Seguinos en redes

Economía

Arrasa Javier Milei: El electorado apostó por las ideas liberales y le dio la espalda a los dos modelos que fracasaron

Publicado

en

La derecha dio un batacazo en las elecciones primarias, dejando en evidencia el hartazgo de la sociedad en dos modelos económicos que fracasaron irremediablemente: el kirchnerismo y Juntos por el Cambio.

El contundente triunfo de Javier Milei como el candidato más votado de las elecciones primarias dejó en manifiesto el hartazgo de la sociedad por opciones políticas que no ofrecieron ningún tipo de solución. 

Tanto el Gobierno de Cambiemos como el kirchnerismo fracasaron irremediablemente en la lucha contra la inflación, y la vuelta hacia la “normalidad” económica bajo los estándares de cualquier economía desarrollada en el mundo.

Tasa de inflación interanual desde el año 2004.

Un modelo fallido que ya acumula 20 años

Los primeros Gobiernos kirchneristas fueron responsables de reintroducir la inflación crónica en el país, un problema que ya se había superado con éxito durante la década de 1990.

La política monetaria irresponsable conducida por el economista Martín Redrado (bajo la supervisión de Kirchner) quintuplicó la tasa de inflación hasta su renuncia forzada en el año 2010. La administración de Cristina Kirchner no se propuso ningún tipo de plan de estabilización, reintrodujo los controles cambiarios a partir de 2012 (abandonados en la década del 90) y dilapidó el stock de reservas en el Banco Central.

La tasa de inflación heredada por los primeros 12 años de kirchnerismo superó el 27%, más de 10 veces la cifra observada en el año 2004. El déficit fiscal escaló a proporciones históricamente elevadas, y la economía acumuló un proceso de estancamiento desde mediados de 2011.

La administración de Cambiemos (hoy Juntos por el Cambio) propuso una solución “gradualista” que no generó ningún cambio significativo a los problemas que arrastraba el país. Tras una primera etapa de liberalización y unificación cambiaria, la tasa de inflación se disparó al 46% en julio de 2016, y el Gobierno implementó un régimen de metas de inflación bajo la dirección de Federico Sturzenegger desde el Banco Central.

Para combatir el problema de “sobrante monetario” el Gobierno hizo uso de la emisión de pasivos remunerados (primero Lebacs y más tarde Leliq) para absorber pesos. Esto también se utilizó como una herramienta para controlar el tipo de cambio del dólar, ya que se buscó desalentar la apreciación del peso generada por el masivo endeudamiento externo.

El Gobierno de Cambiemos no corrigió ninguno de los fuertes desequilibrios fiscales que habían sido heredados del kirchnerismo, y para abril de 2018 el país sufrió una detención súbita de capitales que abortó el financiamiento externo del fisco. Las metas de inflación colapsaron al perderse toda la credibilidad y ante el avance del Gobierno sobre la independencia del BCRA en diciembre de 2017.

El Plan Sandleris implementó un estricto control de los agregados monetarios, pero antes de poder generar resultados el programa se vio interrumpido por el colapso electoral del Gobierno en las PASO de 2019 (algo muy esperable tras dos años de recesión), y en consecuencia la demanda de pesos volvió a caer.

La administración de Cambiemos dejó una tasa de inflación superior al 53% interanual en diciembre de 2019, prácticamente duplicando a lo que había dejado el kirchnerismo en 2015.

Con la llegada del presidente Alberto Fernández y nuevamente Cristina Kirchner al poder, la situación no hizo más que empeorar todavía más. Se profundizaron todos los desequilibrios fiscales y la principal fuente para lidiar con ellos fue la emisión de pesos sin ningún tipo de respaldo. 

El ministro Martín Guzmán (discípulo de Stiglitz) no logró retornar a la normalidad en el ordenamiento de las finanzas públicas una vez superada la pandemia, y la suma de desequilibrios contribuyó a su renuncia definitiva en julio de 2022, generando así una peligrosa corrida contra el peso y los bonos soberanos.

La fugaz gestión de la exministra Silvina Batakis no logró contener las corridas, y bajo la administración de Sergio Massa la inflación continuó su sendero alcista pese a los numerosos controles implementados. El último dato del INDEC confirmó que la inflación ya superó el 115% en junio, y para el mes de agosto se la estima en el 122% interanual. Una vez más, el Gobierno actual volvió a duplicar la inflación del predecesor.

Economía

Emisión cero: El BCRA elimina la emisión endógena generada por los pasivos remunerados y la inflación tiene los días contados

Publicado

en

El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció la creación de la "Letra Fiscal de Liquidez" (LeFi) para abordar los desafíos fiscales y consolidar la emisión cero.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA), a través de la Comunicación A 8060, ha decidido suspender la operación de pases pasivos a partir del 22 de julio. Esta medida implica que la Letra Fiscal de Liquidez (LeFi) se establecerá como el principal instrumento para gestionar la liquidez en el sistema bancario. La introducción de la LeFi forma parte de un esfuerzo continuo para fortalecer el balance del BCRA y eliminar la emisión monetaria generada de los pasivos remunerados.

El Director del BCRA explicó que esta nueva herramienta estará indexada a la tasa de política monetaria comunicada por el banco central. "Las entidades financieras podrán adquirir la LeFi diariamente y vender total o parcialmente su tenencia al BCRA", afirmó. Además, destacó que este mecanismo asegura una adecuada gestión de la liquidez según las necesidades económicas.

La migración de los pasivos remunerados hacia deuda del Tesoro Nacional, iniciada en mayo con la emisión de Letras a tasa fija por parte del Ministerio de Economía, ahora se completa con la implementación de la LeFi. Este avance representa un paso significativo hacia la eliminación de fuentes de emisión monetaria endógena, que han afectado negativamente la política monetaria y los esfuerzos por controlar la inflación. El Ministerio de Economía señaló que "el costo financiero del excedente de pesos será asumido de ahora en adelante por el Tesoro Nacional".

Para cubrir el costo financiero que pueda surgir, el Ministerio de Economía realizará un depósito en el Banco Central. Este proceso busca minimizar las distorsiones que los pasivos remunerados han causado en la política monetaria y refuerza el compromiso del BCRA de continuar reduciendo estas fuentes de emisión. Según el Directorio del BCRA, "la Letra Fiscal de Liquidez tendrá un plazo máximo de 1 año y solo podrá ser negociada entre las entidades financieras y el BCRA".

Además, el Directorio del Banco Central aseguró que la Letra Fiscal de Liquidez no será considerada para el límite de Financiamiento al Sector Público no Financiero, lo que permitirá una mayor flexibilidad en la gestión de la deuda pública y en la administración de la liquidez del sistema bancario. "Esto refleja el firme compromiso del BCRA de sanear su balance y fortalecer la estabilidad económica", destacaron desde la entidad.

En términos técnicos y operativos, la Comunicación A 8060 detalla que la Letra Fiscal de Liquidez se valorará a su valor técnico y no contará para el límite de financiamiento asignado al sector público no financiero. Las entidades financieras podrán operar diariamente con el BCRA, comprando y vendiendo la Letra Fiscal de Liquidez según sus necesidades de liquidez.

Esta iniciativa del BCRA forma parte de una estrategia más amplia para abordar el problema del déficit fiscal acumulado durante años y la consiguiente necesidad de esterilizar el excedente de pesos emitidos para financiarlo. Con la migración de los pases existentes a instrumentos del Tesoro Nacional, se pretende mejorar la eficacia de la política monetaria y avanzar significativamente en la lucha contra la inflación.

"El objetivo es asegurar que la reducción de los pasivos remunerados se traduzca en una menor presión sobre la política monetaria y en un control más eficiente de la inflación", explicó el Ministerio de Economía. La medida también busca reforzar la confianza en los instrumentos financieros del país y proporcionar un marco más estable para las operaciones bancarias.

Las entidades financieras han acogido con interés esta nueva herramienta y se han adaptado rápidamente a las disposiciones del BCRA. Esto refleja una transición ordenada y controlada, un elemento clave para el éxito de esta política.

Como se destaca en la Comunicación A 8060, la LeFi se convierte en un instrumento esencial para el BCRA en su gestión de liquidez y en sus esfuerzos por sanear su balance de manera sostenible sin impactar negativamente la economía a corto plazo. Esta medida se enmarca dentro de un conjunto más amplio de políticas destinadas a mejorar la estabilidad macroeconómica del país y a fortalecer la capacidad del BCRA para cumplir con sus objetivos.

La transición al uso de la LeFi supone un cambio estructural en la forma en que el BCRA maneja sus pasivos y administra la liquidez, con el objetivo de crear un entorno más previsible y estable para el sistema financiero argentino.


Seguir Leyendo

Economía

Qué son los “Puts” del Banco Central: La nueva bomba de emisión monetaria que el Gobierno apunta a desactivar

Publicado

en

El Presidente Milei aseguró que el programa económico pretende ponerle fin a los diversos seguros que ofrece el Banco Central con las entidades financieras, eliminando así una potencial vía de emisión monetaria.

El Gobierno del Presidente Javier Milei volvió a hacer énfasis en el ordenamiento macroeconómico del país, y la adopción de una política monetaria moderna para el Banco Central. Esto implica eliminar todos aquellos desequilibrios y maniobras poco convencionales que habían sido heredadas de la administración anterior.

La desaparición de los pasivos remunerados de la hoja de balance del BCRA supuso un primer gran paso para la normalización de la institución, pero el Gobierno ahora pretende avanzar con la desactivación de los llamados “Puts” que ofrece la autoridad monetaria a diversos bancos.

¿Qué son los Puts y por qué suponen un problema para el Gobierno?

Los Puts son instrumentos que funcionan como un seguro que ofrece el Banco Central con los bancos. Constituyen opciones de venta, que permiten que su poseedor tenga el derecho de vender un activo subyacente a un precio predeterminado y dentro de un período específico. 

En otras palabras, a partir de los Puts el Banco Central se obliga a sí mismo recomprar títulos soberanos del Tesoro emitidos en pesos, siempre y cuando así lo quieran los bancos que adquirieron estos instrumentos.

Los bancos se ven protegidos por eventuales caídas en la paridad de los títulos públicos que pudieran comprar, ya que eventualmente ejercerían el derecho de venderlos automáticamente al Banco Central (sin que este pueda negarse) a un precio previamente fijado, y por estas razones funciona como un seguro.

El principal problema de estos instrumentos es que el BCRA se ve obligado a monetizar cualquier tipo de corrida contra los títulos públicos, si así lo quisieran los bancos. Todas las recompras de títulos públicos ejercidas por el Banco Central sólo pueden efectuarse con más emisión monetaria.

Los bancos poseen actualmente un monto por el equivalente a 20 billones de pesos (cerca de 16.000 millones de dólares al tipo de cambio paralelo) en Puts, por lo que podrían ejercer su derecho para que el BCRA les recomprara títulos públicos (y emitiera pesos para hacerlo) por una cantidad de semejante magnitud. Esto sin lugar a dudas genera una gran presión para el BCRA, y también para las expectativas de inflación futuras.

El Gobierno planteó la necesidad de cerrar esta bomba de emisión monetaria, atenuando así el impacto inflacionario de cualquier eventual corrida contra los títulos públicos que pudieran efectuar los bancos.

Idealmente, los Puts del BCRA fueron diseñados para “incentivar” la compra de títulos públicos, pero en contrapartida generan un potencial riesgo inflacionario para el país, que además los bancos pueden usar maliciosamente para "extorsionar" al Gobierno de turno.

Seguir Leyendo

Economía

Toto Caputo envió un adelanto del Presupuesto para fin de año: Eliminación del Impuesto PAIS y una inflación máxima del 140%

Publicado

en

El funcionario presentó al Congreso un adelanto de la proyección de ingresos y gastos para el año 2025, en un contexto de tensiones financieras. En dicha presentación se incluyó la estimación de los principales indicadores económicos para el cierre de este año. Además, se confirmó la eliminación del Impuesto PAIS.

El ministro de Economía, Luis Caputo, remitió un anticipo del Presupuesto 2025 al Congreso de la Nación, acompañado de un mensaje en el que delineó los principales ejes que contendrá el documento, el cual debería ser presentado oficialmente para el 15 de septiembre según lo establece la ley.

Caputo especificó que el texto final será presentado antes de la fecha límite constitucionalmente establecida para septiembre, y destacó cuatro ejes temáticos centrales que guiarán la Ley de Leyes en materia económica. Según el documento, el objetivo principal para el año 2025 será asegurar la estabilidad macroeconómica y continuar con la meta de déficit cero.

El documento detalla que las prioridades de la política presupuestaria para el próximo ejercicio "se enmarcan en 4 grandes ejes que orientan la administración del Gobierno Nacional".

El primer eje se centra en mantener un equilibrio fiscal sostenible, destacando la adopción de “medidas audaces que permitieron avanzar de forma más rápida de lo previsto hacia el equilibrio fiscal, la desaceleración de la inflación, la mejora del balance del Banco Central y el fortalecimiento de las reservas internacionales”.

El segundo punto aborda la política social, enfatizando el apoyo directo sin intermediarios, con esfuerzos significativos para ampliar la asistencia social a madres y niños en los sectores más vulnerables, así como para proteger el poder adquisitivo de las jubilaciones y pensiones.

El tercer eje se enfoca en la modernización y simplificación del Estado, concentrándose en sus funciones esenciales para no obstaculizar las condiciones necesarias para el desarrollo del sector privado y favorecer la libre empresa.

Por último, se destaca que la inversión y modernización en seguridad y defensa seguirán siendo una prioridad continua. También se presentó un análisis de la ejecución presupuestaria de la Administración Pública Nacional hasta el 31 de mayo de 2024.

En cuanto al tipo de cambio nominal (TCN), el texto de Caputo indica que el tipo de cambio con el dólar se sitúa en $1016,1 (+58,3% interanual), y la inflación proyectada al inicio del proceso de elaboración del presupuesto alcanzaba un 139,7% interanual para diciembre de 2024, resultando en una disminución promedio del tipo de cambio real (TCR) bilateral del -2,3% en el año.

En relación con los impuestos, el gobierno nacional estima un aumento del 54,4% en la recaudación respecto a la proyectada para 2024. No obstante, se destaca que esto implicará "una reducción de 0,45 puntos porcentuales del PIB en comparación con el año anterior."

Asimismo, se proyecta que la presión tributaria disminuirá de 21,61% del PIB en 2024 a 21,16% en 2025. Este ajuste en la carga impositiva total refleja el efecto neto de cambios en el contexto macroeconómico y medidas de política y administración tributaria, destacándose la menor recaudación debido al fin del impuesto PAIS.

Uno de los impuestos que experimentará un significativo crecimiento en 2025 será el Impuesto sobre los Combustibles y al Dióxido de Carbono, con estimaciones de ingresos aumentando un 136,1% respecto a 2024. Este aumento se explica principalmente por las actualizaciones de las sumas fijas para calcular el impuesto y el incremento proyectado en la actividad económica.

En cuanto al financiamiento, el Ministerio de Economía indicó que se mantendrá la estrategia de alargar el perfil de vencimientos de la deuda, con el objetivo de reducir la carga financiera sobre las cuentas del Tesoro.

En cuanto al financiamiento externo, se establece que durante el año 2025, “Argentina mantendrá sus esfuerzos para optimizar su cartera de operaciones con financiamiento internacional acompañando los lineamientos propuestos de prudencia fiscal

A partir del acceso a recursos financieros a tasas bajas y con plazos largos de repago, se implementan programas/proyectos que mejoran sustancialmente el capital físico y humano de nuestro país con una visión de transformación estructural hacia el crecimiento sostenible”, expresa el documento.

Un tema en discusión con las provincias y el sector privado es la inversión en obra pública. "La optimización del Sistema Nacional de Inversiones Públicas será un eje fundamental en el año 2025, en tanto contribuye a alcanzar las metas fiscales estipuladas".

El documento también destaca que el Ejecutivo utilizará "cálculo de las brechas sectoriales de infraestructura como un insumo para la formulación del Plan Nacional de Inversiones Públicas 2025- 2027"

Finalmente, se menciona que se avanzará en las privatizaciones de empresas públicas y en el ajuste del sector de los trabajadores del Estado, en línea con las medidas adoptadas hasta ahora.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias