Seguinos en redes

Argentina

El Papa Francisco redobla su cruzada contra los obispos conservadores y ahora va por el Cardenal Poli

Publicado

en

El Santo Padre, a pesar de su desmejorada salud, se mantiene vigoroso en la persecución de aquellos que no le rinden la pleitesía que demanda.

Hace algunos días salió publicado en varios medios una polémica por una auditoría que el Papa Francisco ordenó desde Roma por un supuesto manejo “poco claro” en la concesión de unas propiedades del Arzobispado de Buenos Aires.

Para los que desconocen la interna entre el Vaticano y los distintos obispados que resisten sus cambios progresistas, esta auditoría puede parecer algo superficial, o simplemente una acción del Sumo Pontífice para llevar transparencia a la Iglesia. Pero la situación va por un lado completamente distinto.

La discordia comenzó por una audiencia pública que se realizó sobre un terreno en Puerto Madero donde funciona la Parroquia Nuestra Señora de la Esperanza, dependiente del Arzobispado de Buenos Aires y sede del Capellán Castrense de la Prefectura Naval, dependiente del Obispado Castrense de Argentina

El Arzobispado de Buenos Aires entregó la concesión del terreno a una empresa constructora por 40 años con el objetivo de que se construya una escuela primaria con secundaria, un jardín de infantes y un emprendimiento comercial

Los allegados a Bergoglio se quejaron de la situación e inmediatamente se activaron los mecanismos para iniciar un auditoria canónica a cargo de la Congregación de obispos, y Su Santidad otorgó al Cardenal Primado una audiencia en Roma.

Algunos desprevenidos se preguntan por qué la celeridad de Roma para investigar esta concesión que es perfectamente legal y razonable. Celeridad que no se vio para atender casos de abuso sexual y malversación de fondos como el caso del Obispo Zanchetta; casos de maltrato, abuso de poder y despidos injustificados como los que enfrenta Santiago Olivera, en juicio actualmente; entre otros. 

Lo cierto es que los intereses de Bergoglio están en otro lado y tienen que ver con cuestiones no espirituales sino políticas. Dentro del clero todos se conocen y la reputación del cardenal Mauro Aurelio Poli como hombre justo y buen administrador son conocidas, así como su inclinación a ser un hombre de fe que no se deja seducir por los beneficios de mostrarse adulador al Papa.

Pero especialmente, es uno de los pocos que quedan en la jerarquía de la Iglesia argentina que se para claramente en la vereda opuesta a las corrientes modernas de izquierda.

Es claro que Bergoglio se arrepiente de haber nombrado a Poli como su sucesor en la Arquidiócesis de Buenos Aires ya que no puede manejarlo a su antojo como hace con el resto de los obispos que, ya sea por miedo, mediocridad o afinidad política, obedecen sus órdenes aun cuando éstas vayan en contra de la fe que profesan.

Tras la peregrinación a Luján, el Cardenal Mario Poli pidió que 'apuesten  por la familia'
Cardenal Poli, último bastión de los conservadores en la Iglesia argentina.

El problema es que el Cardenal no tiene esqueletos en el placard que le sirvan a Su Santidad para sacarlo del cargo. Además, Poli no parece enfermarse o morirse, algo que el Papa ha aprovechado con velocidad en el pasado. Por ahora, lo único que puede hacer Francisco es esperar a que el Cardenal Primado cumpla 75 años, y allí forzarlo a renunciar.

Pero este ataque al Arzobispo de Buenos Aires se viene gestando desde hace bastante tiempo. Entre las mil y una trampas orquestadas por el Papa, cabe recordar cuando instigó a monseñor Santiago Olivera, el poco feliz Obispo Castrense, a reclamarle al Cardenal la posesión de la Parroquia Luján Castrense, la cual poseía un Capellán militar y era de uso compartido. Olivera, hombre de pocas luces, perdió la pulseada contra el Cardenal.

Hace un año, cuando el monseñor Joaquín Sucunza, hombre de confianza de Bergoglio y obispo auxiliar de Buenos Aires, cumplió 75 años, fue depuesto de su cargo de vicario para los Asuntos Económicos por el Cardenal Poli. Esto molestó a la tropa pro Francisco, quienes no esperaban un contraataque de Poli, y ahora exigen que, apenas el Cardenal cumpla los 75 años este noviembre, sea depuesto y reemplazado por un hombre de la causa bergogliana

Es sabido que la Congregación de Obispos no encontrará nada en contra del Cardenal pero, seguramente, este escándalo orquestado por los lacayos del Papa servirá para que éste le pida la renuncia y lograr así, un clero argentino completamente conformado por hombres de izquierda y leales a su persona y no a Jesucristo.

Lo que resulta sorprendente es que el Papa, estando mal de salud y con múltiples dificultades, dedique tiempo a “voltear” a un Cardenal a un país que no ha visitado en todo su papado. Pero todo tiene una razón.

Los rumores que se oyen en las sacristías dicen que Bergoglio quiere ser canonizado y para eso requiere del apoyo de los Cardenales Primados, quienes votarán y de entre los cuales, surgirá el nuevo Papa. Papa que puede canonizarlo o destruir su legado. 

Para asegurarse su paso a la inmortalidad, Bergoglio necesita que todos los Cardenales del mundo sean afines a él, ya sea porque le deben el solideo cardenalicio o porque comparten sus ideas izquierdistas. Poli no cumple estos requisitos.

El hombre de Bergoglio que se rumorea para suceder a Poli no es otro que monseñor Víctor Manuel Fernández, mejor conocido como “Tucho” Fernández, aquel hombre enviado a convertir a la Universidad Católica Argentina en un centro bergogliano, el mismo hombre que fue enviado a destruir la obra del Mons. Aguer y aquel que se hizo famoso por escribir un libro sobre el arte de besar.

El daño que Bergoglio le ha hecho a la Iglesia es grande y la pérdida del último bastión de derecha en el clero argentino no es un hecho menor debido a que, independientemente de la fe que cada uno profese, la fe católica es uno de los bastiones de occidente

Argentina

Alberto Fernández logra mantener oculta la letra chica de los contratos de las vacunas por US$ 2000 millones de dólares

Publicado

en

El kirchnerismo logró aprobar en la Auditoría General de la Nación (AGN) sin debate un documento que valida los 10 contratos que se firmaron con laboratorios sin mostrar los textos completos.

La mayoría kirchnerista que conforma la Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó mantener oculto el texto final de los 10 contratos de compra de vacunas contra el coronavirus por parte del Estado argentino y dispuso que se mantuviera bajo secreto todas las actuaciones de los convenios.

En otras palabras, el Gobierno se negó a mostrar la letra chica de los acuerdos que el Estado suscribió con las compañías farmacéuticas en 2020, y que le costaron al país unos US$ 1.737 millones de dólares.

De esta forma, además, Alberto Fernández logró que no se avance en una auditoría integral sobre sus negociaciones en las compra de las vacunas. Cabe recordar que en un primer momento acordó solamente con la rusa Sputnik, luego con la china Sinopharm, y recién casi un año después, accedió a firmar un contrato con la norteamericana Pfizer y la inglesa AstraZeneca, lo cual generó polémica por parte de la oposición, que denunció intereses económicos de fondo.

Los auditores de Juntos por el Cambio, en minoría, presentaron un dictamen de “rechazo total” al informe del oficialismo, que hubiera requerido mostrar los contratos tal y como fueron firmados.

Sin embargo, el Frente de Todos hizo pesar su mayoría y aprobó el documento sin que se pudiera discutir cuestiones tales como la elección de los laboratorios, los montos que se pagaron y la entrega de las vacunas, entre otras cuestiones.

La decisión de declarar o transformar en reservada es, a mi juicio, infundada y perjudicial y yo podría citar a un destacadísimo cientista político italiano, Giovanni Sartori, que llama la atención sobre una de las principales promesas de la democracia es la transparencia que está siendo afectada por esta circunstancia”, manifestó el jefe auditor de la oposición Jesús Rodríguez.

El equipo de auditores de la oposición, compuesta por Miguel Ángel PichettoAlejandro Nieva y Jesús Rodríguez, asegura que el documento que suscribió el kirchnerismo “autolimita” el accionar de la AGN ya que no les permite realizar un control exhaustivo de los convenios de las compras de las vacunas.

Desde el entorno de los auditores aseguran que en la letra chica que se quería auditar se quería determinar por qué se tardó tanto en firmar el contrato con Pfizer o cuál es el contenido de las cláusulas confidenciales que se firmaron.

En particular la oposición quería conocer la letra chica del convenio con AstraZeneca, quien tuvo diversos incumplimientos que afectaron la campaña de vacunación en la Argentina, y se han denunciado sobreprecios con el productor en el país, Hugo Sigman, dueño del grupo farmacéutico Insud, amigo del entonces ministro de Salud, Ginés González García.

El kirchnerismo usa como argumento para mantener el secreto las cláusulas de confidencialidad que pidieron y firmaron los laboratorios. El Gobierno asegura que no quieren “defraudar” a las grandes multinacionales que esto podría generar demandas por parte de las farmacéuticas.

Diez contratos por 146.000.000 vacunas a cambio de U$S 1737 millones

En total, Alberto Fernández firmó 10 contratos por un total de 146 millones de vacunas que le representaron al país el pago de US$ 1.737 millones de dólares. Entre los sueros adquiridos se encuentra la Sputnik V (Rusia); Sinopharm y Cansino (China); CovidShield (India); AstraZeneca (Reino Unido); y Pfizer y Moderna (Estados Unidos).

Durante la presentación del informe, que comenzó el miércoles a la mañana, la oposición cuestionó la “pobreza” del informe y hasta el propio Pichetto dijo que en el sitio oficial del Ministerio de Salud puede encontrarse mayor información. También hablaron de demoras en la presentación del documento.

En los 30 años de la AGN es difícil encontrar un tema más relevante que este de los contratos”, expresó Rodríguez. Y agregó: “No sólo por la magnitud del esfuerzo fiscal involucrado, si no por las razones que justificaron esas contrataciones. Excepción hecha de las cuentas de inversión que la Constitución nos manda que analicemos”.

Seguir Leyendo

Argentina

El Partido Comunista Chino censura la expresión artística de Shen Yun en el Teatro Colón

Publicado

en

Este año se cumple una década sin que el Teatro Colón acepte presentar a la prestigiosa Shen Yun por presiones de la Embajada del Partido Comunista de China.

A pesar de lo emocionado que estuvo Jorge Telerman en 2014 con la obra, hoy como director se niega a presentarlos.

Desde hace unos 10 años, el Partido Comunista Chino (PCCh), a través de su Embajada en Buenos Aires, presiona a funcionarios argentinos para denegar el alquiler del Teatro Colón para la presentación de la prestigiosa compañía de artes escénicas, Shen Yun Performing Arts, la cual revive los 5.000 años de cultura tradicional china antes de la llegada del comunismo.

Las autoridades locales han aceptado esta vergonzosa demanda proveniente de un poder totalitario extranjero y una y otra vez le niegan a la prestigiosa compañía de música y danza clásica china a nivel mundial con sede en Nueva York la posibilidad de tener una función en el Colón.

El totalitarismo comunista no quiere que esta obra sea escenificada en Argentina, donde hay una enorme comunidad china, ya que muestra la gloriosa historia china que el Partido Comunista se ha dedicado a tapar y reescribir. Pero también porque todos sus artistas son practicantes de Falun Dafa.

Falun Dafa es una disciplina espiritual milenaria de la Escuela Buda, que entra en jaque con la naturaleza atea del Partido Comunista. En 1999, el dictador Jiang Zemin ordena la prohibición de esta religión en China debido a la enorme aceptación que estaba teniendo en los años 90. Falun Dafa fue prohibida ese año y desde entonces comenzó una brutal persecución que continúa hasta la actualidad

Organismos de derechos humanos internacionales, la justicia argentina, Naciones Unidas y parlamentos de todo el mundo han catalogado a esta persecución religiosa como un genocidio. Pero lo más preocupante es que esta persecución se ha extendido hacia el extranjero; donde el Partido Comunista difunde calumnias contra Falun Dafa, e incluso ejerce violencia e intimidación.

En Argentina, los practicantes argentinos de Falun Dafa han sido violentados en manifestaciones pacíficas, ante la inacción deliberada de las fuerzas de seguridad. En la actualidad, hay seis causas judiciales abiertas contra ciudadanos de origen chino y también funcionarios argentinos por las agresiones realizadas públicamente a los practicantes argentinos

Pero además, la repudiable injerencia del Partido Comunista Chino en Argentina se ha extendido hasta el ambiente artístico: la Embajada china en Buenos Aires estaría presionando a las autoridades del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para que Shen Yun no se pueda presentar en el Teatro Colón.

Al ser el PCCh un régimen oficialmente ateo, teme el despertar espiritual que Shen Yun pueda generar en la audiencia, y quiere evitar, por todos los medios posibles, que se revele ante la comunidad china argentina la trágica realidad de la persecución religiosa que sufren los practicantes de Falun Dafa en la China continental

Además, el Partido Comunista considera a la cultura tradicional china como una amenaza a la ideología comunista. Es por eso que para contrarrestar esta injerencia comunista se ha iniciado una petición ciudadana a nivel nacional para concientizar sobre esta intromisión extranjera en la expresión artística en Argentina y poder apoyar la causa, afirmando tanto la libertad de expresión como la soberanía nacional.

Petición Ciudadana 

Habiendo agotado las vías administrativas para resolver este conflicto, se ha lanzado una gran campaña de difusión a nivel nacional para informar a todos los ciudadanos argentinos acerca de lo que está ocurriendo en Argentina con la censura extranjera en la expresión artística.

Se invita a todos aquellos que quieran reafirmar la soberanía a firmar la petición ciudadana dirigida a las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires y del Teatro Colón

Ceder ante el PCCh significa no solo apoyar la persecución realizada en China hace ya 23 años hacia los practicantes pacíficos de Falun Dafa, si no permitir que un régimen genocida extranjero cercione la soberanía nacional.

Funcionarios de otros países han respondido con dignidad, y han permanecido  firmes ante las demandas irracionales del Partido Comunista incluso manteniendo intactas sus relaciones comerciales, por lo que no se entiende por qué en Argentina se ha decidido en los últimos años ceder tanta soberanía.

Una década de censura artística

Desde hace 10 años se han solicitado fechas para poder alquilar el Teatro Colón para las funciones de Shen Yun en Buenos Aires. Sorprendentemente, las múltiples solicitudes fueron ignoradas y evadidas detrás de un comportamiento muy poco profesional

Recién por primera vez en 2019, Shen Yun obtuvo la primera respuesta formal de parte de la por entonces Directora General, María Alcaraz, diciendo que no había disponibilidad de fechas para los próximos 3 años.

En otra ocasión más informal, también se ha excusado diciendo que Shen Yun no es una obra “clásica”, lo cual es falso, ya que la naturaleza del espectáculo es puramente de música y danza clásica china.  Además es sabido que hoy el Teatro Colón abre sus puertas a todo tipo de espectáculos de diferentes géneros musicales y artísticos, incluso a conciertos de rock

Sin bajar los brazos, las solicitudes para la actuación de Shen Yun se siguen enviando mediante cartas documento. Pero ni el último cambio de autoridades, con la asunción de Jorge Telerman como director, quien ha hablado maravillas del espectáculo cuando lo vio en el año 2014, ha podido cambiar esta forma evasiva de operar por parte del Teatro Colón. 

A puertas cerradas, hay testimonios de directores de teatros argentinos y funcionarios públicos sobre cómo la Embajada china, a través de llamadas telefónicas y “amenazas”, los ha presionado para que cancelen las presentaciones y les ha advertido que no vean el espectáculo.

En octubre del año 2016, la Asociación de Falun Dafa pidió información a la Cancillería sobre la ”interferencia por parte de la Embajada China en Buenos Aires con el fin de evitar la presentación del espectáculo Shen Yun en el Teatro Colón en 2017”.

La Cancillería no negó la interferencia, y respondió que esa información es clasificada. “Esa información en materia de política exterior solicitada se encuentra expresamente clasificada como reservada. En virtud de ello, sugiere denegar la información requerida amparándose en el Artículo 16 inciso a) del Reglamento General del Acceso a la Información Pública para el Poder Ejecutivo Nacional”.

Este tipo de acciones difamatorias e irrespetuosas a través de sus diplomáticos son actos sistemáticos que realiza el Partido Comunista en cada país donde se presenta Shen Yun. Sin embargo, la gran mayoría de ciudades y teatros del mundo libre no ha aceptado esta forma de interferencia en las decisiones culturales de su país.

Los funcionarios locales de un país soberano no tienen ninguna obligación de aceptar estas presiones. En cambio, repudiar y rechazar este tipo de inescrupulosos planteos y proteger a su pueblo es su deber y responsabilidad.

¿Qué es Shen Yun Performing Arts?

Shen Yun Performing Arts fue fundada por practicantes de Falun Dafa en Nueva York en el 2006. La misión de Shen Yun es utilizar las artes escénicas para revivir la esencia de la cultura china, considerada tradicionalmente una civilización inspirada en lo divino, una idea que va en contra de la concepción de la nación china que pregona el Partido Comunista.

Shen Yun encarna esta antigua cultura representando en el escenario antiguas historias y tradiciones a través del arte ancestral de la danza clásica china, una orquesta sinfónica en vivo que combina majestuosamente instrumentos occidentales y orientales, elegantes vestuarios, y proyecciones digitales que crean una actuación inspiradora que le ha forjado un gran prestigio internacional.

El espectáculo se despliega en los mejores teatros internacionales, tales como el Lincoln Center de Nueva York, el Kennedy Center de Washington, D.C. y la Deutsche Oper de Berlín, entre otros. Además imparte un mensaje inspirador, y la audiencia sale no solo conmovida, sino profundamente agradecida por la oportunidad de presenciar una obra tan purificadora para el alma.

En Argentina Shen Yun se ha presentado desde el año 2012 en el Teatro Ópera de Buenos Aires. Pero debido al continuo deterioro en su infraestructura, el Teatro Ópera ya no se encuentra en condiciones para volver a ser anfitrión de tan grandioso espectáculo. Cabe destacar que actualmente no existe otro escenario con las características necesarias para que se presente Shen Yun en Buenos Aires además del Teatro Colón.

Seguir Leyendo

Argentina

Rosario es un Narcoestado: 2022 fue el año más sangriento de la historia de la ciudad santafesina

Publicado

en

Los narcos ya dominan todos los aspectos de la sociedad rosarina, con policías, funcionarios del gobierno y sicarios en su bolsillo.

La ciudad de Rosario ya es un Narcoestado. Los policías que no son parte de la red de narcotráfico no tienen recursos para enfrentar la creciente amenaza del crimen organizado. El gobierno no hace nada, o peor, es cómplice y se lleva una tajada.

Nada de esto es gratis, y Rosario hoy vive un infierno de violencia. El 2022 ya es el año más sangriento de la historia de la ciudad santafesino, y registra hasta octubre unos 258 homicidios dolosos. La gran mayoría producto de tiroteos entre narcos.

Sin embargo, no son los narcos los únicos que mueren. Los civiles son víctimas y lamentablemente muchas veces quedan en el medio de los tiroteos. Dos chicos de 14 y 15 años fueron las últimas víctimas del lastimoso conteo. Se trata de Eric Galliz y Valentín Solís, que fueron emboscados y asesinados a balazos en el Fonavi de Rouillón y Seguí, en el oeste de la ciudad.

Con este número, el contador del Ministerio Público de la Acusación (MPA) rompió el récord de 2014, cuando se registraron 254 crímenes en la Unidad Regional II de Santa Fe que abarca el departamento de Rosario, además de Villa Gobernador Gálvez, Granadero Baigorria, Pérez, Funes, Ibarlucea y Arroyo Seco, entre otras localidades.

Sin embargo, en ese momento, se desató una ola de crímenes tras el asesinato de Claudio “Pájaro” Cantero, en 2013, y la guerra entre clanes fue la principal fuerza impulsora de los asesinatos sicarios durante ese año. Al siguiente, en 2015, la cifra descendió a 234, mientras que en 2016 hubo “solo” 181 muertes.

En 2017, el número continuó en baja y tocó el piso de 165 muertes. En 2018 volvió a subir a 204, a medida que el poder de las bandas narcos volvieron a crecer. En 2019 se registró otra baja, con 169 homicidios, pero en 2020 estalló la crisis narco en todo su esplendor.

Pese a las restricciones por la pandemia, el MPA anotó 214 homicidios y la curva siguió hacia arriba en 2021, con 244 muertes. Aunque todavía no cerró, el 2022 barrió con todas las estadísticas en un año que comenzó con un cruento triple crimen, al cierre de una boda narco.

Nadie en Rosario espera que las cifras desciendan, por el contrario, prevén que la violencia irá creciendo por las disputas entre narcos por el territorio, mientras la ciudad se convierte fácticamente en un Narcoestado.

Los rosarinos reclaman intervención del Gobierno Nacional, y la militarización de las calles de la ciudad. Rosario es uno de los distritos más peligrosos a nivel nacional y desafía todas las estadísticias de violencia en el país, pareciéndose más a una ciudad mexicana que argentina.

Seguir Leyendo

Tendencias