Seguinos en redes

Economía

La Gestapo de Massa lanzó una ola de arrestos a las cuevas, generando una suerte de feriado cambiario antes de las elecciones

Publicado

en

El Gobierno endureció las restricciones para que las empresas y los grandes jugadores puedan operar en los dólares financieros legales, y al mismo tiempo desplegó un feroz operativo para intervenir una serie de cuevas en el microcentro porteño en un intento desesperado por contener la corrida.

La administración de Sergio Massa se quedó sin ideas para contener la brutal corrida contra el peso y el desarme de los plazos fijos para migrar al dólar. El kirchnerismo respondió por medio del endurecimiento de las restricciones cambiarias para el acceso a los dólares financieros, afectando principalmente a los inversores extranjeros y a los Agentes de Liquidación y Compensación (ALyC) con grandes operaciones en el CCL y el MEP.

Estas restricciones trataron de contener las paridades alternativas legales del dólar, pero al mismo tiempo generan más presión para el mercado paralelo y no resuelven el problema fundamental de fondo: nadie quiere quedarse en pesos o en instrumentos de tasa que devenguen pesos, y en su lugar prefieren migrar al dólar como refugio de valor ante la esperada mega-devaluación para después de las elecciones.

Al mismo tiempo en que se produjeron estos controles, el Gobierno lanzó un masivo operativo para intervenir cuevas en el microcentro de la Ciudad de Buenos Aires. En lugar de utilizar métodos policíacos para perseguir delincuentes, el kirchnerismo hace hasta lo imposible para perseguir a pequeños usuarios del mercado minorista que buscan un refugio para sus ahorros en medio del caos inflacionario del cual Massa es directamente responsable junto con sus colaboradores.

En un operativo conjunto entre la División Antifraude del Departamento de Delitos Económicos de la Policía Federal (PFA), la AFIP y la Dirección General de Aduana, el Gobierno anunció haber desbaratado a una de las mayores cuevas de la city porteña en cuanto a volúmenes operativos, generando una suerte de “feriado cambiario” forzoso en el mercado paralelo. Esta situación, sin embargo, dudosamente se pueda sostener en el tiempo debido a la gran oferta de dólares en este mercado ilegal.

Por otra parte, el Gobierno profundizó la intervención sobre los segmentos financieros del dólar, tras la decisión de un conjunto de medidas para limitar la salida de divisas del BCRA. Se avaló una devaluación encubierta por el aumento de la percepción de Bienes Personales del 5% al 25% para la compra de dólares legales para el atesoramiento. Esto es, se ubicaron las paridades del dólar qatar, el dólar ahorro y el dólar tarjeta en una misma cotización de $731.

Esta medida impactó de plano en el costo de muchos servicios como por ejemplo las plataformas de entretenimiento (Netflix, Amazon, Disney Plus, etc), y los usuarios rápidamente se vieron afectados.

Por otra parte, Massa extendió el tope de liquidación de 25% sobre el segmento CCL para más sectores. En un primer momento este sistema se implementó para la soja y el maíz, pero más tarde se generalizó a la industria petrolera en Vaca Muerta, las empresas pymes con un cierto umbral de facturación, la minería, la industria automotriz y la actividad pesquera.

También se reforzaron las restricciones cuantitativas para las importaciones, retrasando los pagos y engrosando la deuda que acumula el BCRA con los proveedores en el exterior (que ya supera a la totalidad del préstamo que tiene el país con el FMI).

El eje de la estrategia económica del ministro Massa es la represión financiera en todos sus frentes, desde el mercado cambiario hasta el comercio exterior. Todo queda celosamente regulado e intervenido por disposiciones arbitrarias, pero aún así la inflación es la más alta de los últimos 32 años y el país sufre de una aguda recesión que ya acumula más de 12 meses en desarrollo.

Argentina

La reforma del Estado de Milei llegará a las Provincias: “Corten otros gastos y paguen los salarios, no hay más plata”

Publicado

en

El Presidente electo anticipó que la consolidación fiscal del sector público no solamente se limitará al Gobierno nacional, sino a todas las distintas esferas del Estado argentino, incluyendo las Provincias y las municipalidades.

A partir del 10 de diciembre el Gobierno de Javier Milei propone lanzar un plan de ajuste fiscal que llevaría al déficit financiero cero para el ejercicio de 2024. Esto implica ya no tan solo equilibrar las finanzas operativas del Gobierno nacional, sino que además poder afrontar la totalidad del pago de intereses y servicios por la deuda pública.

Pero el proceso de Reforma del Estado no se limitará al Sector Público Nacional, también afectará a las Provincias y los municipios irremediablemente. Una de las partidas responsables de esta dinámica son las transferencias discrecionales que, hasta ahora, el Gobierno kirchnerista asignada a dedo dependiendo de su preferencia política con cada gobernador de turno.

Las transferencias surgen como la diferencia entre los recursos presupuestados a principios de año y la ejecución presupuestaria efectiva, en la cual el Estado recibe más pesos nominales en sus arcas por el efecto de la inflación en la cadena de pagos. Esto permite generar un “colchón” de recursos que no tienen una asignación específica, y dotan de poder discrecional al Gobierno de turno. A partir del 10 de diciembre se termina esta lógica y comienza el ajuste fiscal.

El Presidente electo lo simplificó de la siguiente manera: “Hay que poner los números en orden. Corten otros gastos y paguen los salarios, no hay más plata”. Esto implica, además, sostener las consecuencias de la devolución del IVA y la reducción del impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría sobre los recursos de la coparticipación.

Un total de 5 Provincias anunciaron programas de ajuste fiscal, en alineamiento con la política económica del próximo Gobierno. Los gobernadores de Tucumán, Santa Cruz, Chaco, La Pampa y Entre Ríos se comprometieron con la austeridad para sobrellevar el año 2024.

Incluso el Gobernador peronista Osvaldo Jaldo debió alinearse con Milei, y anunció un masivo recorte de gastos por $220.000 millones de pesos para el presupuesto del año próximo. Se cerrarán hasta 40 organismos y dependencias locales, incluyendo la Unidad de Reconversión Laboral (Unrel) a partir del 30 de noviembre, y se dejarán sin efecto las designaciones realizadas en los 60 días anteriores al 29 de octubre.

Por otra parte, y desde el punto de vista del Gobierno nacional, se dispondrá de un ambicioso programa de privatizaciones para sanear las finanzas públicas. Por otra parte, la obra pública enfrentará grandes recortes presupuestarios.

Todas aquellas obras que ya estén en curso de ejecución no serán paralizadas, y en su lugar se llamará a licitación para que el sector privado se encargue de financiarlas y completarlas en caso de que exista interés inversor. A cambio, el Estado proveerá de un marco regulatorio especial para ofrecer la concesión de los servicios por la infraestructura terminada (algo muy común en rutas nacionales, puertos, caminos, etc).

Aquellas obras públicas que no están en proceso de ejecución pero están planificadas, serán sometidas a evaluación, como parte de una racionalización integral que se llevará a cabo en todo el sistema. La máxima prioridad será la concreción del déficit cero para diciembre de 2024.

Seguir Leyendo

Economía

Estallan los precios en los últimos días de Massa como Ministro de Economía: Subieron 3,1% en la última semana de noviembre

Publicado

en

La Secretaría de Política Económica informó que los precios minoristas aceleraron todos los aumentos en la última semana de noviembre, por lo que la variación mensual volvió a superar cómodamente los dos dígitos.

El ministro Sergio Massa deja una economía sustancialmente más desequilibrada de la que recibió en agosto del año pasado. Según el último sondeo de la Secretaría de Política Económica, la tasa de inflación semanal escaló nuevamente al 3,1% hacia la última semana de noviembre.

La variación intermensual de los precios (es decir, en comparación con la misma semana del mes de octubre) cerró con un alza de casi el 11%, cómodamente apostada en los dos dígitos.

Todo esto se produjo a pesar de que el tipo de cambio oficial sigue corriendo muy por debajo de la inflación general, las tarifas de los servicios públicos persisten congeladas, y la brecha cambiaria oscila supera el 140%.

El colapso de la represión financiera comenzó a afectar al mercado minorista con el desbaratamiento de Precios Justos, y el Gobierno saliente también debió convalidar aumentos en los combustibles para evitar nuevas situaciones de desabastecimiento.

Se estima que la tasa de inflación de noviembre podría llegar a superar el 11%, y las proyecciones de las consultoras privadas sugieren que incluso podría ascender a más del 13% mensual, incluso por encima de los registros observados entre agosto y septiembre (post-devaluación).

Para el mes de diciembre se espera un salto descomunal como resultado de la liberalización de la inflación reprimida por el kirchnerismo. Sin lugar a dudas, esta constituye una de las más pesadas herencias de los últimos 4 años de gestión.

A partir de los próximos 12 meses comenzarán a impactar todos aquellos costos inflacionarios que el kirchnerismo reprimió artificialmente en los últimos años, pero en particular en los 16 meses de gestión massista.

También cabe destacar que debido al rezago de la política monetaria, aún deteniendo la emisión directa del Banco Central para asistir al Tesoro a partir del 10 de diciembre (como de hecho se pretende lograr), la tasa de inflación seguiría subiendo en respuesta a la cantidad de pesos que todavía sigue circulando a una velocidad cada vez más rápida en la economía.

Seguir Leyendo

Economía

Efecto Milei: Se desploma el dólar, la Bolsa cierra el mes con una suba del 40% y el Riesgo País quedó debajo de los 2.000 puntos básicos

Publicado

en

Los mercados financieros respondieron con optimismo a la llegada del nuevo Gobierno presidido por Javier Milei a partir del 10 de diciembre. Las empresas argentinas se revalorizaron en tiempo récord, generando un shock opuesto al que provocó la insurrección del kirchnerismo en agosto del año 2019.

El “efecto Milei” se sigue extendiendo por los mercados financieros. Los mercados reciben con optimismo la salida del Gobierno kirchnerista y la vuelta hacia la ortodoxia económica. El mes de noviembre fue marcado por una profunda revalorización de los activos argentinos: el índice S&P Merval escaló más de un 40% en ese período, y hasta un 44,7% valuado al tipo de cambio Contado con Liquidación (CCL).

El Merval se acerca a romper la barrera de los 1.000 puntos básicos, y en solo dos semanas logró alcanzar y superar los máximos que se habían registrado a mediados de julio. Destacó la increíble suba de las acciones de Aluar (414%), Ternium (262,28%), Pampa Energía (259,96%) y Cresud (244,64%), entre muchas otras que se vieron favorecidas por el impacto.

Se produjo un shock radicalmente opuesto al que generó el regreso del kirchnerismo en agosto del año 2019. Los principales activos de las empresas argentinas se revalorizan cuando el kirchnerismo se mantiene alejado del poder, a medida que crecen las expectativas por una economía más abierta, desregulada y estable.

El dólar se desplomó en todos los mercados alternativos. El tipo de cambio paralelo, que había llegado a superar los $1.080 en la antesala de las elecciones, se derrumbó a solo $905 al cierre del día 30 de noviembre, y la cotización del 1 de diciembre rebotó a los $955. En consecuencia, la brecha cambiaria se redujo del 180% al 150% desde que Milei ganó las elecciones.

El efecto Milei también impactó drásticamente en la cotización del segmento Contado con Liquidación hasta perforar el piso de los $900, razón por la cual la plaza bursátil porteña llegó a aumentar más valuada en dólares que expresada en pesos. Asimismo, el dólar MEP (frecuentemente utilizado por la demanda minorista) osciló en la franja de $850 a $900 durante la última semana.

Los bonos soberanos experimentaron una fuerte suba como reacción a la promesa de disciplina fiscal que esgrimió el Javier Milei en su discurso inaugural tras haber ganado las elecciones, y el impacto fue particularmente destacable en los bonos GD30 y GD29. 

El índice de Riesgo País elaborado por la firma JP Morgan cayó a los 1.983 puntos básicos, el valor más bajo desde la primera semana de agosto. Este indicador mide el rendimiento de los títulos soberanos argentinos en comparación con los que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos. 

El Presidente electo descartó de plano cualquier tipo de operación que implique la violación 

de los contratos asumidos por el Estado. Esto no sólo incluye al pago de los servicios por la deuda externa, sino también al respeto por la deuda interna (se descarta cualquier tipo de reperfilamiento) y los pasivos remunerados del Banco Central.

Seguir Leyendo

Tendencias