Seguinos en redes

Entretenimiento

Top Gun Maverick rompe la taquilla: La película que rechazó el progresismo le ganó a Marvel y a DC Comics en ventas

Publicado

en

Superó los mil millones de dólares en recaudación, ganándole a Dr. Strange y a The Batman, y se convierte en una de las 50 películas más exitosas de la historia. Ya es la más taquillera de Tom Cruise y la más vista del año.

La secuela largamente esperada comienza más de tres décadas después de la original, con Pete “Maverick” Mitchell, interpretado por Tom Cruise, llamado a entrenar a un escuadrón de pilotos de élite de la Marina de los EE.UU. para bombardear un depósito de uranio de un país cuyo nombre nunca se dice pero recuerda fácilmente a Irán.

La película es un ejemplo a seguir de cómo relanzar una franquicia. A diferencia de películas como Star Wars VIII: The Last Jedi o series como Star Trek: Picard, en ningún momento Top Gun Maverick trata de “deconstruir” al mítico personaje que interpreta Tom Cruise.

De hecho, 30 años después de dejarlo arriba del portaaviones abrazado con Iceman (personaje interpretado por Val Kilmer), lo vemos todavía manteniendo el espíritu rebelde pero patriótico que demostró en la primera entrega.

En ningún momento se lo muestra como fracasado, deprimido o con vergüenza por ser un hombre blanco con privilegios. En ningún momento duda de su rol en la Marina o de la importancia de su trabajo, como sí se hizo con Luke Skywalker en la lamentable octava entrega que dirigió Rian Johnson.

Tampoco la película pierde tiempo en cuestiones raciales o de género. Directamente presentan a una mujer y a un afroamericano como parte del grupo de aviadores de élite de Top Gun, pero en ningún momento se hace un planteo de que fueron discriminados o que el Estado los ayudó para llegar donde están, como suele hacerse en todas las franquicias que ahora tratan de introducir personajes “de minorías oprimidas”.

Ni siquiera plantea preguntas sobre por qué Estados Unidos está bombardeando a este otro país, que inteligentemente la película nunca lo nombra, pero es obvio que se trata de Irán. Los aviadores cumplen su misión, poniendo su vida de por medio de ser necesario.

Y ahí es donde la película más brilla. Los aviadores están dispuestos a dar su vida por su Patria, pero Tom Cruise se pone al hombre el desafío de no solamente cumplir la misión, si no que también todos vuelvan a casa.

Los nuevos aviadores de Top Gun nunca hacen un planteo racial o feminista.

El clímax de la película ve a Cruise sacrificarse para salvarle la vida al hijo de su mejor amigo (que falleció en la película de 1986) y luego éste pone su vida en peligro para salvarlo a él, logrando saldar cuentas con su conflictivo pasado.

Una de las últimas escenas los muestran despegando junto a Rooster desde una base iraní con el emblemático F-14 de la película original, y logrando derribar los aviones de última generación que manejan los enemigos.

Es un excelente conclusión para la principal temática de la película: lo viejo todavía vale. Durante toda la película, Maverick trata de demostrar que lo nuevo no es intrínsicamente mejor solo por ser nuevo, y desafía a la Marina que quiere retirar a los pilotos para llenar la flota de drones, desafía a los nuevos pilotos de Top Gun demostrando que, aunque ya esté cerca de su retiro, la vieja escuela todavía no ha sido superada, y al final, desafía a los nuevos aviones de última tecnología con un caza de la década del ’80 que apenas vuela.

En muchos aspectos, Top Gun: Maverick se siente como un producto de los años 80, que se logró colar en la nueva era del cine para recordarle a la audiencia que a pesar de los efectos especiales, los nuevos valores progresistas de Hollywood y la modernidad, todavía nadie ha podido superar la era dorada del cine.

Y bien que lo logró, la película rompió la taquilla, con una masiva recaudación de US$ 160 millones en el primer fin de semana de su estreno en los cines de Estados Unidos, durante el feriado del Memorial Day.

Pero no se quedó ahí. La película que ya lleva un mes en el cine y sigue liderando la taquilla, hizo más de mil millones de dólares en todo el mundo, habiendo recaudado hasta la fecha de publicación de esta nota unos US$ 1.016 millones, siendo la película 46° película más taquillera de la historia, superando grandes entregas como The Dark Knight, la primera de Harry Potter o Spider-Man 2.

A su vez, Top Gun: Maverick le ganó a sus principales competidores del año y es por ahora la película que más entradas vendió en lo que va del 2022. Para sorpresa de todos, hizo más plata que las dos grandes apuestas de Marvel y DC para el año: Dr Strange 2 y The Batman.

Doctor Strange in the Multiverse of Madness tuvo un presupuesto masivo pero no logró romper la barrera de los mil millón de dólares, quedándose corta con tan solo US$ 950 millones. Por su parte, la gran esperada The Batman, con Robert Pattinson, Zoe Kravitz, Paul Dano, Colin Farrell y Jeffrey Wright tampoco superó el llamado box office billion, y se quedó en US$ 770 millones.

Además, Top Gun todavía está en los cines mientras que tanto Dr. Strange 2 como The Batman ya pasaron a servicios de streaming, y a diferencia de ellas, se espera que Top Gun salga en versión Blu-Ray, donde podrá seguir engrosando sus ventas totales, convirtiéndose fácilmente en una de las películas más exitosas de la pos-pandemia, junto a Spider-Man: No Way Home, otra película que deja de lado el progresismo para contar una historia clásica y tradicional.

Entretenimiento

A pesar de ya estar filmada y haber gastado 70 millones de dólares, cancelan la nueva película de Batgirl por “ser muy muy mala”

Publicado

en

Una proyección a un focus group dio resultados desastrosos y los nuevos directores de Warner Bros. decidieron cancelar el proyecto.

En el último año, Warner Bros. estuvo produciendo una película de “Batgirl”, la cual reemplazaría al Batman de Ben Affleck en el Universo Extendido de DC (DCEU), pero después de US$ 70 millones gastados en la filmación, las primeras proyecciones en focus group dieron resultados desastrosos y la nueva administración decidió “archivar completamente” el proyecto.

La película tenía un presupuesto asignado de 100 millones de dólares e iba a ser publicada en HBO Max, aunque también se había planteado que si tenía una recepción positiva sería publicada en los cines. La realidad fue diametralmente opuesta, y ahora nunca será publicada en ningún medio.

Con la participación de mega-estrellas como Michael Keaton volviendo a su histórico rol del Batman de los 80s, J.K. Simmons como el Comisionado Gordon y Brendan Fraser como el villano Firefly, se convierte en uno de los descartes cinematográficos más caros de la historia.

La película no estaba terminada y antes de completarla se mostró una buena parte que ya está filmada a grupos selectos de personas para escuchar sus devoluciones. Las críticas fueron tan malas que el nuevo CEO de la empresa del entretenimiento, Michael De Luca, decidió cancelar todo y no gastar un solo dólar más. Una fuente interna que habló con el New York Post mencionó que el consenso del público fue que “es muy muy mala“.

“Batgirl” sería dirigida por Adil El Arbi y Bilall Fallah (“Bad Boys for Life” y “Ms. Marvel“) y tendría una batichica latina, feminista y su personaje estaría marcado por ser una víctima del racismo. La historia iba a seguir a Barbara Gordon, la hija del comisario James Gordon, y se explicaría el origen del personaje y por qué decide convertirse en Batgirl.

La película iba a tener un fuerte giro al personaje, ya que estaba siendo interpetado por la actriz dominicana Leslie Grace, y según la productora Kristin Burr, “será una batichica latina, feminista y tendrá que superar instancias de racismo en la sociedad“.

Esta entrega iba a continuar el DCEU, que tendrá su próximo capítulo en Aquaman 2, donde Ben Affleck repetirá su rol como Batman. Luego iba a venir la película de Flash, donde el Batman de Ben Affleck será reemplazado momentáneamente por el Batman de Michael Keaton, quien volverá a ponerse la capa negra después de 30 alejado del papel.

La película de Flash ya está filmada, pero luego de la noticia de que el actor principal, Ezra Miller, había violado y secuestrado a una niña menor de edad, Warner está analizando qué hacer con el largometraje. Están viendo si la filman nuevamente con un nuevo actor o directamente archivan la filmación.

Según la periodista Grace Randolph, en la película de Batgirl, el Batman de Michael Keaton la elegiría para que lo suceda en el rol y sería ella quien aparezca en las próximas entregas del DCEU. Esto parece que fue descartado y el universo extendido tomará otro camino.

Seguir Leyendo

Entretenimiento

En un nuevo libro publicado por Disney, se revela que Obi-Wan Kenobi es bisexual

Publicado

en

En el último ejemplo del deseo casi fetichista de Disney de explorar la sexualidad de todos sus personajes, la nueva novela Star Wars: Padawan presenta a Obi-Wan Kenobi como posiblemente bisexual.

Aunque Obi-Wan Kenobi es uno de los personajes más desarrollados del universo Star Wars, los encargados de expandir el mundo que creó George Lucas desde su venta a Disney creen que es importante ahora explorar su sexualidad.

La novela más reciente de Star Wars, Padawan, escrita por la activista feminista Kiersten White, explora la adolescencia de Obi-Wan, cuando era aprendiz de Qui-Gon Jinn, mientras “lucha con el perfeccionismo, el aburrimiento y las interminables reglas que lo rodean“.

El libro está supuestamente dirigido a jóvenes, y tiene lugar nueve años antes de The Phantom Menace, con un Obi-Wan de tan solo 16 años. Lo cual resulta extraño porque constantemente se hace referencia a las relaciones sexuales. “Como muchos adolescentes, Kenobi se encuentra en una posición en la que comienza a explorar su sexualidad“, explica la autora.

Si bien hay varias menciones a lo largo de las 416 paginas que tiene el libro, el momento más explícito donde Disney “revela” que Obi-Wan es bisexual, ocurre cuando un personaje masculino del planeta que está visitando coquetea con él.

A pesar de que todos los jedi hacen un juramento de celibato, una regla inspirada en los monjes religiosos, Kenobi acepta la idea del romance y la atracción por primera vez con un hombre. La confusión de Obi-Wan pronto se transforma en descubrimiento, confesando que le gustaría estar en una relación con alguien “tranquilo, pacífico y fácil de llevar” en lugar de “un político o líder”.

Cuando su compañero lo presiona para obtener más información, Kenobi confiesa que no está seguro de lo que quiere cuando se trata de romance e interiormente se pregunta si llegará un momento en que no se sentirá como una traición a la Orden Jedi.

“¿A quién querría besar? Los Lenahran eran confiados y carismáticos, lo cual era atractivo. Pero no podía imaginarse simplemente… besando a cualquiera de ellos. Tal vez no quería estar con ninguno de ellos sino ser más como cada uno de ellos. O tal vez quería besarlos a todos. Sin embargo, no Mem, porque tenía el presentimiento de que la molestaría mucho”, lee una sección del libro.

En sus propias palabras, Kenobi afirma que explorar su sexualidad no se limita a la atracción hacia un solo género. O tal vez no siente atracción hacia los demás en absoluto. El joven Obi-Wan Kenobi, sujeto a las reglas de la Orden, todavía está en su momento de descubrimiento, pero la autora deja en claro que se encuentra en algún lugar entre las filas de la comunidad LGBTQ+.

En otra parte, Obi-Wan le recuerda al hombre que estaba coqueteando con él, Casul, que “yo no puedo formar vínculos así, de todos modos“, pero una voz en tercera persona, que vendrían a ser sus propios pensamientos, dice: “Pero podría, en verdad, si no vuelve a la Orden Jedi“.

¿Sería algo que de verdad quiere? Siempre ha sido todo tan prohibido, y solo pensarlo lo hace sentir como poner la mano al lado de una espada de luz“, continúa, dejando todo bajo un halo de duda y exploración. “Él sabía que sus amigos se habían inmiscuido en relaciones físicas, incluso sospechaba que Siri habría estado abierto a ello, pero siempre le pareció más un obstáculo que una tentación”.

Casul le dice: “Te admito que tengo curiosidad de besarte y entiendo por qué a Audj y Zae-Brii les gusta tanto hacerlo. Así que si alguna vez tenés curiosidad, avisame“.

Y cierra con la frase que más evidencia que todo esto no debería haber sido más que una fan-fiction escrita para Wattpad: “Obi Wan se sonroja. ‘Lo voy a hacer… digo, te voy a avisar cuando sienta curiosidad. No lo voy a hacer ahora‘”.

Es deplorable lo que Disney ha estado haciendo con el universo Star Wars. En vez de enfocarse en películas de alta calidad, como lo era originalmente con George Lucas, la empresa que dirige Bob Chapek parece más interesada en usar la marca para publicar novelas románticas dirigidas a adolescentes mujeres más parecidas a un fanfic que a literatura profesional.

Para no romper con la continuidad, hacia el final del libro se confirma su relación posterior con la duquesa Satine Kryze, de Mandalore, con quien tiene una extensa relación luego explorada en la excelente serie animada Clone Wars, creada antes de la adquisición de Disney, pero deja la puerta abierta a la posibilidad de que Obi-Wan sea bisexual.

Ejemplos recientes de esta misma técnica que se utiliza con el mismo fin se pueden ver en las recientes ‘reinventaciones’ bisexuales de Jon Kent de DC Comics, la encarnación del cómic de Marvel de Star-Lord y la versión de MCU de Loki.

Seguir Leyendo

Entretenimiento

El primer “superhéroe trans” debuta en los cómics en la nueva entrega de Jon Kent, el Superman gay

Publicado

en

Superman: Son of Kal-El #13 presenta el debut de Dreamer, el primer transgénero llevado a los cómics por DC.

No contentos con haber convertido al hijo de Superman, Jon Kent, en el primer Superman gay de la historia de DC Comics, la compañía ahora ha decidido hacer debutar al personaje de Dreamer, que fue creado para la serie de televisión Supergirl (The CW) en los cómics.

Dreamer, llevado en 2019 a la pantalla chica ante una minúscula audiencia, se convirtió en el “primer superhéroe transgénero” de la historia, y en su momento fue interpretado por el actor Nicole Maines, un activista por los “derechos transgéneros” que se hizo famoso por denunciar a su escuela cuando tenía 17 años porque no lo dejaban usar el baño de mujeres.

A pesar de su fracaso en la serie, que fue cancelada una temporada después de su inclusión, el personaje ahora fue llevado a las hojas impresas, en Superman: Son of Kal-El #13, la última entrega de la tira que pone el foco en el hijo del legendario superhéroe.

El propio cómic fue escrito por Nicole Maines, en asociación con el escritor profesional Tom Taylor. Como era de esperarse, la trama está plagada de estereotipos de género y constantemente le recuerdan al lector que Dreamer es un “activista trans”.

En una entrevista reciente con Out Magazine, el joven de 24 años habló sobre el proceso creativo detrás de la inclusión de Dreamer en el cómic. “A principios de 2020, no sabíamos cuánto tiempo duraría la serie Supergirl o si haríamos una séptima temporada o no”, explicó.

Este es posiblemente uno de los momentos más difíciles para ser una persona trans joven, específicamente debido a la legislación específica que proviene de varios legisladores en algunos estados“, aseguró.

Debido a esto, es invaluable darles a estos niños un protector real. Alguien que los ve. Alguien que sea ellos. No creo que ninguna persona razonable pueda dudar de que los niños trans ya son superhéroes”, y concluyó: “Para ellos está Dreamer“.

Superman: Son of Kal-El #13 trata sobre las repercusiones de la revelación pública de la identidad de Jay Nakamura, el novio de Jon Kent. Como era de esperarse, los escritores hacen que el público reacciona negativamente ante la salida del clóset del nuevo Superman, y decide esconderlo en la Fortaleza de la Soledad, el mítico escondite de Clark Kent.

Jon le asegura a Jay que es un lugar seguro para pasar desapercibido, pero tan pronto como ingresan a la enorme estructura de hielo, Dreamer los sorprende proyectándose a través de los sueños (su poco inspirado super-poder). Usando sus poderes de los sueños, Nia Nal (Dreamer) ingresó a la Fortaleza para avisarle a Jon Kent que ha visto el final de la Liga de la Justicia a manos de metahumanos

Al frente de ese ataque no está otro que el presidente Henry Bendix, el super-villano de la saga, que evoca todos los estereotipos que la izquierda tiene de la derecha. Bendix está en contra de los inmigrantes ilegales, está en contra de los homosexuales, y promueve la brutalidad policial.

Seguir Leyendo

Tendencias