Seguinos en redes

Economía

Dólar blue hoy: la cotización de la divisa alcanzó su récord histórico

Publicado

en

La divisa que opera en el mercado marginal sube cuatro pesos en el día y amenaza con batir un nuevo récord.

En una nueva rueda de operaciones, el dólar “blue” mantiene su tendencia alcista y cotiza a $224 en cuevas de la city porteña. De esta manera, la divisa que se negocia en el mercado marginal vuelve a ubicarse en su máximo nominal histórico al igualar el precio negociado durante la pasada semana. En lo que va de junio, la cotización libre suma 17 pesos (8,2%).

Por su parte, el oficial mayorista avanza a $123,86, lo que conduce a que la brecha cambiaria con el “blue” se ubique en los 80,8 puntos porcentuales, lejos -al momento- del récord del 150% anotado en octubre del 2020.

En tanto las paridades bursátiles fluctúan en sus operaciones de venta de manera diferente. Mientras que el dólar MEP mediante la compra-venta de acciones se vende a $231,94, una suba intradiaria de $0,5 (+0,2%), el dólar contado con liquidación (CCL) aparece en pantallas a $239,62, una caída de $0,5 (-0,5%).

Esta actualización del precio de dólar no es una sorpresa para el mercado, según Nery Persichini, de GMA Capital. Durante gran parte del año, incluso en un contexto internacional desafiante y una macroeconomía local “crecientemente erosionada”, los tipos de cambio financiero se habían retrasado frente a la inflación y los agregados monetarias.

“Con la nominalidad tan elevada, hasta los cálculos más conservadores son crudos: si el dólar CCL acompañase la inflación anual de 70%, debería operarse en $340 a fin de año. Y si solo siguiera el camino esperado del IPC desde ahora hasta fin de año, debería llegar hasta $315. Teniendo presente esta comparación y que las medidas económicas recientemente anunciadas no apuntan con firmeza a reducir el déficit fiscal ni a moderar la emisión monetaria ni a flexibilizar el cepo cambiario, es imposible descartar mayor volatilidad en el precio más importante de la economía argentina”, advirtió.

Por otro lado, el Banco Central de la República Argentina registra en lo que va del mes un saldo negativo de unos USD 338 millones por sus intervenciones en el mercado de cambios. En el mismo sentido, en el transcurso de 2022, la entidad monetaria acumula compras netas por unos USD 560 millones, un monto que representa el 8,9% del saldo neto a favor obtenido en el mismo lapso del año pasado, que acumulaba unos USD 6.287 millones al 18 de junio de 2021.

Economía

Como lo ordenó Cristina Kirchner, el Banco Central endurece los controles para las importaciones

Publicado

en

La autoridad monetaria dirigida por Miguel Pesce cumplirá con todas y cada una de las pretensiones de la Vicepresidente, y presionará a las empresas para que se financien con dólares propios o crédito externo, en lugar de hacerlo por el cambio oficial.

El agotamiento del cepo cambiario es cada vez más notorio, pero el Gobierno insistirá en mantener el sistema hasta las últimas consecuencias. Por influencia de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, el Banco Central llevará adelante una severa política para estrangular el volumen efectivo de importaciones.

La autoridad monetaria que dirige el radical Miguel Ángel Pesce anunció un nuevo comunicado que pretende “optimizar” el sistema de pagos del comercio exterior atentando contra las llamadas “importaciones especulativas”, y cumpliendo así con todos y cada uno de los caprichos de la Vicepresidente.

El objetivo de las medidas es evitar una mayor profundización de la caída de las reservas internacionales, aunque para eso se deba incurrir en una recesión aún más profunda sobre el nivel de actividad real. Las únicas importaciones que no se verán afectadas son las de energía, ante el peligro de una crisis energética mayor.

La autoridad monetaria endureció las regulaciones para que las empresas puedan acceder al dólar oficial para financiar importaciones. De esta manera, se insta a las empresas a que utilicen dólares propios para financiarlas, o en su defecto que adquieran crédito externo con sus respectivas casas matrices.

Para financiar importaciones, las firmas deberán adquirir créditos externos por hasta 180 días, debido a que el Central no habilitará la compra de dólares. Esto tendrá un impacto recesivo especial en la actividad industrial, altamente dependiente de la importación de insumos.

En coordinación con el Ministerio de desarrollo productivo que lidera Daniel Scioli, se resolvió la ampliación de las posiciones arancelarias para bienes importados que sean sustitutos a productos de origen local, y tendrán un plazo de 6 meses para poder acceder al mercado. Los bienes suntuarios y considerados de lujo, tendrán un plazo mayor de casi un año.

Para las pequeñas y medianas empresas el Banco Central lanzó un esquema que las exceptúa de las nuevas regulaciones, y les permite acceder al mercado de cambios oficial, siempre y cuando no se supere un límite por 1 millón de pesos y cuando las importaciones no hayan aumentado más de 15% con respecto a 2021.

De la misma manera en que ocurrió entre 2012 y 2015, la actividad económica se verá afectada dramáticamente ante la “restricción externa” autoimpuesta por el propio Gobierno

Seguir Leyendo

Economía

Insólito: el Gobierno de Sánchez prepara un impuestazo a las eléctricas en medio de la histórica suba de la energía

Publicado

en

El presidente español prepara el lanzamiento de un nuevo gravamen para los “beneficios extraordinarios” de las empresas de energía. El impuesto será trasladado a la espalda del consumidor final y sumará otro costo más, en medio de la dramática suba de precios.

El presidente Pedro Sánchez pretende aprobar un nuevo impuesto a los beneficios no distribuidos de las empresas eléctricas en España. La iniciativa cuenta con el amplio respaldo del PSOE, el núcleo del oficialismo, y de la extrema izquierda representada por Podemos.

En un primer momento el impuesto se perfiló como un recargo adicional de 10 puntos porcentuales sobre la alícuota máxima del impuesto a las rentas corporativas no distribuidas, pero finalmente se resolvió aplicar un impuesto independiente con una perspectiva idéntica a la adoptada por Martín Guzmán y Alberto Fernández en Argentina.

La nueva iniciativa de Sánchez quiere gravar la “renta extraordinaria” que supone para las empresas eléctricas esta histórca suba de precios, a pesar de que la suba de precios no está generando rentas extraordinarias, si no que tiene que ver con una escasez de combustbles a lo largo del globo y la alta inflación. Este impuesto entrará en vigor formalmente a partir del primero de enero de 2023.

El Gobierno socialista ya había intentado tomar medidas a estos efectos por medio del impuesto a la generación de energía eléctrica, pero el tributo se trasladó sistemáticamente a los consumidores finales y la iniciativa fue suspendida por el propio Gobierno. En esta misma línea, se dispuso de una rebaja del IVA para la energía del 21% al 15%.

Nuevamente, el Presidente socialista volverá a insistir con el mismo camino, pero esta vez con un impuesto que no se aplica a la producción sino que aplica a las ganancias no distribuidas por dividendos. Sin embargo, se espera que se vuelva a repetir el mismo efecto que producía el tributo anterior y, una vez más, los consumidores deberán hacerse cargo del impuesto.

Del mismo modo que otros países europeos, el Gobierno español aplicará impuestos para financiar un nuevo aumento del gasto público. Entre otras aplicaciones presupuestarias, el socialismo anunció un nuevo bono por 200 euros para asalariados, autónomos y desocupados con ingresos catalogados como bajos. Además, se incrementarán los subsidios al transporte público y se aumentarán un 15% las pensiones por invalidez y jubilaciones no contributivas.

Sánchez prometió que sus medidas tendrán un efecto inmediato sobre la inflación, y aseguró que bajará 3 puntos porcentuales. Pero la verdadera causa de la inflación, el desequilibrio monetario y fiscal en la economía, sigue sin ser atendida por las autoridades.

La presidente del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, no fue capaz de responder cómo hará la autoridad monetaria para volver a normalizar la hoja de balance. Lagarde prometió eliminar el exceso de liquidez producida desde 2020, pero no dio ninguna precisión sobre cómo será posible hacerlo.

Al mismo tiempo, el Gobierno de Sánchez se negó a cualquier ajuste no gradualista del déficit fiscal. El sector público cerró el año 2021 con un fuerte déficit financiero de 6,9% del PBI, mientras que el gasto público consolidado representaba el 50,6% de la economía en el último trimestre del año pasado. 

Seguir Leyendo

Economía

El “Plan Motosierra” de Javier Milei para 2023: Reforma del Estado, privatizaciones y baja de impuestos

Publicado

en

El diputado nacional presentó su programa económico en cara a su candidatura presidencial para 2023. La agenda de Milei propone achicar el tamaño del Estado y su rol en la economía, modernizar las leyes laborales y eliminar el costo de las empresas estatales sobre la sociedad.

Como parte de su acto en la ciudad de Córdoba, el diputado nacional y referente de la corriente liberal más grande del país, Javier Milei, anticipó los puntos de su programa económico en caso de ser electo presidente para 2023.

El economista bautizó su programa como “plan motosierra” y comprende una profunda agenda de reformas estructurales que no se veían desde la década de 1990 en Argentina. El programa consta de 3 etapas secuenciales: las reformas de primera generación, las de segunda generación, y finalmente las de tercera generación donde se incluye la reforma a la salud y la educación.

En sus tres fases de gestación, el plan pretende transformar la economía argentina desde el sistema sistema dirigista, estatista e intervencionista actual, a una economía de mercado moderna.

Reforma del Estado, empresas estatales e impuestos

En esta etapa el diputado Milei propone una profunda reforma del Estado similar a la que se llevó a cabo en 1989, por iniciativa del entonces presidente Carlos Menem. La reforma del Estado implica un drástico recorte del gasto público por medio de las siguientes acciones: la privatización de empresas estatales, la eliminación de las transferencias discrecionales a provincias, ajuste a la estructura burocrática estatal, la eliminación de la mayor parte de los gastos por obra pública y eliminación de subsidios a las tarifas.

La primera reforma que tenemos que hacer es la del Estado. Necesitamos imperiosamente bajar el gasto público para poder disminuir los impuestos”, explicó Milei.

El diputado planteó un ambicioso programa de privatizaciones para la gran mayoría de las empresas expropiadas o creadas por el Estado tras la gestión kirchnerista. Aquellas empresas que no cuenten con ofertas razonables por falta de interesados, como el caso de Aerolíneas Argentinas, serían transferidas a los trabajadores de la empresa.

Se estima que el Tesoro nacional debe desembolsar cada año un 1,5% del PBI en concepto de transferencias y cobertura de costos operativos para mantener las empresas del Estado. A su vez, la estructura burocrática del sector público se encuentra por encima de su costo histórico en términos del producto. A fines de simplificar la estructura del sector público, también se propone la reducción de la cantidad de ministerios a solo ocho.

El programa contempla, además, una reforma tributaria para bajar los impuestos y simplificar el sistema tributario. A pesar de los “efectos laffer” sobre la reforma, el programa espera que se produzca una caída en el nivel de recaudación, pero inferior a la caída del gasto público reformado, eliminando así los desequilibrios fiscales.

Reforma laboral, reforma previsional y gasto social

La reforma laboral de Javier Milei propone introducir conceptos de la economía de mercado moderna sobre el sistema argentino, del mismo modo en que ocurre en los países desarrollados.

La reforma propone eliminar el sistema de indemnizaciones por despido y reemplazarlo por un seguro de desempleo, que cubra a todos aquellos trabajadores que pierdan su trabajo. Desde el punto de vista de los empleadores, se baja el costo para crear trabajo, y desde el punto de vista de los trabajadores la reforma garantiza una íntegra protección social en caso de despido.

Se incluye también una rebaja de impuestos patronales, como parte de la reforma tributaria de la primera fase de aplicación. En conjunto, la mayor flexibilidad laboral crearía condiciones óptimas para la contratación y en beneficio de ambas partes de la negociación. Todos los cambios sólo se aplicarán para las nuevas contrataciones, y no se verán afectadas pautas adquiridas anteriormente.

El modelo laboral en el sector público también está sujeto a cambios según el programa de Milei. Se propone la instalación de un esquema de retiros voluntarios y anulación de nuevas contrataciones en el Estado. Una vez producida la recuperación económica, el programa espera que existan incentivos naturales para el retiro de agentes desde el sector público hacia el sector privado.

Por su parte, la reforma previsional se formula en dos etapas: como parte de la fase de primera generación, se postula la limitación del gasto previsional y la eliminación de las jubilaciones de privilegio. En una segunda fase de aplicación, y una vez saneada la brecha presupuestaria, se plantea la privatización del sistema y la adopción de la capitalización individual.

El gasto social no sería erradicado ni recortado en la primera etapa del programa. Los planes sociales se verían gradualmente reducidos conforme se produce la recuperación de la economía, y su reemplazo por trabajo genuino.

Reforma financiera y bancaria

En la segunda fase de aplicación Milei propone una reforma financiera para liberalizar el sistema bancario y la cuenta capital. A su vez, se propone introducir una única regulación rectora: la separación total de la banca de inversión y el sistema de depósitos.

A estos efectos, la idea de un seguro para depósitos bancarios o un Banco Central propiamente dicho para actuar como prestamista de última instancia, dejarían de cobrar relevancia. Milei propone la eliminación de las funciones del Banco Central, y su reemplazo por una canasta de monedas para elegir la moneda transaccional, y se especula con que el dólar será la alternativa más factible.  

Seguir Leyendo

Tendencias