Seguinos en redes

Economía

"Que coman torta": El precio del pan se disparó un 25% luego de la devaluación de Massa después de las elecciones

Publicado

en

El Gobierno encabezado por Massa autorizó una serie de aumentos sobre combustibles, materias primas e insumos estratégicos después de anunciar la generalización del dólar preferencial para exportadores, que implicó una devaluación del 50%. El país está cada vez más cerca de la hiperinflación.

Las más recientes medidas adoptadas por Sergio Massa están llevando al país a la hiperinflación. Las remarcaciones surgen como la consecuencia natural de sincerar precios después de la generalización del dólar preferencial para exportadores. Esto implicó una devaluación del 50% sobre el tipo de cambio efectivo para exportar y una suba de los insumos dentro del país.

La oleada de aumentos en insumos llevó de un día para el otro a una suba brutal de los costos en todo el país, que rápidamente se transmitieron a precios liberando parte de la brutal inflación reprimida que todavía esconde el kirchnerismo.

Ante este estallido, el Gobierno autorizó un aumento del 9% sobre los precios de la harina regulada, y rápidamente los precios del pan en las góndolas de supermercados y panaderías se dispararon hasta un 25% en cuestión de horas.

Por el aumento de los insumos para mantener a los animales de crianza, los precios de la carne vacuna subieron entre 15% y 20% en los últimos 4 días, y los aumentos están llegando para el pollo y otras carnes blancas.

La Fundación Libertad y Progreso estima que la tasa de inflación mensual podría oscilar entre el 12% y el 13,1% al término del mes de octubre, los valores más altos desde la última hiperinflación. De hecho, Argentina no registraba una situación de inflación mensual superior al 10% por dos meses consecutivos (agosto y septiembre) desde el periodo febrero-marzo de 1991 (antes del lanzamiento de la Convertibilidad).

En la misma línea, según la fundación FIEL la proyección premilitar de la inflación de octubre asciende al 11%, y así lo constató el economista Juan Luis Bour. Nuevamente, el principal factor explicativo detrás de los aumentos es el tipo de cambio preferencial y la devaluación encubierta que Massa dispuso para los exportadores.

Si la inflación de octubre rondara el 11% mensual, la tasa de inflación interanual superaría fácilmente el 148% en un escenario optimista. Si por el contrario se cumple un escenario más cercano a la proyección de la Fundación Libertad y Progreso, la inflación llegaría al umbral del 152% interanual con criterios más pesimistas. Cualquiera de los dos escenarios refleja la explosión inflacionaria que Massa desató en el país.

No se registraba una inflación tan violenta desde julio de 1991, y las tasas de variación mensual ya son similares a las que había en el año 1989. Las condiciones están dadas para el estallido de la tercera hiperinflación de la historia argentina, esta vez bajo la tutela de Massa y el kirchnerismo.

El tipo de cambio efectivo para las importaciones permanece inalterado, cada vez más atrasado en términos reales, y arrojando presión para la salida de divisas del Banco Central. La brecha cambiaria, que oscila entre el 150% y el 200%, también genera fuertes presiones devaluatorias.

El Gobierno está conteniendo el estallido devaluatorio reprimiendo importaciones, endureciendo aún más el cepo cambiario, y mediante el ingreso de divisas por la licitación del 5G (aproximadamente 900 millones de dólares). Pero todos estos parches solo compran tiempo para postergar lo inevitable: la feroz devaluación y la hiperinflación.

Economía

Qué son los “Puts” del Banco Central: La nueva canilla de emisión monetaria que el Gobierno apunta a desactivar

Publicado

en

El Presidente Milei aseguró que el programa económico pretende ponerle fin a los diversos seguros que ofrece el Banco Central con las entidades financieras, eliminando así una potencial vía de emisión monetaria.

El Gobierno del Presidente Javier Milei volvió a hacer énfasis en el ordenamiento macroeconómico del país, y la adopción de una política monetaria moderna para el Banco Central. Esto implica eliminar todos aquellos desequilibrios y maniobras poco convencionales que habían sido heredadas de la administración anterior.

La desaparición de los pasivos remunerados de la hoja de balance del BCRA supuso un primer gran paso para la normalización de la institución, pero el Gobierno ahora pretende avanzar con la desactivación de los llamados “Puts” que ofrece la autoridad monetaria a diversos bancos.

¿Qué son los Puts y por qué suponen un problema para el Gobierno?

Los Puts son instrumentos que funcionan como un seguro que ofrece el Banco Central con los bancos. Constituyen opciones de venta, que permiten que su poseedor tenga el derecho de vender un activo subyacente a un precio predeterminado y dentro de un período específico. 

En otras palabras, a partir de los Puts el Banco Central se obliga a sí mismo recomprar títulos soberanos del Tesoro emitidos en pesos, siempre y cuando así lo quieran los bancos que adquirieron estos instrumentos. Los bancos se ven protegidos por eventuales caídas en la paridad de los títulos públicos que pudieran comprar, ya que eventualmente ejercerían el derecho de venderlos automáticamente al Banco Central (sin que este pueda negarse) a un precio previamente fijado, y por estas razones funciona como un seguro.

El principal problema de estos instrumentos es que el BCRA se ve obligado a monetizar cualquier tipo de corrida contra los títulos públicos, si así lo quisieran los bancos. Todas las recompras de títulos públicos ejercidas por el Banco Central sólo pueden efectuarse con más emisión monetaria.

Los bancos poseen actualmente un monto por el equivalente a 20 billones de pesos (cerca de 16.000 millones de dólares al tipo de cambio paralelo) en Puts, por lo que podrían ejercer su derecho para que el BCRA les recomprara títulos públicos (y emitiera pesos para hacerlo) por una cantidad de semejante magnitud. Esto sin lugar a dudas genera una gran presión para el BCRA, y también para las expectativas de inflación futuras.

El Gobierno planteó la necesidad de cerrar este posible grifo de emisión monetaria, atenuando así el impacto inflacionario de cualquier eventual corrida contra los títulos públicos que pudieran efectuar los bancos. Idealmente, los Puts del BCRA fueron diseñados para “incentivar” la compra de títulos públicos, pero en contrapartida generan un potencial riesgo inflacionario para el país.

Seguir Leyendo

Economía

Toto Caputo envió un adelanto del Presupuesto para fin de año: Eliminación del Impuesto PAIS y una inflación máxima del 140%

Publicado

en

El funcionario presentó al Congreso un adelanto de la proyección de ingresos y gastos para el año 2025, en un contexto de tensiones financieras. En dicha presentación se incluyó la estimación de los principales indicadores económicos para el cierre de este año. Además, se confirmó la eliminación del Impuesto PAIS.

El ministro de Economía, Luis Caputo, remitió un anticipo del Presupuesto 2025 al Congreso de la Nación, acompañado de un mensaje en el que delineó los principales ejes que contendrá el documento, el cual debería ser presentado oficialmente para el 15 de septiembre según lo establece la ley.

Caputo especificó que el texto final será presentado antes de la fecha límite constitucionalmente establecida para septiembre, y destacó cuatro ejes temáticos centrales que guiarán la Ley de Leyes en materia económica. Según el documento, el objetivo principal para el año 2025 será asegurar la estabilidad macroeconómica y continuar con la meta de déficit cero.

El documento detalla que las prioridades de la política presupuestaria para el próximo ejercicio "se enmarcan en 4 grandes ejes que orientan la administración del Gobierno Nacional".

El primer eje se centra en mantener un equilibrio fiscal sostenible, destacando la adopción de “medidas audaces que permitieron avanzar de forma más rápida de lo previsto hacia el equilibrio fiscal, la desaceleración de la inflación, la mejora del balance del Banco Central y el fortalecimiento de las reservas internacionales”.

El segundo punto aborda la política social, enfatizando el apoyo directo sin intermediarios, con esfuerzos significativos para ampliar la asistencia social a madres y niños en los sectores más vulnerables, así como para proteger el poder adquisitivo de las jubilaciones y pensiones.

El tercer eje se enfoca en la modernización y simplificación del Estado, concentrándose en sus funciones esenciales para no obstaculizar las condiciones necesarias para el desarrollo del sector privado y favorecer la libre empresa.

Por último, se destaca que la inversión y modernización en seguridad y defensa seguirán siendo una prioridad continua. También se presentó un análisis de la ejecución presupuestaria de la Administración Pública Nacional hasta el 31 de mayo de 2024.

En cuanto al tipo de cambio nominal (TCN), el texto de Caputo indica que el tipo de cambio con el dólar se sitúa en $1016,1 (+58,3% interanual), y la inflación proyectada al inicio del proceso de elaboración del presupuesto alcanzaba un 139,7% interanual para diciembre de 2024, resultando en una disminución promedio del tipo de cambio real (TCR) bilateral del -2,3% en el año.

En relación con los impuestos, el gobierno nacional estima un aumento del 54,4% en la recaudación respecto a la proyectada para 2024. No obstante, se destaca que esto implicará "una reducción de 0,45 puntos porcentuales del PIB en comparación con el año anterior."

Asimismo, se proyecta que la presión tributaria disminuirá de 21,61% del PIB en 2024 a 21,16% en 2025. Este ajuste en la carga impositiva total refleja el efecto neto de cambios en el contexto macroeconómico y medidas de política y administración tributaria, destacándose la menor recaudación debido al fin del impuesto PAIS.

Uno de los impuestos que experimentará un significativo crecimiento en 2025 será el Impuesto sobre los Combustibles y al Dióxido de Carbono, con estimaciones de ingresos aumentando un 136,1% respecto a 2024. Este aumento se explica principalmente por las actualizaciones de las sumas fijas para calcular el impuesto y el incremento proyectado en la actividad económica.

En cuanto al financiamiento, el Ministerio de Economía indicó que se mantendrá la estrategia de alargar el perfil de vencimientos de la deuda, con el objetivo de reducir la carga financiera sobre las cuentas del Tesoro.

En cuanto al financiamiento externo, se establece que durante el año 2025, “Argentina mantendrá sus esfuerzos para optimizar su cartera de operaciones con financiamiento internacional acompañando los lineamientos propuestos de prudencia fiscal

A partir del acceso a recursos financieros a tasas bajas y con plazos largos de repago, se implementan programas/proyectos que mejoran sustancialmente el capital físico y humano de nuestro país con una visión de transformación estructural hacia el crecimiento sostenible”, expresa el documento.

Un tema en discusión con las provincias y el sector privado es la inversión en obra pública. "La optimización del Sistema Nacional de Inversiones Públicas será un eje fundamental en el año 2025, en tanto contribuye a alcanzar las metas fiscales estipuladas".

El documento también destaca que el Ejecutivo utilizará "cálculo de las brechas sectoriales de infraestructura como un insumo para la formulación del Plan Nacional de Inversiones Públicas 2025- 2027"

Finalmente, se menciona que se avanzará en las privatizaciones de empresas públicas y en el ajuste del sector de los trabajadores del Estado, en línea con las medidas adoptadas hasta ahora.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Economía

Los mercados festejan el triunfo de Le Pen: los principales puntos del programa económico de la derecha francesa

Publicado

en

La plaza bursátil de Francia festeja ampliamente el triunfo electoral de la derecha, que supone un gran freno para las políticas extremistas de la coalición de Melenchón. Le Pen ofrece un programa económico con énfasis en fomentar activamente la tasa de natalidad.

El espacio político de Marine Le Pen obtuvo un gran triunfo en las elecciones legislativas de Francia celebradas el domingo pasado, conquistando a más del 33% del electorado en la primera vuelta. La derecha francesa se encuentra cerca de llegar al poder de manera definitiva, y está preparada para desplegar su programa de Gobierno.

Los mercados celebraron decididamente de manera contundente el triunfo de Agrupación Nacional. El índice CAC-40 de la plaza bursátil de París registró este lunes una importante suba de hasta el 2,59%, superando la barrera de los 7.673 puntos básicos

Se registraron fuertes subas en los principales bancos del país, en entidades vinculadas con el sector agropecuario. Destacó la fuerte suba de las acciones de Société Générale (una de las entidades bancarias más importantes y antiguas del país galo).

La reacción positiva de los mercados responde al freno político de un eventual Gobierno presidido por la extrema izquierda del “Nuevo Frente Popular”. Esta alternativa propone una oleada de regulaciones ecologistas con un potencial altamente dañino para la actividad industrial, una reforma tributaria para aumentar los impuestos, y una agenda proclive al aumento del tamaño del Estado francés (que ya se constituye como el más grande del mundo, representando el 56% del PBI).

El NFP también supone un retorno al proteccionismo más recalcitrante, ya que propone un “impuesto kilométrico” para las importaciones, que sería determinado por la distancia entre el destino de origen y Francia de cada mercancía gravada. Ningún país serio dentro de la Unión Europea posee impuestos de tales características. Los mercados celebran un alto a este tipo de políticas abiertamente extremas, inviables y poco realistas.

El programa económico que propone el espacio de Marine Le Pen

La derecha francesa presentó una propuesta económica “híbrida”, con rasgos que difieren en cierta forma con las políticas más tradicionales de este tipo de espacios, como por ejemplo las que está llevando a cabo el Presidente Milei en Argentina. Sin embargo, los mercados se muestran más optimistas por esta alternativa en comparación a cualquier otra pueda ofrecer el arco político francés en estas recientes elecciones.

El punto más sobresaliente del programa de Agrupación Nacional es el activo fomento de la tasa de natalidad a través del sistema impositivo. Las principales propuestas son las siguientes:

  • Duplicar la ayuda estatal para madres solteras francesas que crían hijos, junto con la aplicación de controles más exhaustivos para prevenir el fraude. Las ayudas sociales se reservarán a los franceses, en lugar de seguir fomentando la inmigración ilegal
  • Eximición de impuestos para donaciones entre padres e hijos, y abuelos y nietos, de hasta 10.000 euros
  • Abolición del impuesto de Sociedades para empresas cuyos emprendedores sean menores a los 30 años de edad, durante un plazo de 5 años
  • Eximir a todos los trabajadores de hasta 30 años del pago del impuesto a la Renta, con el fin de alentar la oferta laboral en la economía y fomentar la natalidad nacional

También se proponen una serie de medidas para simplificar y racionalizar el sistema impositivo francés, que actualmente desalienta la expansión de la oferta laboral, la competitividad frente al exterior y el poder adquisitivo de los franceses en el mercado local. Los puntos más relevantes:

  • Reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 20% al 5,5% aplicable para productos energéticos (electricidad, combustibles, gas, etc)
  • Eximición del pago de aportes patronales sobre todos los aumentos salariales superiores al 10%, estableciendo un tope de hasta 3 salarios mínimos

El programa también contempla la privatización de la radiodifusión estatal para eliminar el canon de publicidad, y paralelamente se propone la estatización de todas las autopistas del país, con el objetivo de rebajar por lo menos un 15% el costo de los peajes percibidos por el consumidor. Esta última medida podría involucrar un costo para el Estado (y la sociedad), pero responde al carácter “híbrido” o pragmático del espacio de Le Pen.

En relación al sistema previsional y la vejez (que sin lugar a dudas constituye uno de los mayores problemas dinámicos de Francia), Agrupación Nacional presentó una serie de propuestas fiscalmente irresponsables, aunque moderadas en comparación a las opciones de la extrema izquierda. Las medidas son las siguientes:

  • Reducir la edad jubilatoria de 62 a 60 años, y bloquear cualquier propuesta legislativa que apunte en la dirección contraria
  • Reindexar las jubilaciones y pensiones a la inflación
  • Aumento de la jubilación mínima hasta los 1.000 euros mensuales, actualmente fijada en los 961 euros respectivamente

Seguir Leyendo

Tendencias