Seguinos en redes

Entretenimiento

Escándalo en Hollywood: Ezra Miller, actor de The Flash, imputado por corrupción sexual y secuestro de menores

Publicado

en

El famoso actor, que asegura ser no-binario y transgénero, drogó y secuestró a una joven activista por el cambio climático de la comunidad indígena Rock Sioux, después de haberla manipulado sexualmente.

Esta semana, los padres de una chica de 18 años solicitaron una orden de protección contra un famoso actor de Hollywood, acusando a la estrella de manipular sexualmente a su hija desde que tenía 12 años.

Se trata de Ezra Miller, famoso actor de The Flash y de la saga de Fantastic Beasts, quien se dio a la fuga con la chica, mientras la policía lo busca por todo el país luego de haber sido imputado por sexual grooming y secuestro.

Sexual grooming es un término muy popular en Estados Unidos, que se refiere al acto de entablar una amistad y establecer una conexión emocional con un niño con el objetivo de tener relaciones sexuales con él. En Argentina, este delito se conoce como corrupción sexual de menores.

La chica secuestrada tampoco es desconocida. Se trata de Tokata Iron Eyes, hija del famoso abogado y activista indígena Chase Iron Eyes, fallido candidat a diputado del Partido Demócrata en 2016, y la famosa pediatra indígena Sara Jumping Eagle. La pareja se ha codeado con el mundo de Hollywood en los últimos años, incluido el propio Miller.

En la demanda, aseguran que Miller usó “violencia, intimidación, amenaza de violencia, y drogas (incluyendo marihuana y LSD) para dominarla y alejarla de sus padres“. Esta relación pederasta con Tokata comenzó en 2016 cuando Miller tenía 23 años y ella 12.

Entre los varios ejemplos, citan que Miller la convenció en 2021, cuando la niña tenía 17 años, de abandonar la escuela e irse a vivir con él en Vermont. Además, la convenció de que volara a Londres para visitarlo en el set de Fantastic Beasts and Where to Find Them. También alegan que Miller la golpeaba y le dejó moretones.

Ezra Miller interpretando a Flash y a Credence Barebone.

La propia Tokata había sido promovida como una “activista joven” contra el cambio climático. Sus padres la expusieron desde muy chica al pervertido mundo de Hollywood y la política demócrata.

A sus 9 años, fue llevada para que testifique contra una compañía que quería instalar una mina de uranio cerca de la reserva de los Rock Sioux, y desde entonces se ha convertido en una “estrella” del establishment, siendo llevada al Congreso en múltiples ocasiones por legisladores demócratas para que hable en contra del calentamiento global.

A sus 12 años protestó contra el Gasoducto de Dakota, y “salió del clóset” asegurando que no se identificaba como mujer si no como no-binaria y transgénero.

En septiembre de 2019, se reunió a la otra joven activista climática favorita de Hollywood, Greta Thunberg, en la Universidad George Washington. Tokata invitó a Thunberg a la reserva indígena y celebraron varios mítines juntos en Dakota del Norte y Dakota del Sur en octubre de 2019.

File:Greta Thunberg and Tokata Iron Eyes at Lakota People's Law Project  climate change forum.jpg - Wikimedia Commons
Greta Thunberg y Tokata.

Los padres de Tokata aseguran que a principio de año viajaron a Vermont en un esfuerzo por traer a su hija de vuelta a casa. Cuando llegaron, ella no tenía llaves de la casa ni comida y Miller la había abandonado allí algunos días atrás.

Tokata finalmente accedió a regresar con sus padres a Dakota del Norte, donde permaneció durante unas tres semanas antes de volver a fugarse con Miller, y desde entonces, ni los padres ni la Justicia saben dónde están. Sus padres creen que Miller está actualmente en Hawái con la niña, donde el actor ha sido arrestado en múltiples ocasiones.

Miller está imputado en la causa pero la Justicia todavía no ha podido hacerle llegar la carta documento, ya que no pueden dar con su paradero. El FBI ya se puso en contacto con la policía de Hawái para que trate de localizarlo, pero también hay teorías de que se la llevó a Londres o a Sudamérica.

Entretenimiento

Cancelan la serie de comics del Superman Gay después de 18 meses tras caer del Top 50 de ventas

Publicado

en

La serie, que empezó en 2021, presentó al hijo bisexual de Clark Kent y lo convirtió en un super-héroe activista. Su mal desempeño en las ventas han llevado a que la entrega de diciembre sea la última.

Después de solo dieciocho números, DC Comics decidió cancelar la serie de Superman: Son of Kal-El, la tira centrada en Jon Kent, el hijo bisexual de Clark Kent y Lois Lane, quien en vez de combatir el crimen se dedicaba a ayudar a inmigrantes ilegales, tener relaciones sexuales con su mejor amigo y marchar con Black Lives Matter.

Superman: Son of Kal-El terminará con el número 18“, dijeron desde DC Comics, y aseguraron que el personaje tendrá el final de su historia en una miniserie de 6 ediciones que se llamará Adventures of Superman: Jon Kent, que cerrará al menos por el momento su rol en el universo DC.

Su tira fue lanzada en julio del año pasado, y la edición número 18 saldrá este diciembre, marcando una de las más cortas series de un personaje relacionado con Superman, con tan solo un año y medio de duración.

El primer número de Superman: Son of Kal-El llegó a las tiendas en julio de 2021 y solo vendió 68.800 copias. Para septiembre de este año, las ventas se habían reducido a tan solo 34.000

En contraste, cuando se volvió a publicar la serie original de Superman en 2018, el primer número vendió 133.700 copias y se mantuvo en ese nivel hasta su conclusión en 2021.

La primera entrega, se ubicó en el puesto 17° en las ventas del mes, un número bajo para una versión de Superman. Pero rápidamente cayó aún más en desgracia: para la cuarta edición, solo se vendieron unas 37.500 copias, ubicándose en el puesto 55 en las ventas de octubre de 2021, conviertiéndose en el primer comic de Superman que no entró en el Top 50 de ventas en un mes.

En los 18 comics, el super-héroe activista de 17 años abordó varios problemas sociales, incluidos los tiroteos en las escuelas, la lucha contra los negacionistas del cambio climático y la deportación de inmigrantes ilegales.

Luego, en el quinto número de la serie, Jon Kent comenzó una relación sexual explícita con su amigo y ‘hacktivista’ Jay Nakamura, un refugiado ilegal en la tierra.

La historia de este personaje se hizo tan progresista que incluso Gabe Eltaeb, uno de los dibujantes de DC Comics, renunció a su trabajo en protesta por la agenda detrás de lo que describió en Twitter como un comic que “odia a los Estados Unidos”.

Eltaeb comenzó a trabajar en su propio cómic Isom, con el escritor Eric July, quien lanzó su propio universo de comics para competir contra DC y Marvel, llamado Rippaverse. En su primer día en pre-venta, el comic de Isom consiguió recaudar US$ 3 millones de dólares y vendió 43.000 copias en Estados Unidos, casi diez mil más que el comic de Superman Gay a nivel mundial.

Seguir Leyendo

Entretenimiento

House of the Dragon destruye en espectadores a la serie progre del Señor de los Anillos de Amazon

Publicado

en

A pesar de los titulares de los medios que solo miran los números de streaming, la precuela de Game of Thrones duplica en vistas a la del Señor de los Anillos en espectadores totales.

Los meses de septiembre y de octubre se han convertido en una verdadera guerra de series. En los últimos dos meses se ha estrenado la precuela de Game of Thrones, House of the Dragon; la precuela del Señor de los Anillos, Rings of Power; la nueva serie de Star Wars, Andor; la nueva serie de Marvel, She-Hulk; la nueva temporada de la serie que pasa después de Karate Kid, Cobra Kai; y la tan esperada adaptación de la novel gráfica de Neil Gaiman, The Sandman.

Como en todas las guerras, hay un ganador, aunque esta vez está muy difícil poder determinarlo. En otra época, hubiera sido más fácil comparar entre las series a través del rating televisivo, pero esta vez todas las series, excepto House of the Dragon, solamente se pueden ver por streaming, en distintas plataformas.

Hay que aclarar que ninguna plataforma de streaming publica sus números de espectadores hasta que termina el año fiscal y deben reportar a sus accionistas. Sin embargo, hay estimaciones de empresas como Nielsen que utilizan programas en un número selecto de espectadores y a partir de sus preferencias estiman las vistas totales.

Si nos basamos en estas estimaciones del público en Estados Unidos, la primer quincena de esta guerra se lleva como ganador a Rings of Power, con 1.253 millones de minutos vistos en los dos primeros capítulos, lo que se estima en unas 9,5 millones de personas que lo vieron en su totalidad.

Por su parte, House of the Dragon se ubica bastante detrás, con 781 millones de minutos vistos para los primeros tres capítulos, o sea unos 4,5 millones de espectadores. Esta comparación, que reportaron prácticamente todos los medios, es bastante mentirosa, ya que el fuerte de House of the Dragon no está en HBO Max si no en la transmisión por cable, donde el primer capítulo solamente tuvo 9,9 millones de espectadores. El segundo tuvo más aún, 10,2 millones de vistas.

Por su parte, Rings of Power solamente sale por Amazon Prime, por lo que la comparación es compleja, pero en números crudos, la precuela del Señor de los Anillos tuvo menos de la mitad de espectadores totales que tuvo House of the Dragon.

La segunda quincena de esta guerra de series vio una situación similar, pero aún más difícil de analizar. Rings of Power sumó 1.203 millones de minutos vistos con el lanzamiento del tercer capítulo, lo que dificulta estimar cuántas personas exactamente vieron el tercer capítulo y cuántas se sumaron viendo los anteriores dos, pero se estima en alrededor de 6,1 millones de espectadores totales.

House of the Dragon tuvo 1.106 millones de minutos vistos con el lanzamiento del cuarto capítulo en HBO Max según Nielsen, y sumando las vistas por cable, tuvo en total 9,2 millones de espectadores (una leve caída respecto a la semana anterior).

Pero el verdadero bombazo de esta quincena se lo llevó Cobra Kai, con el estreno de la quinta temporada, que sumó 1.737 millones de minutos vistos. Si bien es más difícil comparar porque Nielsen cuenta las vistas de los 50 capítulos y no solamente de la última temporada, se puede estimar que la gran mayoría de las vistas corresponden a la última temporada.

Cobra Kai sigue a los personajes originales de Karate Kid, Daniel LaRusso (Ralph Macchio) y su rival Johnny Lawrence (William Zabka), mientras crían a sus propios hijos y los entrenan en el arte del kárate en el resucitado dojo Cobra Kai. 

La temporada actual de Cobra Kai no solo está liderando en espectadores en streaming, sino que la serie también tiene una calificación de crítica del 100% en Rotten Tomatoes y una puntuación de audiencia del 92%. Por su parte, House of the Dragon acumula una calificación de crítica del 86% y una puntuación de audiencia del 83%.

Mientras tanto, con una calificación de crítica del 85% y una puntuación de audiencia del 38%Rings of Power no solo quedó atrasado en vistas sino también en el sentimiento de los espectadores.

Esta situación era esperable. Amazon decidió cambiar completamente la trama de la Segunda Edad, impuso una agenda feminista y le dio a personajes mujeres las principales historias que en los libros le ocurren a personajes hombres. Además, introdujo personajes que nada tienen que ver con la visión de J.R.R. Tolkien e introduce conceptos que van diametralmente en contra a lo escrito en sus libros.

Seguir Leyendo

Entretenimiento

Netflix elimina la etiqueta “LGBT” a la serie de Dahmer, un famoso asesino serial homosexual, tras las críticas

Publicado

en

Colectivos LGBT primero criticaron la etiqueta, pero ahora dicen que es discriminatorio no ponerla y que “borra una parte de la historia”.

Netflix publicó la semana pasada una serie sobre el asesino serial Jeffrey Dahmer, un homosexual que asesinó a 17 hombres y niños, entre 1978 y 1991 en crímenes relacionados a agresiones sexuales. Dahmer acechaba en Walker’s Point (Milwaukee, Wisconsin), una zona de bares gay que sufrió las peores crueldades del psicópata

La serie, basada en hechos históricos, sin embargo, generó polémica por otra cosa: Netflix lanzó la temporada con una nube de etiquetas, entre las cuales estaba “LGBTQ+”, en referencia al colectivo gay, una costumbre de Netflix para cualquier entrega que tiene personajes predominantemente homosexuales.

Pero los colectivos LGBT pegaron el grito en el cielo, y esta semana, Netflix confirmó que le quitó la etiqueta “LGBTQ+” a Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer, la ficción creada por Ryan Murphy e Ian Brennan

Aunque el propio Dahmer era homosexual y muchas de sus víctimas pertenecían al colectivo LGBT, muchos espectadores se enfadaban por la connotación que significaba relacionar al asesino con el colectivo. Una situación extraña dado que uno de los principales reclamos de estos movimientos sociales es el reconocimiento, aunque parece que solo quieren ser reconocidos por las buenas hazañas.

Otros usuarios en redes sociales criticaron que se quite la etiqueta, y explicaron que es importante no borrar la historia. “A ver que dahmer fuera homosexual y lo documenten verídicamente no es ningún insulto a la comunidad lgbt, al revés, se manifiesta la homofobia de la época y la negligencia policial respecto a esta. Cualquier ser humano puede convertirse en un monstruo sin importar qué“, escribió en Twitter @jklovvver.

Sí, Jeffrey Dahmer era un asesino en serie y era LGBT. Ser LGBT no te convierte en un ser de luz“, agrega el usuario español @adrixAg, quien se autoproclama como “activista LGBT”.

Y completa: “Idealizáis mucho a la gente LGBT. Pensáis que son seres de luz marivillosxs todxs. Y spoiler: no, las personas LGBT tambien pueden ser malas personas o cometer delitos“.

La decisión también generó críticas de quienes ven una doble vara con la decisión, dado que en otras series han puesto etiquetas como “Religión” o “Cristianismo” cuando la trama no trataba esos temas, si no sus personajes.

No solo de Netflix si no de varias compañías de streaming, como Hulu con The Handmaid’s Tale, a la cual además de las etiquetas de “ficción“, “distopia” y “tragedia“, se le puso la etiqueta “cristianismo” y “religión“.

Por su parte, la serie de Dahmer tiene las etiquetas de “crímenes reales“, “psicológico“, “horror” y “LGBTQ+” (removida). Otro usuario que criticó la decisión fue Axel Fritzler, un activista LGBT que reclama que la etiqueta estaba bien puesta ya que “el asesino era gay, las víctimas eran gays, el creador de la serie es gay y los actores son gays“.

Y completa: “Ahora solo se la puede encontrar dentro de la categoría true crime. ¿Realmente hace daño o estamos muy sensibles?“.

Seguir Leyendo

Tendencias