Seguinos en redes

Economía

FMI: Guzmán sigue sin acercarse a un acuerdo y el riesgo país roza los 1900 puntos

Publicado

en

El organismo habría endurecido sus exigencias de ajuste fiscal y la negociación entró en zona de riesgo, con un Martín Guzmán que no está pudiendo manejar el diálogo como había prometido.

Mientras Santiago Cafiero comienza en Washington su gira para conseguir el apoyo de Estados Unidos en la negociación con el Fondo Monetario Internacional, se dio a conocer un dato que hasta el momento era un rumor: el FMI exige que el año próximo el déficit fiscal primario se reduzca al 1% del PBI y en 2024 se llegue al equilibrio fiscal.

Esto va en contra del plan propuesto por Guzmán, e implica que el Fondo solo le da dos años al Gobierno para ordenar las cuentas, en vez de 5, y tendrá que transitar un 2023 electoral en modo ajuste.

El Ministro de Economía, cuyo único rol en el Gobierno es el de renegociar la deuda, con un Matías Kulfas encargándose más del día a día de la economía del país, sigue fracasando en llegar a un acuerdo satisfactorio con el FMI.

Guzmán había propuesto llegar al equilibrio fiscal en 2027 y por cuatro años más seguir gastando más de lo que se recauda, empezando a ajustar recién en 2026. En su opinión, la postura de un ajuste más veloz del FMI va a desembocar en una nueva recesión, que vuelva aún más complicado equilibrar las cuentas.

En el Gobierno consideran que provocar una recesión que haga perder empleos equivale directamente a una exigencia de perder las elecciones por un lado y, por el otro, dan por hecho que la consolidación fiscal se verá frustrada porque la caída de la actividad hará caer la recaudación de modo que se gastará menos, se frenará la economía, se recaudará menos y el déficit se profundizará en lugar de achicarse.

En cambio, si se posterga el ajuste y se deja crecer a la economía, la convergencia al equilibrio será “virtuosa”. El problema es que cuatro años más sin acceso al crédito, con un fuerte riesgo de default y un FMI que sigue vaciando las arcas del Banco Central recaudando intereses, tampoco es bueno para la economía, algo que Guzmán no entiende del todo.

El clima es de tal tensión que Guzmán suspendió en los hechos la reunión con los gobernadores opositores, apurando una visita a San Juan, y el Gobierno acordó enviar a Cafiero a Washington a ver si logra destrabar el conflicto desde el lado político.

Esta situación agudizó la mirada que prevalece en el mercado: el acuerdo con el FMI entró en zona de riesgo y no hay que descartar que en marzo se vaya a un default con el organismo, aunque después se termine acordando. Una trayectoria que de cumplirse tendría altos costos para la economía y las inversiones.

Así lo reflejan los precios de los bonos que se derrumbaron a la zona de los 28 dólares este lunes. En consecuencia, se disparó el riesgo país a los 1885 puntos básicos -nuevo récord histórico tras el canje de 2020- en una jornada sin transacciones en Wall Street por el feriado por Martin Luther King.

Cuando se retomen las operaciones, sino aparecen señales positivas del encuentro de Cafiero con el secretario de Estado, Antony Blinken, la trayectoria indica que el riesgo país podría superar los 1900 puntos básicos con facilidad.

Lo que reflejan los precios actuales es que el país entró en la cuenta regresiva para quedarse sin reservas internacionales netas. En poco más de dos semanas se habrá pagado el próximo vencimiento de casi 1.900 millones de dólares al FMI y solo quedarán tres meses más para que el país entre en atrasos o pida una excepción (waiver) para seguir negociando

El Gobierno apostaba a un apoyo contundente de la administración Biden, para dar vuelta las resistencias del FMI a los pedidos de Argentina, pero este gesto hasta ahora no apareció. De ahí la gira urgente de Cafiero a Washington.

Mientras tanto, Alberto Fernández intenta presionar a la Casa Blanca con la geopolítica y pautó para febrero una gira por Rusia y China, algo que no tiene el mismo impacto diplomático sobre Washington que tenía antes.

A pesar de que un acuerdo con el Fondo es una condición necesaria para evitar un colapso total de la economía, las consultoras privadas no ven los “cuatro años de crecimiento” que plantea Guzmán incluso logrando un nuevo acuerdo.

En cambio, el consenso es que habrá unos pocos meses más de arrastre estadístico de los buenos tercer y cuarto trimestre de 2021 para la primera parte de 2022, y una fuerte ralentización que hará que el año termine entrando en recesión con una inflación arriba de 60 puntos. 

Es decir, un ciclo de fuerte estanflación, en una espiral a hiperinflación si el Gobierno no ejecuta un plan claro de estabilización monetaria. Sin cumplimiento de las metas fiscales, de acumulación de reservas y de reducción de la emisión monetaria, el panorama económico de Argentina está en uno de sus peores momentos históricos, y se acerca al nivel del Rodrigazo, la Hiper de 1989 y la Crisis del 2001.

Economía

Severa previsión de JP Morgan para la Argentina de 2023: 111% de inflación, incumplimiento con el FMI y recesión

Publicado

en

La reconocida firma financiera se mostró escéptica por el cumplimiento de las metas fiscales con el FMI en medio de un año electoral y con un Gobierno kirchnerista. Anticipó que la inflación duplicará la presupuestada, y la actividad entrará en recesión. 

El banco más importante de los Estados Unidos, la firma JP Morgan & Chase publicó su Outlook global con las principales proyecciones sobre las economías del mundo en vista al 2023. Los pronósticos para Argentina suponen un baldazo de agua fría para las apetencias del Gobierno de Fernández, ya que se estima que todas y cada una de las metas propuestas no podrán cumplirse. 

El banco concluyó que la inflación interanual para diciembre de 2023 podría escalar el 111% sobre el segmento de precios minoristas, prácticamente el doble de lo que plasmó en el Presupuesto el equipo económico de Sergio Massa. De hecho, este escenario sugiere un cierto optimismo en comparación a las perspectivas de la mayoría de las consultoras privadas locales, que esperan una inflación incluso más elevada. 

De cualquier forma, la inflación interanual se consolidaría cómodamente en los 3 dígitos a lo largo del año próximo. Estos resultados son consistentes con un nivel de inflación mensual en torno al 7%, una cifra muy distante al 4,4% que resulta compatible con el pronóstico del oficialismo. 

Los controles de precios minoristas y tarifas reguladas no suponen un ancla nominal creíble y suficiente como para poder alcanzar los objetivos planteados por Massa, por lo que realmente la meta de 60% para diciembre de 2023 parece un número inalcanzable. 

 Asimismo, JP Morgan estimó que la actividad económica caerá por lo menos un 0,5% durante el próximo año. Una parte de esta estimación se debe al arrastre estadístico sobre las perspectivas para el segundo semestre de este año, que sugieren el comienzo de la recesión. 

La economía podría caer en los últimos meses de 2022 y los primeros de 2023, para luego permanecer virtualmente estancada en un típico escenario de estanflación, y de esta forma arrojando una variación anual negativa sobre la tasa de crecimiento. 

La firma financiera no ocultó sus dudas acerca del cumplimiento de las metas trimestrales con el Fondo Monetario Internacional. Aseguró que su cumplimiento constituye un “desafío” en medio de un año electoral y frente a un Gobierno que no dudó en expandir la política fiscal durante las elecciones de medio término en 2021. 

Las últimas proyecciones sobre la inflación interanual y el crecimiento económico no incluyen los efectos de un eventual incumplimiento, ya que de producirse y colapsar el proceso de refinanciación de la deuda externa, el escenario podría tornarse aún más adverso. 

El acuerdo determina que el déficit fiscal primario (sin intereses) del Sector Público Nacional deberá cerrar este año en el 2,5% del PBI, para volver a retroceder al 1,9% en diciembre de 2023. El financiamiento monetario directo vía “adelantos transitorios” deberá terminar el 2022 en el 1% del producto, y anularse por completo para el año próximo.

Seguir Leyendo

Economía

Massa quiere que las Provincias le presten al Tesoro frente a la falta de interesados privados

Publicado

en

El ministro de Economía está listo para desplegar una “aspiradora de pesos” y ampliar el margen de la deuda pública doméstica, pero esta vez teniendo como acreedores a las Provincias y los organismos públicos frente a la reticencia del sector privado. 

En una nueva maniobra peligrosa y desesperada ante el fracaso de las licitaciones en pesos, el ministro de Economía Sergio Massa pretende seguir expandiendo el endeudamiento público en pesos, pero esta vez acudiendo a la liquidez que presentan las Provincias.

Se pretende captar todo el financiamiento que el sector privado ya no está dispuesto a refinanciar. Crecen las expectativas por un eventual “reperfilamiento” de plazos, intereses y capital sobre la deuda en pesos, incluso a pesar de que el Banco Central podría rescatar toda la deuda que fuera necesaria a costa de un shock inflacionario brutal. 

El ministró colocará nuevos bonos con un plazo de hasta 120 días y cuya fecha de emisión será el próximo jueves 30 de noviembre, que será ofrecido a las Provincias. La clave de la operación es la posición que tienen las Provincias en plazos fijos con una remuneración del 75% nominal anual y aún superior en términos efectivos.

Si el Tesoro pretende que las Provincias desarmen su posición en plazos fijos para prestarle dinero y transferir su liquidez, se deberán colorar bonos a una tasa que compense y supere a las que se perciben con los plazos fijos. A la fecha, ni las tasas ni los montos de capital fueron establecidos públicamente por la cartera de Economía. 

La liquidez de las Provincias, aquellos fondos tan codiciados por el ministerio de Economía asciende a un monto equivalente a 1,6 billones de pesos a valores actuales, un valor más que suficiente para concluir los compromisos del año sin necesidad de recurrir a la emisión monetaria directa (adelantos transitorios) o la indirecta (rescate de deuda pública). 

Asimismo, Massa no solo apunta a las entidades provinciales sino también a las empresas públicas y los organismos descentralizados. Se calcula que la liquidez sobre estas últimas instituciones alcanza los $1,12 billones, y los municipios retienen hasta $348.000 millones depositados en plazos fijos en pesos. 

Los vencimientos de corto plazo del Tesoro, solamente por la deuda doméstica en pesos, ascienden hasta los $700.000 millones hasta fin de año. Se estima que se obtendrán cerca de $250.000 millones como resultado del cobro de retenciones tras la liquidación de la soja a través de la nueva paridad cambiaria especial, pero el monto remanente espera cubrirse con más endeudamiento. 

Seguir Leyendo

Economía

Bomba inflacionaria: Los intereses de deuda que paga el Banco Central superan a todo el déficit primario del Tesoro

Publicado

en

La deuda acumulada del Banco Central es tan grande que solamente por sus intereses se destinan más gastos que la totalidad del déficit primario del Sector Público Nacional. El masivo endeudamiento del Central aumenta las perspectivas para una mayor devaluación futura.

La bola de nieve financiera en el Banco Central creció a los niveles más peligrosos en más de 30 años. Los pasivos remunerados del BCRA representaron un monto cercano al 11% del PBI al término del mes de octubre, y la deuda comparada contra la base monetaria escaló a la proporción más violenta desde 1989.

La última vez en que Argentina sufrió una situación similar, el crack bancario y el desarme de la bomba financiera desencadenó dos hiperinflaciones y el famoso “Plan Bonex” como una medida de emergencia para tratar de detener el fenómeno.

Deuda del Banco Central (BCRA) desde 1983.

Solamente por el pago de los intereses de la deuda del BCRA se destinaron hasta $2,5 billones en los 12 meses acumulados hasta octubre. Esto representa una fracción equivalente al 3,06% del PBI de referencia para el mismo período.

Estos resultados se consideran tomando al total acumulado de un año, pero incluso considerando el pago de intereses de las Leliq y Pases sólo para noviembre, el Central desembolsó $540.000 millones. Esta cifra astronómica supera el gasto en jubilaciones y pensiones del Tesoro para el mismo mes, que llegó a los $510.000 millones.

La totalidad del déficit primario del Estado nacional (sin contabilizar los intereses por la deuda pública) representó un monto de 1,62 billones de pesos en los 12 meses finalizados en octubre, lo cual representa el 2,56% del producto. El pago de intereses del Central supera a todo el rojo primario desde el mes de agosto, cuando Sergio Massa se hizo cargo de la cartera de Economía

Déficit cuasifiscal y resultado primario del Sector Público Nacional (SPN) entre 2019 y 2022.

El déficit consolidado del Gobierno supera los 10 puntos del PBI si se suman los desequilibrios primarios, los intereses por la deuda pública y los intereses de la deuda del Banco Central. Constituye el desequilibrio más importante de las últimas 3 décadas. 

Los intereses de la deuda del Central, también catalogados como “déficit cuasifiscal” en la jerga económica, arrojan una fuerte presión sobre las expectativas de devaluación, ya que en caso de desarmarse se vería expulsada una gran cantidad de pesos al mercado sin ninguna contraprestación. En esta situación el peso enfrentaría una violenta corrida que se reflejaría en todas las paridades del dólar. 

Pero aún sin “estallar” y produciéndose constantes renovaciones de la deuda en Leliq y Pases, se produce un mecanismo por el cual la emisión monetaria se torna endógena e independiente incluso del déficit fiscal. La emisión toma rienda libre por sí misma, y si la tasa de interés de la deuda remunerada es lo suficientemente alta, el mecanismo se vuelve inestable y tiende al colapso. 

Seguir Leyendo

Tendencias