Seguinos en redes

Economía

“Guerra contra la inflación”: Alberto Fernández propone combatir la inflación pero le erra al objetivo

Publicado

en

Tras la brutal aceleración de la inflación, el presidente Fernández anunció su “plan de guerra” con nuevos precios máximos, retenciones a la exportación, más regulaciones y más subsidios.

La trayectoria del fenómeno inflacionario se torna cada vez más indomable para la administración kirchnerista. La inflación interanual ya supera el 52%, y los precios subieron un 4,7% solamente en el mes de febrero.

El presidente Fernández lanzó un grotesco programa heterodoxo que apuesta a los controles y la intervención directa en las cadenas de precios y las exportaciones, todo bajo una mística bélica que llamó “guerra contra la inflación“.

El paquete de medidas anunciadas busca emular las típicas recetas no convencionales propias del siglo XX argentino, una experiencia ya vivida en los tiempos del ministro José Ber Gelbard en 1974.

El primer punto del programa es la ampliación de los congelamientos de precios. Estos controles ya no buscan solamente regular la variación de los precios, o la adhesión a programas con aumentos pautados como ocurría con “precios cuidados”, sino que el Gobierno establecerá directamente un precio arbitrario para cierto tipo de productos.

Se establecerán precios máximos sobre 50 productos que componen principalmente la canasta familiar. Estos límites fijados forzosamente por el Estado afectarán al pan, la harina y los fideos, entre muchos otros productos. Estas medidas generarán una profunda distorsión en los mercados y afectarán al normal abastecimiento de la demanda interna.

De persistir con este tipo de controles en un contexto de elevada inflación, se corre el riesgo de dinamitar los incentivos para la producción y, con ello, generar el tan temido desabastecimiento en los centros de compras.

Los controles no son una medida nueva para el Gobierno de Fernández, pues el secretario Roberto Feletti lleva aplicando importantes restricciones sobre los precios, aunque cosechó resultados deplorables. La inflación anualizada en alimentos superó el 75% en el mes de febrero, a pesar de todas las intervenciones decretadas por la Secretaría de Comercio. Solamente en febrero, los alimentos aumentaron un 7,5% y fue la cifra más elevada desde 2017.

El presidente Fernández anunciando su “guerra contra la inflación”.

Por otra parte, el nuevo paquete de medidas contempla un aumento del subsidio a la lechuga, aunque paradójicamente no se contempla ningún tipo de reducción de impuestos para estos productos. En promedio, los alimentos sin procesar (frutas, verduras y carnes) tienen una carga tributaria del 30% percibida por el consumidor final. El Gobierno no planteó ningún cambio sobre la carga tributaria de los alimentos, pero pretende aumentar los subsidios.

Además, el Gobierno anunció la creación del “Fondo de la verdura”, otro fondo fiduciario administrado por el Estado para canalizar subsidios al Mercado Central. La concesión de subsidios a través de este instrumento busca regular los precios en el mercado, a costa de un profundo costo fiscal que el Estado no está en condiciones de afrontar.

Del mismo modo, se decretó la profundización de los recursos destinados para el Fondo del Trigo, esta vez direccionando subsidios a diversos alimentos y adicionando nuevos productos, como la lechuga.

Todos los diversos controles, regulaciones y restricciones sobre la comercialización de productos buscan generar una suerte de “ancla nominal” forzada, en un esquema exageradamente heterodoxo como no se veía desde el siglo pasado.

Se dispondrá de un aumento de retenciones a la exportación, esta vez con un claro objetivo fiscal en cara a los cumplimientos con el Fondo Monetario Internacional. Las retenciones de aceite y harina pasarán del 31% al 33%.

Estas medidas generan un fuerte sesgo anti-exportador en una situación cambiaria extremadamente delicada, y profundizan la brecha entre los términos de intercambio externos con respecto a los internos. La distorsión provocada por las retenciones genera que el país no pueda aprovechar el contexto internacional de altos precios de nuestros bienes exportables

Economía

El Gobierno de Biden elimina las sanciones de Donald Trump contra la dictadura comunista en Cuba

Publicado

en

Los demócratas anunciaron que se levantarán las restricciones para la transferencia de remesas desde Estados Unidos hacia la isla, y se volverán a permitir los vuelos regulares sin restricciones.

El presidente Joe Biden anunció que levantará las sanciones económicas a la dictadura castrista, sanciones que habían sido impuestas en la gestión de Donald Trump a modo de represalia por la violación sistemática a los derechos humanos en la isla.

En contra de sus propios votantes latinos refugiados del régimen socialista, Biden anunció que se levantará la restricción de transferencia de remesas desde Estados Unidos hacia Cuba, y se liberalizarán las transferencias de donaciones aún entre personas que no pertenecen a un mismo grupo familiar.

Hasta ahora, regía un límite de hasta US$ 1.000 dólares por trimestre para remesas familiares, y quedaban terminantemente prohibidas las remesas no familiares. Estas disposiciones quedarán sin efecto por orden de Biden. También se permitirán los vuelos entre ambos países con fines educativos y comerciales, siguiendo la misma línea que ya había sido adoptada en 2016 por la administración de Barack Obama.

El Gobierno explicó la idea detrás de las medidas, y aseguró de que se trata de un mecanismo para ayudar a la población cubana a subsistir económicamente, pero, al mismo tiempo, sin enriquecer o apoyar a la dictadura. Esta fue la justificación oficial que ofrecieron los funcionarios de la Casa Blanca para levantar las restricciones de Trump.

“Con estas acciones buscamos apoyar las aspiraciones de libertad y mayores oportunidades económicas de los cubanos, para que puedan llevar una vida exitosa en casa”, anunció el Departamento de Estado liderado por Antony Blinken.

Sin embargo, y pese a las intenciones de las medidas, estas podrían ser fuertemente contraproducentes. Así como otros países con economías reprimidas, Cuba mantiene un régimen de control de cambios y control de la cuenta capital y financiera, en la cual se encuentran precisamente las transferencias de remesas internacionales.

Cualquier movimiento con divisas, tanto de entrada como de salida en Cuba, se encuentra controlado por el Gobierno del mismo modo en que ocurre en Argentina o en otros países con este tipo de restricciones. Se corre el riesgo de que los dólares enviados terminen siendo cancelados por paridades cambiarias desfavorables (como típicamente ocurre con los cepos cambiarios), y que el régimen cubano termine aprovechando la mayor afluencia de divisas.

Esta última postura estuvo vigente al momento de la toma de decisiones durante la administración Trump, cuando se buscaba ahogar económicamente al régimen socialista hasta tanto cesara la violación sistemática de derechos humanos en ese país.

Las medidas de los demócratas despertaron un fuerte descontento social entre los cubanos-americanos, siendo que muchos de ellos habían sido votantes de Biden en 2020 y ahora se sienten traicionados.  

Seguir Leyendo

Economía

Apurado por la crisis energética, el Gobierno flexibiliza el cepo cambiario para inversiones petroleras

Publicado

en

El ministro de Economía Martín Guzmán anunció la flexibilización de las restricciones de divisas sobre el sector de hidrocarburos. Se trata de un régimen especial para la producción de petróleo y gas natural.

El encarecimiento de las materias primas a nivel internacional y el recrudecimiento de la crisis energética obligaron al Gobierno a tomar medidas flexibilizadoras sobre el cepo cambiario. El presidente Alberto Fernández y el ministro Martín Guzmán anunciaron un régimen especial de acceso a divisas para la inversión en hidrocarburos.

Formalmente, y a través de un decreto presidencial, se resolvió la creación de los siguientes regímenes de divisas: “Régimen Acceso a Divisas para la Producción incremental de Petróleo”, “Régimen Acceso a Divisas para la Producción incremental de Gas Natural”, y finalmente el “Régimen de Promoción del Empleo, el Trabajo y del Desarrollo de Proveedores Regionales y Nacionales de la Industria Hidrocarburífera”.

El anuncio de las medidas se enmarcó en un acto que contó con la presencia de las principales personalidades del sector energético argentino, entre ellas Juan Martín Bulgheroni por Pan American Energy, Gustavo Mariani por Pampa Energía, Julio Ledesma por Shell y Daniel De Nigris por Exxon.

Los nuevos sistemas de divisas solamente serán aplicados para el mercado de hidrocarburos, y buscan limitar las restricciones para la compra de dólares para el pago de importaciones vinculadas con la inversión, como la importación de bienes de capital y tecnología. A su vez, el Gobierno prometió que los proyectos tendrán en cuenta la vocación exportadora, y no solamente inversión para el mercado interno.

“Queremos llevar adelante una planta de producción de gas natural licuado para poder exportar ese gas teniendo en cuenta la cantidad de gas excedente y con cada líder que hablé en Europa me dijo ‘me anoto’. Tenemos una gran oportunidad en materia energética como país, de 15 años de desarrollo regional”, declaró Fernández.

Para mantener el cepo cambiario sin agotar completamente el stock de reservas internacionales, el Gobierno debió hacer uso de restricciones cuantitativas para importaciones debido a que el control de cambios las abarata artificialmente. Pero solamente en un contexto de crisis energética se dispuso de una excepción al régimen cambiario, que ya estrangula la actividad económica desde diciembre de 2021.

El oficialismo debe lidiar con la crisis energética que provocó la propia política kirchnerista a partir de 2003. Argentina ya había ganado una posición exportadora de energía después del proceso de desregulación y privatización de la década de 1990, pero a partir de 2003 esta posición fue completamente desarticulada por el Gobierno de Néstor Kirchner.

El congelamiento de las tarifas a partir de 2002, los cupos y las prohibiciones para la exportación, las estatizaciones y el control de cambios, fueron solo algunas de las medidas que articuló el kirchnerismo entre 2003 y 2015 y que dinamitaron la matriz energética del país. 

Seguir Leyendo

Economía

Perdimos la Guerra contra la Inflación: El deplorable paso de Roberto Feletti por la Secretaría de Comercio

Publicado

en

Decidió renunciar a su cargo en la Secretaría de Comercio sin haber conseguido ningún tipo de resultado en materia de inflación. Los controles de precios volvieron a fracasar en Argentina por décima vez.

El fanático kirchnerista Roberto Feletti decidía dar un paso importante en octubre de 2021, al abandonar su lugar como panelista en C5N para ocupar la Secretería de Comercio, prometiendo “controlar los precios y preservar el salario” desde esa cartera. Una tarea ya de por sí imposible porque el único que puede frenar la inflación es el presidente del Banco Central.

Tras reemplazar a Paula Español, quien ya había fracasado en su intento por controlar los precios, Feletti no identificó un problema de direccionalidad, y se creyó que se falló por una cuestión de baja intensidad en las políticas de controles.

Bajo su gestión, se relanzó y se generalizó el programa Precios Cuidados, se reintrodujo el Ahora 12, se lanzó un programa de “Cortes Cuidados” para los precios de la carne, se expandió la asignación de Precios Máximos y se focalizó en la “dispersión de precios”, se incrementó el monitoreo de costos sectoriales, y se desarrolló el Fondo Estabilizador del Trigo Argentino y el Fideicomiso para la harina fideos. Todas y cada una de las iniciativas de Feletti cosecharon un amargo fracaso.

Los precios cuidados no tuvieron ningún impacto estadístico o empírico sobre la formación de expectativas, como pretendía el exsecretario. Los precios de la carne aumentaron por encima de la inflación, y los cortes “controlados” por el Gobierno no atendieron a los estándares mínimos de calidad esperados por los consumidores. A su vez, los subsidios sobre el trigo y la harina no tuvieron un impacto significativo en el poder adquisitivo de los consumidores a estos efectos.

Durante la gestión de Feletti, y a pesar de ella, la inflación mensual se aceleró mes a mes: 2,5% en noviembre de 2021, 3,8% en diciembre, 3,9% en enero de este año, 4,7% en febrero, 6,7% en marzo y 6% en abril. En ese mismo período, la inflación interanual trepó del 52% al 58%. Las regulaciones sobre los precios no sirvieron como un “ancla nominal” como se pretendía en un comienzo.

Inflación mensual entre enero de 2021 y abril de 2022.

En promedio, la inflación mensual ascendió al 4,5% mientras Roberto Feletti se hizo cargo de la Secretaría de Comercio. Para el mismo período de tiempo, pero 12 meses antes, la inflación mensual promedió el 3,9%. Queda en evidencia que las regulaciones y los controles sobre los precios no fueron una variable significativa o de algún modo relevante para evitar la aceleración inflacionaria.

Sin nada que mostrar, Roberto Feletti abandonó su cargo en la Secretaría de Comercio y fue rápidamente reemplazado por Guillermo Hang, que a diferencia de su predecesor es economista profesional.

El nombramiento de Hang supone una victoria interna para el ala de Martín Guzmán dentro del oficialismo, quien absorbió la Secretaría de Comercio, pasándola del Ministerio de Desarrollo, donde operaba con la autonomía de un ministerio propio, al Ministerio de Economía, donde responderá directamente a Guzmán.

La política de control de precios quedó completamente bajo la responsabilidad de una sola persona: Martín Guzmán. Nuevamente, fallando en identificar que el problema radica en la política monetaria, el ministro tomará la posta en la “Guerra de la Inflación”, tras 7 meses de derrotas, e intentará seguir peleando una batalla imposible. 

Seguir Leyendo

Tendencias