de asilo fallido. Usó documentos falsos para ingresar a Reino Unido en 2014 y pudo burlar a los funcionarios durante todo este tiempo, permaneciendo en este país y viviendo de los contribuyentes”, sostuvo Farage en referencia al terrorista Emad Al Swealmeen.

¿Quién es el terrorista de Liverpool?

Emad Al Swealmeen, un iraquí de 32 años, había ingresado al Reino Unido de forma ilegal en 2014 luego de que su solicitud de asilo había sido rechazada dos veces.

Según destacó Farage, no falló el sistema de veto migratorio, que efectivamente identificó a esta persona como peligrosa, si no que falló el control fronterizo, ya que pudo ingresar de manera ilegal ante la inacción del Estado.

Al Swealmeen, quien supuestamente se habría convertido en un cristiano comprometido con Jesús, oriundo de Oriente Medio, habría estado practicando el Islam en los meses previos al ataque del 14 de noviembre en Liverpool, cuando intentó hacer explotar un taxi frente al hospital de mujeres de aquella zona.

Sin embargo, el acto se vio frustrado por una acción heroica del conductor del taxi, quien al darse cuenta de lo que estaba por hacer su pasajero, arriesgó su vida para así evitar una catástrofe aún peor.

El caso aún está bajo investigación, por lo que no puedo comentar los detalles ni decir exactamente qué tipo de incidente fue (…) pero parece que el taxista en cuestión se comportó con un temple y una valentía increíbles“, dijo Boris Johnson, durante una visita a un centro médico de Londres, donde no hizo mención a la crisis migratoria.

Liverpool bomb: Police trace relative of Emad Al Swealmeen - BBC News

En referencia a la crisis migratoria, Farage ironizó sobre la promesa del ministro del Interior, Priti Patel, quien sostuvo que busca convertir los cruces ilegales del Canal de la Manca en algo “poco frecuente”.

Lo que se convirtió en algo poco frecuente han sido las deportaciones de inmigrantes ilegales como consecuencia de que Gran Bretaña permanezca adherida a la ideología de la Unión Europea y de la Convención de Derechos Humanos”, replicó Farage.

Hoy en día, la situación vinculada la inmigración ilegal representa uno de los principales problemas políticos y sociales del país. Se estima que alrededor de 25.000 inmigrantes han cruzado hacía Gran Bretaña en lo que va del año y solamente 5 personas han sido deportadas con éxito por el gobierno en 2021.

En una encuesta reciente, el 55% del público británico cree que el enfoque del gobierno para manejar la crisis ha sido “demasiado suave”. Este numero asciende al 77% si se consideran a los que votaron a los conservadores en las últimas elecciones generales británicas.

Según la prensa local, Boris Johnson está “indignado” por la incapacidad de su propio gobierno para enfrentarse a la inmigración ilegal masiva que llega en gran parte a través de Francia, y ha solicitado una revisión, a cargo del ministro de Oficina del Gabinete, Stephen Barclay, para armar un plan de respuesta.

Farage aún no confirmó su regreso a la vida política de Gran Bretaña. Sin embargo, la presencia de su nombre en los distintos titulares del país ya comienza nuevamente a generar dolores de cabeza para Boris Johnson y todo el Partido Conservador.

Reino Unido

La hipocresía de los alarmistas del cambio climático: Llenaron de basura el piso en un discurso de Greta Thunberg

Publicado

en

Los jovenes aparentemente preocupados por el medio ambiente generaron un desastre ecológico en la Worthy Farm en Glastonbury, Inglaterra.

En medio de un festival de música en Glastonbury, Inglaterra, la activista por el cambio climático, Greta Thunberg, dio una aparición especial subiéndose al escenario para hablar sobre su alarmismo climático.

La activista sueca de 19 años habló desde el Pyramid Stage y pronunció un fuerte discurso sobre el cambio climático diciendo que la crisis “no es la nueva normalidad“, y les dijo a los jóvenes asistentes que se enfrentan a una “catástrofe natural total” impulsada por las “fuerzas de la codicia“.

Llamó a los líderes políticos “mentirosos”, pero insistió en que hay que darle más poderes a los políticos para que “hagamos lo aparentemente imposible”. “Estamos en el comienzo de una emergencia climática y ecológica. Esta no es la nueva normalidad, esta crisis seguirá empeorando… hasta que prioricemos a las personas y al planeta por encima de las ganancias y la codicia“, remató. 

Agregó que “necesitamos reducciones drásticas de emisiones inmediatas” y “necesitamos hacer cambios fundamentales en nuestras sociedades“, una medida que por ejemplo requeriría que la propia Greta deje de usar el jet privado con el que viaja por todo el mundo dando estos discursos.

Las fuerzas de la codicia, las ganancias y las destrucciones planetarias son tan poderosas que nuestra lucha por el mundo natural se limita a una lucha desesperada para evitar una catástrofe natural total“, continuó.

Deberíamos luchar por las personas y por la naturaleza, pero en lugar de eso estamos luchando contra aquellos que están empeñados en destruirla. Hoy en día, a nuestros líderes políticos se les permite decir una cosa y luego hacer exactamente lo contrario“, aseguró la activista que en Suecia está organizando huelgas escolares.

Pueden decir que estamos en una emergencia climática a medida que abren nuevas minas de carbón, nuevos campos petroleros y nuevas tuberías. No sólo se ha vuelto socialmente aceptable que nuestros líderes mientan, es más o menos lo que esperamos que hagan“, cerró el aburrido discurso.

Los 200.000 asistentes al festival en la Worthy Farm, si bien la aplaudieron y vitorearon cuando terminó su discurso, procedieron a hacer caso omiso de todos lo que escucharon.

Imágenes luego del festival muestran la hipocresía de la generación “verde”, que demanda políticas ecologistas extremistas pero no pueden evitar tirar una botella o un envoltorio de comida al piso.

Las fotos de cómo quedó la granja contratada para hacer el evento dan asco y vergüenza ajena, especialmente para aquellos que vuelven a su vida cotidiana después del festival a ser insoportables activistas por el cambio climático.

Imágenes vía SWNS

Después del desastre ecológico generado por los ecologistas, empleados del festival pasaron varias horas recolectando y separando la basura.

El festival tiene una sección completa de su sitio web dedicada a sus reglas ambientales, que incluyen la prohibición de botellas de plástico de un solo uso, solo se vende platos y botellas biodegradable en el lugar, y el festival ha plantado más de 10.000 árboles en los últimos años.

Sin embargo, en las imagenes se ven latas de aluminio, cajas de cartón, botellas y sorbetes de plástico, y demás elementos “prohibidos”, por lo que la hipocresía no solo se extiende a los asistentes, si no que también a los organizadores.

Cabe aclarar que en redes sociales se viralizó la siguiente imagen, que si bien demuestra en espíritu exactamente lo que ocurrió, utiliza una imagen del festival de Glastonbury del 2015, un evento en el que no habló la activista Greta Thunberg.

A pesar de la falsedad de la combinación de una foto del 2022 y otra del 2015, como se puede ver en las fotos de esta nota, hace 7 años por lo menos que los asistentes al festival tiran toda la basura al piso, y nada ha cambiado.

Esto quiere decir que el lavado de cerebro que hacen los activistas contra el cambio climático, si bien han conseguido muchos adeptos superficialmente en los últimos años, no parecen estar pudiendo generar un cambio real en los jóvenes.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Londres dio luz verde a la extradición de Julian Assange a Estados Unidos y Biden podría eliminar a uno de sus mayores enemigos

Publicado

en

El creador de Wikileaks tiene 14 días para apelar la decisión, pero sin posibilidades de prosperar. “Es un día negro para la libertad de prensa y la democracia británica”, señaló el sitio web.

Después de que la Justicia británica aprobara la extradición de Julian Assange a Estados Unidos, el gobierno de Boris Johnson le dio luz verde a la medida, y el australiano deberá enfrentar los cargos por haber filtrado información confidencial del gobierno en Washington.

El creador de Wikileaks tiene 14 días para presentar su apelación pero no se espera que vaya a tener un resultado favorable. Assange, quien hostigó tanto a Obama como a Bush publicando evidencia de crímenes de guerra, corrupción y asesinato de disidentes políticos, es uno de los mayores enemigos del establishment norteamericano.

La Justicia de Estados Unidos espera juzgar a Assange por la difusión de más de 700.000 documentos clasificados sobre actividades diplomáticas y militares estadounidenses, que en particular revelaron atrocidades cometidas por el Ejército norteamericano en las guerras de Irak y Afganistán.

La decisión de Londres fue tomada por la ministra del Interior, Priti Patel, casi dos meses después de que un juez del tribunal británico emitiera el 20 de abril una orden de entrega del australiano.

En virtud de la Ley de Extradición de 2003, la ministra del Interior firmó la orden de extradición al no encontrar argumentos para prohibir que se emita la orden“, indicó un vocero de esa cartera.

Assange se encuentra recluido en la cárcel de alta seguridad londinense de Belmash desde su detención en abril de 2019 por la Policía británica en la embajada de Ecuador en Londres, después de que el entonces presidente Lenín Moreno le retirase la protección que le había concedido su predecesor Rafael Correa.

Violando las condiciones de su libertad condicional en el Reino Unido, el fundador de WikiLeaks se había refugiado en la legación ecuatoriana en 2012, cuando se lo quería extraditar a Suecia. En ese momento, la Policía sueca había pedido su extradición para juzgarlo allí por un cargo de abuso sexual, que después fue abandonado, ya que eran alegaciones falsas. 

Según el propio Assange, Obama en 2012 había llegado a un acuerdo con el gobierno sueco para que al llegar a Estocolmo, la justicia de allí lo extradite a Estados Unidos, y por eso inmediatamente pidió asilo en la Embajada ecuatoriana.

En 2018, Donald Trump había intentado llegar a un acuerdo con Assange. Según fuentes cercanas al ex presidente, el republicano le ofreció otorgarle un perdón presidencial si el periodista le informaba cuál había sido la fuente de WikiLeaks para publicar los mails hackeados de Hillary Clinton.

Trump quería que Assange aclare ante la Justicia que había sido él quien hackeó los servidores de la ex secretaria de Estado y no su equipo de campaña en colusión con Rusia, el argumento que esgrimía el fiscal especial Robert Muller en ese momento.

La declaración de Assange podría haber ayudado a cerrar rápidamente el caso y, si bien Assange habría admitido otro delito más, el indulto lo habría eximido de cualquier pena. Assange se negó rotundamente, asegurando que no confiaría en ningún gobernante estadounidense.

En ese momento, Trump habría hablado con Lenín Moreno, por entonces presidente de Ecuador, para que le revoquen su asilo y pueda ser arrestado en la Embajada de Ecuador en Londres, lo cual finalmente ocurrió un 19 de abril del 2019.

De ser hallado culpable, Assange ahora podría ser condenado a un total de 175 años de cárcel, en un caso que organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian como un ataque a la libertad de prensa.

La Justicia norteamericana quiere juzgarlo por difundir mediante la página WikiLeaks a partir de 2010 más de 700.000 documentos secretos sobre las actividades diplomáticas y militares estadounidenses, en particular en Irak y Afganistán. Entre esos documentos figuraba un video que mostraba a civiles, entre ellos dos periodistas de la agencia Reuters, asesinados por disparos de un helicóptero de combate estadounidense en Irak en julio de 2007.

Washington logró convencer a los ingleses de la extradición prometiendo que no sería encarcelado en la prisión de alta seguridad ADX de Florence (Colorado) o en la cárcel de Guantánamo, donde están detenidos, en aislamiento total, miembros de organizaciones terroristas como Al Qaeda e ISIS.

Su abogada, Stella Moris, dice que desconfía y descree completamente de esta “promesa”, y ha pedido que se ponga por escrito, algo que no ha ocurrido todavía. Es claro que Biden quiere que Assange esté recluido completamente y no pueda hablar con la prensa, algo que podría hacer si es enviado a una cárcel común.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Boris Johnson gana voto de confianza y seguirá como primer ministro

Publicado

en

La votación se realizó este mismo lunes y el Primer Ministro del Reino Unido salió airoso de la misma, aunque con un margen apretado y su futuro político tampoco está garantizado.

El primer escollo fue sorteado con éxito para el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, tras haber salido airoso de una votación llevada a cabo por el Partido Conservador, donde se dirimía el futuro del político al frente de su país.

Así, Johnson ganó el voto de confianza dentro de su propio partido, el Conservador, lo que lo habilita a seguir siendo el premier.

Cómo fue la votación en favor de Boris Johnson

Si bien tuvo una votación holgada, un porcentaje de los sufragantes estuvo en contra de Boris Johnson: fueron 211 votos a favor y 148 en contra, dejándole una mayoría de 63 votos, que de todos modos le indica un futuro bastante complicado al Primer Ministro.

Así, Johnson podrá gobernar otro año más en el Reino Unido, sin embargo, el comité puede volver a acelerar otro voto de confianza que podría poner en vilo al gobernante.

La palabra de Boris Johnson tras conocerse la votación

El propio Johnson habló tras saberse “victorioso” de la votación y aclaró que no está interesado en realizar elecciones anticipadas.

Así, se refirió a que el gobierno de su país necesita “unirse” y “avanzar”. Y luego resaltó: “Creo que este es un resultado muy bueno para la política y para el país”.

A continuación, el premier destacó: “Creo que es un resultado extremadamente bueno, positivo, concluyente y decisivo, que nos permite seguir adelante. Unirnos y centrarnos en la entrega. Eso es exactamente lo que vamos a hacer”.

Así y todo, un sondeo realizado por YouGov plantea otra realidad. Y es que la pregunta de si “los diputados conservadores debían o no remover a Boris Johnson de su cargo”, arrojó un resultado del 53% que estuvo en desacuerdo con la afirmación, aunque sí el 50% apoyó la moción del voto de confianza.

Toda esta situación, hay que buscarle los antecedentes en el Brexit. Los rebeldes se manifiestan como proeuropeos, que ven en la desestabilización del gobierno de Boris Johnson la posibilidad de recuperar la relación con el resto del continente.

Seguir Leyendo

Tendencias