Seguinos en redes

Brasil

Lula propone consumir todo el superávit fiscal de Bolsonaro en 2023: Quiere subir el gasto en R$ 200 mil millones

Publicado

en

El nuevo Presidente electo no mostró ningún reparo por la responsabilidad fiscal y busca un acuerdo con el Congreso para permitir una suba irresponsable del gasto público en el Presupuesto 2023. No se anunciaron medidas compensatorias, se busca consumir el superávit heredado por Bolsonaro. 

El equipo económico del presidente electo, el socialsita Lula da Silva, prepara su primer borrador para el Presupuesto 2023 de Brasil. El proyecto del PT pretende una brutal suba del gasto público para financiar la expansión irresponsable de ayudas sociales, remuneraciones en el sector público y más obra pública

El PT apunta a volver a modificar el programa “Auxilio Brasil” para aumentar el monto de las asignaciones de los R$ 400 a los R$ 600 para los beneficiarios, así como también la generalización del programa y su cambio de nombre a “Bolsa Família” nuevamente. En segundo lugar, se propone un aumento real del salario mínimo, una medida que afecta directamente al gasto en remuneraciones del Estado. 

Para concretar el proyecto es necesario una ampliación presupuestaria equivalente a los R$ 200.000 millones para el año fiscal 2023. La izquierda brasileña busca un acuerdo con el Congreso para poder resolver los aumentos de gastos, aunque con la férrea oposición de los legisladores que responden a Jair Bolsonaro. 

Al mismo tiempo, el equipo de Lula propone un aumento de la deducción estándar básica del impuesto a los ingresos (el mínimo no imponible) de R$ 1.904 a R$ 5.000 para 2023. Esta acción supera la actualización por inflación, programada por el presupuesto de Bolsonaro, y tendrá un costo fiscal de hasta R$ 120.000 millones anuales

Pero las medidas suponen el completo abandono de la responsabilidad fiscal en Brasil. El Presidente electo apunta a desmantelar las reglas fiscales. Desde el año 2000 el país aplica reglas sobre la expansión del gasto público (reforzadas en 2016 y 2021 por Temer y Bolsonaro), y estas limitaciones son incompatibles con el proyecto presupuestario socialista.

Lula buscará eliminar el “techo” legal sobre el gasto público, sin importar el impacto correspondiente sobre las finanzas públicas, la deuda bruta federal y la estabilidad de precios. 

No solamente no se propone ninguna medida correcta a partir de ajustes compensatorios en otras áreas del Gobierno o aumentos de impuestos, sino que el paquete socialista pretende lisa y llanamente consumir todo el superávit primario concretado por la gestión de Bolsonaro y Paulo Guedes en la cartera de Economía.

El Gobierno federal de Brasil mantuvo un superávit fiscal del 0,87% del PBI en el acumulado anual de septiembre, después de un gran esfuerzo correctivo tras el fin de la pandemia. La llegada de Lula al poder amenaza con boicotear la disciplina fiscal y, con ello, la vuelta de la inflación y la dominancia fiscal

Del mismo modo en que acabó el Gobierno de Liz Truss, salvando las exacerbadas diferencias ideológicas entre ambos modelos, el programa fiscal de Lula es inconsistente y podría inducir a una fuerte corrida contra el real, junto con el deterioro de las expectativas inflacionarias. 

Brasil

El partido de Bolsonaro presentó oficialmente el pedido de nulidad de las elecciones al TSE

Publicado

en

El Partido Liberal (PL) presentó un pedido para invalidar los votos registrados en cinco modelos de urnas. El TSE tiene 24 horas para responder a la interposición.

Luego del informe publicado por el grupo “Brazil Was Stolen y del informe de las Fuerzas Armadas, el Partido Liberal (PL) de Bolsonaro decidió hacer su propia auditoría, elaborado por el Instituto Voto Legal (IVL), y el resultado fue coherente con los dos anteriores: hubo severas vulnerabilidades en las elecciones de octubre en los modelos de las máquinas electrónicas que fueron compradas previo a la gestión de Bolsonaro.

Es por eso que este martes 22 de noviembre, el presidente del PL, Valdemar Costa Neto, presentó oficialmente un pedido para que se invaliden los votos de cinco modelos de urnas: los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015.

Los modelos en cuestión suman más de 350.000 equipos, y según un estudio independiente, quitar estos votos del resultado final pondría a Bolsonaro a la delantera, con el 51,1% de los votos contra el 48,9% de Lula.

Esto justamente da a cuenta las irregularidades que tuvieron las elecciones. La votación registrada en las máquinas viejas fue abrumadoramente en favor de Lula, con muchas registrando cero votos para Bolsonaro, un patrón que no se registró en las máquinas más nuevas, que fueron compradas en 2020 por el gobierno de Bolsonaro y son auditables.

No tiene sentido que solamente por la máquina utilizada cambie el patrón de votación de manera tan significativa. Esto ocurrió en todas las partes del país, incluso en los pueblos más chicos, donde familias enteras votaron en los mismos centros de votación, pero sus votos fueron muy distintos según qué máquinas usaron.

En la presentación, el partido de Bolsonaro cita la auditoría realizada por el IVL. “Se encontró evidencia concreta del mal funcionamiento de las máquinas de votación electrónica a través de eventos registrados en los archivos de registro de las máquinas de votación , informó el presidente del partido.

Solo las máquinas de votación electrónica UE2020 generaron archivos de registro con el número correcto del código de identificación respectivo”, informó Costa Neto. El modelo 2020 corresponde a casi 225.000 urnas, lo que representa el 40% del total.

No es posible validar como certero el resultado de las elecciones“, concluye el informe de 12 páginas, firmado por el ingeniero Carlos Rocha, presidente del Instituto del Voto Legal (IVL); su vicepresidente Márcio Abreu, ingeniero electrónico; y el miembro asociado, el también ingeniero Flávio Gottardo de Oliveira.

Los firmantes aseguran que sus estudios estadísticos identificaron una “interferencia indebida en la votación de los candidatos”. El IVL asegura que llegó a estos resultados siguiendo los mismos procedimientos determinados por el Tribunal Federal de Cuentas (TCU), el cual validó la elección, aunque sin mostrar sus resultados de la auditoría. 

Para encontrar evidencia de que este grupo de urnas no habrían funcionado correctamente, se realizó un análisis inteligente de los datos contenidos en los archivos Log de Urna de todos los modelos de máquinas de votación electrónica utilizadas en las elecciones de 2022”, dice el documento.

En el mismo sentido que el análisis de los modelos de las máquinas electrónicas que presentó el consultor argentino Fernando Cerimedo, el IVL asegura que “no es posible validar los resultados generados en todas las máquinas de votación electrónica de los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015”.

El ingeniero Carlos Rocha, participó de la conferencia junto a los dirigentes del PL, y explicó que los registros de las urnas es similar a un “diario” y que cada línea registra una actividad distinta.

El programa que construye el registro lee dos piezas de datos y dos piezas de información del hardware”, dijo Rocha. “En algunas urnas aparecían números inválidos, y encontramos que hay dos comportamientos diferentes entre las urnas. En ellas el código de identificación de las urnas es correcto, pero para las urnas antiguas, las de modelos de 2009 a 2015, encontramos un número inválido en la cuarta columna de los registros”.

El IVL argumenta que cuando se intenta generar un archivo Ballot Box Log, el equipo no funciona y presenta la leyenda: “Se utilizó una versión del código de los programas diferente a la versión utilizada en las máquinas de votación electrónica modelo UE2020″. Por ello, el instituto llegó a la conclusión de que “no es posible validar los resultados generados en todas las máquinas de votación electrónica de los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015″, y proponen descartar los resultados de estas máquinas en la totalización de las elecciones de segunda vuelta.

Según el informe, contando solo las máquinas electrónicas con modelo 2020, que no presentan esta “falla”, el resultado de la elección sería muy distinto. Bolsonaro queda con el 51,1% de los votos y Lula con el 48,9%.

Pero en vez de declarar a Bolsonaro como ganador, el presidente nacional del PL, Valdemar Costa Neto, propone anular todo el proceso y repetir las elecciones en diciembre. El líder derechista había dicho que su partido todavía no había reconocido la victoria de Lula, y que estaban esperando el resultado de esta auditoría antes de tomar una decisión.

Costa Neto también destacó que el Partido Liberal (PL) es hoy la fuerza política más grande del Congreso, con 99 diputados en la Cámara Baja y 14 escaños en el Senado, superando incluso al histórico MDB. Esto “nos otorga un mandato especial de velar por la integridad de las elecciones”, aseguró.

Seguir Leyendo

Brasil

Brasil volvió a crecer en septiembre y la tasa de desocupación cayó al 8,7%, el nivel más bajo en una década

Publicado

en

La economía de Bolsonaro sigue mostrando señales de recuperación y crecimiento. Se registró un crecimiento interanual del 2,34% en los últimos 12 meses, y se espera un alza total de hasta el 2,7% para fin de año.

Pese a los resultados electorales la economía de Jair Bolsonaro sigue mejorando con señales sólidas de crecimiento en materia real y laboral. El Índice IBC-Br de actividad económica del Banco Central creció un ligero 0,05% en el mes de septiembre, una cifra inferior a lo esperado para el mes pero coincidente con las metas de crecimiento plasmadas por el ministro Paulo Guedes.

La economía registró un crecimiento de hasta el 2,34% en los últimos 12 meses, y hasta un 4% en comparación con septiembre del año pasado. Es a partir de este último mes en el que Brasil comenzó a trazar un sendero de crecimiento sostenido que apunta a recuperar todo el terreno perdido por la última gran recesión heredada del segundo mandato de Dilma Rousseff. 

La serie desestacionalizada de la actividad mensual acumuló un crecimiento del 1,36% entre junio y septiembre, lo cual es coincidente con la meta para crecer un 2,7% en la totalidad del año.

Con los datos de actividad correspondientes a septiembre, la economía de Brasil aún se encuentra operando hasta un 3,17% por debajo del nivel que tenía en diciembre de 2013, el máximo histórico antes del estallido de la crisis del PT. Se registra actualmente la menor brecha en 6 años para recuperar todo lo perdido por aquella recesión. 

El mayor control sobre la variación mensual de los precios lleva a los mercados a anticipar el fin del alza en la tasa SELIC de política monetaria, y con ello quedan disipados los riesgos por un mauor shock recesivo sobre la economía para el futuro. 

El mercado laboral respondió al crecimiento económico y a las políticas de flexibilización regulatoria. La tasa de desocupación abierta cayó al 8,7% en el tercer trimestre del año, algo que no se veía desde septiembre de 2015

La serie desestacionalizada del indicador de desempleo arrojó un valor de 8,73% al cierre de septiembre, y de la misma manera que con la serie original constituye la cifra más reducida en siete años. 

Todos los Estados locales de Brasil registraron caídas en los niveles de desocupación, 6 de ellos destacaron con reducciones de entre el 0,8% y hasta el 1,9%, y los restantes tuvieron descensos de un orden menor (mayor estabilidad en el indicador) pero manteniendo la tendencia bajista de los últimos trimestres.

Seguir Leyendo

Brasil

El Partido Liberal de Bolsonaro pidió la anulación de las elecciones tras el resultado de la auditoría

Publicado

en

Documento elaborado por la auditoría del Instituto Voto Legal (IVL) dice que no es posible validar el resultado de las urnas.

Luego del informe publicado por el grupo “Brazil Was Stolen” y del informe de las Fuerzas Armadas, el Partido Liberal (PL) de Bolsonaro decidió hacer su propia auditoría, elaborado por el Instituto Voto Legal (IVL), y el resultado fue coherente con los dos anteriores: hubo severas vulnerabilidades en las elecciones de octubre, y el proceso está viciado de nulidad.

No es posible validar como certero el resultado de las elecciones“, concluye el informe de 12 páginas, firmado por Carlos Rocha, presidente del Instituto del Voto Legal (IVL); su vicepresidente Márcio Abreu, ingeniero electrónico; y el miembro asociado, el también ingeniero Flávio Gottardo de Oliveira.

Los firmantes aseguran que sus estudios estadísticos identificaron una “interferencia indebida en la votación de los candidatos”. El IVL asegura que llegó a estos resultados siguiendo los mismos procedimientos determinados por el Tribunal Federal de Cuentas (TCU), el cual validó la elección, aunque sin mostrar sus resultados de la auditoría. 

El 30 de octubre, el ex presidente Lula da Silva (PT) ganó las elecciones de segunda vuelta luego de una feroz disputa con el actual presidente Jair Bolsonaro (PL). El candidato de extrema izquierda obtuvo el 50,8% de los votos válidos, mientras que el de la derecha sumó el 49,2%. Después de las elecciones, los partidarios de Bolsonaro salieron a las calles para protestar por el resultado de las urnas, que se intensificaron a medida que los diferentes reportes de fraude iban apareciendo.

Para encontrar evidencia de que este grupo de urnas no habría funcionado correctamente, se realizó un análisis inteligente de los datos contenidos en los archivos Log de Urna de todos los modelos de máquinas de votación electrónica utilizadas en las elecciones de 2022”, dice el documento.

En el mismo sentido que el análisis de los modelos de las máquinas electrónicas que presentó el consultor argentino Fernando Cerimedo, el IVL asegura que “no es posible validar los resultados generados en todas las máquinas de votación electrónica de los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015”.

El IVL argumenta que cuando se intenta generar un archivo Ballot Box Log, el equipo no funciona y presenta la leyenda: “Se utilizó una versión en código de los programas diferente a la versión utilizada en las máquinas de votación electrónica modelo UE2020″. Por ello, el instituto llegó a la conclusión de que “no es posible validar los resultados generados en todas las máquinas de votación electrónica de los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015″, y proponen descartar los resultados de estas máquinas en la totalización de las elecciones de segunda vuelta.

Según el informe, contando solo las máquinas electrónicas con modelo 2020, que no presentan esta “falla”, el resultado de la elección sería muy distinto. Bolsonaro queda con el 51,1% de los votos y Lula con el 48,9%.

Pero en vez de declarar a Bolsonaro como ganador, el presidente nacional del PL, Valdemar Costa Neto, propone anular todo el proceso y repetir las elecciones en diciembre. El líder derechista había dicho que su partido todavía no había reconocido la victoria de Lula, y que estaban esperando el resultado de esta auditoría antes de tomar una decisión.

Costa Neto también destacó que el Partido Liberal (PL) es hoy la fuerza política más grande del Congreso, con 99 diputados en la Cámara Baja y 14 escaños en el Senado, superando incluso al histórico MDB. Esto “nos otorga un mandato especial de velar por la integridad de las elecciones”.

Seguir Leyendo

Tendencias