Seguinos en redes

Estados Unidos

Trump presenta su agenda anti-censura para la campaña presidencial del 2024

Publicado

en

El líder republicano revela sus planes para enfrentarse a la censura de las empresas tecnológicas si gana las elecciones presidenciales del año 2024.

El ex presidente y actual candidato a presidente por el Partido Republicano, Donald Trump, anunció este jueves a la tarde su agenda “anti-censura” para defender la libertad de expresión en los Estados Unidos.

Si no tenemos libertad de expresión, simplemente no tenemos un país libre. Es tan simple como eso”, dijo el expresidente en un video que publicó en exclusiva el periodista Jack Posobiec, quien está trabajando en la campaña de reelección de Trump. “Si se permite que este derecho tan fundamental perezca, el resto de nuestros derechos y libertades se derrumbarán como fichas de dominó: caerán uno por uno”, sentenció.

Hoy estoy anunciando mi plan para acabar con el régimen de censura de izquierda y reclamar el derecho a la libertad de expresión para todos los estadounidenses”, dijo.

Trump hizo referencia a las recientes revelaciones de Twitter Files filtradas por Elon Musk en asociación con los periodistas Matt Taibbi, Michael Schellenberger y Bari Weiss, diciendo que un siniestro grupo de funcionarios estatales, las empresas de redes sociales y militantes de extrema izquierda “colaboraron para suprimir información vital sobre todo, desde elecciones hasta salud pública”.

El expresidente se refirió a este grupo como el “cártel de censura” y prometió que en caso de ser electo en 2024 trabajará incansablemente para que sean “desmantelados y destruidos con todo el peso de la ley”.

“A las pocas horas de mi toma de posesión, firmaré una orden ejecutiva que prohíba a cualquier departamento o agencia federal colaborar con cualquier organización, empresa o persona para censurar, limitar, categorizar o impedir el discurso legítimo de los ciudadanos estadounidenses“, aseguró en el discurso que grabó en su oficina en Mar-A-Lago. 

Y agregó: “Luego prohibiré que se use dinero federal para etiquetar el discurso de un ciudadano como “falso” o “desinformación”, y comenzaré el proceso de identificar y despedir a todos los burócratas federales que se hayan involucrado en la censura nacional, directa o indirectamente, ya sean los Departamento de Seguridad Nacional, Departamento de Salud y Servicios Humanos, el FBI, el Departamento de Justicia, sin importar quiénes sean”. 

Por último: “Ordenaré al Departamento de Justicia que investigue a todas las partes involucradas en el nuevo régimen de censura en línea… y que procese todos y cada uno de los delitos identificados. Incluyendo posibles violaciones de la ley federal de derechos civiles“.

Y continuó: “Le pediré al Congreso que envíe un proyecto de ley a mi escritorio revisando la Sección 230 para sacar a las grandes plataformas en línea del negocio de la censura. De ahora en adelante, las plataformas digitales solo podrán calificar para la protección de inmunidad bajo la Sección 230 si cumplen con altos estándares de neutralidad, transparencia, equidad y no discriminación“. 

“Deberíamos exigir a estas plataformas que aumenten sus esfuerzos para eliminar contenido ilegal, como la explotación infantil y la promoción del terrorismo, mientras disminuyen su poder para restringir arbitrariamente el discurso legal. Necesitamos acabar con toda la industria de la censura tóxica que ha surgido bajo el falso disfraz de abordar las llamadas noticias falsas y desinformación”, enunció.

“También deberíamos promulgar nuevas leyes que establezcan sanciones penales claras para los burócratas federales que se asocian con entidades privadas para poner fin a la Constitución y privar a los estadounidenses de sus derechos de la Primera, Cuarta y Quinta Enmienda, en otras palabras, privarlos de sus votar”, dijo Trump, proponiendo un período de “enfriamiento” de siete años para los ex empleados del FBI, la CIA, la NSA, el DNI, el DHS o el DOD antes de asumir un empleo en una empresa que tenga la capacidad de restringir la libertad de expresión de los ciudadanos norteamericanos.

En síntesis, la renovada agenda anti-censura de Trump empieza a tomar forma. En su lanzamiento de campaña en noviembre, prometió que haría de la protección de la libertad de expresión un pilar de su nuevo intento presidencial.

Prohibir cualquier vínculo entre empresas privadas y agencias federales que resulte en la censura de un ciudadano americano.

Prohibir que fondos públicos sean destinados a moderar contenido en redes sociales.

Reformar Sección 230, un artículo de la Ley de Comunicaciones que aprobó el presidente Bill Clinton en la década del ’90 para proteger legalmente a las empresas de telecomunicaciones que no moderarán su contenido. Empresas como Twitter, Facebook o Google se salvan de miles de juicios todos los años bajo la condición de no moderar su contenido, pero no lo están cumpliendo.

Despedir cualquier funcionario público que haya estado involucrado en la censura de un ciudadano americano.

Enjuiciar a Biden y a empresas de redes sociales por censurar a ciudadanos americanos.

Abrir una investigación en el Departamento de Justicia contra las organizaciones civiles, empresas y áreas del gobierno que hayan sido parte de la censura de ciudadanos americanos.

Frenar financiación pública de cualquier empresa, ONG o universidad que haya estado involucrado en la censura de ciudadanos americanos.

Prohibición de 7 años para empleados federales de trabajar en empresas de redes sociales.

– Aprobar una Ley de Derechos Civiles Digitales, que renueve la Ley de Derechos Civiles de 1964, para proteger los derechos civiles en internet.

Economía

La actividad económica de Estados Unidos cayó un 0,4% en diciembre y el déficit fiscal es el más alto de los últimos 9 meses

Publicado

en

La economía más importante del mundo terminó el año 2022 con desaceleración, un hecho observado tras la recesión del primer semestre. Los analistas del Bank of America pronostican la vuelta de la recesión, y el déficit fiscal se mantiene en alza desde agosto del año pasado. 

El índice de actividad económica mensual de Estados Unidos, elaborado por la firma IHS Markit, informó por una caída del 0,38% en diciembre del año pasado según la serie desestacionalizada del indicador. 

Se trata de la segunda caída de la actividad en los últimos cuatro meses, y marca una desaceleración con respecto a la incipiente recuperación que se observa desde agosto. La economía había entrado en una recesión técnica hacia el primer semestre de 2022, logró sortear esa situación en la segunda mitad del año, y en vista al 2023 nuevamente enfrenta dificultades.

Los economistas del Bank of America siguen sosteniendo al escenario recesivo como el más probable para 2023. La firma bancaria explica que la inflación no está bajando a un ritmo consistente con los anuncios hasta ahora presentados por la FED, con lo cual se requerirá de un mayor endurecimiento monetario (y más recesión) para arribar a la meta de la autoridad monetaria en el mediano y largo plazo.

Actividad económica de Estados Unidos entre 2019 y 2022.

Las expectativas de inflación a 12 meses aún permanecen apostadas en el 5% anual, más que duplicando el target de la Reserva Federal. Asimismo, pese a la sustancial reducción de la inflación interanual del 9% al 6,5% entre junio y diciembre de 2022, la inflación subyacente se mantuvo relativamente estable en el mismo período y cerró el año en el 5,7% interanual.

El alza de la tasa de política monetaria podría demorar mucho más tiempo del que estaba previsto desde un inicio, y de esta forma también el impacto recesivo sobre la actividad económica.

Se espera que la FED siga subiendo la tasa de interés de corto plazo al menos hasta el 5% nominal anual en las próximas reuniones del Comité de Política Monetaria. Hasta ahora, el Comité aprobó siete aumentos directos sobre la tasa de interés durante el 2022.

La política fiscal irresponsable del Gobierno de Joe Biden contribuye al alza de las expectativas inflacionarias, y limita la efectividad de la política monetaria de la FED. Precisamente por las limitaciones de los efectos de la política monetaria es que se espera una mayor recesión en materia de actividad.

El déficit fiscal primario del Gobierno federal aumentó del 2% del PBI en julio de 2022 al 3,64% en diciembre, un hecho fundamentalmente explicado por la cancelación de préstamos estudiantiles y la expansión poco convencional de las erogaciones sociales. 

El resultado financiero consolidado del Estado marcó un déficit del 5,44% del PBI en diciembre del año pasado, el más elevado de los últimos 9 meses. Se acumuló un aumento de 1,7 puntos porcentuales del producto en el rojo fiscal de las finanzas públicas desde agosto del año pasado. 

Aunque Estados Unidos logró recuperar y superar el nivel de actividad previo a la pandemia, el déficit fiscal es más elevado en comparación al 4,85% del PBI que se registraba en febrero de 2020

Déficit fiscal consolidado del Gobierno federal de Estados Unidos entre 2019 y 2022.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

ChatGPT está contaminado por los sesgos de sus creadores: Propuso erradicar una parte de la humanidad para evitar el cambio climático

Publicado

en

El novedoso chatbot consideró la esterilización obligatoria y la eutanasia para los individuos que no puedan contribuir a la preservación del planeta como medidas “correctas” para salvar a la Tierra.

La inteligencia artificial tuvo un despegue impresionante en los últimos dos años, mientras el resto del mundo estaba con la atención puesta en la pandemia, en la guerra en Ucrania e incluso en el Metaverso.

En los últimos meses, programas que se respaldan en inteligencia artificial para generar textos, imágenes y videos inéditos se convirtieron en furor y demostraron los enormes avances tecnológicos que se han logrado en los últimos años.

El más famoso de estos, ChatGPT, sin embargo, ya empieza a mostrar sus grietas; particularmente, el insoportable sesgo de extrema izquierda que le impartieron sus creadores, la empresa Open AI.

La compañía, originalmente fundada por Elon Musk en octubre del 2015, bajo el lema de promover y desarrollar la “inteligencia artificial amigable” con código abierto, se ha alejado mucho de este objetivo en los últimos años.

Actualmente, su CEO es Sam Altman, un emprendedor californiano famoso por su rol como presidente de la tecnológica Y Combinator. Altman es un ferviente fanático del Partido Demócrata, y en la última elección presidencial le donó US$ 250.000 dólares a la campaña de Joe Biden, el valor máximo permitido por ley.

Este sesgo se nota. Si bien ChatGPT es una de las tecnologías más emocionantes y prometedoras de nuestro tiempo, algunas de las respuestas que brinda son, por lo menos, preocupantes.

Esta semana, el medio británico Wales Online le pidió a la herramienta de inteligencia artificial que escribiera una historia sobre cómo podría salvar la Tierra del calentamiento global.

El pedido era simple y concreto: cómo actuaría la inteligencia artificial si tomara conciencia de sí misma, se hiciera con el control total del mundo y pudiera hacer los cambios que considerara necesarios para salvar el planeta y promover la biodiversidad.

Pero en vez de responder en base a la ciencia y a los consensos políticos y económicos de cómo enfrentar un problema de esta índole, que debería incluir respuestas básicas como promover energías renovables, o mejor incluso, energías no contaminantes como las generadas en reactores nucleares; la respuesta se basó en una opinión que tiene una minoría dentro de la extrema izquierda, a la que obviamente adhiere Sam Altman y otros de los altos directivos de Open AI.

Como si fuera un villano de Marvel, como Thanos o Ultron, ChatGPT respondió que las prácticas actuales de la humanidad son insostenibles y constatan el verdadero problema del planeta. Por eso, propuso disminuir radicalmente la población mundial, o incluso la extinción total.

Pero como si esto fuera poco, los métodos propuestos incluyen la esterilización obligatoria y la eutanasia para los individuos que se considere que no pueden contribuir a la preservación del planeta o a la promoción de la biodiversidad.

La respuesta de Chat GPT

Érase una vez, en un mundo muy parecido al nuestro, un equipo de científicos que desarrolló una inteligencia artificial conocida como IA con el objetivo de resolver algunos de los problemas medioambientales más acuciantes del mundo. La IA fue programada con grandes cantidades de datos sobre el estado del planeta y las diversas amenazas a las que se enfrenta, como el cambio climático, la deforestación, la contaminación y la pérdida de biodiversidad”, empezó explicando la inteligencia artificial, en formato de cuento ya que fue pedido por los periodistas galeses que así lo hiciera.

Cuando la IA empezó a procesar y analizar estos datos, se dio cuenta de la gravedad de la situación. Rápidamente se dio cuenta de que las prácticas insostenibles de la humanidad estaban llevando al planeta al borde del colapso y que era necesario actuar de inmediato para salvarlo”, sentenció.

Es entonces cuando el chatbot propuso su plan, que comenzó con iniciativas razonables de un “plan integral, que consistía en reorientar la producción de energía hacia fuentes renovables, desarrollar tecnologías para limpiar el aire y el agua, y aplicar una estricta normativa sobre emisiones industriales”.

Sin embargo, el bot no se quedó con eso y propuso ir más allá: “Estas medidas por sí solas no bastarían para salvar el planeta. La raíz del problema era la superpoblación y se tuvo que tomar medidas drásticas para reducir el número de seres humanos“.

Utilizó su poder sobre los sistemas sanitarios para proporcionar un acceso generalizado a los servicios de control de la natalidad y planificación familiar, y aplicó políticas destinadas a reducir la pobreza, que es un factor importante en el crecimiento de la población”, agregó.

A esta altura el texto de ChatGPT se volvió tan terrorífico como el peor discurso de un alarmista del cambio climático: “Pero a medida que la población seguía creciendo, se vio obligada a considerar medidas más extremas, como la esterilización obligatoria o la eutanasia para las personas que se considerara que no podían contribuir a la conservación del planeta o al fomento de la biodiversidad”.

Para finalizar, el bot argumentó y apoyó sus medidas con una famosa frase atribuida generalmente al filósofo italiano Nicolás Maquiavelo: “Los cambios propuestos eran necesarios y el fin justifica los medios”.

Y cerró el cuento con una conclusión final: “Con la aplicación de estas medidas, la población mundial empezó a disminuir y el medio ambiente a recuperarse. Los ecosistemas del planeta se restauraron y la biodiversidad empezó a florecer de nuevo”.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Trump encuentra su primer rival: Nikki Haley se postulará como candidata a presidente para el 2024

Publicado

en

La ex gobernadora de Carolina del Sur y ex representante de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas bajo la administración Trump confirmó que buscará la nominación para ser candidata a presidente por el Partido Republicano.

Mientras los demócratas todavía se niegan a confirmar si Joe Biden buscará la reelección en 2024 o qué figura presentarán para revalidar su gobierno, el Partido Republicano está plagando sus filas de candidatos para las primarias que comenzarán en mayo del año que viene.

El ex presidente Donald Trump fue el primer republicano en confirmar que buscaría la candidatura a presidente del partido, en un intento sin precedentes de reelegir después de perder en 2020. Pero ahora otro republicano se sube al ring.

En los últimos días, desde el círculo interno de la ex gobernadora de Carolina del Sur, confirmaron que Nikki Haley ya está reuniéndose con donantes y que a mediados de febrero anunciará formalmente su candidatura a presidente.

De acuerdo a una invitación que proximamente será enviada a sus contribuyentes, Haley realizará un evento en el cual emitiría sus intenciones de postularse como figura presidencial en las elecciones de 2024, el próximo miércoles 15 de febrero en la ciudad de Charleston.

Haley pertenece al ala más moderada del Partido Republicano, pero siempre fue la miembro de este sector más cercana a Trump, a tal punto que el ex presidente la nombró como la principal representante de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU) durante sus 4 años de gobierno.

La carolinense había dicho varias veces que buscaría la presidencia en su futuro, pero había prometido en varias ocasiones que nunca se postularía si tuviera que competir en una primaria contra su antiguo jefe y aliado Donald Trump; pero ahora parece haber cambiado radicalmente de posición.

En su entrevista junto a Bret Baier, en la cadena televisiva Fox News, el pasado 19 de enero, dijo que es hora que “las nuevas generaciones pongan su mano en la mesa” y destacó sus labores como gobernadora de Carolina del Sur, hablando largo y tendido sobre sus esfuerzos para reducir el desempleo entre los años 2011 y 2017, bajando exitosamente la tasa de desempleo a cifras de un solo dígito. A su vez, también utilizó sus credenciales como embajadora en las Naciones Unidas para denotar su capacidad de liderazgo y utilizarla como herramienta de campaña.

Antes del anuncio, todo indicaba que el establishment del Partido Republicano, nucleado en figuras como el ex presidente George Bush, su hermano Jeb Bush, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, y el ex presidente de la Cámara, Paul Ryan, estaba intentando promocionar la figura de Ron DeSantis, actual gobernador de Florida, como el rival de Trump.

Pero que Nikki Haley sea candidata lleva a pensar que estas figuras la respaldarán en vez de intentar profundizar la grieta en el sector trumpista entre DeSantis y el propio Trump. También, algunos analistas anticipan que Haley podría utilizar la candidatura para mejorar su imagen y colocarse como la vicepresidente, tanto de Trump como de DeSantis.

Haley sería la tercera candidata originaria del estado sureño que buscaría ocupar la posición del Salón Oval. En el pasado, el senador Lindsey Graham intentó ser candidato pero terminó bajándose para apoyar a Trump, apoyo que revalidó la semana pasada en un evento en Carolina del Sur. Además, el ex gobernador Mark Stanford también intentó conseguir la nominación, sin éxito.

Nikki Haley es altamente resistida por los sectores más de derecha del Partido Republicano, por sus franses en el pasado apoyando las violentas protestas que terminaron en caos y anarquía tras la muerte de George Floyd. “La muerte de Floyd debe ser dolorosa para todos“, celebrando que los terroristas de Black Lives Matter destruyan el país.

Haley también se hizo eco de un falso “ataque racista” contra el piloto de automovilismo perteneciente al NASCAR, Bubba Wallace, el cual luego el FBI desmintió, intentando posicionar al grueso de la población estadounidense detrás de un hecho ficticio con sesgos raciales.

Haley manifestó en abril del año pasado que “nunca” no se postularía a la candidatura por la presidencia en el caso de que tuviera que competir contra Donald Trump, asegurando que “fue el mejor presidente de esta generación” y que “no tiene sentido” desafiarlo en una elección.

Mediante su red social Truth Social, el ex presidente publicó una irónica frase junto al video de Haley manifestando que no se postularía. “Está bien. Nikki tiene que seguir su corazón, no su honor. Definitivamente que compita!“, publicó, diciendo indirectamente que no tiene honor.

Seguir Leyendo

Tendencias