Seguinos en redes

Economía

La probabilidad que siga la recesión en Estados Unidos alcanza el 96% para los próximos 12 meses

Publicado

en

Un reciente informe del grupo Conference Board advierte por la consolidación de la recesión en la economía más importante del mundo. La negación del presidente Biden se vuelve cada vez más insostenible. 

La economía de Estados Unidos entró formalmente en recesión a partir de la caída consecutiva del PBI por dos trimestres consecutivos. Se registró una caída del 1,6% en los primeros tres meses del 2022, y otro revés adicional de 0,6% en el segundo trimestre del año

El presidente Joe Biden decidió negar la recesión, asegurando que pese a las caídas, algunos indicadores de alta frecuencia aún no registran importantes retracciones (algo que también ocurrió en otras recesiones y no por ello se cambió su denominación). Sin embargo, cada vez más indicadores sugieren que Biden comete un error peligroso

El Modelo de probabilidad de recesiones para Estados Unidos, elaborado mensualmente por la fundación de investigación Conference Board, advierte que el estado de la economía es extremadamente delicado. El indicador concluye que la probabilidad de recesión para los próximos 12 meses asciende hasta el 96%, prácticamente dando por hecho la continuidad de la recesión actual

Se trata del registro más extremo desde abril de 2020, el peor momento para la actividad económica durante la pandemia. También es comparable con las estadísticas registradas entre julio y agosto del año 2008, o las del segundo trimestre de 2001. 

“Si bien la probabilidad de recesión estuvo cerca de cero después de la fase inicial de la pandemia mundial desde septiembre de 2020 hasta marzo de 2022, aumentó a más del 30 por ciento en abril y alcanzó el 50 por ciento en mayo. Esto significa que es probable que la economía estadounidense entre en recesión dentro de un año a partir de ese momento. La probabilidad ha seguido aumentando desde entonces”, explica Conference Board.

La fundación explica que las expectativas proyectan caídas para el último trimestre de 2022 y el primero de 2023, aunque dejando la posibilidad de que el tercer trimestre de este año pueda cerrar con un balance positivo. 

Índice de probabilidad de recesión para la economía estadounidense. Fuente: The Conference Board.

El indicador modela las expectativas de recesión y combina la evolución de una serie de indicadores económicos mensuales. Asimismo, las ponderaciones del modelo fueron coincidentes con las últimas 6 grandes recesiones, incluyendo la crisis del Covid en 2020, la recesión 2008-2009 y la crisis de las punto.com, entre muchas otras. 

En un contexto en donde la inflación disminuye a un ritmo menor al esperado por los analistas tras la respuesta de la FED, Estados Unidos atraviesa el escenario de estanflación más importante desde la década de 1980.

Economía

Sube el mínimo no imponible de Ganancias hasta los $404.000 mensuales a partir de 2023

Publicado

en

El ministro de Economía confirmó la nueva actualización de las deducciones y montos no imponibles para el pago del impuesto a las Ganancias en 2023. Se estima que cerca de 300.000 personas dejarán de pagar el tributo. 

Siguiendo la misma hoja de ruta que en los últimos años, el ministro de Economía Sergio Massa volvió a presionar por una nueva actualización en el impuesto a las Ganancias para el período fiscal 2023. La creciente inflación hace indispensable actualizaciones cada vez más rápidas para compensar el deterioro real de los valores de las tablas.

A partir de 2023 el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias de personas físicas aumentará de los $330.000 actuales a los $404.062 mensuales. Se trata de la deducción estándar mínima que se aplica sobre la nómina de los ingresos brutos. También se anunció la actualización de otras deducciones como las personales (gastos asociados a un cónyuge, hijos o familiares a cargo). 

El Ministro lo dejó muy claro: cualquier persona que a partir de 2023 perciba una remuneración mensual bruta inferior a los $404.062 no pagará el impuesto a las Ganancias. Según las estimaciones oficiales presentadas por Massa, cerca de 300.000 personas dejarán de pagar el impuesto en 2023, y la masa de contribuyentes no superará las 600.000 personas en todo el país, menos del 10% de las personas empleadas

Mientras al día de la fecha un total de 899.382 trabajadores asalariados declaran el pago del impuesto a las Ganancias, a partir del 1 de enero de 2023 se estima que la cantidad bajará hasta las 586.518 personas. La cantidad de personas afectadas fluctúa rápidamente conforme la inflación deteriora progresivamente todas y cada una de las actualizaciones que se disponen. 

La inflación proyectada en el Presupuesto 2023 difícilmente podrá cumplirse, ya que el promedio de las consultoras privadas esperan una cifra que duplica al 60% oficial. Aunque la ley del impuesto a los ingresos tendrá una nueva actualización solo a partir de 2024, a lo largo del 2023 el poder ejecutivo queda facultado a producir actualizaciones sobre deducciones especiales y el monto del aguinaldo exento. 

También se aplicarán actualizaciones sobre los montos de las tablas anuales del impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría. Estos montos están sujetos a una constante indexación desde el año 2018, y para el año 2023 no será una excepción. 

Los anuncios de Massa no tuvieron en consideración las deducciones para el pago del impuesto que afecta a las ganancias de segunda y tercera categoría, aquella que afecta al pago de dividendos, ganancias de capital (renta financiera) o las utilidades no distribuidas de las firmas. Tampoco se anunciaron actualizaciones o alivios fiscales para el pago de impuestos por parte de monotributistas o trabajadores a cuenta propia. 

Seguir Leyendo

Economía

La economía de Macron: La actividad se estanca en el tercer trimestre y vuelve a crecer el déficit fiscal

Publicado

en

La economía francesa solamente se expandió un 0,2% al término del tercer trimestre del año, mientras que la inflación volvió a acelerarse y alcanzó el nivel más alto desde 1985. El déficit fiscal consolidado del Estado francés volvió a aumentar al 4,1% del PBI en septiembre. 

El programa económico del presidente Emmanuel Macron muestra signos evidentes de agotamiento. La falta de reformas estructurales sobre la economía con la mayor carga tributaria de Europa arroja un costo muy caro en términos de crecimiento y estabilidad.

La economía francesa solamente logró un muy tenue crecimiento del 0,2% en el tercer trimestre del año, en comparación con los tres meses precedentes hasta junio. Incluso registró una ligera caída del 0,2% durante el primer trimestre, y solamente se acumuló un crecimiento del 1,11% con respecto a la situación de pre-pandemia

Asimismo, la actividad manufacturera de Francia no logró crecer prácticamente nada desde octubre del año 2020, y de hecho no logró recuperarse del impacto de la pandemia. La crisis energética tiene un rol preponderante para explicar el estancamiento de la actividad económica. 

Se trata de uno de los peores resultados dentro de la Eurozona, junto con Alemania y España (siendo este último país el que registró los peores resultados). El estancamiento del tercer trimestre se produce al mismo tiempo en que Francia sufre una nueva aceleración inflacionaria de los precios minoristas.

La inflación interanual francesa escaló al 6,5% en el acumulado anual del mes de octubre, el resultado más elevado registrado desde enero de 1985. Se conforma una situación de estanflación por primera vez en más de tres décadas. 

Así como ocurre en muchos países, el problema inflacionario francés responde a la falta de credibilidad en la estabilización de las finanzas públicas y la moderación del stock de deuda

Lejos de llevar tranquilidad a los mercados, el presidente Macron decidió llevar adelante políticas fiscales expansivas en plena crisis inflacionaria. Se abandonó la corrección del déficit fiscal, y el desequilibrio consolidado del Estado francés representó el 4,1% del PBI al término del tercer trimestre

El gasto público dejó de bajar y se estabilizó en el 57,3% del PBI en el tercer trimestre, mientras que los ingresos totales no lograron crecer al ritmo necesario como para compensar la suba de las erogaciones. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que el déficit primario de Francia no solamente no bajará en 2023, sino que se incrementará del 3,4% del PBI al 4,1% en el acumulado anual. De la misma manera, el déficit financiero total aumentará del 5,1% al 5,6% del producto durante el año próximo

La falta de disciplina fiscal provocará, según el FMI, provocará que el stock de deuda pública bruta aumente constantemente hasta superar el 118% del producto para el año 2027

Si no resulta creíble el financiamiento genuino de la masiva cantidad de bonos que deberá colocar el Estado francés, los mercados podrían descontar un rescate monetario del Banco Central Europeo (una política de flexibilización cuantitativa para comprar la deuda) y las expectativas inflacionarias podrían terminar por desanclarse en consecuencia

PBI real y gasto público consolidado de Francia desde 1999.

Seguir Leyendo

Brasil

Cuentas en orden: Las privatizaciones de Bolsonaro generaron un fuerte superávit fiscal en Brasil

Publicado

en

El Gobierno federal registró un fuerte superávit primario del 0,9% del PBI, superando holgadamente las metas fiscales previstas para fin de año. La privatización de empresas estatales y la reducción del gasto público fueron los principales factores explicativos para la mejoría de las finanzas públicas. 

La administración de Jair Bolsonaro logró sobrecumplir las metas fiscales pautadas para fin de año. Las estadísticas provistas por el Banco Central de Brasil y el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) sugieren que el Gobierno federal alcanzó un superávit primario del 0,88% del PBI al término del mes de octubre, uno de los resultados más equilibrados registrados desde mediados del 2014.

Asimismo, y contabilizando la partida por intereses de deuda pública, el sector público federal tuvo un déficit acumulado de 12 meses en torno al 4,15% del PBI para el término del mes de octubre. El resultado financiero del fisco fue el más equilibrado desde septiembre de 2014.

El superávit primario es un factor fundamental para preservar la disciplina fiscal, ya que permite trazar un sendero sostenible para la deuda pública, abonar los intereses asociados y conseguir fondos para refinanciar permanentemente las obligaciones. 

El sector público consolidado (el Gobierno federal y los Estados locales) obtuvo un superávit primario del 1,8% del PBI en octubre de 2022. El resultado superó ampliamente a la meta del -0,6% propuesta por el ministro Paulo Guedes a principios del año, ya que se esperaba que la reducción en el impuesto a los productos industrializados tuviera un impacto mayor sobre la caída de la recaudación.

La disciplina fiscal fue liderada por la administración central que encabeza Bolsonaro, ya que este sector del Estado registró un fuerte superávit de hasta R$ 30,3 mil millones en octubre, contra un resultado deficitario de R$ 3,9 mil millones por parte de los Gobiernos locales y las municipalidades. 

La mayor parte del superávit federal fue explicado por el ingreso extraordinario de las privatizaciones. El proceso de transferencia de activos y pasivos desde el sector público hacia el sector privado que atravesó Brasil en los últimos años fue el más importante desde la década de 1990. 

Las privatizaciones no solo permitieron mejorar la calidad de los servicios brindados a los usuarios y desmonopolizar actividades, sino que también significaron importantes ingresos para las arcas públicas. Las empresas estatales que aún se conservan dentro de la esfera estatal acumularon un superávit del 0,1% del PBI en el acumulado anual de octubre.

El mayor crecimiento del PBI durante el tercer trimestre del año también dinamizó la captación de recursos tributarios entre los impuestos que responden directamente al comportamiento de la actividad económica, siendo el IVA el más importante de ellos.

Seguir Leyendo

Tendencias