Seguinos en redes

Reino Unido

Reino Unido: Padres de una niña aseguran que “decidió” ser transexual desde los 2 años y quieren “reasignarle” el sexo

Publicado

en

“Le explicamos a él y a su hermano qué son los diferentes géneros, pero también le explicamos que existe lo no binario y él dijo: ‘No soy una niña, creo que soy un niño'”, contó el irresponsable padre.

La locura de la ideología de género sigue a la orden del día. El caso de Esmeralda Stubbings, ahora “Stormy“, ha revivido la polémica en el Reino Unido por los cambios de género en los niños menores de edad.

Matthew Stubbings y su esposa Klara Jeynes, ambos de 44 años, viven en Doncaster, Inglaterra, y hace cuatro años tuvieron mellizos: un varón y una nena llamada Esmeralda. Pero, según ellos, la niña se definió desde muy pequeña como varón, y desde entonces la tratan como tal.

El padre de la niña contó que ella “odiaba atarse el pelo” y “no quería ponerse ni vestidos ni zapatos“. Algo normal para una niña de 2 años, pero que estos padres, embebidos en la ideología de género que acapara toda la cultura occidental contemporánea, interpretaron esto como que era un niño.

Según el padre, a los dos años y medio, después de una año de tratarla como un varón, la niña le habría confesado directamente que no se sentía una niña, sino un niño.

Stubbings hizo pública su historia en un posteo en LinkedIn, que levantó el diario británico Daily Mail. El medio conservador inglés, decidió entrevistar al padre, quien admite haber “ayudado en la transición de género”, comprándole ropa de varón, dejándole el pelo corto, y hasta diciéndole que en la escuela vaya al baño de varones.

Lo que mucha gente no sabe es que cuando nació le asignamos el sexo femenino. Pero su identidad de género, lo que está en su cabeza, no coincide con su sexo físico, así que ahora es un niño“, dijo en la publicación.

Estoy muy orgullosa de que él [sic] sepa quién es y no esté limitado por las normas y los prejuicios sociales. Todos podemos aprender algo de este niño pequeño y yo aprendo todos los días. Todos son diferentes”, aseguró.

Pero lo más preocupante es que contó que consultaron con una clínica para comenzar con las cirugías de reasignación del sexo, pero el equipo médico le sugirió esperar hasta por lo menos que la niña cumpla 10 años o comience la pubertad.

A Stormy, nacida como Emerald, se le asignó el género femenino al nacer, pero ahora ha sido remitida a la Clínica Tavistock en Londres.

Lo más probable es que Esmeralda, con la inocencia que acompañan a los niños, se haya preguntado por qué ella se veía distinta a su hermano mellizo Arlo, o por qué él se vestía de una forma y ella de otra, o por qué se tenía que atar el pelo cuando él no.

Los padres, sujetos a los preceptos de la ideología de género, interpretaron esto como que la niña “no se sentía cómoda en su sexo”. Niños de tan temprana edad (de 2 a 4 años) no entienden lo suficiente de la sexualidad, del género ni nada por el estilo como para hacerse un planteo así.

Es un caso paradigmático en el Reino Unido, y muchos lo celebran como el “niño trans más joven del mundo”, pero no es más que una proyección de los padres sobre su hija, que a esa edad no tiene capacidad para elegir nada que tenga que ver con su sexualidad.

Le explicamos a él [sic] y a su hermano qué son los diferentes géneros, pero también le explicamos que existe lo no binario y él dijo: ‘No soy una niña, creo que soy un niño’“, contó Matthew en el posteo.

“Decidí publicar sobre Stormy porque estoy excepcionalmente orgulloso de él”, concluyó. “Se acaba de cortar el pelo y estoy muy orgulloso de él. Stormy nunca ha sido una niña. Nunca nos ha expresado verbalmente que es una niña“.

La pregunta que queda por hacerse es si la permisividad de los padres para fomentar cualquier ocurrencia de un niño de 2 años se extiende más allá del género. ¿Hay que reaccionar de la misma forma cuando un niño menciona que es Batman luego de haber visto su película? ¿Hay que comprarle una capa y un batimovil y lanzarlo desde la terraza de un edificio para cumplir su fantasía?

Economía

Lo positivo del Brexit: Colombia y Reino Unido firman un tratado de libre comercio que beneficia a ambos países

Publicado

en

El primer Ministro Boris Johnson y el presidente Iván Duque formalizaron un nuevo tratado de libre comercio. Tras haber abandonado la Unión Europea, el Reino Unido busca abrirse aún más al comercio internacional.

El Reino Unido sigue profundizando sus lazos con el comercio internacional, por lo que su salida de la Unión Europea no supone una impronta proteccionista. El presidente Iván Duque y el primer Ministro Boris Johnson acordaron formalizar un tratado de libre comercio.

Este tratado ya había sido suscrito el 15 de mayo de 2019, pero no había tenido vigencia legal y debía formalizarse. La ministra de Comercio de Colombia, María Ximena Lombana, aseguró que el TCL entrará en plena vigencia al cabo de unas pocas semanas para apuntalar los últimos detalles de índole meramente técnico.

Con esta nueva incorporación, Colombia mantendrá el libre comercio los países de la Alianza del Pacífico, la Unión Europea, Canadá, Chile, Corea, Costa Rica, Estados Unidos, Israel, los países miembros del Mercosur, México, El Salvador, Honduras, Guatemala, y ahora se sumará el Reino Unido.

Por su parte, el Reino Unido mantendrá el libre comercio con los países de la Alianza del Pacífico, la Unión Europea (el Brexit no significó ninguna modificación), Canadá, Suiza, Ucrania, Camerún, África Oriental y Meridional, Ghana, Kenia, Marruecos, Túnez, Israel, Japón, Vietnam, Corea, México, Centroamérica, Ecuador, Perú, Chile, Guyana, y ahora Colombia, entre otros países. Todos y cada uno de los 38 acuerdos del Reino Unido fueron firmados entre 2019 y 2022, por lo que el Brexit no representó una agenda proteccionista.

El TCL entre Colombia y Reino Unido supone la eliminación de la mayor parte de las barreras cuantitativas a la importación, excepto las vinculadas a estándares de salud e higiene. A su vez, las tarifas del arancel MFN percibidas por ambos países quedan reducidas a su mínima expresión.

Se flexibilizan también las rigideces regulatorias para la movilidad de capitales entre ambos países, favoreciendo el movimiento de la inversión extranjera directa. Esto resulta de vital importancia para amortiguar la inestabilidad de la cuenta capital y financiera en cada país.

Entre otros grandes beneficios, se ven erradicadas o minimizadas las barreras comerciales para la agroindustria, la industria automotriz, la industria software, los servicios financieros y el crédito, el sector energético y la infraestructura, entre muchos otros que fueron catalogados como “sectores estratégicos” por el tratado.

El tratado de libre comercio favorecerá, además, un notorio incremento de la productividad en ambos países a partir del desarrollo de las economías de escala. Cada país tendrá un mercado más amplio para producir aquello con mayor productividad relativa, y así conseguir una mayor variedad de bienes y servicios a precios más bajos que antes del libre comercio. 

Seguir Leyendo

Reino Unido

Musulmanes tomaron las cárceles británicas de máxima seguridad y las convierten en centros yihadistas

Publicado

en

Varios medios británicos revelaron que los terroristas musulmanes apresados han tomado las cárceles, estableciendo tribunales judiciales con la Ley Sharia y convirtiendo al Islam radical al resto de prisioneros.

El periódico inglés Daily Star reveló en una reciente investigación que una práctica que ya parece ser la norma en las cárceles británicas donde hay mayoría de musulmanes: tomar de facto el control de la prisión y establecer una red clandestina paralela, donde rige la Ley Sharia.

Según el medio, al igual que sucede con los inmigrantes musulmanes que cometen delitos a diario en la vía pública, el gobierno británico se rehúsa a tomar medidas contundentes contra esta práctica, a pesar de estar en conocimiento de lo que ocurre, por miedo a ser tildados de “islamófobos“.

El diario reveló que dos de las principales prisiones del Reino Unido, la HMP Belmarsh, una prisión de alto perfil que alberga terroristas que han puesto en peligro la seguridad nacional, especialmente jihadistas) y la HMP Whitemoor, que alberga prisioneros violentos y peligrosos), se encuentran siendo manejadas por musulmanes, que incluso establecieron tribunales internos que dictaminan la Sharia.

Algunos de los nombres de estos reos son conocidos, no solo en Gran Bretaña pero en todo el mundo. Por ejemplo, hoy en día en Belmarsh se encuentra encarcelado el británico-somalí Ali Harbi Ali, inmigrante ilegal yihadista culpable del asesinato del parlamentario conservador David Amess.

Por otro lado, en Whitemoor está Baz Hockton, un terrorista asesino en serie encarcelado desde los 16 años culpable de más de 30 cargos y ahora convertido al Islam radical dentro de la cárcel. Hockton y otro preso llevaron a cabo el primer atentado terrorista dentro de una prisión en la historia del país, hiriendo a 3 trabajadores carcelarios.

Ali Harbi Ali (izquierda) y Baz Hockton (derecha).

Cárceles tomadas por el Islam

El Daily Star relata que los prisioneros musulmanes imponen a sus propios “policías”, que no son más que presos árabes que se encargan de azotar y castigar (con trabajos como limpieza de celdas) a quiénes no cumplen las reglas islámicas, llegando incluso hasta a prohibirles usar las duchas y el comedor si no cumplen con la dieta halal (alimentos permitidos por la ley islámica).

Según el especialista anti-terrorista Jonathan Hall, muchas cárceles han sido tomadas por ciertos presos “carismáticos… caudillos árabes en su propia manera”. La sobrepoblación musulmana en las prisiones promovió una serie de mafias islámicas con una jerarquía interna, que tomó control de las partes más importantes de las cárceles.

Según Hall, el personal carcelario se ve imposibilitado de hacer su trabajo efectivamente ya que tienen miedo de tomar acciones que puedan llevar a que pierdan sus trabajos por la cultura de la cancelación, al no saber que cosas se les permite y cuáles no al tratar con musulmanes, y que podrían llevarlos a ser tildados de “islamófobos“.

Los presos que no son musulmanes, no les queda otra que decir que se convirtieron, y adoptar un estilo de vida islámico. Según este reporte, quienes no rezan todos los días o quienes no respetan la dieta halal son “juzgados” por estos “caudillos”, y luego reciben condenas. Todo esto mientras los guardiacárcel miran para otro lado.

Según el medio Daily Mail, esto ocurre por la sobrepoblación musulmana en cárceles, quienes se unen monolíticamente para imponer su religión a los demás presos, y convertir las prisiones en centros de adoctrinamiento yihadista.

Actualmente, el 5% de los ciudadanos británicos son musulmanes. Sin embargo, cometen más del 30% de los delitos, y comprenden casi el 15% de los prisioneros en prisiones regulares.

En las prisiones de máxima seguridad, el porcentaje que se eleva hasta el 20%. Por ejemplo, en la prisión de Whitemoor, mencionada previamente, casi el 50% de los delincuentes aseguran ser de la religión islámica.

Seguir Leyendo

Irlanda del Norte

El partido separatista Sinn Féin gana las elecciones en Irlanda del Norte y reviven conflictos históricos

Publicado

en

El movimiento nacionalista obtuvo 35 bancas y junto al socialdemócrata Alianza destronarán por primera vez en 100 años al movimiento unionista del poder. Podría haber una reunificación con Irlanda.

El partido nacionalista irlandés Sinn Féin, que busca la separación de Gran Bretaña y la unificación con la República de Irlanda, saludó el sábado una “nueva era” para Irlanda del Norte al capturar la mayor cantidad de escaños en la Asamblea de Irlanda del Norte por primera vez en una victoria histórica.

Los resultados de la elección le otorgan 27 escaños a Sinn Féin y deja en un segundo lugar al histórico Partido Democrático Unionista (DUP), de derecha y pro-británico, con 24 de los 90 escaños de la asamblea. Será la primera vez que el DUP no gobierne Irlanda del Norte.

Hoy marca el comienzo de una nueva era que creo que nos presenta a todos la oportunidad de reinventar las relaciones en esta sociedad sobre la base de la equidad, la igualdad y la justicia social“, señaló Michelle O’Neill, líder del movimiento separatista, apenas se conoció el resultado.

Lejos de los discursos políticamente correctos de O’Neill, se encuentra el pasado de Sinn Féin, partido vinculado al Ejército Republicano Irlandés (IRA), un grupo paramilitar que usó bombas y balas para tratar de sacar a Irlanda del Norte del dominio del Reino Unido durante décadas de violencia que involucró a militantes republicanos irlandeses y paramilitares leales protestantes. 

El movimiento unionista, cristiano protestante, monárquico, de sentimiento británico y generalmente conservador de derecha, peleó por siglos contra el movimiento nacionalista, católico, republicano, de sentimiento irlandés, y generalmente socialistas o comunistas.

El panorama que expone esta elección no es nada claro debido a la complicada situación política de Irlanda del Norte y las continuas disputas sobre los acuerdos posteriores al Brexit. Cabe recordar que Irlanda del Norte posee un sistema de poder compartido por el acuerdo de paz de 1998 que puso fin a décadas de conflicto católico-protestante. Este acuerdo divide los puestos de primer ministro y viceprimer ministro entre el mayor partido unionista y el mayor partido nacionalista.

Desde la partición de Irlanda en 1921, la oficina del primer ministro siempre estuvo en manos unionistas, generalmente del DUP, y desde 1998, el vicepremier estuvo en manos nacionalistas. Ahora, el DUP señala que este sistema podría ya no servir debido al triunfo del Sinn Féin.

Sinn Féin ya había metido mano para que tras el Brexit, Irlanda del Norte mantuviera fronteras abiertas con la República de Irlanda, que sigue siendo miembro de la Unión Europea. Esto llevó a que se impusieran algunos controles aduaneros y fronterizos a personas y productos que ingresan desde Irlanda del Norte al resto del Reino Unido.

El problema es que estos acuerdos comerciales generaron fuertes críticas de los unionistas que señalan que se está perdiendo la unión y la identidad británica al generar barreras económicas, sociales y culturales con Gran Bretaña. 

Boris Johnson, quien en 2019 firmó este pésimo acuerdo que acercó a Irlanda del Norte a Irlanda, mientras la alejó del Reino Unido, ahora asegura que buscará derogarlo y buscar un protocolo que favorezca a la unión británica.

Sin embargo, eso que podría haber sido más fácil con el DUP en 2019, ahora con Michelle O’Neill en el poder será prácticamente imposible.

Estas tensiones desencadenaron en la renuncia de Paul Givan del DUP como Primer Ministro de Irlanda del Norte el pasado 4 de febrero del 2022, lo que dio comienzo a una nueva crisis política que desempolvó viejos sentimientos y rencores de la época de la guerra civil. Señal de esto fue el triunfo de Sinn Féin y de aquellos que quieren unificar ambas Irlandas.

O’Neill aclaró en su discurso de la victoria que en el corto plazo no habrán cambios constitucionales ni referéndums de salida del Reino Unido. Esto tiene sentido, aunque ganaron las elecciones parlamentarias, los partidos nacionalistas solo obtuvieron el 38% de los votos (Sinn Féin 29% y el Partido Socialdemócrata 9,1%), mientras que los unionistas obtuvieron un 40,1% (DUP 21,3%, UUP 11,2% y TUV 7,6%).

O’Neill no oculta que ella aboga por que Irlanda del Norte abandone el Reino Unido y se convierta en un solo país con la República de Irlanda, pero entiende que incluso con este resultado todavía la situación no está dada. Tampoco quiere cometer el mismo error del Partido Nacionalista Escocés, el cual poco después de llegar al poder en 2014 convocó un referéndum separatista, lo perdió y tuvo que renunciar al gobierno.

Seguir Leyendo

Tendencias