Conecte con nosotros

Economía

Justo para las elecciones: Alberto Fernández relanza el programa Ahora 12 con 24 y 30 cuotas

Publicado

en

El kirchnerismo resolvió la extensión del plan Ahora 12, agregando esquemas de hasta 24 y 30 cuotas para compras con tarjetas de crédito.

La Secretaría de Comercio Interior resolvió la extensión del programa Ahora 12 hasta el próximo 31 de enero, pero incluyó nuevos esquemas para el pago con tarjeta. A partir de agosto, se podrán efectuar pagos de 24 cuotas y hasta 30 cuotas fijas mensuales. Hasta ahora la cantidad máxima de cuotas estaba fijada en 18 periodos, medida que había sido determinada por el ex presidente Macri.

Los rubros alcanzados por las medidas forman parte de una amplia canasta estipulada por la Secretaría de Comercio, incluyendo productos de indumentaria y calzado, cierto tipo de electrodomésticos pequeños, materiales para la construcción, y otro tipo de bienes de carácter “durable”.

Desde el punto de vista del kirchnerismo, el programa está destinado a movilizar el consumo interno, pretendiendo así “reactivar” la economía y generar mayores recursos para el sector público. El ministro Kulfas aseguró que no serán necesarios los recortes presupuestarios, pues la supuesta ganancia en materia de actividad será “tan robusta“, que por sí mismas incrementarán la recaudación.

Sin embargo, este tipo de programas abundaron en los últimos años y sin un mayor impacto sobre el consumo. En primer lugar, si bien el monto sobre las cuotas en cuestión es fijo, se introduce una tasa de interés implícita sobre ellas que anticipa una cierta expectativa de inflación para el período en el cual se adquiere el crédito.  

En otras palabras, un crédito para este tipo de transacciones que suponga 3 cuotas fijas tendrá una tasa de interés implícita del 4% que determinará el monto fijo para cada una de ellas y, con el correr del tiempo, el interés y los montos de cada cuota aumentan conforme aumenta la expectativa de la inflación acumulada para el final de la transacción.

Pero no existe una fuente divina para el financiamiento del programa. Para poder costearlo, el Banco Central interviene de diversas formas entre las cuales se incluye modificar el efectivo mínimo legal para instituciones bancarias o inyectar mayor liquidez de forma directa (emisión monetaria). También intervienen en este proceso los bancos públicos, inyectando mayor liquidez en la economía.

Dada una situación inflacionaria tan delicada como la que sufre Argentina, una mayor inyección de liquidez en los mercados implicará tarde o temprano una respuesta sobre el nivel de precios. Las tasas de interés implícitas en las cuotas fijas que hoy pactó la Secretaría de Comercio pueden ser competitivas, pero es esperable que dejen de serlo conforme se desarrolle el inexorable proceso inflacionario.

En este punto se configura un debate típico para este tipo de programas en el cual se discute si las tasas de interés implícitas serán lo suficientemente altas como para aminorar el consumo, o si será la propia inflación la que licúe las cuotas fijas en cara al futuro, y deje sin efecto la viabilidad del programa en el mediano y largo plazo.

De una forma u otra, el programa diseñado por el oficialismo forma parte de un catálogo de medidas en cara a un año electoral, que podrían tener algún efecto positivo sobre el consumo en el corto plazo (si las tasas de interés lo permiten) pero que tiende a colapsar con el paso del tiempo como lo hizo durante el kirchnerismo entre 2014 y 2015.

Economía

Se desacelera la recuperación laboral en EE.UU: las solicitudes por desempleo aumentan hasta 286.000

Publicado

en

En los primeros 15 días del mes de enero, los reclamos por seguros de desempleo registraron la cifra más alta desde octubre del año pasado, marcando una fuerte desaceleración de la recuperación laboral en la economía más importante del mundo.

El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos reveló que fueron registradas un total de 286.000 solicitudes contra la desocupación hasta la semana que finalizó el 15 de enero. Esto marca un nuevo récord desde octubre de 2021, y supone un freno al rápido rebote del mercado laboral que se venía produciendo desde la segunda mitad del 2020.

Nuevamente, las estimaciones de Bloomberg fallaron por ser exageradamente optimistas, pues se esperaba alcanzar una cifra desestacionalizada en torno a las 225.000 solicitudes. Las proyecciones con exceso de optimismo se producen mes tras mes desde la asunción de Joe Biden, aunque jamás pudieron materializarse en la práctica.

Cabe resaltar que durante la presidencia de Donald Trump ocurría un fenómeno radicalmente opuesto: las proyecciones eran habitualmente pesimistas, pero las cifras oficiales las superaban recurrentemente.

Los datos para enero de 2021 fueron ajustados por estacionalidad, debido a que de esta forma resulta posible comparar entre distintos meses de forma rigurosa. Sin tener en cuenta este ajuste estacional, el número efectivo de personas que solicitaron un seguro por desempleo fue de 337.417 hasta el 15 de enero.

De todas maneras, y aún sin ajuste estacional, la desaceleración del rebote laboral puede observarse también en las proyecciones propias que realizó el Departamento de Trabajo. La estacionalidad característica del mes de enero induce siempre a una fuerte caída de los seguros por desempleo, pero mientras el Gobierno esperaba una caída del 33%, la cifra efectiva llegó a solo el 19,8% con respecto a la semana anterior.

La cantidad de personas que reclamaron su seguro por desocupación aumentó en 55.000 con respecto a la primera semana del mes de enero. La tendencia alcista también puede percibirse si se compara contra los datos de la última semana de diciembre, por lo que la desaceleración laboral ya acumula tres semanas.

La tasa de desocupación de los Estados Unidos volvió a caer por debajo del 4% al término del mes de diciembre, como resultado de la fuerte flexibilidad laboral que existe en ese país y la rápida recuperación económica en “forma de V” desarrollada mayormente en los últimos meses de la gestión de Trump.

Sin embargo, el crecimiento del fenómeno inflacionario se perfila como el principal problema económico que actualmente enfrenta la economía estadounidense. La administración de Biden aún no dio respuestas contundentes y, como ocurre con el poder adquisitivo, la inflación también erosiona poco a poco la imagen política del Presidente.

Seguir Leyendo

Economía

La insistencia de Guzman con el FMI: el pago de la deuda podría dejar al Central sin reservas líquidas

Publicado

en

Dentro de los siguientes nueve días vencen alrededor de 1.100 millones de dólares y el Central se podría quedar casi sin reservas líquidas. Aumentan los rumores de un default con el Fondo.

Para el viernes próximo Argentina tendrá que pagar 719 millones de dólares al FMI y tres días después serán otros 369 millones de dólares. Este será el último pago que Argentina pueda hacerle al Fondo con las reservas que se encuentran en el Banco Central para poder continuar con la negociación sin entrar en atrasos. El ministro Guzmán insiste ante la prensa internacional en que necesita más tiempo para llegar a un acuerdo.

Además aumentan las especulaciones que el Gobierno podría no pagar para no perder los últimos 1100 millones de dólares que le quedan de reservas líquidas. Al fin y al cabo, esa suma es algo más del doble que las reservas que el Banco Central perdió en la primera mitad de enero y en febrero se deben pagar 195 millones de dólares de intereses al Club de París.

Dentro del oficialismo hay quienes creen que debería necesario mostrarse duros y dejar de pagar para enviar una señal de intransigencia frente a la exigencia de un ajuste recesivo, mientras que en el entorno del ministro niegan que patear el tablero a altura de las negociaciones esté en los planes de Guzmán.

Por otro lado, en Economía insisten en que, si bien hay tensión, se debe mantener la cordialidad con los técnicos del staff del FMI. Y enfatizan que los avances son lentos, pero los hay y habrá que continuar con la negociación.

La diferencia entre pagar y no pagar no es solamente contable en materia de reservas internacionales, sino de tiempos. Dejar de pagar casi 1.100 millones de dólares implica adelantar dos meses el ingreso formal en atrasos con el Fondo, que se concretaría entonces a finales de julio y no a finales de septiembre. Al fin y al cabo el siguiente vencimiento no es sino hasta el 21 de marzo. Con eso conseguiría comprar algo más de un mes de reservas, aunque la aceleración de la demanda de divisas puede volverlo incluso un período más corto.

No necesariamente entrar en impagos implica el fin de las negociaciones, de hecho en general los países que entraron en atrasos continuaron negociando y solo fueron un puñado los que llegaron a los seis meses, a la fecha límite de los “protracted arrears”, es decir de los atrasos que el Fondo Monetario no puede volver a financiar.

Con depósitos bancarios del sector privado de casi 8 billones de pesos con tasas de interés para los plazos fijos de 3,25% mensual sensiblemente menores a la inflación esperada para comienzos de año, un desarme de depósitos puede rápidamente presionar sobre la brecha cambiaria y volverse contra las reservas incluso sin que el Banco Central destine divisas a los mercados bursátiles.


Seguir Leyendo

Economía

Nuevo disparo del dólar blue: alcanzó un nuevo récord histórico a $219

Publicado

en

La brecha cambiaria con el dólar oficial se amplia cada vez más.

El dólar blue vuelve a sorprender con un nuevo récord histórico este viernes alcanzando los $214 para la compra y a $219 para la venta.

De todos los aumentos, este ha sido el mayor que la divisa dio en un día desde el 10 de noviembre cuando la cotización aumentó $5,50 en 24 horas.

Durante esta semana la divisa comenzó en $209 y la termina con $10 más, dejando una brecha con el dólar mayorista de 109,90%. Por otro lado, en la mayor parte del país, el blue alcanza hasta los $221.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este domingo 5 de diciembre

Qué sucederá con el riesgo país

Con esta situación que se vive actualmente con el dólar en el último día hábil de la semana, el riesgo país alcanzó los 1914 puntos y señala un máximo desde la reestructuración de deuda que realizó el Gobierno en 2020.

Por otra parte, antes de las 16 horas, los bonos argentinos en dólares perdían entre 0,3% (AL30D) y 4,6%.

Seguir Leyendo

Trending