Seguinos en redes

Economía

El equipo de Massa quiere pedir más deuda externa al FMI a través de un fondo de Resiliencia

Publicado

en

La agencia Reuters adelantó que el equipo económico del oficialismo pedirá un nuevo préstamo con el Fondo Monetario Internacional, y el Gobierno lo confirmó. La deuda se toma para postergar el colapso del cepo cambiario por el mayor tiempo posible.

La principal apuesta del Gobierno para mantener el cepo cambiario y contener la sangría de reservas internacionales es la suscripción de más deuda externa. Además de todos los créditos ya pedidos, el equipo del ministro Sergio Massa analiza pedirle al Fondo Monetario Internacional un préstamo a través del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad (FRS).

La agencia Reuters había adelantando que el Gobierno de Alberto Fernández podría hacer efectivo el pedido del préstamo a partir del mes de octubre, y con ello seguir engrosando las obligaciones del Tesoro en moneda extranjera.

Tras varias versiones provisorias, el Gobierno finalmente confirmó que se le solicitará el préstamo al FMI, a través de las declaraciones de la vocera presidencial Gabriela Cerruti. Aún así, la portavoz intentó negar que fuera un nuevo préstamo, y en su lugar optó por hablar de un “nuevo mecanismo de financiamiento internacional” en un acto rozante de lo ridículo.  

Acorde a este tipo acuerdo, las normativas del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad determinan que cada país miembro del FMI tiene un límite para el préstamo equivalente al 150% de la cuota que establece para la institución, o alternativamente un monto por 1.000 millones en Derechos Especiales de Giro (DEGs).

De acuerdo a la nomenclatura del FMI, para aprobarse el acuerdo se deberían dar condiciones claras y contundentes sobre la evolución de las reformas estructurales que la economía necesita. Entre ellas, el equilibrio fiscal, el sistema previsional y la legislación laboral. Todas y cada una de estas reformas fueron hasta ahora celosamente resistidas por el Gobierno kirchnerista, y no existe ninguna señal por la cual se perciba un cambio de dirección.

Argentina podría aspirar a recibir, como mucho, un monto equivalente a los US$ 1.302 millones. Si el FMI lo aprueba, el Banco Central tendrá acceso a recursos frescos para evitar una devaluación más pronunciada sobre el tipo de cambio oficial, y continuar con el actual esquema de “crawling-peg” con micro-devaluaciones periódicas que intentan seguir a la inflación.

El ministro Massa tendrá su primera reunión con Kristalina Georgieva para volver a pedir fondos. También se buscará presionar por una revisión del acuerdo de Facilidades Extendidas, para que se ajusten los parámetros de acuerdo a la evolución de la economía hasta julio. 

Economía

La Reserva Federal confirma que un eventual “dólar digital” no será anónimo como las criptomonedas convencionales

Publicado

en

Powell descartó el anonimato de los usuarios de una inevitable moneda digital patrocinada por Estados Unidos. Se recopilaría información y sería de curso forzoso.

En un evento organizado por el Banco de Francia el pasado día martes, el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell precisó algunas determinaciones sobre cuáles podrían ser las características para una eventual moneda digital lanzada por Estados Unidos en un futuro. 

Powell sintetizó cuatro aspectos principales: capacidad de intermediación eficiente, protección a la privacidad de los usuarios, interoperabilidad y verificación de identidad. Esto último supone eventualmente anular el anonimato, una característica presente en la mayor parte de las criptomonedas en la actualidad. 

Los activos digitales actuales son virtualmente “anónimos” porque no se necesita ni se recopila información de los usuarios que participan de las transacciones. Se garantiza que la identidad de cada usuario está completamente protegida. Al mismo tiempo, puede decirse que estas monedas digitales carecen de “privacidad” ya que los registros de las transacciones son usualmente transparentes. 

La hipotética moneda digital oficial, imaginada por Powell, dispone de las características opuestas. La privacidad de las transacciones quedaría garantizada y esa información no podría ser divulgada al público, pero el Estado tendría la potestad de monitorear la información de identidad de los usuarios involucrados en las transacciones

Aunque la creación de una moneda digital estatal cuenta con la oposición de una gran parte del Partido Republicano dentro del Congreso, el presidente de la FED instó al lanzamiento de una nueva moneda digital del banco central (CBDC). 

La presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, participó como interlocutora junto a Powell y mostró preocupación por el avance de las criptomonedas en detrimento del poder del Estado para emitir dinero fiduciario como un “ancla monetaria” basada en expectativas. 

Lagarde defendió el lanzamiento de las monedas digitales, no por representar algún tipo de ventaja para los usuarios, sino principalmente para preservar el poder intervencionista del Estado sobre la economía monetaria. 

Según precisó, la creación de monedas digitales por parte de Estados podría significar un freno al retorno de la “banca libre”, un modelo financiero que había sido utilizado por última vez durante el siglo XIX y que es abiertamente opuesto a la vocación regulatoria de los bancos centrales. 

Seguir Leyendo

Economía

Se paraliza el país: Toyota y Ford detienen por completo la producción automotriz por la escasez de neumáticos

Publicado

en

El conflicto sindical desembocó en la paralización de la industria automotriz en todo el país. El  secretario de Industria estima que cada día de paro equivale a una pérdida de producción nacional de hasta 1.000 autos. 

A raíz del tenso sabotaje del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna) sobre los tres fabricantes de neumáticos más importantes del país, y como era anticipable, la producción automotriz está completamente paralizada

Las medidas extremistas del sindicalismo provocaron el boicot a las operaciones de las empresas Bridgestone, Pirelli y Fate, que concentran la mayor parte de la oferta al mercado interno. 

Las empresas multinacionales Toyota y Ford, dos de los principales productores automotrices dentro del país, anunciaron la paralización de la producción y el cese de todas las operaciones hasta previo aviso, debido a que resulta imposible continuar con la producción por la alarmante escasez de neumáticos.

Al día de hoy, los faltantes de la producción nacional no pueden ser cubiertos, ni siquiera temporalmente, por productos importados debido a las fuertes restricciones aduaneras del Gobierno (entre ellas las licencias no automáticas) y a las restricciones cambiarias que aplica el Banco Central para el acceso a divisas destinadas al pago de importaciones. Sin posibilidades para cubrir la demanda de insumos, la producción se ve obligada a detenerse. 

El Gobierno anunció que, de continuar de manera indefinida este conflicto, retirará las licencias no automáticas para la importación de neumáticos como una medida de emergencia

Dado el sistema cambiario actual, las medidas implicarían una mayor sangría de reservas del BCRA a costa de evitar la paralización productiva. Aún así, el cese de la producción automotriz compromete las exportaciones por un valor equivalente a los US$ 200.000 millones hasta fin de año. Sea cual fuere la determinación del Banco Central, la acción del sindicalismo impactará negativamente en las reservas de manera irremediable. 

El secretario de Industria del oficialismo, José Ignacio De Mendiguren, estima que por cada día de paro impuesto por el sindicalismo, se dejan de producir hasta 1.000 autos. A su alarmante pronóstico, De Mendiguren agregó que el stock de neumáticos disponible alcanzaría solo para una semana en el mejor de los casos

La legislación laboral actual impide una solución ordenada, ya que supone importantes costos y rigideces para la contratación, haciendo así inviable el reclamo salarial que plantean los sindicatos. El Gobierno de Alberto Fernández se niega a producir cambios en las leyes laborales. 

Seguir Leyendo

Economía

Crisis Argentina: La actividad económica está paralizada desde julio y los precios subieron un 23%

Publicado

en

La economía argentina sufrió un fuerte frenazo al término del mes de julio, el mismo mes en que se produjo el estallido inflacionario más importante de los últimos 30 años. El modelo kirchnerista está agotado. 

El INDEC confirmó que el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) registró una caída del 0,04% en el mes de julio. El frenazo de la economía es consistente con el brutal aumento inflacionario registrado en el mismo mes.

Los resultados anunciados por el INDEC corresponden al mes de la fugaz gestión de Silvina Batakis al frente del Ministerio de Economía. La ausencia de un programa económico y la fuerte desconfianza que inspiraba la exministra provocaron una reacción adversa en los mercados financieros y en la economía real. 

Todavía no se tienen datos oficiales de agosto y septiembre, pero las principales estimaciones indican que la economía en este tiempo sigue estancada. Por su parte, desde que la actividad pegó un frenazo en julio, la inflación acumulada en este tiempo es del 23% (proyectando en septiembre un aumento de precios en torno al 7%).

Los precios minoristas tuvieron un violento aumento de hasta 7,4% solamente en julio, mientras que los precios mayoristas subieron un 7,1% en el mismo mes. La inflación mensual se triplicó desde noviembre del año pasado, y en el mismo período la actividad económica moderó cada vez más su crecimiento hasta verse completamente agotado en julio.

La actividad acumuló un aumento del 5,6% interanual en comparación al mismo mes del año pasado. Esta variación se mantiene en caída mes tras mes, ya que superó el 10% en diciembre del año pasado, cayó al 8,5% en febrero, 7,9% en mayo, 6,9% y finalmente 5,6% en julio. El estancamiento económico evapora progresivamente el efecto de arrastre estadístico contra el 2021.

La industria manufacturera obtuvo la mayor incidencia en el índice general, y cayó un 1,2% en julio contra el mes anterior. Por otra parte, la pesca, los servicios públicos (electricidad, gas y agua) y la actividad agrícola-ganadera tuvieron los peores registros de julio, y mantuvieron caídas interanuales contra julio del año pasado. 

Actividad económica e inflación entre 2016 y 2022.

Aún antes de conocerse los datos de julio, la mayor parte de las consultoras privadas proyectan una recesión para el segundo semestre del año. El promedio de expectativas refleja una caída del 1,2% para la segunda mitad de 2022. 

El Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) desarrolla estimaciones coincidentes con el diagnóstico de las consultoras. El Índice Líder de la universidad cayó un 0,85% en junio y hasta un 2,4% en julio. Este indicador se sustenta de múltiples índices de alta frecuencia, y anticipa un período recesivo para el segundo semestre. 

Seguir Leyendo

Tendencias