Seguinos en redes

Entretenimiento

El bodrio progre de Thor 4 fracasa en la taquilla y sufre una caída del 70% en las ventas a una semana de su estreno

Publicado

en

Disney le dio rienda suelta al director Taika Watiti después del éxito de Thor: Ragnarok pero compuso un desastre cinematrográfico más enfocado en dar un mensaje político que en entretener.

La nueva entrega de Thor volvía a la pantalla grande después del parate por la pandemia con todo a su favor: el mítico superhéroe nórdico estaba acompañado por los Guardianes de la Galaxia, el aclamado Taika Watiti repetía en la silla del director, volvía la ganadora del Oscar Natalie Portman a su rol de Jane Foster e incluso habían conseguido al multigalardonado Christian Bale para que haga del villano principal, Gorr, y al también ganador del Oscar, Russell Crowe, para que actúe de Zeus.

Pero la extraña y bizarra película que salió de todo esto fracasó estrepitosamente en la taquilla. Si bien tuvo un relativo buen estreno, recaudando poco más de US$ 144 millones, después del primer fin de semana en los cines, Thor: Love & Thunder colapsó en ventas.

Tuvo una caída del 68% en ventas entre el primer fin de semana y el segundo, la baja más fuerte de toda la historia del MCU, y solo pudo recaudar un lamentable US$ 45 millones. En comparación, las otras caídas entre fin de semanas más pronunciadas de Marvel hasta ahora habían sido Doctor Strange in the Multiverse of Madness (-66%) y Black Widow (-67%).

A 10 días de su estreno, la película recaudó en Estados Unidos unos US$ 233 millones, muy lejos del objetivo de Disney, que como mínimo esperaba haber recuperado localmente el costo de producción de la película que fue poco más de US$ 250 millones.

Si bien los distintos críticos identificaron varios problemas con la película que pueden haber causado este fracaso en la taquilla, hay un tema que viene empañando todas las entregas de la Fase 4 de Marvel: el innecesario y poco interesante progresismo militante.

A la película no le falta ninguno de los estereotipos que le fascinan a la izquierda. La cuarta entrega de Thor tiene por primera vez a una Thor mujer, nada más y nada menos que la propia Natalie Portman, quien a diferencia de los comics automáticamente levanta el martillo y es una superhéroe tan o más realizada que el Thor original.

También cuenta con el personaje de Valkiria, que en vez de ser una mujer nórdica, alta, color blanca y pelo rubio, es interpretada por Tessa Thompson, una afroamericana de baja estatura que coincidentemente es parte de una trieja (una pareja de tres personas) del director, Taika Watiti y la cantante Rita Ora.

Como en la vida real (porque parece que actuar ya no es posible para los actores de Hollywood), el personaje de Valkiria es lesbiana, exige que le digan "Rey Valkiria" en vez de "Reina Valkiria", y dice abiertamente que es adicta al sexo y al alcohol.

Tampoco podía faltar la salida del clóset de Korg, que es interpretado por el propio Taika Watiti y en la película cuenta que en su raza kronan, los hombres tienen sexo con otros hombres y así hacen bebés.

Lo extraño es que todo esto está en una película que fue publicitada como la primera película de comedia de Marvel, y el rango etario al que apuntan claramente es menos de 16 años. Nadie entiende por qué Disney insiste con promulgar estos dogmas del feminismo interseccional en películas para niños.

Por último, la película trata de combinar un tono cómico con un tono de miedo y con un tono trágico, fallando en los tres. Pasa en cuestión de segundos de mostrar una persona muriendo de cáncer a hacer un chiste cansador de dos cabras gritando.

Es la segunda entrega del año de Marvel, junto con Doctor Strange in the Multiverse of Madness, y las dos películas han resultado un fracaso económico para Disney. En otra época, las tres películas que Marvel publicaría en el año conformarían el Top 3 de películas más taquilleras de ese año, pero los tiempos han cambiado considerablemente desde el chasquido de dedos de Thanos.

Actualmente Top Gun: Maverick, una película que se olvida de todo el progresismo moderno y se enfoca en hacer un largometraje diseñado para los fanáticos del cine de acción y con un fuerte mensaje patriótico, se ubica indiscutidamente al frente de la taquilla, habiendo recaudado desde mayo US$ 1.238 millones.

Doctor Strange in the Multiverse of Madness llegó a los US$ 954 millones y fue retirada de los cines para pasar a Disney+, mientras que el Top 3 lo completa Jurassic World: Dominion, otra película que se enfoca en la nostalgia, respeta a los personajes y no agrega innecesariamente tramas relacionadas al feminismo y al racismo.

Thor: Love & Thunder, con tan solo US$ 499 millones a nivel mundial y una caída del 68% en las ventas a una semana del estreno, no parece que se vaya a meter entre las cinco películas más vendidas del año, algo que ya se está haciendo recurrente con la Fase 4 pero que nunca había pasado en las anteriores tres fases. Esperando este fracaso, Disney anticipó que en 30 días la película saldría de los cines para entrar en el servicio de streaming Disney+, a donde las entregas de Marvel van a morir.

Entretenimiento

Los 96° Premios Oscar: El fenómeno Barbenheimer busca su coronación en la primera edición con las nuevas reglas de diversidad

Publicado

en

Si bien la Academia impuso para esta edición un conjunto de reglas que piden una cierta cantidad de minorías en el reparto o en la silla de la dirección, la magnífica Oppenheimer podría demostrar que el cine sigue vivo.

Este domingo se realizan en el Dolby Theatre de Hollywood los internacionalmente conocidos Premios Oscar por la excelencia cinematográfica a los proyectos realizados durante todo el período 2023. Más allá de la polémica por las nuevas medidas de diversidad, las nominaciones coinciden con lo que la mayoría de las personas interpretó como lo mejor del cine en el último año.

A partir de este año, todos los nominados debieron enviar un formulario confidencial de Estándares de Inclusión de la Academia (RAISE) y cumplir con dos de los siguientes cuatro estándares para que la película se considere elegible: 

  1. El reparto debe tener un porcentaje de minorías representadas, sean grupos raciales, étnicos o de género; o "personas con discapacidades cognitivas o físicas, o que son sordas o tienen problemas de audición".
  2. El equipo creativo debe tener un porcentaje de minorías representadas, sean grupos raciales, étnicos o de género.
  3. La productora debe tener un porcentaje de sus empleados que pertenezcan a las minorías, sean grupos raciales, étnicos o de género.
  4. La empresa de marketing que distribuya la película debe tener un porcentaje de sus empleados que pertenezcan a las minorías, sean grupos raciales, étnicos o de género.

Hay mucha expectativa los cuales incluyen varias presentaciones artísticas, siendo la más esperada para el corriente año la interpretación de la favorita a ganar Mejor Canción Original, I’m Just Ken” de Barbie de parte de su actor Ryan Gosling.

Restará por ver en esta edición si estas nuevas políticas de diversidad han dañado la nominación de las películas, o si realmente las mejores de ellas han accedido a la nómina y serán premiadas por su excelencia y no por la cantidad de personas étnicas que contiene la película.

Pero la gran expectativa de este ciclo es el último largometraje del legendario cineasta Christopher Nolan: Oppenheimer, la cual ha recibido 13 nominaciones, que incluyen Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor, Mejor Actor de Reparto, entre otros, siendo en varias de éstas la favorita a ganar.

Mejor Película

En esta categoría hay 10 películas bastante diferentes entre sí, desde un suspenso psicológico insertado en el Holocausto (Zone of Interest) hasta una comedia sobre el juguete más famoso de todos los tiempos (Barbie).

No obstante, la preferida a ganar el premio mencionado es Oppenheimer de Nolan, por su realista y a su vez fantástica representación de la historia personal del físico que creo la primera bomba atómica, marcando así un antes y un después en la historia de la humanidad.

Pero además, esta historia adquiere valor gracias a que añade la perspectiva de un personaje menos conocido: Lewis Strauss. Funcionando como la antítesis de nuestro protagonista, provoca altos niveles de tensión e intriga, haciendo que esta película de 3 horas parezca de la mitad.

La película de Oppenheimer logra transmitir el patriotismo de una persona para con su país, al cual le entrega el arma más poderosa jamás creada, y cómo una persona de carne y hueso tiene que lidiar con un acto de extremo heroismo pero que a su vez llevó a la muerte de cientos de miles de personas en un instante.

Mejor Director

Para la dirección también encontramos una gran variedad de creadores, aquellos que priorizan más una mirada práctica y realista de sus creaciones (Martin Scorsese) comparados a otros que consideran que se debe aprovechar la flexibilidad del formato para presentar su mensaje de las formas más bizarras posible (Yorgos Lanthimos).

De todas formas, el favorito para esta categoría también resulta ser Christopher Nolan, del cual se considera que su último proyecto demuestra de forma irrefutable que se encuentra en su pico como cineasta, en tanto logró incluir elementos de todos sus largometrajes anteriores, que, hay que decirlo, no son poca cosa.

Mejor Actor

Dentro de esta categoría, una de las más competitivas desde que existe dicha ceremonia, en tanto determina en muchos casos si el actor en cuestión “ha logrado su cometido”, entendiendo a este premio como el mayor logro obtenible dentro de la profesión.

Sorprendentemente, casi todos los nominados nunca han llegado previamente tan lejos en este certamen, siendo el preferido para ganarlo el que solo ha logrado premios locales en su carrera: Cillian Murpy, por su papel de J. Robert Oppenheimer en la película previamente mencionada, en tanto logra cumplir con la gran expectativa de la gran cantidad de biopics lanzadas últimamente, sino que además resalta los aspectos más enigmáticos de este genio torturado, mostrándonos que hay más de lo que se ve a simple vista.

Mejor Actriz

Respecto de la última categoría de las cuatro grandes, nos encontramos con un tremendo choque de protagónicos que han resaltado en exceso, incluyendo la polémica Bella Baxter interpretada por Emma Stone (Poor Things) hasta la culposa Sandra recreada por Sandra Huller (Anatomy of a Fall).

A pesar de todo, la preferida para ganar en este caso es Lily Gladstone por su papel de Mollie Burkhart en Killers of the Flower Moon, que a pesar de considerarse uno de los trabajos menos innovadores o exitosos de su histórico director Martin Scorsese, sigue resaltando gracias a la mencionada actriz y a su colega en la cinta Leonardo DiCaprio.

Seguir Leyendo

Entretenimiento

Falleció Akira Toriyama: Las enseñanzas, los valores y el legado de Dragon Ball para una generación entera

Publicado

en

El creador japonés ideó una de las series que más impactaron en el mundo y que marcó a varias generaciones a lo largo y ancho del planeta.

Este viernes 8 de marzo anunciaron que falleció el creador del manga Dragon Ball, el japonés Akira Toriyama, a los 68 años de edad, debido a un hematoma subdural agudo.

El comunicado, atribuido a la productora Bird Studio de Toriyama, explica que el artista falleció el pasado 1ro de marzo, cuando todavía tenía "varios trabajos en medio del proceso de creación con gran entusiasmo", pero se avisó recién hoy.

La noticia tuvo un masivo impacto, dado que Dragon Ball crió y enseñó valores a una generación entera. La serie, que fue furor entre los jóvenes que crecieron en la década del 90, y luego nuevamente en los nacidos en la última década, debido a su continuación Dragon Ball Super, estuvo construída a base de los valores más fundamentales de la humanidad.

Dragon Ball enseñó valores como la superación personal, la importancia de la familia y el heroísmo. Promovió la perseverancía, el esfuerzo, la empatía, y el altruísmo, empaquetado en una excelente historia de acción y aventura que captó la atención de toda una generación.

Una y otra vez, el lápiz de Toriyama, que luego fue traducido a la pantalla chica en la serie Dragon Ball Z, captó la atención de los más chicos día tras día, quienes veían las hazañas de Goku y sus amigos en las horas antes de ir a la escuela, o a la vuelta a la hora de la merienda.

Sin duda alguna, los personajes de la serie son muy poderosos, pero esto no lo lograron solo por querer que así fuera, a lo largo de toda la historia, todos los involucrados han logrado superar sus propios límites y esto lo hacen a través de saber en que están fallando, y el entrenamiento constante de sus cuerpos y mentes.

En cada saga, los personajes se superaban a sí mismos a base de esfuerzo y dedicación, lograban obtener más poder para proteger a sus seres queridos, con una dedicación que le llegaba a todos los televidentes.

Los personajes principales de Dragon Ball, como Goku, Son Gohan y Vegeta, mantienen una notable fortaleza física, pero no ocultan el esfuerzo que requiere mantenerla y superarla para cada enfrentamiento. De hecho, sirven como un destacado ejemplo de cómo la perseverancia en la búsqueda de objetivos puede conducir al éxito.

En conexión con esto, Dragon Ball ilustra cómo los sueños a veces se hacen realidad. En Dragon Ball Z, se subraya la idea de que cualquier deseo puede convertirse en realidad con suficiente dedicación.

Los héroes que ideó Toriyama han tenido que enfrentarse a innumerables peligros, villanos que dieron batallas en las que los personajes han sabido aumentar su fuerza, obligándoles a entrenar cada vez más duro para ser capaces de derrotarlos. Sus enemigos (sin querer) se convirtieron en la mejor competencia para mejorar.

Si trasladamos esa filosofía de ‘Dragon Ball’ al mundo real, la visión es exactamente la misma. No tener competencia en nada no es algo bueno, tus horizontes serán pequeños y no tener rivales te volverá complaciente y hará que dejes de intentarlo más a fondo. En otras palabras, la sana competencia.

Otra enseñanza que dejó plasmada en su obra es la de siempre cumplir con tus promesas. La serie nos enseñó que si prometes una cosa, sea la que sea, tienes que cumplirlo. Si no cumplís lo que decís, la gente comenzará a valorarte de una manera diferente.


Seguir Leyendo

Entretenimiento

Marvel perdió 2.500 millones de dólares con sus últimas películas y series feministas que no vio nadie

Publicado

en

Desde 2021 a la fecha, Disney Marvel ha perdido más de 2,5 mil millones de dólares entre sus películas que estrenó en los cines ante salas vacías, y que lanzó en Disney+ ante el desinterés del público.

Después de haber llegado a lo más alto que el cine de superhéroes puede ofrecer en 2019, con la épica Avengers: Endgame, que no solo cerró satisfactoriamente 10 años de películas y encantó al público, sino que se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos, el Universo Cinemático de Marvel no para de perder plata.

Desde entonces, la única película realmente exitosa que tuvo Disney Marvel fue Spider-Man 3: No Way Home, una colaboración con Sony, estudio que se llevó el 75% de las ganancias. La Fase 4 apenas si tuvo ganancias y la Fase 5 ya lleva casi 400 millones de dólares en negativo.

Esto coincide con el nuevo giro hacia el feminismo que se le dio a las películas de Marvel a partir de la Fase 4, donde el CEO Kevin Feige prometió darle un rol más importante a los personajes femeninos, incluso prometiendo que tres de cada cuatro nuevos personajes introducidos serían mujeres.

Elaboración propia en base a Box Office Mojo. **Spider-Man 3 fue una producción compartida con Sony.

A este rojo se le suman las 12 series que produjeron para Disney+ desde 2021 hasta la fecha. En total, las series de la Fase 4 costaron 1.550 millones de dólares y las de la Fase 5 (hasta ahora) costaron 650 millones de dólares, incluyendo costos de producción y marketing.

Estos más de 2.000 millones de dólares de costo hundido no han tenido ningún tipo de retribución, dado que Disney+ nunca ha estado en verde desde su lanzamiento en 2020, y el año pasado perdió más de 4 millones de suscriptores.

Esto quiere decir que, desde 2020, entre la Fase 4 y lo que va de la Fase 5, Disney ha perdido un total neto de 2.500 millones de dólares con el contenido relacionado a películas y series de Marvel. Esto es en contraste directo con las fases anteriores, que le dejaron a Disney ganancias multimillonarias.

Elaboración propia en base a Box Office Mojo.

Yendo a los datos históricos, la Fase 1 le dio a Disney unos 558 millones de dólares en ganancias netas, la Fase 2 le dio 920 millones de dólares, y la Fase 3 unos 3.000 millones de dólares. La Fase 4 tuvo 70 millones de ganancias en las películas, pero se le sumó el costo hundido de 1,5 mil millones por las series, y la Fase 5 no tuvo ganancias ni en las películas ni en las series.

De esta manera, si se tiene en cuenta solamente el periodo 2021-actualidad, que comprende las Fases 4 y lo que va de la 5, Disney Marvel ha perdido exactamente 2.513 millones de dólares en 4 años, un rendimiento que hubiera condenado a la quiebra a cualquier otro estudio.

Sin embargo, la compañía ha logrado tapar el agujero con ventas de juguetes, videojuegos, comics y licencias, pero en su carta de presentación, que son las películas y las series de streaming, Marvel se ha convertido en una máquina de quemar dinero.

Elaboración propia en base a Box Office Mojo.

El último gran traspié estuvo en The Marvels, una película que decidió ir a fondo con el mensaje feminista y se convirtió en la mayor representación de todo lo que está mal con el "nuevo Marvel".

La película costó 275 millones de dólares en producirse, a lo que se le suman unos 135 millones de dólares en costos de marketing y distribución. Pero a pesar de tener a pesos pesados de Hollywood como Brie Larson y Samuel L. Jackson, y el estudio más grande del mundo de fondo, la película fue el mayor fracaso de la compañía hasta ahora.

Hizo solamente 85 millones de dólares en ganancias por ventas de entradas en Estados Unidos, y un paupérrimo 122 millones a nivel mundial. Si se toma como referencia la anterior entrega de esa misma saga, Captain Marvel hizo más de 400 millones en Estados Unidos y 700 millones en el resto del mundo.

La caída en la calidad de la película fue notoria, y la audiencia no eligió la nueva entrega del personaje que Disney quiere convertir en su superhéreo de bandera. Kevin Feige decidió triplicar la cantidad de personajes femeninos, darles nulo desarrollo e incluir temáticas relacionadas con la ideología de género.

El fracaso fue tan monumental que inmediatamente se decidió suspender todas las películas para este 2024, excepto Daredevil & Wolverine, la tercera entrega de la serie que en realidad lanzó 21st Century Fox, pero que compró Disney recientemente y que ahora se convirtió en su última esperanza.

Con una apuesta a todo o nada, la sátira encabezada por Ryan Reynolds hará un "gran reseteo" del Universo Cinemático de Marvel, luego de que Feige decidiera que el mundo cinematográfico que ayudó a crear y que lideró hacia el fracaso, es irrecuperable.

Seguir Leyendo

Tendencias