Seguinos en redes

Economía

Los salarios reales se desplomaron desde la llegada de Alberto Fernández y están en mínimos de las últimas décadas

Publicado

en

La vuelta del kirchnerismo al poder no fue gratis, y según el análisis del CEEAXXI, los salarios vienen perdiendo consistentemente contra la inflación ubicándose en el nivel más bajo en 30 años.

De acuerdo con los datos difundidos por el INDEC, la inflación mensual del mes de marzo fue del 6.7%, y se convirtió en la más alta desde el año 1991. Luego de esas cifras en la década del ’90, ligadas a las hiperinflaciones del 1989 y 1990, se pasó a un esquema monetario de Convertibilidad, el cual anclaba el nuevo signo monetario, el peso, a las reservas de dólares estadounidenses, además de prohibir la emisión monetaria para monetizar déficit fiscal. Esto produjo una década entera en la que los argentinos casi nos habíamos olvidado de los problemas que acarrea la suba del nivel general de precios a la hora de ir a hacer las compras.

Más de 30 años después, parece que nos olvidamos lo que es vivir sin pensar todos los días en cuanto saldrán las cosas, si el precio se habrá vuelto inaccesible y/o si hay en stock, dado que se encuentra destruido el sistema de precios como señales.

La función de asignación de recursos de los precios relativos se encuentra desintegrada, ya que la inflación se encuentra “pisada” por las anclas nominales utilizadas por el Ejecutivo, tales como Precios Cuidados, tarifas subsidiadas, cepo cambiario, esterilización monetaria y control de precios a distintos rubros en general.

Veremos quien es este mes el acusado por el Ejecutivo, ya que cada mes que se da a conocer el número de la inflación se encargan de buscar un “nuevo” culpable (o refritar alguno de los culpables de siempre), aun cuando el único “ganador” en este contexto es el Estado, quien se apropia del impuesto inflacionario derivado del monopolio coercitivo de la emisión monetaria.

En este escenario, el aspecto más preocupante de la aceleración del deterioro del poder de compra es el fuerte incremento de los precios de alimentos y bebidas, que, si bien en la medición oficial representa casi un tercio del gasto de los hogares, este número aumenta cuando se trata de familias de menores ingresos, dada la característica de bien necesario de los alimentos.

Según estimaciones del CEEAXXI en base a información oficial, en marzo los salarios reales, considerando privados registrados y no registrados y públicos, se redujeron un 3,7% i.a. y 3,5% respecto a febrero, mientras que, si se considera el poder de compra en términos de alimentos y bebidas, la baja fue del 8,1% i.a. y del 3,9% en un mes.

Si en lugar de mirar la foto, en cambio, miramos la película que comenzó el 10 de diciembre de 2019, con la asunción de Alberto Fernández, se estima que la pérdida del poder de compra de la canasta básica fue del 5,7% punta a punta, mientras que, considerando los alimentos y bebidas, la baja fue casi el doble, 11,9%.

Si además de mirar estos datos, analizamos y comparamos con otros indicadores dados a conocer por el INDEC, se observa que, dada la regresividad de la inflación, los más afectados por esta suba del nivel general de precios son aquellos de menores ingresos.

Para no ser indigente en Argentina, un hogar tipo 2 necesitó $37.414 para no ser indigente y $83.807 para no ser pobre, por lo que considerando la distribución del ingreso, el 20% de los hogares se encuentran bajo la línea de indigencia, ya que para el segundo decil, el ingreso medio fue de $36.928 en el último trimestre de 2021, mientras que respecto a la canasta básica total, aproximadamente el 60% de los hogares serían pobres, ya que el decil 6 de la distribución del ingreso arrojó un ingreso medio por decil de $85.390.

Si bien desde el oficialismo siempre se hizo énfasis en el consumo como impulsor del crecimiento, despreciando a la inversión, principal fuente de acumulación de capital y, por lo tanto, de aumento de productividad y crecimiento de largo plazo; y a las exportaciones, con cada vez mayores impuestos y trabas, parece ser que a este le queda poca vida, si es que aún le queda algo.

Desde la salida de la Convertibilidad y la asunción de Néstor Kirchner, pasando por las gestiones de Cristina Fernández, Mauricio Macri, y llegando a Alberto Fernández, pasamos de un Estado equivalente al 26% del PIB a uno que casi se duplicó.

Este enorme peso del Estado, además de la carga que genera en los pagadores netos de impuestos, también se traduce y traslada ineficiencia a la sociedad. Oímos a diario un bono de $6.000 para los jubilados y otras bonificaciones adicionales para despejar las calles cuando estas son tomadas por las organizaciones sociales, pero, por más que desde el gobierno se esfuercen en controlar variables nominales, los precios continuarán su dinámica alcista, en un escenario en el que la caída de salarios reales reduce aún más la demanda de dinero, potenciando más la suba del nivel de precios.

El modelo de las últimas dos décadas afortunadamente está agotado. Suena lamentable la expresión, pero la única manera de cambiar a un régimen económico orientado al libre mercado, como el prevaleciente en los países que mejoran las condiciones de vida de sus habitantes tanto en términos monetarios como así también respecto a otros indicadores de bienestar como salud y educación, necesita el desmoronamiento total del esquema prevaleciente, ya que en la medida que aún siga respirando, dará margen para poner parches y seguir asfixiando a la sociedad.

Economía

Se desploma la inflación: Los precios mayoristas subieron solo un 2,7% al cierre del mes de junio, el valor más bajo en años

Publicado

en

El dato del INDEC anticipa una posible caída en la variación mensual de los precios minoristas de julio, pese a la fuerte corrección de tarifas y precios regulados que está llevando adelante el Gobierno.

En línea con lo esperado por el equipo económico, la tasa de inflación se aproxima cada vez más al ritmo de la devaluación mensual programada por el Banco Central. El INDEC informó que el Índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró un aumento de sólo el 2,7% en el mes de junio, retrocediendo con respecto al repunte de 3,5 puntos porcentuales observado en el mes anterior. 

Dentro del IPIM, los productos fabricados en el país marcaron un repunte del 2,7% (en línea con el dato general), mientras que los bienes importados solo subieron un 2,2% en el mismo período

Cabe destacar que la mayor parte del incremento de los precios mayoristas obedece a una necesaria corrección de precios relativos, ya que la energía eléctrica en este segmento del mercado repuntó hasta un 18,8% en junio.

El precio de los productos manufacturados al por mayor solo aumentó un 2% en ese mismo mes. El IPIM que mide el INDEC acumuló un aumento del 50,5% en lo que va del año 2024, principalmente concentrado en el primer trimestre.

Todos los relevamientos oficiales sobre los precios mayoristas registraron importantes rebajas del ritmo de la inflación, sin excepción. El Índice de precios básicos al por mayor (IPIB), que excluye el efecto impositivo sobre el precio de los bienes y servicios relevados, marcó una suba de sólo el 2,5% mensual.

Por su parte, el Índice de precios básicos del productor (IPP), que solo considera a la producción local, registró un repunte del 2,6% en junio, nuevamente concentrado en el aumento de la energía eléctrica.

La inflación mensual continúa su convergencia hacia la tasa de devaluación del tipo de cambio oficial, a partir del régimen de crawling-peg establecido por el Banco Central (a razón del 2% por mes) tras el salto devaluatorio de diciembre.

El Gobierno de Javier Milei logró desarmar exitosamente la hiperinflación latente que parecía estar apunto de estallar en diciembre del año pasado. Por aquel entonces, los precios mayoristas llegaron a aumentar hasta un 54%, prácticamente alcanzando la definición técnica de “hiperinflación” según los manuales convencionales de economía. No se veía un nivel tan extremo de inflación desde antes del comienzo del Plan de Convertibilidad en febrero de 1991, y una cifra similar a la que se registró en marzo de 1976.

El equipo económico presidido por Luis Caputo estableció una fuerte ancla fiscal como mecanismo para disciplinar las expectativas de inflación y atacar el problema de raíz, al mismo tiempo en que se sinceró el tipo de cambio, se compraron más de 17.000 millones de dólares desde diciembre, y se reformó completamente el diseño de política monetaria del Banco Central en tiempo récord.

Con la concreción del sexto superávit financiero consecutivo desde enero, el Sector Público Nacional (SPN) consiguió transformar un déficit que en diciembre de 2023 representaba el 3% del PBI a un superávit equivalente a 1 punto del PBI respectivamente. Todo esto considerando el saldo fiscal acumulado de los 12 meses en cada período. No se registraba una consolidación fiscal semejante desde el primer Gobierno de Carlos Menem.

Seguir Leyendo

Economía

Recuperación económica: La actividad creció 2,3% en mayo y puso fin al colapso económico que había disparado el Massazo

Publicado

en

El INDEC dio a conocer este jueves su Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), el cual mostró un crecimiento de la actividad económica del 2,3% en mayo, siendo 1,3 puntos arriba de abril.

La actividad económica creció en mayo un 2,3% interanual gracias, entre otras cosas, al aporte del sector agropecuario, interrumpiendo una racha de seis meses consecutivos de caída y marcando la primera suba desde el inicio del Gobierno de Javier Milei

Estos datos surgen del informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) difundido este jueves. El organismo también reportó un aumento del 1,3% respecto a abril en la medición desestacionalizada. El encargado de generar estos datos es el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), que el Indec publica mensualmente.

En la medición interanual, seis sectores de actividad que componen el EMAE registraron aumentos en mayo, destacándose Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (+103,3%) y Electricidad, gas y agua (+11,0%). El repunte general de la actividad se debe al sector agropecuario, que fue el de mayor incidencia.

Otro sector que contribuyó al crecimiento fue el de explotación de minas y canteras, impulsado por el incremento en la producción de Vaca Muerta.

En contraste, nueve sectores de actividad registraron caídas en la comparación interanual, destacándose Construcción (-22,1%) e Industria manufacturera (-14,2%). Junto con Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-11,41% interanual) restaron 4,6 puntos porcentuales al crecimiento interanual del EMAE.

Eugenio Marí, economista jefe de la Fundación Libertad y Progreso, señaló que el EMAE de mayo confirmó que el punto más bajo de la actividad económica se habría alcanzado en abril.

De cara al futuro, la reducción de la inflación, la relativa recuperación del crédito interno y el dinamismo de los sectores más competitivos establecen una base para que continúe el rebote,” indicó Marí.

Sin embargo, para reactivar los motores del crecimiento y romper con la tendencia al estancamiento generado por el gobierno kirchnerista, es necesario estabilizar la situación monetaria, reducir la brecha cambiaria, y dar señales claras de una rápida unificación del mercado de cambios. Esto es crucial para aprovechar el ingreso de inversiones del Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) y dar un impulso a la actividad en la segunda mitad del año", añadió Marí.

El Gobierno de Javier Milei y el Fondo Monetario Internacional (FMI) trabajan, desde la última negociación técnica, con un escenario base que prevé una caída del PBI este año del 3,5%, lo cual es unos 0,75 puntos porcentuales más grave que las estimaciones de hace un trimestre. El mercado, medido a través del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), espera un desplome algo mayor, del 3,8%. Sin embargo, y hasta el momento, los datos parecerían mostrar otra cosa.

En el mismo sentido, los resultados del Panorama Mensual del Trabajo Registrado de mayo 2024 confirman la recuperación de los salarios del sector privado formal en un 3,9%, la suba intermensual más alta registrada desde el año 2009.

Este dato está en línea con el informe de abril sobre la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que mostró un aumento del 16,1% respecto al mes anterior, frente a una inflación mensual del 8,8%, lo que implica una mejora real del 7,3%.

El salario real promedio del empleo asalariado formal del sector privado creció un 3,9% en abril con respecto al mes anterior, marcando el aumento mensual más alto desde enero de 2009.

Entre diciembre de 2023 y abril de 2024, la capacidad de compra del salario medio del empleo registrado aumentó en 6 puntos porcentuales. En cuanto a la evolución mensual del empleo asalariado registrado en el sector privado, se observó un crecimiento del 0,5% en el sector de Hoteles y restaurantes y del 0,4% en Explotación de minas y canteras en abril de 2024. A nivel provincial, el empleo registrado privado aumentó un 2,7% en Misiones, un 0,6% en Neuquén y un 0,3% en Río Negro.

Por otro lado, en enero y febrero, la cantidad de trabajadores en el monotributo creció un 1,8% y un 0,5%, respectivamente. En total, durante el trimestre analizado, la cantidad de personas en el monotributo aumentó un 1,4%, sumando 28 mil trabajadores adicionales.


Seguir Leyendo

Economía

Emisión cero: El BCRA elimina la emisión endógena generada por los pasivos remunerados y la inflación tiene los días contados

Publicado

en

El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció la creación de la "Letra Fiscal de Liquidez" (LeFi) para abordar los desafíos fiscales y consolidar la emisión cero.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA), a través de la Comunicación A 8060, ha decidido suspender la operación de pases pasivos a partir del 22 de julio. Esta medida implica que la Letra Fiscal de Liquidez (LeFi) se establecerá como el principal instrumento para gestionar la liquidez en el sistema bancario. La introducción de la LeFi forma parte de un esfuerzo continuo para fortalecer el balance del BCRA y eliminar la emisión monetaria generada de los pasivos remunerados.

El Director del BCRA explicó que esta nueva herramienta estará indexada a la tasa de política monetaria comunicada por el banco central. "Las entidades financieras podrán adquirir la LeFi diariamente y vender total o parcialmente su tenencia al BCRA", afirmó. Además, destacó que este mecanismo asegura una adecuada gestión de la liquidez según las necesidades económicas.

La migración de los pasivos remunerados hacia deuda del Tesoro Nacional, iniciada en mayo con la emisión de Letras a tasa fija por parte del Ministerio de Economía, ahora se completa con la implementación de la LeFi. Este avance representa un paso significativo hacia la eliminación de fuentes de emisión monetaria endógena, que han afectado negativamente la política monetaria y los esfuerzos por controlar la inflación. El Ministerio de Economía señaló que "el costo financiero del excedente de pesos será asumido de ahora en adelante por el Tesoro Nacional".

Para cubrir el costo financiero que pueda surgir, el Ministerio de Economía realizará un depósito en el Banco Central. Este proceso busca minimizar las distorsiones que los pasivos remunerados han causado en la política monetaria y refuerza el compromiso del BCRA de continuar reduciendo estas fuentes de emisión. Según el Directorio del BCRA, "la Letra Fiscal de Liquidez tendrá un plazo máximo de 1 año y solo podrá ser negociada entre las entidades financieras y el BCRA".

Además, el Directorio del Banco Central aseguró que la Letra Fiscal de Liquidez no será considerada para el límite de Financiamiento al Sector Público no Financiero, lo que permitirá una mayor flexibilidad en la gestión de la deuda pública y en la administración de la liquidez del sistema bancario. "Esto refleja el firme compromiso del BCRA de sanear su balance y fortalecer la estabilidad económica", destacaron desde la entidad.

En términos técnicos y operativos, la Comunicación A 8060 detalla que la Letra Fiscal de Liquidez se valorará a su valor técnico y no contará para el límite de financiamiento asignado al sector público no financiero. Las entidades financieras podrán operar diariamente con el BCRA, comprando y vendiendo la Letra Fiscal de Liquidez según sus necesidades de liquidez.

Esta iniciativa del BCRA forma parte de una estrategia más amplia para abordar el problema del déficit fiscal acumulado durante años y la consiguiente necesidad de esterilizar el excedente de pesos emitidos para financiarlo. Con la migración de los pases existentes a instrumentos del Tesoro Nacional, se pretende mejorar la eficacia de la política monetaria y avanzar significativamente en la lucha contra la inflación.

"El objetivo es asegurar que la reducción de los pasivos remunerados se traduzca en una menor presión sobre la política monetaria y en un control más eficiente de la inflación", explicó el Ministerio de Economía. La medida también busca reforzar la confianza en los instrumentos financieros del país y proporcionar un marco más estable para las operaciones bancarias.

Las entidades financieras han acogido con interés esta nueva herramienta y se han adaptado rápidamente a las disposiciones del BCRA. Esto refleja una transición ordenada y controlada, un elemento clave para el éxito de esta política.

Como se destaca en la Comunicación A 8060, la LeFi se convierte en un instrumento esencial para el BCRA en su gestión de liquidez y en sus esfuerzos por sanear su balance de manera sostenible sin impactar negativamente la economía a corto plazo. Esta medida se enmarca dentro de un conjunto más amplio de políticas destinadas a mejorar la estabilidad macroeconómica del país y a fortalecer la capacidad del BCRA para cumplir con sus objetivos.

La transición al uso de la LeFi supone un cambio estructural en la forma en que el BCRA maneja sus pasivos y administra la liquidez, con el objetivo de crear un entorno más previsible y estable para el sistema financiero argentino.


Seguir Leyendo

Tendencias