Seguinos en redes

Economía

La Reserva Federal vuelve a aumentar la Tasa de Interés, en un intento extremo para contener la inflación que generó

Publicado

en

La tasa de política monetaria de los Estados Unidos fue elevada nuevamente, pero esta vez en 50 puntos básicos. El nuevo rango de la FED oscila entre el 4,25% y el 4,5%, y no se descarta una futura corrección del objetivo de inflación.

La Reserva Federal dirigida por el republicano Jerome Powell decidió producir un aumento de 50 puntos básicos sobre la tasa de interés de los fondos federales, la tasa de política monetaria que funciona como una referencia para establecer los intereses de la totalidad del sistema financiero.

La nueva tasa de referencia adoptó un rango de entre 4,25% y 4,5%, el mayor nivel registrado en los últimos 15 años. El año 2022 acumuló una rueda de 7 aumentos consecutivos en la decisión del Comité de política monetaria de la institución.

Powell prometió una rápida corrección bajista sobre la hoja de balance de la autoridad monetaria, y en efecto los activos totales de la FED cayeron un 4,3% entre abril y la primera semana de diciembre. 

El aumento de la tasa de la FED entre marzo y diciembre fue el más rápido registrado desde la década de 1980. Sin embargo, la séptima suba en diciembre moderó el ritmo de crecimiento de 75 puntos básicos a solo 50, en respuesta a la desaceleración de la inflación observada durante el mes de noviembre

Los precios minoristas tuvieron un aumento de sólo el 0,1% en noviembre, y la inflación interanual cayó al 7,1% en comparación al mismo mes del año 2021. Los precios en el segmento mayorista aumentaron un 0,4% en el mes, y su variación interanual se moderó al 6,2%. 

También se observó una mayor moderación en las expectativas de inflación de los agentes en vista a los próximos 12 meses. La Reserva Federal de Nueva York estima que la inflación esperada a un año cayó al 5,2% interanual, habiendo alcanzado el 6,8% en el mes de junio. 

Con resultados medianamente similares, el índice de expectativas inflacionarias relevado por la Universidad de Michigan sugiere que los agentes esperan una variación interanual de precios en torno al 4,6% para diciembre de 2023

Todas las mediciones de las expectativas sugieren la desinflación, pero ninguno de los resultados recabados resulta compatible con la meta de la Reserva Federal en torno al 2% de inflación anual. Lo mismo ocurre cuando se observa el alza de los ingresos nominales, que se sitúa por encima del 6% interanual y tampoco parece compatible con la meta de la FED.

Esta situación llevó a muchos analistas a especular con un posible cambio en la meta oficial de inflación de la Reserva Federal a un rango más realista, cercano al 3% o incluso 4% de variación interanual para 2023. 

A estos propósitos, Powell se limitó a resaltar la necesidad de normalizar la hoja de balance de la institución, pero se pronunció al respecto de las dudas por las metas inflacionarias y no descartó un cambio sobre las mismas en un futuro. 

La política monetaria de los Estados Unidos parece decidida a enfrentar la dinámica alcista de los precios, pero la política fiscal de Joe Biden no muestra indicios de moderación. La aprobación del rescate para las deudas estudiantiles significó un shock sobre las finanzas públicas equivalente al que tuvieron los cheques familiares durante la pandemia. 

Sin la debida disciplina fiscal en el Gobierno federal, la efectividad de la política monetaria a través de sus distintos canales de transmisión se reduce conforme se pierde credibilidad y confianza.

Economía

La actividad económica de Estados Unidos cayó un 0,4% en diciembre y el déficit fiscal es el más alto de los últimos 9 meses

Publicado

en

La economía más importante del mundo terminó el año 2022 con desaceleración, un hecho observado tras la recesión del primer semestre. Los analistas del Bank of America pronostican la vuelta de la recesión, y el déficit fiscal se mantiene en alza desde agosto del año pasado. 

El índice de actividad económica mensual de Estados Unidos, elaborado por la firma IHS Markit, informó por una caída del 0,38% en diciembre del año pasado según la serie desestacionalizada del indicador. 

Se trata de la segunda caída de la actividad en los últimos cuatro meses, y marca una desaceleración con respecto a la incipiente recuperación que se observa desde agosto. La economía había entrado en una recesión técnica hacia el primer semestre de 2022, logró sortear esa situación en la segunda mitad del año, y en vista al 2023 nuevamente enfrenta dificultades.

Los economistas del Bank of America siguen sosteniendo al escenario recesivo como el más probable para 2023. La firma bancaria explica que la inflación no está bajando a un ritmo consistente con los anuncios hasta ahora presentados por la FED, con lo cual se requerirá de un mayor endurecimiento monetario (y más recesión) para arribar a la meta de la autoridad monetaria en el mediano y largo plazo.

Actividad económica de Estados Unidos entre 2019 y 2022.

Las expectativas de inflación a 12 meses aún permanecen apostadas en el 5% anual, más que duplicando el target de la Reserva Federal. Asimismo, pese a la sustancial reducción de la inflación interanual del 9% al 6,5% entre junio y diciembre de 2022, la inflación subyacente se mantuvo relativamente estable en el mismo período y cerró el año en el 5,7% interanual.

El alza de la tasa de política monetaria podría demorar mucho más tiempo del que estaba previsto desde un inicio, y de esta forma también el impacto recesivo sobre la actividad económica.

Se espera que la FED siga subiendo la tasa de interés de corto plazo al menos hasta el 5% nominal anual en las próximas reuniones del Comité de Política Monetaria. Hasta ahora, el Comité aprobó siete aumentos directos sobre la tasa de interés durante el 2022.

La política fiscal irresponsable del Gobierno de Joe Biden contribuye al alza de las expectativas inflacionarias, y limita la efectividad de la política monetaria de la FED. Precisamente por las limitaciones de los efectos de la política monetaria es que se espera una mayor recesión en materia de actividad.

El déficit fiscal primario del Gobierno federal aumentó del 2% del PBI en julio de 2022 al 3,64% en diciembre, un hecho fundamentalmente explicado por la cancelación de préstamos estudiantiles y la expansión poco convencional de las erogaciones sociales. 

El resultado financiero consolidado del Estado marcó un déficit del 5,44% del PBI en diciembre del año pasado, el más elevado de los últimos 9 meses. Se acumuló un aumento de 1,7 puntos porcentuales del producto en el rojo fiscal de las finanzas públicas desde agosto del año pasado. 

Aunque Estados Unidos logró recuperar y superar el nivel de actividad previo a la pandemia, el déficit fiscal es más elevado en comparación al 4,85% del PBI que se registraba en febrero de 2020

Déficit fiscal consolidado del Gobierno federal de Estados Unidos entre 2019 y 2022.

Seguir Leyendo

Economía

El gobierno derechista de Grecia acelera el programa de privatizaciones: Avanza la venta del aeropuerto de Atenas

Publicado

en

Se contrató la asesoría de Bank of America, JP Morgan Stanley y el Deutsche Bank para la privatización aeroportuaria más importante del país. La operación podría significar una acreencia valuada en hasta 1.000 millones de euros.

El Gobierno de Kyriakos Mitsotakis anunció la contratación de la asesoría del Bank of America, JP Morgan Stanley y el Deutsche Bank para poder valuar la participación accionaria del 30% del Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos (también conocido como aeropuerto de Atenas). 

La valuación constituye el paso previo indispensable para la privatización del aeropuerto más importante del país. Con la venta de la participación del 30% de la institución, el Estado griego se desprendería de sus tenencias para dar paso a la iniciativa privada.

La reapertura de la economía y la fuerte reactivación de la actividad económica son factores que despiertan el apetito inversor en Grecia. El aeropuerto de Atenas registró un alza del 7,7% en la cantidad de vuelos realizados durante el año 2022, y se consolidó como uno de los 40 aeropuertos europeos que logró superar la cantidad de pasajeros transportados con respecto al 2019.

Se estima que cerca del 40% del paquete accionario del aeropuerto ya está en manos de AviAlliance, una firma internacional gestora de aeropuertos con sede en Düsseldorf, y comúnmente conocida por adquirir participaciones en aeropuertos privatizados en todo el mundo. Hasta ahora, existe un acuerdo tentativo para elevar la participación de AviAlliance hasta el 50%.

El Fondo de Desarrollo de Activos de la República Helénica (HRADF) estima que la primera oferta pública para la venta del aeropuerto podría llevarse a cabo en el primer semestre de 2023. La asesoría de las firmas financieras contratadas sugiere que la venta del 30% del paquete accionario del aeropuerto le significaría una acreencia al Estado griego de entre 800 y hasta 1.000 millones de euros.

Los ingresos por privatizaciones son comúnmente utilizados para cancelar pagos por única vez, como por ejemplo los vencimientos del capital de la deuda externa. La disciplina fiscal de Grecia permitió la exitosa cancelación de la totalidad de la deuda con el FMI en abril del año pasado, así como una sustancial reducción del stock bruto con otros acreedores.

Solamente en lo que va de la gestión del Gobierno de la derecha griega, el stock total de la deuda pública se redujo en 8 puntos porcentuales del PBI, principalmente por el ordenamiento fiscal y los ingresos de las privatizaciones. 

El déficit fiscal consolidado de Grecia volvió a reducirse en el tercer trimestre del año pasado y representó el 2,08% del PBI. Se acumuló un ajuste de casi 10,5 puntos del producto desde el primer trimestre de 2021. El mayor ordenamiento de las finanzas públicas permite trazar un sendero previsible para las empresas y los inversores internacionales en Grecia. 

Con el programa económico del ministro Mitsotakis, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta un ajuste del gasto público por el 4,22% del PBI para 2023, y el arribo de un superávit primario equivalente al 0,88% del producto. 

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno de Larreta en CABA se ajustará a las dudosas metas de inflación que anunció Massa

Publicado

en

El Jefe de Gobierno porteño acordó un aumento salarial anual del 60% para el gremio de municipales, en línea con la meta inflacionaria del Presupuesto 2023 formulado por Massa. Se trata de la primera jurisdicción que formalmente se ajusta al programa del Gobierno nacional. 

Aunque las metas de inflación plasmadas por el Presupuesto 2023 son ampliamente desprestigiadas por la mayoría de las proyecciones privadas, el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta se perfiló como un aliado del ministro Sergio Massa para convalidar la meta del 60% con aumentos compatibles.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires negoció un acuerdo salarial con el Sindicato Único de Trabajadores del Estado de la Ciudad de Buenos Aires (Sutecba), por el cual se determinó un ajuste salarial del 60% para la totalidad del año, aunque se incluyeron cláusulas de actualización trimestral y bonos adicionales.  

La Capital Federal es el primer distrito del país en ajustarse fielmente a la dudosa meta que pretende arribar Massa para fin de año, ya que incluso encuentra una fuerte reticencia en muchos Gobernadores oficialistas. Las medidas tendrán un impacto directo sobre 62.000 trabajadores.

El Plan Massa persigue los mismos lineamientos que los programas heterodoxos típicos del siglo XX argentino, entre ellos el control de los precios y los salarios para compatibilizarlos dentro de un determinado rango fijado como meta (en este caso del 60% anual). 

Pero pese a los controles del programa Precios Justos, se estima que los precios minoristas habrían aumentado entre un 5% y un 6% durante el mes de enero, por encima del 4% compatible con la meta anual. Solamente en la primera quincena del mes el INDEC admitió que los precios se dispararon hasta un 7%. 

La inflación no solo superó los parámetros del plan en su primer mes de aplicación para 2023, sino que además promete llegar a duplicar la meta oficial del ministro Massa en diciembre de 2023. La firma JP Morgan proyecta una inflación superior al 115%, y el sondeo de expectativas REM del Banco Central estima una cifra cercana al 100%

Se espera que los acuerdos salariales desplegados por Larreta sean completamente irrisorios en la práctica, por lo que habrá de hacer uso de las cláusulas de actualización trimestral para adecuar los salarios muy por encima de las pretensiones de Massa. 

El mismo sindicato Sutecba había suscripto a un aumento salarial del orden del 50% en enero de 2022, pero mediante las actualizaciones trimestrales el aumento efectivamente concretado ascendió al 97% (en línea con la inflación del 94,8%). Con las expectativas desancladas, ni los salarios ni los precios serán capaces de cumplir la meta del Presupuesto

Seguir Leyendo

Tendencias